Unidad 05. La propiedad (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Ciencia política y Gestión pública + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Romano
Año del apunte 2015
Páginas 8
Fecha de subida 19/01/2015
Descargas 69

Descripción

Unidad 5 de Derecho Romano referente a la propiedad. Resumen del manual de Teresa Giménez Candela

Vista previa del texto

Derecho Romano Unidad 5. La propiedad 1. La res y sus clases (§25) Una cosa (“res”) es una entidad externa al sujeto, que tiene un valor económico, y que en la conciencia económico-social viene aislada y concebida como un objeto independiente.
En Derecho Romano importa la materialidad de la res, para que, efectivamente, pueda haber un derecho de propiedad sobre ella y un medio procesal adecuado para reclamarla. La forma más habitual de declarar la propiedad es la afirmación de pertenencia al sujeto. Hay un mecanismo procesal previsto para reclamar una res o la persona de un deudor.
Gayo hace una distinción básica entre:  Cosas que pueden formar parte del patrimonio: se puede extraer un aprovechamiento privado, son bienes. Entre ellas se encuentran las cosas que aún no tienen dueño (res nullis) y las que temporalmente no pertenecen a nadie (res sine domino).
 Cosas que no pueden ser objeto de una apropiación personal: Excluidas del tráfico mercantil. No se pueden utilizar para usos particulares.
-  Res divini iuris: Todas las cosas que pertenecen a los dioses.
Res publicae: cosas que pertenecen al pueblo Res comunes ómnium: cosas que nos pertenecen a todos Cosas que reportan una utilidad económica a sus propietarios: - Cosas emanciparles (res mancipi: esclavos, animales y fundos) - Cosas no mancipables (res nec mancipi: objetos de transacciones más frecuentes).
- Cosas muebles (desplazables) e inmuebles (no desplazables).
- Cosas fungibles (substituibles y sin individualidad: vino, aceite, trigo...).
- Cosas no fungibles (con individualidad e insustituibles: joyas, cuadros...) - Cosas consumibles (se gastan o transforman en ser utilizadas) - Cosas no consumibles (su uso no conlleva ninguna alteración) - Cosas simples (unidad natural: esclavo, estatua...) - Cosas compuestas (cosa fruto de la unión de otras simples: biblioteca, nave...) - Cosas principales y cosas accesorias (perfecciona o completa la principal).
El aprovechamiento de las res: actos de uso, disfrute y disposición La propiedad puede darse en tres principales actos, según su utilidad:  Actos de uso. Aprovecharse económicamente de una cosa usándola “bienes no consumibles”.
 Actos de disposición. Aprovecharse económicamente de una cosa haciéndola desaparecer o alterándola. Por ejemplo vender o consumir una cosa.
 Actos de disfrute. Aprovecharse económicamente de los frutos de una cosa. Incluye desde los frutos de una planta, el trabajo de un esclavo o las rentas de un alquiler.
1 Divisibilidad de las cosas La divisibilidad de las cosas hace referencia a la capacidad de repartir o fraccionar la utilidad misma que las cosas producen, o, en otros términos de los actos que sobre ella se realizan. Los actos de uso repetidos son solidarios y indivisibles mientras los actos de disposición son insolidarios y divisibles.
2. Concepto y terminología de la propiedad (§26) En las fuentes romanas no se encuentra una definición general de la propiedad, por ello los términos usados para designarla son varios, lo que se explica por la inescindibilidad entre propiedad y cosa, que determina la propia naturaleza y tipo de propiedad.
El término más antiguo, usado para hacer referencia a la propiedad es mancipium que designa el poder familiar absoluto que el pater familias ejerce sobre las personas y las cosas. Los juristas clásicos utilizan el término dominium. Los juristas más tardíos utilizaron ya el término proprietas. Se deduce que la propiedad sustituye un sistema pos-cívico donde la propiedad es colectiva y pasa a ser individual por tal de flexibilizar el comercio.
Contenido de la propiedad La propiedad privada conserva como rasgo distintivo el ser un derecho absoluto erga omnes, a saber, de frente a cualquiera que se apodere del bien. A parte de la propiedad civil este derecho se aplica también a la propiedad:  Propiedad provincial. Se concede a aquéllos una situación de hecho sujeta al pago de un impuesto, que les permite adquirir los frutos.
 Propiedad peregrina. A los pelegrinos se les daba la ocasión de disfrutar de una posición similar a ésta y de adquirirla mediante modos de adquisición de la ius gentium.
 Propiedad bonitaria o pretoria. Llamada así como resultado de la protección concebida por el Pretor a determinadas titulares de bona.
 Propiedad útil. Se denomina así algunas situaciones en que el dominio directo pertenece al propietario civil, que arrienda sus tierras a largo plazo, y el dominio útil al arrendatario que se comporta en apariencia como un propietario, aunque la permanencia de su situación siga estrechamente unida a la del verdadera propietario.
La posesión Es una situación y no un derecho. Es lo que se puede observar y suele corroborar la propiedad. En un principio la protección de esa recaía en los individuales mismos mientras más tarde el Pretor, a través de los interdictos, fue creando una protección pretoria destinada a hacer respetar esas situaciones dándoles carácter permanente.
Posesión pretoria; los interdictos posesorios Tiene su origen en la creación de un interdicto prohibitorio de retener la posesión. El interdicto uti possidetis defiende la posesión sobre bienes inmuebles. El interdicto utrubi nace como una extensión de aquél, para defender la posesión de los muebles.
No basta con estar asentado en el inmueble pero, si ese ha sido adquirido de forma violenta, clandestinamente o por concesión precario. El pretor propuso posteriormente un interdicto unde vi, por tal de recuperar la posesión perdida por la violencia.
Son poseedores de pretorios los que resultan defendidos por interdictos: el propietario, el poseedor de buena fe, los precaristas, los titulares de una concesión del ager publicus, el acreedor pignoraticio y el secuestrario.
2 Posesión civil La posesión civil se elabora paralelamente al desarrollo de la protección pretoria a determinados asentamientos de hecho. Se trata de retener de hecho una cosa, con la intención de tenerla para sí con exclusión de otros.
El elemento intencional de la possessio civilis, permite distinguir entre: - El poseedor de buena fe es el que posee sin conciencia de lesionar el derecho del verdadero propietario.
- El poseedor de mala fe, advierte que con su posesión perjudica la posición del verdadero propietario.
La quasi possessio Los usufructuarios y titulares de servidumbres no gozan de la protección interdictal, si bien esta especial situación hizo que los juristas tardíos, en éstos y otros casos análogos, dieran la clasificación de quasi possessio a estos supuestos.
3. Protección procesal del propietario (§27) El derecho de propiedad es absoluto. De ahí que el propietario pueda defender su derecho con distintos recursos, según el tipo de perturbación que sufra su propiedad. Dispone: - De un medio general. Propio del propietario civil, en la acción reivindicatoria.
- De un recurso general. Destinado a negar los derechos limitativos de la propiedad que se suele denominar actio negatoria.
- De dos recursos. Un interdicto y una acción in factum para reclamar el objeto de su propiedad contra el adversario.
- De una serie de recursos que pueden agruparse bajo la denominación de “medios para ordenar sus relaciones de vecindad”.
Trámite posesorio y trámite petitorio La acción reivindicatoria es el recurso propio del propietario civil, ex iure Quiritium, para reclamar el objeto de su propiedad del que ha resultado desposeído.
Los interdictos posesorios sirven para determinar las posiciones de demandante y demandado antes de entablar la acción reivindicatoria que es el arquetipo de las acciones reales.
La carga de la aprueba grava sobre el demandante, que es quien debe probar que lo que reclama es suyo. Probar la propiedad no es nada fácil.
La vindicatio rei; la fórmula pretoria Es el recurso más antiguo para defender la propiedad civil. Se defiende el propietario no poseedor contra el poseedor no propietario. Se pide la devolución de la cosa que se reclama o, en su caso, una suma equivalente de dinero.
Legitimación pasiva La jurisprudencia sentó el principio de que pasivamente seria legitimado el que poseyese la cosa al tiempo de la litis contestatio mientras que los Proculeyanos sostenían que era suficiente que la poseyesen al tiempo de la sentencia para ser legitimados.
Con Justiniano se generalizó la legitimación pasiva de los no poseedores en la reivindicatoria, los llamados, por la doctrina medieval “ficti possessores”; el que perdió dolorosamente la posesión y el que se presenta como poseedor sin serlo, por ejemplo para facilitar que el verdadero poseedor cumpla los plazos de la usucapión.
3 Restitutio por el poseedor vencido El demandado vencido debía, según el arbitrio del juez, restituir la cosa tal como estaba en el momento de la litis contestatio. La debe devolver en el mismo estado y restablecido sus frutos. Si era poseedor de buena fe podía reclamar los bienes destinados a la mejora y el mantenimiento de la cosa.
Interdicto quem fundum y actio ad exhibendum De nada servía la demanda cuándo el demandado ya no poseía el objeto. En ese caso el pretor provee al demandante de dos recursos destinados a obtener una condena pecuniaria. En caso de ser un inmueble quem fundum y si la cosa era mueble un actio ad exhibendum.
Limitaciones legales de la propiedad La propiedad estaba sujeta a algunas limitaciones como: - Existían prohibiciones legales por bien del interés público (prohibición de enterrar cadáveres cerca del fundo vecino...).
- En un principio en Roma se respetaba fuertemente la privacidad. Cuándo aumento la intervención estatal proliferaron la confiscación de bienes por condena criminal o la expropiación por el bien público.
4. Modos de adquirir la propiedad (§28) Hay dos formas de adquirirla: - Derecho natural: se adquiere la propiedad por ocupación o por accesión.
- Derecho civil: mancipatio e in iure cesio.
Esta clasificación no es suficiente y hay otra: - Modo originario: Transmisión de la cosa y la propiedad indirectamente. (Res nullium) cosas de nadie y lo hago para mí. No hay un tercero. Puede haber una sola persona.
- Modo derivativo: Que existe entre dos personas: transmitente y adquirente. Esta Transmisión derivativa tiene que haber una justa causa. Tiene que ser compraventa, acción in pago etc. Si no hay una causa justa no ha y transmisión.
La addictio y la mancipatio El adittio es cuándo el magistrado atribuye derechos o bienes al que se la realiza. Eso es decidido en la asamblea popular o más adelante por al príncipe.
La mancipatio es el acto formal tradicional de adquisición de la propiedad civil en forma de venta solemne de un ciudadano a otro.
Modos de adquirir la propiedad que dependen de una apropiación posesoria Los supuestos que se agrupan bajo esta denominación, tienen en común el ser figuras que toman como base de la adquisición de la propiedad un apoderamiento y el no estar sujetas a una forma determinada para producir efectos.
Occupatio La ocupación consiste en el apoderamiento de una cosa que no tiene dueño (res nullius). Se cuentan; las cosas sustraídas al enemigo en tiempo de guerra, la isla que surge en el mar; las cosas de valor encontradas en la orilla del mar; la isla que surge del río, y el lecho seco del río si las fincas de las orillas son agri limitati, los animales de naturaleza salvaje que se cazan y pescan.
4 Una consideración aparte merecen las res derelictae, es decir, las cosas abandonadas por sus propietarios, que, según los Sabiniarios, podían adquirirse por ocupación y según los Proculeyanos precisaban siempre la usucapio.
Adquisición de frutos El propietario adquiere los frutos que la cosa produce por la simple separación de la misma, cualquiera que sea el modo en que ésta se produzca; el mismo derecho tienen el poseedor de buena fe y el vectigalista. Deben, en cambio, recogerlos para hacerlos suyos al usufructuario, el precarista, el arrendatario y el acreedor pignoraticio.
La traditio La traditio permite adquirir la propiedad por una simple entrega fundad en una iusta causa. Accesible a los no ciudadanos y típico de las provincias. La entrega fática no produce más que una apropiación posesoria; para que resulte la adquisición de la propiedad se precisa de la concurrencia de una justa causa entendida como el acto jurídico que otorga eficacia a la mera entrega.
5. La usucapio (§29) Modo de adquirir la propiedad por la posesión civil continuada durante el tiempo legalmente prescrito, sobre la base de una justa causa y con la persuasión de no lesionar los derechos de otro. Se trata de que la posesión continuada durante dos años de un fundo o durante un año respecto de las demás cosas libera al adquiriente de la responsabilidad del propietario.
Es un modo iuris civilis de adquisición de la propiedad, por eso solo afecta a los ciudadanos romanos y no a los extranjeros. No afecta en caso de cosas robadas y adquiridas por la fuerza.
Requisitos objetivos; los títulos de la usucapión La posesión exigida para cumplir la usucapión es la possessio civilis, de ahí que no basta con poseer una cosa por cualquier razón, sino que se precisa la concurrencia de un fundamento suficiente para que ésta se dé, es decir, la concurrencia de una iusta causa. Las justas causas de la usucapión corresponden frecuentemente a las mismas de la traditio nombradas distintamente: pro soluto, pro emptore, pro donato, pro dote.
La posesión debe ser interrumpida durante dos o un año y en caso de muerte el heredero está facultado para continuar la usucapio del causante.
La bona fides La bona fides (buena fe) es el convencimiento de no estar lesionando el derecho de otro con el propio comportamiento.
Es un elemento subjetivo y por ello difícil de probar, de ahí que, desde época republicana, se considera subsumida la prueba de la bona fides en la de la iusta causa, que no presenta en principio aquélla dificultad.
Se exige la buena fe en el momento en que se inicia la posesión, de suerte que si el poseedor advierte posteriormente que está perjudicando a otro, puede completar a pesar de ello una usucapión eficaz.
Traditio de res mancipi y adquisición a non domino Generalmente, la usucapio tenía lugar cuando el propietario había enajenado la cosa sin la forma adecuada para conferir el adquirente la propiedad civil. En estos casos, servía la usucapión para consolidar una adquisición defectuosa, en la que el adquirente sufriría siempre el riesgo de ver debilitada su posición por una reclamación del verdadero o de cualquiera que pretendiera tener mejor título para ser propietario.
La acción Publiciana; propiedad pretoria o bonitaria Acción que permite defender al adquiriente por usucapión, al que aún faltaba completar el tiempo legalmente establecido para la adquisición de la propiedad, como si dicho tiempo ya hubiese efectivamente transcurrido.
5 La longi temporis praescriptio Recurso destinado a proteger a quienes hubieran poseído inmuebles provinciales durante largo tiempo ya que no es posible usucapión ahí ya que sobre los inmuebles no puede haber propiedad civil.
6. Concurrencia de derechos reales: tipos (§30) La propiedad puede sufrir eventualmente algunas restricciones, determinadas por la confluencia sobre una misma cosa de los derechos de otros titulares. Así ocurre cuando la cosa está gravada por un usufructo, una servidumbre u otros derechos de uso o habitación.
Puede darse también una concurrencia de varios propietarios sobre una misma cosa; se trata entonces de copropiedad o condominio.
La copropiedad En la época arcaica existía el llamado consortium ercto non cito, que se constituía a la muerte del pater familias entre los coherederos que le sucedían conjuntamente.
Cada uno de ellos era propietario pleno del todo y de cada uno de los bienes, lo que les otorgaba una independencia máxima en el ejercicio de su derecho, incluso respecto de los actos de disposición, como manumitir a un esclavo que se convertía en liberto de todos los comuneros. Es probable suponer que cada uno pudiera ejercitar el veto frente a los actos que quisiera impedir de cualquiera de los copropietarios. Este modelo arcaico de copropiedad nacida de la sucesión hereditaria, sirvió para crear otras situaciones de copropiedad, independientemente de la herencia.
- Cada propietario tenía derecho a extraer la utilidad económica de la cosa, en medida y proporción de su cuota.
- La copropiedad es una situación temporal que puede ser resuelta a iniciativa de cualquiera de los copropietarios mediante una acción divisoria.
Divisibilidad jurídica y divisibilidad material Respecto a la divisibilidad material, en caso de que la división no fuese posible, puede el juez, en la acción divisoria, asignar la cosa entera a uno de los copropietarios y ordenar la indemnización de los restantes en proporción a su cuta; o bien vender la cosa en subasta y repartir el precio entre los comuneros proporcionalmente a su cuota.
En cuanto a la divisibilidad jurídica se refiere al hecho de que la atribución de cuotas o partes ideales de la propiedad, faculta a los codueños a realizar pro parte diversos actos, que hacen de la propiedad un derecho jurídicamente divisible; incluso cuando la divisibilidad material no resulta posible, se recurre a la divisibilidad jurídica para dar solución adecuada.
7. Las servidumbres (§31) Las servidumbres son gravámenes o limitaciones establecidas voluntariamente entre fundos vecinos, con el fin de que un fundo sirva o aumente la utilidad de otro perteneciente a un propietario distinto. Se emplea la terminología “fundo sirviente” y “fundo dominante”, para calificar, respectivamente, al fundo que presta y al que se beneficia de la utilidad.
Las servidumbres se refieren siempre a servicios entre inmuebles y se contemplan desde la óptica del que recibe el servicio. Las servidumbres se caracterizan por algunos rasgos comunes: - Relaciones de utilidad entre inmuebles, que sólo indirectamente benefician a los propietarios.
- Vecindad de los fundos o proximidad entre ellos.
- Indivisibilidad. Son derechos de simple uso, y, consecuentemente, indivisibles; no pueden usarse por cuotas, ni constituirse o extinguirse por partes.
- Duración indefinida, pues un uso simplemente temporal no puede ser objeto de servidumbre.
- Son constituidas siempre sobre fundo ajeno pues no cabe servidumbre sobre cosa propia.
6 Se distinguen entre servidumbres positivas (intrusión permitida en el fundo sirviente) y negativas (consisten en un derecho a vetar sobre el fundo sirviente).
Clasificación de las servidumbres En las fuentes se distinguen dos categorías principales: servidumbres rústicas, gravámenes destinados a satisfacer necesidades derivadas de las labores agrícolas, y servidumbres urbanas, cuya finalidad fuese servir a las necesidades de los centros urbanos.
 En cuanto a las servidumbres rústicas, que se consideran res mancipi cabe distinguir: - Las servidumbres de paso a pie o a caballo; de paso de ganado; y de paso de carros.
- Las servidumbres de agua; conducción de agua, extracción de agua de un manantial, echar agua en el fundo sirviente.
 En cuanto a las servidumbres urbanas, que se consideran res nec mancipi se cuentan: - Las servidumbres de luces; de poder abrir vanos o ventanas; de impedir que se eleve una edificación; de derecho de vistas.
- Las servidumbres de salientes; de dejar caer el agua de lluvia, gota a gota, des del tejado; de construir salientes.
- Las servidumbres de carga; de apoyo de viga, de apoyo de una sobre construcción y de desagüe.
Constitución y extinción de las servidumbres Las servidumbres en suelo itálico se constituyen de ordinario:  Por medio de una mancipatio o in iure cesio; la mancipatio se reservaba para las servidumbres rústicas, que eran res mancipi y la in iure cesio, en cambio, servía para cualquier tipo de servidumbre.
 Por medio de un legado de efecto real, por el que el causante dispone que un fundo de la herencia resulte gravado con una servidumbre a favor de un tercero, de modo que el heredero adquiere el fundo con la servidumbre al aceptar la herencia.
 A través de la adiudicatio judicial en las acciones divisorias.
 Por medio de la deductio en un acto de enajenación de la propiedad, pueden también constituirse las servidumbres. Consistía en reservarse una servidumbre, cuando el propietario enajenaba el fundo.
 En suelo provincial, se constituyen las servidumbres a través de actos no-formales.
Por su parte, las servidumbres se extinguen;  Por confusión de titularidades, si el fundo sirviente y dominante se hacen del mismo propietario.
 Por renuncia del titular, que se operaba posiblemente por medio de una in iure cesio o una actio negatoria.
 Por desuso, durante dos años para las servidumbres rústicas y por ausencia de actos de prohibición en las servidumbres urbanas durante igual tiempo, a lo que Justiniano extiende los plazos de la longi temporis praescriptio.
 Por imposibilidad del servicio o desaparición de la utilidad del mismo, a causa de inundación, agotamiento, etc.
7 Protección de las servidumbres Los titulares de servidumbres tienen, para defender su derecho una actio confessoria, pues pretendía que el demandado declarara, “confesara”, la existencia de la servidumbre. En principio se dirige contra el propietario del fundo sirviente pero también entablarse contra cualquier poseedor que impida el ejercicio del derecho de servidumbre.
El Pretor protege además a los titulares de servidumbres con una serie de interdictos prohibitorios, que tienen cláusula de posesión viciosa, con los que defiende el pacífico ejercicio de las servidumbres.
8. El usufructo (§32) El usufructo es el derecho a usar y adquirir los frutos de una cosa ajena, sin alterar su esencia y función económica y sin disponer de la cosa misma.
El usufructo no puede alterar la integridad de la cosa. El usufructo es un derecho personal, constituido para beneficiar a alguien durante toda su vida. Suele ser vitalicio salvo que se constituya por un período determinado. El usufructo es una institución de ius civile, accesible, por tanto, a los ciudadanos romanos, inalienable e intransmisible a los herederos.
El usufructo se extingue ante todo por una renuncia formal en una in iure cessio. La renuncia no-formal, es posible que sólo tuviera eficacia pretoria, mediante una exceptio doli. También se extingue el usufructo por la muerte del titular, y por la capitis deminutio, así como la confusión de titularidades, la desaparición, destrucción o transformación del objeto y, el cumplimiento del tiempo, si así se señaló en la constitución del derecho.
Modalidades especiales de uso sin disfrute: usos, habitatio y operae servorum El usus como derecho independiente del usus fructus tiene su origen en el reconocimiento del derecho a usar cosas que no producen frutos o usar y adquirir los frutos en lo que basten a la subsistencia del usuario. Se trata de un derecho a usar una vivienda o una vivienda rústica en la que no se impida al propietario consumir y adquirir los frutos que produzca, así como cultivarla en la manera en que lo venía haciendo, antes de constituir el derecho de uso.
La habitatio consiste en un derecho que se constituye por el legado y faculta al legatario a usar una vivienda, que incluso puede arrendar.
Las operae servorum no se extinguían a la muerte del titular del legado, sino que podían transmitirse a sus propios herederos.
8 ...