tema 18 (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad de Málaga
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Penal I
Año del apunte 2015
Páginas 8
Fecha de subida 04/05/2016
Descargas 0
Subido por

Descripción

Apuntes elaborados personalmente combinando las explicaciones de clase con los manuales. Muy claros y bien organizados.

Los temas marcados con una (i) son los más importantes de cara a examen.

Vista previa del texto

TEMA 18: AUTORÍA a.
El concepto de autor: La teoría de la autoría y la participación constituye el punto final del estudio de la conducta antijurídica: Normalmente, las personas no actúan solas. El CP resuelve el problema de la codelincuencia en el artículo 27, en el que establece que serán responsables los autores y coautores.
En el artículo 28 CP define el concepto de autor: los que realizan el hecho por sí solos, conjuntamente o por medio de otros, inductores y cooperadores necesarios. Por su parte, el artículo 29 establece que son cómplices los que no hallándose comprendidos en el artículo anterior, cooperan en la ejecución de un injusto con actos anteriores o simultáneos. De manera que lo que no se considera codelincuente son los encubridores. Esto es así desde el CP de 1995. Antes se entendía que eran partícipes. Sin embargo eso fue criticado, puesto que su conducta es posterior a la comisión del delito. Por tanto, a lo que dan lugar es a un delito impropio.
El problema es que se debe formular un concepto jurídico de autor. Autor de un delito es un sujeto que se encuentra en una relación especialmente estrecha respecto de algunos de los hechos previstos como delitos. Según la opinión dominante, esa relación se da cuando el sujeto realice ese hecho como propio. Este sería el concepto estricto de autor. Sin embargo, el CP actual, aunque acoge este concepto, lo extiende a otros casos que no suponen realización del hecho, sino formas de participación en los hechos de otra persona, puesto que incluye a los inductores y cooperadores necesarios. Por tanto, concluimos que parte de un concepto estricto pero añade otro concepto de autor, más amplio.
 El concepto unitario Es el primer concepto que surge en la doctrina. Según esta teoría no es posible ni conveniente distinguir entre autoría y participación, sino que cualquiera que intervenga en la realización de un hecho delictivo debe ser considerado autor. Esta teoría se basó en la teoría de la equivalencia de las condiciones, según la cual, todos los que aporten una condición al hecho, deben ser considerados causas del hecho, y por tanto, se considera autor.
Sin embargo, esta teoría responde a una opción de política criminal que parte de la concepción del delito como una obra común de todos los que contribuyen a él y estima conveniente castigar por igual a todos ellos, y especialmente sin que el castigo de los partícipes dependa de lo que haga el autor. El marco penal sería igual, pero a la hora de concretarlo, habrá que determinar la pena de cada sujeto en función de la participación y el grado de voluntad.
Este concepto fue rechazado en la doctrina española, porque era contrario a la distinción que hace nuestro CP entre autores y partícipes.
CRÍTICAS: - El que haya una relación de causa-efecto ente un comportamiento y un resultado no es suficiente para determinar el sí, el cómo y el cuánto de la responsabilidad. Partiendo de esta teoría, podríamos encontrarnos con supuestos en los que alguien que no tiene las características exigidas en el tipo de algunos delitos especiales, sería autor del delito por el simple hecho de haber participado. Ej. Cualquier ciudadano colabora en un delito especial en el que se exige ser funcionario.
 El concepto extensivo Parte, al igual que el concepto unitario, de la teoría de la equivalencia de las condiciones, y se formula de la siguiente manera: es autor todo el que ha contribuido al resultado delictivo. Según este concepto, también el inductor y el cómplice en sí son autores.
La diferencia es que aunque ellos no ven la diferencia conceptual entre autor y partícipe, aceptan que hay un criterio formal que les obliga a distinguir entre ambas figuras. Consideran que el artículo 29 es un precepto que restringe la pena.
 El concepto subjetivo Aparece como la consecuencia necesaria del concepto extensivo, que afirma que no es posible encontrar una diferencia objetiva entre autor y partícipe, tan solo una diferencia formal. Partiendo de ahí, habrá que buscar la distinción en un criterio subjetivo.
Por tanto, autor sería aquel que quiere el hecho como propio, que actúa con ánimo de autor. Sin embargo, el cómplice es quien actúa con ánimo de partícipe. Realiza una aportación pero para que otro realice el mal.
1 Este concepto fue seguido en Alemania hasta la II Guerra Mundial, pero también fue criticado porque conduce a situaciones injustas. Eso se demuestra porque siguiendo este concepto se castiga como meros partícipes a sujetos que han realizado por sí mismo todos los elementos del tipo, mientras que se considera autores a quienes no han tenido ninguna intervención en el hecho típico.
Ej. Hubo un caso que llegó al Tribunal Supremo Alemán, conocido como el caso de la bañera: una madre soltera le pidió a su hermana que ahogase al niño en la bañera, y ésta así lo hizo. El Tribunal Supremo consideró siguiendo este concepto que la hermana era cómplice, porque actuaba con ánimo de socio, y a la madre como autora porque actuaba con ánimo de autor. La madre es quien quiere que muera, pero quien realmente lo hace es la hermana.
Ésta sería la solución para los asesinos a sueldo. Sin embargo, el Tribunal Supremo español ha seguido manteniendo una teoría, llamada del acuerdo previo, según la cual, basta para ser autor el dato de una previa resolución conjunta de ejecutar el hecho entre varios, con independencia de los actos materialmente realizados por cada uno de ellos posteriormente.
Ej. Varias personas acuerdan que van a robar en una casa. Deciden que uno se va a quedar en la puerta, y otros van a entrar. Según esta teoría, todos son autores, y es irrelevante lo que cada uno haga después.
Por parte de la doctrina, este concepto ha sido totalmente rechazado en base a dos argumentos fundamentales: - Es un punto de partida inaceptable porque aunque haya un acuerdo previo, los actos posteriores son causales. Lo importante a la hora de enjuiciar la conducta es lo que el sujeto ha hecho realmente, y no lo que podía haber hecho.
Además, sustituye los requisitos legales, de carácter objetivo, por un dato subjetivo.
 El concepto restrictivo Parte del principio opuesto al punto de partida del concepto extensivo. No todo el que es causa del delito es autor, porque no el que interpone una condición causal del hecho podemos decir que haya realizado el hecho, es decir, el tipo. La causación no es igual a la realización del tipo. Para que un sujeto haya realizado el tipo hace falta algo más que la mera causación de ese hecho.
De manera que los tipos de participación serán causas de extensión de la pena, no de restricción, puesto que si no existieran esos preceptos, la ley no podría castigarlos. Ej. Si no existiera el artículo 29, no se podría aplicar el 138.
Por tanto, la diferencia entre el autor y el partícipe es objetiva según la clase de contribución que haya tenido el sujeto en el hecho. Si la contribución supone realización del tipo será autor, si no será partícipe.
El problema de este concepto, que es el mayoritario, está en determinar cuándo una contribución se debe considerar autoría y cuándo participación. Hay 3 criterios: - Teoría objetivo-formal: vincula la determinación del concepto de autor con la realización de la conducta típica, de manera que autor es el que realiza todos o alguno de los actos ejecutivos que integran la conducta típica.
Ej. Delito de robo: aquel que sustraiga una cosa mueble ajena sin la voluntad del dueño, con violencia o intimidación.
Será autor tanto el que sustraiga la cosa como el que ejerza la violencia.
Sin embargo, en el delito de homicidio, no será autor el que aporte el arma. Será mero cómplice, puesto que aunque se hayan puesto de acuerdo, no realiza la conducta típica. El fundamento es que el que realiza el tipo tiene una conducta más reprochable y que manifiesta una mayor peligrosidad.
Esta teoría fue criticada porque no permite explicar el concepto de autor mediato, que consiste en utilizar a otra persona para realizar el delito, aunque esa persona quizá ni siquiera sabe que está cometiendo la conducta típica. En este caso, la persona que ordena la conducta delictiva no sería considerado autor, porque no realiza el tipo realmente. En cambio, sería considerado autor la persona enviada, aunque ni siquiera sepa que está cometiendo un delito.
Ej. Una persona pide al recepcionista del hotel que acuda a la habitación y le traiga un reloj de oro que se ha dejado allí.
En cambio lo envía a otra habitación. El recepcionista lo hace y comete así el delito de hurto. Sin embargo, no sabe que el reloj no pertenece realmente al cliente que se lo ha pedido. Por tanto, según esta teoría, el recepcionista sería el autor, y el cliente el partícipe.
2  Los conceptos de autor basados en el dominio del hecho - Teoría del dominio del hecho: fue formulada por WELZEL y aceptado casi unánimemente por el Tribunal Supremo alemán.
Afirmaba que autor es solo aquel que mediante la dirección consciente del curso causal hacia la producción del hecho delictivo tiene el dominio de la realización del tipo. De esta manera se incluyen también los supuestos de dolo mediato. Ej.
el jefe de una banda ordena la realización de un delito. Por tanto, aunque no realiza por sí mismo el tipo, tiene el dominio del hecho, de su realización.
Sin embargo, es una teoría que no sirve para explicar los delitos imprudentes, puesto que en ellos el sujeto no tiene el dominio del hecho. Por tanto, se acepta esta teoría pero solo para los delitos dolosos.
La problemática es determinar quién tiene el dominio del hecho. Ej. Dos terroristas. El jefe ordena a otro que ponga una bomba. El otro lo hace. ¿Pero de quién depende realmente que se cometa el hecho? Han surgido entonces dos teorías: o o Teoría del dominio negativo del hecho. El dominio del hecho lo tiene aquel que por su situación puede detener o interrumpir la realización del tipo. Ej. 3 personas. Delito de hurto. El cómplice, que solo tiene la función de ver si viene alguien, tiene la capacidad de interrumpir el tipo llamando a la policía. Sin embargo, no consideramos *** Por tanto, es un criterio insuficiente.
Teoría del dominio positivo del hecho: autor solo es el que realiza por sí solo a través de otro o conjuntamente con otro la acción típica nuclear, y no que realiza otro acto que sea típico. Ej. 2 personas sujetan a una mujer mientras otro la viola. El autor es el que la viola. Los demás, que realizan otros elementos del tipo, como la violencia o la intimidación, son partícipes.
 El concepto integrado de autor y su reflejo en el derecho positivo Conceptos mixtos de autor: - CEREZO MIR: parte de un concepto restrictivo, y dice que autor es aquel que realiza todos o algún elemento del tipo.
Además, será autor el que tenga el dominio del hecho. Por tanto, cubre todos los supuestos de autoría mediata. Sin embargo, en los delitos imprudentes mantiene un concepto de autor como aquel que contribuye a la producción del resultado delictivo con una conducta que no observe el cuidado objetivamente debido.
- DÍEZ RIPOLLÉS: ofrece un concepto integrado. Parte de la regulación legal que aparece en el CP. Artículo 28.1: da una definición legal de la autoría (partiendo de un concepto restrictivo de autor), y en el artículo 28.2 nos dice a quién se tiene que considerar autores a efectos de culpa. Esta distinción entre quién es autor y quién debe ser también considerado autor, demuestran que nuestro CP no parte de un concepto extensivo de autor. Estamos por consiguiente ante un concepto restrictivo, que es compatible con la posibilidad de extender la pena del autor a otro codelincuente, y supone mantener la vigencia del principio de la accesoriedad de la participación.
En el artículo 28.1 podemos distinguir un concepto formal y unos criterios materiales que explicitan cuándo se entiende que un sujeto ha cometido el hecho.
- Criterio formal: Autor es aquel que realiza el hecho. Realización del hecho es equivalente a la ejecución del hecho. Quien realiza actos ejecutivos es quien realiza los actos típicos.
Los aspectos materiales vienen formulados en la segunda parte del artículo 28.1. Con ellos se precisa quién realiza los elementos del tipo. Se establece que los autores realizan el hecho por sí solo, conjuntamente o por medio de otro del que se sirven de instrumento. Cada uno de estos criterios materiales tienen un doble componente: o Componente de acceso al tipo: viene a expresar las vías admisibles para afirmar que una conducta se corresponde con la descrita en el tipo. Así se puede decir que se accede al tipo de modo inmediato o por intermediarios y de forma total o parcial.
o Componente de dominio del hecho: viene a expresar los diferentes modos de controlar el resultado típico. Ese control del resultado se puede lograr por sus propios medios, utilizando a otra persona como instrumento, o por uno mismo o en conjunción con otras personas.
3    El primer criterio material es la realización del hecho por sí mismo. Este criterio viene a incluir los supuestos de autoría inmediata única. Se accede a todos los elementos del tipo sin que haya intermediario. Ej. Uno coge un cuchillo y mata a otra persona. Tiene el dominio del hecho en solitario.
El segundo criterio es la realización del hecho conjuntamente: este criterio nos determina los supuestos de coautoría. Dos sujetos se ponen de acuerdo y realizan los elementos del tipo. Aquí se accede al tipo mediante la ejecución incompleta o parcial del tipo. El dominio del hecho lo tienen conjuntamente.
El tercer criterio es la realización del hecho mediante la utilización de otra persona de la que se sirve como instrumento. Determina los supuestos de autoría mediata. El sujeto accede al tipo mediante un intermediario. Él directamente no realiza ninguna acción típica. El control del suceso se centra en la capacidad que tiene ese sujeto para instrumentalizar a otra persona, que es la que realiza la acción.
Este concepto integrado de autor se puede aplicar también a los delitos imprudentes. El aspecto de control se concreta en el dominio objetivo del suceso. Es decir, tiene un dominio de la peligrosidad objetiva del comportamiento, a diferencia de los delitos dolosos, donde se da una voluntad para dominar el supuesto delictivo. Debe darse igualmente un componente de acceso al tipo. Caben las distintas modalidades que hemos visto anteriormente: autoría inmediata, autoría conjunta (ej. conjunto de arquitectos que se ponen de acuerdo para utilizar materiales de menos calidad. Ello supone una acción imprudente, con un resultado, que es el derrumbe del edificio, aunque eso no estaba planeado, pero podía suceder), autoría de otra persona como instrumento.
b. El ámbito de la autoría mediata:  Su especificidad Se contempla por primera vez en el CP de 1995. Lo que la caracteriza es que intervienen dos personas: - - Persona de atrás: accede al tipo por intermediario del instrumento. Se aprovecha de un comportamiento del instrumento que no puede calificarse de conducta típica o antijurídica, bien porque no realiza plenamente la conducta típica o porque ésta queda justificada. Mantiene el control del suceso típico instrumentalizando por diversos procedimientos el comportamiento del intermediario.
Instrumento: el comportamiento está instrumentalizado en la medida en que en realidad es de la persona de atrás.
La consecuencia es que el instrumento es impune, porque no ha accedido al tipo ni ha controlado el suceso, mientras que la persona de atrás sería responsable como autor mediato porque ha realizado un comportamiento típico al que ha accedido y ha controlado.
Ej. Alguien quiere gastarle una broma a un amigo. Le dice a otro amigo que le acerque la pistola que está descargada. Pero éste, que quiere que muera, se la da cargada. Al gastar la broma, el sujeto mata al amigo.
SOLUCIÓN: la persona de atrás es el que le aporta la pistola cargada, y el instrumento es el que pensaba gastar la broma. El instrumento ha realizado el tipo objetivo, pero no el subjetivo, porque no tenía dolo de matar. Por tanto, no realiza una conducta típica. Sin embargo, la persona de atrás sí realiza todos los elementos del tipo, porque realiza los elementos objetivos a través del instrumento, y además, tiene dolo de matar. No obstante, el instrumento puede ser responsable de un delito imprudente, porque podía haber previsto que el otro le diera la pistola cargada.
 Hipótesis incluidas Como requisito previo, el instrumento tiene que realizar una acción humana, porque en caso contrario estaríamos ante un supuesto de autoría inmediata. Ej. Si una persona quiere romper un jarrón chino puede coger el CP y tirarlo, o tirar directamente a un alumno para romperlo. El alumno ha sido utilizado como el CP, pero no ha realizado una acción humana voluntaria. Por tanto, el profesor sería autor inmediato, solo que en vez de hacerlo directamente con la mano, lo hace con un libro o un alumno.
Hipótesis en las que existe unanimidad en la doctrina: - Cuando el instrumento no realiza el tipo objetivo: realiza una conducta que sólo sería típica si alguien la realizara sobre él.
Es el caso en el que se realiza los elementos del tipo de homicidio o lesiones sobre sí mismo, quedaría impune, no realizaría una conducta típica, porque ni el suicidio ni las autolesiones están castigadas en nuestro CP.
4 Ej. Una persona le dice a otra que coja un cable que cree que no tiene tensión. Esa persona no es responsable por el delito de homicidio. Sin embargo, la persona de atrás sí, porque realiza el tipo objetivo y tiene dolo de matar.
- El instrumento realiza el tipo objetivo pero no el subjetivo. Es decir, o bien actúa sin dolo, o no concurre en él el elemento subjetivo que exige el tipo penal, sin perjuicio de que pueda realizar una conducta instrumento. El medio utilizado por la persona de atrás es, o bien instar a realizar conductas peligrosas para las que no está capacitado, o bien crea o aprovecha el error que tiene el instrumento sobre el significado del comportamiento. Ej. del botones o de la pistola cargada.
Ese error puede que no excluya el dolo, pero sí un elemento subjetivo de lo injusto. Ej. Alguien realiza determinadas acciones sin respetar el orden de los deudores. Dos socios, uno de ellos insta a otro a ocultar bienes de la empresa para obtener que una venta le salga más barata. En realidad, lo hace para no pagar a los acreedores. La persona que lo hace tiene dolo, pero no tiene el elemento subjetivo del alzamiento de bienes.
- Cuando el instrumento realiza el tipo pero no actúa antijurídicamente. Eso significa que el instrumento se encuentra amparado en una causa de justificación. La persona de atrás utiliza como medio el abuso del derecho.
Ej. Quiero matar a una persona pero sin que se note. Hay una persona que me quiere mucho y que yo sé que cuando vea que una persona me ataca me va a defender. Por tanto, provoco a la persona que quiero matar para que mi amigo al defenderme lo mate. El instrumento realiza una conducta típica pero está amparada por una causa de justificación.
 Hipótesis excluidas Para saber qué hipótesis excluimos, hay que partir de su fundamento: - Se parte del concepto restrictivo e integrado de autor y del principio de accesoriedad, que nos permite delimitar cuándo estamos ante autoría o mera participación.
La teoría de la accesoriedad limitada (teoría dominante) asume que autor es quien realiza una conducta típica y antijurídica, de lo cual se deriva que solo cabe hablar de partícipe si alguien contribuye a una conducta típica y antijurídica del autor, de forma que si un instrumento realiza una conducta típica y antijurídica, ya no sería instrumento, sino autor (habría accedido al tipo y lo habría controlado). Por tanto, la persona de atrás tendría que ser considerada mero partícipe del injusto realizado por el pretendido instrumento. Solo en el caso de que el control del tipo se comparta entre los dos, podrá ser calificado como coautor.
A partir de aquí ya podemos entender los supuestos que quedan excluidos: - Cuando el pretendido instrumento realiza una conducta típica y antijurídica, pero no culpable. Si en estos casos lo calificamos como un instrumento, supone afirmar que la autoría está condicionada por la circunstancia de que el sujeto sea o no culpable, sin que la realización de una conducta típica y antijurídica sea suficiente para convertirlo en autor.
Ej. Alguien utiliza a un menor de edad para acceder a un lugar donde va a sustraer cosas. ANÁLISIS: en estos casos no se puede considerar que el instrumento no sea autor. Si el menor ha realizado una conducta típica y antijurídica, es autor, y la persona de atrás es inductora.
La no culpabilidad del instrumento puede venir dada por: o o o La falta de imputabilidad: si el instrumento es un inimputable, no cabe hablar de instrumento, sino de autor. Otra cosa es que no sea culpable.
La no imputabilidad del instrumento puede venir dado por un error de prohibición.
El instrumento actúe para evitar un mal superior o por miedo insuperable.
La SOLUCIÓN adecuada en estas soluciones es que la persona de atrás es un inductor, mientras que el instrumento sería un autor no culpable.
- Cuando el instrumento se halle inserto en una organización o aparato de poder jerarquizado. Se entiende que son rígidas, de manera que tienen capacidad para controlar a un número indeterminado de subordinados. Estos supuestos fueron pensados por el autor alemán ROXIN, basándose en los crímenes cometidos por los nazis. Se ha aplicado también a los juicios que se celebraron a los miembros de la Junta militar argentina en la época de la dictadura y a los superiores de quienes recibían la orden de disparar a quienes cruzaban el muro de Berlín. También se aplica a supuestos donde hay una delincuencia organizada. Ej. Organización terrorista.
5 SOLUCIÓN: Según esta tesis, el autor inmediato será el instrumento, puesto que es el que realiza completamente la conducta típica, con independencia de que después sea culpable o no. También serían autores mediatos todos sus superiores jerárquicos que lo ordenaron, puesto que el control del tipo se deriva de que el instrumento era completamente fungible, y en el caso de que un subordinado se negara, bastaría con colocar a otro en su lugar.
OPINIÓN PERSONAL Y CRÍTICA: La calificación como autor del instrumento hace imposible referir a él la autoría mediata de sus superiores, porque ese superior ya no tiene el control del suceso en lugar del instrumento, en la medida en que éste realiza una conducta típica y antijurídica. Otra cosa es que el dominio lo compartan entre los dos. Estaríamos por tanto ante la siguiente calificación: los superiores serían inductores o cooperadores necesarios, o como mucho coautores, si comparten el dominio del hecho. Distinto es si el instrumento no realiza una conducta típica y antijurídica, de manera que la persona de atrás sí sería autor mediato.
Ej. A alguien que es miembro de una organización le ordenan que realice una conducta típica. Si esa persona lo realiza en cumplimiento de un deber, es autor inmediato, y la persona de atrás ya no puede ser considerada así, porque ya no tiene el control. Si también lo tiene, serían los dos coautores. Pero lo normal es que sea inductor o mero cooperador necesario.
 Limitaciones de la autoría mediata Hay elementos del tipo que se llaman elementos de acceso restringido o elementos típicos idóneos. Solo se puede acceder a ellos de forma inmediata y completa, por lo que se excluye el acceso por medio de otro o conjuntamente. Por tanto, quedan excluidos los supuestos de autoría mediata y coautoría.
Ej. Si alguien obliga a un juez a dictar una sentencia a sabiendas de que es injusta. Al no tener la condición de juez, nunca puede haber realizado el delito de prevaricación.
Estos elementos tienen una especial significación respecto para el injusto específico del precepto que tiene tales elementos: - El dolo, respecto a los delitos dolosos, solo puede ser cometido por quien actúa con dolo. No puede ser utilizado por una tercera persona. El supuesto es que la persona de atrás determina imprudentemente al instrumento a realizar la conducta delictiva dolosa.
Ej. La persona de atrás determina imprudentemente al instrumento a que realice una conducta delictiva dolosa. El instrumento no es tal instrumento. Realiza una conducta de autoría inmediata única y el hombre de atrás no puede ser autor mediato porque no se puede sustituir su falta de dolo por el del instrumento.
- Lo mismo ocurre con los demás elementos subjetivos que exigen algunos delitos.
Ej. Delito de receptación. Artículo 299. Consiste en que alguien adquiere a sabiendas de que ese objeto ha sido objeto de un delito para beneficiarse. El dependiente de un comercio compra habitualmente a bajo precio para vender luego al precio normal las cosas que ya han sido objeto de un robo. La finalidad es que el dueño se beneficie de los beneficios así obtenidos. Aunque actúe con dolo, no concurre el elemento subjetivo del dolo que exige el tipo, puesto que tiene que mediar el ánimo de lucro. Él no se apropia para sí, sino para el dueño del establecimiento. La persona de atrás no puede ser autora mediata porque su voluntad no se transmite al instrumento, y además, él no accede al tipo directamente. La conducta será atípica en ambos casos, por tanto, no se podría castigar a ninguno de los dos. Es un supuesto de instrumento doloso pero sin intención egoísta.
- Las circunstancias personales que exigen determinados tipos delictivos.
Ej. Delito de alzamiento de bienes. Una empresa tiene más deudas que activo. Se le prohíbe disponer de los bienes que tiene. Se establece un concurso y cada uno de los deudores irá cobrando en función de la prioridad que tengan.
Supongamos que el apoderado de un deudor, a petición del deudor, paga a un acreedor incumpliendo el orden de preferencia. El instrumento no realiza la conducta típica porque no tiene la condición de deudor. Por otro lado, la persona de atrás, que sí tiene la condición, no puede ser autora mediata porque no puede acceder al tipo a través de su intermediario. Es un supuesto de instrumento doloso no cualificado. La persona realiza los elementos objetivos, tiene dolo (tiene conciencia y voluntad de que se realizan los elementos objetivos del tipo), pero no se da la condición personal. Esto llevaría a la impunidad del instrumento en los casos de delito especial propio, y a su responsabilidad por delito común en delitos especiales impropios.
6 c.
Las actuaciones en lugar de otro Se trata de una estructura conceptual para evitar lagunas punitivas. Estas se derivan de la imposibilidad de exigir responsabilidad penal al instrumento no cualificado o sin intención, que en principio quedaban impunes.
Nos encontramos ante elementos de acceso restringido: elementos subjetivos o circunstancias personales. Dan lugar a que el instrumento no pueda realizar la conducta típica porque no tiene la condición o el elemento subjetivo, ni la persona de atrás porque, aunque sí tiene la condición o el elemento, no puede acceder a ellos a través de otra persona, sino sólo directamente.
La SOLUCIÓN a estos supuestos, antes de la reforma de 1983, era que ambos quedaban impunes, puesto que no había regulación. A partir de entonces se incluyó un precepto en el CP para regular estos supuestos. Este precepto ha sido modificado con el CP de 1995 y se recoge ahora en el artículo 31 CP. Éste introduce la figura de actuar en lugar de otro: quien actúa en lugar de otro será responsable siempre que, aunque la condición no se dé en él, se dé en la otra persona. Por tanto, este artículo permite castigar como autor inmediato a personas que carece de los elementos, siempre que éstos se den en la persona en cuyo nombre o representación actúa, sin perjuicio de la eventual responsabilidad como partícipe de la persona de atrás.
Sin embargo, para que el instrumento se castigue como autor inmediato, tienen que concurrir los siguientes requisitos: - Se tiene que tratar de condiciones, cualidades o relaciones que el delito exija para ser sujeto activo.
Tales condiciones de idoneidad no concurren en quien realiza los demás elementos del tipo.
Ese pretendido instrumento ha de actuar en alguna de las siguientes condiciones: o Como administrador de hecho o de derecho de una persona jurídica.
o En representación legal o voluntaria de otro, en caso de que se trate de una persona física.
o Actuando en nombre de otro, tanto de personas físicas o jurídicas.
- Las circunstancias de idoneidad han de concurrir en la persona o entidad en cuyo nombre actúe.
d. El ámbito de la coautoría:  Su especificidad Se incluye por primera vez en el CP de 1995 en el artículo 28.1. Se caracteriza porque se accede al tipo de forma incompleta, bien de un modo inmediato o a través de un intermediario, y se controla el suceso típico en conjunción con otros.
Para que se dé la coautoría tienen que concurrir dos elementos: - Acuerdo de voluntades: constituye un elemento subjetivo específico. Supone una distribución de funciones, de manera que se divide el control del suceso: sólo cuando cada uno de ellos cumpla con sus funciones, se realiza el tipo y se tiene el control del hecho. Puede ser tácito o expreso, y suele ser anterior a la ejecución. Sin embargo, cabe también una coautoría sucesiva, que tiene lugar cuando alguien comienza la ejecución de un delito y otro se incorpora más adelante. Habría un acuerdo pero posterior. No es preciso que haya un conocimiento mutuo entre los autores.
Ej. Acuerdo entre dos personas de una organización. Uno actúa en Francia y otro en España, cada uno transportando la droga hasta un punto.
Si alguien se excede, no hay coautoría respecto a ese exceso.
- Ejecución del hecho delictivo en común: constituye un elemento objetivo específico. Se pone de manifiesto que los dos acceden al tipo. Cada uno de ellos realiza algunos de los elementos del tipo.
 Hipótesis incluidas - El coautor realiza de modo inmediato y con sus propios medios parte de los elementos del tipo. Sería una coautoría inmediata.
El coautor realiza parte de los elementos del tipo pero sirviéndose de una persona a la que utiliza como instrumento. Se trata de la coautoría mediata.
7  Hipótesis excluidas Según la teoría del dominio funcional del hecho será autor aquel que a través de la distribución de funciones, tenga encomendada una función que, aunque no suponga ejecución del tipo, tal ejecución resultaría imposible sin su contribución.
Ej. Tres personas se ponen de acuerdo para atracar un banco. A una de ellas sólo le corresponde vigilar la puerta, por tanto, no realiza ninguno de los elementos del tipo de robo.
- Quedaría fuera del dominio funcional del hecho aquellos que realizan actos sólo preparatorios.
Ej. Alguien que fabrica una bomba. Sin él no se podría cometer el delito, pero llega un momento en el que él pierde el control del hecho.
- Tampoco lo tienen aquellas contribuciones que no son esenciales para el hecho delictivo desde una perspectiva ex ante.
CRÍTICA: si aceptamos esta teoría se está admitiendo que el aspecto material de acceso al tipo, cuya ausencia se reconoce, puede ser sustituido por el aspecto material del control del mismo. Se está ignorando que todo autor ha de ejecutar el hecho, directa o mediatamente el hecho. El que tiene ese pretendido dominio, no realiza el hecho. Por tanto, se pasa por alto la institución de nuestro CP de la cooperación necesaria, aunque no aparece en otros CP.
 Limitaciones de la coautoría Vienen determinadas por los elementos típicos idóneos o de acceso restringido. Al excluir el acceso a ellos a través de otra persona, excluye la coautoría. Si un sujeto no tiene esos elementos idóneos, no puede ser nunca coautor, por mucho que realice la conducta.
Supuestos: - Dolo y restantes elementos subjetivos de lo injusto.
Si el delito exige determinadas cualidades personales.
Cuando el tipo exige la realización personal del tipo en delitos de propia mano. Ej. delito de abuso sexual.
 Coautoría accesoria: se da un resultado producido entre varias personas, pero ni hay acuerdo de voluntades ni realización conjunta. Por tanto, varias personas realizan por separado, es decir, acceden al tipo de forma completa, y tienen cada uno por sí solo el control completo, si bien se Ej. Una persona decide envenenar a otra y le pone una dosis letal en la bebida. Otra persona que lo desconoce, introduce otra dosis letal. La víctima se lo toma y muere. Se ha producido el resultado de muerte en común pero entre ellas no hay acuerdo de voluntades. Serían dos supuestos de autoría de asesinato por separado.
En otros casos no hay coautoría porque aunque se dé realización conjunta, no hay acuerdo de voluntades. Realizan el tipo completo, pero a través de accesos parciales. Se da el tipo objetivo pero no el subjetivo.
8 ...