Práctica 1 (2015)

Pràctica Español
Universidad Universidad de Salamanca
Grado Psicología - 3º curso
Asignatura Psicopatología y evaluación en la infancia y la adolescencia
Profesor C.C.
Año del apunte 2015
Páginas 20
Fecha de subida 16/10/2017 (Actualizado: 16/10/2017)
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

PSICOPATOLOGÍA Y EVALUACIÓN EN LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA PRIMERA PRÁCTICA CASO PRÁCTICO Adaptado de: Serrano, I. (2006). Un caso de comportamiento agresivo. En: F. X. Méndez, J. P. Espada y M. Orgilés (Coords.) Intervención psicológica y educativa con niños y adolescentes. Estudio de casos escolares.
Madrid: Pirámide Carlos es un niño de 10 años de edad. Es hijo único de una familia de clase social media baja.
Asiste desde los tres años a un colegio público de un barrio de Salamanca. En el momento en que acude a consulta cursa 5º Curso de primaria. Aconsejados por el maestro, que viene quejándose reiteradamente durante todo el curso académico de los problemas de comportamiento de Carlos en la escuela, los padres solicitan ayuda psicológica. Según palabras textuales de la madre, quieren ayuda para que su hijo no siga dando problemas ni en casa ni en el colegio, pues se trata de un niño caprichoso, que se porta mal si no consigue lo que quiere y piensan que si sigue así nunca tendrá amigos y no le irá bien en la vida.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 1 1. TAREA: Describe el proceso de primera recogida de información que te permita: 1)Identificar el/los problemas, 2)Descartar otros posibles problemas 3) Elaborar hipótesis iniciales diagnósticas y sobre factores potencialmente relacionados con la aparición y mantenimiento 1. EN PRIMER LUGAR REALIZAREMOS VARIAS ENTREVISTAS: PRIMERO A LOS PADRES DE CARLOS, DESPUÉS AL NIÑO Y POR ÚLTIMO A SU PROFESOR.
Las entrevistas nos permitirán conocer el motivo concreto de la demanda. Se realizan con el objetivo de recoger información de diferentes personas, de diferentes contextos y de tener material en el que basar nuestra posterior observación. Este primer método nos permitirá realizar una estimación.
Entrevista a los padres de Carlos Debido a que son los padres los que solicitan ayuda terapéutica, la primera entrevista será con ellos. En esta entrevista se aprovechará para explicarles el método que seguiremos con Carlos.
Pretendemos conocer la historia familiar, la historia de Carlos, y dentro de la historia de Carlos, la historia del problema. Queremos saber sobre el desarrollo evolutivo del niño y sobre su salud, así como del tiempo que pasan los padres con el niño y sobre qué hacen en su tiempo libre. Además indagaremos en las condiciones socio-económicas de la familia y el estilo educativo. Queremos conocer los factores que contribuyen y mantienen el comportamiento de Carlos, así como los puntos positivos del niño y las expectativas que tienen los padres con este proceso.
Es importante tener en cuenta que la entrevista no es simplemente hacer preguntas, sino utilizar estrategias para ir derivando información. Hay que ponerse en el lugar de la otra persona, sin presuponer nada. También es importante recordar que no debemos hacer hipótesis sin tener suficiente información y que la conducta que la persona muestra en la entrevista es una muestra de la conducta de la persona en ese tipo de situaciones, nada más.
En principio, la entrevista con los padres seguirá el siguiente orden: 1.
2.
3.
4.
5.
Explicación libre del problema.
Expectativas.
Procedimiento a seguir.
Preguntas generales sobre grandes temas (familia, desarrollo evolutivo…) Preguntas más concretas que determinen la conducta (técnica del embudo, de lo general a lo particular).
“Para poder ayudarles necesito información para poder valorar adecuadamente el caso, lo que está ocurriendo. Primero les voy a realizar una serie de preguntas, luego tendré otra entrevista con Carlos y posteriormente una más con su profesor. Además, daré pautas al profesor para que lleve a cabo la observación en el colegio y solicitaré vuestra ayuda para que vosotros la realicéis en vuestra casa. ¿Estáis de acuerdo?” − − − ¿Qué os trae aquí? Contadme el motivo de la consulta. (Explicación libre por parte de los padres del motivo de consulta).
¿Qué cambio queréis ver en Carlos? ¿Qué queréis que logre? ¿Dónde vivís? Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 2 − − − − − − − − − − − − − − − ¿A qué os dedicáis? ¿Cuál es vuestro horario de trabajo? ¿Cuántos miembros tiene la familia? ¿Vive alguna persona más en casa? ¿Ha tenido Carlos algún problema de salud alguna vez? ¿Recordáis la edad a la que Carlos empezó a gatear? ¿Y a andar? ¿Y la edad a la que dijo sus primeras palabras? ¿Con cuantos años aproximadamente empezó Carlos a ser más independiente: a vestirse solo, a ir al colegio sin vosotros…? ¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre? ¿Cuáles son sus aficiones? ¿Cuáles son los puntos fuertes de Carlos, sus habilidades? ¿Con qué otras personas pasa tiempo Carlos? ¿Ve fuera a sus compañeros del colegio? ¿Qué tal en el colegio? ¿Cómo son sus notas? ¿Tiene algún problema para ir a clase o para hacer los deberes? ¿Qué responsabilidades tiene Carlos en casa? ¿Recordáis la última vez que Carlos tuvo mal comportamiento, su última rabieta? Quiero saber qué hizo Carlos exactamente. ¿Qué paso justo antes? ¿Qué personas estaban presentes? ¿Cómo reaccionaron las personas que estaban allí? ¿Qué pasó justo después? Además de esta última ocasión, ¿recordáis otra ocasión en la que Carlos no se comportara adecuadamente? ¿Qué hizo Carlos? ¿Qué paso justo antes? ¿Qué personas estaban presentes? ¿Cómo reaccionaron las personas que estaban allí? ¿Qué pasó justo después? Necesitamos que los padres especifiquen bien a qué se refieren con que Carlos se porta mal: si pega, gruñe, se escapa de casa, si no obedece a las órdenes, si destruye material, si daña a otras personas… − − − ¿Cuándo empezó Carlos a comportase así? ¿Ha habido algún cambio que consideréis importante en la vida familiar, en el trabajo…? ¿Habéis intentado ya algún otro método para solucionar este problema? Hay que tener en cuenta que en una entrevista es importante ser flexible, escuchar y manifestar que estás escuchando. No es un interrogatorio, sino un guión en el que se tiene algunos ejemplos de preguntas para saber qué información necesito, pero a partir de ahí escucho con conciencia plena, retomo lo que se me dice y me aseguro de que estoy comprendiendo.
Entrevista a Carlos La entrevista al niño se realiza con varios objetivos: Queremos saber su punto de vista, contrastar información, saber si es consciente de que se comporta mal o si se justifica de algún modo. Pero lo principal es conocer al niño y empatizar con él, ganarnos su confianza, crear un vínculo. Es importante venir a la entrevista con el niño “con la mente en blanco”, sin hipótesis previas por lo hablado con los padres.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 3 “Hola Carlos, ¿qué tal?, ¿cómo va el día?. Yo me llamo ______ y soy psicóloga. ¿Sabes qué hacen los psicólogos? ¿Te lo ha explicado alguien ya? Me dedico a ayudar a los niños para que puedan ser felices y cumplan sus objetivos. Ahora me gustaría charlar un poquito contigo, y recuerda que esta conversación queda entre nosotros. ¿Te parece?” − − − − − − − − − − − ¿A qué colegio vas? ¿Está cerca de tu casa? ¿Cómo vas al cole? ¿Cómo se llama tu profe? ¿Os mandan muchos deberes? ¿Cuál es tu asignatura preferida? ¿Te gusta jugar en el colegio? ¿A qué jugáis? ¿Ves a tus amigos fuera del cole? Cuéntame qué haces un día de diario.
¿Qué haces en tu tiempo libre? ¿Qué has hecho este fin de semana? ¿Te gusta algún deporte? ¿Juegas también en casa? ¿Con quién? ¿Qué hiciste el fin de semana? Hay que garantizar la confidencialidad. No hay que comentar nada a los padres de lo que hablemos con el niño, a menos que haya una conducta de riesgo que haya que comunicar, en cuyo caso intentaremos conseguir que sea el propio niño el que lo haga.
Entrevista al profesor de Carlos Siguiendo con la importancia de obtener información de varios contextos, realizamos la entrevista al profesor. En ella queremos obtener datos sobre el nivel académico de Carlos y sobre las relaciones sociales con sus compañeros. También sobre su actitud al profesorado y hacia las distintas materias. Queremos saber situaciones concretas en las que Carlos tenga esos comportamientos, las reacciones del profesor e identificar los factores que precipitan y que mantienen el problema.
− − − − − − − Cuéntame cómo se comporta Carlos en clase.
¿Siempre se ha comportado así o has notado un cambio de un tiempo hacia aquí? ¿Ha pasado algo importante, algún cambio en clase últimamente? ¿Lleva hechos los deberes a clase? ¿Hace las tareas de clase? ¿Cómo son sus notas? ¿Qué asignaturas le gustan más? ¿Cuáles menos? ¿Y con sus compañeros cómo se porta? 2. DESPUÉS DE LLEVAR A CABO LAS ENTREVISTAS, PROCEDEMOS A LA OBSERVACIÓN.
Utilizamos este método para contrastar la información y dada la importancia de utilizar varios métodos, siguiendo con el proceso de recogida de información.
La observación nos permite cuantificar en frecuencia, intensidad y duración, lo que nos facilitará posteriormente la realización de un análisis topográfico, así como describir la conducta adecuadamente. Es conveniente cuantificar la conducta para ver si en el futuro, es decir, después de la intervención, hay cambios, comprobando de esta manera la eficacia o no de ésta. La Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 4 observación nos permitirá realizar una gráfica línea base de la conducta y compararla después de la intervención.
La observación nos permitirá dar objetividad, ya que se registra la conducta en el mismo momento, cosa que no sucede en la entrevista, identificando los estímulos y situaciones que desencadenan y mantienen el problema. Queremos conocer las consecuencias contingentes de la conducta: qué estaba pasando, qué hace el niño y qué hace después. Esto nos permitirá realizar un análisis funcional de la conducta: conocer las contingencias que hacen que ésta se mantenga.
En conclusión, la observación nos permitirá cuantificar para ver si ha habido cambio después de la intervención, dar objetividad a la recogida de datos, describir adecuadamente la conducta y la posterior realización de un análisis topográfico y de un análisis funcional.
Formato de registro de la observación en el colegio Nuestro objetivo es recoger información sobre el comportamiento de Carlos en las primeras y últimas horas de la mañana, en diferentes asignaturas y actividades, en diferentes lugares y contextos: patio y clase, y con diferentes personas: compañeros y profesor. Queremos observar si el comportamiento de Carlos varía en alguna de estas situaciones.
En un principio, la duración de la observación va a ser de 10 días para intentar controlar la reactividad que puede sufrir Carlos, hasta que se llegue a producir la habituación. Por esta razón es mejor que las primeras observaciones no se recojan o no se tengan en cuenta.
Es posible y en cierta medida preferible que la observación la realice el propio profesor o el orientador del centro. Para ello la observación tiene que ser organizada perfectamente y de la forma más clara posible, diciendo al profesor exactamente lo que tiene que observar y anotar, señalando algunos momentos del día que sean representativos. Es importante centrarnos en nuestros objetivos, en registrar únicamente la conducta problemática con una descripción detallada.
Si tiene que ser el psicólogo quien necesariamente realice la observación, podría ser conveniente que no realice la entrevista a Carlos anteriormente. Aunque, de todos modos, si todo se organiza bien la presencia del psicólogo no tiene porqué intervenir en la conducta de Carlos cuando se supere la reactividad, aunque haya tenido una entrevista anterior con el niño.
− − Lugar: Clase y patio.
Duración: En principio, 10 días lectivos.
Empezaríamos pidiendo al profesor u orientador que recoja una serie de datos que necesitamos.
Utilizaremos una ficha como la siguiente cada vez que se presente una conducta problemática.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 5 Fecha: Hora: SITUACIÓN ANTERIOR CONDUCTA ¿Qué estaba haciendo Carlos? ¿Qué hace Carlos? ¿Dónde? Intensidad: 0 1 2 3 4 5 SITUACIÓN POSTERIOR ¿Qué hizo Carlos? ¿Dónde? ¿Quién más había presente? ¿Quién más había presente? Duración: Actividad: Actividad: Qué hicieron o dijeron otros: Qué hicieron o dijeron otros: Al profesor se le dará una serie de indicaciones de este tipo: “Cada vez que Carlos tenga una conducta problemática tienes que apuntar la fecha y la hora que es aproximadamente”.
“Hay que apuntar dónde esta Carlos: en clase, en el recreo, en el gimnasio del colegio… la actividad que realiza: pintar, escribir, jugar, hacer deporte… y una mínima descripción de qué hicieron o dijeron las personas que se encontraban presentes”.
“Tienes que apuntar exactamente qué es lo que hace Carlos: si se tira por el suelo, si pega a un compañero, si insulta a alguien, si tira los libros por el aire, si golpea algo…” “En cuanto la intensidad, debes hacer una estimación del 0 al 5, siendo 0 una conducta con mínima intensidad, no demasiado grave, y 5 una conducta con máxima intensidad, muy grave”.
“También tienes que hacer una estimación de lo que dura la conducta, unos segundos, minutos, horas…”.
Posteriormente nosotros recogeremos la frecuencia, contando las conductas problemáticas que se dan cada día.
De esta manera, recogeremos información sobre los antecedentes (situación anterior) y sobre las consecuencias contingentes que mantienen la conducta (situación posterior), sin preguntar específicamente por ellas.
Formato de registro de la observación en el ámbito familiar Esta tarea recaerá en los padres tanto por la imposibilidad de adaptar los horarios de evaluación a una rutina diaria y, lo que es más importante, por no romper del ambiente cotidiano familiar.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 6 Igual que con el profesor, la observación tiene que estar perfectamente estructurada. Usaremos el mismo formato para la observación tanto en el colegio como en casa (ver apartado anterior).
Por tanto, la evaluación no es necesario ni conveniente que la realice el psicólogo en la propia casa. En la intervención, en algunos casos concretos y en aspectos puntuales, sí podría darse el caso.
3. APLICACIÓN DE TEST.
Test BASC Con el objetivo de seguir utilizando diferentes métodos de información decidimos pasar este test a los padres, al profesor y Carlos, ya que proporciona información de diferentes ámbitos y contextos, además de proporcionar una historia estructurada de desarrollo y un sistema para la observación del niño.
Aunque este paso se señale en tercer lugar, podemos usar las entrevistas con los padres, el profesor y el niño para pasar el test, ahorrando así tiempo y dinero.
El BASC es un test dimensional que permite conocer o descartar que existan otros problemas, nos permite saber si hay comorbilidad. Además, proporciona información sobre el ajuste social de Carlos (si tiene habilidades sociales o no, si es un líder o no, etc.), no solo sobre el ámbito clínico. Por tanto, pasamos el BASC con el objeto de conocer tanto aspectos positivos como carencias.
Un punto muy importante es que el BASC permite situar a Carlos por encima o por debajo de la media normal, señalando si el niño se desvía o no de la normalidad. Esto es de gran ayuda para la realización de una hipótesis diagnóstica diferencial. Por ejemplo, conociendo si Carlos se desvía en algunas dimensiones, no se desvía y cómo está en las dimensiones positivas podremos realizar hipótesis del tipo “Si Carlos tuviera falta de habilidades sociales esto le llevaría a problemas de comportamiento”.
* En el caso de no usar escalas dimensionales, podríamos utilizar alguna escala categorial, como son la DIC y la DICA. Estas nos permiten ver si el niño tiene o no tiene y realizar una hipótesis diagnóstica diferencial pero esta vez de tipo categorial.
Test sociométrico Pasar un test sociométrico a los compañeros de clase de Carlos es de gran utilidad. Estos no tienen el inconveniente de poner en evidencia al niño, simplemente añaden informantes.
El objetivo de las técnicas sociométricas es conocer el nivel de aceptación del niño: si es un niño “preferido” por sus compañeros (le nominan mucho para cosas positivas), si por el contrario es un niño “rechazado” (le nominan mucho para cosas negativas) o si es un niño “ignorado” (no le nominan para nada nunca), y los correlatos de esto. Queremos conocer la relación de Carlos en su grupo de iguales, en su clase.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 7 − ¿Qué tres compañeros te gustaría elegir para jugar? Con esta primera pregunta queremos conocer el nivel de preferencia social.
1º ____________ 2º ____________ 3º ____________ − ¿Qué tres compañeros no te gustaría elegir para jugar? Con esta segunda pregunta queremos conocer el nivel de rechazo social.
1º ____________ 2º ____________ 3º ____________ En estas dos primeras preguntas hemos utilizado una técnica de nominación (no tenemos ningún nombre y son los niños quien nominan) tanto positiva como negativa. Puede ser que Carlos no aparezca en ninguna de las dos preguntas, pudiendo ser un “niño ignorado”. Aún así, es fácil que los niños que presentan conductas agresivas aparezcan en “compañeros que no elegirías para jugar”, pero como ya se ha señalado, podría no ser así.
Si además de realizar estas preguntas preguntamos por qué sitúan al niño en ese puesto sabremos la percepción de los iguales de las conductas positivas y negativas.
− ¿Quién es el que siempre pega a otros? ____________ − ¿Quién es el que siempre quita a otros el material? ____________ − ¿Quién es el que siempre ayuda? ____________ De la misma manera mediante la técnica de nominación realizamos preguntas del tipo correlatos de conducta.
A continuación utilizaremos la técnica de puntuación (aparecen todos los niños y se puntúa a todos), presentando una lista de los niños de la clase en orden alfabético y realizando la siguiente pregunta: − ¿Cuánto te gusta jugar con los compañeros de tu clase? Mucho (2), Poco (1), Nada (0).
1. Juan 2. Alberto 3. Sofía 4. Elena 5. Carlos … 25. Paloma Sumamos las puntuaciones de cada niño y las dividimos entre el número total de niños que hay en clase, por ejemplo 25. Así obtenemos la media de aceptación de Carlos y la relacionamos con la de los demás niños, para ver si ésta es alta o baja.
Obtenemos más información si los cuestionarios no son anónimos, si los niños ponen los nombres y sabemos quien elige a quien.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 8 Para finalizar con esta primera tarea es importante destacar que cuando vamos a llevar a cabo una intervención es imprescindible evaluar si los síntomas están interfiriendo en el funcionamiento (académico, autónomo y social del niño). La aplicación de estos test nos permitirá ver si el funcionamiento social de Carlos está impactado. El impacto académico lo evaluaremos con sus notas, calificaciones y tareas escolares que pediremos al profesor que nos facilite. Por último, examinaremos el impacto autónomo mediante la información que nos han facilitado los padres.
Con esto quedaría planificada y estructurada la primera recogida de información, incluyendo varios métodos, varios informantes y diferentes contextos.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 9 2. TAREA: Indica hipótesis iniciales que se pueden plantear sobre qué problemas se dan, y sobre posibles factores potencialmente responsables de la aparición y mantenimiento de los problemas La Psicología es una disciplina científica en la que se utiliza el método hipotético-deductivo.
Así, cuando se nos presenta un problema, primero hay que recoger información general para luego plantear hipótesis que se relacionen con “por donde creemos que va el problema”. El planteamiento de hipótesis debe basarse en la información, en los datos que hemos recogido con anterioridad. No se pueden plantear hipótesis que no estén fundadas en los datos. Son las hipótesis fundamentadas las que van a guiar el proceso de evaluación.
Hipótesis inicial sobre qué problemas se dan: − − “Carlos podría tener problemas de comportamiento, desviándose de la media a su edad.
Quedaría descartado otro tipo de problemas como los de atención, depresión o autismo”.
Si realizáramos una hipótesis categorial sería del tipo “Carlos padecería un trastorno negativista desafiante”.
Hipótesis sobre posibles factores potencialmente responsables de la aparición y mantenimiento de los problemas: − − − − − − − − − − − “El temperamento del padre podría ejercer una influencia tanto a nivel genético (predisposición biológica) como a nivel de aprendizaje (modelado) en Carlos”.
“La falta de coherencia entre el estilo de disciplina de los abuelos y el de los padres crearía una inseguridad en Carlos que expresaría mediante comportamiento agresivo”.
“La coerción leve y continuada a la que está sometido Carlos aumentaría la activación fisiológica tanto de los padres como del hijo, haciendo que se mantenga y crezca progresivamente la conducta”.
“Los padres se centran demasiado en las conductas negativas de Carlos (atención negativa), lo que puede funcionar como un refuerzo positivo en el niño que hace que la conducta se mantenga”.
“El profesor se centra demasiado en las conductas negativas de Carlos (atención negativa), lo que puede funcionar como un refuerzo positivo en el niño que hace que la conducta se mantenga”.
“Si las rabietas de Carlos le permitieran conseguir lo que quiere, esto podría mantener la conducta del niño mediante refuerzo positivo”.
“Si las rabietas de Carlos le permitieran librarse de lo que no quiere hacer, esto podría mantener la conducta del niño mediante refuerzo negativo”.
“La falta de capacidad de autocontrol de Carlos (control de emociones, cogniciones y conductas) podría hacer que el niño se expresara de manera agresiva”.
“El rechazo que sufre Carlos por parte de sus compañeros de clase puede estar provocando la conducta agresiva”.
“Si Carlos carece de otras habilidades adecuadas para enfrentarse a las distintas situaciones, esto haría que lo haga habitualmente de forma agresiva”.
“Si Carlos carece de expectativas de cambio (no tiene autoeficacia percibida), entonces no se esforzará en intentar controlar y cambiar su conducta”.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 10 − − − “El cambio a mejor en la conducta de Carlos cuando cambia de curso se podría deber a una reactividad que haría que los problemas de comportamiento con personas que no conoce se reduzcan”.
“El nuevo profesor no actuaría como un estímulo discriminativo para Carlos (no serviría de señal de que si realiza cierta conducta va a ser reforzado). Una vez que ambos empiezan a tener contacto, ejercería un refuerzo que haría que la conducta volviera a ser la habitual”.
“El rechazo que Carlos sufre por parte de sus compañeros y las continuas riñas por parte de sus padres y profesores influirían conjuntamente de forma negativa tanto en las creencias que Carlos tiene sobre sí mismo como en su rendimiento académico”.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 11 3. TAREA: a. Elabora un perfil de las puntuaciones T del Cuestionario del profesor de modo que sea más fácil y visual su análisis.
b. Analiza todos los perfiles y las puntuaciones T, interpreta y describe de forma resumida la conducta de Carlos en cada una de las escalas y dimensiones.
c. Indica cuál sería el diagnóstico y qué diagnósticos podrían descartarse, sabiendo que se aplicó además el Inventario de Eyberg de conducta en niños (Eyberg y Ross, 1978), en el que la puntuación obtenida fue de 110.
d. Para esta tercera tarea utiliza la documentación adjunta entregada para la práctica.
a. Elabora un perfil de las puntuaciones T del Cuestionario del profesor de modo que sea más fácil y visual su análisis.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 12 b. Analiza todos los perfiles y las puntuaciones T, interpreta y describe de forma resumida la conducta de Carlos en cada una de las escalas y dimensiones.
Administrado el cuestionario BASC a los padres, al profesor y al niño, se analizan los perfiles: PADRES Índices de validez • • • • • El índice F (falso malo) es normal, por tanto los padres no han valorado de una forma excesivamente negativa a Carlos.
ICR (índice de consistencia interna): Es normal, hay consistencia entre los pares de respuesta correlacionados.
PTR (Patrón de respuesta): Es normal, no hay tendencia a marcar siempre la misma elección de respuesta.
L (Sinceridad). No hay datos. Valora si el sujeto ha sido o no sincero respondiendo al cuestionario.
V (Índice de validez). No hay datos. Informa si el cuestionario está midiendo lo que queremos evaluar.
Escalas clínicas • • • • • • • • • • Agresividad. Puntuación T = 62, en riesgo. Tendencia a hacer daño físico o emocional a otros, tanto físico como verbal.
Hiperactividad. Puntuación T = 55, no hay desviación, no se dan conductas de hiperactividad e impulsividad.
Problemas de conducta. Puntuación T = 60, en riesgo. Conductas socialmente desviadas.
Problemas de atención. Puntuación T = 65, en riego. Incapacidad para mantener la atención o distraerse fácilmente.
Problemas de aprendizaje. No hay datos. Dificultades de aprendizaje y bajo rendimiento.
Atipicidad. Puntuación T = 55, no hay desviación. La atipicidad mide psicoticismo evaluando la presencia de conductas raras.
Depresión. Puntuación T = 54, no hay desviación. No estado de ánimo disfórico, no hay presencia de cogniciones negativas sobre sí mismo, el mundo y el futuro.
Ansiedad. Puntuación T = 52, no hay desviación. La ansiedad evalúa la presencia de preocupaciones excesivas, nerviosismo, miedos y fobias.
Retraimiento. Puntuación T = 42, no hay desviación. Carlos no tiene tendencia a eludir a otros y evitar el contacto social.
Somatización. Puntuación T = 6, no hay desviación. No hay tendencia a tener excesivas quejas somáticas que no se justifican por problemas de salud.
Escalas adaptativas • • Adaptabilidad. Puntuación T = 39, en riesgo. Baja de capacidad de Carlos para adaptarse a los cambios de rutina, baja tendencia a compartir con otros niños.
Habilidades sociales. Puntuación T = 41, no hay desviación. Habilidades para relacionarse con otros de forma mutuamente satisfactoria y esenciales para una buena adaptación.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 13 • • • Liderazgo. Puntuación T = 47, no hay desviación. Adecuada adaptación a la comunidad y escuela, tiene relación con habilidades sociales y cognitivas de toma de decisiones, resolución de problemas o tener buenas ideas y sugerencias.
Habilidades para el estudio. No hay datos. Estrategias de aprendizaje y metacognitivas, motivación de logro y habilidades organizativas.
Sentido de incapacidad. No hay datos. Falta de confianza para rendir en los niveles esperados, tendencia a no ser perseverante, percepción de no tener éxito.
Dimensiones globales • • • • • Exteriorizar problemas (agresividad, hiperactividad y problemas de conducta).
Puntuación T = 61, alta. Indica conducta insuficientemente controlada. La conducta de Carlos es de naturaleza perturbadora, puede alterar las actividades de otros y crearle problemas de relación.
Interiorizar problemas (Ansiedad, depresión y somatización). Puntuación T = 54, no hay desviación. Indicativo de conducta excesivamente controlada.
Problemas escolares (problema de atención y de aprendizaje). No hay datos. Refleja las dificultades académicas y la probable interferencia con el rendimiento.
Habilidades adaptativas (Adaptabilidad, habilidades sociales y liderazgo). Puntuación T = 40, no hay desviación. Resume las habilidades prosociales, organizativas y otras de carácter adaptativo.
ISC (Índice de síntomas comportamentales). Puntuación T = 60. El nivel global de conducta problema es alto.
PROFESOR Índices de validez • • • • • El índice F (falso malo) es normal, por tanto el profesor no ha valorado de una forma excesivamente negativa a Carlos.
ICR (índice de consistencia interna): Es normal, hay consistencia entre los pares de respuesta correlacionados.
PTR (Patrón de respuesta): Es normal, no hay tendencia a marcar siempre la misma elección de respuesta.
L (Sinceridad). No hay datos. Valora si el sujeto ha sido o no sincero respondiendo al cuestionario.
V (Índice de validez). No hay datos. Informa si el cuestionario está midiendo lo que queremos evaluar.
Escalas clínicas • • • • • Agresividad. Puntuación T = 72, clínicamente significativa. Tendencia a hacer daño físico o emocional a otros, tanto físico como verbal.
Hiperactividad. Puntuación T = 58, no hay desviación, no se dan conductas de hiperactividad e impulsividad.
Problemas de conducta. Puntuación T = 68, en riesgo. Conductas socialmente desviadas.
Problemas de atención. Puntuación T = 64, en riego. Incapacidad para mantener la atención o distraerse fácilmente.
Problemas de aprendizaje. No hay datos. Dificultades de aprendizaje y bajo rendimiento.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 14 • • • • • Atipicidad. Puntuación T= 55, no hay desviación. La atipicidad mide psicoticismo evaluando la presencia de conductas raras.
Depresión. Puntuación T = 65, en riesgo. Estado de ánimo disfórico, presencia de cogniciones negativas sobre sí mismo, el mundo y el futuro.
Ansiedad. Puntuación T = 68, no hay desviación. La ansiedad evalúa la presencia de preocupaciones excesivas, nerviosismo, miedos y fobias.
Retraimiento. Puntuación T = 42, no hay desviación. Carlos no tiene tendencia a eludir a otros y evitar el contacto social.
Somatización. Puntuación T = 53, no hay desviación. No hay tendencia a tener excesivas quejas somáticas que no se justifican por problemas de salud.
Escalas adaptativas • • • • • Adaptabilidad. Puntuación T = 39, en riesgo. Baja de capacidad de Carlos para adaptarse a los cambios de rutina, baja tendencia a compartir con otros niños.
Habilidades sociales. Puntuación T = 35, en riesgo. Pocas habilidades para relacionarse con otros de forma mutuamente satisfactoria y esenciales para una buena adaptación.
Liderazgo. Puntuación T = 42, no hay desviación. Adecuada adaptación a la comunidad y escuela, tiene relación con habilidades sociales y cognitivas de toma de decisiones, resolución de problemas o tener buenas ideas y sugerencias.
Habilidades para el estudio. Puntuación T = 55, no hay desviación. Estrategias de aprendizaje y metacognitivas, motivación de logro y habilidades organizativas.
Sentido de incapacidad. No hay datos. Falta de confianza para rendir en los niveles esperados, tendencia a no ser perseverante, percepción de no tener éxito.
Dimensiones globales • • • • • Exteriorizar problemas (agresividad, hiperactividad y problemas de conducta).
Puntuación T = 68. Indica conducta insuficientemente controlada. La conducta de Carlos es de naturaleza perturbadora, puede alterar las actividades de otros y crearle problemas de relación.
Interiorizar problemas (Ansiedad, depresión y somatización). Puntuación T = 52, no hay desviación. Indicativo de conducta excesivamente controlada.
Problemas escolares (problema de atención y de aprendizaje). Puntuación T = 70.
Refleja dificultades académicas y probable interferencia con el rendimiento.
Habilidades adaptativas (Adaptabilidad, habilidades sociales y liderazgo). Puntuación T = 40, límite. Pocas habilidades prosociales, organizativas y otras de carácter adaptativo.
ISC (Índice de síntomas comportamentales). Puntuación T = 66. El nivel global de conducta problema es alto.
CARLOS Índices de validez • • • El índice F (falso malo) es normal.
ICR (índice de consistencia interna): No hay datos. Consistencia entre los pares de respuesta correlacionados.
PTR (Patrón de respuesta): No hay datos. Tendencia a marcar siempre la misma elección de respuesta.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 15 • • L (Sinceridad): No hay datos. El sujeto ha sido o no sincero respondiendo al cuestionario.
V (Índice de validez): Es normal, el cuestionario está midiendo lo que queremos evaluar.
Escalas clínicas • • • • • • • • • • Actitud negativa hacia el colegio. Puntuación T = 60, en riesgo. Insatisfacción o malestar generalizado con el colegio. Como la puntuación es significativamente alta y se dan puntuaciones elevadas en sentido de incapacidad y bajas en relaciones interpersonales hay un posible riesgo de absentismo.
Actitud negativa hacia los profesores. Puntuación T = 67, en riesgo. Insatisfacción o rechazo, también posible riesgo de absentismo.
Búsqueda de sensaciones. No hay datos. Necesidad de sensaciones y experiencias variadas y nuevas, y deseo de asumir riesgos físicos y sociales por tales experiencias.
Atipicidad. Puntuación T = 68, no hay desviación. Percepciones, conductas y pensamientos inusuales asociados a formas severas de psicopatología, como pensamientos psicóticos.
Locus de control externo. Puntuación T = 66, en riego. Baja percepción sobre la responsabilidad propia de las cosas que ocurren.
Somatización. No hay datos. Tendencia a quejarse de problemas físicos como expresión de dificultades psicológicas.
Estrés social. Puntuación T = 62, en riego. Tensión y falta de recursos de afrontamiento ante las demandas de tareas y relaciones.
Ansiedad. Puntuación T = 69, no hay desviación. Igual que en las escalas de padres y profesores.
Depresión. Puntuación T = 67, en riesgo. Estado de ánimo disfórico, presencia de cogniciones negativas sobre sí mismo, el mundo y el futuro.
Sentido de incapacidad. Puntuación T = 64. Falta de confianza para rendir en los niveles esperados, tendencia a no ser perseverante y percepción de no tener éxito.
Escalas adaptativas • • • • Relaciones interpersonales. Puntuación T = 43, no hay desviación. Mide el éxito y satisfacción que el niño considera que tiene en sus relaciones con los demás.
Relaciones con los padres. Puntuación T = 24, clínicamente significativo. Mala percepción del niño sobre la importancia de la familia, relación con los padres y confianza e interés de los padres por él. Problemas familiares severos. Se relaciona con problemas de comportamiento.
Autoestima. Puntuación T = 47, no hay desviación. Evalúa la satisfacción del niño consigo mismo.
Confianza en sí mismo. Puntuación T = 44, no hay desviación. Evalúa la confianza en su capacidad para resolver problemas, la seguridad para tomar decisiones.
Dimensiones globales • • • Desajuste clínico (Ansiedad, atipicidad, locus de control y somatización). Puntuación T = 64. Angustia, problemas clínicos e interiorizados.
Desajuste escolar (Actitud negativa hacia el colegio, profesores y búsqueda de sensaciones). Puntuación T = 67. Baja adaptación al colegio.
Ajuste personal (relaciones interpersonales, con los padres, confianza en sí mismo y autoestima). Puntuación T = 36. Niveles negativos de ajuste.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 16 • • ISE de Síntomas emocionales (Ansiedad, relaciones interpersonales, autoestima, estrés social, depresión y sentido de incapacidad). Puntuación T = 64. Alteraciones emocionales serias, problemas interiorizados.
Triada EAD (Estrés, ansiedad y depresión). No hay datos. Alteración emocional grave caracterizada por depresión, gran tensión y una severa y aguda angustia.
* Las dimensiones en las que Carlos no se desvía o en las que no hay datos no es necesario incluirlas en el informe que se entrega a padres o profesores, aparecen aquí tan sólo con un fin didáctico.
La aplicación de este test nos permitiría afirmar que Carlos sufre problemas de conducta y agresividad, ya que se desvía de la media a su edad.
De forma cautelosa podemos pensar que no se trata de un problema de la capacidad para atender, sino que los problemas en ésta se deben a los problemas de comportamiento. De la misma manera descartaríamos la depresión, ya que creemos que las cogniciones negativas que aparecen en el test son también una consecuencia de los problemas de comportamiento, de las continuas regañinas que sufre el niño (“eres un irresponsable, siempre tú…”). Además, en la queja de los padres no aparece que el niño esté triste o apático.
Por tanto, nuestra hipótesis es que los problemas de Carlos son de comportamiento, descartando problemas de atención y depresión.
c. Indica cuál sería el diagnóstico y qué diagnósticos podrían descartarse, sabiendo que se aplicó además el Inventario de Eyberg de conducta en niños, en el que la puntuación obtenida fue de 110.
En base a la información recogida y los resultados obtenidos mediante los instrumentos utilizados establecemos el posible diagnóstico diferencial.
En el inventario Eyberg, Carlos obtiene una puntuación de 110, superior a la correspondiente con la media acorde a su edad, que es de 95, 46 (según el resultado de un amplio estudio realizado).
Todo lo anterior indicaría posibles problemas de conducta infantil. Aún así, sería conveniente realizar alguna prueba específica que permita verificar que no existen problemas de atención o depresión.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 17 4. TAREA: Elabora algunas hipótesis funcionales sobre factores que influyen en la aparición y el mantenimiento de la conducta problemática. Indica qué más aspectos habría que evaluar objetivos de la intervención.
Hipótesis sobre posibles factores potencialmente responsables de la aparición y mantenimiento de los problemas: − − − − − − La conducta problemática de Carlos: gritar, insultar, dar patadas, agresiones físicas, verbales y gestuales, aparece cuando se le plantean situaciones que no le gustan o cuando no consigue lo que quiere: irse a la cama, recoger, comer determinadas comidas o que un compañero le adelante en la fila o no acceda a una petición suya, funcionando éstas como estímulos discriminativos para el niño.
Los padres de Carlos le dan voces cada vez más intensas para que realice una petición, ejerciendo en el niño una coerción que hace que la respuesta agresiva de Carlos sea también cada vez más intensa, manteniéndose así su comportamiento.
Las rabietas le permiten a Carlos conseguir lo que quiere (ej. Que sus padres le quiten el plato, irse a su cuarto sin cenar), esto podría mantener la conducta del niño mediante refuerzo positivo.
Las rabietas le permiten a Carlos librarse de lo que no quiere hacer (ej. Irse a la cama, recoger, comer determinadas comidas), esto podría mantener la conducta del niño mediante refuerzo negativo.
Que el profesor regañe a Carlos y le ponga de pie delante de todos no funciona como castigo, sino como un refuerzo positivo al recibir el niño atención social por parte de sus compañeros.
El rechazo que sufre Carlos por parte de sus compañeros provoca en él respuestas agresivas.
Por tanto, basándonos en todo el proceso de evaluación anterior, tenemos claros indicios de que Carlos tiene un problema de conducta infantil, un problema de comportamiento agresivo. Este comportamiento consiste en gritar, insultar, dar patadas a las puertas y paredes y en distintos tipos de agresión: física, verbal y gestual, y tiene lugar tanto en casa como en la escuela. Se ha comprobado que la conducta agresiva del niño es consistente en diferentes contextos y con diferentes personas mediante múltiples observadores (padres, profesor, compañeros de clase) y múltiples métodos (entrevista, observación, test BASC, test sociométrico).
Los factores que contribuyen al problema, tanto personales como del contexto, serían los siguientes: − − Temperamento del padre, que ejerce una influencia a nivel genético (predisposición biológica) como a nivel de aprendizaje (modelado) en Carlos.
Estilo de disciplina ineficaz, incoherente y coercitivo. La forma que los padres tienen de controlar al niño no tiene eficacia, normalmente le regañan primero y después acceden a lo que quiere. Carlos recibe de esta manera un refuerzo positivo (las veces que consigue mediante rabietas lo que quiere) y negativo (las veces que con las rabietas consigue librarse de lo que no quiere hacer). Por otro lado, hay una incoherencia entre el estilo de Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 18 − − − disciplina de los abuelos y el de los padres. Además, las regañinas a Carlos cada vez son más intensas, contribuyendo a aumentar los problemas de comportamiento.
También en la escuela el profesor actúa de manera ineficaz, reforzando las conductas problemáticas del niño, principalmente mediante atención social.
Carlos tiene creencias negativas sobre sí mismo, especialmente de baja autoeficacia.
Pobre capacidad de autorregulación emocional y pocas habilidades sociales, que le lanzan a enfrentarse a las situaciones de manera agresiva, al no ser capaz de hacerlo de otro modo.
Aún así, sería necesario realizar pruebas específicas que permitan verificar que no existen problemas de atención ni de depresión. Por otra parte, también es conveniente verificar mediante un test nuestra hipótesis de que Carlos carece de habilidades sociales para lidiar con diferentes situaciones, para tener seguridad de que esto ocurre y comenzar a trabajar en ello en la intervención.
Ya hemos determinado el problema, conocemos la historia del niño y de la familia, hemos identificado variables inmediatas funcionalmente relacionadas y los factores desencadenantes y de mantenimiento concretos y por último, hemos realizado el diagnóstico. Ahora es el momento de formular un plan de intervención.
Propuesta de intervención: En la intervención con Carlos se usarán técnicas cognitivo-conductuales que nos permitan eliminar las conductas perturbadoras, incrementar las conductas adecuadas y prosociales y enseñar estrategias cognitivas y habilidades necesarias para el comportamiento social adecuado.
1. Eliminar conductas perturbadoras. Para eliminar el comportamiento inadecuado de Carlos tanto en casa como en la escuela se usarán las siguientes técnicas: − − Procedimientos de control de estímulos o antecedentes. Hemos identificado anteriormente las situaciones concretas ante las que se produce la conducta y los estímulos antecedentes. Hay que cambiar el estilo educativo de los padres y el modo en que estos hacen peticiones.
Procedimientos de control de consecuencias. Hemos identificado las consecuencias contingentes que mantienen la conducta. Hay que eliminar los refuerzos positivos y negativos que se proporcionan a Carlos. Esto lo hacemos mediante: • Extinción: Eliminar refuerzos.
• Castigo: Tiempo fuera (de refuerzos positivos), coste de respuesta (Carlos pierde de forma contingente algo que ha ganado) y sobrecorrección (se pide a Carlos que repare aquello que ha estropeado o hecho con su conducta).
2. Incrementar conductas prosociales.
− Reforzamiento diferencial de conductas adecuadas. Esto se llevará a cabo mediante la siguiente técnica: • Economía de fichas. Carlos recibirá fichas por realizar determinadas conductas Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 19 adecuadas y se le retirarán cuando realice conductas inadecuadas (coste de respuesta).
3. Enseñar estrategias y habilidades.
− − − − − − Relajación.
Reestructuración cognitiva. Enseñar a Carlos a dejar de percibir las situaciones como amenazantes.
Resolución de problemas. No quedarse con la primera percepción que tiene, enseñar a Carlos a analizar la situación, a ver posibles posibilidades de respuesta y atender a las consecuencias.
Auto-instrucciones. Enseñar al niño a decirse paso a paso lo que tiene que hacer mediante lenguaje interno.
Autocontrol. Se aplicará mediante la técnica de la tortuga, para parar las primeras reacciones de ira y reflexionar ante ellas.
Habilidades sociales. La enseñanza de habilidades sociales se llevará a cabo siguiendo los siguientes pasos: • Instrucción. Decir a Carlos qué es lo que le vamos a enseñar, justificándolo, introduciéndolo, poniendo ejemplos.
• Modelado. Es preferible que lo lleven a cabo los iguales hábiles, para esto será de utilizar el sociograma que realizamos con los niños de su clase.
• Ensayo conductual. Es necesario que el niño ensaye la habilidad.
• Role-playing. El ensayo se hará mediante esta técnica, implicando a los iguales.
• Feedback. Decir todo aquello que Carlos ha hecho bien y lo que es mejorable.
• Refuerzo de conductas positivas.
Será en casa y en la escuela donde se llevarán a cabo las técnicas para eliminar las conductas perturbadoras e incrementar las prosociales, puesto que donde mejor funcionan éstas es en el ambiente natural del niño. Con este fin será muy importante la técnica de entrenamiento a padres.
Por otro lado, la enseñanza de estrategias y habilidades la llevará a cabo el psicólogo, tanto en consulta como en el colegio. Aún así, es muy importante que los padres y los profesores estén al tanto. En la enseñanza de habilidades sociales tendrán un papel muy importante los compañeros de clase.
Después de realizar este costoso proceso de intervención hay que evaluar su eficacia, es decir, valorar si hemos conseguido lo que pretendíamos. Para esto nos servimos de la cuantificación de la conducta realizada mediante la observación, comparando la línea base de la conducta antes y después de la intervención. Por último, también es necesario evaluar el mantenimiento.
Necesitaremos saber si las conductas problemáticas han disminuido o desaparecido, y si esto se mantiene con el tiempo. También conocer si las conductas prosociales han aumentado y se mantienen. Para esto necesitaremos de forma periódica hacer entrevistas, observación y pasar test.
Psicopatología y evaluación infantil Primera Práctica Página 20 ...

Comprar Previsualizar