Tema 8. Metodo coste viaje (2011)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Ciencias Ambientales - 4º curso
Asignatura Tècniques d'Avaluació Impacte Ambiental II
Año del apunte 2011
Páginas 5
Fecha de subida 31/08/2014
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Alejandro Batlle TEMA 8. MÉTODOS DE VALORACIÓN DEL MEDIO AMBIENTE: MÉTODOS INDIRECTOSMÉTODO DEL COSTE DE VIAJE El Método del coste de viaje se utiliza para valorar un intangible que no tiene precio y no se puede poner un valor económico, y que para poder disfrutar de él, hace falta utilizar otros bienes y servicios, como el transporte. Este es el caso de los bienes y servicios ambientales, que generalmente no tienen un precio establecido, pero para disfrutar de ellos hemos de pagar los costes de otros servicios (ejemplo: para ir a la montaña, que no tiene precio tangible, hemos de pagar los costes del transporte).
Este tercer método se utiliza para valorar los servicios recreativos que proporciona la naturaleza cuando la persona tiene que trasladarse a un entorno particular para disfrutarlo. Aunque en general no se paga una entrada para acceder a un espacio natural determinado (si se hace en el caso del cine o de un parque de atracciones)….El disfrute de sus servicios dista mucho de ser gratuito. La persona realiza una serie de gastos para poder hacerlo. Por ejemplo, incurre en gastos de desplazamiento y en los costes del viaje. Computando estos gastos, se podría analizar como varía su demanda del bien ambiental ante cambios en este coste de disfrutarlo. Por ejemplo, con el número de visitas. Estimada la forma de la función de demanda sería posible analizar los cambios en el bienestar de la persona que un cambio de su calidad produciría. También se podrían analizar las variables más relevantes para explicar su comportamiento. Entre éstas se pueden mencionar: - Características socioeconómicas Propiedades del entorno Presencia y accesibilidad de emplazamientos alternativos….
En los costes de viaje se imputan dos costes: i.
ii.
Costes necesarios para el traslado: el coche, la gasolina, peajes… El tiempo invertido en el traslado Para estimar ello se necesita en primer lugar conocer en qué medida se demandan los servicios del bien objeto de estudio, por ejemplo, un paraje determinado. Esto se puede hacer de 3 maneras: A. Coste de viaje zonal: Fue el propuesto inicialmente en la literatura. Se trata de descubrir la propensión media a visitar el emplazamiento objeto de estudio, desde las distintas zonas en las que se divide su área de influencia. Se debe averiguar el lugar de procedencia de los visitantes y comparar ese dato con la población de la zona de origen. Así se obtiene la propensión media a visitar el sitio desde cada zona. Esta propensión se compara con el coste de desplazamiento correspondiente a cada zona. Así se ajusta una curva de demanda en la que la variable dependiente es la propensión media a visitar el lugar y la independiente el coste de hacerlo.
B. Coste de viaje individual: Se intenta descubrir la demanda de los servicios de un emplazamiento específico.
Se realiza una encuesta al respecto entre los visitantes, más completa que en el caso anterior. Se pregunta directamente por: a. El coste en el que se ha incurrido para acceder al lugar b. El número de visitas que se realizan en un año c. Las características socioeconómicas de la familia en cuestión Con ello busca derivarse la curva de demanda. La encuesta se realiza in situ lo que supone algunas dificultades con respecto a la determinación del colectivo de población analizado, debido a que solo tiene en cuenta a quienes han consumido el bien, por tanto deja fuera a quienes tienen una demanda potencial Alejandro Batlle que afloraría si cambiara alguna de las variables que inciden en ello. Por ejemplo, se reduzca el tiempo de viaje, aumente la renta, etc.
C. Modelos de elección discreta: Estos modelos son más generales. Intentan derivar la demanda individual de los servicios de un emplazamiento natural determinado. Lo anterior en función de las características diferenciales del mismo. Esto obliga a incluir en el análisis los espacios sustitutivos del que constituye el objeto de estudio. Se centran en la estimación de las tasas de participación por parte de una persona o unidad familiar en una serie de actividades recreativas que tienen que ver, en este caso, con la naturaleza, por ejemplo, montañismo, vela, acampada, etc., y que podrían realizarse en el sitio.
Se obtienen en base a encuestas de muestras representativas de la población del área de influencia del entorno natural analizado. En segundo lugar se requiere información sobre el coste de acceder al lugar en relación al viaje hay costes ineludibles: los derivados del propio desplazamiento Lo más sencillo es: o Hacer una estimación del coste de gasolina por km o Añadir los costes de amortización y mantenimiento del vehículo Alternativamente se pueden computar los costes de los billetes de tren, autobús o pasajes aéreos. Se añadirían en su caso los costes de aparcamiento en el sitio y los de entrada si los hubiere. Otros costes ya son más dudosos, y es más polémica su inclusión o no. El traslado al lugar escogido para el esparcimiento puede implicar la necesidad de comer en el camino o incluso pernoctar en él, o al llegar a destino.
¿Pueden ser considerados estos gastos como parte del coste de disfrutar de los servicios recreativos del lugar? La respuesta no es fácil. Se hace énfasis en el carácter no discrecional de los gastos que han de ser incluidos, es decir, solo se consideran parte del coste de viaje aquellos que no se buscan porque añaden un componente propio de utilidad a toda la experiencia. Además deben siempre considerarse los costes diferenciales, no los absolutos. Tampoco hay que olvidarse del tiempo, tanto el invertido en el viaje como el pasado en el sitio.
El tiempo es un coste más, pero, ¿cómo se valora?, ¿cuánto es el tiempo que debe computarse? Esto depende del buen discernimiento del analista. Problemas con los embotellamientos, elegir rutas más largas, etc. Para valorarlo económicamente habría que considerar el coste de oportunidad de las horas dedicadas al ocio. Este coste de oportunidad es el salario perdido, en caso de que la persona tuviese la alternativa de trabajar. Entonces, se procedería de la siguiente manera:  Dividir el entorno de influencia del emplazamiento objeto de estudio en zonas, de tal forma que cada una se caracterice por un determinado coste monetario de viaje hasta el mismo. Zonas más alejadas supondrían costes mayores.
Alejandro Batlle En la Figura 4.1. C1 representaría el coste de llegar desde la zona 1 al punto analizado; C2 sería el coste de llegar desde la zona 2; C3 de llegar desde la zona 3 y así sucesivamente. Tendríamos, por tanto, el precio pagado para poder disfrutar de estos servicios recreativos.
 Se realiza una encuesta entre los visitantes para conocer su zona de procedencia. También se les preguntan características socioeconómicas, como el nivel de renta de la unidad familiar, educación, número y edad de los hijos, etc. Se suele descartar a quienes visitan otros emplazamientos en la zona. Esto porque es difícil atribuir a cada uno de los sitios su correspondiente parte del coste  Conocida la población total de cada una de las zonas definidas y el número de visitantes originarios de ella, se construye la propensión media a visitar el parque para cada zona. Se divide el número de visitantes por la población total. Con ello se obtiene la información relativa a la cantidad demandada de servicios del parque, que se mide en el eje horizontal de la figura 4.1. Uniendo ambas informaciones aparece una nube de puntos que indicarán: - El coste de acceder al parque desde cada zona, y - El número promedio de visitas por habitante en cada una de ellas Con los datos obtenidos es posible ajustar una regresión en la que la propensión media a visitar el lugar sea la variable dependiente, y el coste de viaje sea la variable independiente. Con ello se obtiene la curva de demanda agregada de los servicios el parque (NRS), ver figura 4.1.
Esta curva de demanda implícita es la que permite valorar monetariamente el bienestar que las personas derivan del disfrute de los servicios del sitio, midiendo, para cada grupo, el excedente neto del consumidor (área comprendida entre la curva de demanda, y el precio, que se paga).
Supongamos que la persona A y la persona B son iguales en todo: edad, nivel de educación, composición familiar, renta, etc. La única diferencia es que A vive en Cáceres y B en Bilbao. Dados los costes que enfrentan, B visita Monfragüe 1vez al año (V3) mientras A lo visita 3 (V1). Como son exactamente iguales, si A viviera en Bilbao también haría alguna excursión a Monfragüe (1 en este caso) y pagaría por esta única visita anual lo que B: C3. Esto quiere decir que por la primera visita, A hubiera estado dispuesta a pagar C3 euros, y sin embargo sólo paga C1. Por la segunda visita, hubiera estado dispuesto a pagar lo que una tercera persona de Sevilla, idéntica a las anteriores, paga por cada una de las 2 que realiza, C2, y sin embargo, al igual que antes, solo paga C1, ya que todas las visitas cuestan lo mismo, por tanto, la presencia de Monfragüe representa para A por lo menos, los beneficios que se derivan de tener más barato el acceso a un entorno (y a unos servicios), por el que hubiera estado dispuesto a pagar más de lo que paga. Esta diferencia se denomina excedente del consumidor. En la figura 4.1 el excedente del consumidor de quienes vienen de: - Cáceres, viene dado por el área C0SC1 Madrid, por el área C0RC2, y así sucesivamente La introducción en la encuesta de características socioeconómicas, atributos del sitio elegido, actividades realizadas en él, sitios que el entrevistado considera alternativas permiten, una vez especificada la función de demanda, analizar el valor de cambio de la calidad del emplazamiento.
Por ejemplo, cualquier mejora (un refugio de aves) desplazaría la curva de demanda hacia fuera, mientras que un deterioro (aumento de la congestión) la desplazaría hacia el origen. Este análisis de las modificaciones producidas en el excedente del consumidor permite valorar económicamente este cambio cualitativo.
Alejandro Batlle El método del coste de viaje tiene los siguientes problemas: 1. La unidad de medida que se utiliza para reflejar la demanda: Se expresa a través del número promedio de visitas al lugar a lo largo de un año.
 Pero no es lo mismo pasar una tarde, un día o una semana en un lugar, y todas ellas se computan como 1 única visita  Alternativamente podría contabilizarse el número de días pasados en el lugar, pero no es lo mismo 15 días seguidos, que saltados  No es fácil elegir, y en la práctica se estiman distintas funciones de demanda:  Para visitantes en el día, los de fin de semana, los de una semana y más, ya que el perfil de los visitantes y sus motivaciones varían 2. El distinto comportamiento de los visitantes habituales con respecto a los visitantes ocasionales  Por ejemplo, una persona que visita el sitio por primera vez, puede que le resulte satisfactorio y no repita porque le interesa conocer otros lugares  Distinto es el visitante habitual que lo encuentra satisfactorio y repite  Los motivos de la demanda son distintos y debería aplicarse un tratamiento diferencial 3. No se debe olvidar que la decisión que ha tomado o piensa tomar una persona o familia, es compleja  Por ejemplo, si se analiza el impacto de una medida que afecta la calidad de los servicios proveídos por un espacio natural: reducción de la congestión  l analista sabe que debe traducirse en un desplazamiento de la función de demanda Para poder cuantificar este impacto se debe considerar el efecto sobre la decisión de participar, la elección del sitio, la frecuencia y la duración de cada visita. El cambio que se plantea puede incidir sobre todos y cada uno de estos eslabones, por lo que se hace necesario modelizar toda la secuencia de decisiones 4. El hecho de que el analista atribuye al visitante el coste de haber accedido al lugar  Computa kilómetros y tiempo y deduce el coste  Pero probablemente puede que no se computen todos los costes  Y además puede que el visitante tenga una visión distinta de los costes en que ha incurrido  Por ejemplo, el valor de su tiempo El alcance de estas críticas dependerá del uso que se le quiera dar a la información obtenida a través de este método. Por ejemplo, es distinto querer conocer cambios en el excedente que características de la demanda Si de lo que se trata es de comparar órdenes de magnitud y de conocer las características esenciales de la función de demanda, éste método ofrece una información ciertamente relevante Alejandro Batlle ...