Sesión 2: Introducción. La Edad Media, una extraña idea (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Humanidades - 2º curso
Asignatura Historia Medieval
Año del apunte 2013
Páginas 3
Fecha de subida 26/05/2014
Descargas 8
Subido por

Descripción

Apuntes de Hisotria Medieval con Victor Farias

Vista previa del texto

1/10/2013 Sesión 2: Introducción. La Edad Media, una extraña idea 1. Lugares comunes La Edad Media está marcada por los prejuicios. Por lo general tenemos una idea banal, e incluso caricaturesca, de la E.M.
La idea de lo “medieval” no es realmente medieval. Debemos tener en cuenta que nadie de la E. M. pensó que era medieval. El hecho de ser medieval les vino asignado posteriormente por los que vinieron después y su intención de reorganizar el mundo y sus períodos. Por lo tanto no hay una conciencia contemporánea sobre lo medieval.
En la E.M. tenían una periodización distinta a la que tenemos ahora, las periodizaciones medievales se dividían siempre en siete periodos (p.ej: los siete días de la semana o las siete edades del hombre). Así, pues, en la E.M. se dividían los periodos históricos de la siguiente manera: 1. De la creación al diluvio.
2. Del diluvio al profeta Abraham.
3. De Abraham al rey David.
4. Del rey David a la cautividad babilónica de los judíos.
5. De la cautividad babilónica a la encarnación.
6. De la encarnación al fin de los tiempos.
7. Del fin de los tiempos al eterno descanso.
2. La invención de una idea La invención de la E.M. es un invento del renacimiento.
Tres etapas o estratos que son los que han configurado nuestra idea de la E.M.
Estrato humanista (s. XI-XV) El origen de esta idea del renacimiento la podemos situar a principio del s. XIV en un momento de la historia en la que se produce una polémica intelectual. Es en estas circunsatancias que se inventa el concepto de la E.M. como un periodo medio o medieval: “en el pasado había unos hombres y mujeres llamados medievales” A Petrarca no le gustaba el panorama cultural, rechazaba a los “modernos”, los representantes de los que era la intelectualidad en el siglo XIII. Para entender esta visión humanística debemos tener en cuenta que el s.XIII fue el siglo de Aristóteles, el siglo de la ciencia. En este periodo todos los intelectuales aprendían la ciencia de Aristóteles. Es a esta tradición a la que se opone Petrarca, pero no en busca de algo nuevo, sino en nombre del pasado. Petrarca pretende una invocación al siglo anterior, hace una llamada al platonismo del s.XII.
Con el paso del tiempo este rechazo se fue extendiendo, ya no a un solo siglo, sino a un periodo más extenso. A raíz de aquí empieza una articulación del devenir histórico y finalmente se asume una periodización tripartita de la historia: Antiguo Medio  Moderno Tinieblas Luz Se hace una identificación entre los ciclos del cosmos (noche y día) y los ciclos del devenir. Así pues se atribuye la oscuridad a la E.M. mientras que la modernidad es la luz.
La ilustración. El siglo de las luces Este periodo corresponde a dinales del s. XVII y s.XVIII.
La Ilustración prolonga la herencia humanista en cuanto a la periodización, en cuanto a la tripartición de la historia en antigua media y moderna y alarga el periodo denominado medieval hasta un milenio.
En este periodo se rechazan las realidades medievales y se implanta la idea de que en la época medieval todo era barbarie, superstición, tiranía, pobreza, ignorancia, fanatismo, etc. Así mismo también se omiten los defectos de la época ilustrada y se realzan sus ideales, especialmente el uso de la razón como oposición a la E.M.
Por lo tanto vemos que en este periodo lo que se hace es una deformación de la realidad de ambos periodos que se va divulgando a lo largo del tiempo.
Romanticismo (continental) A finales del s. XVIII y XIX aparece en el continente el romanticismo como una reacción hostil a la revolución francesa. En este periodo se acepta la periodización tripartita de la historia inventada por los humanistas, pero por primera vez no se mantiene la valorización que se había hecho de la E.M. sino que se valora positivamente.
Se hace una idealización del periodo medieval como un mundo perdido, un mundo poético, idílico y misterioso. Todos estos ideales se contraponen a los ideales de los ilustrados, forman un discurso en contra de la ilustración. Durante el periodo del romanticismo se hace uso de la E.M. para buscar el contrapunto con los ilustrados.
En este periodo se institucionalizan los estudios de la E.M. en la manera que han perdurado hasta el día de hoy.
Nuestra idea Nosotros hemos preservado la periodización en todos los aspectos. En cuanto a valoración, hemos creado un discurso contradictorio al mezclar conceptos humanistas, ilustrados y románticos. Este discurso se consolida tanto en forma académica y divulgativa, incluso en el discurso político.
Por lo general podemos decir que hemos hecho un uso y abuso de la E.M.
Necesitamos saber que las cosas pueden ser de otra manera. Pero todos hacemos una gran discriminación, necesitamos la E.M. no solo por su interés histórico, sino porque al ver la alteridad de manera negativa presupone que nosotros somos mejores comparados con ellos ...