Soporte epigrafico (2012)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Epigrafía y numismática
Año del apunte 2012
Páginas 15
Fecha de subida 09/10/2014
Descargas 2
Subido por

Vista previa del texto

Durante mucho tiempo, el texto eclipsó al soporte en las preocupaciones de los primeros epigrafistas. Sólo algunos eruditos antiguos (como Ambrosio de Morales 15131591) y ya en el siglo XX Camille Jullian (1859-1933) o Josep Puig i Cadafalch (18671956) se atrevieron a abordar una primera tipología de las "piedras" que contenían en su superficie inscripciones latinas.
Fue la aparición de los trabajos de Giancarlo Susini (Susini 1968) la que animó a los investigadores a atender al soporte epigráfico en sí mismo, al estudiar el "continente" como paso previo e inevitable para la mejor inteligencia del "contenido“.
Una clasificación exhaustiva se puede encontrar en la página oficial del CIL en Internet: http://cil.bbaw.de/cil_en/dateien/glossar.php Inscripciones lapídeas: 1.- Soportes epigráficos arquitectónicos.
2.- Soportes epigráficos exentos.
1.- Soportes epigráficos arquitectónicos.
Muchas de las inscripciones que nos han llegado formaron parte en su día de conjuntos arquitectónicos monumentales, sirviendo como revestimiento, adorno, material sustentante o estructural de los mismos. De la importancia de identificar tal carácter depende, en buena medida, la posibilidad de catalogar la inscripción como perteneciente a una obra pública (titulus operis publici).
Placa (tabula en CIL) es una pieza de poco grosor y de altura y anchura semejantes, que no suelen superar los 10 cm. Normalmente se encuentra en la pared de entrada de un monumento funerario.
DM M Ulpius Aug lib Urbanus adiutor ab auro gemmato fecit sibi et Ulpiae Pithusae coniugi suae, et libertis libertabusq suis posterisq eorum Inscripción del sepulcro de Marcus Ulpius Urbanus. Encontrada en Roma, entre las vias Portuense y Campana en un sepulcro perteneciente a la primera mitad del siglo IIdC D(is) M(anibus) M(arcus) Ulpius Aug(usti) lib(ertus) Urbanus, adiutor ab auro gemmato fecit sibi et Ulpiae Pithusae coniugi suae et libertis libertabusq(ue) suis posterisq(ue) eorum A los dioses Manes. Marco Ulpio Urbano, liberto imperial, asistente del responsable de los orfebres que engastan piedras preciosas, hizo (el sepulcro) para sí y para su mujer Ulpia Pithusa, para sus libertos, sus libertas y sus descendientes.
A veces, la placa puede tomar la forma de una tabula ansata, moldura muy conocida en las inscripciones latinas.
Monumento funeririo de la via Salaria, Roma. Primera mitad del s. I dC Domitia (mulieris) l(iberta) Plecusa / monumentum fecit / C(aio) Popillio Antho / unguentario, viro suo, / cum quo vixit annos XXXV / et C(aius) Popillius CC(Caiorum duorum) l(ibertus) Hermeros / libertus (!) Domitia Plecusa, liberta de Domitia, hizo el edificio sepulcral para su marido Cayo Popilio Antho, perfumero, con quien vivió 35 años, y Cayo Popilio Hermeros, liberto de dos Cayos (Popilios hizo) para los libertos Bloque (parallelepipedum en CIL) es una pieza monolítica de dimensiones notables, altura y anchura semejantes y profundidad también reseñable (por encima de 40 cm).
Normalmente tiene una forma semejante a la de un sillar empleado para ser empotrado como parte de la obra de fábrica de la que formaba parte, fuera ésta de la naturaleza que fuera, también funeraria.
Su condición de elemento no exento hace que, muchas veces (aunque no siempre), sea sólo trabajado en su cara delantera, donde figura la inscripción.
Columna (columna en CIL) es un soporte cilíndrico que actúa como elemento sustentante de un conjunto mayor.
Poco empleado como soporte epigráfico de carácter arquitectónico y variable en sus tipos y aspectos puede llevar, lógicamente, inscripciones tanto en su fuste como en su basa y, pocas veces, en su capitel. No debe, en cualquier caso, confundirse con el tipo de “columna” más habitual en la epigrafía latina: el miliario (columna miliaria en CIL), soporte epigráfico exento.
Dintel o arquitrabe (epystilium en CIL) 2.- Soportes epigráficos exentos.
Son los soportes epigráficos lapídeos con más índice de aparición.
A dicho grupo pertenecen todas aquellas piezas (generalmente monolíticas) que han sido trabajadas en varias de sus caras (al menos normalmente en dos de ellas) y que llenaban los escenarios funerarios, votivos y públicos de las ciudades romanas, a saber: estelas, cupae, pedestales, aras, miliarios y ocasionalmente sarcófagos y algunas estatuas.
Estela (stela en CIL) es una pieza monolítica (generalmente funeraria, de ahí que a menudo sea empleado como sinónimo de “monumento funerario” donde predomina la altura sobre la anchura y sobre el espesor (éste generalmente inferior a los 20 cm) y que por tanto está pensada para una visión frontal.
Están vinculadas a la señalización de los sepulcros y son por tanto muy abundantes y se individualizan no sólo por disponer o no de molduras sino por haber dado lugar a un amplísimo elenco de tipos: las hay con retrato, discoideas, con edícula y decoración arquitectónica (caso de la fotografía), etc.
Cupa o tonel (cupa en CIL). De naturaleza indiscutiblemente funeraria es uno de los más singulares tipos de soporte epigráfico del mundo romano. Es una pieza monolítica semicilíndrica, generalmente con una oquedad en su parte inferior para albergar la urna cineraria y un orificio en la cara superior para las oportunas libaciones de ofrenda al difunto.
Normalmente la cupa aparece relacionada con libertos y esclavos y tiene su florecimiento cronológico en época posterior a Trajano. Es importante el conjunto de cupae de Barcino (plaça villa de Madrid).
El campo epigráfico suele ir perfectamente delimitado en uno de los lados largos de la pieza o bien en los extremos.
Ara.
De uso votivo y funerario, un ara tiene la función de un altar.
Muy similar a un pedestal, pues incorpora la base (crepido) y la cornisa (corona), incluye además dos molduras laterales en la parte superior (los pulvini) y una pequeña perforación entre ambas (foculus) destinada a la acción sacrificial y, por tanto, al encendido de una llama.
Si se trata de un altar funerario en muchos casos el interior del monumento contenía una urna cineraria.
Resultan igualmente característicos de este tipo de soporte los motivos decorativos que aparecen en los laterales, normalmente un urceus y una patera alusivos al ritual desarrollado en torno suyo.
urceus patera Miliarios (columna miliaria en CIL) empleados para el establecimiento de las millas en las vías.
El miliario es una columna generalmente de notable altura y diámetro medio y, ocasionalmente provista de una prominente base o zócalo prismático (normalmente no trabajado) que favorecía su “anclaje” en el suelo y que, en muchas ocasiones, se ha perdido.
Los cineraria (o urna cineraria) son también de utilidad funeraria.
Son cistas de formas muy variadas que van desde las oikomorfas (con forma de casa) a las globulares, que reproducen en piedra el aspecto de las urnas cerámicas de incineración y que suelen portar una cartela con la inscripción o llevar ésta directamente sobre su panza.
...