Tema 7 (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Veterinaria - 2º curso
Asignatura fisiologia
Año del apunte 2015
Páginas 7
Fecha de subida 19/03/2015
Descargas 3

Vista previa del texto

CONTROL VACIAMIENTO Y MOTILIDAD INTESTINAL El vaciamiento gástrico está regulado por dos factores. Cuando el estómago está lleno se produce distensión y se segrega gastrina. Cuando llega el contenido al duodeno, se frena. Podemos medirlo de diferentes medidas. El vago es vital para mantener el tono inhibitorio. El objetivo es que no lleguen partículas grandes al duodeno y que no lo hagan demasiado deprisa para no saturar ni enzimas ni transportadores. No masticar bien una comida y si después el estómago no tiene una función tan desarrollada hace que haya cosas que no pueden digerir.
Tenemos un dibujo que nos enseña que por una parte cuando llega el contenido al duodeno tenemos la hormona colecistoquina que retiene el vaciamiento gástrico. Pero tenemos otro mecanismo que regula la saciedad mejor. El freno ileal nos dice que si durante los movimientos intestinales llegan ácidos grasos a la parte distal del íleon eso pone en marcha un mecanismo inhibitorio del vaciamiento gástrico. Las grasas que llegan al final del intestino delgado ponen en marcha la inhibición. Mientras nosotros tenemos la sensación de estómago lleno no tenemos ganas de comer.
1 Tenemos un registro de la motilidad del intestino del perro. Es el complejo motor migratorio. El frente de actividad tiene la mayor intensidad de contracciones durante la noche. Cuando se vio esto se hizo una descripción de fase 1, 2 y 3. Hoy día la idea que se tiene es que el intestino se está moviendo según tenga un poco de distensión o no y esto se puede inhibir por el frente de actividad o fase 3. El frente de actividad nos permite limpiar el intestino, controlar la carga bacteriana intestinal. Cuando tiene menos nutrientes que absorber se genera la motilidad intensa para limpiar. Un frente de actividad tarda 1 hora y media en recorrer el intestino. Tendremos momentáneamente en ese segmento intestinal la inervación inhibitoria. Si se bloquea la inhibición, ese musculo que tiene ondas lentas se contrae en cada cresta. La frecuencia de contracciones en el intestino delgado es de 12/min, por eso en el segmento en que se produzca el frente de actividad son 12 contracciones. En todas hay contracción. Como son un sincitio se transmiten.
2 El frente no es algo estático, en realidad se mueve todo el rato. Tenemos varios centímetros con excitabilidad máxima que no son fijos sino que se están desplazando. Dentro del frente de actividad tenemos mucha actividad que se desplaza lentamente.
MOTILIDAD DEL PERIODO DIGESTIVO Cuando quitamos la inervación extrínseca del intestino podemos registrar igualmente la motilidad. Cuando se genera distensión en un punto se estimula la motilidad y el nivel de excitabilidad nos lo da el tono inhibitorio. En condiciones normales el patrón es el de los movimientos de segmentación que los genera le plexo mientérico que descarga más o menos, tienen actividad oscilante.
EL MOVIMIENTO PERISTÁLTICO  Es un poco más complejo. Está regulado por las neuronas del plexo mientérico y es bonito de estudiar porque vemos como intervienen las aferentes, las eferentes y las interneuronas.
Tiene fases: el reflejo peristáltico está causado por la distensión y posiblemente se genere un movimiento peristáltico. Se transmite la información a las interneuronas ascendentes y las descendentes.
3 Tenemos neuronas inhibitorias que inhiben a las neuronas inhibitorias y que por delante de la distensión se produce contracción y por detrás tenemos neuronas excitatorias que estimulan las inhibitorias y por tanto hay relajación. Así se empuja el alimento. En cada punto se regula según haya distensión o no. El plexo mientérico está en la capa muscular circular.
Tenemos dos experimentos juntos, la frecuencia de ondas lentas del intestino delgado. Las líneas discontinuas se corresponden a un experimento donde cogemos el intestino y se pincha una célula, registramos las ondas lentas.
Según de donde venga el segmento intestinal la frecuencia será una u otra. Las frecuencias de ondas lentas son endógenas, no las podemos alterar. Según de donde coja la musculatura la frecuencia será distinta.
Si coge puntos seguidos, al pintar la gráfica tenemos la línea discontinua que nos muestra la frecuencia endógena de las ondas lentas en el intestino delgado. La frecuencia disminuye a medida que avanza el intestino delgado. Cuanto más oral más movimientos. Esto ya favorece el tránsito en sí.
4 Si en vez de ir cogiendo por a poco cogemos un segmento más largo y no rompemos el contacto entre las células, nos sale la gráfica continua. Si el músculo es un sincitio y mantenemos el duodeno junto, la célula que se despolarice lo ira transmitiendo. Se puede medir el tiempo que cuesta pasar la actividad de una célula muscular a la siguiente. A final tendremos suficiente retraso para que la célula muscular se despolarice antes de que la vecina le diga que lo haga. Cuando pasa mucho tiempo se acumula retraso y por tanto otras se despolarizan independientemente pero gobiernan a las de al lado. En cada escalón tenemos una que se despolariza espontáneamente y lo transmite a las del lado. Tenemos varios marcapasos.
Si el animal ha tenido una enfermedad que provoca una necrosis en un segmento intestinal y hay que extirpar, otra célula, por detrás de donde hayamos cortado hará de marcapasos. No son fijos los marcapasos en el intestino, cada célula puede ser marcapasos.
Tenemos un esquema de las neuronas del sistema nervioso entérico. Tenemos pintadas las de distensión, la ascendente, la descendente, etc. pero hay otras neuronas que van a lo largo del intestino delgado y son interneuronas descendentes que regulan el complejo migratorio, la fase 3. La fase 3 se genera porque hay una cadena de neuronas que cada una de ellas se conecta con la siguiente y a su vez trasmiten la información al sitio donde están.
5 Transmiten la información para que el frente avance descendente y se inhiban las inhibitorias y se genere en un punto concreto. Como se comunican entre sí tiene una actividad oscilante rítmica, y la que tiene la mayor frecuencia es la del duodeno. Por eso ahí se generan los complejos motores migratorios, las fases 3 y luego se van propagando.
Al intestino al que le quitamos un segmento los frentes de actividad los genera la siguiente neurona funcional.
Tendremos frentes por delante y por detrás de la lesión.
Tenemos las distintas especies. No es lo mismo el perro que come una sola vez y mucho, que el caballo que come todo el día. En la gráfica vemos los frentes de actividad. El perro mientras está en el proceso de digestión no hay frente de actividad y las hormonas que se generan los bloquean. Cuando no hay nutrientes hay frentes de actividad. El extremo opuesto serían los rumiantes que vacían de forma continua.
6 UNIÓN ILEOCECOCÓLICA: El funcionamiento de la válvula ileocecal condiciona la motilidad del intestino grueso. El intestino grueso es el órgano que se ha adaptado a almacenar durante un tiempo más o menos prolongado una cantidad de elementos de la dieta que no se han podido digerir antes con la intención de controlar la defecación. Ningún animal defeca donde duerme ni donde come y menos mientras duerme. Hay un control sobre la defecación.
En el intestino grueso se han desarrollado unas cámaras cuyo objetivo es recuperar lo posible o en el caso de otras especies, como son los herbívoros, se han convertido en cámaras de fermentación.
En el estómago tenemos pocas bacterias debido al pH y en el intestino delgado también debido a los movimientos peristálticos de limpieza, en el grueso sí tenemos una carga elevada. También en especies que no hacen fermentación como el caso del perro.
El paso entre el íleon y el intestino grueso debe estar dificultado. La unión ileocólica funciona como un esfínter. El íleon no desemboca en el principio del intestino grueso, por eso tiene una parte que se llama ciego, porque la unión ileocecal aparece en un punto determinado dejando una parte del grueso por delante que será el ciego porque no tiene salida. Normalmente ese ciego se comporta como cámara de fermentación. Ese ciego es nuestro apéndice.
Esa válvula es un esfínter que debe estar siempre cerrado. Tiene un tono de contracción que hace que no pueda pasar contenido del grueso al delgado y viceversa. Cuando se producen movimientos en el frente de actividad y se acumulan restos de contenido al final del íleon generan la suficiente distensión local para abrir la válvula. Cuando aumenta mucho lal presión por el lado del íleon se abre el esfínter. Determinados reflejos también lo abrirán. Por eso cuando ingerimos comida se abre este esfínter y se llena de más contenido el intestino grueso, eso es lo que hace que después de las comidas sea más probable que se manifiesten los movimientos de defecación.
Se abre o por acumulo de contenido al final del íleon o por el reflejo gastrocólico.
Por el otro lado, en el intestino grueso, con la fermentación bacteriana se produce mucha distensión. Cuanta más distensión haya, más tono tendrá el esfínter y más difícil será abrirla.
No se conocen patologías de esta válvula.
7 ...