Tema 3 - La persona (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Huelva
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho civil I
Año del apunte 2016
Páginas 5
Fecha de subida 18/04/2016
Descargas 11
Subido por

Vista previa del texto

LA PERSONA 1. LA CONDICIÓN JURÍDICA DE PERSONA Y LA CIUDADANÍA: DIGNIDAD, LIBERTAD E IGUALDAD COMO PRINCIPIOS RECTORES La calificación de persona, o lo que es lo mismo, el reconocimiento de la personalidad, significa atribuir la aptitud para ser titular de derechos y obligaciones, y en consecuencia, la posibilidad de ser sujeto de relaciones jurídicas.
La condición jurídica de persona no era atribuida a todos los seres humanos por igual. En el Derecho Romano, del concepto de persona quedan excluidos los esclavos, pues carecen del status libertatis; se exige el status civitatis; y se atiende al lugar que se ocupa en el seno de familia: status familiae, distinguiendo según sea sui iuris o personas libres de toda autoridad, o alieni iuris.
Se reconoce la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley.
Hay que destacar que la Constitución de 1978 sitúa a la persona como epicentro de todo el ordenamiento jurídico, titular de unos valores y derechos que han de ser asumidos, respetados y tutelados, y es por ello que el propio Texto Constitucional reconoce la dignidad de la persona y los derechos fundamentales que le son inherentes, además del libre desarrollo de la personalidad, como fundamento del orden político y de la paz social (art.10 CE). Además, impone el principio de igualdad que impide una diferenciación de los sujetos al objeto de atribuirles la capacidad para detentar derechos.
2. EL SEXO: LA IGUALDAD DE MUJERES Y HOMBRES Y SUS CONSECUENCIAS JURIDICAS Las personas reciben un mismo trato en condiciones idénticas y no cabe en nuestro ordenamiento forma alguna de discriminación.
No obstante, hasta hace poco, el Código Civil contenía un significativo número de normas en las que se discriminaba a la mujer. No es hasta después de la Segunda Guerra Mundial, cuando las constituciones europeas alcanzan eficacia normativa, cuando el principio de igualdad se impone provocando una modificación de aquellas normas que lo vulneran. De este modo, la mujer adquiere plena autonomía para ejercer sus derechos.
Mientras la igualdad formal se traduce en la equiparación de las mujeres y de los hombres en el contenido y aplicación de las normas, la igualdad sustancial persigue que, en el plano de los hechos, y partiendo de la situación de partida desigualdad real en la que se encuentran las mujeres, se arbitren medidas que garanticen efectivamente la equiparación de derechos entre unas y otros.
3. LA TRANSEXUALIDAD Si bien cada persona tiene derecho a que se le reconozca el sexo que le pertenece, en el caso de los transexuales tienen lo que se reconoce como disforia de género, esto significa, una disociación entre el factor biológico o genético de su sexo y la realidad sexual psicosocial que sienten, lo que les conduce a una situación de quiebra respecto a su propia identidad sexual, ya que su sexo real no se corresponde con su sexo biológico y por lo tanto, tampoco con el que consta en el Registro Civil.
Los problemas en relación con los transexuales, por una parte, reivindican el reconocimiento del sexo que consideran como propio. Por otra, reclaman el derecho a contraer matrimonio.
En cuanto a la primera cuestión, el objetivo pretendido es que se admita la modificación del sexo asignado en el Registro Civil. La Ley 3/2007 de 15 de Marzo, requiere el diagnóstico de la disforia de género y tratamiento médico durante dos años para acomodar las características físicas al sexo que se reclama.
Respecto al derecho a contraer matrimonio, también en un primer momento los tribunales se muestran reacios a conceder el ius connubi, hasta que una resolución del DGRN permite esa posibilidad.
4. CAPACIDAD JURÍDICA Y CAPACIDAD DE OBRAR Un concepto clave cuando nos referimos a la persona es el de capacidad. Por un lado, capacidad entendida como aptitud para ser titular de derechos y también de obligaciones. Es la capacidad jurídica y corresponde a todas las personas.
Sin embargo, para poder disponer de tales derechos, para cumplir con las obligaciones y para poder actuar eficazmente en el tráfico jurídico, se requiere capacidad de obrar. Esta se adquiere de forma gradual, en función del grado de madurez del sujeto. La plena capacidad de obrar se adquiere con la mayoría de edad.
4.1.
La prohibición Hace referencia a determinados actos jurídicos que no pueden ser realizados por una persona en función de unas concretas circunstancias en las que se encuentra. Las prohibiciones han de ser establecidas normativamente y deben ser interpretadas de modo restrictivo.
5. LOS ESTADOS CIVILES DE LA PERSONA: CONCEPTO Y CLASES Estado civil hace referencia a determinadas situaciones en las que se puede encontrar la persona que definen su situación jurídica en la sociedad. Los estados civiles son: a) Nacionalidad y vecindad. Art. 9.1 CC. Ciertos derechos y obligaciones vienen determinados por la nacionalidad o vecindad civil.
b) El matrimonio y la filiación. Los cónyuges tienen una serie de deberes entre sí y para con la familia. También la relación paterno-filial origina derechos y obligaciones.
c) La edad. Se distingue, por una parte, entre mayor y menor de edad, y por otra parte, de emancipado.
d) La incapacitación. Se ve afectada la capacidad de obrar de las personas judicialmente incapacitada, a quien se le impone una serie de restricciones.
Los estados civiles son regulados por normas imperativas, son intransmisibles, indisponibles, imprescindibles, irrenunciables y no cabe transigir sobre ellos, ni someterlos a arbitraje. Tienen eficacia erga omnes.
6. EL REGISTRO CIVIL: NOCIONES BÁSICAS El Registro Civil cumple con dos funciones básicas: actúa como mecanismo de publicidad de los estados civiles y es un medio de prueba de los mismos.
La Ley 20/2011, de 21 de julio, del Registro Civil está llamada a sustituir a la hasta entonces vigente Ley de 1957, cuya entrada en vigor está prevista para el 2014.
La nueva ley establece un modelo de Registro Civil individual para cada persona. El registro individual se abrirá con la inscripción de nacimiento o con el primer asiento que se practique, y en él se inscribirán todos los hechos y actos que tengan acceso al Registro.
Hay tres tipos de asientos registrales: a) Las inscripciones es el tipo de asiento a través del cual acceden al Registro Civil los hechos y actos relativos al estado civil de las personas y aquellos otros de especial trascendencia, determinados en la propia ley. Tienen carácter probatorio y en algunos casos, eficacia constitutiva del hecho que reflejan.
b) Las anotaciones registrales tienen un valor meramente informativo, salvo en aquellos supuestos en que el legislador les atribuye valor de presunción.
c) Los asientos de cancelación privan de eficacia, total o parcial, al asiento registral de cualquier clase por nulidad del propio asiento, por ineficacia o inexistencia del hecho o acto, o por cualquier otra causa establecida por la Ley.
7. COMIENZO DE LA PERSONALIDAD: EL NACIMIENTO El nacimiento del ser humano determina el conocimiento de la personalidad (art.29 CC). La adquisición de la capacidad jurídica se produce cuando, al concebido se le tiene por nacido.
7.1.
Los requisitos tradicionales para adquirir la personalidad Los requisitos para la adquisición de personalidad son, que el feto tenga forma humana y viviese 24 horas enteramente desprendido del seno materno.
En cuanto al primer requisito, hace referencia a que el nacido tuviese aptitud para sobrevivir. El segundo reforzaba la exigencia de viabilidad mediante el cumplimiento del plazo de 24 horas que se empezaba a contar desde la ruptura del cordón umbilical.
El nacimiento se inscribe en el Registro Civil. En la inscripción de nacimiento constará: el nombre, apellidos, lugar y fecha de nacimiento, sexo del nacido, hora de nacimiento.
8. PROTECCIÓN JURÍDICA DEL NASCITURUS; LOS NONDUM CONCEPTI 8.1.
El nasciturus La protección que la Constitución dispensa al nasciturus implica para el Estado con carácter general dos obligaciones: la de abstenerse de interrumpir o de obstaculizar el proceso natural de gestación, y la de establecer un sistema legal para la defensa de la vida que suponga una protección efectiva de la misma, y que dado el carácter fundamental de la vida, incluya también, como ultima garantía, las normas penales. Ello significa que dicha protección haya de revestir carácter absoluto; pues, como sucede en relación con todos los bienes y derechos constitucionalmente reconocidos, en determinados supuestos puede y aún debe estar sujeta a limitaciones.
8.2.
El art.29 CC parte de una ficción legal según la cual el concebido se beneficia de aquellos efectos civiles de carácter patrimonial que le sean favorables, fundamentalmente el derecho a participar en la herencia y recibir donaciones, pero también otros de naturaleza más personal como el reconocimiento de la filiación o la adquisición de la nacionalidad.
Nondum concepti Para ser titular de derechos, hay que tener capacidad jurídica. El ordenamiento jurídico contempla una excepción para los concebidos no nacidos.
No obstante, existen ciertas figuras reguladas en el Código Civil que tienen en cuenta directa o indirectamente la futura existencia de personas que no han sido aún ni siquiera concebidas para otorgarles efecto. En estos casos, se parte de una atribución temporal de bienes, que han de ser administrados o protegidos, con el objetivo de ser posteriormente transmitidos a ciertas personas en caso de que llegasen hipotéticamente a existir.
9. EXTINCIÓN DE LA PERSONALIDAD: LA MUERTE El fallecimiento de una persona determina el fin de la personalidad. El respeto a la dignidad de la persona, como valor supremo del ser humano, permite afirmar que las personas merecen no solo vivir, sino también morir, de una forma digna, lo que se refleja en varias cuestiones: a) El respeto a la autonomía de la voluntad del paciente, de modo que este participa en relación a su propia muerte. Se protege el consentimiento informado, se permite el rechazo al tratamiento recomendado y se otorga valor jurídico al llamado testamento vital.
b) El derecho a recibir cuidados paliativos que atenúen o alivien el sufrimiento y traten el dolor del paciente en situación terminal.
c) La limitación del esfuerzo terapéutico, que significa la buena práctica clínica de poner fin a tratamientos que retrasan la muerte del paciente que carece de expectativas razonables de mejoría o recuperación.
La prueba de fallecimiento se articula a través de la inscripción de la defunción en el Registro Civil. Esta inscripción es obligatoria. La inscripción se practicará en virtud de declaración documentada en el formulario oficial acompañado del certificado médico de la defunción.
9.1.
Premoriencia y conmoriencia Si varias personas llamadas a sucederse entre sí fallecen de forma simultánea, de manera que no se pueda determinar con exactitud si murieron a la vez o una antes que otra, el CC establece como solución una presunción iuris tantum, y por tanto salvo prueba en contrario, de conmoriencia, de forma que no tendrá lugar transmisión alguna de derechos sucesorios entre ellos. Si alguien está interesado en que se establezca el fallecimiento de alguno con anterioridad a otro, deberá demostrarlo a través de todos los medios de prueba admitidos en Derecho.
...