Dossier de Prensa (MSF) (2015)

Trabajo Español
Universidad Universidad de Vic (UVIC)
Grado Periodismo - 4º curso
Asignatura Periodisme Institucional
Año del apunte 2015
Páginas 21
Fecha de subida 13/01/2015
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

MÉDICOS SIN FRONTERAS DOSSIER DE PRENSA www.msf.es MÉDICOS SIN FRONTERAS PRESENTACIÓN NUEVO PROYECTO: LA LUCHA CONTRA EL ÉBOLA CELIA ALONSO MAR DE PIEDRA JÚLIA TORRAMADÉ MSF son las siglas por las que se conoce en todo el mundo a Médicos Sin Fronteras, una organización médico-humanitaria internacional que asiste a poblaciones en situación precaria, y a víctimas de catástrofes y de conflictos armados, sin discriminación por raza, religión o ideología política. Esta organización está en marcha desde 1971. Tal y como redactaba el semanario médico Tonus en París, MSF celebraba el 20 de diciembre de 1971 su asamblea constituyente. La organización nacía en Francia a raíz del inconformismo de un grupo de médicos y periodistas, entre ellos Bernard Kouchner, descontentos con el mutismo y la ineficacia de la ayuda internacional en zonas como Biafra (Nigeria) y Pakistán Oriental (actual Bangladesh). Esto se debía a que algunos de esos médicos eran testigos del genocidio de la minoría Ibo, pues trabajaban en el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).
Este grupo se sentía frustrado ante la obligación de guardar silencio que exigía el CICR a sus miembros, sobre lo visto y hecho en Biafra. El otro grupo de médicos acababa de llegar de socorrer a las víctimas de las inundaciones que asolaron Pakistán Oriental (actual Bangladesh). Así pues, con un espíritu que pretendía conservar la esencia de la acción médica independiente en emergencias nació Médicos Sin Fronteras. A partir de ese momento, atender a las víctimas no sería suficiente: habría que denunciar las violaciones de los derechos humanos, crear corrientes de opinión a través de los medios de comunicación y profesionalizar la ayuda.
Actualmente MSF, cuenta con casi 5 millones de socios, dos mil voluntarios trabajando en programas humanitarios en setenta países y otros mil en labores administrativas. Previene y trata algunas enfermedades como la tuberculosis, el sida y la meningitis.
Desde su nacimiento, las ayudas ofrecidas por esta organización han sido muy numerosas, por lo tanto seguidamente adjuntamos un eje cronológico detallado de cada una de sus acciones humanitaria: EJE CRONOLÓGICO DE ACCIONES HUMANITARIAS ‘La acción humanitaria es un gesto solidario de sociedad civil a sociedad civil, de persona a persona, cuya única finalidad es preservar la vida y aliviar el sufrimiento de otros seres humanos.’ MSF MISIÓN Y VALORES El compromiso humanitario de MSF es desinteresado, no lucrativo y respeta los siguientes principios, que se traducen sobre el terreno en condiciones básicas para la prestación de la ayuda: • Humanidad. Asegurar un trato humano y digno a quien recibe la asistencia, en toda circunstancia y por razones únicamente humanitarias.
• Imparcialidad. Asistir a los más necesitados son un espíritu universal y sin ninguna discriminación por raza, religión o ideología política.
• Independencia. La ayuda debe estar libre de presiones e intereses políticos, económicos, militares o religiosos.
• Neutralidad. Las operaciones de ayuda no deben constituir en sí mismas un acto hostil o que busque favorecer a alguna de las partes.
• Acceso libre e independiente a las poblaciones en situaciones de crisis.
• Evaluación imparcial de las necesidades de dichas poblaciones.
• Universalidad y proporcionalidad de la ayuda a las necesidades detectadas.
• Libre elección de las acciones y medios a emplear para la prestación de asistencia.
•Responsabilidad, supervisión y control de la asistencia prestada.
MSF entra en acción ante el deterioro brusco de las condiciones médico-humanitarias de poblaciones afectadas por crisis que ponen en peligro su supervivencia o su salud, con atención especial a quienes no reciben ningún tipo de asistencia. Estos son los colectivos en los que se centra la acción de esta organización: Víctimas de conflictos armados.
Intervenciones dirigidas a poblaciones cuya integridad está directamente amenazada por la violencia o que han tenido que desplazarse (forzosa o voluntariamente) a consecuencia de la misma.
Víctimas de enfermedades endémicas y epidémicas.
Actividades destinadas a reducir la mortalidad en casos de cólera, sarampión, fiebres hemorrágicas, VIH/sida, malaria, tuberculosis, Chagas, kala azar, enfermedad del sueño, desnutrición, etc.
Víctimas de violencia social y personas excluidas de la atención sanitaria.
Programas orientados a personas afectadas por políticas o prácticas que ponen su vida en peligro y las excluyen deliberadamente de los servicios de salud, como migrantes en situación irregular o minorías étnicas.
Víctimas de desastres naturales.
Respuestas de emergencia que incluyen cirugía, atención psicosocial, agua y saneamiento, distribución de artículos de primera necesidad, etc.
JOSÉ A. BASTOS José Antonio Bastos (Jaca, 1961) es médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y con estudios en Medicina Tropical y maestría en Salud Pública en Londres. Tras unos años de ejercicio de la medicina de familia en España, realizó su primera misión en terreno con Médicos Sin Fronteras en 1991, en la frontera entre Turquía e Irak, asistiendo a los refugiados kurdos que huían de este último país durante la primera Guerra del Golfo. Continuó trabajando con MSF en Bolivia, Kenia, Somalia, Tanzania, Ruanda, República Democrática del Congo y Angola. Después fue responsable de la Unidad de Emergencias y director de Operaciones de MSF España, y director de Operaciones de MSF Holanda, responsabilidades que le llevaron de nuevo frecuentemente a terreno, a contextos como Croacia, Nigeria, Sudán, Etiopia, Colombia y Chechenia. A lo largo de todas estas misiones, ha trabajado en contextos de conflicto y desplazamiento, crisis nutricionales o emergencias relacionadas con brotes epidémicos como el cólera o la meningitis. Entre 2006 y 2010, trabajó para el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), con misiones en Pakistán, Irak y Afganistán.
E L EQ U IP O DATOS FINANCIEROS Total ingresos 116.295.774 € A pesar de que el contexto sigue marcado por la profunda crisis económica, la gran respuesta de nuestros socios permite que los fondos privados sigan garantizando nuestra independencia económica y de acción.
En 2013, los fondos privados supusieron el 90,5% de nuestros ingresos.
Debido a la gran movilización social ante la emergencia de Filipinas y al apoyo a nuestras intervenciones en países como Sudán del Sur, República Centroafricana o Siria, hemos experimentado un crecimiento importante en donativos. Este apoyo, junto al compromiso de más de 320.000 socios regulares, nos ha permitido cumplir nuestros objetivos operacionales en 2013.
Total gastos 115.216.768 € El ejercicio 2013 se caracterizó por un estricto cumplimiento del presupuesto y por la reanudación del crecimiento del volumen de operaciones en el terreno, debido a la mayor respuesta a emergencias. Se destinaron a proyectos un total de 84,79 millones de euros, un 8% más que en 2012.
Del total de gastos, el 83,1% se consagró a la asistencia médico-humanitaria directa, y el 2,1% a actividades de testimonio, sensibilización e incidencia ciudadana. Un 10% se dedicó a captación de fondos y el 4,8% restante a gastos de gestión.
PROFESIONALES COMPROMETIDOS Contamos con más de 2.500 trabajadores internacionales en el terreno, que colaboran con 30.000 profesionales contratados localmente. Su compromiso con las poblaciones a las que asistimos es la fuerza vital de MSF.
Su formación y desarrollo dentro de la organización, una de nuestras prioridades.
Estructura internacional Detrás de cada proyecto sobre el terreno, hay un enorme trabajo de gestión, coordinación, financiación y administración, reclutamiento y formación de recursos humanos, logística, soporte técnico, captación de fondos y comunicación. Este trabajo se lleva a cabo a través de las 19 secciones de MSF en todo el mundo: ¿COMO SE UTILIZAN LOS FONDOS? El 85% de nuestros ingresos se destina a gastos directos y de apoyo a misiones, y a actividades de testimonio y humanitarias. El 15% restante corresponde a gastos de captación de fondos, gestión general y administración.
PREGUNTAS FRECUENTES ¿CUANTOS PROYECTOS TIENE MSF? MSF trabaja en 67 países de los cinco continentes, donde lleva a cabo cerca de 400 proyectos de atención médica y humanitaria directa a víctimas de conflictos armados, catástrofes naturales, poblaciones afectadas por enfermedades endémicas y epidémicas, víctimas de violencia social y personas excluidas de la atención sanitaria.
¿COMO PUEDO COLABORAR CON MSF? Actualmente contamos con más de 691.000 socios y colaboradores en España que garantizan nuestra independencia económica y de acción.Las diferentes formas de colaboración con la organización son las siguientes: - Hacerte socio de MSF, comprometiéndote con la organización a través de aportaciones económicas regulares - Realizar un donativo puntual para ayudar a financiar nuestras actividades - Comprar y regalar productos MSF - Felicitar la Navidad con tarjetas MSF - Firmar convenios de colaboración con empresas - Donar Herencias y legados - Trabajar en las oficinas o en los proyectos de MSF - Colaborar como voluntario en la sede, en las oficinas delegadas o en los grupos de apoyo de MSF de tu región - Iniciativas solidarias: organizar actividades a beneficio de la organización - Recibir información periódica a través del Boletín Electrónico de MSF - Participar en nuestras conferencias, exposiciones y campañas ¿PUEDO DONAR ALIMENTOS, ROPA, ETC? En MSF no aceptamos donaciones materiales de particulares por problemas de coste y de almacenamiento, y porque algunos productos pueden ser incompatibles con nuestros programas.
INFORMACIÓN DE CONTACTO NUEVO PROYECTO: LA LUCHA CONTRA EL ÉBOLA Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde el descubrimiento del virus del Ébola en 1976, se han documentado en torno a 1,850 casos, de los que más de 1,200 fueron mortales. De octubre 2001 a diciembre de 2003, varios brotes de Ébola del subtipo Zaire fueron reportados en Gabón y la República del Congo, con un total de 302 casos y 254 muertes.
Tras una incubación de 2 a 21 días, el virus del Ébola provoca una fiebre muy alta, dolores de cabeza, dolores musculares, conjuntivitis, debilidad generalizada y, después, en una segunda fase, vómitos, diarreas, y a veces una erupción cutánea. Al final algunos de los casos presentan hemorragias internas y externas.
‘Estamos trabajando desde el 95 en los brotes de Ébola en Africa, tenemos mucha experiencia, hemos desarrollado protocolos propios, y hacemos mucho énfasis en el riguroso cumplimiento de las normas y procedimientos del personal que maneja estos casos.’ MSF MSF ANTE EL BROTE DEL ÉBOLA Los centros para la atención de contagiados de Médicos Sin Fronteras tienen medidas de seguridad y salubridad incomparables en África. El diseño de los centros de aislamiento tiene características particulares, tienen una sola entrada y una salida, divisiones muy estrictas y un cumplimiento riguroso de control sobre aquellas personas que utilizan el traje protector.
Esa es en parte la clave del éxito en evitar contagios.
En total, son cerca de 3 mil personas las que trabajan en dichos centros en los tres países más afectados por el virus: Liberia, Sierra Leona y Guinea, entre los cuales la mayoría son africanos, donde lo más importante no es el tratamiento, sino justamente, seguir el protocolo.
‘“La declaración del Ébola como una emergencia de salud pública muestra cuán seriamente la Organización Mundial de la Salud se toma el presente brote.
Pero las declaraciones no salvan vidas. Ahora necesitamos que esta declaración se traduzca en acción inmediata.” BART JANSSENS, Director de operaciones de MSF SEBASTIAN, UNA HISTORIA DE SUPERACIÓN “Hace un par de semanas, Sebastian vino al centro después de que su esposa y dos hermanas murieran por el virus del Ébola. Es enfermero, y por eso había sido acusado de envenenar gente en su aldea ,y básicamente, fue expulsado de allí. Cuando me reuní con él por primera vez estaba enfadado y decía: “¿Qué quiere usted de mí? ¡Yo no quiero nada!” Estaba deprimido y se había convencido a sí mismo de que merecía morir. Después descubrimos su debilidad por la tónica.
Le trajimos una lata, y luego otra, y comenzó a comer para acompañar la tónica. Al final se recuperó, y le dimos el alta.
DOSSIER DE PRENSA MSF 2014 ...