MEMORIA DEFINITIVA_p080-085 (2017)

Trabajo Español
Universidad Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Grado Periodismo - 1º curso
Asignatura Teoría de la comunicación
Profesor M.B.
Año del apunte 2017
Páginas 6
Fecha de subida 24/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

El exigente de la CIA Philip Agree describía así los tipos de propaganda que elaboraban: la “blanca”, la “gris” y la “negra”: La blanca se hace de manera abierta y declaradamente como proveniente de agencias gubernamentales de Estados Unidos, a saber, la Agencia de Información de los Estados Unidos (USIA); la gris es atribuida abiertamente a las personas u organizaciones no indicando al gobierno de Estados Unidos como responsable del material y que difunden esa información como si fuera propia; y la negra no se atribuye a ninguna fuente, o se atribuye a una fuente inexistente, o bien es materia falsa atribuida a una fuente real. La CIA es la única agencia del gobierno de los EE. UU. Autorizada a participar en operaciones de propaganda negra.
PROPAGANDA GENERAL EN LA RED.
Los persuasores han descubierto que las personas a la hora de consumir sentimos cierto tipo de culpabilidad y remordimiento, por lo que la propaganda se dedicó a incentivar el consumo a través de esas circunstancias. La investigación motivacional es la que trata de indagar los motivos que inducen a elegir utilizando técnicas para llegar al inconsciente o subconsciente de la persona. Utilizando la obsolescencia psicológica como modelo de consumo, que se sienta en dos principales bases: la obsolescencia programada (computadoras creadas para que en un año se vuelvan obsoletas) y la obsolescencia percibida (significa convencer a la gente de tirar las cosas que aún son útiles).
Los MassMedia han introducido la publicidad a la forma de vivir de las personas, pues es, en parte, uno de sus mayores sustentos financieros, en un juego en el que el uno se alimenta del otro. Con las revoluciones tecnológicas esta relación se ha ido estrechando cada vez más. No es de extrañar que aparezca publicidad de diferentes empresas o marcas en las páginas de los periódicos o en la televisión, ahora, tampoco en internet. Pero, a todos nos ha pasado que, navegando por las páginas de algún periódico digital, o simplemente en Facebook… nos aparece publicidad de lo que buscamos hace media hora… ¿por qué ocurre? Las Cookies Una cookie es un archivo creado por un sitio web que contiene pequeñas cantidades de datos y que se envían entre un emisor y un receptor. En el caso de Internet el emisor sería el servidor donde está alojada la página web y el receptor es el navegador que usas para visitar cualquier página web.
Su propósito principal es identificar al usuario almacenando su historial de actividad en un sitio web específico, de manera que se le pueda ofrecer el contenido más apropiado según sus hábitos.
La propaganda es el conjunto de técnicas destinadas a influir en el comportamiento ideológico humano y está mediatizada, es decir, no se entiende sin los medios de comunicación, ahora tampoco sin las redes sociales.
80 ¿QUIÉNES ESTÁN DETRÁS DE LOS GRANDES MEDIOS DE COMUNICACIÓN? - Empresas privadas - Políticos - Intereses económicos La revolución digital ha hecho que el consumo de información haya cambiado.
El auge de las redes sociales, los smartphones y las tablets hacen que la sociedad esté ‘’conectada’’ 24 horas, esto significa que hay una multitud de personas pendientes de información a cualquier hora del día.
En la actualidad, gracias a las nuevas tecnologías o medios digitales, como, por ejemplo, las redes sociales, como Twitter, Facebook, o blogs, se podría decir que el contenido de la información a distribuir es “barato”, ya que el mundo puede crearlo, como se da en el llamado ‘’periodismo ciudadano’’, donde se ve que cada vez más personas, ya sea a través de ordenadores o smartphones, todo el mundo es capaz de crear información.
La problemática que se encuentra en este nuevo método es la credibilidad del contenido. La cara oculta que tiene toda esta información digital, es que en los medios periodísticos existe una presión constante por sacar información lo más rápido posible, debido a la demanda continua de los usuarios, por lo que en muchos casos la veracidad del contenido se deja de lado.
Ya sea en la actualidad, o en el futuro, los profesionales de la información deberían luchar contra este pos verdad, y por la credibilidad de la información, ya que, para poder sobrevivir en este mundo digital, el periodista debe de incrementar su transparencia, su credibilidad y sobre todo aumentar la confianza que la sociedad deposita en ellos. Porque si no, será el ciudadano el que asuma el papel del periodista con las nuevas herramientas que tiene a su alcance.
GRUPO 12 TEMA: Periodismo participativo.
Me he encargado de describir qué es el periodismo participativo, también conocido como periodismo ciudadano o periodismo 3.0.
Podemos mencionar una cita de Shanye Bowman y Chris Wills, autores de “Nosotros, el medio”: Los futurólogos de medios han pronosticado que para el año 2021 "los ciudadanos producirán colaborativamente el 50 % de las noticias.
Esta frase demuestra que es un periodismo que está a la orden del día y que cada vez va a ir evolucionando más. Pero primero tenemos que hablar de lo que es el periodismo participativo en sí. El periodismo participativo es el acto de un ciudadano o un grupo de ciudadanos que juegan un papel activo en el proceso de recolectar, crear, analizar y distribuir noticias con el objetivo de ofrecer información independiente, confiable, exacta, amplia y relevante que requiere una democracia. Aquí los ciudadanos se convierten en los propios informadores. Antes solo los periodistas profesionales podían acceder a las 81 fuentes de comunicación, ahora los ciudadanos también pueden, y no solo eso, sino que muchas veces ellos son las propias fuentes de información de los medios.
Y el periodismo 3.0 lo podríamos definir como la socialización de la información por la irrupción de ciudadanos y fuentes en un foro público donde se pueden comunicar directamente a través de medios digitales que generan un criterio social que sobrepasa la objetividad y la autoridad de los medios tradicionales.
Como podemos comprobar ambos son muy similares, por eso se les reconoce como formas iguales de periodismo, prácticamente. A simple vista, estos términos nos pueden sonar muy nuevos, pero la realidad es distinta. Este tipo de periodismo no tiene dos o tres años. El caso es que cuenta con una serie de antecedentes históricos globales como: · 2001: Atentado a las Torres Gemelas en Nueva York. Se produjo el mayor tráfico de información de la historia web.
· 2003: Invasión a Irak. La BBC pide a sus lectores fotos de las manifestaciones alrededor del mundo.
· 2004: Atentado en Atocha. Vía teléfonos móviles se organizan movilizaciones en menos de 24 Hs.
· 2005: Atentando en el sistema de transporte público de Londres. The Guardian pide colaboraciones.
· 2006: Catástrofe del huracán Katrina. Todos los medios piden fotos y videos.
· 2007: Masacre en la universidad de Virginia. Los medios reproducen fotos y videos de teléfonos móviles.
Periodismo ciudadanos: características: - Acceso masivo a las nuevas tecnologías - Desarrollo de la Web 2.0 - Participación activa por parte de la ciudadanía Múltiples soportes digitales que fomentan la “conversación” - Re significación del papel de las audiencias - Nuevas formas de construcción noticiosa - Ecosistema de medios emergente - Participativo/colaborativo - Implica la conversación - Una gran oportunidad - Todos se benefician con el conocimiento (“Mis lectores saben más que yo” – Dann Glimor) - Descentralizado - Democratización de medios - Consumidos activo/ desean hacer noticias - Perturbador para el periodismo tradicional y algunos gobiernos - Nuevos estándares de confianza y verificación Ciudadanos juegan rol activo en el proceso de recolectar, reportar, analizar y diseminar información y noticias. El intento de participación busca proveer de información independiente, confiable y de gran importancia que una 82 democracia requiere. La implicación del lector puede ser muy superficial (contestar a un formulario sobre una cuestión de actualidad o votar una noticia) o puede llegar a la elaboración de algún tipo de material informativo (texto o imagen). Suelen crear corriente de opinión y crear debates en torno a diversos temas de interés público.
Periodismo participativo es el acto de un ciudadano o grupo de ciudadanos que juegan un papel activo en el proceso de colectar, reportar, analizar y diseminar información: “La intención de esta participación es suministrar la información independiente, confiable, exacta, de amplio rango y relevante que una democracia requiere”. El periodismo participativo es un fenómeno emergente que se produce de la base hacia arriba y en el cual hay poca o ninguna supervisión o flujo de trabajo periodístico formar de un cuerpo administrativo.
En su lugar, es el resultado de muchas conversaciones simultáneas y distribuidas que pueden florecer o atrofiarse rápidamente en la red social de la web.
¿POR QUÉ PARTICIPAMOS? El fenómeno del periodismo participativo ha experimentado tal auge que hasta los medios más tradicionales se han visto obligados a ceder en mayor o menor medida la palabra a los lectores en sus ediciones digitales: si no puedes con el enemigo, únete a él.
En la actualidad, la incorporación de fórmulas participativas en las ediciones digitales de los medios tradicionales se produce a cuatro niveles: con la publicación de blogs, abriendo las noticias a los comentarios de los lectores, usando la blogosfera como fuente de información y solicitando la participación de los lectores como auténticos reporteros ciudadanos.
Esta incorporación de bitácoras a los medios tradicionales es el reconocimiento por parte de los periodistas y los medios de que han perdido su posición privilegiada y exclusiva entre las fuentes o el hecho noticioso y el público. Y por eso, antes de terminar de perder del todo su influencia, prefieren asumir su nuevo papel y convertirse en otro tipo de intermediarios: ser los patrocinadores y facilitar las relaciones en la blogosfera.
Hasta la fecha, prácticamente todos los periódicos exclusivamente digitales permiten matizar las noticias con comentarios de los lectores. Sin embargo, sólo algunos diarios tradicionales incorporan –y con limitaciones- esta posibilidad. La versión digital de El País, por ejemplo, ofrece al lector la posibilidad de corregir errores en cualquier noticia y enviar su corrección al redactor que la ha publicado. El Diario de Navarra permite directamente comentar la noticia, pero luego no deja ver los comentarios de los demás lectores. Otra opción es la de elmundo.es que acompaña determinadas noticias de una pequeña encuesta en la que el lector puede opinar sobre el tema.
En los últimos años se ha producido una popularización de las herramientas periodísticas. Cualquier persona puede diseñar un periódico, una revista o simplemente catálogos instalando el software adecuado en su ordenador personal; las impresoras láser a color han abaratado sensiblemente la impresión de según qué materiales. Y son sólo dos ejemplos.
83 Además, es fundamental el hecho de que todas estas herramientas sean cada vez más fáciles de usar y más cómodas de transportar. Para hacer un buen reportaje, un periodista podría utilizar simplemente su teléfono móvil: tiene cámara incorporada para grabar imágenes y hacer fotografías; dispone de grabadora de voz; le permite anotar aquellos datos que considere relevantes, y por supuesto le permite enviar directamente a su ordenador todo ese material.
Y si el teléfono móvil puede ser la única herramienta necesaria para el periodista, lógicamente, servirá igual a la persona que se encuentra de repente en medio de un acontecimiento informativo de primera magnitud. Eso, ni más ni menos, es lo que ocurrió en Londres tras los atentados del 7J. Entonces, miles de personas publicaron las fotografías de los atentados realizadas con sus teléfonos móviles. Las nuevas tecnologías han democratizado la posibilidad de capturar la inmediatez.
Los que hasta ahora eran potenciales usuarios de un medio se pueden convertir en reporteros para ese mismo medio si, por cualquier casualidad, están antes que los propios periodistas en el lugar en que acontece un hecho noticioso. Y por simple probabilidad matemática, ante hechos inesperados, siempre será más fácil que llegue un ciudadano antes que un periodista.
La creación de contenidos puestos a disposición de audiencias globales es lo que caracteriza a Internet. Prácticamente desde el nacimiento de la web en 1991 cualquiera, al menos teóricamente, podía colgar su propia página y compartir sus contenidos. Sin embargo no ha sido hasta la aparición de las herramientas propias de lo que se ha venido en llamar Web 2.0 cuando los internautas han alcanzado un verdadero protagonismo en la generación y distribución de contenidos de todo tipo. El que los cibermedios “convencionales” incorporasen estos fenómenos participativos a sus páginas era cuestión de tiempo. En noviembre de 2006 ElPais.com pone en marcha la sección “Yo, Periodista”. A través de este espacio, los usuarios pueden enviar sus propias noticias, imágenes, o vídeos, tanto desde un móvil como desde un ordenador. Un equipo de periodistas del medio comprueba la veracidad del material recibido antes de su publicación en la web.
Vamos a dar unos ejemplos de aplicaciones o plataformas en las que se fomenta el periodismo participativo, para ello, debemos tener en cuenta el artículo que Steve Outing publicó para Poynter en 2005, en el que dividía en 11 niveles el grado de participación del ciudadano en el periodismo. Después de leerlo, al llegar a la conclusión de que los niveles son similares, he agrupado estos once niveles en tres, a los que se añade un cuarto dada la importancia de las redes sociales en este momento.
En primer lugar, encontramos los comentarios que a su vez se subdividen en tres grupos: el primer subgrupo que aparece es la apertura de comentarios, en los que se da la oportunidad al lector de participar en la noticia únicamente ofreciendo su valoración personal; en el segundo subgrupo, comienza a buscarse la participación del ciudadano añadiendo por ejemplo el correo electrónico del periodista en el caso de que el lector quiera aportar o añadir algún tipo de información a la noticia. Y en el último nivel, la comunicación 84 entre el lector y el periodista profesional es totalmente abierta, y el periodista incluso llega a pedirle informes al ciudadano.
El segundo nivel está compuesto por los blogs, un espacio más abierto. Los blogs se dividen en los particulares, cuando el ciudadano abre su propio blog y en él relata lo sucedido, ofrece sus opiniones y crea su propio contenido sin recibir órdenes de un superior, y los ofrecidos por una marca, en los que el periodista o el ciudadano escriben y aparece en el periódico que lo patrocine.
En el último nivel (según Outing), nos encontramos con un elevado nivel de participación de la ciudadanía en el periodismo, y se trata de webs que permiten escribir lo que sucede o dar su versión para completar lo que el periodista escribe. En este caso encontramos ejemplos como Ohmynews, una plataforma coreana en la que la participación ciudadana alcanzaba el 70%.
Esta plataforma emitió su última noticia en 2013, pero la página sigue en activo si queremos leer las noticias que se publicaban. Bluffon Today es otro claro ejemplo de esta alta participación, el medio inglés permitía a los ciudadanos colaborar muy libremente. Y por último, Wikinews permite a todo el mundo ser periodista y escribir la noticia tal y como reza en la cabecera de la web.
https://www.poynter.org/2005/the-11-layers-of-citizen-journalism/69328/ http://www.ehu.eus/jiarmentia/doctorado/doctorado2005/tema9.html Como hemos estado viendo hasta ahora el periodismo sin duda está cambiando, y se ha puesto en la mano tanto de periodistas como de ciudadanos la posibilidad de comunicarse entre ellos, e incluso de crear contenido en el momento en que sean espectadores de una noticia. Hay muchos profesionales que creen que el periodismo participativo solo puede utilizarse creando un contenido de menor calidad y que no siempre es bueno que cualquiera pueda crear contenido.
Como todo hay que saber utilizarlo y no hacer un mal uso de estas herramientas. Respectando ciertos valores y pautas periodísticas sin aprovecharnos de los titulares trampa o el lenguaje de píldoras con el único objetivo de conseguir el click o alcanzar el mayor número de visitas posible.
No obstante nadie tiene la respuesta a cómo utilizar estas herramientas, cada vez son más numerosas y tienen más posibilidades.
Nos hemos centrado en 4 de estas plataformas Youtube, Facebook, Twitter y Blogger, y hemos buscado periodistas que las están utilizando en la actualidad.
En primer lugar Youtube una plataforma que sin duda ha revolucionado el periodismo, y ha dado la posibilidad de compartir imágenes desde cualquier punto del mundo. Un estudio de The Pew Research Center en 2015 ya decía que el 39% de todos los vídeos utilizados por los medios de comunicación usan imágenes grabadas y subidas a YouTube por personas anónimas. Es una plataforma que ha aportado información visual sobre todo tipo de acontecimientos, incluyendo aquellos donde habitualmente no hay presencia de las grandes cadenas de televisión.
85 ...

Comprar Previsualizar