Tema 13 Derecho Penal Parte General (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Penal
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 11/09/2014
Descargas 31
Subido por

Vista previa del texto

Tema 13. Antijuridicidad de los comportamientos típicos Lección 16 13.1 Causas de justificación: rasgos generales Para la presencia de un delito es preciso un comportamiento humano subsumible en un tipo de conducta previsto en la Parte Especial del Código Penal. Ello no basta, pues puede suceder que tal comportamiento esté justificado por una causa de justificación. Para que tal acción se considere delito, faltará la antijuricidad de la conducta.
Esta última comprobación de la antijuricidad de una conducta tiene un carácter negativo, pues lo que importa es averiguar la concurrencia o no de alguna causa que excluya la antijuricidad.
La exclusión de esta pude darse por las causa de justificación stricto sensu o por la suposición errónea objetivamente invencible de que concurren los presupuestos típicos de alguna de ellas. Las causas de justificación no son elementos negativos del tipo sino elementos negativos del supuesto de hecho antijurídico, que suponen situaciones típicas calificables de tipos negativos que, a diferencia de los tipos de delito, no fundamentan positivamente el injusto, sino que la niegan.
Dentro de las causas de justificación stricto sensu encontramos: - Legítima Defensa: se trata de una excepción del mandato estatal del poder coercitivo, en el cual el individuo defiende un bien jurídico individual (art. 20.4 CP).
- Estado de Necesidad: estado de peligro actual para legítimos intereses que únicamente puede conjurarse mediante la lesión de intereses legítimos ajenos y que no da lugar a legítima defensa ni al ejercicio de un deber (art. 20.5 CP).
- El Cumplimiento de un deber o el ejercicio de un Derecho: presupone el supuesto en que el sujeto tiene el deber de lesionar el bien jurídico vulnerado, debido al cumplimiento de tal deber, al ejercicio de un derecho, oficio o cargo (art. 20.7 CP).
En los supuestos de causas de justificación, de contraponen 2 derechos que colisionan. Para ello debemos ponderar tales intereses, lo que denota la importancia de ambos bienes jurídicos. Para ponderarlos, utilizamos el principio de proporcionalidad, principio subyacente a la existencia de derechos fundamentales e intereses públicos. De este principio de proporcionalidad derivan 3 principios distintos: Principio de Proporcionalidad Principio de idoniedad idondeidad de la protección de los intereses concretos Principio de necesidad necesidad de prevalencia de un derecho sobre otro, es decir, auténtica ncesidad de protección Principio de Proporcionalidad Stricto Sensu mínimo perjuicio indispensable para el bien jurídico que se decido no proteger y que, por lo tanto, recibe la lesión 1 Penal I : Fonaments del Dret Penal i Teoria del Delicte Albert Carrillo Córcoles Mir Puig, Santiago; Derecho Penal: Parte General Además de ponderar las causas de justificación stricto sensu, también debemos tener en cuenta la posibilidad de casos en que existe una suposición errónea de que concurren los presupuestos de una causa de justificación, constituyendo así un error de sobre el tipo negativo, entendiéndolo como un error de tipo. En estos casos deberá tratarse el error de tipo negativo del mismo modo que en el tratamiento del error corriente, estudiando su vencibilidad o invencibilidad.
El carácter vencible o invencible de la suposición errónea debe decidirse en función de la situación ex ante, retrotrayendo la observación al momento de la actuación del sujeto desde la perspectiva de un espectador ideal en la posición del autos y no en base a un juicio ex post que cuento todos los datos a tomar en consideración después de los hechos y la obtención del resultado. Así pues, un error vencible conlleva la aplicación de la imprudencia, mientras que un error invencible determinará la impunidad.
Finalmente, la ausencia de antijuricidad tiene importantes efectos: - Mientras que no es precisa la posibilidad de imputación personal al agresor ilegítimo para que quepa legítima defensa, ésta no es posible contra un hecho justificado.
- Aunque cabe la participación en el hecho no imputable personalmente a su autor, no es posible cuando el autor actúa justificadamente. En cambio, sí cabe la autoría mediata por parte de quien utiliza a otra persona como instrumento que obra justificadamente.
- No procede la imposición de medidas de seguridad post-delictuales.
- La justificación puede excluir la responsabilidad civil derivada de delito, cosa que no ocurre cuando sólo falta la imputación personal (concurrencias de causas de inimputabilidad).
13.2 La legítima defensa En el Derecho romano, la legítima defensa era considerada un derecho individual originario, concepto que se refleja en la limitación de la legítima defensa de la vida y la integridad física.
En cambio, en el derecho Germánico, se fundamentó la legítima defensa desde la perspectiva colectiva de defensa del orden jurídico, puesto que al defenderse, el individuo representaba a la comunidad. De ahí que cualquiera pudiera da muerte al ladrón sorprendido in fraganti, no sólo la víctima. Actualmente se plantea un compendio de ambos Derechos en el código Penal.
Por ello, tan sólo se pueden defender los Derechos individuales y no los bienes colectivos, pero desde el punto de vista colectivo, debe entenderse que se ponderan todos los intereses para resolver el conflicto, pero que al no hallarse agresor y agredido en una posición igualmente válida frente al orden jurídico, el Derecho se inclina a favor del defensor y le permite lesionar al agresor en la medida que resulte necesario para impedir que el injusto prevalezca sobre el Derecho.
2 Penal I : Fonaments del Dret Penal i Teoria del Delicte Albert Carrillo Córcoles Mir Puig, Santiago; Derecho Penal: Parte General Agresión ilegítima Elementos Objetivos Necesidad racional de defensa Actualidad de la agresión: que pueda efectuarse durante la agresión, es decir, antes de la consumación del delito Valoración Abstracta Valoracón de la necesidad Valoración Concreta Elemento subjetivo: Conocimiento de la realización del hecho con Legítima Defensa Falta de provocación del agredido A) Elementos Objetivos: 1. Agresión Ilegítima: La agresión se ha entendido tradicionalmente como un acometimiento físico contra la persona. La evolución actual de la jurisprudencia admite ataques a bienes materiales. En cualquier caso, el TS mantiene la exigencia de un acto de fuerza. Podemos considerar agresión pues, aquella acción humana acometimiento sobre personas o bienes materiales de forma que creen un riesgo susceptible de lesionar el bien jurídico o que sea una amenaza para éste.
Entendemos pues como agresión ilegítima aquella acción que equivale a una agresión antijurídica. No basta que sea típica ni es preciso que sea personalmente imputable a su autor: cabe la legítima defensa frente a la agresión antijurídica de un inimputable o de quien actúa bajo una causa de exculpación.
Finalmente el requisito para que la agresión sea ilegítima es la actualidad de la misma, es decir, que ya haya o todavía hay posibilidad de defensa, o lo que es lo mismo, que sea posible evitar la lesión del bien jurídico amenazado. De este modo, podemos distinguir si se trata efectivamente de una legítima defensa o de venganza hacia el agresor por parte del agredido ilegítimamente.
2. Necesidad racional de Defensa: El TS empezó limitando la legítima defensa a la vida e integridad física de las personas, pero en ocasiones ha admitido además la defensa de otros bienes inmateriales como la libertad sexual o el honor. La letra de la ley no consiente más límite que el del que se trate de la persona o derechos de alguien, de forma que no cabe la defensa de bienes suprapersonales, como por ejemplo el orden público.
El CP exige que exista necesidad racional del medio empleado para impedir o repeler la agresión. Es precisa tanto la necesidad de defenderse de alguna forma (necesidad abstracta de defensa) como la necesidad del medio defensivo concretamente empleado (necesidad concreta de defensa). En caso de faltar toda necesidad de defenderse (necesidad abstracta) no cabe apreciar ni la legítima defensa completa ni la aplicación de una eximente incompleta, puesto que falta un elemento fundamental de la eximente; si habiendo necesidad de defenderse, la defensa empleada es excesiva, podrá apreciarse la eximente incompleta. Cabe distinguir 2 excesos: 3 Penal I : Fonaments del Dret Penal i Teoria del Delicte Albert Carrillo Córcoles Mir Puig, Santiago; Derecho Penal: Parte General a) Exceso extensivo: la defensa se prolonga más tiempo de lo que dura la actualidad de la agresión ilegítima. Debemos considerarlo como una venganza, y por lo tanto, no cabe la legítima defensa ni una eximente incompleta.
b) Exceso intensivo: la agresión es actual pero la defensa podría y debería adoptar una intensidad lesiva menor para el agresor ilegítimo. En este caso se permite se permite la eximente incompleta.
3. Falta de Provocación: según la opinión dominante, este requisito no tiene el carácter de fundamental, por lo que si sólo falta el mismo cabe la atenuación de la eximente incompleta. Pese a ello, la ley sólo excluye el requisito si la provocación no es suficiente, por lo que se deberá entrar a valorar la suficiencia de tal provocación.
B) Elemento Subjetivo: se trata del simple conocimiento de actuación en legítima defensa.
El desconocimiento de actuar con una causa de justificación no es un error de tipo puesto que no desconoces alguno de los elementos del tipo, sino que se desconoce la existencia de estar actuando en las circunstancias del tipo. En este caso, cabría una eximente incompleta, puesto que el defensor legítimo no tendría inicialmente la voluntad de defenderse, sino la voluntad de realizar un tipo doloso previamente a conocer la justificación de su actuación. De esta forma, se equipararía a una tentativa inidónea puesto que se crea una peligrosidad ex ante que finalmente no se concreta en el tipo delictual debido a la causa de justificación existente.
- Distinto es el caso de la legítima defensa putativa, que se cuando el sujeto cree erróneamente que concurren los presupuestos objetivos de la legítima defensa, debiendo recurrir a estudiar la vencibilidad o invencibilidad del error.
4 Penal I : Fonaments del Dret Penal i Teoria del Delicte Albert Carrillo Córcoles Mir Puig, Santiago; Derecho Penal: Parte General ...