4. LA CRISI ECONÓMICA DEL PERÍODO DE ENTREGUERRAS (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Ciencias políticas y de la Administración - 3º curso
Asignatura Historia Económica
Año del apunte 2016
Páginas 47
Fecha de subida 22/03/2016
Descargas 16
Subido por

Vista previa del texto

Judit Baeza TEMA 4 La crisis económica del período de entreguerras LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL Primera Guerra Mundial o la Gran Guerra Ruptura con la situación del siglo XIX Final siglo XIX y principios del XX: - Predominio político y económico de Europa en el mundo.
- Funcionamiento adecuado del sistema multilateral de pagos.
- Libre movimiento de los factores capital y trabajo.
- Fuerte incremento comercial.
- Intervención limitada del Estado en la economía.
Principales causas de la Gran Guerra 1. Colonialismo e imperialismo. La combinación de globalización, industrialización e imperialismo generó una mezcla de crecimiento económico, desigualdad internacional y rivalidad por el control de recursos y territorios.
 Búsqueda de nuevos mercados y materias primas.
 Superioridad militar de las potencias industriales sobre la inmensa mayoría de países asiáticos y africanos.
 Italia y Alemania empezaron más tarde su proceso colonial.
2. Nacionalismos balcánicos.
3. Paz armada: tensión entre las potencias coloniales. Hay unos años de paz pero la rivalidad imperialista generó un ambiente de guerra que llevó a una carrera armamentista y la creación de alianzas militares.
4. Nuevas potencias (Alemania) se sentían discriminadas por el reparto colonial.
 Hasta finales del siglo XIX la supremacía industrial británica parecía incuestionable, pero a comienzos del siglo XX los productos alemanes habían logrado capturar una parte importante de los mercados internacionales.
127 Judit Baeza ¿Cómo estaban las potencias antes del conflicto? - En la producción de acero, generación de electricidad o de ácido sulfúrico, Alemania ya supera al Reino Unido. También destaca EE.UU., que lidera en producción industrial y población.
- En la ratio del PIB per cápita entre Reino Unido y Alemania entre 1850 y 1915 se observa que a partir de 1870 hay una fortísima convergencia entre el Reino Unido y Alemania.
- En la década de 1850 el Reino Unido tenía un PIB per cápita de 70% superior a Alemania, pero antes del inicio de la I GM sólo era un 30% superior.
Alianzas previas La triple alianza Aliados o la Triple Entente Alemania Francia Austria-Hungría Gran Bretaña Italia Rusia Turquía (octubre 1914) Bélgica (atacada x Alemania) Bulgaria (octubre 1915) Japón (agosto 1914) Italia (mayo 1915) Rumanía (junio 1916) EE.UU. (abril 1917) Grecia (junio 1917) Primera guerra industrial de la historia El proyecto de guerra era: - Una guerra corta de mucha movilidad.
- Que no involucrará a la población civil.
- Que no absorbiera la totalidad del aparato productivo.
128 Judit Baeza - Que no afectara ni a la economía ni a la población civil de los países afectados.
Pero la guerra fue: - Una guerra muy larga → agosto 1914 – noviembre 1918.
- Guerra de trincheras → frentes estables durante X tiempo. Supone poca movilidad, gran mortalidad, y costes elevadísimos en cuanto a la financiación e inversión necesarias para la guerra. Fue una guerra basada en el desgaste del contrario.
- Involucró a buena parte de la población civil.
- El aparato productivo se puso al servicio de la guerra → transformación de la economía a una economía militar, que acabó afectando a gran parte de la población civil.
En resumen, la I GM fue una guerra larga, de poca movilidad, basad en el desgaste del contrario y en poner toda la economía y la población al servicio de la guerra.
Tecnología de la industria bélica El nivel armamentístico fue muy superior al de anteriores conflictos: se disponía de tanques, cañones de gran calibre, armas químicas y ametralladoras.
Además, las mujeres se integraron completamente al trabajo. Los hombres trabajadores de las fábricas fueron sustituidos por las mujeres, que se dedicaron completamente al trabajo agrario e industrial para subministrar esta guerra de desgaste.
Capacidad de movilización de recursos - Toda la economía del país debía dedicarse completamente a la guerra.
- Dos países sobresalen: Francia y Alemania, que movilizaron gran parte de la economía a favor de la guerra. Durante toda la guerra, los frentes de trinchera se encontraban entre Francia y Alemania. Estos dos países beligerantes fueron los más afectados del conflicto.
- En 1917 EE.UU. entra en la I GM, que es cuando empieza a movilizar una mayor cantidad de recursos.
- El Imperio Austro-Húngaro empieza movilizando muchos 129 Judit Baeza recursos durante el primer año del conflicto, pero era un país mucho menos industrializado que el resto de países, cosa que limitó su capacidad de movilización de recursos.
- La I GM fue una guerra de desgaste en la que cada vez se necesitaban más recursos y quién ganará seria quién tuviera más recursos.
Movilización, desarrollo económico y distancia - Los países de la periferia europea (Rusia, Imperio Austro-Húngaro) se vieron retrasados en cuanto a la movilización de los hombres.
- Los países europeos más industrializados tenían una mayor capacidad de movilización.
- Relativa menor movilización de los EE.UU. debido a que entra más tarde en la gran guerra.
- Países que estuvieron literalmente implicados en los frentes bélicos (Alemania y Francia) tuvieron una movilización casi del 80% de los hombres → necesitaban una mayor movilización de hombres.
- Gran Bretaña tiene una menor capacidad de movilización respecto a Alemania y Francia.
Producción militar y desarrollo económico - Los países menos industrializados tuvieron una capacidad menor de movilización de ametralladoras por cápita/mil combatientes.
- Destacan EE.UU., Gran Bretaña, Francia y Alemania, que tenían una industria más desarrollada.
¿La clave de la movilización? - Importancia de la agricultura para autoabastecerse, ya que el intercambio de bienes y productos era más limitada.
- El campo:  La agricultura de subsistencia todavía era muy importante en algunos países, como Rusia, Turquía, Austria-Hungría y Alemania → problemas de oferta de alimentos.
 Desarrollo desigual de Alemania → sector industrial con alta tecnología, pero no se ve reproducido en una bonanza del sector agrario alemán.
- Agricultura campesina = peso muerto para la movilización de recursos.
130 Judit Baeza ¿Cómo se financió la guerra? Entre el 66% y el 85% del gasto público de Alemania, Francia y Gran Bretaña no se financió con ingresos ordinarios (impuestos), sino con: a) Bonos → deuda interna.
b) Emisión inflacionaria → imprimir moneda. La cantidad de moneda en la economía ya no estaba supeditada al patrón oro, de manera que se podía incrementar la oferta monetaria.
c) Reservas de oro para saldar la balanza deficitaria.
d) Préstamos externos → deuda externa.
EE.UU. se convirtió en el primer acreedor después de la I GM, ya que se convirtió en el país con la mayor reserva de oro y que prestó dinero a los países beligerantes del continente europeo.
Desde 1914 el patrón oro dejó de funcionar, las monedas ya no estaban fijadas al oro, de manera que la cantidad de oro ya no estaba supeditada a las reservas de los bancos centrales. Entonces éstos podían devaluar la moneda e imprimir moneda.
Pérdidas humanas - Mayores pérdidas humanas que se habían visto hasta el momento, más que en todos los conflictos hasta entonces.
- Los países que movilizaron más hombres tuvieron más pérdidas.
- La mortalidad de la población civil fue significativa.
- Casi 10 millones de muertes + grandes heridos de guerra (mutilados que quedaron inválidos).
- Los países beligerantes que tenían un frente bélico más cerca se vieron más afectados por las pérdidas.
Nuevas fronteras políticas - Alemania perdió Alsacia y Lorena, que pasaron a ser territorio francés.
- Polonia surgió como Estado independiente. Para que Polonia pudiera comerciar por vía marítima, Alemania quedó dividida en dos: Alemania y Prusia.
- El imperio Austro-Húngaro se dividió en varias unidades políticas nuevas.
- Rusia perdió territorio y surgieron nuevos países: nace la URSS.
- Nuevos países en el centro europeo → Estonia, Letonia, Lituania.
131 Judit Baeza Consecuencias de la Gran Guerra La I GM tuvo efectos económicos muy profundos y duraderos. Tanto lo fueron que se hicieron sentir durante todo el período de entreguerras y, en cierto modo, fueron los causantes de un nuevo conflicto (la II GM) aún más espantoso.
1) Se puso fin abruptamente al orden que había regido la economía internacional en la segunda mitad del siglo XIX.
 Las bases de funcionamiento del capitalismo liberal decimonónico se hundieron en agosto de 1914, tan pronto como los ejércitos entraron en combate.
 Todos los países suspendieron inmediatamente el patrón oro.
 Las transacciones financieras pasaron a estar controladas por los gobiernos y los tipos de cambio fueron fijados administrativamente.
 Intensificación del proteccionismo.
2) Tuvo unas derivaciones económicas, sociales y políticas tales que ejercieron una influencia decisiva en la evolución de las economías nacionales y, en suma, en la economía internacional en el transcurso de las dos décadas subsiguientes.
Tratado de Versalles (1919) Los aliados impusieron sanciones severas a Alemania, para que pagase los costes de la guerra: - Pago en especie → carbón, barcos, armas, ganado, oro, producciones industriales.
- Concesiones territoriales.
- Desmilitarización.
- Indemnización en dinero → 31.455 millones de dólares (más de 400.000 millones de dólares actuales).
Los aliados que sufrieron una mayor destrucción (Francia y Bélgica) insistieron en recibir una reparación suficiente para cubrir sus deudas con Inglaterra y EE.UU.
J. M. Keynes, que formó parte de la delegación inglesa del Tratado de Versalles, criticó las fuertes condiciones impuestas a Alemania y alertó de que podía provocar una generación de odio en Alemania hacia el resto de los países aliados.
“La política de reducir a Alemania a la servidumbre durante una generación, de envilecer la vida de millones de seres humanos y de privar a toda una nación de felicidad, sería odiosa y detestable, aunque fuera posible, aunque nos enriqueciera 132 Judit Baeza a nosotros, aunque no sembrara la decadencia de toda la vida civilizada de Europa.
Algunos la predican en nombre de la justicia. En los grandes acontecimientos de la historia del hombre, en el desarrollo del destino complejo de las naciones, la justicia no es tan elemental. Y si lo fuera, las naciones no están autorizadas por la religión ni por la moral natural a castigar en los hijos de sus enemigos los crímenes de sus padres o de sus jefes”.
Consecuencias económicas de la Gran Guerra 1) Destrucción del capital humano y físico.
2) Costes financieros → entre 260.000 y 338.000 millones de dólares.
 Se pensaba que el conflicto no iba a durar mucho tiempo, por eso no se previeron mecanismos para pagar una suma tan elevada. Pero una vez se entró en una guerra total y de desgaste, la consigna pasó a ser “ganar a cualquier precio”.
 Francia, Alemania y otros Estados que les secundaban recurrieron casi exclusivamente al endeudamiento.
 Los gobiernos de las principales potencias confiaron en el endeudamiento porque estaban decididos a hacerse indemnizar por el otro bando en cuanto lo hubiesen derrotado.
 Se suspendió el patrón oro y se subordinó completamente los bancos centrales a los intereses nacionales, lo que permitió emitir billetes sin freno.
 Un incremento desmesurado de la oferta monetaria provocó una intensa inflación, a pesar de los rígidos controles sobre los precios.
3) Desequilibrios comerciales y el problema de la deuda exterior  La producción y el consumo de ingentes cantidades de recursos para ser destruidos en el frente conllevaron un déficit en la balanza comercial y de cuenta corriente.
 Los países en guerra tuvieron que importar masivamente bienes de los neutrales, a la vez que disminuía drásticamente su capacidad exportadora → desequilibrio comercial.
 De acuerdo con las reglas del patrón oro, el déficit externo debía haber sido liquidado transfiriendo oro a los países acreedores → de ahí que los países que hicieron la función de proveedores acrecentasen espectacularmente el volumen de sus reservas.
 Los bancos norteamericanos concedieron líneas de crédito que permitieron a los aliados europeos financiar grandes volúmenes de compras de mercancías.
 Muchos países carecían de suficientes divisas para importar los bienes necesarios.
4) Restructuración de la economía internacional 133 Judit Baeza  La temporal conversión de Europa en una economía de guerra perturbó enormemente la producción a escala planetaria.
 En el transcurso de la guerra, las naciones europeas más industrializadas orientaron su aparato productivo con arreglo a las necesidades de una economía de guerra total. Esto comportó cambios estructurales en la economía internacional. Las potencias europeas: a. Relegaron la agricultura.
b. Desatendieron los mercados exteriores que tradicionalmente abastecían con sus bienes manufacturados.
c. Potenciaron al máximo la producción y la capacidad productiva de las ramas industriales productoras de armamento y bienes estratégicos para fines militares (minería, siderurgia, transformados metálicos, construcción naval).
 EE.UU. y Japón aprovecharon que las potencias europeas descuidaron los mercados exteriores al concentrar el esfuerzo productivo en los bienes requeridos por los ejércitos para ganar cuotas de mercado.
 Durante el transcurso de la guerra, la producción agrícola de los países beligerantes se contrajo, a causa de la movilización de las fuerzas de trabajo, y los precios subieron intensamente.
 Las naciones en guerra facilitaron al máximo la importación para atender sus necesidades de alimentos y materias primas → se estimuló el crecimiento de la agricultura en el resto del mundo.
 Cuando acabó el conflicto, la agricultura europea recobró los niveles productivos prebélicos y los agricultores europeos demandaron medidas de protección contundentes.
» Debido al exceso de oferta de productos agrarios a escala mundial, desde 1920 los precios de dichos productos experimentaron fuertes caídas.
Las consecuencias económicas de la paz Keynes formuló una crítica sumamente incisiva, cuyo acierto quedó muy pronto demostrado, respecto a las condiciones establecidas por los tratados de paz. Las nocivas consecuencias económicas de la paz derivaron de dos medidas punitivas tomadas por los aliados: 1) Recomposición del mapa político de la Europa central y oriental.
2) El intento de exigir a Alemania inmensas indemnizaciones en concepto de reparaciones de guerra.
El nuevo mapa político 134 Judit Baeza Los perdedores de la guerra fueron cuatro: Alemania, Rusia, el Imperio otomano (Turquía) y el Imperio Austro-húngaro. Los tres primeros sufrieron sensibles amputaciones territoriales: - Alemania perdió el 13% de su territorio, sin contar las colonias.
 Alsacia-Lorena y el Sarre.
 Prusia, que se integró en Polonia - Rusia sufrió mayores pérdidas territoriales en términos absolutos  Nacieron diversos nuevos Estados → Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania y Polonia.
- Turquía se vio privada de todo el inmenso territorio que había poseído en la península arábiga y en el Próximo Oriente.
Desde una perspectiva europea, el mayor trastorno fue ocasionado por la desmembración del Imperio Austro-Húngaro. Se procedió a su descuartización, repartiéndose las porciones resultantes en siete estados: una Austria y una Hungría achicadas, una porción para Rumania, otra para Italia, una mayor para Polonia y otras dos para nuevos estados: Checoslovaquia y Yugoslavia. En total, de la remodelación del mapa político europeo surgieron doce nuevas entidades políticas y 20.000 km adicionales de fronteras terrestres.
La fragmentación política provocó graves trastornos en los sistemas productivos y en el comercio de la región centro-oriental europea. Zonas que en términos económicos formaban un mercado nacional único fueron divididas y asignadas a diversos estados. Cualquier proceso de desintegración económica acarrea una sensible pérdida de renta para los miembros que se dividen.
La región se vio inmersa en toda clase de procesos de desvertebración económica. Los mercados se empequeñecieron, con lo cual los recursos económicos se asignaron de forma menos eficiente.
Los nuevos Estados tuvieron que afrontar costosas inversiones para remodelar las infraestructuras con el fin de adecuarlas a los ejes del nuevo mercado interno. Más aún, algunas de estas entidades políticas tenían una base económica precaria y ninguna recibió ayuda del exterior. A pesar de su manifiesta debilidad económica, todos estos nuevos Estados se dotaron de una moneda y una hacienda propias, de unas políticas públicas independientes. Y sus escasas fuerzas para medirse con los grandes países les inclinaron a protegerse fuertemente contra la competencia exterior, con lo que incitaron a otros países a elevar sus barreras arancelarias.
Las reparaciones Las reparaciones de guerra eran una cuestión clave para los aliados europeos, sobre todo para aquellos que debían afrontar una reconstrucción más costosa, o bien tenían una deuda mayor con otros países aliados (Francia, Bélgica e Italia). Si los perdedores no pagaban, sería la ruina para las finanzas francesas y belgas. Pero si se obligaba a Alemania a indemnizar a los aliados por el 135 Judit Baeza coste de todos los bienes destruidos, como exigían los franceses, la flamante República de Weimar caería en el colapso financiero y el caos social. Ante el dilema, las potencias aliadas mantuvieron posiciones claramente distanciadas.
- Los norteamericanos se oponían a que sus socios ahogasen económicamente a Alemania, pero no ofrecían ninguna solución.
- Franceses y británicos defendían que no sería posible estabilizar las finanzas y las monedas en tanto que no se resolviera el problema de la deuda internacional, por lo que intentaron que las deudas interaliadas y las reparaciones se negociasen en un único paquete.
- EE.UU. se negó en redondo a que se adoptara semejante estrategia e insistió con mayor vehemencia en la devolución de las deudas comerciales.
- La inflexibilidad norteamericana hizo que los franceses reclamasen más el pago de las reparaciones.
La carga impuesta a Alemania fue decidida en 1921 por un organismo ad hoc creado en aplicación del Tratado de Versalles (la Comisión de Reparaciones). La cantidad definitiva fue fijada en 132.000 millones de marcos oro (33.000 millones de dólares oro). Los aliados exigían que Alemania pagase en oro. Esto requería no tan sólo que los alemanes restringiesen drásticamente su consumo interno, sino que exportasen más de lo que importaban. Este objetivo era prácticamente imposible de conseguir al no dar las grandes economías ninguna facilidad a los productos alemanes.
La resistencia de Alemania a pagar la indemnización impuesta exasperó a Francia y Bélgica, que, como medida de fuerza ocuparon con sus tropas la región del Ruhr en enero de 1923. La ocupación fue un fracaso absoluto para los invasores y una catástrofe para los invadidos. El sistema fiscal y monetario alemán se hundió en pocos meses y con él desapareció la capacidad de pago de las reparaciones.
El pago de reparaciones y de las deudas comerciales resultó impracticable cuando se rompieron los flujos de las inversiones exteriores y estalló la crisis al término de los años 20. Al final, Alemania acabó pagando sólo una pequeña parte de la factura. Los europeos quedaron atrapados en una visión nacionalista estrecha y en el deseo de venganza, mientras que los norteamericanos no entendieron que Europa necesitaba imperiosamente su ayuda económica. Los acreedores cobraron al fin sólo una pequeña porción de las deudas y a costa de que la economía internacional perdiese a cambio grandes oportunidades de estabilización y crecimiento.
136 Judit Baeza Las principales consecuencias económicas de la I GM fueron: - Demandas de trabajadores, clases medias y sindicatos para mejorar sus condiciones.
- Mal funcionamiento del sistema multilateral de pagos.
 Distribución muy desigual de las reservas de oro.
 EE.UU. se convierte en el principal acreedor mundial.
- Papel del Estado necesariamente más activo e interventor en la conducción de la economía.
 Control de los flujos migratorios y del comercio.
- EE.UU. pasó a ser la primera potencia mundial, aunque aún no era hegemónica.
- Estancamiento de las exportaciones europeas:  Japón y EE.UU. arrebataron mercados europeos.
 Algunas regiones periféricas instituyeron políticas ISI → políticas de industrialización basadas en la substitución de importaciones, con el objetivo de proteger la economía del país para que la industria nacional que todavía se estaba desarrollando no se viera afectada por la demanda internacional y así fomentar el consumo de productos nacionales.
 Proteccionismo → mayores obstáculos para el comercio internacional + más controles migratorios. Empezaron a surgir impedimentos a emigrar libremente.
- Experiencias inflacionistas:  En Alemania, para llevar a cabo gran parte de los pagos de reparaciones de guerra del Tratado de Versalles, se empezó a imprimir papel moneda → nuevos billetes que acaban generando fortísimos procesos de inflación.
- En 1922 se recupera el patrón oro, pero con una distribución muy desigual de las reservas de oro.
 Todas las monedas que entrasen en el patrón cambio oro estuvieron fijadas a un tipo de cambio fijo de la libra o el dólar, cuyas monedas sí estaban fijadas al oro.
 Gran Bretaña se vio perjudicada, no vivió la época de los “felices años 20” o la “belle èpoque” → la libra esterlina acabó teniendo un tipo de cambio muy sobrevaluado. Esto suponía que los productos británicos serían mucho más caros de lo que deberían ser y tendrían muchas más dificultados para exportar.
 EE.UU. y Francia se vieron beneficiadas, ya que el tipo de cambio de estos países estuvo muy subvalorado → tuvieron muchas más facilidades para exportar porque sus productos iban a ser mucho más baratos de lo que deberían ser.
» En EE.UU. se acabó fijando el mismo tipo de cambio de la 1ª Globalización, pero había acumulado muchas más reservas de oros, de manera que el tipo de cambio del dólar iba a estar muy subvalorado.
» Las autoridades francesas también fijaron un tipo de cambio menor que al de la 1ª Globalización para conseguir una recuperación económica más fácil y rápida.
137 Judit Baeza LA GRAN DEPRESIÓN La Gran Depresión fue una depresión económica que comenzó a finales de la década de 1920 y que dejó sin empleo a millones de personas en todo el mundo capitalista. Estados Unidos fue el país más afectado de esta Gran Depresión, que además es donde comenzó.
Se venía de una época que hubo grandes diferencias consecuencia de los cambios del patrón oro (felices años 20). También había habido un fuerte endeudamiento de países europeos respecto a EE.UU. y una burbuja bursátil.
Causas de la Gran Depresión Causas desde el sistema productivo Una causa profunda de la crisis fue que el sector agrario estaba muy concentrado en el cultivo del trigo, pero la población cada vez consumía menos productos del trigo. A medida que los países se desarrollan más, la gente tiende a consumir más productos manufacturados y elaborados frente a los productos agrarios. Se empiezan a consumir menos productos cereales (bienes agrarios básicos de bajo valor añadido) y más productos de valor añadido (carne, productos hortícolas…).
- Cada vez se exportaba menos trigo → reducción de las exportaciones muy importante.
- La demanda interior en EE.UU. disminuyó un 25%.
Otras profundas causas de la Gran Depresión: - El sector agrario había tenido un auge muy fuerte en la I GM, ya que EE.UU. exportaba a los países aliados, lo que supuso fuertes inversiones en el sector, a pesar de que muchos de los precios de los productos disminuían.
- En el sector industrial, la producción entre 1920 y 1929 creció un 50%, pero el desempleo disminuyó un 6%:  Fortísimo incremento de la productividad del sector industrial → crece la producción con menos mano de obra.
 Los salarios sólo se incrementaron un 7% → los salarios no crecieron a la par de las ganancias de la productividad. Los obreros no veían reflejadas las mejoras, a pesar del sentimiento generalizado de la mejora salarial. Como consecuencia, gran acumulación de beneficios para los propietarios.
 Mayor crecimiento de la producción que el crecimiento de capacidad de compra (poder adquisitivo) → la demanda no podrá hacer frente a los incrementos de la producción.
138 Judit Baeza Llegará un momento en el que los obreros no podrán consumir ni mantener los niveles de consumo que estaban llevando a cabo.
Causas del mal funcionamiento del patrón oro Patrón oro clásico Patrón cambio oro - Compromiso con balanzas de pagos equilibradas.
centrales entraron en la arena política.
- Papel estabilizador de los flujos de capital.
 Las pérdidas de reservas se “autocorregían”.
podía ser inconsistente con la prosperidad doméstica.
capital.
gobiernos político.
- Los gobiernos tenían como regla tener presupuestos ajustados (sin déficit fiscal).
establecidas respecto a la distribución de las cargas fiscales.
- Como último recurso, las economías internacional.
el sindicalismo durante la Gran Guerra.
- Partidos políticos obreros, extensión - Dudas del gobiernos acceder fomentaron del derecho a voto.
- Las clases trabajadoras tenían poco poder podían - Pérdida de reservas llevaba a huidas de - Los - Poca percepción que el balance externo - Normas - Las decisiones de los banqueros a la cooperación compromiso con de los presupuestos equilibrados.
- Cambios en la política fiscal durante la guerra.
- Nuevas normas en los Bancos Centrales limitaban la cooperación internacional.
- Disputas sobre reparaciones y deudas de guerra.
- Diferentes enfoques conceptuales en diferentes países.
El patrón oro clásico funcionaba bien; en cambio, el patrón oro cambio supuso inestabilidad del sistema en la década de los años 20. Hubo fuertes cambios de las cargas fiscales después de la Gran Guerra. Todo lo que hacía funcionar relativamente bien la credibilidad del sistema patrón oro no se produce en la década de los años 20. Se puso en duda la autoridad de los bancos centrales y las autoridades monetarias, así como la cooperación internacional ya no sería una prioridad en el sistema.
139 Judit Baeza Inestabilidad de la década de 1920 Recordatorio: - Problemas inflacionistas.
- Déficits comerciales y fiscales.
- Desde mediados de la década de 1920 las balanzas de pagos de Europa y otros países estaban en equilibrio gracias a los flujos de capital que salían de EE.UU.
Alemania empezó a imprimir moneda y se produjo una hiperinflación. Una vez que su moneda se estabilizó, grandes flujos de capitales norteamericanos acabaron invirtiendo en Alemania. Por su parte, Alemania acabó pagando las reparaciones y las deudas de guerra con Francia y Reino Unido y éstos, a su vez, devolvieron los préstamos que les había concedido EE.UU.
La salida de capital de EE.UU. se detuvo en el verano de 1928 por políticas monetarias restrictivas de la FED (subida de los tipos de interés por parte del BC de EE.UU.) para contrarrestar la especulación en Wall Street. Si los tipos de interés subían, el dinero era más caro y muchos de los capitales que estaban yendo a Europa debido a la rentabilidad se quedaron en EE.UU. Por lo tanto, encontramos grandes flujos de capitales que van de Europa a EE.UU.
En verano de 1928 se empieza a ver una ralentización de la economía mundial. Para defender la paridad y seguir pagando la deuda externa, Europa y Latinoamérica aplicaron políticas restrictivas. Cuando estalla la crisis del 29, se da una reducción de la oferta monetaria mundial.
El patrón oro no permite imprimir más moneda y en EE.UU. después del crack del 29 hay fortísimos procesos de pánicos bancarios. Muchas instituciones norteamericanas quebraron y se redujo la oferta monetaria.
La fallida estabilización de 1920 La restauración de la estabilidad monetaria y financiera a la salida de la guerra tenía dos vertientes, una interna y la otra externa. Los países se enfrentaban a la necesidad de estabilizar la capacidad de compra de su moneda tanto en el interior como en el exterior. El primer objetivo implicaría cortar la inflación. El segundo se alcanzaría, según creían los gobernantes de la práctica totalidad de naciones, mediante el restablecimiento de un cambio fijo y el retorno al patrón oro.
140 Judit Baeza La lucha contra la inflación La I GM generó una inflación sin precedentes por su alcance e intensidad. La inflación fue, por primera vez, de escala mundial. Además, los precios aumentaron a un ritmo muy elevado: se doblaron (o más) en casi todos los países en tan sólo cinco años. El fenómeno cogió desprevenidos a los contemporáneos que, en un primer momento, fueron víctimas de la ilusión monetaria. Las raíces de esta brusca alza general de los precios se encuentran: a) En el desequilibrio entre la oferta y la demanda en los mercados de productos provocado por el propio conflicto.
 La demanda agregada tendió a aumentar de forma explosiva por las insaciables necesidades de la maquinaria bélica.
 En la oferta se produjeron colapsos y dificultades para aumentar de forma sostenida los suministros debido a las interrupciones y la rarificación del transporte de materias primas, productos energéticos y, en general, en toda clase de bienes.
b) En el incremento de la cantidad del dinero.
Sin embargo, la inflación fue más intensa en los países beligerantes que en los neutrales. Entre los países beligerantes también hubo diferencias debido a la distinta magnitud de los trastornos del sistema productivo y al desigual recurso que hicieron los gobiernos a la financiación inflacionista del gasto público mediante la emisión monetaria.
El control de la inflación en la posguerra Las diferencias se mantuvieron y acentuaron en la posguerra, ya que la inflación no finalizó con el cese de las hostilidades en casi ningún lugar.
Hubo un grupo de países que lograron detenerla hacia 1920, para, a continuación, invertir la tendencia: consiguieron que los precios disminuyesen gradualmente. La mayoría de ellos había mantenido la neutralidad durante el conflicto. Debe subrayarse que también formaran parte de ese grupo Gran Bretaña y EE.UU. Dicho grupo de países tuvo éxito en la lucha antiinflacionista gracias a que sus finanzas públicas no sufrieron desequilibrios muy graves y a que aplicaron con decisión y de manera duradera políticas deflacionistas severas. Sus gobernantes llevaron a cabo drásticos recortes del gasto público y fuertes subidas de impuestos, a la vez que sostuvieron políticas monetarias marcadamente restrictivas.
Hubo un segundo grupo de países que durante mucho tiempo se vio impotente para recortar la inflación. No consiguió ponerle freno hasta la segunda mitad de la década (en torno a 1926 o 141 Judit Baeza 1927), y tras haber acumulado sus monedas una gran pérdida de poder adquisitivo interno (Francia, Italia, Bélgica, Finlandia). La mayoría de los países que tomaron parte en la guerra en el bando aliado se encontraron en esa situación. Tuvieron problemas para reconstruir sus economías y para requilibrar sus finanzas públicas. Pero, dado que las autoridades de esos países suscribieron los principios de la ortodoxia monetaria y fiscal y, consecuentemente, dirigieron los esfuerzos de la acción política en el ámbito económico a la restauración del patrón oro, no sucumbieron indefinidamente a las pulsaciones inflacionistas. Al final, encarrilada o completada la reconstrucción y apaciguadas las tensiones sociales, las medidas estabilizadoras se impusieron.
La hiperinflación Hubo cinco países que pasaron por la traumática experiencia de la hiperinflación: Alemania, Austria, Hungría, Polonia y Rusia-URSS.
La hiperinflación más espectacular y trascendental fue la que se abatió sobre Alemania en 1922 y 1923. El factor desencadenante radicó en la emisión excesiva de billetes por parte del banco central. La creación de numerario creció de manera desmesurada para financiar un déficit presupuestario que, a su vez, aumentó desbocadamente al combinarse el endeudamiento de la guerra, los gastos de la reconstrucción y las cargas del coste de la ocupación y las reparaciones.
La enormidad del déficit condujo a que la deuda se autoalimentarse a gran velocidad y con creciente aceleración. La espiral creación de dinero – subida de precios no tardó en traspasar el punto crítico de no retorno a partir del cual los precios escapan de todo control y fuerzan a multiplicar sin cesar la circulación de numerario, reduciéndose rápidamente el valor de la moneda hasta situarse virtualmente en cero. Llegado este punto, no quedó más remedio que hacer tabla rasa y crear una nueva moneda que inspirase suficiente confianza al público para emplearse sin restricción por su valor nominal.
La moneda alemana se desdeñó por el abismo no sólo por razones económicas: - Las autoridades antepusieron la reconstrucción y el relanzamiento económico a la estabilidad monetaria.
- Las motivaciones políticas pesaron aún más cuando se radicalizaron las posiciones sobre la cuestión de las reparaciones de guerra.
- Los dirigentes alemanes desearon demostrar a las potencias vencedoras que las reparaciones representaban una carga insoportable para la economía alemana.
La hiperinflación alemana tuvo dos consecuencias extremadamente importantes: 1) Impacto social y político provocado por la pérdida absoluta del valor del dinero.
142 Judit Baeza  Como cualquier hiperinflación, significó una expropiación del ahorro privado mantenido en dinero o activos de renta fija.
 Conllevó la ruina de las clases medias.
 Amplios sectores sociales dieron la espalda a la democracia para aupar el poder al fascismo.
2) Obligó a replantear la cuestión de las reparaciones.
 Con arreglo al nuevo esquema diseñado por los norteamericanos en 1924 (Plan Dawes) los pagos anuales se redujeron drásticamente y EE.UU. concedió a Alemania la posibilidad de acceder a su mercado de capitales.
 Alemania debería aplicar un programa de control estricto del gasto público y una política crediticia ortodoxa, aparte de pagar las reparaciones.
 La reforma monetaria que alumbró una nueva moneda contó con el favor del público por la confianza que inspiró el cuantioso préstamo otorgado por la banca norteamericana para el lanzamiento de la nueva moneda y porque supuso el retorno al patrón oro y a sus reglas.
La estabilización monetaria y la restauración del patrón oro La mayoría de los países europeos salieron de la guerra con agudos problemas monetarios. Por consiguiente, sus monedas se depreciaron. Tras el cese de las hostilidades, existían grandes diferencias entre las diversas economías en cuanto a la situación de sus balanzas de pagos, la evolución de sus precios interiores y otros desequilibrios internos. El problema era que los tipos de cambio de equilibrio se habían alterado y habían perdido la estabilidad.
Desde el armisticio, los gobiernos intentaron fijar una nueva paridad de sus respectivas monedas con el oro o una moneda de referencia. Este objetivo, que en la época se denominó “estabilizar el cambio”, se reveló extraordinariamente difícil de alcanzar. En los primeros años de la posguerra los tipos de cambio sufrieron violentas fluctuaciones, dependiendo de las perspectivas y expectativas de mejora o empeoramiento de la inflación y el déficit público de cada país.
Eichengreen: “el mundo vivió en aquella época la primera experiencia de un régimen de tipos de cambio flotantes. Una experiencia que se desarrolló en contra de la voluntad unánime de los responsables económicos”. Se achacaba la volatilidad de los cambios a los movimientos masivos de capital especulativo (hot money), que aprovechándose de la incertidumbre que envolvía la evolución futura de los tipos de cambio, obtenían cuantiosas ganancias apostando por la depreciación o apreciación de las monedas. Los responsables económicos culpaban a los especuladores en divisas de la inestabilidad de los cambios, al tiempo que defendían con ardor la creencia de que la economía no podría volver a funcionar adecuadamente si no se ponía fin al régimen de flotación.
143 Judit Baeza El retorno al sistema de cambios fijos Todos los gobiernos tuvieron como objetivo prioritario retornar al sistema monetario imperante antes de la guerra. En 1920 se celebró una primera conferencia económica internacional en Bruselas para debatir sobre la reconstrucción del sistema internacional de pagos. Hubo un acuerdo unánime en que éste debía basarse en el oro. Las conclusiones y directrices aprobadas en la conferencia de Bruselas animaban a los países a que restableciesen una paridad fija de sus monedas con respecto al oro y se guiasen por las reglas tradicionales del sistema: presupuestos equilibrados y circulación monetaria respaldada por un volumen de reservas de oro suficientes.
Sin embargo, el stock mundial de oro estaba muy desigualmente repartido: numerosos bancos centrales no tenían lingotes en sus cajas fuertes o disponían de una cantidad insuficiente. Así pues, la Sociedad de Naciones convocó una segunda conferencia monetaria internacional, que se celebró en Génova en 1922. De allí salió como propuesta para solucionar el problema el “patrón cambios oro”. Se reconocía como política legítima la desaparición del oro como moneda circulante y la fijación del tipo de cambio con respecto a una moneda fuerte que fuese directamente convertible en oro. Esto conduciría a que muchos países constituyesen sus reservas exteriores con divisas en lugar de oro. Las monedas que desempeñarían la función de activo de reserva y medio de pago exterior serían el dólar y la libra esterlina.
Los fallos del patrón oro restaurado El sistema nacido del consenso de Génova adoleció de grandes fallos. El primero de ellos es que se dio total libertad a los gobiernos para estabilizar sus monedas. Se les facultó a hacerlo cuando lo estimasen oportuno y a nivel que juzgasen conveniente. Por lo tanto, no hubo ninguna coordinación. Los tipos de cambio fueron fijados en momentos distintos, a menudo a niveles que resultaban claramente inadecuados atendiendo a las variaciones habidas en los precios relativos.
Este proceso se alargó más de 7 años (1922-1928) en realidad, no acabó de completarse hasta enero de 1930, al volver al oro Japón, o hasta julio de 1931, cuando se incorporó Portugal. Justo cuando se coronaba la reconstrucción monetaria, el sistema comenzó a resquebrajarse para desintegrarse. En la visión más optimista, se puede decir que el patrón oro de entreguerras duró 5 años, aquéllos que van desde la estabilización de facto del franco francés en julio de 1926 hasta el abandono de la libra esterlina en septiembre de 1931.
La lentitud con que los países restauraron un cambio fijo no fue el único problema. Peores efectos sistémicos se derivaron de los niveles de los tipos de cambios adoptados: - Unos cuantos países decidieron restablecer la paridad de preguerra.
144 Judit Baeza - Un segundo grupo, más numeroso, estuvo formado por aquellos que optaron por estabilizar sus monedas a unas paridades que suponían una depreciación superior al 70%. Se trata de economías que sufrieron fuertes inflaciones y grandes déficits presupuestarios durante la guerra y en los primeros años de paz.
- Los países que padecieron hiperinflaciones no tuvieron más remedio que fijar unas paridades oro para las monedas recién creadas que representaban una fracción infinitesimal del valor oro de sus antiguas monedas.
El problema estuvo en que las paridades fijas no correspondían a los tipos de cambio de mercado.
- Monedas sobrevaloradas → retornaron a los valores de preguerra. Es el caso de Gran Bretaña, Dinamarca, Noruega e Italia..
 Crecieron menos de lo que podrían haberlo hecho sin esa sobrevaloración.
 Se enfrentaban a déficits exteriores persistentes.
- Monedas subvaloradas → EE.UU., Francia, Bélgica y Polonia.
 Sacaron provecho de la mayor competitividad de sus exportaciones.
 Tendían a acumular cuantiosos superávits comerciales y por cuenta corriente.
Otro fallo del régimen monetario de entreguerras radicó en su dependencia de diversas monedas de reserva en un grado muy superior al existente antes de la guerra.
- El patrón cambios-oro implicaba una piramidización de las demandas del metal sobre algunos centros financieros.
- Los países que tenían monedas convertibles aceptadas como monedas clave o de reserva por otros países debían responder ante éstos → tenían que disponer de un volumen de oro suficiente para hacer frente a la eventualidad de que los bancos centrales de tales países reclamasen de manera imprevista la convertibilidad en oro de los billetes.
 EE.UU. contaba con reservas más que suficientes para atender a esa demanda.
 Gran Bretaña no → optó por la paridad de preguerra, aun a costa de pagar una factura elevada en términos de pérdida de crecimiento y empleo.
» Gran Bretaña acumuló un enorme volumen de pasivos exigibles a la vista o a muy corto plazo, al lograr que numerosos bancos centrales mantuviesen sus reservas en depósitos denominados en libras.
» Londres ejerció de nuevo la función de prestamista internacional sobre esta base crediticia.
» Cuando en 1931 los bancos extranjeros retiraron en masa sus saldos, el gobierno británico se vio obligado a suspender la convertibilidad de la libra al no tener reservas suficientes.
145 Judit Baeza La descoordinación de las políticas monetarias de las principales potencias Los desajustes en las cuentas exteriores causados por la discordancia entre las paridades oficiales y los tipos de cambio de mercado tendrían difícil arreglo. Las autoridades defendían un régimen de cambios inalterables, tal como había sido el patrón oro clásico. Una vez establecida la paridad, resultaba imposible revisarla. Los países que soportaban una gran presión sobre su balanza exterior debido a que cometieron el error de sobrevalorar sus monedas ni podrían devaluar. Antes de hacerlo abandonarían el sistema. En cuanto a las naciones infravaloradas, no tardarían en descubrir que salían favorecidas por ser ahora sus productos más competitivos.
El problema radicaba en que la I GM trajo consigo cambios sociales y políticos de tal calado, por no hablar de repercusiones económicas y financieras, que los gobiernos no pudieron ni desearon supeditar la policía económica interna al equilibrio externo, y menos aún a la estabilidad económica internacional. Así, las naciones con monedas sobrevaluadas fueron reacias a someterse a la disciplina deflacionista necesaria para resolver sus problemas de balanzas de pagos si ello implicaba administrarse dosis elevadas y duraderas de esta medicina. En cambio, las naciones que disfrutaron del privilegio de cosechar superávit gracias a la baratura de sus monedas fueron todavía más reacios a colaborar para corregir los desequilibrios.
a) El banco central de una economía con déficit por cuenta corriente tiene una capacidad limitada de neutralizar el efecto de la disminución de las reservas: su margen de maniobra es siempre bastante estrecho, pues depende de un volumen de reservas que nunca es grande con respecto a las importaciones.
b) Un banco central que ingresa oro gracias a un saldo exterior favorable tiene la posibilidad de no hacer ningún ajuste. Le basta con practicar una política de esterilización, esto es, evitar que el aumento de las reservas se traslade a una ampliación de la cantidad de dinero y el crédito, lo cual provocaría una subida de los precios.
 Francia y EE.UU, las dos economías con gran capacidad de ahorro externo en esa época, siguieron una política de esterilización. Esto les permitió absorber una cantidad desproporcionada de las reservas mundiales de oro.
 En 1930 acaparaban el 58% del total.
 La tendencia a la concentración de los activos de reserva introdujo una gran presión deflacionaria sobre los demás países.
 Las autoridades norteamericanas y francesas se negaron tercamente a adoptar políticas monetarias y crediticias de corte expansivo.
146 Judit Baeza El mecanismo de ajuste básico del patrón oro no funcionó en el sistema recreado en la posguerra.
Las autoridades monetarias y políticas de los principales países no estuvieron dispuestas a seguir estrategias cooperativas.
Si los desequilibrios en las balanzas por cuenta corriente no se resuelven porque las políticas monetarias y fiscales no están encaminadas a cumplir esa misión, los tipos de cambio fijos no pueden durar mucho tiempo. El patrón cambios oro fue capaz de soportar algunos años la presión gracias a que los movimientos de capitales actuaron como una fuerza estabilizadora. La inversión exterior confirió a los gobiernos el poder de ejecutar una política monetaria autónoma sin tener que renunciar a los tipos de cambio fijos. Pero los tres vértices del triángulo (un régimen de cambios fijos, una política monetaria autónoma y la libre circulación de capitales) mostraron ser altamente inestables, apareciendo el famoso “trilema” → la inestabilidad de disfrutar a la vez de los tres elementos. En cuanto se retrajo la inversión, el sistema monetario se vino abajo.
Los movimientos de capitales En el decenio de 1920 los flujos de capital más allá de las fronteras alcanzaron grandes magnitudes y ejercieron una influencia decisiva en la evolución macroeconómica de los principales países deudores y, en menor medida, de los acreedores. Grandes masas de capital cruzaron fronteras durante el primer lustro de posguerra, cuando el mundo asistió a una frenética especulación en los mercados de divisas. Después de 1924, los movimientos de capital a corto plazo continuaron teniendo una gran importancia. Durante el boom inversor de los años siguientes, en Europa casi se igualaron a los de largo plazo y en lo que respecta al principal deudor (Alemania) los sobrepasaron.
Estados Unidos se convirtió en el gran proveedor de capital (60% del total), y le sigureon Gran Bretaña y Francia. Por el lado de los deudores sobresale Alemania, con 4.200 millones de dólares.
Recibió más de 1/3 de la inversión exterior mundial y algo más que todos los otros países europeos juntos.
Cuando la moneda y las finanzas germanas colapsaron a finales de 1923, los aliados no tuvieron más remedio que replantearse la cuestión de las reparaciones de guerra, la cual, a su vez, condicionaría el esquema de liquidación de las deudas interaliadas. Mediante el plan de la Comisión Dawes, bajo el respaldo de los norteamericanos, Alemania estaría en condiciones de pagar las indemnizaciones (las anualidades fueron rebajadas + acceso al mercado de capitales norteamericano). De modo que EE.UU. prestaría grandes cantidades de dinero a Alemania, con el cual pagaría las reparaciones a los aliados; a su vez, éstos devolverían las deudas que tendían pendientes con los norteamericanos. Las reparaciones y las deudas comerciales quedaron ligadas 147 Judit Baeza en un circuito que se sostenía en EE.UU. En el momento en que faltase la financiación norteamericana, el sistema de pagos se vendría abajo. Bastó la estabilización de las monedas y el retorno al patrón oro, y que pareciese resuelto el problema de las reparaciones y deudas para que el capital norteamericano afluyera en grandes cantidades hacia Europa.
Sin embargo, desde 1928 los inversores del otro lado del Atlántico dejaron de bombear capital al resto del mundo. La burbuja financiera generada por la bolsa de Nueva York succionó el ahorro.
La súbita disminución y, poco después, el cese de las exportaciones de capital de EE.UU. precipitó a Alemania y las otras economías fuertemente endeudadas hacia la suspensión de pagos y la depresión antes de que se desencadenara la crisis económica internacional con el crash de la bolsa norteamericana en octubre de 1929.
El crack del 29 Principales causas: - Se produce una creciente financiarización de la economía.
- Subida de las tasas de descuento bancaria.
- Debilitamiento de la demanda agregada y de la economía real.
- Mal funcionamiento del patrón cambios oro.
Estos elementos produjeron el 24 de octubre de 1929 (Jueves Negro) hubo una gran caída bursátil del 9%. El 29 de octubre de 1929 (Martes Negro) se pusieron a la venta 29 millones de títulos sin órdenes de compra. El crack bursátil no deja de ser consecuencia de todos los desequilibrios que se producen en la década de 1920.
La interpretación tradicional atribuye los orígenes de la Gran Depresión al crash de la bolsa de Nueva York en octubre de 1929. Tafunell sostiene que los estudios recientes de los historiadores económicos han descubierto causas más profundas y desequilibrios fundamentales en la economía internacional generados por la guerra y por las políticas de posguerra. Estos problemas estructurales eran lo bastante graves para que, tarde o temprano, acabasen aflorando, ocasionando serias perturbaciones a la economía mundial. Lo que pasó es que se mantuvieron latentes hasta que estallaron a raíz de la crisis bursátil. La burbuja especulativa de los años 20 en los mercados de valores de EE.UU. llegó muy lejos. Esta alza mayúscula encerraba un enorme potencial desestabilizador al estar alimentada por el crédito en cadena aportado por bancos y por intermediarios financieros con escasos fondos propios. Un primer descenso brusco de las cotizaciones causado por la retirada de inversiones avisados sembró el pánico, sobreviniendo el 148 Judit Baeza desastre. El mercado se colapsó, desplomándose los precios. Disminuyeron casi sin interrupción hasta mediados de 1932, cuando llegaron a un nivel que era tan sólo el 15% del de tres años antes.
Las consecuencias de la crisis bursátil traspasaron de inmediato el ámbito del parquet, golpeando con fuerza la economía real de EE.UU. En realidad, antes del verano de 1929 la mayoría de indicadores económicos flexionaron a la baja, aunque no de manera muy perceptible. El hundimiento de valores provocó en el último trimestre de 1929 una caída muy brusca del consumo privado, que no dejó de acentuarse en los dos años siguientes. La retracción de los consumidores fue intensa en los bienes de consumo costosos y tecnológicamente más complejos, como automóviles y electrodomésticos, los cuales habían constituido la base de la formidable prosperidad de la industria norteamericana durante la década. El derrumbe de la demanda por parte de las familias fue debido al efecto riqueza negativo originado por el desplome de las cotizaciones bursátiles y debido a la preferencia por la liquidez. De repente, las economías domésticas que tenían colocados sus ahorros en bolsa sintieron que su patrimonio había disminuido drásticamente, que se habían empobrecido, con lo que restringieron al máximo su gasto de consumo y renunciaron a las compras a plazo. La contracción del consumo condujo a su vez a una acusada disminución de la formación de capital al cancelar las empresas los planes de inversión y paralizarse el mercado inmobiliario.
Sin embargo, no se habría convertido en una depresión extraordinariamente dura y prolongada de no haber socavado la estabilidad del sistema monetario.
Propagación de la crisis En EE.UU. los bancos eran pequeños, había unos 30.000 bancos. El crack bursátil generó una crisis bancaria y de confianza en el sistema financiero norteamericano, y se produjeron procesos de pánico bancario (“corralito”), esto es, la gente iba a sacar dinero de los bancos por miedo de perderlo.
- El Bank of the US, un banco privado de NY, cayó en diciembre de 1930.
- Cadwell & Co. también cayó.
En un momento crítico como éste, el banco central es la única institución que tiene capacidad de detener la quiebra en cadena y evitar la desestabilización del sistema bancario. Puede hacerlo si actúa como prestamista en última instancia, lo cual suele requerir que dé señales que está dispuesto a conceder crédito de forma ilimitada a los bancos sólidos, al mismo tiempo que inyecta masivamente liquidez en el sistema económico. Pero la Reserva Federal no hizo nada de todo eso, porque no se percató de la gravedad del riesgo sistémico ni comprendió las catastróficas consecuencias que podrían derivarse del mismo. Las suspensiones de pagos y cierres de 149 Judit Baeza establecimientos bancarios cobraron proporciones insospechadas, convirtiéndose en una epidemia. La destrucción masiva de depósitos bancarios provocó una fuerte caída de la cantidad de dinero. Entre 1929 y 1933 la base monetaria se contrajo un tercio y tal caída avivó el proceso deflacionista → los precios cayeron en picado al derrumbarse la oferta monetaria y crediticia.
Puesto que los precios descendieron sin cesar, el consumo se retrajo en extremo En Europa la crisis monetaria se debió a las políticas económicas restrictivas para mantener el patrón cambio oro, las cuales redujeron la oferta monetaria.
Debido a la crisis bancaria de EE.UU. y la monetaria de Europa hubo caídas en la oferta monetaria, lo que deprimió todavía más la economía. En Europa, los Bancos Centrales no podían proveer a los bancos con dificultades con dinero líquido porque esto iba en contra del patrón oro (no se podía incrementar la oferta monetaria). Paradójicamente, la provisión de dinero líquido a un banco podía generar una estampida de retiros de depósitos de los bancos (pánicos bancarios).
El patrón cambio-oro (y su mal funcionamiento) incrementó la vulnerabilidad de los sistemas financieros de los países.
El impulso de la Gran Depresión fue las políticas restrictivas de la FED por razones domésticas, junto con las políticas restrictivas inducidas afuera como consecuencia del modo de funcionamiento del patrón cambio-oro. Una vez que el crack bursátil explota, debido al mantenimiento de los tipos de cambio fijos del patrón cambio-oro, la crisis se convierte en una de las mayores depresiones de la economía hasta el momento.
La Gran Depresión no se superó rápidamente debido a las restricciones monetarias mantenidas durante mucho tiempo, no se supera por las restricciones del patrón oro que no permitía a los gobiernos emprender políticas monetarias reflacionistas1. Por lo tanto, muchos de los países deudores se vieron obligados a abandonar el patrón cambios-oro. Un cambio menor en la política norteamericana tuvo efectos tan dramáticos por la reacción externa que generó a través de su interacción con los desequilibrios existentes en los patrones de las relaciones y las restricciones del patrón oro.
El hundimiento del comercio internacional El comercio mundial sufrió un auténtico colapso. Los intercambios a nivel mundial se hundieron con mucha rapidez. Entre 1929 y 1932 el comercio mundial se redujo, en valor, en una proporción próxima a 2/3. Esto propagó la depresión económica: cualquier país que tuviera un cierto grado 1 La reflación puede definirse como la estimulación de la masa monetaria mediante el incremento de la masa monetaria o la reducción de impuestos. Una política monetaria y fiscal para hacer aumentar el PIB.
150 Judit Baeza de apertura comercial exterior se enfrentó a una seria recesión como consecuencia de la caída de la demanda externa. Fue prolongada, además de muy intensa. Todavía en el año 1938 el comercio mundial, en valor, se situaba por debajo de la mitad del nivel de 1929. Los precios de las mercancías disminuyeron mucho más que las cantidades comerciadas.
¿Por qué se contrajo tan violenta y persistentemente el comercio internacional? La razón primigenia fue que EE.UU. exportó la crisis a los demás países al tener un peso considerable en el comercio y la economía mundiales. La disminución de la demanda de importaciones por parte de EE.UU. provocó en muchos países una fuerte caída de sus exportaciones, la cual, a su vez, condujo a que éstos disminuyesen la demanda de importaciones, retroalimentando la espiral contractiva del comercio a escala mundial.
Desde el inicio de la Gran Depresión hasta la II GM la mayoría de países siguieron políticas comerciales y cambiarias para salvarse a sí mismos a coste de “empobrecer al vecino”. Lo que caracterizaba esas políticas es que eran opuestas a cualquier formad e cooperación. Con ellas cada país persigue salir de la crisis, recuperar y mejorar la renta y el empleo a expensas de los demás.
En terreno monetario, este tipo de política se materializó en las devaluaciones competitivas. En el terreno comercial, consistió en elevar los aranceles, imponer cupos y, en algunos casos, establecer el control de cambios, con el propósito de restringir fuertemente las importaciones. El primer actor importante en la escena económica internacional que se dotó de una política comercial muy proteccionista fue precisamente EE.UU. Con su agresiva política de protección, EE.UU. provocó una reacción generalizada de medidas proteccionistas por parte de otros países, reacción que no cesó hasta la II GM.
Los cupos sobre las mercancías importadas causaron una gran destrucción de comercio internacional. Los controles de cambios reforzaron las restricciones cuantitativas a las importaciones. Allí donde se implantaron los controles de cambio, el Estado monopolizó el mercado de divisas y, además de la licencia de importación, había que solicitar las divisas correspondientes. En la mayor parte de casos, recurrieron a los controles de cambio las economías de la periferia que se enfrentaron a graves problemas de balanza de pagos (como Alemania e Italia).
Las políticas restrictivas tuvieron efectos nefastos para el comercio internacional y para los propios países que las adoptaron. A ellas se debió el colapso definitivo de los intercambios y el estancamiento en que éstos quedaron sumidos durante el resto de la década de 1930. La contracción de los intercambios comerciales fue, primero, una vía potente de propagación de la crisis económica y, más tarde, un factor que agravó la misma y lastró la recuperación.
151 Judit Baeza Las repatriaciones de capital El segundo canal de transmisión de la Gran Depresión fue el monetario-financiero. El crash de la bolsa de Nueva York provocó el cese total de las exportaciones de capital de EE.UU., que venía disminuyendo con gran celeridad desde que la burbuja bursátil atrajo a los inversores. Pero la situación cambió radicalmente a partir de 1930. Habiendo tomado conciencia de que los deudores quizá no podrían devolver el capital, se lanzaron a una carrera desinversora.
La repatriación de capitales tuvo lugar a lo largo de la década de 1930, y en unas magnitudes tan enormes como se habían registrado en los años 1924-1929 en sentido opuesto. Entre 1931 y 1937, las naciones acreedoras importaron una suma de capital aproximadamente equivalente a la que habían exportado durante la década de 1920 (unos 11.000 millones de dólares). De hecho, acabó siendo mucho mayor, ya que en 1938 y durante la primera mitad de 1939 se redobló el reflujo (por fuga de capitales de residentes en países deudores). La posición exterior de la economía norteamericana revela la importancia del fenómeno. EE.UU. pasó de ser el principal acreedor a tener una posición levemente deudora en vísperas de la II GM.
La retirada de capital tuvo efectos desastrosos para las economías más endeudadas, bien fueran las potencias perdedoras de la I GM, o bien los exportadores de productos primarios de la Europa del Este o de cualquier otra región de la periferia. La dependencia que todos estos países tenían de los flujos de ahorro exterior era tal que enseguida se enfrentaron a gravísimos problemas monetarios y financieros; más aún al producirse el repliegue de la inversión extranjera justo cuando se desplomaron las exportaciones. Estalló entonces una crisis de la deuda, que en muchas economías se combinó con una crisis bancaria. Estas crisis financieras y de balanza de pagos se sucedieron en un movimiento en cadena, golpeando finalmente al propio corazón del sistema económico internacional.
El derrumbamiento del patrón oro en la periferia La desintegración del sistema monetario y financiero internacional comenzó por la periferia. Las economías que formaban parte de ella fueron las más perjudicadas por el proceso deflacionario.
Los precios de los productos que exportaban cayeron más deprisa que los de las importaciones.
Los precios de los bienes primarios disminuyeron fuertemente en 1930 y 1931 en relación a los precios de los bienes manufacturados.
El desequilibrio comercial resultó completamente desestabilizador al conjugarse con déficit en la cuenta de transferencias yd e capital. Recayó entonces una presión insoportable sobre la balanza de pagos. Mientras que con las exportaciones se obtenían cada vez menos ingresos, las 152 Judit Baeza obligaciones financieras, fijadas en oro a tipos de interés invariables, subían en términos de las exportaciones. Sin posibilidad de tomar nuevos préstamos, los países deudores agotaron enseguida las reservas y tuvieron que recurrir a políticas de austeridad extrema. Estas políticas se revelaron también muy pronto ineficaces para atajar el desequilibrio exterior. A los países deudores no les quedó otro remedio que abandonar el patrón oro, devaluar y, finalmente, recortar las importaciones y no pagar la deuda exterior. A mediados de 1931 productores de bienes primarios como Argentina, Australia y Nueva Zelanda, entre otros, ya habían salido del patrón oro y depreciado sus monedas. Numerosos países centroeuropeos, como Bulgaria, Hungría, Polonia, Rumania y Yugoslavia habían optado por los controles de cambios y la suspensión del pago de la deuda exterior. Todos ellos y muchos más restringieron drásticamente las importaciones y emprendieron una estrategia de industrialización sustitutiva de importaciones.
El derrumbamiento del patrón cambios oro en el núcleo de la economía mundial La crisis de balanza de pagos de los países deudores y otros productores de bienes primarios (no todos eran deudores) no tardó en afectar a los acreedores, ocasionando el derrumbe del sistema monetario internacional. Los ceses de pagos de la deuda significaron la inmovilización de activos pertenecientes a bancos de los países exportadores de capital. Por otro lado, los países de la periferia tenían la mayor parte de sus reservas constituidas en monedas clave (dólar y libra), lo que introdujo una enrome presión sobre dichas monedas. El dólar podía resistir la presión, pero la moneda británica no estaba en condiciones de hacerlo.
Con el trasfondo de los problemas de balanzas de pagos de los países productores de bienes primarios, las crisis bancarias y monetarias desatadas en las potencias centrales en la primavera-verano de 1931 actuaron como el detonante que hizo estallar el patrón oro. El origen de la epidemia de crisis sistémicas estuvo en Austria: - Los bancos austriacos no se habían adaptado a la desmembración del imperio. Arrastraban desde el fin de la guerra grandes minusvalías latentes en los activos que tenían comprometidos en las industrias participadas.
- La gran banca austríaca siguió sosteniendo financieramente a las compañías ruinosas integradas en los grupos empresariales que controlaban, ocultando las pérdidas. Para ello tomó cuantiosas sumas a préstamo a bancos extranjeros.
- Austria se endeudó a corto plazo para inmovilizar los capitales en inversiones a largo plazo.
- Cuando el gigante bancario austriaco (Creditansalt) quebró, incapaz de aguantar por más tiempo el deterioro del neto patrimonial, se produjo un pánico bancario: 153 Judit Baeza  El público corrió a retirar sus depósitos.
 Los bancos, empujados al abismo de la iliquidez, demandaron masivamente crédito al banco central.
 El banco central fue incapaz de atender a esa demanda porque no disponía de suficientes reservas.
 La disciplina del patrón oro impidió que el banco central, como el de tantos otros países, pudiese actuar eficazmente como prestamista en última instancia.
Se repitió la misma historia en numerosos países centroeuropeos, como Alemania, Hungría, Polonia… La particularidad de Austria y Alemania fue que su sistema bancario estaba fuertemente endeudado con el exterior y tenían un gran volumen de depósitos denominados en moneda extranjera.
En estas circunstancias, la cooperación y la ayuda financiera internacionales hubieran resultado vitales para evitar el colapso bancario y la crisis de la deuda exterior. Pero los responsables económicos de las grandes potencias no comprendieron la gravedad de los hechos ni acertaron a hallar una solución. En realidad, los extranjeros se apresuraron a desinvertir lo más rápidamente posible. A las autoridades austriacas y alemanas no les quedó más remedio que congelar los depósitos en moneda extranjera y suspender el pago de la deuda (incluyendo las reparaciones).
Desde la suspensión de pagos de Alemania en julio de 1931, se produjo una conversión masiva de libras esterlinas. Tanto los países deudores de la periferia como los bancos de los países que habían concedido créditos a las economías centroeuropeas que ahora no podían recuperar retiraron los depósitos mantenidos en Londres. De repente, la libra dejó de parecer “tan buena como el oro”. Ante una demanda de conversión que desbordaba las reservas metálicas en poder del Banco de Inglaterra, Gran Bretaña no dudó en abandonar el patrón oro en septiembre de 1931.
La decisión significó el fin del sistema patrón cambios oro como régimen monetario internacional 154 Judit Baeza LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA: EXPERIENCIAS NACIONALES Consecuencias de la Gran Depresión - Estados Unidos es el principal perjudicado de la crisis → caen los precios, hay un fuerte descenso del PIB y un fuerte incremento del desempleo.
- Hay países que llevan mejor la crisis que otros. Los países que mantienen el patrón cambiooro padecen crisis más fuertes que los países que abandonan el patrón oro:  Reino Unido abandona el patrón cambio-oro en 1931 y su economía va mucho mejor.
 Francia abandona el patrón oro en 1936.
- La URSS también se vio perjudicada, al igual que el bloque del oro.
 El comercio exterior de la URSS encontró dificultades en exportar a los países europeos que tenían control de cambios.
 La URSS se vio obligada a reducir sus importaciones en 1934 y 1935 a 1/3 por debajo del nivel de 1932.
155 Judit Baeza Recuperación lenta En 1932 observamos una gran caída de la producción industrial y una caída general de los precios respecto a 1929. La producción del sector agrario no se vio perjudicada, aunque sí que se redujeron los precios. También se dio una reducción en la producción de materias. La producción de alimentos estaba estancada, mientras que la producción de materias primas y bienes manufacturados se vio afectada. En 1937 la producción industrial empezó a recuperarse, la producción agraria continuaba estancada, igual que la producción de materias primas; pero hay una persistencia deflacionaria.
A raíz de 1929 hay un descenso brutal del comercio → la mayoría de países dejan de comerciar entre ellos y surge una nueva ola de proteccionismo. El valor de la producción industrial y de las exportaciones se reduce.
Los países que salen pronto del patrón oro: - Reino Unido tiene un descenso en PIB per cápita entre 1929-1932, pero en 1935 ya había superado la crisis, como también Suecia y Japón.
- No toman medidas que deprimen la economía.
- Incrementaron su oferta monetaria → impresión de moneda.
- Devaluaron la moneda → conllevó un incremento de las exportaciones.
El llamado “Bloque del Oro” estaba compuesto por Francia, Bélgica y Suiza: - Descenso del PIB per cápita mucho mayor que otros países.
- Recuperación muy tardía.
156 Judit Baeza Hay países que realizaron una devaluación tardía, como es el caso de EE.UU., que salió del patrón oro en 1933. El descenso de estos países fue muy pronunciado –en especial para EE.UU., el país más perjudicado por la crisis–, pero la recuperación fue más rápida que la del Bloque del Oro.
Podemos observar dos tipos de países: 1) Países muy afectados por la crisis y que padecieron depresiones graves.
 Francia → abandonó muy tarde el patrón oro, pero tuvo una caída menor que EE.UU., aunque le cuesta más recuperarse.
 Países de Europa del Este vencidos de la I GM.
2) Países que sufrieron una depresión muy pequeña.
 Países que abandonaron el patrón oro pronto, como el Reino Unido.
 Países que no abandonan el patrón oro pero establecen controles de cambio, como Italia.
El bloque del oro En Europa, Francia, Holanda y Bélgica ocuparon los últimos puestos en el concierto de naciones en cuanto a las tasas de crecimiento durante el período 1932-1938. La causa de su fracaso económico es muy iluminadora de las raíces de la divergencia registrada en estos años. Aquellas que se aferraron a las reglas del patrón oro y se mantuvieron más tiempo en él tuvieron mayores dificultades para recuperarse y crecieron con más lentitud que las economías que se liberaron de la camisa de fuerza del patrón oro. Francia encabezó un grupo de países que se mantuvo fiel al patrón oro y se convirtió en defensor a ultranza de la vigencia de sus principios. Los integrantes del bloque se empeñaron en seguir aplicando políticas monetarias y fiscales restrictivas para corregir sus desequilibrios macroeconómicos y frenar el drenaje de sus reservas de oro. Esta estrategia dio malos resultados económicos, e incluso tuvo trágicas consecuencias. La política de contención del gasto público llevó a aplazar el programa de rearme más allá de lo que era razonable, a la vista de los planes de preparación para la guerra desplegados por la Alemania nazi.
Francia, como sus pequeños vecinos, fue aplastada de manera fulgurante de guerra alemana en 1939, en lo que representó una derrota aún más humillante que la sufrida en 1914.
Las economías que se mantuvieron más tiempo en el patrón oro se enfrentaron al grave problema de que el resto del mundo se inclinó por la estrategia de las devaluaciones competitivas. Las otras monedas se depreciaron intensamente, con la excepción de las de los países que optaron por los controles de cambios. Incluso el dólar se desvalorizó fuertemente con respecto al oro.
Ante el déficit creciente en la balanza comercial y la pérdida de reservas de oro, se aplicó la clásica receta de las políticas deflacionistas, que se ejecutaron con el máximo rigor, subiendo más y más 157 Judit Baeza los tipos de interés, recortando sin descanso el gasto público hasta conseguir superávit fiscales e imponiendo rebajas en los salarios. Las políticas deflacionistas levantaron barreras a las importaciones, como la imposición de cuotas y regulaciones técnicas discriminatorias. Pero la brecha entre el nivel de los precios internos y los internacionales abierta por las devaluaciones de las otras monedas era demasiado grande. Los operadores en los merados de divisas se dieron cuenta de ello, con lo que se desencadenó una especulación a gran escala contra las monedas del bloque del oro, anticipando que tarde o temprano abandonarían el oro y se depreciarían.
El área de la libra esterlina Entre aquellos que optaron por devaluar figuró Gran Bretaña y dos docenas de estados que siguieron sus pasos de forma inmediata. Entre ellos se halaban casi todos los miembros de la Commonwealth, estados semi-independientes subordinados a los ingleses y países soberanos que tenían a Gran Bretaña como principal socio comercial y sus reservas exteriores estaban constituidas básicamente en libras, como Australia y Nueva Zelanda, los países escandinavos y algunos países latinoamericanos como Argentina y Uruguay.
Gran Bretaña marcó la pauta, que consistió en una fuerte depreciación de la moneda en primer lugar. A continuación, introdujo un cambio radical en la orientación de la política monetaria. El Banco de Inglaterra liquidó la política deflacionista estricta que había venido practicando desde el término de la I GM, en su lugar aplicó una política agresivamente expansiva, una política de dinero barato. La nueva estrategia cambiaria y monetaria contribuyó poderosamente a la recuperación de los precios y la actividad económica. El área de la libra se convirtió además en un bloque comercial y financiero, es decir, sus miembros siguieron una política comercial discriminatoria con respecto al resto del mundo.
El éxito de las estrategias intervencionistas, en un marco de antiglobalización Hubo otras economías en Europa y en América Latina que lograron igualmente llevar a cabo con éxito la recuperación económica mediante estrategias económicas orientadas hacia la autarquía.
En el plano de las relaciones exteriores estas economías pusieron en juego poderosos instrumentos de regulación, como el control de cambios, sistemas de tipos de cambio múltiples y acuerdos bilaterales de comercio, que a menudo se establecieron sobre una base de compensación o truque de mercancías para ahorrar al máximo el uso de divisas.
En el plano interno, estos países optaron por desarrollar esquemas de intervención económica masiva para reactivar el sistema productivo y estimular el crecimiento industrial. Alemania es el 158 Judit Baeza ejemplo paradigmático de la versión más depurada de este modelo, en este caso guiado por el objetivo de preparar la economía para la guerra. Los gobernantes nazis sellaron acuerdos de comercio bilaterales con algunos Estados latinoamericanos y con muchos otros de la Europa meridional y oriental, con el fin de establecer un bloque económico que, combinado con el esquema de planificación de la economía alemana, posibilitara al Tercer Reich la movilización de los recursos necesarios para dominar militarmente el continente.
¿Qué explica la recuperación? El abandono del patrón oro permitió: - Devaluar la moneda.
- Incrementar la oferta monetaria → política monetaria expansiva.
- Liberalización de las políticas monetarias y fiscales → se podía acabar incurriendo en déficits públicos sin problemas ni límites. Ya no hay restricciones en cuanto al uso de la política monetaria y fiscal.
- Ya no era necesario defender la moneda y las reservas → la oferta monetaria ya no dependía de la cantidad de reservas de oro de los bancos centrales. Esto acabó generando el abandono del pensamiento financiero ortodoxo (rigideces en las políticas monetarias y fiscales).
En pleno patrón oro dejábamos de lado la política monetaria dirigida hacia objetivos nacionales, pero con el abandono del patrón oro, la política monetaria sí que estaba supeditada a los objetivos nacionales y el tipo de cambio fijo se acabó eliminando.
Final de la Gran Depresión Causas: - Política de “empobrecer al vecino” → la devaluación dirigió la demanda hacia el interior y mejoró la competitividad de los países.
- Sin el patrón oro la cooperación internacional ya no era importante.
- Las devaluaciones fueron contestadas con un mayor proteccionismo.
- La incertidumbre de las tasas de cambio incentivó la liquidación de divisas, que se intercambiaron por oro.
159 Judit Baeza Muchos de los inversores de países que devaluaron la moneda invirtieron en países que aún pertenecían al patrón oro para cambiar la moneda por oro. Hubo una presión fortísima sobre las reservas de los países que se mantenían en el patrón oro. Sin embargo, llegó un momento en que la presión fue insostenible, no se podía hacer frente a todas las demandas de oro que tenían dichos países y esto hizo que abandonaran el patrón oro.
Las distintas respuestas a la Gran Depresión dependieron de diferentes factores 1. Experiencias previas con la inflación  Países que experimentaron hiperinflación después de la I GM → Alemania, Austria, Hungría y Polonia.
 Países con inflación tras la I GM → Francia, Bélgica e Italia.
 Países que tuvieron muy poca inflación → Gran Bretaña, Suecia y EE.UU.
2. Tipo de cambio en el patrón cambio-oro y abandono de este sistema  Tipo de cambio subvalorado → Francia y EE.UU.
» Estos países tuvieron un auge exportador en la década de 1920.
» Francia se vio muy beneficiado por el sistema patrón cambio-oro y no veía incentivos para abandonar el sistema, fue el país que lo abandonó más tarde.
 Tipo de cambio sobrevalorado → Reino Unido: tuvo una década de 1920 muy mala, no se vio beneficiado por el sistema patrón cambio-oro y fue el primero en abandonar el sistema.
3. Dirección a la política interior: la vuelta a los objetivos nacionales desde el punto de vista monetario y fiscal mejoró las condiciones de la economía interior. Hay un claro cambio de objetivos → se dirige la política hacia la demanda interna de cada país. Esto generó que unos países acabasen abandonando antes el patrón cambio-oro y se recuperasen antes.
Teoría Keynesiana La teoría keynesiana surge en plena Gran Depresión. John Maynard Keynes publicó en 1936 su obra The General Theory of Employment, interest and money.
De acuerdo con las teorías económicas neoclásicas, la economía tenderá a un equilibrio a largo plazo. Sin embargo, según Keynes, a corto plazo hay fuertes desequilibrios macroeconómicos.
Keynes dice que el corto plazo es importante, porque en el largo plazo todos estaremos muertos.
160 Judit Baeza El nivel de empleo: - Para los neoclásicos, lo que fijaba el nivel de empleo era el nivel de salarios (w).
- Para la teoría keynesiana, el nivel de empleo lo determina la demanda agregada.
 Y = demanda agregada = consumo nacional + inversión nacional + gasto público + (exportaciones – importaciones).
Gracias a la teoría keynesiana nace la macroeconomía como tal, con el objetivo de analizar la evolución económica, el foco en desequilibrios macroeconómicos.
Keynes sostiene que ante un shock externo negativo (crack del 29), lo que se produce es un círculo vicioso en la economía: ante una depresión, la demanda agregada cae → hay un incremento del empobrecimiento y del desempleo → se produce un descenso del consumo, de la producción e inversión → que generará todavía más paro y empobrecimiento y todavía se deprime más la economía, de manera que habrá más depresión.
Según Keynes, se debe incentivar la demanda a través del gasto público (exógeno), que lo determina las instituciones, que es lo que puede acabar rompiendo el circulo vicioso en la economía. A partir de 1936, cuando se publica La Teoría General de Keynes, se produce un cambio en el paradigma neoliberal.
En todo caso, las economías afectadas por la Gran Depresión, de una manera u otra, reactivaron la economía mediante inversiones públicas y programas de fomento al empleo, de la mano de la empresa privada, en distintas fórmulas de cooperación entre ambos sectores.
Planes para la recuperación de la economía Estados Unidos: New Deal - Recuperación lenta de EE.UU.
- A partir de 1929 hay un claro descenso del PIB.
- En 1933 Roosevelt es elegido Presidente y comienza el programa New Deal.
- Con el Primer New Deal la economía estadounidense empezó a crecer.
- 1937-1938: Segundo New Deal para continuar con la recuperación económica.
- La recuperación completa de EE.UU. no llegó hasta después de Pearl Harbour en 1942.
161 Judit Baeza Programas del New Deal 1. Federal Emergency Relief Administration: medidas de inversión pública de fomento del empleo.
 Apoyos para aliviar la pobreza y el desempleo.
 Préstamos y subsidios a los estados federales.
 Financiamiento de trabajos no cualificados en los gobiernos locales y estatales, que dio empleo a 20 millones de personas que habían quedado en desempleo.
2. Civil Works Administration  Meta → generar empleo para 4 millones de personas.
 Sólo en invierno de 1933-1934 se creó empleo en el sector de la construcción.
3. Civilian Conservation Corps: medidas para luchar contra el desempleo juvenil.
 Empleo para jóvenes (18-25 años) en conservación de parques y recursos naturales.
 Los 3 programas juntos ayudaron a 8 millones de hogares (22% de la población).
4. Work progress administration.
 Proyecto de generación de empleo más ambicioso → construcción de grandes infraestructuras públicas (edificios públicos y carreteras).
 Incremento del gasto público.
 8 millones de personas encontraron trabajo entre 1935 y 1943.
 Supuso un 6,7% del PIB, que se concentró en construcción de nuevas infraestructuras públicas.
No sólo hubo inversiones, también se hicieron reformas: - Social Security Act (1935).
 Compensación al desempleo.
 Pensiones y asistencia a la 3ª edad.
 Asistencia a otras poblaciones vulnerables.
 Financiado con impuestos pagados por empleos y productores.
- Agriculture Adjustement Act.
 Políticas para restringir la producción.
- National Industrial Recovery Act (NRA): la NRA dejó una marca profunda en el país por sus efectos sobre la afiliación sindical.
 La NRA suspendió la acción antitrust contra los industriales.
 Derechos a los sindicatos → posibilidad de que los trabajadores se unieran como medio de promover la paz social.
162 Judit Baeza  Regulación de los estándares laborales → salarios, jornada.
 Regulación de los precios de derivados del petróleo para ayudar la industria.
 Creación de Public Works Administration.
- Reformas al sistema financiero:  Decretos de “festivos bancarios” a comienzos de marzo de 1933 → durante 15 días se cerraron los bancos para preparar el abandono del patrón oro y evitar pánicos bancarios y huidas de capitales.
 Ley Glass-Steagall → separación de bancos comerciales y bancos de inversión, u otros tipos de fondos de inversión.
 Creación del Federal Deposit Insurance Corporation → seguros de los depósitos bancarios.
 Abandono del patrón oro en abril de 1933 y comienzo de políticas monetarias.
- Ley de acuerdos comerciales recíprocos (1934): se “vendió” con el argumento del empleo, aunque hay una base teórica para creer que un incremento equilibrado de las exportaciones (capital-intensivas) y las importaciones (trabajo-intensivas) aumentarían el desempleo. La acción era sólo un intento y requería que su ejecución se hiciese bajo la salvaguarda de llevar a cabo negociaciones separadas con las demás naciones.
 La ley fue renovada en 1937, en 1940 y otra vez en distintas ocasiones después de la II GM.
 16 acuerdos comerciales firmados hacia 1937-1938.
 Reducción de aranceles a Latinoamérica en productos que no competían con EE.UU.
 Reducción en manufacturas especializadas → Finlandia, Suecia, Suiza.
 Acuerdo comercial con la URSS (1935) → se daba un tratamiento preferencial a cambio de promesas de comprar productos hasta una cantidad dada. Se mantuvieron relaciones económicas con la URSS, iniciadas con el reconocimiento diplomático en 1933.
 1938: acuerdo con gran Bretaña, que ayudó a cambiar el sentido de las políticas de la Commonwealth, dirigidas hasta entonces al interior de la misma.
 Se hicieron intentos de negociación con España e Italia, aunque sin éxito.
- Ley Johnson (1934): negaba el derecho a pedir préstamos norteamericanos a los países que habían faltado sus pagos de deudas de guerra.
- Neutrality Act (1935): prohibición de venta de armas en conflictos.
Gran Bretaña: reorganización en el área de la libra esterlina - En 1931 Gran Bretaña salió del patrón cambio-oro → rápida recuperación por efecto de la devaluación de la moneda y pudo realizar políticas monetarias expansivas.
163 Judit Baeza - En la Gran Depresión el paro se concentró en las industrias de la 1ª Revolución Industrial, esto es, en sector el sector del carbón, naval y textil.
- Los motores de recuperación fueron las industrias de la 2ª Revolución Industrial: sector automovilístico, electricidad, industrias químicas, petróleo y acero → aumentaron mucho las exportaciones.
- A pesar de todo, se estaban llevando a cabo políticas proteccionistas: proteccionismo comercial, agremiaciones, acuerdos y precios fijos de bienes y servicios.
- Hubo créditos que Gran Bretaña otorgó a otros países o empresas extranjeras para que éstos compraran productos británicos → conllevó la recuperación económica.
- Intervención estatal en el sector de la vivienda, porque muchas personas empezaron a trasladarse a los suburbios (las afueras de las ciudades): subsidios gubernamentales, nuevas necesidades (por migraciones internas) y traslado a los suburbios.
- El foco de la recuperación se concentró en el sur y suroeste de Gran Bretaña.
Alemania: al servicio de la destrucción - En julio de 1931 se establecieron controles de cambios para controlar los movimientos de capitales de la economía. Alemania tenía miedo de salir del patrón oro y volver a la hiperinflación, de manera que estableció controles de cambios para que no se pudiese cambiar la moneda nacional por monedas extranjeras libremente.
- 1932: se realizaron políticas monetarias expansivas.
- Enero 1933: Hitler llegó al poder.
- Marzo 1933: ascensión de Hitler al pleno poder → anuncio de cambios más importantes en el sistema económico alemán.
- Marzo 1933: 1r plan cuatrienal → mayor intervención en la economía por parte del Estado alemán, consistían en planes para relanzar la economía alemana.
 La agricultura debía reformarse por medio del establecimiento del Fondo Alimentario (Reichsnâhrstand), que controlaba los precios y la producción.
 Proyectos de creación de empleo.
 Campaña para reconducir a las mujeres a labores domésticas → se redujo la mano de obra.
 Programa para la recuperación de la agricultura → intervención en precios de productos y de factores productivos.
 1935 → servicio militar era obligatorio y desarrollo de cuerpos paraestatales (tropas de asalto y las SA).
 1934: Moratoria en el pago de intereses de la deuda.
- 2 de mayo de 1933: las SS ocuparon todas las oficinas de los sindicatos en Alemania.
164 Judit Baeza  Los cuadros de los sindicatos fueron arrestados y la propiedad de los mismos confiscadas.
 Las propiedades sindicales fueron a parar al Frente Alemán del Trabajo, controlado por los nazis, que incluía a empresarios y profesionales, así como obreros.
 Los salarios y las condiciones de trabajo eran reguladas por los Comisarios del trabajo, nombrados para cada distrito.
 El Frente Alemán del Trabajo incluía tribunales sociales de honor para ocuparse de los abusos de los empresarios y de la agitación de los trabajadores.
- Grandes obras a nivel nacional (p. ej. las autopistas).
 Se financió con billetes MEFO, unos bonos que se podían ir al banco central de turno y cambiarlos por papel moneda → incrementó la cantidad de dinero que había en la economía.
 Schacht (ministro de Hacienda) trató de contener el déficit financiero hasta su dimisión en 1938 → buscaba que el déficit que pudiera surgir se financiara con las ganancias del conflicto bélico.
- Fuertes políticas reguladoras: las empresas privadas debían estar subordinadas a las metas económicas del país.
- Política de proteccionismo comercial muy fuerte:  Sin embargo, hay subsidios para exportar.
 Alemania estableció acuerdos bilaterales de comercio → Alemania necesitaba materias primas (carbón, metales, petróleo, caucho), de manera que realizó acuerdos bilaterales con países menos desarrollados para obtener dichas materias primas que no podía obtener por sí sola.
- 1936: 2º plan cuatrienal → modificó totalmente la política económica, dirigiéndola hacía la preparación de la guerra.
 Todo se centró en la preparación del futuro conflicto europeo que iba a haber.
 Buscaba autosuficiencia y generar muchísimo armamento militar para preparar el conflicto que iba a haber.
 Énfasis en promover industrias de sintéticos, de caucho, petróleo, grasas… para proteger a Alemania de un bloqueo en caso de guerra.
 Decreto de trabajo obligatorio (1938) → se regulaba que cualquier habitante del Reich debí aceptar cualquier trabajo o entrenamiento profesional que le fuese asignado por el Frente Alemán del Trabajo.
- Fortísima represión:  Abolición de los sindicatos, de la negociación colectiva y del derecho a la huelga.
 Abolición del derecho a abandonar el trabajo → en 1938 se estableció el decreto de trabajo obligatorio, que establecía que se debía aceptar cualquier oferta de trabajo.
165 Judit Baeza  El alza de los precios provocó que los salarios reales cayeran un 25% entre 1933 y 1938, como consecuencia hubo una pérdida de poder adquisitivo de la población.
- 1937: política de autosuficiencia dirigida a incrementar fuertemente la producción.
 Recorte de importaciones.
 Precios y salarios fijos.
 Fábricas de caucho sintético.
 Expansión de fábricas de cuero.
 Expansión de fábricas textiles.
Italia El Estado Corporativo, establecido por la ley de febrero de 1934, estaba ya bastante avanzado en Italia. Durante la depresión, Italia aguantó la lira a un nivel alto, pero empleó aranceles, cuotas, prohibiciones y subsidios para alejar las presiones deflacionarias exteriores mediante la reducción de exportaciones y de precios, de efecto directo vía apreciación de la moneda.
La quiebra de los bancos mixtos y los limitados beneficios disponibles por parte de la industria italiana para autofinanciarse, llevaron al gobierno a crear el Instituto Mobiliare Italiano (diciembre 1931). La tarea de liquidar los préstamos congelados de los bancos industriales se había emprendido en una base ad hoc por un medio u otro durante las crisis de 1914, 1921, 1926 y 1929-1930. En enero de 1933, las obligaciones compradas a los bancos por medio de estos expedientes fueron reunidas en el Instituto per la Riconstruzione Italiana (IRI), que evolucionó gradualmente para transformarse en una nueva clase de institución en el campo de la organización, e incluso financiera. En marzo de 1934, estaba organizando las empresas en grandes grupos, fáciles de financiar y planificar. Este tipo de organización se aplicó a navieras, aceros, transporte, maquinaria y municiones. Ya que buena parte de la industria italiana estaba formada por empresas minúsculas, el esfuerzo de concentración consolidó Italia como una economía dual. Hacia 1936, las autoridades italianas prohibieron la banca mixta, prohibiendo que los llamados bancos ordinarios detentaran acciones y obligaciones.
En octubre de 1935, Mussolini lanzó su ataque sobre Etiopía. Fue fatal para la Sociedad de Naciones, que trató de imponer sanciones en las concesiones de créditos a Italia y en el aprovisionamiento de materias primas o municiones. En mayo de 1936, las fuerzas etíopes habían sido superadas y la sociedad retiró las sanciones, que nunca habían sido efectivas. Este fracaso contribuyó a estimular a Japón a invadir Manchuria en 1937.
166 Judit Baeza Japón Japón disfrutó de una expansión ininterrumpida durante los años 1934-1936, con salarios estacionarios y precios crecientes al ritmo de los precios mundiales. Sin embargo, buena parte del ímpetu de la expansión venía del margen internacional de precios, como resultado de la subvaloración del yen. Los términos de intercambio eran bastante más desfavorables que favorables. El gasto interno japonés estaba dominado por los gastos militares. A finales de 1936 se intentó disminuirlo, después de que se alcanzase el pleno empleo y para prevenir la inflación.
Los países menos desarrollados En el interior de la Commonwealth británica, la recuperación económica fue favorecida por la subida de los precios en 1933 y 1934, especialmente en aquellos países que habían depreciado su moneda en relación a la libra esterlina. Tomando como base 100 la de 1929, Australia y Nueva Zelanda habían alcanzado respectivamente el nivel 80 y 95 en 1935.
Con la ayuda de una cuantiosa subida en el precio del oro y una expansión del límite de la producción, y por un sistema de impuestos que favorecía el procesado del mineral de bajo grado, los precios en la Unión Sudafricana también el nivel 80.
La recuperación en la India británica fue amplia, de 58 en marzo de 1933 a 65 en 1936. El balance en las Indias Orientales Holandesas, que continuó ligada al bloque del oro a través del florón holandés, fue aún peor. Desde un nivel de precios de 49,6 en marzo de 1933, el índice disminuyó lentamente a 44 en 1936, a pesar de la recuperación de los precios mundiales.
Latinoamérica La experiencia latinoamericana fue variada, dependiendo de numerosos factores: - La “lotería de las mercancías”.
- La depreciación del cambio.
- Si la balanza de pagos había recibido ayuda.
- La falta de pago de la deuda externa.
- La medida en que las políticas de sustitución de importaciones se habían iniciado en la I GM.
- Si habían sido promovidas políticas activas.
- El nivel de la nueva inversión extranjera.
167 Judit Baeza Los años de la depresión fueron años de crisis y cambio en Latinoamérica. Las revoluciones eran pandémicas, surgieron nuevos cultivos y nuevas industrias. En su momento, los gobiernos abandonaron lo que había sido esencialmente una respuesta pasiva a los acontecimientos económicos del extranjero y explotaron las posibilidades de dirigir sus propias economías. Pero la experiencia de naciones separadas estuvo muy lejos de ser uniforme.
En la estrecha área de América Central, las bananas tuvieron comparativamente buenos precios y recibieron la ayuda de una caída del volumen de producción debido a una epidemia de las plantas; y el café fue mal.
Argentina: a pesar de que la carne y el trigo eran vendidos a través de casas exportadoras concentradas en Buenos Aires, el trigo no tuvo buenos resultados por falta de almacenaje; pero la carne fue bien. En 1936 y 1938 Argentina tuvo la suerte de que en EE.UU. hubiera sequía, cosa que abrió mercados al maíz argentino a unos precios altos, e incluso los abrió a las exportaciones argentinas a EE.UU. Las dificultades del trigo llevaron a la aparición de nuevos productos agrícolas para el mercado interno (una forma de sustitución de exportaciones), como las semillas de girasol, algodón y cacahuetes.
Cuba con el azúcar y Chile con el cobre no sufrieron demasiado, puesto que una gran parte de su pérdida de renta bruta se neutralizó por una inversión de los pagos a inversores extranjeros en esos productos.
Brasil: habiendo iniciado la sustitución de importaciones durante la I GM, Brasil estaba en mejor situación que Argentina, al haber reducido su dependencia de los mercados extranjeros, y en una posición fuerte para seguir el proceso durante la II GM.
México sufrió la caída de los precios de la plata, pero después de acuñar plata y ganar sustancialmente desde entonces con el seignorage2, se benefició de la reorganización del Banco de México en 1936, gestionando desde allí el mantenimiento de valor de sus billetes en circulación, con lo que obtuvo aún mayor seignorage.
Unión Soviética La URSS siguió su propio camino, separada en gran medida de la economía mundial, continuando la colectivización de la agricultura y la construcción de la industria pesada, e importando para construir su sistema de autarquía y dependencia de importaciones de materia primas. El motivo fue en parte el de la defensa militar y en parte el de la protección del comercio del socialismo 2 El seignorage es el beneficio que obtiene el acuñador de moneda al ser el valor nominal de ésta superior a su coste de producción.
168 Judit Baeza contra el contagio de la depresión mundial. Las estadísticas muestran unas exportaciones a la baja anualmente. Pero una ampliación de las relaciones diplomáticas y comerciales con el Oeste llevó a un rápido incremento en las cifras del comercio después de junio de 1936.
En conjunto, (excepto Unión Sudafricana), los países menos desarrollados tuvieron dificultades en la década de 1930. Imposibilitados para obtener préstamos con que mantener sus programas de inversión, y con pesadas cargas por los servicios de la deuda (con bajos precios en términos de su moneda en oro o en esterlinas), sus balanzas de pago continuaron en tensión. Los controles de cambio y la depreciación persistieron y los aranceles continuaron siendo altos, a pesar del intento por parte de EE.UU. de rebajarlos negociando con la Ley de Aranceles Recíprocos Comerciales.
En muchas partes de Asia y África, la depreciación del yen y el empuje de los textiles y otras exportaciones japonesas llevaron a la aparición de controles específicos para proteger las industrias simples y salvaguardar los mercados tradicionales de las metrópolis de Gran Bretaña y Francia.
El Bloque del Oro cede El Bloque del Oro El bloque empezó a tomar forma en tiempos de la depreciación de la libra esterlina, cuando los bancos centrales de Bélgica, Francia y Holanda sufrieron pérdidas en el cambio de divisas. Se constituyó formalmente en una reunión el 3 de julio de 1933, cuando la carta del presidente Roosevelt denunciando la estabilización del dólar deshizo la Conferencia Económica Mundial.
Durante los 5 años anteriores a 1931, Francia, el líder del bloque del oro, había sido una fuerza monetaria internacional. Sus grandes reservas de oro, su comercio en auge y sus superávits presupuestarios la habían hecho insensible a los problemas que afectaban a Alemania, Gran Bretaña e incluso a EE.UU. Pero 1931 y especialmente 1933 cambiaron la situación. Al separarse el mundo en los bloques de la esterlina, del dólar, de la moneda bloqueada y del oro, fue este último el que se puso a la defensiva, adoptando la difícil e imposible tarea de deflactar para mantener su comercio en equilibrio y sus reservas de oro.
169 Judit Baeza La deflación como cura del desequilibrio Si la historia reciente no permitía la depreciación y el control de cambios estaba prohibido (excepto en Italia), el único remedio que quedaba era el de la deflación. Mientras los precios disminuían y los precios de venta al por mayor caían desde 462 en 1931 a 347 en 1935, los sucesivos gobiernos trataban de equilibrar el presupuesto disminuyendo gastos, especialmente reduciendo las pensiones, los pagos a los veteranos de guerra y los sueldos de los funcionarios del Estado.
Malthusianismo Aparte de los intentos de reducir las pensiones y los salarios por decreto, los gobiernos franceses hasta 1935 tuvieron que preocuparse de la agricultura. Durante la mayor parte del tiempo siguieron políticas malthusianas. En el contexto francés, las políticas malthusianas son las de subir precios mediante restricciones, prohibiciones, subsidios, precios mínimos u otras interferencias en el proceso de mercado. La práctica de prohibiciones y cuotas para asegurar la disminución de importaciones era malthusiana, como lo era el establecimiento de unos precios mínimos para el trigo y el vino, por encima del precio de vaciado del mercado, y que llevaban a la aparición de mercados negros para estos dos bienes. Se dieron pasos para retirar a la mujer casada del mercado laboral y disminuir la edad de jubilación.
El maltusianismo era una tradición antigua en Francia, que creía en el salario decente y en el justo precio, y después de la depreciación de la libra esterlina y el dólar, buscó encerrarse frente a las importaciones.
Bélgica devalúa Mientras los economistas franceses abogaban por la deflación y se oponían al control del cambio de divisas y a la deflación, Italia se defendió con controles y Bélgica devaluó.
Italia se encontró imposibilitada para devaluar por el orgullo mussoliniano con la moneda y no quería deflactar con un nivel alto de paro. Los lazos crecientes con Alemania, con quien tenía asuntos pendientes de liquidación y compensación, hicieron que gradualmente defendiese la posición de que los pagos internacionales se realizasen con control de cambios.
La devaluación belga, que representaba una deflación real del bloque de oro, se debe comparar con las depreciaciones norteamericana y británica, una hecha bajo presión y la otra sin motivo.
Un estudio de 1933 sugería que el franco belga estaba sobrevalorado un 25-30%, y que la 170 Judit Baeza deflación era imposible. Pero en setiembre de 1934, el profesor Badhuin ocupó un cargo en el Tesoro y privadamente aconsejó que se devaluara. En marzo de 1935 afirmó que la devaluación era inevitable y que era la única forma de rescatar la economía belga. Esto llevó a una salida de capital, a una crisis gubernamental y a un nuevo gabinete dirigido por Van Zealand. El 29 de marzo Van Zealand pidió y obtuvo poderes de emergencia del parlamento belga y el 2 de abril devaluó un 28% la moneda. Los precios subieron de 54,5 en marzo hasta 75 en 1936. La producción, las exportaciones y las reservas de oro del Banco Nacional de Bélgica se recuperaron.
El Frente Popular Los socialistas se unieron a los comunistas en un Frente Popular, y el sindicato se unió con la organización sindical comunista. Hubo huelgas en los astilleros, los puertos, las empresas de camiones y hubo también una huelga general en la industria metalúrgica de la región de París.
Los obreros llevaron a cabo ocupaciones de fábricas.
El Frente Popular no tenía un programa económico real, abogaba por: - El control de los trusts.
- La represión de la especulación en la agricultura.
- La supresión del fraude.
- La eliminación de la evasión de impuestos.
- La ampliación de la edad escolar.
- El mantenimiento de las pensiones y los derechos de los veteranos.
- El mantenimiento de la seguridad social.
- Repudio de la deflación.
- Introducción de la semana de 40 horas.
Sin embargo, no hacían referencia a la devaluación. Los socialistas estaban preparados a discutirlas, pero los comunistas se oponían, presentándola como algo contrario a los intereses de los obreros. Tampoco había ninguna idea para controlar la balanza de pagos o el flujo de salida de capitales estimulado por las huelgas. Era como si el Frente Popular pensase en una economía cerrada.
El primer paso dado por el Frente Popular fue el del forzar a los empresarios a firmar el Acuerdo de Matignon, que garantizaba aumentos salariales, vacaciones pagadas de 3 semanas y la semana de 48 horas. El Acuerdo Matignon fue una humillación para los empresarios y un desastre para todos. Los sueldos se subieron un 15% para los obreros peor pagados y un 7% para los mejor pagados, con una media del 12% como media representativa de muchas empresas. Las vacaciones pagadas y la semana de 40 horas hicieron aumentar los costes. Los precios por mayor subieron y 171 Judit Baeza las exportaciones no se recuperaron tras las huelgas. El mercado de valores cayó y la fuga de capitales aumentó.
Bajo estas circunstancias, a Francia se le impuso la devaluación. Se emprendió por un acuerdo con EE.UU. y Gran Bretaña para evitar represalias: el Acuerdo Monetario Tripartito.
Después de la devaluación En Holanda y Suiza unas devaluaciones limitadas corrigieron la sobrevaloración y permitieron que la economía volviera a colocarse en línea con el resto de la economía mundial. Las recuperaciones de Holanda y Suiza fueron intensas. Los italianos aprovecharon la ocasión para devaluar el tipo de la lira, ajustar las exportaciones y las importaciones al alza y reducir la fuerza del control del cambio de divisas.
En Francia la semana de 40 horas se convirtió en un símbolo del orgullo de la independencia obrera. Se hicieron serias consideraciones sobre si se debía aumentar a 45 horas semanales, especialmente cuando aumentaron las jornadas en la industria armamentista alemana, hasta llegar a 54 horas semanales en la aviación. Este aumento se rechazó. Fue imposible devolver la confianza o la posición comercial al rentista con la semana de 40 horas o acallar al obrero sin ella.
En marzo de 1937, se solicitaron 10.000 millones de francos como préstamos, con una garantía en dólares. No se consiguió devolver la confianza a la derecha, que conllevó una crisis de confianza, con salidas de capitales y llevó a pérdidas de oro en junio de 1937.
Sauvy afirma que el malestar desde 1936 a 1938 se debió enteramente a la semana de 40 horas, ya que la idea era económicamente malthusiana. Arndt cree que la semana de 40 horas puede ser útil a corto plazo para aumentar el trabajo, pero que se aplicó erróneamente en un país como Francia, donde el paro no era sustancial. A los 6 meses de la aplicación de la ley de setiembre de 1936, la economía había rebajado el paro a una cantidad cercana a las necesidades de transición.
La semana de 40 horas fue entonces desastrosa, pero estaba de acuerdo con otras políticas francesas de todos los colores políticos, especialmente la negativa de devaluar y la insistencia en el equilibrio presupuestario.
Sin embargo, la esencia de las dificultades francesas estaba en la pérdida de cohesión social. Ni la derecha ni la izquierda buscaban una solución nacional, sino sólo sus intereses. La derecha estaba preparada para actuar a través del fraude fiscal y la evasión de capitales si no conseguía sus propósitos; la izquierda se comportaba igual con diferentes armas.
172 Judit Baeza El Acuerdo Monetario Tripartito El Acuerdo Monetario Tripartito no obligaba a los grandes poderes a casi nada, pero constituía un paso significativo en la reconstrucción del sistema económico internacional.
El acuerdo preveía pocas cosas en el campo de la cooperación. Buena parte del éxito se debió al hecho de que el acuerdo se hiciese entre fondos de estabilización más que entre bancos centrales.
Cada uno de los tesoros firmantes estaría preparado para ejecutar las órdenes del apoyo y mantener el cambio durante 24 horas, en las que se podía pedir la conversión en oro. EE.UU.
estaban dispuestos a proporcionar oro contra dólares, y lo inverso era lo que se esperaba por parte de Gran Bretaña y Francia cuando ya no estaban en el patrón oro. Esto libraba a Gran Bretaña de la necesidad de negociar en dólares vía mercado de oro y de confiar en el arbitraje privado.
Los franceses obtuvieron la seguridad de que EE.UU. y Gran Bretaña no entrarían en una depreciación competitiva del cambio, aunque la inversión del flujo de capital de salida de París causó inevitablemente algún ajuste en el tipo de cambio de la libra, a la que se le había dejado subir cuando el capital salía de Paris, para desviar parte del flujo hacia Nueva York, alejándolo de una libra sobrevalorada. Los franceses también tenían un contexto internacional dentro del cual debían emprender el necesario ajuste interno.
Los británicos no aceptaron estabilizar la libra, ni tenían intención de hacerlo. Pero por primera vez en 1933 se discutieron los tipos de cambio, los arreglos técnicos hechos y la cooperación internacional obtenida en el área monetaria. El Acuerdo fue el origen de los cambios, cuando las tenencias en moneda de otro se emprendieron en volúmenes de millones de dólares a la vez.
La afirmación de la Declaración Tripartita de que el objeto constante de la política es el de mantener el equilibrio en el cambio internacional y evitar en todo lo posible las molestias por una acción monetaria representaba un cambio fundamental. En la primavera de 1936, Keynes creía que de facto la estabilización era deseable y posiblemente a través de colaboración entre los tesoros 173 ...