TeatroRenacentista_Tema3 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Salamanca
Grado Filología Hispánica - 4º curso
Asignatura Textos Fundamentales de la Literatura Española del Renacimiento
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 01/04/2016
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

3. Lucas Fernández «...que dio a lucas fernandes Cantor del abto de los pastores que fiso la dicha fiesta segund por mano del dicho Canonigo fue ygualado mjll e dozientos maravedís...» (Catedral de Salamanca, Libro de cuentas, Corpus Christi 1503) «los maestros comisarios dixeron que visto el trabajo del señor maestro lucas herrnandes tiene en el haser de las fiestas que de aquj adelante se le de por cada fiesta de las quel estudio haze celebrar ochoçientos maravedís...» (Universidad de Salamanca, Libro de Claustros, 1530-1531) Lucas Fernández Auto de la Pasión Representación de la Passión de nuestro Redemptor Jesu Christo, en la qual se entroduzen las personas siguientes: SANT PEDRO e SANT DIONISIO, e SANT MATHEO, e GEREMÍAS e las tres marías. Y el primer introductor es SANT PEDRO, el qual se va lamentando a fazer penitencia por la negación de Christo como en la Passión se toca: s: exiit foras et fleuit amare. E el poeta finge toparse con SANT DIONISIO, el qual venía espantado de ver eclipsar el sol e turbarse los elementos, e temblar la tierra e quebrantarse las piedras sin poder alcançar la causa por sus reglas de astronomía. E después entra SANT MATHEO recontando la Passión con algunas meditaciones. E después GEREMÍAS. E finalmente entran las tres marías. Et incipit feliciter sub correctione sancte matris ecclesie.
PEDRO Oýd mi boz dolorosa, oýd los biuientes del mundo, oýd la passión rabiosa que en su humanidad preciosa sufre nuestro Dios jocundo.
Salgan mis lágrimas biuas del abismo de mis penas, pues que de ansias tan altiuas, tan esquiuas, mis entrañas están llenas.
¡Ay de mí, desconsolado! ¿Para qué quiero la vida? ¿Qué haré ya, desdichado? Ya mi bien es acabado, ya mi gloria es fenecida.
¿Cómo pude yo negar tres vezes a mi Señor? Mi vida será llorar el pesar de mi pecado y herror.
Versos 101-160 DIONISIO Si aqueste es Dios de la vida, ¿por qué se dexa matar? PEDRO Por leuantar la caýda de la maldá enuegecida del ponçoñoso manjar.
Por esso quiso tomar nuestra humanidad muy flaca; por matar el rejalgar y nos dar su sangre por la trïaca.
Por esso quiso nascer en medio del brauo inuierno, por mejor nos guarecer, con su infinito poder, del gran fuego del infierno.
Su sangre sancta sagrada derramó el octauo día, por dexar circuncidada, y alimpiada, nuestra culpada agonía.
Sufrió hambre y mucho afán por nos dar Él a comer su sancto cuerpo por pan, el qual siempre adorarán los cielos sin fenescer.
Sufrió sed por nos hartar de aguas de biuas fuentes.
No ay quién pueda ymaginar, ni pensar, sus obras tan excelentes.
Los muertos resuscitaua, los mudos hablar hazía, toda enfermedad sanaua, siempre, siempre predicaua; todo el pueblo le seguía.
3. Lucas Fernández DIONISIO ¡O principio principal! ¡o causa prima y primera! Sufres Tú pena mortal por el mal de aquella antigua dentera.
PEDRO Pues si le vieras orar aquesta noche en el huerto, y con sospiros llorar, y biua sangre sudar, de angustias cayeras muerto.
DIONISIO Con essa sangre, por cierto, limpiaua nuestras manzillas.
PEDRO Vino luego vn desconcierto muy despierto, de judíos en quadrillas.
Con linternas y candiles, con armas, lanças, lançones, mill ribaldos y aguaziles, mill linages de hombres viles, mill verdugos, mill sayones.
Con tumulto y con estruendo, con gritos y bozería, mill varahundas haziendo muy corriendo, prendieron nuestra alegría.
y tantos açotes dar que todo quedó llagado.
Y d'espinas coronado le ví y quedé no sé cómo.
Mostrógelo enpurpurado y denostado, diziéndoles: ecce homo.
(Aquí se ha de mostrar vn eccehomo de improuisso para prouocar la gente a deuoción, ansí como le mostró PILATOS a los judíos, y los recitadores híncanse de rodillas, cantando a quatro boces: Ecce homo, Ecce homo, Ecce homo.) Díxoles ¿quedáys contentos? Véysle aquí bien castigado.
Sosegad los pensamientos, que asaz ásperos tormentos, por cierto, le tengo dado.
Sin cessar vozes jamás, crucifixe siempre claman.
«¿A Jesú o a Barrabás?» les dixo. «¿Quál queréys más?» Por Barrabás todos braman.
Versos 527-542 Versos 286-296 (Entran las tres MARÍAS con este llanto, cantándolo a tres voces de canto de órgano:) ¡Ay mezquinas, ay cuytadas! desdichadas, ¿qué haremos, pues que tanto bien perdemos? PEDRO ¡O infortunio repentino! MATEO ¡Ay, ay, ay! DIONISIO ¡Ay, ay! PEDRO ¡Ay, ay! MATEO ¡Ay! ¡quán triste mal nos vino! DIONISIO ¡Ay, mezquino! PEDRO ¡Ay! pues ya remedio no ay.
(Aquí tornan a cantar las tres MARÍAS por la sonada sobredicha este motezico:) ¡Ay dolor, dolor, dolor, dolor de triste tristura, dolor de gran desuentura! Los ribaldos y sayones en tierra hincaron la cruz.
Vímosla entre dos ladrones, más alta que los lançones, resplandeciendo con luz.
Començámosla adorar con diuina reuerencia, y, adorándola, mentar y cantar la gloria de su excelencia.
(Aquí se ha de demostrar o descobrir vna cruz repente a desora, la qual han de adorar todos los recitadores hincados de rodillas, cantando en canto de órgano:) O crux aue spes vnica hoc passionis tempore Auge pijs iusticiam: reysque dona veniam.
Versos 751-768 Versos 347-366 FINIS Pilatos, por contentar aqueste pueblo maluado, luego le hizo desnudar, Muéstrame ora el monumento de aquel Dios de perfición, 3. Lucas Fernández porque ya mi sentimiento me combate con tormento, y a muerto mi coraçón.
MATEO Que me plaz.
DIONISIO Pues no tardemos.
MATEO Anda, que cerca está'quí.
PEDRO Todos, todos le adoremos y alauemos.
DIONISIO ¿Y adónde está? MATEO Veslo allí.
(Aquí se han de hincar de rodillas los recitadores delante del monumento cantando esta canción y villancico en canto de órgano.) Versos 783-792 Di, ¿por qué mueres en cruz, vniuersal Redemptor? ¡Ay que por ti, pecador! Contemplando tu grandeza te vi chiquito nascer, y poco a poco crescer en nuestra naturaleza.
Sufriste much'aspereza siendo del mundo Señor.
¡Ay que por ti, pecador! […] Adorámoste, Señor, Dios y Hombre verdadero, el qual, con muy sancto amor, sufriste muerte y dolor por el pecado primero.
O, precioso monumento donde nuestro bien se encierra, ¡Dios del cielo y de la tierra! Laus deo.
Fue impressa la presente obra en Salamanca por el muy honrrado varón Lorenço de liom dedei a X días del mes de noviembre de M.
quinientos e quatorze años.
3. Lucas Fernández ...