Tema 6 1/2 (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Criminología - 2º curso
Asignatura Tipologías penales
Año del apunte 2016
Páginas 4
Fecha de subida 22/04/2016
Descargas 61
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 6 Delitos de violencia de género y doméstica I. TEORÍA GENERAL La violencia contra la mujer constituye una violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales e impide a la mujer, total o parcialmente, ejercer esos derechos y libertades.
II. EJERCICIO DE VIOLENCIA FÍSICA Y PSÍQUICA DE GÉNERO Y DOMÉSTICA. TIPOS AGRAVADOS DE LESIONES Y QUEBRANTAMIENTO Arts. 153, 148.4 y 5, 156 ter y 468.2 CP Bien jurídico Conforme a la EM LOVG la especial protección abarca no sólo a las mujeres sino también a las personas vulnerables en el ámbito familiar o doméstico. Por ello el TS afirma que el bien jurídico protegido es la paz y armonía familiar.
En la jur. provincial encontramos diferentes concepciones acerca del bien jurídico protegido: a) Integridad moral de ciertos miembros familiares, no salud individual; b) Salud individual y pacífica convivencia y armonía familiar ; c) Salud individual —indirectamente— e integridad moral —inmediatamente—; d) Integridad moral y pacífica convivencia y armonía familiar. Se absuelve si se prueba que existía “una situación de igualdad o equilibrio” Conductas típicas Son las propias de las anteriores faltas de maltrato y de lesiones. La violencia puede ser física o psíquica, incorporándose al tipo conductas humillantes, vejatorias, amenazantes o injuriosas enmarcables en el concepto de “violencia psicológica o moral. Jur.may. lo considera de peligro abstracto.
El plus de desvalor que debería concurrir para calificar conforme al art. 153, se configura a partir del machismo o voluntad de dominación, que se presume iuris tantum cuando la agresión se produce en el contexto de una relación de pareja.
La minuspunición, por aplicación automática del art. 153, se reproduce frente a hechos que, por su extrema gravedad, deberían calificarse como tentativa de homicidio, o de tentativa de lesiones cualificadas.
Sujetos activos y pasivos Sujeto activo a) Sin convivencia: el hombre, respecto de los supuestos en los que no hay convivencia, porque aun cuando el precepto comienza con “el que”, lo que posibilitaría que autor fuese hombre o mujer, luego se refiere a “ligada a él”, lo que excluye la posibilidad de que sea autora una mujer; b) Con convivencia la cuestión es más compleja, aun cuando, el tipo se refiere al “autor”, en principio, en relación con el inciso anterior. Sujeto activo del Ap. 1 puede ser la mujer, cuando la agresión sea sobre persona “especialmente vulnerable” con la que se conviva.
Sujeto pasivo a) Sin convivencia. Jur. TS no admite que sea un hombre, por en- tender que supondría analogía contra reo. Para el TS este tipo contempla exclusivamente los actos de violencia de un hombre, como autor, y una mujer, como víctima, por una interpretación teleológica del tipo que tiene como finalidad la protección la libertad y de la seguridad de las mujeres; b) Con convivencia. Tanto el sujeto pasivo como el activo, pue- den ser tanto mujeres como hombres, siendo objeto de protección específica los/ las menores y las personas vulnerables.
Relación entre sujeto activo y sujeto pasivo Relación de pareja y análoga relación de afectividad Jur.may. no exige convivencia efectiva, sino que la relación sea razonablemente estable. La aplicación del art. 153 respecto de las relaciones de noviazgo, considerando que al tratarse de “analogía”, respecto de la pareja de hecho o de derecho. No obstante, otro sector jur. afirma que el noviazgo entra en el concepto de “análoga relación de afectividad”, sin distinciones.
Se ha planteado también la posibilidad de aplicar este tipo cuando la agresión se produce por un hombre casado contra una mujer con la que mantiene relaciones sexuales fuera del matrimonio.
Relación de parentesco “Cualquier persona amparada en cualquier otra relación por la que se encuentre integrada en el núcleo familiar”.
Para jur.may. el elemento esencial es que la víctima sea vulnerable o esté indefensa, lo que en principio se admite siempre cuando se trata de menores, aun cuando, el tipo no requiere vulnerabilidad de la víctima. En los supuestos en los que coetánea o sucesivamente se agrede a la pareja y a una persona vulnerable, en general, una hija, se condena única- mente por el art. 153.1. Aun cuando el precepto no requiere convivencia, sólo cuando concurren circunstancias excepcionales se condena cuando no hay convivencia, aun cuando, si conviven el autor y la víctima debería castigarse conforme al Ap.1.
Modalidades típicas Tipo agravado Art. 153.3 CP Cuando la violencia se produzca concurriendo una de las siguientes circunstancias: a) En el domicilio de la víctima. La mayor punición se justifica en que se producen en un ámbito de intimidad, lo que también es un elemento que fundamenta el desvalor de estos tipos por lo que, el respeto del principio de non bis in idem, conlleva que la jur. realice una interpretación restrictiva, requiriendo que concurra una de las siguientes circunstancias: 1º) Buscar de propósito la perpetración de la acción maltratante en dicho espacio físico, para de esta manera asegurarse una mayor facilidad ejecutiva, derivada de la dificultad para la víctima de solicitar ayuda de terceros; 2º) Cuando la entrada en el domicilio implica la violación del espacio de intimidad domiciliar, en los supuestos en los que se carece de título de acceso a la vivienda.
Se suscitan también problemas de delimitación entre esta agravación y la posibilidad de aplicar concurso de delitos con allanamiento de morada con agravante de parentesco.
b) En presencia de menores. Por menores debe entenderse de menos de 18 años. Si el menor es la víctima no cabría aplicarla.
c) Con utilización de armas— Debe ponerse en relación con el art. 148.1º, sin que exista explicación al por qué en este caso no se hace referencia a la utilización de otros instrumentos idóneos para poner en peligro la vida o la salud.
d) Quebrantando una de las medidas del art. 48 o cualquiera medida análoga. No cabrá aplicar la agravante si se condena por quebrantamiento Tipo atenuado Art. 153.4 CP Se posibilita la atenuación de la pena en un grado en base a las circunstancias del autor y del hecho. No obstante, en la jur. se encuentran contados supuestos de atenuación conforme a este apartado.
Lesiones agravadas Art. 148.4 y 5 y 156 ter CP a) Las previstas en el art. 148.4 y 5, fueron incorporadas por LO 1/2004, son de aplicación cuando que las lesiones se producen existiendo una relación de pareja o análoga entre autor y víctima (Ap. 4) o respecto de persona vulnerable que conviva con el autor.
b) En el art. 156 bis, se introduce la posibilidad de imponer una medida de libertad vigilada cuando se cometa más de un delito de lesiones, si la víctima sea una de las personas a las que se refiere el art. 173.2.
Quebrantamiento de condena agravado Art. 468.2CP Se agrava el quebrantamiento de condena cuando el ofendido es una de las personas previstas en el art. 173.2.
Tipo subjetivo Dos interpretaciones: a) para jur.may es suficiente que concurra dolo eventual, no requiriéndose la existencia de un móvil de dominación o vejatorio. Conforme esta jur. no sólo no se requiere un móvil específico de dominación o machismo; b) requiere un elemento subjetivo consistente en la voluntad de dominación, que puede probarse a partir de las circunstancias concurrentes Jur.may. solo excluye la aplicación objetivada del tipo en los supuestos de agresión mutua, en cuyo caso condena al hombre por falta y absuelve a la mujer.
Justificación Las situaciones de agresión mutua son frecuentes y plantean problemas acerca de la posibilidad de estimar la concurrencia de una causa de justificación de legítima defensa completa o incompleta. Un sector jur. en estos casos condena al hombre por una falta del art. 617.2 y absuelve a la mujer, lo que aun cuando no se diga expresamente, debe interpretarse que estimando legítima defensa.
Otro sector, sin embargo, no toma en consideración que haya existido una pela mutua y condena por el art. 153.
Imputabilidad Los problemas de imputabilidad se interpretan restrictivamente en este con- texto, en particular, el alcohol, que está en el origen de muchas agresiones. Se requieren dos presupuestos que deben ser probados pericialmente: a) biopatológico que debe concretarse en un estado de intoxicación, en un síndrome de abstinencia resultante de la carencia o en una grave adicción que, en todo caso, debe ser probada por el acusado; b) psicológico, que se concreta en la imposibilidad de comprender la ilicitud del acto, la de actuar conforme a esa comprensión, o la de actuar a causa de la grave adicción, esto es, en este supuesto la adicción se relaciona con la actuación delictiva Ambos presupuestos, al valorarse en el contexto de un juicio rápido, muchas veces no se han probado. En los supuestos de habitualidad tampoco se aplica, en base al art. 20.2º, que limita la aplicación de la eximente a los casos en los que no se haya buscado la embriaguez apara agredir o que se hubiera debido prever.
Respecto de la atenuante del art. 21.2º, de alcoholismo y drogadicción, se plantean dos problemas: 1º que se requiere “grave adicción”, cuya prueba se dificulta por el procedimiento previsto; 2º el alcohol potencia la violencia de género Tampoco se toman en consideración ni para atenuar ni menos para eximir las patologías relacionadas con los celos.
Medidas accesorias o sustitutorias Medida de alejamiento Prohibición de volver o acudir al lugar del delito o de residencia de la víctima o sus familiares, como pena facultativa, o de aproximarse o comunicarse con la víctima como pena, medida de seguridad o medida cautelar. Comprende tres prohibiciones: a) Privación de residir en determinados lugares o acudir a ellos; b) Prohibición de aproximarse a la víctima o a aquellos familiares u otras personas que determine el Juez o Tribunal; c) Prohibición de comunicarse con la víctima o con aquellos familiares u otras personas que determine el Juez o Tribunal. Problemas: a) Para la víctima: dificultades para controlar el cumplimiento; b) Para el imputado: gravedad de la medida que, en muchos casos, equivale al destierro y provoca problemas laborales y de toda índole; c) Para ambos: cuando el “acercamiento” es propiciado por la víctima, que en ocasiones puede determinar la concurrencia de un error sobre la relevancia jurídico-penal de ese “acercamiento”, que es un delito de quebrantamiento, siempre que no esté autorizado por el Juez. Por ello, jur. considera que en estos casos podría apreciarse un error de prohibición); c) Para ambos: que su imposición sea imperativa para el Tribunal, especialmente, cuando se ha reiniciado la convivencia.
Otras penas y medidas que pueden imponerse como accesorias o como sustitutivas a) Trabajos en beneficio de la comunidad y localización permanente, como penas adecuadas para sustituir las privativas de libertad en este tipo de delincuencia; b) Respecto de los hijos: suspensión del régimen de visitas, comunicación y estancia, reconocidos en sentencia civil, hasta el cumplimiento total de la pena; c) Retirada de armas, como pena y como medida cautelar.
Medidas que puede adoptar el Juez en la Orden de Protección: a) Cualesquiera de las previstas en el CP; b) Medidas de naturaleza civil: uso y disfrute de la vivienda familiar, régimen custodia, de visitas y comunicación y alimentos, con vigencia de 30 días, tras lo cual deberán ser ratificadas o no por el Juez civil; c) Deber de informar a la víctima sobre la situación procesal del imputado; d) Inscripción en el Registro Central para la Protección de las Víctimas de Violencia Doméstica.
...