Tema 5: La persona física (2012)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho civil I
Año del apunte 2012
Páginas 4
Fecha de subida 10/10/2014
Descargas 4

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  5     Tema 5: La persona física El derecho está creado por y para la persona. Para el Derecho, el ser humano siempre será sujeto de derecho y nunca objeto de derecho. Cabe destacar que el Derecho considera persona a la persona humana.
Además de la persona humana, también hay ciertas instituciones a las que el derecho reconoce como persona jurídica. Considera que determinadas agrupaciones deben ser personas jurídicas, por tanto sujetos de derecho. En este tema únicamente nos centraremos en la persona física y dejaremos la jurídica para más adelante.
Capacidad jurídica y capacidad de obrar El concepto de capacidad jurídica hace referencia a la aptitud para ser titular de derechos y obligaciones. Toda persona tiene capacidad jurídica desde el momento de su nacimiento. Ésta es estándar y homogénea, pues es igual para todos los seres humanos.
La capacidad de obrar se refiere a la aptitud para poder ejercitar estos derechos. Es decir a si una persona es capaz de realizar por sí un acto concreto sin que se precise la intervención de su representante legal o la cooperación de otra persona. La capacidad de obrar no es igual en todas las personas, sino que depende de el individuo. El derecho no dictamina la capacidad de obrar de cada individuo en particular sino que atiende a rasgos externos típicos como la edad. El ordenamiento jurídico establece unas pautas que dictaminan que los sujetos van adquiriendo más capacidad de obrar a medida que su edad avanza.
La capacidad de obrar se divide en: • Abstracta: Viene determinada por reglas generales, no tiene en cuenta si en ese momento el sujeto es capaz, viene dictaminado por rasgos externos típicos.
o General: El mayor de edad sería el que tendría la capacidad de obrar abstracta y general.
o Especial para el negocio del que se trate: Para según que cosas no hará falta alcanzar la mayoría de edad. Ejemplo: a partir de 14 años se puede dictar testamento.
• Concreta: No viene predispuesta por las reglas típicas y formales del OJ, sino que va ligada al momento concreto. Es decir que si en un momento concreto la persona tiene la capacidad psíquica para tomar cierta decisión o no. .
Aquellas personas que, teniendo capacidad jurídica, no tengan capacidad de obrar tendrán una persona que las representa actuando en su interés, por y para el. Esa intervención del representante solo es posible en aquellas cuestiones que pueden ser objeto de representación, es decir aquellas cuestiones que no son incumbencias personalísimas en los cuales solo puede actuar el interesado, el titular de la acción jurídica.
Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  5     Hay ciertos casos de capacidad incompleta en las que no se requiere la representación total del individuo pero si la asistencia. En estos casos la iniciativa le queda confiada a él exclusivamente pero precisa, para la plena validez del acto, del consentimiento, asistencia o cooperación de otra persona destinados a completar su capacidad. La principal diferencia con el caso de la representación del incapaz es que en este último no se pueden realizar actos en contra de la voluntad del que tiene la capacidad de obrar menguada, mientras que en el primero si.
Nacimiento El artículo 29 Cc dictamina que el nacimiento determina la personalidad. Es decir que la capacidad jurídica se obtiene cuando se nace con vida. Según el artículo 30 del Código civil se nace cuando el feto se desprende completamente del seno materno. Así pues hay dos requisitos para adquirir la personalidad jurídica: que se nazca con vida y que el feto se desprenda completamente del seno materno. Cabe decir que muchos interpretan este desprendimiento completo como la escisión del cordón umbilical.
El art. 31 Cc dictamina que en el caso de partos dobles es el primer nacido el que tiene los derechos que la Ley reconozca al primogénito. Hoy en día esto tiene poca importancia, pues en general no hay diferencias entre el primogénito y otros hijos, únicamente tendrá importancia en la herencia de títulos nobiliarios, de la jefatura del estado… La prueba del nacimiento consiste en la inscripción en el Registro civil, que se debe producir desde las veinticuatro horas a los ocho días del alumbramiento.
Es muy importante clarificar que la inscripción en el Registro no es un requisito para la adquisición de personalidad.
El feto para el ordenamiento jurídico no es persona, y por lo tanto no es sujeto de derecho. Así pues cualquier ataque al feto no puede ser considerado como un ataque a un individuo. El TC dictaminó que la vida del nasciturus (individuo concebido pero no nacido) es un bien jurídico constitucionalmente protegido.
El artículo 29 del Código civil prevé que se tenga al feto por nacido para todos aquellos efectos que le puedan ser favorables.
En el caso de las herencias, el feto podrá heredar; cuando el feto va a heredar se mantiene la herencia en suspenso, si se verifica el nacimiento heredará, si no llega a nacer nunca habrá heredado pues nunca habrá existido. No es que el feto herede sino que se mantiene la herencia en suspense hasta su nacimiento para que éste pueda heredar o no.
Si llega a nacer, durante el tiempo que haya sido concebido per no nacido, se le considerará como persona.
En otras palabras, la división de la herencia en la que participará el concebido si nace, queda en suspenso, y los bienes quedan en poder de un administrador que ofrece garantías de imparcialidad a todos los herederos posibles hasta que Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  5     la incertidumbre se disipe. No se constituye un organismo de representación del concebido.
En el caso de las donaciones al no concebido, la donación podrá ser aceptada por las personas que legítimamente los representarían, si se hubiera verificado ya su nacimiento. Esta norma existe para proteger los intereses del concebido evitando, así, que el donante revoque la oferta o ésta decaiga con su muerte.
En este caso, al contrario que con el anterior, se estipula la representación del feto.
En todos estos casos se considerará, posteriormente, como si hubiera sido persona al producirse la vocación sucesoria o la oferta. No se le empieza a tener por nacido antes de nacer, sino que una vez nacido se finge su condición de persona cuando no lo era todavía, pero estaba concebido.
Es preciso estar ya concebido a la apertura de la herencia o de la oferta de donación, para determinar si el sujeto estaba ya concebido o bien se hace mediante la comprobación actual del embarazo, o bien mediante la inferencia posterior a partir de la madurez fetal del recién nacido. Utilizando una aplicación analógica del 116 Cc se alarga hasta trescientos días el tiempo del embarazo.
A pesar de que no se puede donar o dejar en herencia a los no concebidos, existen mecanismos que se utilizan para poder llevar a cabo este proceso, como son las sustituciones fideicomisarias.
Reserva de derechos: si durante el concebimiento pero no nacimiento del sujeto se le otorgan ciertos derechos, estos se mantienen en espera hasta la verificación del nacimiento.
Extinción de la persona A tenor del artículo 32 Cc, la extinción de la persona y su personalidad jurídica tiene lugar con la muerte. Se produce la muerte cuando irreversiblemente se produce una paralización de las funciones cardio-respiratorios. Es decir que se considera muerto a un ser vivo cuando el organismo deja de funcionar en cuanto tal irreversiblemente, la determinación de la muerte se deja a la medicina.
La determinación del momento de la muerte puede tener cierta relevancia en cuestiones de herencias. Cuando se duda entre dos personas cual de ellas ha muerto antes, y no hay pruebas plenas de ello, se aplicará la presunción de comoriencia determinada por el art. 33.
Según la presunción de comoriencia, si se duda entre dos o más personas llamadas a sucederse, quién de ellas ha muerto primero, a falta de prueba se presumen muertas al mismo tiempo y no tiene lugar la transmisión de derechos de uno a otro. El precepto supone que no ha sido posible demostrar el momento de (al menos) una de ambas muertes por medios ordinarios de prueba y establece, así, una presunción de simultaneidad.
Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  5     La presunción de comoriencia se rompe si uno de los dos muere más tarde que el otro. Se debe destacar que le incumbe al que sostiene la muerte anterior de una o otra persona probarla.
En el caso del Cc catalán un sujeto deberá sobrevivir un mínimo de 72 horas más que el otro para que se rompa la presunción de comoriencia. Esto se estipula porque se considera que el hecho de sobrevivir menos de 72 horas más que el otro es algo meramente fortuito y por lo tanto se debe considerar que ambos murieron simultáneamente.
La prueba de fallecimiento se realiza mediante la inscripción en el Registro civil por parte del que tenga conocimiento de él con previa certificación médica de la existencia de señales inequívocas de muerte.
El cadáver se convierte en cosa, la persona fallecida ya no es persona para el derecho y por lo tanto no tiene capacidad jurídica. Pasa de ser sujeto a ser objeto de derecho. En atención a la personalidad pretérita existen una serie de disposiciones legales que permiten el ejercicio de ciertos derechos por partes de sus herederos o parientes próximos. Así pues, éstos pueden proteger la memoria y honorabilidad de la persona difunta. En ningún caso esto significa que el cadáver adquiera personalidad jurídica.
...