PSI-02-Psicopatología de la percepción (2016)

Resumen Español
Universidad Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH)
Grado Medicina - 4º curso
Asignatura Psiquiatría
Año del apunte 2016
Páginas 3
Fecha de subida 14/03/2016
Descargas 10
Subido por

Vista previa del texto

D 02 Psiquiatría Psicopatología de la percepción La percepción es la actividad mental que permite la interacción entre el sujeto y el mundo que le rodea. Influyen las experiencias previas, las expectativas y las predisposiciones personales. En ella existen dos componentes: el objeto y los órganos sensitivos.
La atención es fundamental para la percepción. Distinguimos tres tipos de atención: sostenida (centrada en un único objeto), alternante (atiende a varios objetos) y selectiva (se centra en un objeto inhibiendo el resto de estímulos).
La alucinación es la percepción sin objeto. Es el síntoma fundamental de la psicosis, pero tiene un carácter subjetivo y multifactorial, afectando también a población sana.
Fisiopatología de la percepción Los receptores sensoriales realizan la transducción sensorial del estímulo. Este estímulo nervioso se transmite hasta la corteza (áreas de proyección primaria, áreas de proyección secundaria y áreas de asociación). La información sensorial se integra con la información cognitiva previa para dar lugar al resultado perceptivo final. Además, los datos sensoriales pueden generar nuevas representaciones mentales. Cualquier fallo produciría un engaño sensorial.
Alteraciones de la percepción Jaspers distingue entre: distorsiones sensoriales (cuanti o cualitativas), caracteres anormales de la percepción y errores sensoriales.
Distorsiones sensoriales Un estímulo real se percibe de forma distorsionada, en cualidad, forma, intensidad o capacidad de integración.
 Distorsiones cuantitativas -Disestesia: alteración de la sensibilidad que produce una percepción molesta o dolorosa.
-Hiperestesia: exageración de la intensidad, número o rapidez con la que se perciben los estímulos, pudiendo llegar a ser dolorosa -Hipoestesia: percepción de estímulos con menor intensidad, número o rapidez.
 Distorsiones cualitativas -Sinestesia: asociación anormal de sensaciones. Un estímulo desencadena una percepción en un órgano sensorial que no le corresponde. Las más frecuentes son las acústico-visuales o audición coloreada. El sujeto es consciente de estar sufriendo este fenómeno. Se puede dar en personas sanas susceptibles o por consumo de sustancias alucinógenas.
-Desrealización: notar extraño un entorno conocido. Se asocia a la despersonalización (extrañeza hacia uno mismo).
Aparecen frecuentemente en la psicosis y en los trastornos de la ansiedad.
-Sensación de proximidad o distancia insólita: el sujeto y el objeto se perciben muy próximos o muy lejanos. Se asocia a síndrome de estrés postraumático.
-Supuesto reconocimiento: situaciones ya experimentadas (déjà vu) o no experimentadas (jamais vu) de forma anómala.
Aparecen en sujetos normales (asociadas a desrealización) y en epilépticos.
-Metamorfopsia: alteración de la forma o tamaño del estímulo percibido, ya sea de objetos externos o en uno mismo. La duración es breve. Aparecen en población normal en periodos de fatiga o en la transición de la vigilia al sueño. Si se altera el tamaño son dismegalopsias y si se altera la forma son dismorfopsias.
-Heautoscopia o heautometamorfopsia: el individuo ve su cuerpo en tercera persona (viaje astral). En personas sensibles.
Caracteres anormales de la percepción Se altera el sentimiento asociado a la percepción.
-Trastornos de la vivencia del tiempo: enlentece en depresiones y fluye rápidamente en los estados maniacos.
-Fallo perceptivo psicógeno: sin alteración orgánica. En cuadros histeroides, trastornos disociativos, intensa ansiedad. Se asocian a conflictos emocionales intensos.
Psicopatología de la percepción 1 D 02 Psiquiatría Engaños sensoriales Se producen percepciones nuevas, con o sin presencia de estímulos reales.
    Ilusiones: el estímulo real se percibe de forma distorsionada. No hay un convencimiento absoluto de realidad. La significación es corregible. Jaspers distingue tres tipos de ilusiones: -De acabado o inatención: por captación atencional deficiente. En personas sanas sujetas a somnolencia, fatiga, confusión, ansiedad… -Las ilusiones afectivas: la emoción deforma lo percibido.
-Las ilusiones fantásticas o paraedolias: son voluntarias. Por unión de fantasía y un estímulo real poco estructurado (“Ver animales en las nubes”).
Imágenes eidéticas: estímulos no presentes en este momento pero que han sido percibidos con anterioridad.
Tienen un componente amnésico. En personalidades infantiles o en fenómenos de tipo paranormal (“Amigos imaginarios).
Imagen parásita: un estímulo sigue siendo percibido en el espacio interior cuando su estímulo real ha cesado. Se da por agotamiento físico, alta carga emocional y en trastornos obsesivos. Si es percibido en el espacio exterior lo llamamos imagen consecutiva y sucede también en sujetos sin patología psiquiátrica.
Alucinaciones (le dedico un apartado) Alucinaciones Percepciones cuando no existe un estímulo real. Se perciben en el espacio exterior. El sujeto cree absolutamente que son reales. Son involuntarias, inesperadas y sin control por parte del sujeto.
Son el síntoma clave de la psicosis. Schneider las considera síntoma de primer rango para el diagnóstico de la esquizofrenia.
Clasificación    Por su complejidad: alucinaciones elementales o simples (ruidos, zumbidos…) o complejas o escénicas (frases, figuras…) Por su causa: -Fisiológicas: suelen ser visuales. En transición sueño-vigilia en población sana. Pueden aparecer antes de dormirse (hipnagónicas) o al despertar (hipnopómpicas). Se dan también en situaciones fisiológicas extremas.
-Ambientales: en estados de privación sensorial y de aislamiento extremo.
-Orgánicas: en enfermedades somáticas que afectan a órganos sensoriales. En tumores cerebrales o psicosis tóxicas. En estas últimas el sujeto puede guardar cierto contacto con la realidad, hablando entonces de alucinosis.
-Psiquiátricas: sobre todo en la psicosis. En esquizofrenia predominan las auditivas (voces imperativas).
Por el área cerebral involucrada -Auditivas: pueden ser verbales o no verbales. Pudiendo ser simples o complejas.
-Visuales: pueden ser simples o complejas, estáticas o en movimiento y cambiar de forma (caleidoscópicas). Pueden ser microscópicas (objetos reducidos de tamaño) o macroscópicas. En las liliputienses se perciben figuras antropomórficas de pequeño tamaño, mientras que en las gulliverianas sucede lo contrario. En las zoopsias se visualizan animales. Las alucinaciones visuales son características de los estados confusionales agudos y alteraciones orgánicas.
-Táctiles o hápticas: Se dividen en epidérmicas, cuando la sensación aparece en la superficie de la piel (sensaciones de hormigueo, picores, de frío o calor) o hipodérmicas, por debajo de la piel, en las que el sujeto percibe sensaciones de parásitos. Típicas de psicosis tóxicas.
-Cenestésicas: viscerales o somáticas. Suelen acompañarse de creencias delirantes. “Estar vacío, ser de piedra…”. Hay dos tipos propioceptivas (situación del cuerpo en el espacio) y las visceroceptivas (alteraciones del contenido del cuerpo). El síndrome de Cotard (delirio nihilista) típico de melancolías involutivas, se caracteriza por la negación de la existencia de órganos del cuerpo o del cuerpo entero.
-Cinestésicas o motrices: “algo les agarra” o les hace hablar (alucinaciones psicomotrices verbales (Seglas)).
-Olfativas y gustativas: Aisladas, se dan en estados confusionales, crisis epilépticas y en ciertos tumores cerebrales.
Otros fenómenos -Alucinaciones negativas: dejar de percibir un estímulo real. Raras. En trastornos psicóticos y daño cerebral orgánico.
-Pseudoalucinaciones: fenómenos alucinatorios que son percibidos en el espacio interno del sujeto y aparecen en el campo de las representaciones.
Psicopatología de la percepción 2 D 02 Psiquiatría -Alucinaciones extracámpicas: fuera del campo perceptivo real. Ver alguien detrás de mí. Tienen carácter subjetivo. Aunque se parecen a representaciones mentales, se diferencian de estas en que en la pseudoalucinación el sujeto cree que son reales. Baillarger las llama alucinaciones psíquicas, distinguiendo las “verdaderas” de las “falsas alucinaciones, siendo estas últimas debidas sólo al ejercicio involuntario de la memoria y la imaginación, sin participación de los órganos de los sentidos, sin elemento sensorial, siendo por ello incompletas.
-Alucinosis: percepción sin objeto, pero sin perder el jucio de realidad (el sujeto no cree en la realidad que experimenta).
Suelen tener causa orgánica, llamándolas también alucinaciones neurológicas.
Hipótesis etiológica de las alucinaciones      Actividad cerebral en las alucinaciones: La teoría clásica dice que suceden por desinhibición de las zonas corticales sensoriales primarias debida a una lesión en zonas corticales o subcorticales de asociación. La alucinación es un fenómeno <<positivo>>.
Otra teoría orgánica postula que son debidas a lesión directa en las cortezas sensoriales primarias. Las alucinaciones serían un síntoma dentro de un síndrome: el automatismo mental, caracterizado por: automatismo sensorial (ilusiones, alucinaciones), ideoverbal y motor.
Teoría psicoanalista: las alucinaciones derivan del recuerdo de experiencias catectizadas o contenidas. El modelo sería: tensión crecienteausencia de objeto impulsoimagen alucinatoria suya. Una imagen alucinatoria es una «idea» que nace en el inconsciente, que en condiciones normales se da en el sueño y en condiciones patológicas durante la vigilia.
Teoría orgánico-dinámica: La propensión a las alucinaciones está contenida en la estructura psíquica jerarquizada a nivel elemental o inconsciente, que se manifestaría como «conciencia alucinante» en el sueño, en los estados crepusculares y oniroides, y en la psicosis. La conciencia normal («lúcida») posee la capacidad de organizar y actualizar su campo, en cada momento, durante la vigilia. Frente a una alteración, psíquica u orgánica, determinados sujetos agotan su campo de conciencia, reduciéndose ésta a niveles de menor organización y perdiéndose el acuerdo previamente establecido con la realidad objetiva. Se habla de «desdoblamiento alucinatorio» para referirse a este fenómeno de objetivización-falsificación simultáneo, es decir se objetiva una realidad por el sujeto y se atribuye su procedencia al exterior.
Teoría bioquímica: se basa en la existencia de alucinógenos. Su acción parece consistir en la atenuación de la actividad espontánea de rafe dorsal y LC e incrementar su sensibilidad a estímulos sensoriales.
Teoría cognitiva: la atribución externa de las voces que hacen los pacientes es un mecanismo de defensa explicativo a eventos internos privados derivados de deficiencias cognitivas o de sesgos cognitivos. Estudios recientes han demostrado la hipoactivación de zonas cerebrales involucradas en el lenguaje interno (no verbalizado) durante el esfuerzo de generar imágenes en pacientes con alucinaciones prominentes y persistentes.
Desarrollos teóricos actuales desde el marco cognitivo Actualmente se tiende a estudiar las alucinaciones como un síntoma, independientemente de la etiqueta diagnóstica. Las alucinaciones auditivas son las que más se han estudiad por ser las más frecuentes. Los pacientes con alucinaciones malinterpretan el lenguaje espontáneamente generado atribuyéndolo a agentes externos.
La afirmación de que las alucinaciones auditivas se basan en el habla interna se fundamenta en que estudios han demostrado que las alucinaciones auditivas basadas en el habla interna se acompañan de habla subvocal o subvocalización y la monitorización de actividad en las áreas cerebrales responsables de la producción del habla.
Para explicar cómo se atribuye el habla interna a objetos externos existen dos grandes hipótesis, las que suponen que el fallo consiste en un déficit cognitivo (hipótesis de Frith) y aquéllas para las que existe un sesgo en la monitorización de la fuente (hipótesis de Bentall y Morrison).
Psicopatología de la percepción 3 ...