TEMA 9 La interpretación de las normas (2011)

Apunte Español
Universidad Universidad de Burgos
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho civil I
Año del apunte 2011
Páginas 10
Fecha de subida 20/06/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 9: LA INTERPRETACIÓN E INTEGRACIÓN DE LAS NORMAS JURÍDICAS (PÁG 133).
1 . LA INTERPRETACIÓN E INTEGRACIÓN DE LAS NORMAS JURÍDICAS.
Una vez determinada de forma directa o por analogía, la norma por la que habrá de regularse el supuesto que se trata de enjuiciar, la aplicación del derecho exige que de modo necesario se lleve a cabo una actividad a la que se califica como interpretación.
1.1 Concepto: La interpretación, o hermenéutica, es el proceso que tiene por objeto o de suela de significado, sentido, y alcance de una norma jurídica.
Según dice el TS, la interpretación es: el medio para conocer el sentido y alcance de las normas y para llevar a cabo la subsiguiente aplicación de las mismas.
Las normas no tienen vía propia, no se aplican por sí mismo a los supuestos de hecho, siempre las aplica hallen, para lo cual y se hallen ha tenido que interpretar las.
No hay sentencia en y asesoramiento ni investigación que no requieran una previa interpretación de las normas.
1.2 Clases: 2 formas La labor de indagación sobre significado de una norma, puede dar lugar a diferentes resultados que permite distinguir diversas clases de interpretación. (atendiendo al resultado de dicha interpretación.) La 1 . Interpretación declarativa: (como consecuencia de la labor hermenéutica).
Esto tiene lugar cuando la norma se aplica atribuyéndole un significado que coincide con el que se deriva de su sentido literal. (es decir, según el sentido propias palabras).
2. Interpretación restrictiva: Cuando a la norma aplicable se le asigna un significado más limitado que el que se deriva de su consideración gramatical. Se aplica en normas sancionadoras.
3. Interpretación extensiva: Cuando la norma se aplica otorgándole un significado más amplio que el que en se percibe de su sentido literal.
4. Interpretación correctora: Cuando, como consecuencia de la labor de interpretación, se asigna la norma un significado diferente del que se deriva de un entendimiento de la misma.
Desde ahora conviene advertir que y, en cuanto en la interpretación correctora implica la aplicación de la norma otorgándole un significado diferente al que se deriva de su sentido literal, ello solo puede llevarse a cabo fundamentando dicha solución, bien en un canon de interpretación que revista carácter normativo (canon sistemático) En o bien en algún elemento de interpretación al que la ley otorgue preferencia en respecto de la literalidad de la norma (el espíritu y finalidad).
En consecuencia, no cabe alcanzar resultados correctos de la interpretación con fundamento en cánones que, no tienen ningún carácter normativo, Ni gozan de preferencia respecto de la interpretación que resulta del senito literal de la norma. (Canon histórico o en realidad social) Ella puede ser de otro modo sí se retienen, tanto el sometimiento de los jueces y los magistrados al imperio de la ley artículo 117.1 CE como los principios de legalidad, jerarquía normativa y seguridad jurídica que informan el ordenan viendo jurídico español.
Otra clasificación que interpretación: atendiendo a quien sea el que ya acabo la determinación del significado de la norma /SUJETOS.
1 . Interpretación auténtica: Dotada de carácter normativo, es la que realiza el propio legislador a través de una norma que precisa de significado de otra anterior.
2 . Interpretación doctrinal: Es la que proceden de los autores y que en sin embargo carece de Valor vinculante con los órganos judiciales.
3 . Interpretación judicial: Es la que llevar a cabo los jueces y tribunales.
Es más paradigmático.
Determinar el alcance de la norma, pero con un problema y alcance concreto. Son resoluciones que van a formar la jurisprudencia, lo hace el juez.
De entre la interpretación judicial cobra especial relieve la realizada por el Tribunales Superiores de Justicia (cuando cabe interponer recurso de casación cuando la sentencia dictada por el órgano jurisdiccional de instancia subiera apartado la doctrina jurisprudencial de aquellos.) 2. EL ARTÍCULO 3.1 DEL CÓDIGO CIVIL: CONSIDERACIÓN GENERAL.
A partir de la reforma del Título preliminar, el código civil contiene un precepto destinada a regular el modo en que las normas tienen que ser interpretadas.
Este artículo 3.1 Cc dice: “Las normas se interpretarán según el sentido propio de las palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquéllas”.
La lectura del artículo 3.1 Cc evidencia: -por una parte, que en el citado precepto o se han recogido los cánones tradicionales que la doctrina venía propugnando a efectos de desvelar el significado las normas: gramatical, sistemático, históricos y lógico.
-por otra parte, ocurre también que en este artículo, se asume un elemento interpretación de carácter novedoso: aquel por medio del cual al interpretar las normas se debe atender a la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas: canon sociológico.
3. LOS CÁNONES TRADICIONALES DE INTERPRETACIÓN RECIBIDOS EN EL ARTÍCULO 3.1 Cc DEL CÓDIGO CIVIL.
Según decíamos, el artículo 3.1 asume en su redacción los elementos tradicionales que interpretación: - Canon gramatical.
Canon histórico Canon sistemático Canon lógico.
1 . Canon gramatical: las normas jurídicas escritas se plasman en un texto legal.
Las normas jurídicas escritas se plasman en un texto legal. El punto de partida de toda interpretación consiste en desvelar el sentido de la norma analizándola literalmente, es decir, según el sentido propio de sus palabras.
Artículo 3.1 Cc: “Las normas interpretarán según el sentido propio sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquéllas” La interpretación gramatical resulta insuficiente, por lo que el juez tendrá en cuenta otro tipo de interpretaciones.
Este es el primer elemento de interpretación. Sin embargo, el gramatical, no debe ser irónico canon a emplear para desvelar el objeto o del significado las normas.
Esta interpretación literal se tiene que contrastar con otros cánones de interpretación, para ver si coincide el significado. Comúnmente, coincide resultado al que llega después de emplear los diversos cánones de interpretación (sobre todo, tiene que coincidir con las consecuencias derivadas del empleo del canon sistemático y la del canon del espíritu y finalidad era norma aplicable.) Lo que habitualmente sucede es que las consecuencias interpretativas derivadas del canon gramatical, serán ratificadas, por la interpretación que llevar a cabo el canon sistemático, y canon del espiritu y finalidad de la norma.
Pero puede suceder que existen divergencias en la interpretación que resulta de emplear el canon gramatical y la que se deriva del canon sistemático o el del canon de espíritu y finalidad de la norma.
Cuando esto ocurre se comprueba la prioridad que se le atribuyen a la interpretación sistemática o a la del canon de espíritu y finalidad de la norma. Un entre sus puestos, interpretación del y derivada del canon gramatical cobra carácter subordinado.
2.- Canon Sistemático: Supone poner en común junción la norma aplicable con otra u otras con las que guarda relación, para, a la vista de estas, determina de significado, sentido y alcance que ha de atribuirse a la que se tratan de interpretar.
El canon sistemático se refiere el art. 3.1 Cc al establecer que las normas se interpretarán en relación con el contexto.
Según el contexto en que se utilice como referencia, el canon sistemático pueda actuar en dos ámbitos diferentes: a) Interpretación ad intra: En ocasiones por medio del citado canon se ponen relación el precepto a interpretar con otro u otros que forman parte la misma disposición legal, ad intra.
Puede ocurrir dos cosas: Que el significado que se deriva de la literalidad de la norma aplicable coincide con el que resulte de confrontar la con aquellas con las que guarda relación.
Es decir el empleo del canon sistemático ratifica, o aclara lo resultados derivados del uso del canon gramatical.
Puede suceder que el significado atribuible a una norma mediante el empleo del canon sistemático no coincide a con la literalidad de la norma. Sí ocurre en el principio de unidad del ordenamiento jurídico tiene que otorgar preferencia al entendimiento de un precepto que resulta de interpretación integral del mismo frente al que pudieran derivarse de su consideración aislada. (el principio de unidad hace que prevalezca la interpretación sistemática) b) Interpretación ad extra: En ocasiones el canon sistemático supone poner en relación la norma a interpretar con otra u tras normas integradas en un cuerpo legal diferente, ad extra.
De lo que se trata, es de conjuntar la norma aplicable con otra u otras que gocen de carácter principal.
En estos casos también puede resultar quién es esta coincidencia entre la interpretación gramatical y la que se derivan del empleo del canon sistemático.
Se ocurre esto, el principio de jerarquía entiende que se otorgue preferencia la norma aplicable que resulta del coordinarla con las que predomina sobre ella.
3. Canon histórico: Se en refiere el art. 3.1 Cc al establecer que las normas se interpretarán en relación con los antecedentes históricos y legislativo Las normas deben interpretarse en relación con los antecedentes históricos y legislativos. Se trata de un canon auxiliar de interpretación que puede ser útil para desvelar a la luz de la historia el significado de la norma aplicable. En todo caso, el elemento histórico carece de carácter normativo y no habilita a corregir el significado de una norma vigente.
Las consecuencias derivadas de su empleo se muere siempre dentro del ámbito un del sentido gramatical de la norman que se trata interpretar. Por medio del recurso al elemento histórico se pueden resolver las dudas que suscita la literalidad de una norma.
Mas en ningún caso el canon histórico o habilita por sí solo a superar o corregir el significado de la norma vigente que resulta de su literalidad.
4. Canon: el espíritu y finalidad de las normas (canon lógico o teleológico) Es el más importante.
Además de los canones o elementos examinados la norma sabrán de interpretarse tomando en consideración la “ratio legis”, es decir, el espíritu, en razón de ser, o fin de la norma aplicable, a cuya consideración se otorga carácter preferente la labor hermenéutica.
A ello es a lo que se refiere el artículo 3.1 Cc al establecer que la interpretación ha de llevarse a cabo “atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de las normas”.
Supone interpretar las normas en atención al “por qué” y “para qué” del mandato que contienen.
Contra del presupuesto, el recurso al espíritu y finalidad permite solventar las dudas que pueda suscitar el sentido de una norma.
Y además, la primicia otorgada al elemento lógico supone que, de entre los diversos significados derivados del sentido de la norma, se debe optar por la que mejor se acomode a su espíritu y finalidad.
Es una interpretación de carácter normativo Cabe apreciar que en el recurso al espíritu y finalidad se mueve también en dos ámbitos diferentes: a) En primer lugar, se pueden recurrir al espíritu y finalidad con referencia limitada al precepto aplicable.
b) Sin embargo, en segundo lugar, se puede recurrir al espíritu y finalidad de un conjunto de normas o de una disposición legal.
Esto ocurre sobre todo respecto o de disposiciones legales que obedecen a una concreta razón de ser y tienen un carácter tuitivo o protector de algún sujeto Ejemplo: el menor, arrendatario, trabajador Con el objeto de fundamentar una interpretación del precepto aplicable que sería favorable al sujeto al que tales disposiciones protegen.
Se puede recurrir al espíritu y finalidad de la norma con referencia limita al precepto aplicable, pero también se puede recurrir al espíritu y finalidad de un conjunto de normas o de una disposición legal.
Es una interpretación de carácter normativo.
4.- INTERPRETACIÓN CORRECTORA: LA EQUIDAD. PÁG 158.
3.2 del cc al establecer que: «La equidad habrá de ponderarse en la aplicación de las normas, si bien las resoluciones de los Tribunales solo podrán descansar de manera exclusiva en ella [en la equidad] cuando la ley expresamente lo permita».
Una vez seleccionada la norma y determinado su significado un se habrá de aplicar al supuesto de hecho las consecuencias que la norma prevé.
Pero la aplicación de las normas habrá de hacerse en el modo en que mejor se avenga con las circunstancias del caso que se trata de enjuiciar.
La equidad es, el criterio o técnica a utilizar a modo de interpretación entre la norma y las singularidades que puedan darse en el supuesto o de cuya resolución se trata. Obedecen al fin de otorgar al caso planteado la consecuencia jurídica que en mejor se ajuste al mismo modo.
Por tanto, la equidad se constituye en un elemento que permite atenuar las consecuencias derivadas de la genialidad de la ley, evitando que el juez lleve a cabo una aplicación mecánica de las normas con desconocimiento ante las peculiaridades que en el caso concreto pudieran existir.
Se debe advertir que la equidad no permite por sI sola llegar a una aplicación de la norma que suponga una interpretación correcta de la misma, o una resolución de contradiga lo que la norma establece.
El código civil de permite que el juez pondera equidad en aplicación de las normas, de manera que dicha técnica únicamente incide en el modo en que habrán de aplicarse al caso las consecuencias que la norma prevé.
La equidad supone una doble estimación: - en primer lugar, la consideración de las circunstancias del caso a resolver; - en segundo lugar, la aplicación de la norma en la manera que mejor responda al caso concreto.
- De modo básico, esta aplicación de la norma acomodada a las circunstancias del caso puede encauzar se debe a formas diferentes.
- Así, en ocasiones, la acomodación al caso supondrá aplicar la norma optando por el modo que mejor atienda a tratar las singularidades concurrentes. Y, en otros supuestos, la acomodación supondrá elegir, de entre las diversas opciones que la norma permite, aquella que mejor se adapte al caso a resolver.
En otros supuestos, la como reacción supondrá elegir de entre las diversas opiniones que la norma permite, aquélla que mejor se acomode al caso a resolver.
Así pues, en sí misma, la equidad es una técnica de mera acomodación, no de corrección, ni sustitutiva de las normas.
Y es que la equidad tampoco tiene la consideración de fuentes del derecho, de modo que no tiene entidad per se, para constituir el fundamento de las resoluciones judiciales.
Para que una resolución judicial pueda fundamentar la solución de una controversia en la equidad, es decir, en la división que el juzgador considere como la más justa a la vista de las circunstancias del caso, es necesario que una ley lo permita de modo expreso.
Es importante hacer mención del art. 3.2 del Código civil, que establece que las resoluciones judiciales sólo podrán descansar de manera exclusiva en la equidad cuando la ley expresamente lo permita.
(Mirar artículo arriba.) Clases: Nuestro código se refiere a la equidad interpretativa y al juicio de equidad: 1) La equidad interpretativa tiene como misión el cooperar con la norma para su justa aplicación al caso concreto, a través de las funciones que la misma ley le atribuye para integrar la norma parcialmente en blanco (equidad integradora) y de interpretarla cuando la rígida aplicación de aquella condujera a resultados injustos (equidad interpretativa), de esta forma se adapta la generalidad y el rigor de las normas a las circunstancias del caso concreto.
Esta función interpretativa de la equidad, es operativa siempre y actúa en concurrencia con los criterios interpretativos del art. 3.1 cc.
A ello se refiere el Código cuando establece que: «La equidad habrá de ponderarse en la aplicación de las normas».
2) El juicio de equidad. En este supuesto, la equidad, funciona como sustituto de la norma, pero solo en aquellos casos en los que la ley lo autorice expresamente las resoluciones de los Tribunales podrán descansar en la equidad Aquí hace referencia a la equidad como fuente o suministradora de criterios de decisión, ajenos a las normas legales.
Esta función se ha de limitar al mínimo, puesto que el recurso a los principios generales del Derecho como fuente, permite prescindir del recurso a la equidad para colmar las lagunas normativas. (Otra cosa es que la aplicación de aquellos principios deba ser equitativa.
5.- LA ANALOGÍA EN EL CÓDIGO CIVIL pág 130 (INTEGRACIÓN DE LAS NORMAS JURÍDICAS, LAS LAGUNAS DE LA LEY Y LA APLICACIÓN ANALÓGICA DE LAS NORMAS) (PAG 130) Hemos visto que una de las operaciones que se han de llevar a cabo en la aplicación del Derecho es la que consiste en determinar la norma jurídica referible al supuesto controvertido. Dicha determinación podrá llevarse a cabo generalmente de forma directa.
Sin embargo, puede haber casos en los que no exista una disposición legal que contemple el supuesto que se trata de enjuiciar: nos encontraríamos ante una laguna jurídica.
Cuando esto ocurre se habrán de llenar este vacío que se ha creado por la inexistencia de una disposición legal que regule le el supuesto de hecho.
Es decir, se habla de buscar para dar caso planteado la solución que en derecho corresponda y que las disposiciones legales no han determinado de forma directa. INTEGRACIÓN En cuanto a la forma en que habrá que hacer esto de la integración, el legislador que, antes de recurrir a la fuente de cierre de sistema (principios generales del derecho, consiste en la autorización para inventar una norma aplicable para el caso), prefiere aplicar la técnica llamada analogía.
El procedimiento analógico, consiste en otorgar a un caso no contemplado por las disposiciones legales el tratamiento que una disposición legal prevé para un supuesto similar.
Es decir, cuando un supuesto de hecho, no tiene una norma que aplicarse, se tiene que aplicar una tenga una consecuencia jurídica parecida o semejante al supuestos de hecho que se nos presenta.
Esto se llama analogía legis Artículo 4.1 CC “Procederá la aplicación analógica de las normas cuando estas no contemplan un supuesto específico pero regule otro semejante entre los que se aprecia identidad de razón” (Puedo prescindir de esto) Cuando el legislador se acoge y regulada la analogía, está aceptando la realidad de que las normas jurídicas escritas no prevalecen de modo directo un para todos los supuestos que pueden presentarse, entonces aparece una laguna de ley.
Sin embargo, el legislador no reconoce que dicha suficiencia puedan ser referida al ordenamiento jurídico en su conjunto.
Sobre este particular el legislador parte la consideración implícita conforme a la cual en el sistema de fuentes del ordenamiento jurídico español siempre cabe encontrar solución para cualquier supuesto que pueda plantearse.
Esto es lo que dice el art.1.7 Cc: “los jueces y tribunales tienen el deber inexcusable de resolver en todo caso los asuntos de que conozcan, ateniéndose a sistemas de fuentes establecido” (fin) Partiendo de lo establecido en el artículo 4.1 Cc tanto o la doctrina como la jurisprudencia exigen para la aplicación de la analogía los siguientes requisitos: a) Que un supuesto específico no esté contemplado por las normas.
b) Que, sin embargo, una norma regula un supuesto semejante.
c) Que entre ambos supuestos, él no contemplada y él contemplado o regulado, exista una semejanza o identidad de razón.
La analogía leyes, como mayor integración, no puede ser aplicada a toda clase de normas.
En virtud del artículo 4.2 Cc: “las leyes penales, las excepcionales y las de ámbito temporal no se aplicarán a supuestos ni en momentos distintos de los comprendidos expresamente en ellas” En consecuencia, queda al margen del analogía: -Las leyes penales: aquí tenemos que entender las que tienen un contenido sancionador. Este calificativo penal, débil interpretarse también respecto con la penalidad civil. Es decir, los supuestos de privación de bienes y derechos recogidos en normas civiles.
-leyes excepcionales: aquellas normas que al suponer una desviación de los principios generales del ordenamiento jurídico provocan la inexistencia de la eadem ratio que posibilita la aplicación analógica.
suponen una desviación de los principios generales.
-leyes ad tempus/ leyes de ámbito temporal determinado: es decir aquellas que se dictan con determinación del periodo de tiempo durante el cual estarían en vigor, de manera que transcurrido el tiempo dejarán de desplegar sus efectos.
Clases de analogía: La analogía puede ser: - Analogía legis (de ley).
Analogía iuris (de Derecho).
1 . La Analogía Legis: art. 4.1 cc: “Procederá la aplicación analógica de las normas cuando estas no contemplan un supuesto específico pero regule otro semejante entre los que se aprecia identidad de razón Es la que toma por base o por punto de partida la existencia de una disposición concreta de la ley para aplicarla a casos idénticos o semejantes en su esencia jurídica.
Este tipo de analogía procede lógicamente de lo particular a lo particular.
Este tipo de analogía pretende evitar la existencia de lagunas de la ley.
2.- La Analogía iuris: Es un mecanismo para obtener un principio general del derecho, parte de la existencia, no de una norma en concreto sino de un conjunto de normas y procura inducir de ellas un principio general del Derecho y después aplicar esta norma general obtenida (principio general) a un caso particular que carece de regulación expresa.
Este tipo de analogía se procede de lo particular a una abstracción (lo general) y luego aplica lo general obtenido a lo particular.
Este tipo de analogía hay que entenderla implícita en los principios generales del Derecho cuando han de aplicarse como fuente de acuerdo con el art. 1 del Cc. La analogía iuris tiende a evitar las lagunas del Derecho.
...

Comprar Previsualizar