Sesión 14. El dinero del mundo es grand revolvedor. Los retos de la economía del lucro (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Humanidades - 2º curso
Asignatura Historia Medieval
Año del apunte 2014
Páginas 3
Fecha de subida 26/05/2014
Descargas 9

Descripción

Apuntes de Hisotria Medieval con Victor Farias

Vista previa del texto

12/11/2013 Sesión 14. El dinero del mundo es grand revolvedor. Los retos de la economía del lucro 1. El amor al dinero La urbanización crea un personaje nuevo , un personaje que solo nace con la aparición de las ciudades, a este le daremos el nombre de “el hombre de la bolsa”. Es un hombre de negocios que muestra el afán por las riquezas. Busca la economía del lucro (el beneficio). Es un hombre capitalista.
La riqueza que quiere este hombre tiene una nueva concepción. Es una riqueza moneterizada, , que se puede contar y medir. Una riqueza que se adquiere comerciando y/o traficando, y sobre todo, una riqueza que se obtiene pacificamente.
El hombre de la bolsa necesita la paz, sin ella no puede llevar a cabo sus negocios, es decir, no puede vivir sin la paz.
Este hombre de la bolsa lo que hace con la riqueza es invertir con el fin último de hacerse rico. Todo esto viene sostenido por lo que podemos llamar “el amor al dinero”. El hombre de la bolsa es alguien que siempre quiere más.
Hay una moral/valores propios (y nuevos) de estos hombres: ‒ Buscan lucro.
‒ Evitan el despilfarro. No hacen gastos innecesarios.
‒ Se guían por sus intereses. Son egoistas.
‒ Son desconfiados.
‒ Son discretos, prudentes y revisores.
Su rol en la ciudad es estrictamente económico.
2. Raramente o nunca puede complacer a Dios Los “hombres de la bolsa” no encajan en la sociedad del momento (s. XI-XII). El hombre de la bolsa no crea, sino que comercia. Consigue por lo tanto una riqueza que se concibe como imposible. Va en contra de la fe porqué Dios es creador, y el hombre, que está hecho a su semejanza, también tienen que crear.
Su economía también es diferente, no pertenecen a la economía del don, sino que su economía es la del “tener”.
Todo esto implica un choque. Habrá un desprecio por parte de la economía tradicional con la economía del comprar y vender propia de estos hombres de la bolsa. Hay un desprecio por el dinero, que es considerado como algo repugnante, monstruoso. Esto se ve reflejado en el arte del momento. Se condena esta moral y la asocian a la avaricia y a la codicia. Todo esto empieza a aparecer en el discurso de los moralistas. Se recurre al evangelio para condenar al hombre de la bolsa.
La E.M. destaca por una red económica del don. Dios es el primero que regala.
El avaro rompe con esa red económica, rompe con la caridad. Set rata de un choque de economías pero también de un choque de culturas.
Finalmente hay una condena de la ciudad. Se considera como algo malo. La ciudad entendida como algo artificial creado por el hombre, con lo cual es la oposición a la creación de Dios.
Ciudad de Dios # Ciudad del hombre Este choque cultural se convierte en una crisis espectacular. El hombre de la bolsa no deja de ser un hombre cristiano que quiere salvarse pero que se le niega esa posibilidad. Por lo que se proponen huir de la ciudad y buscar el desierto.
Por lo general se crea una impotencia por el hecho de que el dinero se encuentra por encima de cualquier otra cosa. El dinero es una cosa que todo lo revuelve, todo lo desordena, todo lo corrompe.
3. Del mundo es grand revolvedor Aciprés de Hita. Texto y video de youtube.
4. También los ricos se saben Para superar la crisis espiritual se requiere un cambio de actitud. Las órdenes mendicantes hacen posible la superación de la crisis. Hacen posible que se pueda vivir en la ciudad, que se pueda hacer negocios y que se pueda ganar dinero siendo cristianos.
Se reelabora la ciudad como algo cristiano y se vincula por primera vez a la virtud. En relación se formula una nueva virtud: la caridad /devoción. Se crean cofradías.El Corpus Crisi es la fiesta urbana por excelencia, es la ocasión para mostrar esa nueva piedad.
Se justifica la actitud de la economía/del beneficio. Se hallan argumentos que permiten convertir las actividades y finalidades como algo cristiano. Se puede ganar dinero por: ‒ El daño efectivamente sufrido.
‒ La inmovilización del dinero de empresas.
‒ Peligros debidos a los azares.
‒ Incertidumbres de actividad comercial.
‒ Por un bien común.
Con lo que finalmente se logra: ‒ Aceptar las ciudades como algo positivo.
‒ La integración de los hombres de la bolsa ‒ La domesticación del amor al dinero.
Hay un cambio de valores muy importante, pero la justificación de la riqueza nuna es absoluta. La riqueza es siempre sospechosa.
...