Tema 13 1/2 (2016)

Resumen Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Criminología - 2º curso
Asignatura Tipologías penales
Año del apunte 2016
Páginas 4
Fecha de subida 27/04/2016
Descargas 52
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 13 Delitos contra bienes jurídicos patrimoniales de apoderamiento I. TEORÍA GENERAL. HURTO Arts. 234–236; 268–269 CP Teoría general En bastantes supuestos de delincuencia patrimonial se han creado delitos leves para supuestos en que el valor del objeto material sustraído o del perjuicio, o de la utilidad reportada —en función de cada figura delictiva— no excediera de 400. La acusación deberá acreditar este extremo, y corresponder con el valor —en términos de valor de mercado— al momento de llevarse a cabo la conducta típica. En algunas figuras delictivas (robos), por el carácter pluriofensivo no hay delitos leves.
Excusa absolutoria de parentesco. (art. 268) Es una institución que no afecta ni a la tipicidad ni al injusto, sino a la punibilidad, eximiendo a determinadas personas de responsabilidad penal, pero no civil, por las infracciones estrictamente patrimoniales en las que no intervenga ningún género de violencia o intimidación (causa personal de exclusión de la pe- na). La LO 1/2015 amplía el ámbito de aplicación de esta excusa a los casos en los que el delito se cometa con abuso de la vulnerabilidad de la víctima.
Fundamento: existe un ámbito privado en el que no parece justificado que el poder público intervenga, si no existe ataque contra otros bienes jurídico- penales.
Ámbito personal de aplicación: sólo se aplica entre: a) Los cónyuges, siempre que no estén separados legalmente o de hecho; o no se encuentren en pro- ceso judicial de separación, divorcio o nulidad matrimonial. Se aplica tanto al matrimonio heterosexual como al homosexual; b) Los ascendientes (hijos para con sus padres o abuelos,…); c) Los descendientes (padres para con sus hijos o nietos…); d) Hermanos (bien sea por naturaleza o por adopción); en este caso no es necesario acreditar la convivencia; e) Afines en primer grado, siempre que convivan juntos: cuñados, yernos, nueras, suegros.
Supuestos de personas ligadas por análoga relación de afectividad: hay que probar que la convivencia está dotada de los elementos de permanencia, estabilidad y afectos requeridos.
Las relaciones personales deben concurrir al momento de llevarse a cabo la conducta típica. Es excusa “altamente personal”: no es aplicable a los extranei que participen en el delito, y ello con independencia de su grado de participación.
LO 1/2015 amplía el ámbito de aplicación de la eximente, además de a los tradicionales casos de delitos patrimoniales en los que no exista violencia ni intimidación, también a los supuestos en los que no exista abuso de la vulnerabilidad de la víctima, ofreciéndose dos criterios normativos para tener por concurrente esa vulnerabilidad (y por tanto para no aplicar la eximente): a) por razón de la edad de la víctima: no existe exención de responsabilidad penal en los casos en los que el sujeto activo abuse de la edad del sujeto pasivo; b) por discapacidad.
Considerando el tipo subjetivo, todos los delitos patrimoniales y los delitos socioeconómicos son exclusivamente dolosos con la excepción de los daños, insolvencia y blanqueo de capitales que también pueden ser por imprudencia grave.
En muchos delitos patrimoniales, debe concurrir un elemento subjetivo adicional: “ánimo de lucro”. Jur. may. hace que ánimo de lucro sea sinónimo de cualquier tipo de provecho, beneficio, ventaja o utilidad que se propone el agente.
Ánimo de lucro se diferencia conceptualmente del “ánimo de uso sin ánimo de apropiación” (animus utendi) como contenido propio del dolo de los delitos de hurto y robo de uso.
En cuestiones de autoría y participación, no basta para afirmar la autoría con acreditar la mera tenencia de una cosa sustraída. No es unánime la calificación de división de tareas: alguien se limita a vigilar las inmediaciones mientras otros se apoderan o sustraen ilícitamente el objeto material. Hay que probar que son verdaderas conductas de vigilancia, y se califica, indistintamente, como coautoría o cooperación necesaria. Idéntico problema y solución se ofrece a los casos de mero auxilio en la huida. En la coautoría opera la imputación recíproca.
La figura del delito continuado (art. 74) es de gran aplicación en delincuencia patrimonial; si concurren los presupuestos legales y jurisprudenciales, se puede imponer la pena en atención al perjuicio total causado.
Hurto Arts. 234, 235 CP Tipo básico Art. 234.1 y 2 CP El bien jurídico es la propiedad de bienes muebles (doc.may.) o la protección de la posesión o el ejercicio del derecho de propiedad (doc.min.). La relevancia de la cuestión está en que el consentimiento del titular del bien jurídico excluye la tipicidad. Propiamente, el hurto no afecta a la existencia del derecho de propiedad, sino sólo a las facultades jurídicas vinculadas a la detentación fáctica.
Objeto material ha de ser una cosa mueble ajena. El concepto penal de “cosa mueble” no se corresponde en su totalidad con el civil. Lo definitorio a efectos penales es que sea un objeto susceptible de aprehensión física y de desplazamiento sin menoscabo de su esencia, aunque requiera algún esfuerzo. “Ajeneidad” comporta que la cosa pertenece a cualquiera que no sea el sujeto activo. Son atípicos los apoderamientos de cosas in dueño ( res nullius), porque son apropiables por su naturaleza. En los supuestos de cosas abandonadas o de dueño desconocido no existe hurto (siendo posible aplicar como apropiación indebida art. 254).
El valor de la cosa sustraída había servido tradicionalmente para diferenciar el delito de la falta, y hoy debe serlo para diferenciar el delito leve del delito menos grave (400€).
Conducta típica: tomar. Implica aprehensión o apoderamiento físico, entendido como desposesión física del legítimo titular. La tesis mayoritaria actual acepta consumación con la “disponibilidad del objeto”, con la disponibilidad potencial entendida como posibilidad de disponer, ideal o potencial capacidad de disposición, lo que no requiere la efectiva disposición, porque la disposición pertenece a la fase posterior, al agotamiento postdelictivo.
La disponibilidad implica que la cosa ha salido del ámbito de custodia de su titular, pudiendo ser dicho ámbito de carácter físico o personal de modo que mientras el autor no traspase ese umbral físico o de visualización, estaremos en fase de tentativa.
Se califican como tentativa los casos de persecución y detención inmediata al apoderamiento o en supuestos de desprendimiento de la cosa en la huida; en cambio se afirma la consumación si se ha interrumpido la persecución, porque ha tenido posibilidad de abandonar o esconder el objeto sustraído, o si el autor se ha deshecho del objeto en la huida.
El tipo subjetivo requiere una actuación dolosa con ánimo de lucro. Para la jur.may. se define como animus rem sibi habendi, intención de quedarse con la cosa y disponer de ella, para diferenciarlo del hurto de uso en el que existe intención de utilización y posterior restitución (animus utendi).
Hurto inutilizando elementos de protección Art. 234.3 CP Tipo agravado, aplicable tanto al delito leve como al menos grave que guarda gran parentesco estructural con el robo con fuerza en las cosas, y permite superar problemas apreciados jurisprudencialmente en relación con los casos de inutilización de mecanismos de seguridad que no se concretaban en los estrictos términos del concepto normativo de fuerza del art. 237.
La conducta es alternativa (neutralizar, eliminar o inutilizar) y referida a dispositivos instalados en el objeto que se sustraiga, que tengan como finalidad la de preservación del bien o la de alertar en caso de apoderamiento.
Si bien los daños en los dispositivos de alarma o protección estarán generalmente consumidos en la penalidad por el tipo agravado, son imaginables daños en sistemas de protección cuyo valor sea superior al del objeto sustraído. En estos casos de evidente desproporción estará justificado el castigo autónomo de los daños.
Modalidades agravadas de hurto Art. 235 CP La agravación de las cosas de valor artístico, histórico o cultural encuentra su fundamento en el art. 46 CE.
Estamos ante elementos normativos de contenido social (jur.may.), por lo que no es precisa la declaración administrativa previa de interés o valor artístico, histórico o cultural: lo relevante es que pertenezcan al acervo cultural de todos los españoles, al margen de su titularidad dominical e incluso del carácter de la persona que los posea). El concepto de bienes de valor científico también es concepto normativo de contenido social, que no incluye a los derechos de creación y uso de ideas con valor científico.
Se agrava la pena cuando se sustraen cosas de primera necesidad y se cause una situación de desabastecimiento (alimento, vivienda, vestido, medicamentos…).
Cuando se trate de conducciones, cableado, equipos o componentes de infraestructuras de suministro eléctrico, de hidrocarburos o de los servicios de telecomunicaciones, o de otras cosas destinadas a la prestación de servicios de interés general, y se cause un quebranto grave a los mismos.
Cuando se trate de productos agrarios o ganaderos, o de los instrumentos o medios que se utilizan para su obtención, siempre que el delito se cometa en explotaciones agrícolas o ganaderas y se cause un perjuicio grave a las mismas.
la aplicación de esta agravación requiere la concurrencia cumulativa de los siguientes elementos: a) que los objetos sobre los que se realice la conducta de sus- tracción sean productos agrarios o ganaderos o instrumentos o medios utilizados para su obtención; b) que la sustracción se realice en las propias explotaciones agrícolas o ganaderas; c) la causación con esta conducta de un perjuicio grave para las explotaciones agrícolas o ganaderas.
Cuando revista especial gravedad, atendiendo al valor de los efectos sustraídos, o se produjeren perjuicios de especial consideración. Se plantea la agravación cuando el valor de lo sustraído supere los 50.000 €.
Cuando ponga a la víctima o a su familia en grave situación económica o se haya realizado abusando de sus circunstancias personales o de su situación de desamparo, o aprovechando la producción de un accidente o la existencia de un riesgo o peligro general para la comunidad que haya debilitado la defensa del ofendido o facilitado la comisión impune del delito.
Multirreincidencia (art. 66.5º). Cuando al delinquir el culpable hubiera sido condenado ejecutoriamente al menos por tres delitos comprendidos en este Título, siempre que sean de la misma naturaleza. No se tendrán en cuenta antecedentes cancelados o que debieran serlo.
Cuando se utilice a menores de dieciséis años para la comisión del delito.
Cuando el culpable o culpables participen en los hechos como miembros de una organización o grupo criminal que se dedicare a la comisión de delitos comprendidos en este Título, siempre que sean de la misma naturaleza.
Hurto impropio: furtum possessionis Art. 236 CP Con el furtum possessionis se protege la posesión de las cosas muebles que se ha transmitido o confiado a persona distinta a la del titular, por lo que se protege el legítimo derecho del poseedor de bienes muebles.
Doc. may. acepta que sujeto activo puede serlo sólo el “dueño” entendido como propietario; doc. min. admite que el “dueño” puede ser también el titular de otro derecho distinto de la propiedad como el del usufructuario frente al poseedor del mejor derecho.
La conducta típica es la sustracción, entendida como desposesión del legítimo tenedor. El resultado típico es el perjuicio del legítimo poseedor, sin que se comprenda la referencia al valor de la cosa (400 €) como criterio de delimitación entre delito leve y menos grave, porque el resultado típico no implica que el perjuicio sea superior a los 400 €: siempre que se sustraiga cosa que tenga un valor de mercado de 400 €, existirá el resultado típico. En casos de ausencia de tasación de la cosa desposeída, sólo sería de aplicación el delito leve.
No se precisa ánimo de lucro, puesto que la desposesión del titular legítimo ya implica perjuicio económico.
Se diferencia con la realización arbitraria del propio derecho (art. 455) en que no existe violencia, intimidación o fuerza en las cosas como medio comisivo, presentado distinto tipo subjetivo.
...