Tema 2. Identificación de personas (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Psicología - 3º curso
Asignatura Psicologia del Testimonio
Año del apunte 2015
Páginas 8
Fecha de subida 22/07/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 2. La Prueba Testifical: Identificación de Personas La diligencia de identificación en rueda La diligencia de reconocimiento es la siguiente:  Hay un sospechoso y 4 cebos / distractores (LECrim – Ley de Enjuiciamiento Criminal). Según la LECrim, con que haya un sospechoso y otras 2 personas, la rueda de reconocimiento ya es legal. No obstante, en España generalmente hay un total de 5 sospechosos por rueda de reconocimiento.
 En el informe se escribe que el testigo o la víctima identifica al nº (…) “sin ningún género de dudas”. Es muy probable que el testigo no utilizara esas palabras exactas.
 Durante la rueda de reconocimiento, están presentes el juez, el secretario judicial y la defensa. Si la defensa no está presente, en España es ilegal. Aquí en España es el juez el que lleva a cabo la rueda de reconocimiento.
 Una peculiaridad española es que a veces la rueda de reconocimiento se repite pero cambiando el orden de posición de los sospechosos. El objetivo es que, quizás, cambiando el orden de presentación de los sospechosos, la persona puede asegurarse de que ha tomado la decisión correcta. Pero esto no tiene sentido alguno; la memoria no cambia en 5 minutos y la persona no va a cambiar de opinión.
La rueda de reconocimiento es una prueba de memoria, y por ello intervenimos los psicólogos. Como prueba de memoria, señalar al sospechoso le vincula con el delito. En ese sentido, el acierto o el error es sobre algo muy importante.
Y los errores judiciales son bastante frecuentes. Un ejemplo muy conocido es el Proyecto Inocencia (abogados voluntarios que recogen dinero para realizar pruebas de ADN), que han encontrado a unas 300 personas inocentes en la cárcel, a algunas incluso en el corredor de la muerte. El Proyecto Inocencia también investiga cómo se cometió el error, y de todos los errores que se habían producido, el 70% habían surgido de la rueda de reconocimiento.
Instrucciones para ruedas de reconocimiento Estructura de la rueda. Tanto en ruedas fotográficas como en vivo, la rueda debería:  Contener un solo sospechoso  Incluir a cebos (distractores) que encajen en la descripción general del autor del delito proporcionada por el testigo. Si no hay una descripción suficiente (pocos datos) o si el sospechoso difiere sustancialmente de la descripción, entonces los cebos deben parecerse al sospechoso.
 No es necesario el parecido completo de los cebos con el sospechoso. Más bien, conviene evitar similitudes exageradas.
 Si hay varios testigos, la posición del sospechoso debe establecerse aleatoriamente.
 Cuando hay un nuevo sospechoso, no se deben emplear como cebos a los que formaron parte de una rueda anterior (con el sospechoso inicial).
 Debe crearse una apariencia consistente entre sospechoso y cebos respecto a un rasgo único o inusual (cicatrices, tatuajes) que se haya usado para describir al autor, añadiendo o quitando artificialmente ese rasgo.
Como rasgos especiales para las ruedas fotográficas:  Si se dispone de varias fotos del sospechoso, seleccionar la que se parezca más a su apariencia cuando se cometió el delito.
 Al menos debe haber 5 cebos (además del sospechoso). Para las ruedas en vivo, al menos debe haber 4 cebos (además del sospechoso).
Instrucciones. Hay que asegurarse de que el testigo entiende el propósito del procedimiento de identificación, a saber: exculpar al inocente tanto como identificar al culpable del delito. Para conseguir este objetivo, se sugiere que quien dirige la rueda diga al testigo:  Que tan importante es liberar a personas inocentes de toda sospecha como identificar a culpables  Que el autor del delito puede o no estar en la rueda Dirección del procedimiento de identificación. El procedimiento debería dirigirse de tal manera que promueva la fiabilidad, imparcialidad y objetividad de la identificación del testigo.
Rueda simultánea  Evitar decir al testigo cualquier cosa que pueda influir en la selección del testigo  Si se hace una identificación, evitar dar al testigo cualquier información respecto al individuo que ha seleccionado antes de obtener la declaración de seguridad del testigo.
 Registrar el resultado de identificación y la declaración del testigo respecto a su seguridad, en las propias palabras que éste empleó.
 Documentar la rueda en fotografía o en vídeo.
 Instruir al testigo a no discutir ni el procedimiento de identificación ni sus resultados con otros testigos del caso.
Rueda secuencial  Los miembros de la rueda se verán de uno en uno  Los individuos se presentarán en orden aleatorio  Si la persona que cometió el delito está presente, identifíquela Se presentarán todos los individuos de la rueda, incluso si se ha hecho una identificación, o el procedimiento se parará en el punto de una identificación Registro de resultados de identificación. Debe reflejar completamente y con exactitud el resultado del procedimiento.
Para conseguir este objetivo, debe:  Consignarse por escrito los resultados de identificación o no identificación, incluyendo las propias palabras del testigo respecto a cómo de seguro está  Asegurarse de que ningún material indicador de resultados de identificaciones previas sea visible para el testigo  Reconocimiento como tarea de memoria La identificación en rueda es una prueba judicial de gran relevancia, pero también es una prueba de memoria, de ahí el interés de los psicólogos por estudiarla. Sin embargo, para que podamos tratarla como prueba de memoria deben darse dos condiciones imprescindibles:  Que el testigo o víctima sea honesto, esto es, que no trate de engañar, pues en este caso estaríamos tratando una cuestión de engaño o mentira.
 Que testigo y sospechoso no se conozcan de antemano, que el recuerdo del testigo se deba única y exclusivamente al encuentro que tuvieron con ocasión del delito.
En concreto, se trata de una tarea de reconocimiento, generalmente con varias opciones de respuesta (los distintos componentes de la rueda), si bien no todas las opciones son buenas elecciones. Puede que esta prueba de reconocimiento no tenga una alternativa correcta, es decir, cuando el sospechoso no es realmente el autor del delito.
En este caso, ninguna elección es adecuada, salvo el rechazo de la rueda, es decir, no señalar a nadie. En el laboratorio de memoria, a este tipo de ruedas se les ha dado el nombre de rueda de autor ausente. En las ruedas de autor ausente podemos analizar tres respuestas: 1. Rechazo correcto. No señalar a nadie; en este caso es un acierto 2. Falsa alarma. Señalar a un cebo, que no tiene consecuencias 3. Falsa identificación. Señalar al sospechoso-inocente, que es el error más grave porque tiene una doble consecuencia: dejar libre al verdadero autor y encausar a un inocente.
Dadas estas peculiaridades, la tarea se convierte en una prueba realmente complicada, con una elevada tasa de errores, incluso en las situaciones en las que el autor sí que está presente. En las ruedas de autor presente se pueden analizar también tres respuestas: 1. Acierto. Señalar al sospechoso-autor 2. Falsa alarma. Señalar a un cebo, que no tiene consecuencias 3. Omisión. No señalar a nadie, en cuyo caso la consecuencia es dejar libre al autor del delito La falsa identificación es la causa principal de condenas erróneas en los EEUU, y en conjunto con otros muchos datos nos indica claramente que los testigos cometen muchos errores a la hora de identificar al autor de un delito, pese a lo cual la identificación en rueda es una prueba de mucho peso en el ámbito jurídico. Es necesario estudiar qué factores afectan al rendimiento de los testigos en el reconocimiento:  Los factores circunstanciales son aquellos factores cuyo efecto solo es posible estimar porque tienen lugar durante el transcurso del suceso y durante la demora variable que transcurre entre la comisión del delito y la identificación en la rueda.
Factores del suceso o del ambiente: o Duración del suceso y tiempo de exposición a la cara. A priori, cuanto más tiempo dure la comisión de un delito, mayor oportunidad tendrá la víctima de ver y prestar atención a la cara del autor del mismo.
No obstante, ello no tiene por qué ir acompañado necesariamente de una mejor percepción de los rasgos de la cara del autor. Hay delitos que pueden durar bastante tiempo (atraco a un banco, violación), pero la víctima puede que no tenga muchas oportunidades de ver la cara del autor. En entornos controlados, a mayor tiempo de exposición de la cara mayor tasa de aciertos en la rueda de identificación. Pero también, a mayor tiempo de exposición de la cara, mayor tasa de falsas alarmas.
Este resultado se puede explicar por la hipótesis de la disponibilidad, según la cual, dado que el testigo está en condiciones óptimas para percibir la cara del autor cuando la exposición es larga, éste tiene disponible información sobre los rasgos del autor, y esta disponibilidad le puede hacer creer que está preparado para identificarlo con éxito, lo que provoca un mayor número de elecciones y, por ende, mayor tasa de falsas alarmas. Por tanto, lo que sí provocó la exposición larga fue inflar las estimaciones de confianza de los participantes en su elección, con independencia de su exactitud. Podemos concluir que un tiempo de exposición largo no va a ser perjudicial para enfrentarse posteriormente a una prueba de identificación, en especial cuando el autor está presente en la rueda.
o Condiciones de iluminación. Otro factor relacionado con las condiciones de percepción de la cara es la cantidad de luz que hay en el momento en el que se comete el delito. Las condiciones de iluminación más favorables (diurna e inicio del crepúsculo) facilitan el rechazo correcto de los cebos en las ruedas de autor ausente, pero no influyen en los aciertos en las ruedas de autor presente.
o Número de agresores. No es lo mismo que el delito lo cometa una única persona o que sean varios los autores. A medida que aumenta el número de agresores disminuye la exactitud del testigo. Ello se debe o o a que al estar presentes varios rostros y el testigo poseer recursos atencionales limitados, necesariamente el rendimiento se resiente porque hay que dividir esos recursos finitos entre las distintas caras presentes.
Etnia del autor VS. Etnia del testigo. Cuando la persona que comete el delito difiere de la etnia del testigo, la identificación posterior puede verse seriamente afectada. Los datos indican un sesgo de identificación intra-etnia, esto es, los testigos identifican con más exactitud a sospechosos de su propia etnia que a sospechosos de una etnia ajena a la suya. Esta mayor dificultad de reconocimiento también se pone de manifiesto a la hora de reconstruir caras pertenecientes a otras etnias. Sin embargo, el contacto continuado con grupos étnicos distintos al propio puede, en determinados casos, reducir algo el problema de identificación inter-etnias, aunque no siempre. Un efecto adicional que tiene este sesgo de identificación intra-etnia es su influencia en el momento de componer la rueda de identificación. De hecho, los profesionales que construyen las ruedas, al percibir más similitud entre los miembros pertenecientes a una etnia diferente a la propia, podrían componer una rueda en la que los miembros difirieran más entre sí que cuando construyen una rueda en la que los componentes pertenecen a la misma etnia que el profesional. Una clara recomendación es que los profesionales encargados de seleccionar los componentes de las ruedas debieran pertenecer a la misma etnia que el sospechoso.
En relación con esto encontramos el efecto espejo, según el cual los participantes aciertan más cuando reconocen caras de su misma etnia y, a su vez, cometen más falsas alarmas cuando intentan reconocer caras de otra etnia.
Disfraz. Cuando existe una discrepancia marcada entre las características de la cara percibida y la cara que aparece en la rueda, la tarea de identificación se complica especialmente. El que el autor se disfrace cuando comete el delito, en general, reduce la exactitud en la identificación.
Según los experimentos, son más fiables las descripciones del pelo, la edad y el contorno facial.
Las descripciones de los ojos (“no me voy a olvidar de esos ojos”), aunque la gente cree que sí, no son nada fiables, porque tendemos a atribuir expresiones agresivas y violentas al agresor.
Factores del testigo y/o la víctima: o Víctimas VS. Testigos. Una cuestión relevante es saber si hay diferencias de exactitud entre testigos y víctimas a la hora de identificar al autor del delito. Podría esperarse que la víctima, puesto que tiene un contacto más directo con el autor, estuviera en mejores condiciones de codificar sus rasgos y apariencia y, por ende, de posteriormente identificarlo en la rueda. Sin embargo, los resultados encontrados no son tan claros a este respecto: en la tarea de identificación no hubo diferencias entre las identificaciones de los participantes-víctimas y las de los participantes-testigos.
o Violencia del suceso y estrés de la víctima. El nivel alto de estrés deteriora la identificación de la persona que ha producido ese estrés, incluso cuando el tiempo que han estado frente a frente se haya dilatado hasta los 40 minutos. Un meta-análisis que incluye todos los trabajos publicados hasta 2004 concluye que los niveles de estrés alto perjudican a la exactitud en la identificación en las ruedas de autor presente y también se producen más errores de comisión en este tipo de ruedas. Pero el meta-análisis no revela efectos consistentes del estrés en relación con la exactitud en las ruedas de autor ausente.
o Nivel de recursos atencionales. Los testigos tienen que atender a los rasgos faciales de los sospechosos antes de realizar una identificación efectiva. Así, los participantes suelen ser más exactos en la identificación cuando en el momento de la percepción de la cara se centraron en los rasgos faciales en lugar de atender a otros detalles.
o Foco en el arma. La atención de los testigos, y en especial la de las víctimas, se centra en el arma que sostiene el autor del delito, quedándose fuera del foco atencional el resto de detalles, entre ellos los rasgos faciales y apariencia del autor. Cuando hay un arma en la escena se produce una reducción en la exactitud de la identificación. Es muy probable que la presencia del arma produzca una respuesta defensiva en el individuo que, debido al estrés, lleve a un deterioro del rendimiento para describir e identificar al agresor. El foco en el arma incrementa considerablemente las posibilidades de falsas alarmas.
o Edad de los testigos y víctimas: niños y ancianos. La memoria para las caras es sensible al desarrollo durante todo el ciclo vital: la memoria de reconocimiento para las caras adultas aumenta en la edad adulta y declina posteriormente a lo largo de la vida (68 años). La actuación de los niños en rueda se ha examinado separando a los más pequeños por un lado (4 años) de los de 5 – 13 años por otro lado.
En general, los preescolares muestran un rendimiento más pobre en las tareas de recuerdo libre (más omisiones) que los niños mayores y los adultos. En un meta-análisis se pone de manifiesto que los niños más pequeños aciertan menos que los niños de más edad y que los adultos en las ruedas de autor presente (tasa más elevada de omisiones), y en las ruedas de autor ausente muestran una tasa más elevada de falsa identificación y falsa alarma. En el caso de los adultos mayores y ancianos también se ha encontrado un patrón que indica un mayor número de elecciones erróneas en las ruedas de autor  ausente. En cambio, el patrón no es tan consistente para las ruedas de autor presente, pues solo se manifiestan diferencias entre adultos mayores y jóvenes si estos últimos lo hacen muy bien. Por tanto, no debe desestimarse a un testigo de edad avanzada por el simple hecho de ser mayor.
o Testigos hombres y testigos mujeres. Existe un sesgo hacia el propio sexo en la identificación: tanto hombres como mujeres identificaron a los de su propio sexo más fácilmente que a los del sexo opuesto.
Otra variable influyente es el atractivo: las caras muy atractivas y las feísimas son más fácilmente reconocibles. El hecho de que la cara sea muy distintiva es la clave.
o Alcohol. El consumo de alcohol no parece tener efecto en la rueda fotográfica de autor presente, pero las diferencias sí se ponen de manifiesto en la rueda de autor ausente: el alcohol aumenta el número de identificaciones falsas. Lo que se incrementa en ambas situaciones es la confianza del testigo en su identificación. No obstante, hay que tener claro que la ingesta de alcohol tiene un efecto negativo en la codificación de la información y, por tanto, la huella de memoria que se genere no será de alta calidad cuando se ha bebido.
Los factores del sistema son aquellos factores cuyo efecto es posible controlar puesto que actúan durante la fase de investigación policial y durante la obtención de la prueba judicial. Una vez que el suceso ha tenido lugar, el contador del tiempo empieza a correr, y suele ir en contra de la memoria.
Factores de la retención: El periodo de tiempo que transcurre entre la percepción del delito y la rueda de identificación es el intervalo de retención. Dependiendo de su longitud y de lo que ocurra durante ese periodo, la memoria del testigo puede verse más o menos afectada.
o Intervalo de retención. Se ha encontrado una cantidad modesta de olvido facial después de unos pocos minutos (3’), y de un aumento de ese olvido tras una demora de dos días. La pérdida a lo largo de las siguientes 3 semanas es proporcionalmente más lenta, lo que encaja con la curva de olvido de Ebbinghaus. Se ha establecido que la relación entre paso del tiempo y olvido no es lineal, sino logarítmica: la pérdida es mucho más acusada al principio, y a medida que va transcurriendo el tiempo esa pérdida se va suavizando. Un factor que modula el efecto del paso del tiempo es la distintividad de la cara. En cualquier caso, la demora nunca tiene un efecto positivo sobre la identificación en rueda.
o Familiaridad: el efecto de otras caras. El paso del tiempo da lugar a un efecto muy pernicioso para el reconocimiento posterior: la interferencia. La interferencia, sea por otras caras, sea por pensar y hablar del suceso y el agresor, provoca cambios en la memoria de la cara. De forma que, con periodos de demora prolongados, no solo se habría debilitado la memoria sino que también habría cambios en ella.
Una de las perversiones más graves que puede sufrir la memoria original es si durante el intervalo de retención, la cara de un desconocido que no es el agresor pudiera llegar a hacerse familiar. Sin embargo, la sensación de familiaridad no equivale a una identificación, que requiere de una contextualización precisa.
Factores del sistema antes de la rueda judicial: Antes de la prueba judicial existe la posibilidad de que la memoria original del testigo/víctima se contamine por la intervención de factores del sistema. La amenaza más peligrosa para la memoria son los procedimientos sugestivos presentes en la investigación, siempre entendidos como no intencionales. En realidad, la mejor opción para preguntar sin influir es pedir al testigo que cuente con sus propias palabras lo que vio (relato libre).
o Fotografías. La mayor parte de nosotros no somos capaces de proporcionar una descripción tan detallada que identifique claramente a una única persona. Por eso, la policía suele presentar a testigos y víctimas muestras fotográficas de personas fichadas por delitos similares. Sus resultados pueden dar lugar a efectos negativos para la memoria cuando el testigo se enfrenta a la rueda en vivo en sede judicial.
o Si señalamos a alguien en la búsqueda fotográfica, cuando nos enfrentemos a una rueda en vivo, esa persona estará ahí. Además, testigo identificador acude a la rueda en vivo tratando, explícitamente o no, de reconocer al que identificó en la fotografía. Este efecto de compromiso con su identificación anterior es muy poderoso. Si el testigo se equivocó al señalar una fotografía de los álbumes, se volverá a equivocar al identificar a la misma persona en la rueda.
o Cuando no se señala a nadie en el álbum, pero alguna de las caras del álbum aparece después en la rueda en vivo, es posible que esa cara resulte familiar. Este efecto de transferencia es más frecuente en el caso de que la cara haya sido vista en álbum que cuando la cara se vio en un contexto temporal próximo al autor.
o Ruedas fotográficas. De entrada, no siempre se presentan varias fotografías a los testigos. A veces, la policía tiene indicios que apuntan a un posible autor de varios delitos similares en la misma zona y piden a los testigos y víctimas de todos esos delitos que acudan a comisaría, donde a veces muestran una única fotografía. En otras ocasiones, ponen la fotografía de su sospechoso junto a otras formando una “rueda fotográfica” y se la muestran al testigo. Sin embargo, no se hacen explícitas ni las instrucciones dadas a los testigos, ni la forma en que se han presentado las fotografías.
Los cambios en la memoria durante el periodo de retención son muy peligrosos, y pueden dar lugar a:  Memorias de compromiso – he oído que alguien decía algo, pero yo decía otra cosa, así que busco el término medio entre ambas declaraciones (estatura, color de pelo, etc.).
 Memorias nuevas – intrusiones o distorsiones (cambiando la ropa que llevaba, los accesorios, su color de ojos, su color de pelo, etc.).
La investigación policial La Policía tiene en sus manos acortar el periodo de retención. Lo primero que suelen preguntar a los testigos es la descripción del agresor: cara, aspecto externo general, etc. Por tanto, se trata de una prueba de recuerdo libre en la que le hacen preguntas a la víctima sobre el aspecto del agresor. El problema empieza con la sugestión: ¿el agresor era como yo o más alto? El recuerdo libre pasa entonces a un segundo plano cuando nosotros empezamos a hacer preguntas (sugestión). El riesgo de las preguntas es que pueden modificar el recuerdo libre. Si, a pesar de las preguntas sugestivas, la información sigue siendo escasa, la Policía procede a enseñarle al testigo archivos fotográficos:  Reconocimiento  Criterio de selección y número de fotografías o Si se le presenta a una víctima de un acto terrorista fotos de terroristas no podemos saber si se está equivocando. Lo mejor es poner fotos de terroristas junto con fotos de sospechosos por otro tipo de delitos, y así podemos discriminar si la víctima se equivoca en la identificación.
o Si presentamos muchas fotografías para el testigo es agotador, especialmente dependiendo de la edad del testigo.
 Presencia de otras personas (testigos, policías) – los policías tienen hipótesis, lo que puede contaminar el veredicto del testigo (sugestión involuntaria) La rueda fotográfica es una muestra de fotografías restringida. En otros países está prohibida porque no tiene garantías: no hay juez, ni abogado de la defensa, ni constancia de las instrucciones que se les ha dado a los testigos. El problema fundamental es que tiene un efecto clave en la rueda judicial: el efecto de compromiso (de los que están ahí, cuál era al que yo había identificado en la fotografía).
La instrucción judicial: la rueda de reconocimiento Sea como sea, a través de búsqueda en álbum o archivos, sea a partir de una “rueda fotográfica”, el paso siguiente para el testigo/víctima suele ser el de acudir al Juzgado de Instrucción para enfrentarse a una rueda en vivo.
 Tamaño y composición de la rueda. Desde los trabajos de la Psicología del Testimonio se parte de la idea de que el tamaño de la rueda debe ser suficiente como para que la probabilidad de señalar al sospechoso, simplemente por azar, sea pequeña. Es preferible que la rueda la compongan 6 cebos y un sospechoso. Al contrario de lo que establece la LECrim, hay acuerdo en la obligatoriedad de que solo haya un sospechoso en cada rueda. Además, no parece fácil componer una rueda para dos sospechosos en la que los distractores compartan características de los dos. Los distractores deben encajar en la descripción del autor del delito que haya proporcionado el testigo, aunque ésta sea muy general. Si todos los componentes de la rueda encajan en la descripción ninguno sobresaldrá de manera inadecuada por encima de los otros. Sin embargo, a veces no es fácil ver a simple vista si la rueda es imparcial, esto es, si hay distractores “malos” acompañando al sospechoso, distractores que son descartados de inmediato. Esta idea es la que subyace a la distinción entre tamaño nominal y tamaño funcional: o Tamaño nominal. Es el número de personas que componen la rueda: sospechoso y cebos.
o Tamaño funcional. Hace referencia al número de componentes viables de la rueda.
¿Cómo saber si un testigo va a descartar de entrada a uno o varios de los componentes de una rueda de determinadas características? Se puede utilizar el procedimiento de testigos simulados para obtener la base de datos inicial. Los testigos simulados son personas que no estaban presentes durante la comisión del delito, a los que se proporciona la descripción del delincuente dada por un testigo real, y se les presenta la rueda. Cada testigo simulado debe entonces seleccionar al miembro de la rueda que cree que es el autor del delito.
 Medidas de tamaño de la rueda. La medida de tamaño funcional es, sin duda, la más sencilla de calcular pues se reduce a dividir el número total de testigos simulados entre el número de testigos simulados que señalan al sospechoso. Si el cociente es menor que el tamaño nominal, se puede decir que la rueda está compuesta funcionalmente por un menor número de personas de las que aparecen nominalmente ante el testigo. Por ejemplo, si de 44 testigos 30 señalan al nº1, aunque el tamaño nominal de la rueda sea de 4 personas, el tamaño funcional es de 44/30 = 1,47, lo que nos indica que para casi todo el mundo solo está contando un sospechoso.
o Tamaño funcional: n/D (n = testigos simulados; D = TS que señalan al sospechoso) Cuando el acusado resalta por alguna razón, estamos hablando de un sesgo de la rueda, cuyo foco de atención es el propio acusado. Según el sesgo del acusado, si el sospechoso es señalado con mayor o menor frecuencia de lo que se espera por azar, puede hablarse de que la rueda está sesgada contra o a favor del acusado. Por ejemplo, tomando el caso anterior: ¼ - 30/44 = -0.43. Si comparamos la probabilidad teórica (0.25)     con la probabilidad real (0.68) te das cuenta de que existe el triple de probabilidad de que señalen a este sospechoso de la que le tocaría por azar.
o Sesgo del acusado: (1/N) – (D/n)  N = componentes de la rueda El proceso de decisión en la identificación. Existe la posibilidad de inducir o sugerir una determinada respuesta al testigo en una rueda de identificación. La primera fuente de sugestión es la propia estructura de la rueda, mientras que la segunda fuente potencial de sugestión está en los procedimientos, en la forma dinámica que adopta la interacción testigo-rueda de identificación.
La rueda como fenómeno cognitivo-social. La decisión del testigo o víctima no se basa exclusivamente en su memoria, sino también en sus creencias, valores y sentimientos, y en la información que proporciona la propia situación, por sí misma o por quienes las dirigen. ¿Qué es lo que piensa el testigo cuando le llaman desde la comisaría para intentar un reconocimiento en rueda? Lo más probable es que crea que la policía tiene un sospechoso y buenas razones (o pruebas) para pensar que ése es el autor del delito; si no, ¿por qué iban a llamarle? De modo que simplemente la citación a la rueda de reconocimiento sugiere al testigo que muy probablemente el autor del delito va a estar ahí y que su tarea es señalar a alguien de la rueda. Para contrarrestar esta tendencia se han propuesto las instrucciones no sesgadas, esto es, instrucciones que subrayan al testigo la idea de que el autor del delito puede estar y puede no estar en la rueda.
o El autor del delito puede estar o no estar en la rueda o Tan importante es liberar a inocentes de toda sospecha como identificar a culpables o Las personas de la rueda puede no aparecer exactamente como estaban en la fecha del delito: el cabello o el pelo facial pueden haber cambiado o Con independencia del resultado de la identificación, se seguirá investigando o Que diga con sus propias palabras cómo de seguro está Otra fuente de sugestión involuntaria es el conocimiento por parte del que dirige la rueda de reconocimiento sobre quién es el sospechoso. Para controlar este efecto, se ha propuesto la estrategia del doble ciego, según la cual el que debería dirigir la rueda no debería saber quién es el sospechoso.
Rueda secuencial. Además de las instrucciones, se ha propuesto un procedimiento de presentación de la rueda que está dirigido a impedir que el testigo pueda realizar un juicio relativo. Se ha supuesto que si el testigo ve a cada componente de forma aislada, solo podrá realizar una comparación entre su memoria y cada miembro de la rueda en términos absolutos, puesto que las caras de la rueda se presentan de una en una.
La seguridad en la identificación. La seguridad o confianza del testigo en su identificación suele tomarse como una indicación precisa de su exactitud. En realidad, la relación entre ambas variables es prácticamente inexistente. No obstante, se han intentado plantear otras alternativas, como la velocidad de respuesta: o Los testigos exactos tienden a tomar decisiones de manera automática y absoluta o El testigo inexacto tiende a decidir de una manera consciente, con esfuerzo y relativa La decisión del testigo depende de la calidad de la representación de memoria, pero también de sus creencias previas, de las instrucciones de la rueda de reconocimiento y de si ha habido una previa identificación a través de fotografías en la comisaría. Si ha habido identificación previa, se produce el efecto de compromiso, mientras que si no ha habido identificación se produce el efecto de familiaridad (señalar a una persona en la rueda en vivo que estaba en el álbum fotográfico, aunque no le hubiera reconocido). El fenómeno de transferencia inconsciente – la persona reconoce que una persona estaba ahí (cómplice) y le atribuye la autoría del delito porque asocia la cara al contexto concreto. Por tanto, el reconocimiento autor del delito por parte del testigo se da por un juicio relativo. Para disminuir el juicio relativo se han propuesto tres alternativas:  Rueda en blanco (de autor ausente) en primer lugar – un testigo que identifica a alguien en una rueda de autor ausente no debería pasar a la siguiente rueda de autor presente. El problema es que esto es indecente.
 Instrucciones no sesgadas – “no tienes obligación de señalar”  el autor puede estar o no estar.
Instrucciones  Sesgadas No sesgadas Autor presente Autor ausente = de aciertos = de aciertos 75% (WRONG) 33% Rueda secuencial se está imponiendo en varios estados de EE.UU. Las mismas personas que compondrían la rueda normal se presentarían secuencialmente, es decir, cada uno después del otro. Este procedimiento obliga a los testigos a tomar juicios absolutos y no relativos. Aunque el testigo identifique al sospechoso, no interrumpimos la rueda de reconocimiento, sino que le permitimos que llegue hasta el final.
Rueda Paralela Secuencial Autor presente Autor ausente = de aciertos = de aciertos 85 % (WRONG) 25% Dificultades adicionales para el reconocimiento  Cambios en apariencia (se debe avisar al testigo) o Disfraz durante el delito: careta, medias, postizos, etc. En cambio, muestran una apariencia normal en la rueda de reconocimiento o Cambios naturales, como el paso del tiempo, las circunstancias, etc.
o Cambios artificiales, como el pelo (tintes), las mejillas, las gafas, etc.
 La peculiaridad española de repetir la rueda cambiando el orden de los componentes.
 Etnia y su efecto de interacción.
Si no construimos una rueda correctamente, estamos favoreciendo la sugestión.
Valoración de la prueba judicial La valoración de la prueba judicial debería hacerse en función de los pasos anteriores:  Guardar fotografías o vídeos de la rueda de reconocimiento  La diligencia de reconocimiento La seguridad del testigo en su reconocimiento (pre-post) es popularmente interpretada como una indicación precisa de su exactitud. Empíricamente, no hay relación entre seguridad y exactitud del juicio del testigo. ¿Por qué? No lo sabemos.
Por lo tanto, se han buscado alternativas, como el tiempo de reacción (tiempo de respuesta). No obstante, también hay diferencias individuales. También existe un efecto de la retro-información en la seguridad del testigo, en el sentido de que aumenta considerablemente después de haber recibido retro-alimentación positiva, y en la calidad de la percepción original, en el sentido de que los testigos piensan que percibieron el suceso en muchas mejores condiciones.
Exactitud, confianza y creencia (Lindsay, Wells y Rumpel, 1981) Visibilidad del testigo Alta Media Exactitud del testigo Creencia de los jurados sobre la exactitud del testigo Creencia de los jurados si la confianza del testigo es alta Creencia de los jurados si la confianza del testigo es baja 74 % 77 % 78 % 76 % 50 % 66 % 76 % 54 % Baja 33 % 62 % 76 % 47 % Cuando se les proporciona a los testigos información post-decisión:  Si se les dice que han acertado en su identificación, aumenta su seguridad retrospectiva (cuando identificó al autor del delito), y la tarea de identificar les resulta más fácil y rápida.
 Otra variable que se manipula es la confesión, es decir, el conocimiento de que el sospechoso, después de haber sido identificado por el testigo, ha confesado el crimen. El 50% de testigos que no le habían identificado ahora señalan al que ha confesado, y el 61% de los testigos que identificaban a otros sospechosos ahora señalan al que ha confesado.
 Cuando un co-testigo señala a la misma persona que el testigo, la seguridad aumenta a 8.77, mientras que si señala a otra persona de la rueda la seguridad baja a 4.67 Por tanto, la exactitud y la seguridad son dos variables independientes Por tanto, resulta necesario valorar el acuerdo inter-testigos, porque se puede haber llegado a un acuerdo de forma inconsciente por medio de las fotografías examinadas (si estaban los testigos juntos), debido a problemas de la rueda (mala construcción), por informar al testigo de su actuación (¡has acertado!) y por informarle de otras identificaciones positivas, efecto que se moderaría si se le informara del número de identificaciones positivas respecto al número total de intentos (tres de tres o tres de veinte testigos han acertado).
Mejorar la identificación La identificación se podría intentar mejorar:  Disminuyendo los errores. Por ejemplo, no conformarse con la rueda de identificación como única prueba, sino continuar la investigación policial hasta tener suficientes indicios que te lleven a la misma decisión. También se pueden disminuir errores de la estructura y la dinámica de la rueda, introduciendo instrucciones no sesgas y empleando ruedas secuenciales.
 Incrementando los aciertos. Una posibilidad sería la reinstauración del contexto de codificación, en el sentido de imaginarse mentalmente el momento del delito e intentar recordar de nuevo. Otro método es la hipnosis, pero no funciona, e incluso empeora los resultados.
El informe pericial 1.
2.
3.
Condiciones anteriores a la diligencia de reconocimiento de la rueda a. Condiciones perceptivas b. Descripción del testigo c. Fotografías mostradas (número, selección y circunstancias) d. Tiempo transcurrido desde que se comete el delito hasta la rueda judicial Análisis de la rueda de reconocimiento a. Composición (testigos simulados, si es posible) b. Instrucciones que se le dieron c. Resultado d. Seguridad Conclusión (no sobre la validez como prueba judicial, sino como prueba de memoria) a. Referencias (especialmente en afirmaciones contra-intuitivas, de revistas buenas y accesibles) Después de la rueda Aunque el resultado de una rueda judicial —así como las circunstancias en que se produjo— quedan reflejadas en la diligencia correspondiente, en el momento de la vista oral el testigo y/o la víctima debe declarar de nuevo y ratificar ese reconocimiento si fue positivo. De nuevo se le preguntará por su seguridad cuando le identificó, y es en este punto en el que se pueden producir variaciones respecto a lo que figura en la diligencia.
Factores post-identificación En el primer estudio dirigido a evaluar factores post-identificación, Wells y Bradfield (1998) mostraron a sus participantes un video de un delito y después pidieron a todos ellos que trataran de identificar al autor en una rueda de autor ausente.
A continuación, a un grupo seleccionado al azar se les dijo que habían acertado identificando al sospechoso, mientras que al resto no se les dio información. Esa información confirmatoria sobre su “acierto” aumentó de manera significativa la confianza de esos testigos en sus identificaciones. Pero además, también afectó a los informes retrospectivos sobre su seguridad en el momento de hacer la identificación. Una derivación de este efecto de confirmación es la identificación repetida, sea en dos ruedas o bien en una rueda fotográfica y luego en una rueda en vivo. En estos casos, al testigo que señaló en la primera rueda (en foto o en vivo) se le dice implícitamente que acertó en su identificación cuando le vuelven a pedir que identifique a la misma persona en la segunda ocasión. En el mejor de los casos, que el testigo identifique de nuevo al mismo sospechoso como mucho es una confirmación de su elección anterior; pero incluso en esta situación, la segunda identificación no es independiente de la primera, y se aleja de constituir una verdadera prueba de la memoria del delito.
...

Tags:
Comprar Previsualizar