seminario 6 derecho del menor (2017)

Ejercicio Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Derecho - 4º curso
Asignatura derecho del menor
Año del apunte 2017
Páginas 3
Fecha de subida 01/08/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Seminario 6 de la optativa derecho del menor

Vista previa del texto

Seminario 13 de marzo. MENORES TRABAJADORES 1.Conforme a la legislación española ¿es posible contratar laboralmente a un menor de 18 años para la realización de obras en la construcción? En caso afirmativo ¿Se exige algún tipo de requisito? ¿Cuáles? ¿Se cumplen en el caso? El artículo 18.4 del V Convenio General del Sector de la Construcción (CGSC) establece que: “Se prohíbe emplear a trabajadores menores de 18 años para la ejecución de trabajos en las obras, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 25.4 referente al contrato para la formación”.
Como indicación diremos que el artículo 6.2 ET relativo al trabajo de menores establece que los trabajadores que sean menores de 18 años no podrán llevar a cabo trabajos nocturnos ni actividades o puestos de trabajo respecto a los que se establezcan limitaciones en su contratación conforme a lo dispuesto en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, y en las normas reglamentarias aplicables.
El artículo 2 del RD 26 de julio de 1957 sobre Industrias y Trabajos prohibidos a mujeres y menores por peligrosos e insalubres establece que “Se prohíbe a los varones menores de dieciocho años y a las mujeres de menos de veintiuno el trabajo en las actividades e industrias que se comprenden en la relación segunda que acompaña al presente Decreto.” En el grupo IX de la relación segunda de este decreto aparecen como prohibidas a varones menores de 18 años las industrias de la construcción por peligro de accidentes.
Además, si prestamos atención al anexo II del RD 1627/1997 recoge una serie de trabajos que implican riesgos especiales para la seguridad y la salud de los trabajadores, entre los que se encuentran: Trabajos con riesgos especialmente graves de sepultamiento, hundimiento o caída de altura, por las particulares características de la actividad desarrollada, los procedimientos aplicados, o el entorno del puesto de trabajo. Justo lo que ocurre en nuestro caso.
Por lo que como conclusión diré, que en base a todos los artículos anteriormente mencionados queda prohibido contratar a un menor de 18 años para realizar trabajos en la industria de la construcción a no ser que se le contrate mediante un contrato para la formación (como digo al principio) siempre y cuando este contrato no se trate de aquellas tareas o puestos de trabajo que expresamente hayan sido declarados como especialmente tóxicos, penosos, peligrosos e insalubres, como los incluidos en el Anexo II del RD 1627/1997 referidos anteriormente o prohibidos en el Decreto de 26 de julio de 1957.
2. ¿Cuáles son los deberes legales especiales a los que se compromete un empresario cuando contrata a un trabajador menor de 18 años? Como ya hemos dicho, se puede contratar a menores de 18 años y mayores de 16 siempre y cuando vivan de forma independiente con el consentimiento expreso o tácito o cuenten con la autorización de la persona o institución que le tenga a su cargo. Con finalidad protectora ya hemos señalado que a los menores de 18 años y mayores de 16 se les prohíbe aunque vivan de forma independiente o cuenten con autorización ocupar puestos de trabajo que el Gobierno declare insalubres, penosos, nocivos o peligrosos y realizar horas extraordinarias.
Las consecuencias legales para la empresa en caso de contratar a un menor sin autorización o para trabajos que tenga prohibido realizar (como es este caso) son: - El contrato podrá ser anulado por sus representantes legales (padres o tutores) o de oficio.
- La empresa incurre en responsabilidad administrativa sancionable con multas económicas.
Además, según el art. 2.1 de LO 1/1996, de 15 de enero, de protección jurídica del menor, “los menores tienen derecho a que su interés superior sea valorado y considerado como primordial en todas las acciones y decisiones que le conciernan”. En su apartado 2 dice que a “efectos de interpretar y aplicar en cada caso el interés superior del menor se tendrán en cuenta los siguientes criterios: o o o La protección del derecho a la vida, supervivencia y desarrollo del menor.
La consideración de los deseos, sentimientos y opiniones del menor, así como su derecho a participar progresivamente, en función de su edad, madurez, desarrollo y evolución personal, en el proceso de determinación de su interés superior.
La preservación de la identidad, cultura, religión, convicciones, orientación e identidad sexual o idioma del menor.” En el apartado 5 se establece que: “Toda medida en el interés superior del menor deberá ser adoptada respetando las debidas garantías del proceso y, en particular: a) Los derechos del menor a ser informado, oído y escuchado, y a participar en el proceso de acuerdo con la normativa vigente.
b) La intervención en el proceso de profesionales cualificados o expertos.
c) La participación de progenitores, tutores o representantes legales del menor o de un defensor judicial si hubiera conflicto.
e) La existencia de recursos que permitan revisar la decisión adoptada que no haya considerado el interés superior del menor como primordial.” El empresario además tiene obligaciones en materia preventiva en relación con los menores.
Deberá tener en cuenta a la hora de evaluar los riesgos, la inmadurez y falta de experiencia de los menores de 18 años. La normativa laboral establece una serie de trabajos prohibidos que no podrán realizar los menores y además, en el caso de que los menores deban manejar equipos de trabajo como prensas, guillotinas, cizallas, sierras de cinta o circulares, taladros mecánicos, o cualquier máquina, herramientas o útiles o realizar el trabajo a excesivas velocidades, mediante una evaluación de riesgos adecuada y con la adopción de los oportunos dispositivos de seguridad, se eviten totalmente el peligro de accidentes. Tendrá en cuenta, que no realicen trabajos a más de cuatro metros de altura, salvo que se realice sobre suelo estable y continuo y que se hallen adecuadamente protegidos.
Relativo a la jornada de trabajo deberá cumplir lo siguiente: 1. Los menores no podrán realizar más de ocho horas diarias de trabajo efectivo, incluyendo el tiempo dedicado a la formación.
2. Si la jornada diaria continuada, excede de cuatro horas y media, deberá establecerse un periodo de descanso durante la jornada, no inferior a 30 minutos.
3. La duración del descanso semanal será como mínimo de dos días ininterrumpidos.
4. Derecho a una especial protección de su seguridad y salud en el trabajo.
3. ¿Cuáles son las posibles consecuencias en materia de responsabilidad para el empresario que no cumple con dichos deberes? Las consecuencias que se contemplan en la legislación laboral en caso de que el empresario no cumpla con los deberes anteriormente mencionados, se califican como infracción muy grave, recogido en el art. 8.4 Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social.
En el caso de no cumplir las normas específicas relativas a la protección de la seguridad y salud de los menores, está calificado también como infracción muy grave por el art. 13.2 de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social.
Si el artículo 8.4 de esta ley se ve afectado por la vulneración, la sanción será de carácter económico e irá desde los 6.251 € hasta los 187.515 €. La vulneración del artículo 13.2, anteriormente mencionada, llevará aparejada también una sanción de carácter económica que irá desde los 40.986 € hasta los 819.780 €.
Al ser considerado infracción muy grave podría castigarse a través del art. 316 CP.
4. ¿Consideras suficiente la normativa laboral de protección del menor? Intenta identificar cuál es el interés del menor protegido por este conjunto normativo.
Desde mi punto de vista y por lo que he podido extraer de todas las lecturas realizadas para la resolución del caso, el interés del menor que intenta protegerse por esta legislación consiste en garantizar una adecuada entrada del menor al mercado laboral.
Este conjunto de normas pretende que el menor, en materia laboral, tenga una vida digna y que pueda vivir plenamente y alcanzar el máximo bienestar posible. Es una garantía para que, antes de tomar una medida respecto del menor en cuestión, se adopten aquellas que promuevan y protejan sus derechos.
Para tratar de garantizar y cumplir esto, el empresario tiene, como hemos dicho anteriormente, una serie de obligaciones en materia preventiva en relación con los menores, hay que evaluar los trabajos que van a desempeñar, y reevaluarlos en caso de que se produzcan cambios, para así poder garantizarles sus derechos, así como el disfrute de la vida laboral y una mejor incorporación y adaptación al mercado de trabajo.
...

Comprar Previsualizar