Tema 3. La formación de los núcleos cristianos de resistencia - 3.1. Origen unidades políticas de norte peninsular (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 3º curso
Asignatura Historia Medieval de España
Año del apunte 2014
Páginas 7
Fecha de subida 02/06/2014
Descargas 48
Subido por

Vista previa del texto

TEMA  3:  LA  FORMACIÓN  DE  LOS  NUCLEOS  CRISTIANOS  DE  RESISTENCIA       1.  LOS  ORÍGENES  DE  LAS  UNIDADES  POLÍTICAS  DEL  NORTE  PENINSULAR     Un  dominio  variable  de  los  territorios     La   conquista   musulmana   del   711   NO   fue   una   invasión   absoluta,   no   conquistaron   todo   el   territorio.   Una   gran   parte   de   él   se   sometió   con   capitulaciones,   por   lo   que   el   territorio   se   sometió  en  pocos  años,  pero  no  en  su  totalidad.   Musulmanes  no  logran  conquistar  una  serie  de  áreas  puntuales.       Además,   la   efectividad   del   dominio   musulmán   no   fue   la   misma   en   todas   las   zonas.   Lo   que   si   se   constata  es  que  al  norte  de  las  fronteras,  el  dominio  es  bastante  hipotético,  apenas  controlan   nada.  Y  delante  de  sus  fronteras,  el  dominio  también  varÍa.   Zona   del   Ebro:   dominio   musulmán   se   afianza   en   los   núcleos   urbanos   que   habían   sido   muy   romanizados   y   que   habían   pervivido   con   los   visigodos   y   que   al   llegar   los   musulmanes,   el   dominio   lo   ejercen   desde   esos   núcleos   (Zaragoza,   Barcelona,   Lérida…).   El   dominio   de   las   ciudades  les  va  a  permitir  mantener  cierta  cohesión  del  territorio  circundante.     Zona   occidental   península,   zona   Duero,   es   distinta,   menos   romanizada.   Hay   pocos   núcleos   urbanos   y   las   ciudades   que   han   permanecido,   como   León,   han   perdido   su   función   administrativa.   Ello   dificulta   a   los   musulmanes   su   implantación   política,   porque   ellos   aprovechan   la   organización   administrativa   visigoda,   por   lo   que   va   a   ser   más   complicado   el   control.     Pero  la  zona  del  valle  del  Ebro,  pero,  es  también  problemática,  porque  está  alejada  del  centro   de  poder,  Córdova.  Habrá  continuas  luchas  entre  yemeníes  y  qaysíes  que  se  sublevan  contra   Córdova,  rebeliones  de  muladíes  como  los  Banu  Qasí…  Incluso  en  la  zona  mejor  controlada  del   norte  peninsular,  el  dominio  musulmán  no  es  todo  lo  fuerte  que  cabría  esperar.     Y  al  norte  del  Ebro  el  dominio  ya  es  nulo.         Enfrentamiento  entre  musulmanes  y  carolingios     Al   norte   de   Ebro   y   Duero,   serie   de   pueblos   con   situaciones   muy   distintas,   pero   con   algo   en   común:  la  afirmación  de  su  independencia,  pero  no  sólo  frente  islam,  sino  y  también  frente  a   los  carolingios.     La  ocupación  musulmana  del  reino  visigodo  coincide  en  el  tiempo  con  la  política  unificadora  de   los  carolingios  al  norte  de  los  pirineos.  Y  ambos  poderes  (carolingio  y  musulmán),  se  enfrentan   en  amplio  campo  de  batalla,  que  va  de  Navarra  a  Cataluña.     El  triunfo  final  relativo  es  finalmente  para  los  carolingios,  de  cohesión  interna  mucho  mayor.   Pero   con   todo,   es   triunfo   relativo,   porque   los   carolingios   han   de   limitar   su   actividad   a   los   pirineos  orientales.  Sólo  triunfan  ahí.  Y  es  ahí  donde  surge  el  reino  de  pamplona.  Lo  que  más   controlan  los  carolingios  es  la  zona   de  los  condados  catalanes.  Lo  que  no  controlan  es  la  parte   occidental  del  pirineo.       El  concepto  de  Reconquista       El  concepto  en  la  tradición  y  sus  problemas   Tradicionalmente,   historiografía   denomina   el   proceso   de   recuperación   del   territorio   visigodo   que  se  inicia  en  esta  zona  del  norte  del  Duero  y  del  Ebro,  Reconquista.     Pero  hay  que  plantear  si  realmente   esta  población  que  lucha  contra  carolingios  y  musulmanes   tenía   consciencia   de   estar   recuperando   el   reino   visigodo.   La   respuesta   es   que   no   tenían   consciencia  de  estar  recuperando  el  territorio  del  reino  visigodo.     La  noción  de  Reconquista  tiene  una  acuñación  tardía,  no  de  inicios  del  VIII.  La  pretensión  de   que   el   reino   astur-­‐leonés   (después   castellano-­‐leonés)   es   continuador   de   los   visigodos   es   también   más   tardía.   Con   el   tiempo,   además,   se   añade   una   imagen   de   que   el   poder   de   Don   Rodrigo  sería  asumido  por  los  resistentes  astures,  es  acuñación  tardía,  del  IX.  La  idea  aparece   más  adelante,  y  pretende  legitimar  y  engrandecer  el  reino  castellano-­‐leonés.         La  teoría  indigenista   Frente  a  esta  historia  tradicional,  que  ha  vuelto  a  resurgir,  en  los  80  se  elaboró  otra  teoría,  que   también   ha   tenido   críticas:   teoría   indigenista.   Se   la   debemos   a   dos   historiadores:   Abilio   Barbero  y  Marcelo  Vigil.     • Lo  que  todos  asociamos  al  inicio  de  la  reconquista  es  la  derrota  musulmana  por  Don   Pelayo   en   Covadonga.   La   tradición   ha   visto   en   Pelayo   un   visigodo   que   huye   de   • • musulmanes,  se   refugia   en  tierras  cántabras  desde   donde  inicia  la  resistencia  contra  el   islam,   e   intenta   restituir   el   reino   visigodo.   En   las   crónicas   a   partir   del   IX,   ponen   a   Covadonga   como   inicio   de   la   reconquista.   Pero   debe   ser   puntualizado:   no   está   claro   que  Pleayo  fuera  un  godo.  Estos  autores  creen  que  era  un  jefe  cántabro.  No  podemos   saberlo.     Por   otro   lado,   batalla   de   Covadonga   fue   una   escaramuza   entre   montañeses   y   unos   musulmanes  que  iban  buscando  imponer  tributación  en  el  territorio.  Los  montañeses   se   resisten.   Una   de   las   teorías   es   que   estas   expediciones   intentarían   cobrar   esos   impuestos   que   habían   sido   allí   impuestos   y   que   era   el   único   hipotético   dominio   allí,   siempre   y   cuando   lo   pagaran.   Con   todo,   lo   importante   de   Covadonga,   para   estos   autores,  es  que  es  una  escaramuza  que  muestra  una  continuidad,  porque  demuestra   que   estos   montañeses   se   enfrentaron   a   cualquier   tipo   de   dominación,   no   solamente   de   los   musulmanes.   Y   argumentan   que   los   visigodos   continuamente   han   de   luchar   contra  estos  pueblos  del  norte.  Los  pueblos  del  norte  se  están  intentando  expansionar,   por  ello  estos  autores  hablan  no  de  reconquista,  sino  de   RESISTENCIA  por  parte  de  los   pueblos   del   norte   a   todo   tipo   de   dominación,   y   de   EXPANSIÓN   (una   expansión   lenta   que  dura  siglos).   ¿Pero   como   demostrar   que   existe   esa   expansión?   Fuentes   documentales   son   pocas.   Estos  autores  evalúan  las  transformaciones  en  la  org.  tribal  de  esos  pueblos  del  norte.   Son   sociedades   gentilicias   con   org.   clánica.   Pero   no   es   org.   estática,   sino   que   sufre   transformaciones  con  el  tiempo,  dadas:     o por  un  lado  por  la  propia  evolución  interna  de  esas  sociedades.     o Pero  unas  lo  hacen  más  rápido  que  otras:  más  rápidamente  las  que  han  tenido   mayor  contacto  con  Roma  y  visigodos.  Esos  pueblos  están  más  avanzados,   A   principios   del   VIII,   los   pueblos   más   evolucionados   son   los   cántabro-­‐astures,   más   que   vascones  o  pueblos  del  Pirineo,  que  están  en  estado  menor.       Transformación  de  los  pueblos  del  norte     ¿De  qué  transformaciones  hablamos?  Barbero  y  Vigil  han  comparado  las  fuentes:   • • Descripción  de  Estrabón  de  estos  pueblos  (I  d.C.)   Con  las  informaciones  epigráficas  de  los  siglos  posteriores.   La  comparación  permite  ver  la  evolución  de  estos  pueblos  del  norte.       Los  pueblos  del  norte  según  Estrabón   Explica  cómo  funcionan  y  viven  estos  pueblos  del  norte.   Estrabón  no  los  vio  directamente.  Las  informaciones  le  vinieron  de  forma  oral  y  nos  dice  por   ejemplo   que   estos   pueblos   solían   comer   carne   de   cabra,   pero   que   también   se   alimentan   de   bellota  la  mayor  parte  del  año.  Con  ellas  hacían  pan.   También   dice   que   no   usaban   aceite,   sino   manteca.   Estos   datos   demuestran   que   hay   agricultura,   pero   que   es   muy   rudimentaria.   No   es   la   base   de   la   alimentación:   viven   de   la   recogida  de  alimentos  silvestres  y  de  la  caza.   Además,   dice   que   los   miembros   del   clan   efectuaban   las   comidas   en   común,   y   durante   esas   comidas  se  sentaban  en  bancos  adosados  a  las  paredes.  Y  se  alineaban  en  función  de  la  edad  y   de  la  dignidad,  remitiendo  a  sociedades  tribales.     También   habla   de   las   mujeres:   cultivaban   la   tierra   (indica   incipiente   agricultura)   y   estas   heredaban  y  casaban  a  los  hermanos  (se  regulaba  la  herencia  según  el  linaje  de  la  madre).     Junto   a   la   caza   y   alimentos   silvestres,   la   otra   actividad   fundamental   es   el   bandidaje,   que   realizaban  tanto  los  hombres  como  las  mujeres,  que  compartían  los  rasgos  que  después  serían   exclusivamente  masculinos.     Estrabón  habla  de  org.  tribal  pura.       Los  datos  epigráficos  posteriores   Pero  datos  posteriores,  del  V  al  VII,  se  evidencia  clara  transformación.  Toda  esta  sociedad  se   ha   transformado.   Se   mantiene   la   org.   tribal,   pero   la   matrilinealidad   en   la   descendencia   empieza  a  cambiar.  Ya  se  muestran  casos  de  sucesión  del  tío  en  la  figura  del  sobrino  por  vía   materna.  Ya  no  es  la  madre  la  que  transmite  la  herencia,  es  solo  la  vía  de  transmisión.  Según   Estrabón,  madre  elige  y  organiza  el  linaje.  Después  hay  cierta  matrilinealidad,  porque  se  hace  a   través  mujer,  pero  de  hombre  a  hombre:  la  herencia  la  pasa  el  tío  al  sobrino  por  la  vía  de  su   hermana.  Y  es  el  paso  anterior  a  la  patrilinealidad.   Pero   lo   fundamental   de   esa   transformación:   que   esos   pueblos   están   protagonizando   una   tímida   expansión   hacia   el   sur,   que   apunta   según   estos   autores   hacia   transformaciones   muy   importantes   tanto   en   la   estructura   económica   como   social   de   estos   pueblos   del   norte.   Estos   pueblos  ya  no  tienen  nada  que  ver  en  el  VIII  con  el  I  d.C.     Evidencias  de  la  expansión  y  transformaciones  sucedidas     ¿Cómo   prueban   ellos   que   esa   expansión   ha   tenido   lugar?   Barbero   y   Vigil   se   basan   en   la   reforma   de   Diocleciano   (finales   del   III   inicios   del   IV).   Una   de   sus   reformas   fue   la   militar.   Y   en   la   P.   I.   hay   referencias   a   la   existencia   dentro   de   la   península   de   un   tipo   de   tropas   con   características  defensivas  de  frontera,  en  la  zona  del  Bierzo  (León).  Con  el  estatus  de  limitanei   no  les  correspondería  estar  ahí.  Tampoco  aparecen  definidas  como  limitanei.  B  y  V  defienden   que   estas   tropas   que   aparecen   a   raíz   reforma   de   Dicoleciano   están   defendiendo   un   limes   fronterizo,  y  la  función  de  ese  limes  sería  construir  un  cerco  alrededor  de  cántabros,  astures  y   vascones,  una  frontera  entorno  los  pueblos  del  norte,  que  intentarían  ir  bajando  hacia  el  sur,   en  este  momento  de  manera  aún  muy  tímida.  Para  Barbero  y  Vigil,  este  supuesto  limes  sería   prueba   de   que   estos   pueblos   del   norte   eran   peligrosos   para   Roma,   la   cual   intentaría   contenerlos.     Esta   hipótesis   sobre   la   existencia   de   un   limes   interno   en   la   P.   I.   ha   sido   discutida   por   J.   Arce.   Él   lo  interpreta  como  tropas  defensivas  dentro  de  la  P.  I.  destinadas  a  contener  el  problema  que   empiezan  a  generar  los  bagaudas,  pero  no  con  el  control  de  los  pueblos  del  norte.   Pero  en  todo  caso,  el  dominio  de  Roma  en  siglo  III-­‐IV  era  débil,  y  cuando  se  desestructura  el   Imperio,  estos  pueblos  adquieren  autonomía.  Desde   finales  del  IV  a  finales  del  VI,  en  Hispania   no   existe   poder   político   fuerte,   de   modo   que   los   pueblos   del   norte   pueden   continuar   su   expansión,  porque  no  existe  ni  un  poder  romano  ni  luego  visigodo  fuerte.     A  tener  en  cuenta:   • Esas   sociedades   gentilicias   han   ido   evolucionando   desde   el   I   al   VIII.   Causas   de   la   evolución:   o La  influencia  romana.  Roma  romaniza.     o La  dinámica  interna.  Todas  las  sociedades  tribales  evolucionan.       ¿Cuáles  son  esas  transformaciones  que  explican  la  expansión  según  Barbero  y  Vigil?   • • • • Lenta  transición  de  una  herencia  por  vía  matrilineal  a  una  patrilineal.  Transición  lenta.     Ruptura  paulatina  de  los  vínculos  de  parentesco  como  aglutinante  de  tribus  extensas.   Así,   las   grandes   familias   se   desmiembran,   y   la   ruptura   se   hace   en   beneficio   de   unidades  mucho  más  restringidas.     Se   intensifica   la   producción   agrícola.   Ello   tiene   como   consecuencia:   una   sedentarización  y  también  va  a  implicar  un  acceso  a  la  propiedad  privada  de  la  tierra.     Y   si   esas   familias   acceden   a   una   propiedad   privada   de   la   tierra,   ello   va   a   implicar   jerarquización  social.  No  todo  el  mundo  tendrá  la  misma  cantidad  de  tierras.  Aparece   una  clara  embrionaria  estructura  de  clases.   Se   van   a   transformar   también   las   viejas   jefaturas   militares.   En   el   siglo   I,   un   jefe   se   escoge   por   elección   y   son   temporales   (no   hay   heredabilidad   ni   permanencia   en   jefatura,   sólo   jefe   cuando   problemas   militares).   Pero   en   el   VIII,   al   final   del   proceso   (aunque  dependiendo  del  territorio  hasta  el  siglo  X),  estos  jefes  son  ya  permanentes,   vitalicios,  y  hereditarios.     De   estas   transformaciones,   una   de   las   más   importantes   es   la   que   implica   la   sedentarización   de   esos  pueblos:  van  a  pasar  de  la  fase  de  recogida  simple  de  alimentos  y  de  caza  a  una  fase  en   que   la   agricultura   va   a   ser   la   base   de   su   alimentación.   Ello   va   a   suponer   arrancar   al   bosque   zonas  para  el  cultivo.  Y  ellos  no  conocen  el  barbecho:  cultivan  hasta  que  la  tierra  se  agota,  y   entonces   la   cambian   por   otra.   Así,   asociación   entre   ganadería   y   agricultura,   porque   las   antiguas   tierras   de   cultivo   se   dedican   a   pastizales   para   el   ganado,   y   quedan   al   lado   de   las   nuevas  tierras  de  cultivo.   Ello  explica  la  sedentarización  permanente  y  permite  el  crecimiento  demográfico.   Ambos   fenómenos   provocan   transformación   de   las   antiguas   migraciones   tribales.   Ahora   el   grupo  principal  es  el  que  se  sedentariza.  Y  los  excedentes  demográficos,  los  jóvenes,  en  clanes,   parten   en   busca   de   otros   espacios   donde   asentarse.   Y   estos   clanes   también   aumentan   demográficamente,  constituyendo  puntos  de  partida  de  nuevos  clanes,  que  se  irán  desgajando   sucesivamente.   Provoca   una   constante   sedentarización-­‐expansión.   Esa   primitiva   movilidad   tribal,   condicionada   por   la   recogida   de   alimentos   y   los   pastos,   se   transforma   en   una   verdadera   migración  racional  y    cohesionada,  familias  que  parten  todas  juntas  para  buscar  un  espacio  de   cultivo  y  sedentarizarse  en  él.   Además,  a  medida  que  se  va  afirmando  la  familia  restringida  y  a  medida  de  que  esta  gente  es   consciente  de  que  la  tierra  es  suya,  la  igualdad  entre  los  miembros  del  clan  desaparece.     Estas  desigualdades  implican  una  jerarquización  de  estos  pueblos,  y  tendrá  mucho  que  ver  en   la   definición   de   un   nuevo   concepto   de   aristocracia.   A   partir   del   siglo   VIII,   la   pertenencia   a   la   aristocracia   ya   no   es   por   pertenecer   a   un   linaje   determinado   como   antes.   Ahora   la   aristocracia   se  define  por  las  tierras.  Y  esta  nueva  aristocracia  la  va  a  conformar  los  antiguos  integrantes  de   la  aristocracia  tribal  también,  pero  es  una  aristocracia  diferente:  aunque  el  linaje  sea  el  mismo,   se  es  aristócrata  por  tener  muchas  tierras.     Esto  es  lo  que  se  encuentran  los  musulmanes  al  llegar  al  norte  de  la  P.  I.,  según  Barbero  y  Vigil.     Problemas  de  la  teoría  de  Barbero  y  Vigil   La  teoría  de  B  y  V  ha  sido  también  criticada.     Ellos  parten  de  la  base  de  que  el  dominio  visigodo  y  romano  de  este  territorio  fue  nulo.  Pero   muchos  historiadores  hablan  de  la  existencia  de  espacios  controlados  por  romanos  y  visigodos.   Sí  hubo  contacto  entre  romanos  y  pueblos  del  norte,  y  visigodos  y  pueblos  del  norte.    Podemos   leer   de   todo.   Muchos   hablan   de   Reconquista,   de   godos   que   se   esconden   en   el   norte   para   recuperar  el  territorio  visigodo.  Y  otros  com  Gutiérrez,  a  partir  de  la  arqueología,  piensa  que  el   dominio   romano   y   visigodo   allí   era   tan   débil   que   fueron   los   pueblos   del   norte   los   que   encarnaron  la  resistencia  contra  los  musulmanes.     Depende   de   cómo   se   analicen   Cobadonga   y   la   figura   de   Pelayo,   tenemos   explicaciones   distintas  sobre  la  historia  de  la  P.  I.     • No   sabemos   si   Pelayo,   primer   monarca   del   reino   de   Asturias,   fue   godo   o   cántabro.   Para  ser  héroe  nacional  ha  de  ser  godo,  porque  si  no  no  recupera  nada.  Y  la  historia   • nacional   se   inventa   solo   en   el   siglo   IX.   Lo   que   sí   sucede   es   que   Pelayo   es   el   jefe   que   controla  diferentes  pueblos  cántabros.     Y  no  solamente  se  dio  Cobadonga.  Hubo  más  batallas.  Pero  ello  permitió  a  la  familia  de   Pelayo  ser  los  jefes,  y  que  consigan  que  esa  jefatura,  desde  Pelayo,  sea  hereditario.  A   Pelayo  le  sucede  Fáfila  y    luego  le  sucede  Alfonso  I.   Alfonso  si  de  origen  godo,  hijo  del  duque  de  Cantabria.  Y  Alfonso  hereda  a  Pelayo  a  través  del   matrimonio  con  Ermesinda,  la  hija  de  Pelayo.  Ello  indica  reminiscencias  de  la  herencia  por  vía   matrilineal.   Y   si   era   duque   de   Cantabria   y   godo,   tampoco   indica   que   fueran   godos   todos   los   cántabros.   Ducado   es   división   administrativa   tardía,   y   no   sabemos   cuánto   territorio   ocupaba   en  Cantabria.     ...