Tema 4. Caracterización económica de la contaminación (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Ciencias Ambientales - 3º curso
Asignatura Economia Recursos Naturales
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 21/06/2014
Descargas 2
Subido por

Vista previa del texto

Economia dels recursos naturals Alejandro Batlle SEGUNDA PARTE: Instrumentos de análisis económico de los recursos ambientales.
TEMA 4. CARACTERIZACIÓN ECONÓMICA DE LA CONTAMINACIÓN Externalidades Existen dos tipos de externalidades: a. Las externalidades negativas son los impactos generados por un agente contaminante derivado de una actividad de consumo o de producción que afectan a terceras personas.
 (Ej. Externalidad de consumo. El tabaco perjudica a terceras personas)  (Ej. Externalidad de producción. Una empresa industrial puede contaminar un rio afectando a todos los pueblos que beban de esa agua) b. Las externalidades positivas, a diferencia de la anterior, el consumo o la producción de una actividad de un agente produce un beneficio sobre una tercera persona.
 (Ej. La producción de miel genera un beneficio a un agricultor, pues las abejas favorecen a la polinización) Se produce una externalidad negativa porque el causante del impacto no está pagando ningún coste para solventar el problema. Ocurre lo mismo con las externalidades positivas, ya que no se subvenciona a los agentes que generan el beneficio.
Generalmente las externalidades no están compensadas económicamente.
A menudo, no solo no se compensa económicamente al afectado, si no que los afectados han de pagar el coste para solucionar el problema de contaminación para poder seguir utilizando el medio (Ej. La empresa que contamina el rio no cubre los costes de recuperación del agua. Sin embargo, el agricultor ha de pagar un extra para potabilizarla y sanarla.) Existen diferentes tipos de externalidades 1. Externalidades reversibles: son aquellas en las que el impacto generado se puede solucionar y recuperar el estado inicial.
2. Externalidades irreversibles: son aquellas en las que el impacto generado no se puede solucionar ni recuperar el estado inicial.
3. Externalidades unidireccionales: son aquellas en las que el impacto/beneficio causado por un agente afecta a otro agente. El tratamiento es el más sencillo.
4. Externalidades recíprocas: son aquellas en las que el impacto/beneficio causado por un agente afecta tanto al mismo agente como a otro agente.
James O’Connor dice que los costes de las externalidades han de ser pagados por la sociedad.
Los costes se han de socializar y ser asumidos por la sociedad. Para poder socializar las externalidades es necesario introducir impuestos y subvenciones para cubrir los daños y fomentar las actividades que generan beneficios.
De hecho, la tendencia en los últimos años es que las empresas causantes del impacto no cubren los costes de recuperación o de daño, siendo asumidos por la sociedad.
Hasta el momento, la contaminación ha sido gratis, no se han pagado los costes del impacto.
Hoy en día, las grandes catástrofes de contaminación continúan siendo gratis. Esto es, en parte, porque el coste que han de pagar las empresas para recuperar el medio ambiente no es asumible para las empresas. Por lo tanto, los que acaban pagando el coste es la sociedad.
Lo que hay que hacer es incrementar el precio de producción, para que se genere menos contaminación y reducir así la contaminación generada.
Economia dels recursos naturals Alejandro Batlle En la función de la demanda y la oferta nos interesa el precio en el equilibrio, que es el precio de mercado. Este precio será igual al coste marginal mínimo, es decir, cuanto le cuesta producir la última unidad. La cantidad a este precio s la que maximiza la producción.
En toda producción se genera una externalidad, el coste el cual las empresas no lo asumen. Si la empresa lo asumiera, el coste marginal de la empresa sería superior, ya que estamos incluyendo el coste marginal de producción y el coste marginal social (coste de la externalidad). Al aumentar el precio de la producción, se disminuye la oferta y suben los precios, reduciendo así la cantidad de equilibrio. Reducimos pues el nivel de contaminación. En este caso lograríamos obtener el nivel óptimo de contaminación.
Existen tres instrumentos para reducir la contaminación.
1. Normas ambientales: consiste en aplicar normas que codifican y regulan actividades.
Todas las normas tienen un coste de implementación para que se cumplan.
a. Normas de cantidad: establecen una cantidad máxima de producción.
b. Normas de calidad: obligan a los productores a cumplir unos requisitos de calidad.
No obliga a reducir, pero sí mejorar el producto para que sea menos contamínate.
c. Normas de proceso: establecen el proceso de producción de los productos. Existen certificados ambientales que acreditan la fabricación del producto con un determinado proceso.
Las normas son fáciles de implementar desde el punto de vista político (es fácil crear normas), pero es complicado regularlas ya que económicamente exigen un gasto elevado para su cumplimiento.
2. Impuestos ambientales: es un impuesto añadido al coste de producción de cada cantidad, cosa que hará subir el precio de fabricación y el precio del mercado. El objetivo es reducir la venta, con lo que se reducirá la producción.
Normalmente acostumbramos a confundir el término tasa con el impuesto.
Las tasas cubren el coste para mantener un servicio ofrecido por la administración. En los precios se incluyen el coste de las tasas para cubrir el servicio público utilizado. Por tanto, tiene un carácter finalista, un objetivo, ya que el dinero será destinado para una finalidad.
Los impuestos no tienen este carácter finalista, ya que el dinero ingresado no tiene una finalidad en concreto. Existen tres divisiones de impuestos, relacionados entre ellos.
a. Recaudatorios: Son aquellos impuestos que sirven para que el Estado ingrese dinero y pueda destinarlo a inversiones, obras públicas o servicios públicos.
b. Incentivos: Son aquellos impuestos que pretender motivar a la sociedad con el fin de cambiar su conducta (Ej. Impuesto sobre el precio de las bolsas de plástico).
c. Progresivos: Recaen sobre la renta. Son aquellos impuestos donde se paga más cuanto más tengas. Quien más tiene, más paga. Por tanto afecta más sobre los ricos (Ej. El IRPF).
d. Regresivos: Recaen sobre el consumo. Son aquellos impuestos que se añaden al comprar un producto. Repercuten más sobre los que tienen menos. El impacto Economia dels recursos naturals Alejandro Batlle relativo es mayor en los que cobran menos. Cuanto menos dinero tengas, más te cuesta poder pagar este impuesto (Ej. El IVA).
e. Directos: Impuestos que recaen sobre la renta afectando de forma directa.
f. Indirectos: Impuestos que recaen sobre el consumo.
i.
IVA ii.
Especiales: impuestos añadidos en el tabaco, el alcohol y la gasolina. Estos tres productos comparten dos características: 1. Antes eran monopolio del Estrado, ya que tienen un gran potencial recaudador de ingresos.
2. Tienen una demanda inelástica, cosa que explica el gran poder de recaudar ingresos. Por mucho que suba el precio, la demanda continúa siendo la misma.
El origen de los impuestos ambientales fue en el 1920 iniciado por Pigou. Recordamos que el coste del impuesto es la diferencia entre el coste social y el coste de producción. Este sobreprecio recae sobre las cantidades de producción, que hace subir el precio de mercado. Por eso, un impuesto ambiental tiene más efectos negativos sobre la población pobre. Para solventar este problema, existe la reforma fiscal verde que pretende reducir otros impuestos indirectos (sobre el consumo) para favorecer a la población más pobre y no se vean tan afectados por la aplicación de impuestos ambientales.
3. Negociación Coasiana (Ronald Coase): Se basan en el Teorema de Coase que establece que es posible una negociación económica sin intervención del Estado (con impuestos) entre el agente que genera el impacto y el agente que recibe los daños. Así se consigue eliminar la figura del Estado en estas negociaciones.
Para que ocurra este proceso, ha de suceder tres supuestos: a. El mercado del producto de la compañía que contamina debe de ser un mercado competitivo. En este caso, no habrá ningún agente capaz de fijar precios, que es fijado por el mercado.
b. Los derechos de propiedad están establecidos, es decir, está bien definido quien puede y quien no puede contaminar.
c. Los costes de transacción han de ser bajos.
Si se cumplen estos supuestos básicos la intervención del estado mediante los impuestos no es necesaria. Por lo tanto, se necesita que haya una Disponibilidad A Pagar (DAP) por parte del agente causante y una Disponibilidad A Aceptar Compensación (DAAC) por parte del perjudicado para que haya acuerdo.
Hay que tener en cuenta que si existen grandes diferencias en la distribución del poder, este proceso no funciona, ya que la negociación no será posible puesto que un agente es dominante sobre el otro (Ej. Una empresa contaminante de un pequeño pueblo de 500 habitantes tiene 400 trabajadores de este pueblo. El ayuntamiento no pondrá ninguna demanda contra esta empresa porque el pueblo saldría perjudicado).
Economia dels recursos naturals Alejandro Batlle Un caso práctico es el comercio de emisiones de CO2. El protocolo de Kioto estableció unos límites de emisiones contaminantes a la atmosfera que no se podían superar. En caso de superarlos, se deben comprar permisos negociables de contaminación. Son permisos que compran las empresas para poder emitir más emisiones de las concebidas.
En caso de emitir menos contaminantes de los establecidos, esta empresa podrá vender sus permisos negociables de contaminación a las empresas que se exceden. En este proceso el Estado no interviene porque son las empresas las que negocian sus permisos de contaminación.
El problema está en que se genera propiedad privada sobre las emisiones, ya que se asignan tantos permisos negociables según la situación inicial de contaminación de la empresa.
 Se podría haber repartido estos permisos a los ciudadanos, para que así las empresas tuvieran que pagarles a ellos, que son los primeros afectados de la contaminación. Por otra parte, muchos ciudadanos no venderían sus derechos de emisión por que están más concienciados.
 También se podría haber subastado los derechos de contaminación entre las empresas para que tuviera que pagar más dinero por ellas. En este caso se hubiera fomentado la investigación tecnológica para reducir las emisiones y tener que comprar menos derechos de emisión y se hubiera fomentado la investigación de las energías renovables para no generar contaminación y haber de comprar estos derechos.
Otro método dónde no hay presencia de impuestos son los mecanismos de desarrollo limpio. Estos consisten en que los países ricos hacen inversiones tecnológicas en los países pobres para que reduzcan el total de emisiones. Las emisiones que consiguen reducir son utilizadas por los países ricos y así pueden emitir más emisiones.
Con éste método se consigue desarrollar la tecnología de los países pobres ya que se genera inversión tecnológica por parte de los países ricos.
El problema está en que las emisiones totales continúan siendo las mismas a pesar de la reducción de los países pobres y, además, se produce una disminución en la capacidad de reducción barata de emisiones de los países pobres, es decir, para continuar reduciendo deberán obtener mejores tecnologías, ya que la básica ya la tienen.
...