La-criminología-crítica-y-la-construcción-del-delito (2015)

Apunte Catalán
Universidad Universidad de Girona (UdG)
Grado Criminología - 2º curso
Asignatura Politica criminal
Año del apunte 2015
Páginas 7
Fecha de subida 14/04/2016
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Natalia Acosta, Nuria Mateos y Samira Díaz.
LA CRIMINOLOGÍA CRÍTICA Y LA CONSTRUCIÓN DEL DELITO: La criminología crítica ha tenido un doble desafío: 1. Nivel del saber: reconstruir los conceptos e ideas básicas sobre sus distintos obejtos de estudio (como por ejemplo, conductas, instituciones, condiciones materiales…) 2. Nivel político del poder: refundar nuevas prácticas, tácticas, estrategias y compromisos tendientes a cambiar la realidad que denunciaba.
Ambos niveles son interdependientes, existen acuerdos y desacuerdos en cuanto a estos dos niveles lo que provocó el desarrollo de distintas teorías.
El objetivo principal de este texto es definir el delito según las diferentes teorías de la criminología crítica: abolicionismo, el Realismo de Izquierdas y el Garantismo Penal.
El problema de estas tres corrientes, es que los actuales intelectuales no se identifican con ninguna, o solo lo hacen parcialmente. No obstante, estas tres teorías tienen tres virtudes en común: A) Representan 3 mundos bien definidos: - Países bajos y Escandinavia - Angloamericano - Italia o España B) Comparten foros permanentes de discusión y formación.
C) Producen políticas concretas.
A continuación, empezaremos a analizar las tres corrientes, en segundo lugar señalaremos las principales teorías filosóficas, sociológicas y criminológicas y finalmente, compararemos el nivel del PODER y del SABER de cada teoría.
1. ABOLICIONALISMO Esta corriente crea un debate en el pensamiento criminológico crítico hacia el 1983. Éstos quieren abolir el sistema penal. Las diferencias epistemológicas dentro del propio Abolicionismo hacen bastante difícil encontrar una definición del delito y otros abolicionistas directamente lo rechazan, la reconstruyen.
Basándonos en las definiciones sobre el delito de los autores Hulsman, De Haan y Steinert, encontramos caracteres comunes: a) El delito no tiene realidad ontológica b) Es una construcción o mito.
Los abolicionistas construyeron un nuevo conjunto de definiciones (unos recuperándolos de ideas muy antiguas, y otros dando otras dimensiones a palabras de uso común).
En el abolicionismo encontramos las siguientes influencias e ideas: 1. INTERACCIONISMO 2. FENOMENOLOGÍA 3. UTOPISMO 4. TRADICIÓN LIBERTARARIA: son hostiles a todas las formas de discriminación legal y social, favorecen la coerción mínima de la sociedad sobre la acción individual 5. HUMANISMO: es el único elemento común entre los distintos abolicionistas.
6. PENSAMIENTOS RELIGIOSOS: entender el delito teniendo en cuenta la relación del hombre con Dios.
7. IDEALISMO 8. DECONSTRUCCIONISMO 9. ANTI-UTILITARISMO: rechazan cualquier explicación utilitarista del delito y la pena.
Hay conflictos entre la primera generación (en la que abundan enfoques morales) con la segunda generación (en la que abundan enfoques resocializadores) 10. SUBJETIVISMO: ligando a un enfoque constructivista e interaccionista 11. RELATIVISMO: en ciertos supuestos éticos y morales y la ausencia de un análisis estructural.
12. NOMINALISMO: lo único común entre el conjunto de acciones humanas definidas por el sistema penal es el nombre general.
13. VOLUNTARISMO: enfatizan la opción individual en la toma de decisiones 14. NEGATIVIDAD 15. ESCEPTICISMO RADICAL ACERCA DE REALIDAD: el sistema de justicia criminal no pueda hacer nada en la resolución de los conflictos personales.
16. OPTIMISMO SOBRE EL FUTURO: posibilidad de coexistencia pacífica entre los humanos.
17. ANTI-DETERMINISMO: rechaza estudiar las causas del delito 18. INDIGNACION MORAL: no hay apoyo moral a las penas 19. ANTI-LEGALISMO: confían en formas privadas en resolver conflictos 20. POSMODERNISMO 2. REALISMO DE IZQUIERDA: Final de los 60, surge una corriente de pensamiento criminológico conocida como “nueva”, “crítica” o “radical”, que desafió los paradigmas que había hasta el momento, desarrollando nuevas ideas acerca del delito.
Fue una respuesta radical al dominio positivista en criminología, se remplazaron: Los primeros criminólogos se inspiraron en la teoría del etiquetamiento, la fenomenología, en el análisis de élite de poder, el pensamiento libertario, la tradición liberal, la ideología marxista, New Left.
Quinney, basándose en la subjetividad radical, afirmó que para una conducta fuera criminal se necesitaba: - Que la etiqueta de “delito” haya sido impuesta sobre la conducta - Por personas autorizadas - De una sociedad políticamente organizada Schwendinger redefinió el delito, pasó de ser violación de las leyes hechas por el Estado a violación de los derechos humanos. En concreto, sostuvo una definición proletaria de delito como conducta dañosa a los intereses objetivos de la clase trabajadora. Todos los teóricos, entonces, se empezaron a centrar en el realismo.
“La nueva criminología” creada por Taylor, Walton y Young dio un enfoque materialista al problema del delito, sin embargo, las criticas fuer incrementándose y sentaron las bases del enfoque realista de izquierda.
Se consideraba el delito como un producto de la brutalización, algo determinado, en el mundo del trabajo, reflejando necesidades reales y miedos justificados, era un acto que dañaba intereses consensuados.
En definitiva, según YOUNG, el delito es una relación social: está institucionalizado, tiene un significado (es racional), tanto las victimas como los delincuentes tienen reacciones previsibles (es una reacción injusta a una experiencia de injusticia), y sobretodo, se relacionan mutuamente.
El realismo de Izquierdas está basado principalmente en una visión sociológica del delito y del sistema penal y se arraiga en el marxismo de la New Left, teoría crítica, la teorías subculturales y de anomia y estudios de victimología basados en la investigación empírica.
Se basan en los siguientes principios: 1. MATERIALISMO: Existe relación dialéctica entre experiencia real y percepción social 2. RE-CONSTRUCCIONISMO: re-tomar conceptos en vez de rechazar categorías 3. ANTI-INSTRUMENTALISMO Y ANTI-FUNCIONALISMO 4. UTILITARISMO: el delito es un acto antisocial y una violación de los derechos y de normas de civilidad a las que adhiere la mayoría de gente.
5. OBJETIVISMO: enfatizan el consenso sobre gran parte del delito contenidos en el derecho penal.
6. ANTI-ESENCIALISMO: Rechaza la teoría de la siniestra de los medios de comunicación o negando la idea de una mente maestra detrás de la apariencia superficial.
7. ANTI-REALTIVISMO: Crítica al “labelling approach”: admitir la construcción social de la realidad no conduce a un relativismo sin sentido.
8. ANTI-NOMINALISMO: La realidad no es un juego idiomático y los problemas subsisten cambiando solo etiquetas, signos o nombres.
9. RACIONALISMO: El método debe ser confiable, coherente y científico.
10. VISIÓN ETIOLÓGICA: La pregunta acerca de las causas del delito es evitada por el enfoque conservador o simplemente olvidada por el idealismo de izquierda.
11. FORMALISMO: Reafirma la conexión entre la libertad humana y la existencia centralizada y formalizada del sistema de justicia criminal.
12. OPTIMISMO SOBRE EL PRESENTE Y EL PESIMISMO ACERCA DE LA SOCIEDAD FUTURA: Doble actitud.
3. GARANTISMO PENAL.
Nacida durante los sesenta y setenta en un contexto italiano, la teoría del garantismo penal ha seguido un largo camino y evolución: Nueva Teoría de la Desviación Marxismo Realismo de la Izquierda.
El pensamiento crítico italiano en criminología se desarrolló combinando dos características: -Una fuerte tradición en el Derecho escrito, principios constitucionales y conquistas liberales históricas.
-Una práctica estatal autoritaria, una ausencia de estado benefactor, una democracia débil y una amplia gama de serias violaciones a los principios.
El garantismo penal tomó varias formas: -En la teoría: lucha por la redefinición de los bienes jurídicos protegidos que aplicaba la criminalización de varios campos o el intento de desarrollar un enfoque marxista y materialista de la cuestión criminal.
-En la práctica tomó la forma de un “uso alternativo del derecho”, es decir, utilización como jueces y abogados de las herramientas legales en la idea de defender una de las partes en que se divide la sociedad. También tomó la forma del asociacionismo judicial, del uso del habeas corpus y de las sentencias de anticonstitucionalidad.
Este pasado radical que sería característica también del posterior garantismo penal se centraba en el foco del sistema penal antes que en el delito en sí.
Argumentos de la primera reacción “realista”: -Rechazo de visiones mecanicistas y economicistas.
-Relación dialéctica entre el uso de las definiciones legales de delito y la defensa de intereses “proletarios”.
-Critica a los enfoques idealistas, voluntaristas, moralistas y teológicos del delito y del sistema penal.
Ferrajoli y Zolo intentan mostrar las necesidades, los problemas, los límites y los desafíos de una perspectiva socialista y materialista como contribución a la explicación de la criminalidad, el castigo y el control social criticando las bases filosóficas y las consecuencias reales de la visión marxista ortodoxa de Pasukanis sobre el derecho y la conducta criminal.
Primeramente, el delito no es un fenómeno natural, pero el marxismo no es suficiente para construir una teoría global sobre la desviación criminal sin tomar en cuenta otras teorías sociológicas que explican la compleja red de determinaciones superestructurales. Cuanto mayor es la conflictividad social, mayor es la disminución de hechos individualistas y antisociales.
En segundo lugar rechazan el holismo criminológico (adopción de una visión no conflictiva de cuerpo social que permite la hipótesis de la extinción del delito penal y abre la puerta al tratamiento de los fenómenos criminales como una transgresión patológica) y toman el marxismo como margo general que enfatiza los procesos de estratificación social y se basa en la teoría de las subculturas y en la psicología de la conducta o la sociología criminal.
En tercer lugar, afirman que el origen del delito no debe buscarse en opciones individuales de carácter moral, sino en la organización concreta de “espacios sociales”. Es por eso que piensan que una sociedad menos delictiva no significa una sociedad más moral, sino una sociedad sin moral.
Por último, aunque su concepción está relacionada siempre con una estrategia de clase y los diferentes intereses en lucha, nunca olvidan la importancia de actuar dentro de una definición legal de delito.
Para Ferrajoli la definición de delito tiene que ser aquella aportada por el Derecho, donde la Constitución y el Código Penal son referencias centrales que deben respetar un conjunto de principios cuidadosamente descritos por legalidad, proporcionalidad, retribuitividad, materialidad… El delito es solo una calificación jurídica, no moral.
Una vez creada la norma, su aplicación solo debe responder a la aplicación jurídica. Hay una separación entre derecho y moral.
Una definición garantista del delito implica tres garantías: -La primera son las garantías del delincuente ante la arbitrariedad del estado.
-La segunda son las garantías de las víctimas ante el daño causado por el delincuente.
-La tercera son las garantías del delincuente frente a la venganza privada de la sociedad en general y de la víctima en particular.
(-Otra es que solo puede ser una acción que produzca un daño.) Ideas que han dado la vuelta a los argumentos de Bentham, Hume, Marx, Beccaria, Ferrajoli: -La distinción entre derecho y moral como dos momentos y niveles diferentes de legitimación.
-El nivel extrajurídico donde encontramos la influencia del pensamiento marxista de la Nueva Izquierda.
-Ciertos elementos de las teorías subculturales y de la anomia como explicaciones complementarias de los factores superestructurales de la criminalidad.
-En el nivel jurídico se enraiza en la misma tradición iluminista: el legalismo liberal de Beccaria y el utilitarismo penal de Bentham como permanentes referencias.
Ideas derivadas de sus teorías: 1. MATERIALISMO: La realidad del delito como un problema está relacionada con el “referente material”.
2. RECONSTRUCCIONISMO: Rechazan el abolicionismo por ser deconstruccionista.
3. UTILITARISMO: Es la base para construir cualquier doctrina racional de justificación penal y también para limitar el poder estatal de castigar.
4. OBJETIVISMO: Diferencia puntos de vista subjetivos, es decir morales, de objetivos, es decir jurídicos.
5. SEPARICIÓN ENTRE DERECHO Y MORAL: Es la única forma de evitar el positivismo sustancialista, los sistemas autoritarios y las alternativas abolicionistas al sistema penal.
6. FORMALISMO: Es útil mantener la pretensión de que las leyes tengan un conjunto de significados fijo y objetivo.
7. MODELO CONFLICTIVO: Es la idea de Ferrajoli de la sociedad.
8. PESIMISMO SOBRE LA SOCIEDAD FUTURA Y OPTIMISMO ACERCA DEL PRESENTE.
5. CONCLUSIONES Los abolicionistas están interesados en la primera parte de esta proposición. Esto se basa en la suposición de que las ideas gobiernan nuestras vidas reales. Los garantista y realistas de izquierdas están pensando en la segunda parte de la oración: el delito, las leyes o la actividad judicial son cosas muy reales en sus consecuencias, construidas a través de distintos procesos sociales.
Entendemos así porque ni el realismo de izquierdas ni el garantismo penal rechazan la definición legal del delito, mientras que el abolicionismo la rechaza como un falso producto de los procesos de etiquetamiento.
...