13. Los movimientos Sociales PARTE II (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Contemporánea Universal
Año del apunte 2013
Páginas 12
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 9
Subido por

Vista previa del texto

El  socialismo  utópico     El  radicalismo  británico,  sus  protestas,  con  el  radicalismo  popular  (el  cartismo),  los  reformistas   (el   utilistarismo),   junto   al   jacobinismo   radical   francés   de   Babeuf,   son   primeros   pasos   a   la   aparición   del   socialismo   utópico,   precedente   del   socialismo.   Antes   de   llegar   a   ello,   en   Inglaterra  y  Francia  se  dieron  movimientos  que  confluían  con  ese  socialismo  utópico.   La  palabra  socialismo  siempre  tiene  ese  precedente  utópico,  pero  es  un  ideal  que  no  se  puede   lograr.  Sólo  el  socialismo  de  después  será  real,  será  posible.  Son  los  socialistas  marxistas  los   que   llamaran   a   aquello   socialismo   utópico.   Las   propias   corrientes   socialistas   posteriores   lo   definen  así,  a  sus  ideólogos  se  los  pasa  al  baúl  intelectual  (Saint  Simon,  Robert  Owen).  Estos   dos,  de  orígenes  aristocráticos,  como  principio:  el  obrero  no  se  puede  dedicar  a  la  política  si   no  es  compensado,  porque  si  no,  no  tienen  donde  vivir.  Los  dos  son  socialistas  utópicos.  Los   pensadores   serán   a   principios   del   XIX   serán   de   buena   cuna,   porque   son   los   que   pueden   estudiar  y  difundir  ideas.     El   término   socialismo   utópico  fue   acuñado   en  1839   por  Louis   Blanqui,   aunque   alcanzó   notoriedad   tras   el   empleo   que   de   él   hicieron  Marx   y   Engels  en   su  "Manifiesto   Comunista".   Éstos   consideraban   que   los   pensadores   utópicos,   aunque   bienintencionados,   pecaban   de   idealismo   e   ingenuidad.   Para   impedir   ser   confundidos   con   ellos,   etiquetaron   su   propia   teoría   con  el  calificativo  de  "científico".   La   expresión  "utopía"  significa  plan,   proyecto,   doctrina   o   sistema   optimista   que   aparece   como   irrealizable   ya   desde   el   mismo   momento   de   su   formulación.   Proviene   de  "Utopía",   obra   escrita   por   Tomás   Moro,  intelectual,   político  y  humanista  inglés  (S.  XV-­‐XVI).  En  ella  teorizaba   acerca   de   una  isla  de   ese   nombre   que   era   ideal   y   perfecta.     Cronológicamente  las   ideas   del   socialismo   utópico   alcanzaron   su   madurez   en   el   período   comprendido  entre  1815  y  1848  (fecha  de  publicación  del  Manifiesto  Comunista).   Los   socialistas   utópicos  formaron   un   grupo   de   pensadores  heterogéneo.   Sin   embargo   tuvieron   en  común  una  serie  rasgos,  en  gran  medida  influidos  por  las  ideas  de  Rousseau.   • La   importancia   de   la  naturaleza  estaba   muy   presente   en   sus   ideales,   aunque   ello   no   fue  obstáculo  para  que  fuesen  favorables  a  la  industrialización  y  el  maquinismo.   • Dedicaron   sus   esfuerzos   a   la   creación   de   una  sociedad   ideal  y   perfecta,   en   la   que   el   ser  humano  se  relacionase  en  paz,  armonía  e  igualdad.   1     • Sus   metas   habrían   de   alcanzarse  mediante  la   simple   voluntad   de   los   hombres,   es   decir,  pacíficamente,   de   ahí   que   sus   seguidores   se   opusieran   a   las   revoluciones   y   a   acciones  como  la  huelga.   • Pusieron   al   descubierto   y   denunciaron   los   perniciosos   efectos   del   capitalismo,   pero   no  investigaron  sobre  sus  causas  profundas.   • Con  el  fin  de  paliar  las  injusticias  y  desigualdades  emprendieron  diversos  planes,  en   los  que  primaron  la  solidaridad,  la  filantropía  y  el  amor  fraternal.     Pensadores  utópicos   Destacaron  los  siguientes:     El  conde  de  Saint-­‐Simon   De   origen  aristocrático,   francés,   pensaba   que   el   progreso   humano   se   obtiene  mediante  el  desarrollo  económico.  La  industria  habría  de  recibir   un   nuevo   impulso   para   evitar   enfrentamientos   entre   los   hombres.     Ciencia   como   progreso   lleva   a   la   sociedad   a   reducir   las   desigualdades.   Idealización  de  la  ciencia.   Según  Saint-­‐Simon  la  sociedad  debería  ser  regida  por  una  élite  de  intelectuales,  científicos  y   sabios,   era   partidario   de   una   "tecnocracia"   que   garantizase   el   desarrollo   de   las   clases   más   humildes.  Para  ello  sería  necesaria  una  trasferencia  de  poder  desde  los  sectores  "ociosos"  de   la  sociedad  (Ejército,  Iglesia  y  Nobleza)  a  los  "productores"  (industriales  y  campesinos).     Robert  Owen   Fue   un  empresario   inglés,   fabricante   de   hilaturas   de   algodón.   En   su   fábrica   de   Manchester   de  New  Lanark  puso  en  práctica  una  serie  de  medidas  que  mejoraron  significativamente  las   condiciones   de   vida   de   sus   obreros,   tales   como   la   reducción   de   la   jornada   de   trabajo,   salarios     más  dignos,  educación  infantil,  etc.   El   éxito   lo   animó   a   crear   en   USA   una   comunidad   ideal,  New   Harmony,   que   sin   embargo   constituyó  un  fracaso.  Intervino  en  el  cartismo  y  su  pensamiento  y  praxis  influyeron  de  forma   relevante  en  el  cooperativismo.     2     Etienne  Cabet   También   francés,   estudió   derecho,   luchó   también   contra   la   monarquía   borbónica,   se   exilió   varias  veces  y  fue  un  destacado  panfletista.   Y  fue  el  primero  en  plantear  una  sociedad  utópica  comunista  frente  a  al  capitalismo  industrial   (Viaje  a  Icaria).   Comenzó   en   Texas,   donde   trato   de   poner   en   práctica   sus   ideas   comunistas.   Para   llegar   al   comunismo   no   hacía   falta   una   revolución,   no   lucha   de   clases.   Idea   pacífica.   Sólo   había   que   convencer  a  la  gente  con  el  poder  del  ejemplo.   Charles  Fourier   Le  preocupaba  la  explotación,  la  miseria  y  la  monotonía   laboral  que  aquejaba  a  la  clase  obrera.  Trató  de   paliarlas   a   través   de   la   creación   de  colectividades  voluntarias     denominadas  "falansterios".   Estas  comunidades  se   constituyeron   en   centro   de   actividades   agrícolas,   industriales   y   contaron   con   administración,   distribución   y   consumo   propios.   Sus  discípulos  fundaron     falansterios   en   México,   Estados   Unidos   y   otros   países.   Fue   defensor   de   la  igualdad  entre   hombres  y  mujeres.   Otros   Otras  figuras  destacadas  del  socialismo  utópico  fueron  el  ya  mencionado  Blanqui,  que  formuló   una   teoría   sobre   la  dictadura   del   proletarido,   y  Louis   Blanc,   partidario   de   la  acción   del   Estado  como   forma   de   mitigar   las   desigualdades   sociales.   Tras   la  Revolución   de   1848  en   Francia,   siendo   ministro   de   Trabajo   de   la   IIª   República,   auspició   la   creación   de   los   Talleres   Nacionales,   con   el   objetivo   de   mitigar   el   desorbitado   paro   obrero   generado   por   la   crisis   económica.     Conclusión  socialismo  utópico   Todos   estos   hombres   trataron   de   hacer   cambios   a   escala   local   en   lugares   aislados   normalmente,  para  contrarrestar  los  problemas  derivados  del  capitalismo  industrial.  Pero  sus   ideales  del  “hombre  bueno”,  etc.,  son  parte  del  fracaso.         3     Resumiendo:   • • • • • Substitución  propiedad  privada  por  la  colectiva   Democracia  y  soberanía  popular  plenas   Intervención  del  estado  en  la  regulación  de  relaciones  laborales   Pacifistas,  partidarios  del  ejemplo,  rechazo  a  la  vía  revolucionaria   Por  esta  razón,  Engels  los  llamó  utópicos.   Socialismo  científico  o  marxismo     Junto  al  anarquismo,  son  las  dos  grandes  corrientes  del  movimiento  obrero.   Fueron  Karl  Marx  y  Friedrich  Engels  quienes  establecieron  los  principios  teóricos:   • • Parten  de  una  supuesta  análisis  científica  de  la  realidad  social   Tiene  un  papel  central  el  estudio  de  la  historia   • El  motor  de  la  historia  es  la  economía   Por  tanto:   • • • • La  evolución  a  la  sociedad  comunista  no  se  dará  espontáneamente   Hace  falta  una  revolución  proletaria   El  proletariado  deberá  tomar  el  poder   Se   instala   la   dictadura   del   proletariado   como   paso   previo   a   la   instauración   de   una   sociedad  comunista.     Partiendo  del  estudio  histórico  sobre  la  transición  de  unas  sociedades  a  otras,  Carlos  Marx  y     su   colaborador   y   amigo  Federico   Engels  realizaron   un   análisis   de   la   sociedad   capitalista,   indagando  en  sus  contradicciones  y  planteando  los  medios  para  su  destrucción.   El   marxismo   se   alejaba   de   los   postulados   teóricos,   reformistas,   idealistas   y   supuestamente   irrealizables  del  socialismo  utópico.   La  Revolución  de  1848  constituyó  un  momento  clave  en  el  desarrollo  de  esta  nueva  corriente   socialista   pues,   una   vez   frustrada,   el   marxismo  reemplazó  al   socialismo   utópico   como   corriente  ideológica  obrerista  dominante,  erigiéndose  en   motor  y  referente  de  buena  parte  de   los   movimientos   revolucionarios   de   la   segunda   mitad   del   siglo   XIX   y   XX.   Fue   precisamente   en   1848  cuando  se  publicó  el  "Manifiesto  comunista”,  la  obra  más  conocida  del  marxismo.   4     Las   ideas   marxistas  no   conforman   un  bloque  unitario,   pues   los   escritos   de   Marx   han   ido  completándose  con  el  tiempo  y  han  sido  objeto  de  notables  revisiones.   El  socialismo  científico  o  marxismo  presenta  influencias  de  corrientes  anteriores,  destacando   las   que   proceden   de   la   filosofía   alemana  hegeliana   (materialismo   dialéctico),   la   del   ideario   de   revolucionarios  como  Babeuf  y  la  de  activistas  obreros  como  Blanqui.   En   sus   escritos  "Tesis   sobre   Feuerbach"  (1845),  "Miseria   de   la   Filosofía"  (1847),   el   ya   aludido  "Manifiesto   Comunista"  y   sobre   todo  "El   Capital",   Marx   y   Engels   desarrollaron   una   teoría  en  la  que  destacan  los  siguientes  aspectos:   • • • • • • El  materialismo  histórico   La  ley  de  acumulación  del  capital   La  plusvalía   La  lucha  de  clases   La  dictadura  del  proletariado   La  sociedad  sin  clases     El  materialismo  histórico   Para   el   marxismo,   son   las   circunstancias   materiales  y   no   las   ideas   o   la   voluntad   de   los   hombres   las   que   determinan   los   hechos   históricos.   En   tal   sentido,   diferencia   entre  infraestructura  (la   economía)  y  superestructura  (la   organización   del   Estado,   los   aspectos   políticos,   jurídicos,   ideológicos,   el   pensamiento   filosófico,   las   creencias   religiosas,   la   producción  artística,  las  costumbres,  etc).   Entre   ambas   instancias   existe   una   estrecha   relación   dialéctica.  La   infraestructura   económica  constituye   la   base   de   la   historia   y   genera   unas   determinadas  relaciones   de   producción.   Las   variaciones   en   la   infraestructura   provocan   a   su   vez   cambios   en   la   superestructura,  pero  no  de  forma  mecánica  automática,  sino  que  cada  instancia  ejerce  una   peculiar  influencia  sobre   la   otra.   A   largo   plazo,   sin   embargo,   el   papel  determinante  corresponderá  a  la  infraestructura.     Esta   dinámica   hay   que   situarla   en   el   influjo  que   ejerce   sobre   el   marxismo   la   teoría   del   proceso  dialéctico  de  Hegel.  Según  este  filósofo  cada  hecho  o  circunstancia  (tesis) lleva  en  su   seno   su   propia   contradicción  (antítesis).   De   la   pugna   entre   ambas   surge   una   nueva   realidad  (síntesis)  que  implica   la  superación  de  las  anteriores  y  que  a  su  vez  se  transforma  en   una  nueva  tesis.   La   humanidad   ha   pasado   por   varios   estadios  con   diferentes   estructuras   y   sus   propias   contradicciones:   sociedad  comunitario-­‐tribal,   esclavista,  feudal  y  capitalista.   En   ésta   última   la  burguesía  ha  creado  unas  condiciones  (económicas,  legales,  unos  modos  de  vida  y  hasta  la   religión)  que  le  permiten  prosperar  material  y  socialmente,  pero  a  costa  del  proletariado.  Del   mayor   o   menor  desarrollo   del   movimiento   obrero  depende   que   la   clase   trabajadora   5     reconozca   cuáles   son   realmente   sus   intereses   y   luche   por   ellos   a   través   de   la   acción   revolucionaria.     La  acumulación  del  capital   La  intensificación  de  la  explotación  de  los  obreros  (aumento  del  ritmo  de  trabajo,  empleo  de   mano  de  obra  infantil,  jornada  laboral  abusiva,  etc.),   permiten  al  capitalista  incrementar  sus   beneficios.   Sin   embargo,   las   ganancias   se  concentran  en   cada   vez   menor   número   de   empresarios   debido   a   que   una  parte   de   éstos  -­‐los   menos   competitivos-­‐   van   desapareciendo   y   engrosando  las  filas  de  los  desposeídos,  el  proletariado.     La  plusvalía   Podría   definirse  como   la  diferencia  entre   la   riqueza   producida   por   el   trabajo   del   obrero   y   el   salario  que  éste  recibe  del  patrono.  Esa  remuneración  sirve  para  hacer  frente  a  los  gastos  de   alimentación,   vestido   y   el   alojamiento   que   necesita   para   subsistir   y   seguir   trabajando  pero  no   satisface   el   total   del   valor   del   trabajo  desarrollado.   Este   hecho   conlleva   el  enriquecimiento  del   capitalista,   producto   de   la  apropiación  de   parte   la   actividad   realizada.   La   plusvalía   sería   por   tanto,   la   parte   del   trabajo   que   el   empresario   deja   de   satisfacer   al   trabajador.     La  lucha  de  clases   Las   clases   sociales   para   el   marxismo  están   definidas   por   las  relaciones   de   producción,   es   decir,  por  la  forma  en  que  los  hombres  producen  mercancías.  En  el  seno  de  las  relaciones  de   producción,  el  papel  que  ocupa  cada  individuo  está  determinado  por  la  división  del  trabajo,   es   decir,   aquellos   que   desarrollan   una   misma   actividad   -­‐y   por   tanto   están   sometidos   a   unas   idénticas  condiciones-­‐  conforman  una  clase  social.  Las  clases  sociales  vienen  determinadas  por   el  lugar  que   ocupan   en   el  proceso   de   producción  de   la   riqueza.   Unos   la   producen   y   otros   se   apropian  de  una  porción  de  la  misma.  De  esa  relación  no  cabe  esperar  sino  el  antagonismo  y   la  hostilidad  entre  explotados  y  explotadores.       A  lo   largo   de   la   historia   siempre   ha   habido   clases   enfrentadas.  En   las  sociedades   esclavistas  (Grecia   y   Roma   en   la   Antigüedad)  fueron   antagónicos   los   propietarios  libres  y   los  esclavos;   en   el   seno   de   la  sociedad   feudal   estamental  el   enfrentamiento   se   estableció   entre  nobles  y  eclesiásticos  por  un  lado  y  siervos  por  otro.     En   el   seno   de   la  sociedad   capitalista  ocurre   igual:   la   lucha   de   clases   es   protagonizada   por   la  burguesía,  propietaria  de   los   medios   de   producción(capital,   fábricas,   máquinas,   transportes,   etc.)  y   por   el  proletariado  que,   al   disponer   únicamente   de   su  fuerza   de   trabajo,   6     se   ve   obligado   a   venderla   a   cambio   de   un   salario  que   escasamente   sirve   para   satisfacer   la   supervivencia.   Los   intereses   de   ambas   clases   son  antagónicos  e   incompatibles   y   conducirán   indefectiblemente   al   enfrentamiento.   A   medida   que   el   capitalismo   vaya   desarrollándose   el  número  de  obreros  se  incrementará,  lo  que  unido  al  deterioro  de  sus  condiciones  de  vida,   conducirá  a  la  revolución.     La   revolución   tendrá   como   objetivo  conseguir   una  sociedad   perfecta   donde   no   existan   ni   explotadores   ni   explotados.   Para   ello   será   imprescindible   la   abolición   de   la  propiedad   privada,  es  decir,  la  socialización  los  medios  de  producción,  evitando  la  mera  sustitución  de  los   antiguos  propietarios  por  otros  nuevos.     La  dictadura  del  proletariado   Una   vez   que   la   clase   obrera   haya   tomado  conciencia  de   la   explotación   y   opresión   sufre,   se  organizará  en   torno   a  partidos  de   carácter   revolucionario,   siendo   dirigida   por   una  vanguardia  especialmente  capacitada  y  activa,  empeñada  en  planificar  la  destrucción  del   sistema  capitalista.   Esa  acción  no  debe  circunscribirse  a  un  solo  país  ya  que,  siendo  las  condiciones  y  los  intereses   de   la   clase   trabajadora   idénticos   en   todo   el   mundo   capitalista,   ha   de   tener   un   carácter  internacional.   A  través   de   la   acción   revolucionaria  los   obreros   han   de  derribar   el   gobierno  burgués   y   sustituirlo   por   uno   de   carácter   obrero.   Ello   puede   requerir   el   uso   de   la  violencia,   pues   los   trabajadores  se  encontrarán  con  la  fuerte  oposición  de  la  clase  dominante.   Una   vez   conseguido   el  control   del  Estado  será   necesario   salvaguardar   las   conquistas   realizadas   mediante   el   ejercicio   de   una  dictadura  de   los   trabajadores,   constituyendo   éste   el   primer  paso  hacia  la  consecución  de  una  sociedad  comunista  sin  clases.     El   nuevo   Estado   que   surge   de   la   revolución   habrá   de  suprimir   la   propiedad   privada  de   los   medios  de  producción  (elemento  primordial  en  la  explotación  de  la  clase  obrera)  y  sustituirla   por  la  propiedad  colectiva  de  los  mismos.   La  tesis  de  la  dictadura  del  proletariado  ha  sido  una  de  las  más  controvertidas  del  marxismo,   ya   que   implica   la   conquista   de   una   de   las   claves   de   la   superestructura   social:   el  Estado.   El   modo  de  conseguirlo  ha  sido  criticado  por  algunos  autores  posteriores  a  Marx,  tildados  por   los  marxistas  clásicos  de  revisionistas.     7     La  sociedad  sin  clases   Una   vez   consolidado   el   nuevo   Estado,   el   peso   de   éste   tenderá   a   disminuir   hasta  desaparecer,   pues  al  haber  desaparecido  las  amenazas  que  pesaban  sobre  él,  el  aparato  coercitivo  dejará   de  tener  sentido  y  cada  individuo  trabajará  voluntariamente  en  beneficio  de  la  comunidad.   Las  relaciones  de  producción  se  habrán  transformado  y  los  medios  de  producción  no  estarán   concentrados  en  manos  de  una  minoría,  sino  que  serán  colectivos.  Por  lo  tanto,  ya  no  habrá  ni   opresores   ni   oprimidos,   tan   sólo   una   clase   social,   la   trabajadora.   En   su   seno   regirá   la  solidaridad  y   la   armonía   entre   hombre   y   trabajo,   éste   ya   no   será   fuente   de   sufrimiento   y  alienación.  Se  disiparán  asimismo  las  diferencias  entre  agro  y  ciudad,  entre  trabajo  manual  e   intelectual.   En   suma,   se   habrá   alcanzado   una   suerte   de  paraíso  en   la   tierra,   el   de   la   sociedad  comunista.     El  revisionismo  marxista   El   revisionismo   se   puede   definir  como   la   acción   de   someter   a  revisión   doctrinas,   apreciaciones  o  prácticas  ya  establecidas  con  el  objetivo  de  actualizarlas  o  modernizarlas.   El  marxismo  ortodoxo  advertía  a  los  obreros  sobre  el  riesgo  que  constituía  el  pacto  con  otras   clases   sociales   ajenas   a   sus   intereses.  Prevenía   sobre   el   reformismo   político   en   el   seno   del   Estado   capitalista.   La   razón   es   que   el  Estado  es   el   principal   instrumento   del   que   se   sirve   la   burguesía  para  ejercer  su  dominio  social.  El  único  objetivo  que  el  proletariado  debe  perseguir   es  la  toma  del  poder  mediante  la  revolución.   Sin  embargo,  a  fines  del  siglo  XIX  (a  partir  de  la  II  Internacional),  Eduard  Bernstein,  miembro   del  SPD  (Partido   Socialdemócrata   Alemán),   desde   una   postura   menos   radical   y   más   conciliadora,   sostuvo   que   los   partidos   revolucionarios   podían   y   debían,   según   las   circunstancias,   intervenir   en   el   sistema   político   democrático  y   liberal,   utilizando   como   principal  arma  para  conseguir  sus  aspiraciones,  el  sufragio  universal.   Afirmaba  que  las  predicciones  realizadas  por  el  marxismo   respecto   a   la   progresiva   pauperización   de   los   trabajadores   eran   erróneas   y   que   los   obreros   habían   mejorado  objetivamente  su  situación  respecto  a  tiempos     pretéritos.   Se   abría   de   este   modo   una  vía   no   revolucionaria  que   perseguía   cambios   no   radicales,   sino   graduales  y  pacíficos.     El   revisionismo   despertó   airadas   críticas  en   el   seno   de   los   sectores   más   izquierdistas   del   marxismo  (Rosa   Luxemburgo,   Lenin,   etc.).   Sin   embargo,   jugó   un   importante   papel   en   la   política   del   siglo   XX,   muestra   de   ello   es   la   labor   ejercida   por   partidos   hoy   plenamente   consolidados   y   activos   en   Europa,   tales   como   el  Partido   Laborista   Británico,   el   mencionado  Socialdemócrata   Alemán  (SPD)  o   el  Partido   Socialista   Obrero   Español,   entre   otros.     8     ANARQUISMO     Puntos  clave:   • • • No   tiene   un   cuerpo   doctrinario   como   el   comunismo,   que   tiene   las   referencias   de   Marx,  Engels  y  Lenin.  Los  anarquistas  tienen  muchas  variedades  referenciales.   Propuestas  diferentes  y  poco  conectadas  entre  ellas   Aspectos  más  relevantes:   o Son  apolíticos   o Rechazan  la  organización  de  partidos  políticos  y  la  jerarquía   o No  aceptan  que  la  revolución  proletaria  este  dirigida  por  un  partido  político   o Su  forma  organizada  preferida:  los  sindicatos  (concebidos  como  organización   autónoma,   no   jerarquizada,   participación   directa   de   los   afiliados,   y   federalistas)     El  término  anarquismo  es  de  origen  griego  y  significa  “sin  autoridad  ni  poder”.  Esta  ideología,   junto  con  el  marxismo,  constituye  una  de  las  corrientes  del  “socialismo”.  Ambas,  anarquismo   y   marxismo,   coinciden   en   la   crítica   al   capitalismo  y   en   la   necesidad   de   su   eliminación,   pero   difieren   radicalmente   en   cuanto   a   los  métodos  para   conseguirlo.   De   hecho,   a   lo   largo   del   siglo   XIX   ambos   pensamientos   se   fueron   alejando   progresivamente,   hasta   convertirse   en   irreconciliables  antagonistas.   El  anarquismo  estuvo  muy  influido  por  la  idea  roussoniana  de  que  el  individuo  es  bueno  por   naturaleza  y  es  la  sociedad  (o  el  Estado  y  sus  instituciones)  quien  destruye  su  felicidad.   Alcanzó   su   máxima   influencia  en   el   seno   de   sociedades   escasamente   industrializadas  (España,  Italia  y  Rusia),   en   tanto   que   en   países   más   avanzados   tuvo   mayor   peso   el   marxismo.   En   España   el  anarcosindicalismo  se   materializó   en   la   creación   de   organizaciones  como  la  CNT  (Confederación  Nacional  del  Trabajo)  que  jugaron  un  importante   papel  en  el  primer  tercio  del  siglo  XX.   Algunos   sectores   del   anarquismo  preconizaron   la  acción   radical  y   violenta.   Ello   se   concretó   en  atentados  terroristas  que  reputaron  en  su  día  esta  corriente  de  agresiva  y  salvaje.     La  teoría  anarquista   El   pensamiento   anarquista   no   es   uniforme,   sin   embargo,   sus   defensores   comparten   algunas  ideas  afines:     9     • • • El   rechazo   de   cualquier   tipo   de   autoridad  -­‐en   especial   la   del  Estado-­‐  y   el   repudio   a   cualquier  forma  de  organización,  sea  de  carácter  partidista,  administrativa  o  religiosa.   Junto   al   rechazo   a   la   autoridad   preconiza   la  libertad   individual.       Para   los   anarquistas   el  Estado  capitalista   constituye   una   estructura   que   posibilita   la   explotación  de  la  clase  obrera  y  por  ello  debe  ser  destruido.  Rechaza  tanto  el  juego   político  como   la   organización   de   partidos.   El   medio   fundamental   para   eliminar   al   Estado   es   la  huelga   general,  que   permite   arruinar   a   la   burguesía.   La  organización   social  ha   de   estructurarse  de   abajo   arriba,   partiendo   de   pequeñas  comunidades  autosuficientes   y   por  libre   decisión  de   sus   miembros,   expresada  a  través  del  sufragio  universal,  nunca  por  imposición.   La   abolición   de   la   propiedad,  ya   que  ésta   es   considerada   como   un  robo   cuando   se   consigue   sin   trabajo.  El   derecho   a   la  herencia  (origen  del   status   social)  ha   de   eliminarse  y  sustituirse  por  la  colectivización  de  los  bienes.   La  importancia  de  la  educación.  El  hombre  solo  será  libre  cuando  sea  capaz  de  pensar   por  sí  mismo  y  el  mejor  medio  para  conseguirlo  es  una  esmerada  instrucción.     Pensadores  anarquistas   Tres  figuras  destacan  en  el  pensamiento  anarquista:     Pierre  Joseph  Proudhon  (1809-­‐1865)   Su  influencia  se   dejó   sentir   hasta   la   década   de   los  años   60  del   siglo   XIX,   a   partir   de   la   cual   alcanzaron   más   relevancia   las   ideas   de   Bakunin   y   Kropotkin.   Aunque  muy  relacionado  con  el  grupo  de  los  socialistas  utópicos,  de  quien   fue   contemporáneo,   se   le   considera   el  fundador  del   anarquismo;   sus   escritos  son  posteriores  a  1848.   Criticó   el  juego   parlamentario,   sosteniendo   que   el   sufragio   universal  es   fácilmente   manejable   por   la   propaganda   de   los   partidos   burgueses.   Frente   al   Estado   y   la   Ley   preconizó   la  asociación  de   pequeños   productores   autónomos   reunidos   políticamente   en   una  federación  de  comunas   socialmente   articuladas   en   torno   al  mutualismo  y   el   cooperativismo.     Confió  en  la  vía  pacífica  y  en  la  ayuda  mutua  como  formas  de  conseguir  la   liberación  del  hombre,  siendo  ajeno  a  los  anarquistas  que  alentaron  el  uso   de  la  violencia.   10     Bakunin  (1814-­‐1876)   Fue   el   primer   teórico   anarquista   en   presentar   su   pensamiento   de   una   manera  sistemática.   Propuso   la  colectivización  (“anarco-­‐colectivismo”)   de   los   medios   de   producción  (capital,   tierra,  industrias,  etc.),  pero  no  así  de  los  frutos  que  se  obtienen  de  ellos.  En  esto  difería     de   la   postura   más   radical   de   Kropotkin   quien   sostenía   que   dichos   frutos   también   debían   ser  de  propiedad  colectiva.   Según   Bakunin,   el  Estado  y   otras   instituciones   como   la  Iglesia  y   el   Ejército  han   de   ser   reemplazados  por  una  federación  de  comunas  creadas  de  forma  espontánea.  Minimizó  el   papel  de  los  partidos  políticos  revolucionarios  como  instrumento  de  transformación  social  e   igualmente  rechazó  el  juego  político  parlamentario.     Kropotkin  (1842-­‐1921)   Aristócrata  ruso  antizarista,   estuvo   muy  influido   por   las   ideas   de   Bakunin   a   quien   apoyó   en   la   Primera   Internacional  frente   a   Marx.   Abogó   por   una   sociedad  sin   Estado,   donde   el  trabajo     intelectual  y   manual   no   estuviesen   separados   y   los   hombres   practicaran   el  apoyo   mutuo,   la   libertad,  la  solidaridad  y  la  justicia.   Kropotkin  alentó  la  acción  de  los  obreros  por  la  vía  sindical,  no  política,  siendo  representante   del  denominado  “anarcosindicalismo”.   Como  instrumento  indispensable  para  cambiar  la  sociedad  propuso  la  educación,  aunque   también  ponderó  la  violencia  para  conseguirlo.     Además  de  estos  conocidos  pensadores  se  distinguió:   G.  Sorel  (1847-­‐1922)   Sindicalista  francés.   En   su   obra  “Reflexiones   sobre   la   violencia,   1908,  defendió   la  huelga   general  y   la   acción  violenta  como   medios   para   destruir   el   estado   capitalista.   Sus   principios  inspiraron  en   buena   medida   al   movimiento  fascista   de  Mussolini  y   tuvieron   cierta   influencia  sobre  Lenin.       11     La  doctrina  social  de  la  Iglesia  (ya  en  2ª  etapa  del  movimiento  obrero)   Tanto   el   liberalismo   como   el   socialismo   abogaban   por   la  secularización  de   la   sociedad,   eliminando  con  ello  el   protagonismo  que  la  Iglesia  había  mantenido  hasta  entonces.  La  Iglesia   condenó  estas  ideologías,  prueba  de  ello  fue  la  política  reaccionaria  desarrollada  durante  el   pontificado  de  Pío  IX,  radicalmente  opuesto  a  los  cambios  que  estaban  aconteciendo.     Ante   el   imparable   proceso   de   industrialización,   el   constante   crecimiento   de   las   masas   obreras   y   de   la   conflictividad   social,   hubo  católicos  que   criticaron   la   explotación   a   la   que   estaba   siendo   sometido   el   proletariado.   Surgió   de   ese   modo   la   denominada   “doctrina   social   de   la   Iglesia”,   condensada   en   una   serie   de   documentos,   entre   los   que   cabe   destacar   la   encíclica  "Rerum   novarum"  (“De   las   cosas   nuevas”),   promulgada  en  1891  por  el  Papa  León  XIII.     En   ella   se   preconizaba   un   orden   social   basado   en   la  justicia  y   la  caridad,   exhortando   al  Estado  a   socorrer   a   las   clases   más   desfavorecidas   y   alentando   el  asociacionismo  de   los   trabajadores  y  fórmulas  de  asistencia  social.   La   doctrina   social   de   la   Iglesia,   sin   embargo,   no   constituyó   un  corpus   teórico   en   sí   misma,   sino   que  se  expresó  mediante  una  serie  de  consejos  encaminados  a  ilustrar  a  los  fieles  sobre  cómo   afrontar  los  retos  sociales  y  económicos  del  mundo  moderno,  desde  los  presupuestos  de  la  fe   cristiana.   Negó   la   existencia   de   la  lucha   de   clases,   tal   y   como   preconizaba   el   marxismo,   y   propuso   en   su   lugar   la   armonía,   la   convivencia   y   el  diálogo   entre   patronos  y   obreros,   exhortando   a   los   primeros   a   mitigar   la   miseria   de   los   segundos.   De   igual   modo   protegió   la  propiedad   privada  combatida   por   marxistas   y   anarquistas,   considerándola   como   un   instrumento   al   servicio  del  bien  común.                   12     ...

Tags: