Apuntes D. Adminsitrativo II (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Cantabria
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho Administrativo II
Año del apunte 2014
Páginas 27
Fecha de subida 16/09/2015
Descargas 11
Subido por

Vista previa del texto

Vicente  Olmos  Ros     DERECHO  ADMINISTRATIVO  II     Apuntes   Administrativo  II     1.El  proceso  contencioso  en  primera  o  única  instancia     1.1.Introducción   -­‐Las  leyes  de  1888  (Santa  María  de  paredes)  y  la  de  1956  (que  introdujo  aires  de  Estado  de   derecho   en   un   Estado   que   no   era   de   derecho)   posteriormente,   no   llegaron   a   plasmar   un   dispositivo   jurisdiccional   de   tutela   completa   y   eficaz   de   los   derechos   de   los   ciudadanos   frente   al   actuar   de   la   AP,   debido   a:   (1)la   exención   de   categorías   completas   de   control   contencioso,   (2)limitaciones   a   la   legitimación   para   recurrir   los   AA,   (3)manifiesta   insuficiencia   de   la   tutela   cautelar,   (4)sentencias   meramente   declarativas   en   la   práctica   al   quedar   encomendada   su   ejecución  a  la  AP  demandada  (poner  al  zorro  a  cuidar  las  gallinas).   Todo   ello   cambió   con   la   entrada   en   vigor   de   la   CE,   dándose   en   el   art.   24   CE   el   derecho  a  la   tutela   judicial   efectiva,   impidiéndose   las   exenciones   judiciales,   además   el   art.   106.1   CE   autoriza   a   “los   Tribunales   para   controlar   (…)   la   legalidad   de   la   actuación   administrativa,   así   como   el   sometimiento   de   ésta   a   los   fines   que   la   justifican”.  Todo  ello  combinado  con  el  art.  118   CE,  en  el  que  se  dice  que  “es   obligado   cumplir   las   sentencias   y   demás   resoluciones   firmes   de   los   jueces  y  Tribunales,  así  como  prestar  la  colaboración  requerida  por  éstos  en  el  curso  del  proceso   y  en  la  ejecución  de  lo  resuelto”.   Además   de   los   tratados   internacionales   que   España   firmó   y   que   deben   ser   tenidos   en   cuenta   en   virtud   al   art.   10.2   CE,   y   los   cuáles   garantizan   el   derecho   a   un  proceso  equitativo,  como  el  art.  6  del  Convenio  Europeo  para  la  Protección  de  los  Derechos   Humanos   y   las   Libertades   Fundamentales   de   1950.   La   regulación   culminó   en   la   propia   Ley   reguladora  de  la  Jurisdicción  Contencioso-­‐Administrativa  de  13  de  Julio  de  1998.   -­‐En   el   proceso   C-­‐A,   se   da   un   conflicto   entre   un   particular   y   una   AP,   y   la   controversia   versa   sobre   la   adecuación   a   Derecho   de   una   determinada   actuación   administrativa.   El   proceso   administrativo   busca   determinar   si   la   actuación   administrativa   impugnada   se   ajusta   o   no   al   ordenamiento   jurídico.   Es   un   proceso   ordenado   en   diferentes   fases   procesales.   Existe   un   procedimiento  general,  en  primera  o  única  instancia  y  una  serie  de  procedimientos  especiales   que  introducen  importantes  variantes  en  dicho  modelo  general.     1.2.Ámbito  y  extensión  de  la  jurisdicción  contencioso-­‐administrativa   -­‐Viene  determinado  por  la  ley  (como  en  el  resto  de  órdenes  jurisdiccionales),  art.  9  LOPJ  “los   juzgados   y   tribunales   ejercerán   su   jurisdicción   exclusivamente   en   aquellos   casos   en   que   les   venga  atribuida  por  ésta  u  otra  ley”.   La   jurisdicción   civil   conoce   de   competencias   residuales   del  resto,  además  de  las  materias  que  les  son  propias  (art.  9.2  LOPJ),  pero  la  jurisdicción  C-­‐A   sólo   puede   conocer   de   las   materias   atribuidas   por   ley,   debido   a   que   es   una   jurisdicción   improrrogable  (art.  5.1  LJC-­‐A).   En  síntesis,  el  ámbito  de  la  jurisdicción  C-­‐A  en  cuanto  a  su  materia  es,  (1)la  actuación  de  las  AP   sujeta   a   Derecho   Administrativo   (arts.   1   LJC-­‐A   y   9.4   LOPJ),   a   lo   que   hay   que   añadir   2   actuaciones   más,   (2)las   disposiciones   generales   de   rango   inferior   a   la   ley   y   (3)los   decretos   legislativos   cuando   excedan   los   límites   de   la   delegación   (ultra   vires,   el   legislador   da   por   supuesto  que  cuando  exceden  los  límites  de  la  delegación,  pasan  a  ser  normas  reglamentarias,   por  tanto,  pueden  saber  de  ellos  los  Tribunales  C-­‐A  (en  plural,  no  los  órganos  unipersonales  y   por  tanto,  no  los  juzgados  del  C-­‐A),  lo  cuál  se  refleja  en  el  art.  82.6  CE,  donde  se  deja  abierta  la   posibilidad  de  que  existan  otros  controles  ante  el  exceso  de  la  delegación  legislativa,  más  allá   de   que   el   TC   pueda   conocer   de   ello,   amén   de   que   las   leyes   de   delegación   puedan   establecer   formulas  adicionales  de  control)  (esta  materia  está  relacionada  con  el  doble  control,  y  con  el   intento  de  García  de  Enterría  de  controlar  los  excesos  en  época  pre-­‐constitucional)  (arts.  1.1   LJC-­‐A  y  9.4  LOPJ).  Desde  el  punto  de  vista  subjetivo  son  las  actuaciones  imputables  a  una  AP,   tanto   territorial   como   institucional   (art.   1.2   LJC-­‐A),   siempre   que   esté   sometida   a   Derecho     1   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     Administrativo.  Pero  también  hay  que  destacar  la  competencia  de  atribución  (art.  1.3  LJC-­‐A),   mediante   la   cuál   se   atribuye   a   la   jurisdicción   C-­‐A   el   conocimiento   de   pretensiones   en   relación   con   actos   y   disposiciones   de   órganos   que   no   pertenecen   a   la   AP   pero   que   o   bien   ejercen   funciones  materialmente  administrativas  accesorias  a  sus  cometidos  principales,  o  bien  dictan   actos   cuyo   control   jurisdiccional   natural   parece   ser   el   C-­‐A   debido   a   su   contenido   material   (las   sanciones   impuestas   por   el   CGPJ   o   los   nombramientos   que   realiza),   o   bien   gestionan   los   procesos  electorales  (Juntas  electorales  centrales,  provinciales,  etc).   Además   del   art.   1,   los   arts.   2   y   3   perfilan   el   ámbito   de   competencia   del   C-­‐A.   En   el   art.  2  LJC-­‐A   se  refleja,  (1)en  su  apartado  a)  los  llamados  actos  políticos  o  de  Gobierno  (su  control  se  ciñe  a   la   protección   de   los   derecho   fundamentales,   los   elementos   reglados   y   la   determinación   de   las   indemnizaciones   que   fueren   procedentes).   (2)La   letra   b)   del   art.   2,   contiene   una   alusión   a   los   contratos  administrativos   y   a   los  actos  separables,   en   línea   con   lo   dispuesto   en   la   legislación   sobre   contratación   administrativa.   (3)En   el   aparado   c),   se   tratan   las   disposiciones  y  actos  de   las  corporaciones  de  Derecho  público  adoptadas  en  el  ejercicio  de  funciones  públicas,  abarcando   los   acuerdos   de   colegios   profesionales,   cámaras   de   comercio,   comunidades   de   regantes,   etcétera,  siempre  que  impliquen  el  ejercicio  de  funciones  públicas.  (4)En  el  apartado  d),  actos   del  concesionario,   cuando   la   AP   atribuye   funciones   de   autoridad   al   concesionario   (sancionar   a   los  usuarios),  contra  el  acto  cabe  recurrir  ante  la  AP  concedente,  pero  no  se  conocen  actos  del   concesionario  susceptibles  de  recurso  ante  la  jurisdicción  C-­‐A.  (5)En  su  apartado  e)  se  trata  la   responsabilidad   patrimonial   de   la   AP,   cualquier   tipo   de   litigio   de   reclamación   de   daños   y   perjuicios   dirigida   contra   la   AP   debe   ser   necesariamente   conocido   por   la   jurisdicción   C-­‐A,   corroborado  en  el  art.  9.4  LOPJ.   El   art.   3   LJC-­‐A   especifica   materias   que   no   corresponde   al   orden   jurisdiccional   C-­‐A,   A)las   atribuidas  a  otros  órdenes  jurisdiccionales,  aunque  estén  relacionadas  con  la  actividad  de  la   AP   (Ej.   El   despido   de   un   empleado   público   que   presta   servicios   en   régimen   de   Derecho   laboral).  B)el  recurso  contencioso-­‐disciplinario  militar  que,  pese  a  ser  asunto  administrativo,   es   de   la   jurisdicción   militar,   dicha   exclusión   se   limita   a   lo   disciplinario   (sanciones   administrativas)   y   no   a   cualquier   acto   o   disposición   dictado   en   el   ámbito   castrense   (Ej.   Un   reglamento   organizativo   o   de   personal).   C)los   conflictos   de   jurisdicción   (corresponde   al   Tribunal   de   Conflictos   Jurisdiccionales)   y   los   conflictos   de   atribuciones   entre   órganos   de   una   misma   AP   (son   resueltos   por   el   superior   jerárquico   común).   D)introducida   por   la   LO   1/2010,   dejando   las   normas   forales   fiscales   de   Álava,   Guipúzcoa   y   Vizcaya,   cuyo   enjuiciamiento   ha   quedado  reservado  al  TC.   El  art.  4  LJC-­‐A  regula  las  cuestiones  prejudiciales  e  incidentales,  dichas  cuestiones  son  ajenas  al   orden   administrativo,   pero   al   estar   relacionadas   con   un   recurso   C-­‐A   toman   parte   de   él,   debiendo   ser   resueltas   por   el   orden   jurisdiccional   competente   (art.   10   LOPJ   “a   los   efectos   prejudiciales,   cada   orden   jurisdiccional   podrá   conocer   de   asuntos   que   no   le   estén   atribuidos   privativamente”),  el  art.  4  permite  pronunciarse  a  los  jueces  del  C-­‐A  sobre  dichas  cuestiones,   pero  precisando  que  su  pronunciamiento  no  producirá  efectos  fuera  del  proceso  en  el  que  se   dicte,   ni   vinculará   al   orden   jurisdiccional   competente   (que   se   tenga   a   un   sujeto   por   propietario  a  los  efectos  de  una  expropiación  forzosa,  no  es  óbice  para  que  la  jurisdicción  civil   declare   que   el   verdadero   propietario   es   otro).   Pero   se   dan   3   cuestiones   que   el   juez   C-­‐A   no   puede   resolver   prejudicialmente,   (1)las   relativas   a   la   constitucionalidad   de   una   norma   con   rango  de  ley  (¿es  constitucional  la  ley  en  la  que  se  basa  la  sanción  administrativa  impugnada?),   (2)las  de  carácter  penal  (¿es  constitutiva  de  delito  una  conducta  a  los  efectos  del  art.  62.1  d   LRJPAC?),  (3)las  de  carácter  internacional,  alude  a  las  cuestiones  prejudiciales  previstas  en  el   art.  267  del  Tratado  de  Funcionamiento  de  la  UE.   El   art.   5   LJC-­‐A,   1)jurisdicción   improrrogable   (sólo   se   pronuncian   sobre   las   competencias   atribuidas,   a   excepción   de   las   cuestiones   prejudiciales).   2)los   jueces   y   tribunales   pueden   apreciar  de  oficio  su  falta  de  jurisdicción.  3)su  falta  de  jurisdicción  provoca  la  inhibición  del   órgano  jurisdiccional  y  la  remisión  a  las  partes  al  orden  jurisdiccional  competente.     2   Vicente  Olmos  Ros     Apuntes   Administrativo  II   Lección  1     Cuestión  de  ilegalidad  (arts.  123  a  126)   -­‐Se   plantea   como   una   solución   a   la   imposibilidad   del   juez   de   anular   un   reglamento   (art.   27   LJC-­‐A),   los   jueces,   tan   sólo   pueden   inaplicar   el   AA   fundado   en   un   reglamento   ilegal,   inaplicando  ese  reglamento  puntualmente,  y  plantear  posteriormente  la  cuestión  de  ilegalidad   al   TSJ   o   TS.   Esto   se   debe   a   que,   por   norma   general   un   juez   C-­‐A   no   tiene   dentro   de   sus   competencias  la  de  anular  reglamentos,  siendo  esto  en  la  mayoría  de  los  casos  de  los  TSJ  o  del   TS,  dependiendo  de  que  órgano  provenga  el  reglamento  pertinente  que  ha  sido  inaplicado  por   el   juez.   De   cualquier   modo,   ya   se   anule   o   no   el   reglamento,   el   AA   que   había   detonado   la   cuestión  de  ilegalidad  seguirá  anulado  tanto  si  se  anula  finalmente  el  reglamento,  como  si  éste   sigue  en  aplicación  tras  la  presentación  de  la  cuestión  de  ilegalidad  ante  un  TSJ  o  el  TS.     Ejecución  de  sentencias  C-­‐A  (arts.  103  a  113)   -­‐La  ejecución  de  una  sentencia  se  consideraba  en  la  regulación  contenciosa  pre-­‐constitucional,   materia   administrativa   y   no   judicial,   lo   cuál   generaba   demoras   y   de   facto   inaplicación   de   dichas  sentencias  por  parte  de  la  AP.   Tras  la  CE  del  78,  se  fijó  en  el  art.  24  CE  la  tutela  judicial  efectiva  de  los  ciudadanos,  a  dicho   artículo   matizó   el   TC   que   también   a   su   ejecución.   A   lo   anterior   hay   que   añadir   el   art.   117.3   CE   ”ejecutar   y   hacer   ejecutar   lo   juzgado”,   junto   al   art.   118   CE,   donde   se   dice   la   obligación   del   cumplimiento  de  las  sentencias  y  demás  resoluciones  firmes  de  los  Jueces  y  tribunales.   -­‐En   el   art.   103.1   LJC-­‐A   nos   dice   que   la   potestad   de   ejecutar   las   sentencias   y   demás   resoluciones   judiciales   corresponden   exclusivamente   a   los   Juzgados   y   Tribunales,   pero   se   refiere  a  que  es  el  competente  para  hacer  que  se  ejecute,  aunque  materialmente  la  ejecución  la   hará  la  AP  (artículo  que  puede  llevar  a  equívoco).   En   el   art.   103.2   y   103.3   LJC-­‐A   se   manifiestan   que   las   partes   están   obligadas   a   cumplir   las   sentencias,   además,   que   las   personas   o   entidades   públicas   están   obligadas   a   prestar   su   colaboración   para   el   cumplimiento   de   las   sentencias   (lo   refleja   aquí,   pese   a   estar   plasmado   ya   en  la  CE).   En  el  art.  103.4  LJC-­‐A  se  plasma  que  serán  nulos  de  pleno  derecho  los  actos  y  disposiciones   contrarios  a  los  pronunciamientos  de  las  sentencias,  que  se  dicten  con  la  finalidad  de  eludir  su   complimiento  (ejemplo  de  un  plan  urbanístico,  tras  ser  declarado  el  derribo  de  esas  viviendas   construidas   en   un   terreno   rústico   y   posteriormente   declararse   un   plan   urbanístico   sobre   dicho  terreno  ¿ha  de  convalidarse  la  sentencia  o  no?).   En   el   art.   104.2   se   establece   un   plazo   de   2   meses   para   la   ejecución   forzosa,   como   norma   general,  pero  se  debe  dar  una  cierta  flexibilidad  a  ello,  con  el  fin  de  que  habrá  ejecuciones  más   costosas  o  menos,  perentorias  o  no,  ampliándose  o  disminuyéndose  ese  plazo  general.   Art.   105.1,   en   el   se   dice   que,   “no  podrá  suspenderse  el  cumplimiento  ni  declararse  la  inejecución   total  o  parcial  del  fallo”.  Pese  a  la  rigidez  de  ésta,  se  permite  un  margen  de  maniobra.   Art.   105.2,   causas   de   imposibilidad   material   o   legal   de   ejecutar   una   sentencia,  sustituyéndose   la   ejecución   de   la   sentencia,   por   una   indemnización   (una   compensación   económica).   Por   tanto,  tenemos  una  imposibilidad  material  por  ser  algo  costoso  económicamente  y  no  por  una   imposibilidad   material   en   el   sentido   de   que   no   se   pueda   realizar,   ya   que   casi   todo   era   irrealizable.  En  cuanto  a  la  imposibilidad  legal,  hablamos  de  una  inejecución  basándose  en  el   criterio  de  que  ese  acto  posteriormente  podría  ser  válido  (ejemplo  del  edificio  construido  sin   el  permiso  urbanístico,  que  posteriormente  se  convalida,  tras  pagar  el  promotor  las  sanciones   pertinentes,  y  que  no  se  derriba  dicho  edificio,  debido  a  que  el  plan  urbanístico  prevé  poder   ajustar   a   derecho   dicha   construcción),   pero   esa   modificación   y   por   tanto,   la   imposibilidad   legal   se   ha   restringido   bastante   por   el   TS,   cambiando   su   doctrina   (que   anteriormente   se   facilitaba   la   imposibilidad   legal   en   el   último   momento,   por   cambios   en   los   planes   urbanísticos)  en  la  STS  23/12/2010  (Rc.  2970/06),  obligando  a  motivar  que  se  ha  cambiado     3   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     por  motivos  de  interés  general  a  la  AP,  y  no  porque  se  ha  cambiado  el  patrón  urbanístico  para   eludir  que  la  sentencia  sea  ejecutada.   El   art.   105.3   contempla   una   singular   causa,   la   expropiación   de   derechos   o   intereses   legítimos,   reconocidos  frente  a  la  AP  en  una  sentencia  firme  (lleva  aparejada  una  indemnización),  esta   posibilidad  expropiatoria  no  es  fácilmente  aplicable  en  la  vida  real.   -­‐Los  mecanismos  que  tiene  la  ley  en  los  arts.  106  ss,  para  ejecutar  sentencias  que  son  firmes   en   vía   judicial   C-­‐A:   La  ejecución  forzosa  que  condena  al  pago  de  cantidades  líquidas   (art.   106)   –   Para   ejecutar   una   cantidad   líquida,   la   indemnización   debe   estar   fijada,   es   decir,   debe   estar   especificada   en   una   cantidad   fija   de   euros   (a   veces   se   condena   a   la   AP   a   pagar   una   indemnización,   pero   se   deja   la   fijación   de   la   cuantía   de   ésta   para   un   momento   ulterior).   La   AP   suele  eludir  el  pago  de  una  cuantía  debido  a  que  no  está  incluido  en  el  presupuesto  de  ésta,  en   el   art.   106   LJC-­‐A,   el   legislador   intenta   evitar   que   la   AP   use   dicho   argumento   (con   el   fin   de   postergar   el   pago),   en   síntesis,   el   legislador   dice   que   el   crédito   en   los   presupuestos   para   estas   contingencias   es   siempre   ampliable,   además,   si   no   lo   fuera,   podrá   realizarse   una   modificación   presupuestaria  en  el  plazo  de  3  meses,  además  en  su  apartado  segundo  se  dice  que,  se  añadirá   interés  legal  del  dinero,  desde  el  primer  día.  En  el  apartado  tercero  se  dice  que  tras  el  plazo  de   3  meses,  se  comunicará  a  la  AP  competente,  y  ante  su  incumplimiento  deberá  pagar  el  interés   legal  más  2  puntos  (con  el  fin  de  que  se  de  una  diligencia  por  parte  del  pago  de  la  AP).  STC  15   de   Julio   de   1998  (mediante  dicha  sentencia  se  demuestra  que  la  LJC-­‐A  nació  anticuada),  en   ella   el   TC   dice   que   no   se   discute   que   el   bien   de   una   AP   no   sea   inembargable,   pero   un   bien   patrimonial  (los  bienes  patrimoniales  producen  funciones  públicas,  como  rentas  y  demás  para   la   AP,   pero   no   están   afectados   por   un   uso   o   función   pública,   por   tanto,   lo   importante   es   la   vinculación   a   un   fin   de   interés   público)  puede  ser  embargable,  por  tanto,  se  discute  si  la   inembargabilidad   de   los   bienes   de   la   AP   es   incompatible   con   el   art.   24   CE;   a   lo   cual   el   TC   resolvió  que  sólo  serían  inembargables  los  bienes  que  no  estén  afectados  por  un  uso  público   (los  bienes  con  afectación  de  servicio  o  uso  público,  están  fuera  del  tráfico  jurídico).  La  STC  15   de  Julio  de  1998  dijo  que  los  bienes  de  la  AP  son  inembargables,  salvo  aquellos  que  “no  estén   vinculados  a  un  fin  de  interés  público”,   cosa   que   falta   en   la   propia   LJC-­‐A,   debido   a   que   habla   de   cobrar   deudas   líquidas,   pero   no   habla   de   la   ejecución   de   una   sentencia   en   los   términos   de   embargar  un  bien  de  la  AP  para  cobrarse  el  particular,  en  los  términos  que  habla  la  STC.   El   art.   106.4   permite   que,   situaciones   graves   de   la   hacienda   de   la   AP,   podrá   ponerlo   en   conocimiento   del   Juez,   con   el   fin   de   que   se   module   el   pago   a   la   cantidad   condenada,   con   el   fin   de  que  sea  de  la  forma  más  gravosa  para  la  AP.  Pero  debido  a  la  reforma  de  la  CE,  mediante  la   cuál   se   da   preferencia   de   pago   a   la   deuda   pública,   frente   a   pensiones,   salarios   u   otros   conceptos,  por  tanto,  una  AP  podrá  alegar  el  pago  preferente  de  ello.  Pero  en  síntesis,  dicho   precepto  no  habilita  en  ningún  momento  a  no  pagar,  ya  que  sería  inconstitucional.   El  art.  107.1  dice  que,  una  vez  ganado  el  recurso  C-­‐A,  éste  (AA  o  reglamento  pertinente)  queda   excluido  del  ordenamiento  jurídico,  y  la  LJC-­‐A  exige  que  se  de  publicidad  al  fallo.   El   art.   108   trata   sobre   la   inactividad   de   la   AP,   dándole   una   cobertura   legal   a   los   jueces   y   tribunales  para  que  actúen  ante  la  inactividad  de  la  AP  sobre  lo  dicho  en  una  sentencia.   El   art.   112   actúa   como   cláusula   de   cierre,   diciendo   que,   trascurridos   los   plazos   para   el   cumplimiento   del   fallo   judicial,   el   juez   podrá   imponer   multas   coercitivas   (150   a   1500€)   y   reiterar   las   multas   hasta   su   cumplimiento,   además   podrán   llevar   el   asunto   a   la   jurisdicción   penal  (ambas  medidas  pueden  combinarse  por  parte  del  juez).     Medidas  cautelares  en  el  orden  C-­‐A  (arts.  129  a  136)   -­‐Las  medidas  cautelares  arrancan  de  la  LECivil,  debido  a  que  la  materia  C-­‐A  proviene  de  dicha   rama,  parte  del  arts.  721ss  de  la  LECivil  (periculum  in  mora,  necesidad  que  la  demora  judicial   vaya   en   contra   del   procesado),   con   el   fin   de   prever   que   la   sentencia   pueda   ser   ejecutada   (asegurando   el   objeto   litigioso)   en   caso   de   recibir   la   razón   en   el   litigio,   asegurando   el   cumplimiento   de   la   posible   sentencia   positiva,   pero   debe   ser   solicitada,   el   juez   nunca   podrá     4   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     observarlo  de  oficio.  En  el  art.  727  LECivil  hay  un  listado  (listado  abierto)  de  posibles  medidas   cautelares.   Para   la   adopción   de   medidas   cautelares   ha   de   darse   una   fumus   boni   iuris   (mera   apariencia  de  buen  derecho),  el  juez  civil  considera  a  primera  vista  una  apariencia  de  quién   tiene  la  razón  de  derecho  (sin  llegar  al  fondo).   En   la   anterior   Ley   C-­‐A   (1956)   no   se   incluían   las   medidas   cautelares,   por   lo   que   la   sentencia   llegaba   en   muchas   veces   tarde   (la   AP   ya   había   ejecutado   el   AA   y   éste   era   irreversible).   Actualmente,   además   de   estar   contenidas   en   este   grupo   de   artículos   en   la   actual   LJC-­‐A,   nuestro  art.  24  CE  también  contempla  las  medidas  cautelares,  dentro  del  elenco  de  coberturas   de  la  tutela  judicial  efectiva.   El   criterio   para   la   adopción   de   las   medidas   cautelares   es,   cuando   la   ejecución   del   acto   o   la   aplicación   de   la   disposición   pudieran   hacer   perder   la   finalidad   legítima   del   recurso,   pero   siempre  motivada  con  respecto  a  los  intereses  en  conflicto.   En   el   art.   129   LJC-­‐A   dice,   que   se   puede   solicitar   por   el   interesado   en   cualquier   estado   del   proceso   (por   razones   prácticas   la   medida   cautelar   se   solicita   en   la   misma   petición   del   recurso),  con  la  excepción  del  art.  129.2  (cuando  se  impugna  una  disposición  general).   El   art.   130   explica   los   motivos   en   los   que   ha   de   basarse   el   juez   para   imponer   una   medida   cautelar,  en  síntesis,  se  podrá  aplicar  por  el  juez  únicamente  cuando  la  ejecución  del  acto  o  la   aplicación  de  la  disposición  pudieran  hacer  perder  la  finalidad  legítima  al  recurso.  En  el  130.2   se   expresa   que   la   medida   podrá   denegarse   cuando   esa   medida   cautelar   pudiera   perturbar   gravemente  los  intereses  generales  o  de  un  tercero.   La   ley   contempla   en   el   art.  135,  que  el  juez   adopte   la   medida   cautelar   en   caso   de   urgencia   sin   oír  a  las  partes,  serán  oídas  tras  la  adopción  de  la  medida  cautelar.   La   ley   no   contempla   que   medidas   cautelares   existen   (en   la   LECivil   si   están   contempladas   algunas  de  ellas).  La  medida  cautelar  más  común  en  nuestro  ordenamiento  es  la  suspensión,   pero  cualesquiera  medidas  cautelares  son  viables  en  congruencia  con  el  objeto  del  recurso.   El   art.   136   plasma   un   régimen   especial   para   las   impugnaciones   de   las   vías   de   hecho   y   la   inactividad   de   la   AP,   la   medida   cautelar   se   adoptará   como   norma   general,   a   la   inversa   que   sucede  en  los  demás  casos,  en  donde  la  medida  cautelar  será  algo  excepcional.  La  LJC-­‐A  regula   la  vía  de  hecho,  pero  no  exime  de  ello  a  la  regulación  que  hagan  otras  vías  como  la  civil  en  el   caso   de   la   vía   de   hecho   (debido   a   que   la   AP   cuando   actúa   en   vía   de   hecho,   pierde   su   privilegio   y   se   puede   entablar   interdictos   contra   ella,   pero   la   jurisprudencia   lo   ha   denegado   por   estar   contemplado  con  favoritismo  en  la  LJC-­‐A,  en  su  art.  136).     Administración   Pública   en   la   jurisdicción   ordinaria,   reclamación   previa   a   la   AP   (AP   sometida  a  derecho  ordinario)  (arts.  122  a  125  Ley  20/1992  LRJPAC)   -­‐En   los   casos   en   los   que   la   AP   no   actúa   sometida   a   derecho   C-­‐A,   y   actúa   sometida   a   la   jurisdicción  ordinaria  (social  o  civil),  pero  ello  exige  una  reclamación  administrativa  previa,  es   un  requisito  pre-­‐procesal,  debido  a  que  si  se  acude  directamente  a  la  jurisdicción  civil  o  social   se   remitirá   a   la   reclamación   previa,   y   actúa   en   ella   el   silencio   negativo   (su   no   contestación   habilita   a   recurrir   en   las   demás   jurisdicciones,   no   significa   por   tanto,   que   deniegue   el   acudir   a   las  demás  jurisdicciones),  la  reclamación  es  preceptiva.     Lección  2  –  Régimen  jurídico  de  la  potestad  expropiatoria     Planteamiento  general  y  contexto  constitucional   -­‐Ideas   del   planteamiento   general   de   la   potestad   expropiatoria:   (1)la   potestad   expropiatoria   consiste   en   la   privación   del   derecho   de   propiedad   y   cualquier   otro   derecho   patrimonial   contenido   (usufructo,   arrendamiento,   etc).   (2)Es   un   poder   que   el   ordenamiento   jurídico   otorga   a   la   AP   para   que   ésta   lo   utilice,   la   ley   es   la   fuente   de   la   potestad   expropiatoria,   la   sujeción   del   expropiante   (AP)   a   la   ley,   es   total.   (3)La   expropiación   lleva   aparejada   una   indemnización,   el   llamado   justiprecio,   para   compensar   al   expropiado   por   su   derecho   real     5   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     expropiado,   si   no   hay   justiprecio   seriá   una   confiscación   (la   cuál   está   prohibida   en   nuestro   derecho),  es  una  forma  mediante  la  que,  desaparece  un  derecho  de  contenido  patrimonial  y   éste  se  convierte  en  cuantía  económica.  (4)Es  un  poder  que  la  ley  da  a  la  AP,  es  una  facultad   causal,   causa  de  expropiar   o   causa  expropiandi,   debe   existir   una   causa   de   interés   social,   que   siempre  debe  estar  justificada,  requisitos  formales  y  demás  pautas  que  la  AP  ha  de  seguir.   La  ley  de  expropiación  forzosa,  contempla  que  no  cabe  recuso  C-­‐A,  cosa  que  no  es  así  desde  la   entrada  en  vigor  de  la  CE.  Además,  habla  de  que  tendrán  facultad  expropiatoria  el  Estado  y  las   entidades   municipales   (siendo   éstas   recurridas   en   alzada   frente   al   Ministerio   pertinente,   según   el   planteamiento   anterior,   en   el   que   no   existían   CCAA),   por   tanto,   hay   que   adaptarla   durante  su  lectura  al  régimen  jurídico  y  territorial  actual.   Son   susceptibles   de   lesión   por   parte   de   la   AP   cualesquiera   derechos,   y   generar   por   tanto,   el   deber  de  indemnizar,  pero  los  derechos  que  se  pueden  dañar  vía  expropiatoria  por  parte  de  la   AP,  sólo  son  los  derechos  reales,  no  se  puede  expropiar  el  derecho  a  la  vida  por  ejemplo.   Contexto   constitucional   –   En   el   art.   33   CE   se   garantiza   el   derecho   a   la   propiedad   privada   (como   hacen   otras   constituciones   europeas),   33.2   la   función   social   de   estos   derechos   delimitará   su   contenido,   de   acuerdo   con   las   leyes,   33.3   nadie   podrá   ser   privado   de   sus   bienes   y   derechos,   sino   por   causa   justificada   de   utilidad   pública   o   interés   social,   mediante   la   correspondiente  indemnización  y  de  conformidad  con  lo  dispuesto  por  las  leyes.   El  art.  33  CE  parte  de  la  base  de  que  cuando  se  expropia  se  ha  de  indemnizar,  y  que  cuando  se   delimita  solamente  el  contenido  de  esos  derechos  no  es  indemnizable.  El  problema  surge  en   ¿Cuándo  es  indemnizable  por  ser  expropiado,  o  cuando  es  delimitación  del  derecho  de  propiedad   y  por  tanto  no  ha  de  indemnizarse?  .   El   art.   3.1   de   la   Ley   de   suelo   2008,   dice   que   es   el   plan   de   urbanismo   el   que   otorga   a   los   propietarios   unas   u   otras   facultades,   por   tanto,   la   planificación   urbanística   no   confiere   derecho   a   percibir   ninguna   indemnización,   debido   a   que   el   planeamiento   en   una   u   otra   forma   del  ordenamiento  urbano,  con  base  en  argumentos  lógicos  y  racionales,  señale  el  alcance  de   dicho   plan.   Aquí   radica   la   distinción   entre   la   delimitación   del   contenido   de   la   propiedad   de   acuerdo  con  las  leyes,  según  su  función  social.   El   TC   reconoce   que   el   derecho   de   propiedad   es   un   derecho   subjetivo   (además   de   ser   un   elemento  del  sistema  de  mercado  constitucional),  que  da  facultades  de  goce  y  disposición  a  su   propietario.   La   jurisprudencia   del   TC   señala   que   hay   derechos   de   propiedad   distintos,   al   tratarse   de   un   derecho   que   cae   sobre   objetos   muy   diversos   y,   por   tanto,   con   consecuencias   distintas   (no   es   lo   mismo,   ni   tienen   las   mismas   repercusiones   ser   propietario   de   una   finca   yerma,  que  de  una  finca  urbanizable),  el  TC  indica  que  el  legislador  cuando  limita  el  derecho   de  propiedad,  tiene  una  barrera  que  no  puede  traspasar,  art.   53.1   CE  “la  ley,  debe  respetar  el   contenido   esencial   de   los   derechos   del   Capítulo   II”,   llevando   ello   a   analizar   un   contenido   mínimo,   con   respecto   a   la   función   que   posea   dicha   propiedad.   Las   leyes   van   en   su   mayoría   dictadas  en  carácter  general  y  abstracto.   *La  expropiación  forzosa  va  destinada  a  destruir  o  privar  del  derecho  de  propiedad  a  un   particular,  en  consecuencia,  no  hay  contenido  esencial  ha  tener  en  cuenta  (art.  53.1  CE).   Ejemplo  de  la  ley  de  costas,  en  la  cuál  se  prevé  que  cuando  haga  falta  terreno  para  uso  público,   se  podrá  expropiar  a  un  colindante,  pagándosele  un  indemnización  por  ello.   El   modelo   del   art.  33.3  CE,   está   pensado   en   el   modelo   mayoritario   de   las   expropiaciones   que   realiza  la  AP,  por  ello  incluye  las  garantías  tradicionales  (utilidad  pública  o  interés  social,  la   indemnización   pertinente   y   cumpliendo   el   procedimiento   previsto   en   la   ley).   Distintas   a   las   expropiaciones  realizas  por  el  legislador,  en  las  cuales  sólo  se  aplican  2  garantías,  una  causa   expropiandi   en   virtud   del   interés   público   y   que   debe   existir   una   indemnización,   quedando   fuera  el  procedimiento  previsto  en  las  leyes.  El  cuarto  apoyo  constitucional  a  la  expropiación   está   en   el   art.   24   CE,   las   garantías   de   poder   discutir   las   causas   de   dicha   expropiación,   exigencia   constitucional   que   plantea   serias   discusiones   en   el   caso   de   las   expropiaciones   legislativas.     6   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     Competencia   según   el   TC   -­‐   La   facultad   expropiatoria   es   una   función   al   servicio   de   las   políticas  del  poder  público  (políticas  públicas),  es  una  decisión  puramente  política.  A  partir  de   ello,  el  TC  ha  dicho  que  la  regulación  de  la  expropiación  forzosa  corresponde  al  Estado  en  todo   aquello  que  esté  vinculado  al  derecho  de  propiedad,  en  virtud  de  2  títulos  competenciales  de   la   CE   específicos,   art.   149.1.18   CE   (dándole   la   potestad   absoluta,   no   unas   bases,   sino   la   totalidad   de   la   regulación   en   legislación   sobre   expropiación   forzosa)   y   art.   149.1.1   CE   (la   regulación   de   las   condiciones   básicas   que   garanticen   la   igualdad   de   todos   los   españoles   en   el   ejercicio  de  los  derechos  y  en  el  cumplimiento  de  los  deberes  constitucionales).   Todo   lo   que   tiene   que  ver  con  el  derecho  de  propiedad,  lo  regula  el  Estado,  las  CCAA  sólo  pueden  añadir  matices   organizativos  a  esta  regulación  estatal.   La   ley   de   suelo   estatal   dice   que,   serán   las   CCAA   las   que   podrán   acudir   a   la   expropiación   forzosa,   y   para   que   puedan   acudir   a   ésta,   habrá   de   estar   justificada   la   utilización   de   la   expropiación  por  las  CCAA  en  ámbitos  de  su  competencia  (agricultura,  urbanismo,  etcétera).     RÉGIMEN  LEGAL  DE  LA  EXPROPIACIÓN     Los  sujetos  de  la  expropiación  forzosa     -­‐¿Quienes  son  los  titulares  de  la  expropiación  forzosa  y  que  otros  sujetos  en  el  procedimiento?  El   art.   2.1   LEF,  dice  que  son  3:  (1)   AGE,  (2)CCAA  e  islas  (Cabildos)  y  (3)municipios  (el  problema   se   plantea   en   si   todos   los   municipios   deberían   poseer   esta   facultad,   teniendo   en   cuenta   que   6000  de  los  más  de  8000  municipios  de  España,  poseen  menos  de  1000  habitantes).     Sin   embargo,   las   entidades   locales   menores   (ayuntamiento,   comarcas,   mancomunidades,   juntas  vecinales,  etcétera)  tendrán  la  potestad,  en  función  de  si  ésta  se  les  ha  otorgado  o  no   mediante  su  ley  de  creación.     Los  organismos  autónomos  y  demás  entes  instrumentales  de  la  administración  no  territorial   periférica,   por   regla   general,   no   podrán   expropiar,   salvo   que   la   ley   disponga   lo   contrario   para   algún  ente  específico  en  su  propia  ley  de  creación.   -­‐Art.  3.2   LEF,  dice   que   se   considerará   propietario   al   que   así   lo   sea   en   registros   públicos,   o   en   registros  de  carácter  fiscal  o,  por  último,  al  que  fuese  propietario  pública  y  notoriamente.  ¿Qué   sucede  si  se  trasmite  el  bien  durante  el  proceso  expropiatorio?  Art.  7  LEF,  la  trasmisión  del  bien   no   impide   la   tramitación   del   expediente,   el   nuevo   titular   se   considerará   subrogado   en   las   obligaciones  y  derechos  del  anterior  propietario.   El   art.   3   REF,   trata   sobre   los   sujetos   titulares   de   la   facultad   de   la   expropiación   forzosa,   explicando  los  pormenores  en  las  relaciones  de  los  entes  inferiores  a  la  AGE,  con  la  titularidad   de  esta  facultad.   El   beneficiario   de   la   expropiación   suele   ser   la   sociedad   pública,   pero   existen   ejemplo   de   ejercicio   de   esta   facultad   en   beneficio   de   alguien   concreto   (Ej.   La   compañía   de   telecomunicaciones   que   pide   al   Estado   que   expropie   para   que   ella   haga   su   tendido,   en   cuyo   caso  el  beneficiario  será  la  compañía  de  telecomunicaciones)  (Ej.  La  ley  de  aguas  contempla   una   prelación   de   importancia   del   uso   del   agua,   si   una   compañía   que   regenta   un   campo   del   golf,  obtiene  una  concesión  de  una  cuota  de  agua  de  la  cuenca  hidrográfica,  pero  la  comunidad   de   regantes   la   reclama   y   tiene   derecho   a   reclamar   expropiatoriamente   dicha   cuota   a   la   compañía   que   regenta   el   campo   de   golf).   Cuando   sucede   que   la   facultad   se   ejecuta   para   un   beneficiario  concreto,  ese  tercero  actúa  en  el  procedimiento,  y  además  el  justiprecio  lo  paga   ese  beneficiario  concreto.  Hay  que  preguntarse  si  hay  o  no  beneficiario  distinto  a  la  AP.     El  objeto  de  la  expropiación  forzosa   -­‐La   expropiación   forzosa   versaba   tradicionalmente   sobre   bienes   inmuebles,   pero   la   ley   de   expropiación  rompe  con  dicha  tradición,  según  el  art.  1.1  LEF  (propiedad  privada  inmueble  o   mueble,  lo  importante  es  que  el  derecho  expropiable  sea  de  contenido  patrimonial,  y  que  sea   convertible  a  una  cuantía  económica).       7   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     En   el   art.   2   REF   se   contemplan   las   expropiaciones   no   plenas,   son   aquellas   que   privan   al   interesado   de   facultades   dominicales,   por   ejemplo,   el   vuelo   o   el   subsuelo   o   establecen   una   servidumbre  (no  confundir  con  las  expropiaciones  parciales).     La  causa  de  expropiar  y  su  declaración   -­‐En  cada  expropiación  forzosa  debe  existir  una  justificación  de  utilidad  pública  e  interés  social   (art.  33.3  CE  y  art.  9  LEF  “para  proceder  a  la  expropiación  forzosa  será  indispensable  la  previa   declaración   de   utilidad   pública   o   interés   social   del   fin   a   que   haya   de   afectarse   el   objeto   expropiado”, si  dicho  requisito  se  incumple,  la  AP  estaría  incurriendo  en  vía  de  hecho).   ¿Cómo   justificar   la   utilidad   pública   y   el   interés   social?   En   la   tradición   expropiatoria,   sólo   se   usaba  para  construir  infraestructuras  públicas.  Los  poderes  públicos  cuentan  con  un  amplio   margen   discrecional   para   justificar   la   causa   expropiandi   (si   se   anula   dicha   causa   expropiandi,   se   anula   el   procedimiento   entero),   dicha   causa   debe   declararse   antes   de   que   se   inicie   el   procedimiento   expropiatorio,   y   por   tanto,   es   anterior   a   saberse   quienes   son   expropiados   (según   el   TC,   no   hay   por   tanto   ningún   interesado,   y   por   ende,   no   habrá   de   notificarse   a   nadie,   debido  a  que  no  hay  en  consecuencia  interesados,  al  dictarse  la  causa  expropiandi).     Declarada   la   causa   expropiandi   e   iniciado   el   proceso,   los   interesados   que   son   parte   del   procedimiento  expropiatorio,  tienen  derecho  a  saber  cuál  es  la  causa  expropiandi,  (1)debido  a   que   la   ley   parte   de   la   base   de   que   sólo   pueden   ser   expropiados   los   bienes   estrictamente   indispensables  para  realizar  la  causa  expropiandi  (por  tanto,  un  interesado,  puede  discutir  si  la   expropiación  de  su  bien  es  innecesario  para  la  consecución  de  ese  acto  o  es  más  apropiada  la   expropiación   del   inmueble   del   vecino),   además,   (2)deben   ser   informados   los   interesados,   debido  a  que  sus  bienes  se  expropian  para  un  fin  y  ese  fin  ha  de  cumplirse,  en  caso  de  que  una   vez  expropiados  no  se  conlleve  el  proyecto  para  el  cuál  han  sido  expropiados  o  se  lleve  a  cabo   otra  cosa  con  esos  bienes,  distinta  a  la  causa  expropiandi,  en  cuyo  caso  podrán  revertirse  la   titularidad   de   los   bienes.   (3)La   LEF   expone   donde   ha   de   contemplarse   la   causa   expropiandi   para   justificar   le   expropiación,   en   el   art.   10   (1-­‐la   utilidad   pública   se   entiende   implícita,   en   relación  con  la  expropiación  de  inmuebles,  en  todos  los  planes  de  obras  y  servicios,  2-­‐La  ley   declara   genéricamente   la   utilidad   pública,   como   sucede   en   la   ley   de   costas,   y   la   AP   que   quiera   llevarla  a  cabo,  tendrá  que  aplicar  esa  declaración  abstracta  para  un  supuesto  específico),  y  en   los  arts.   11,   12  y  13  se  fija  que,  en  los  demás  casos  deberá  fijar  el  legislativo  los  casos  para   expropiar   (el   TC   declaró   la   expropiación   implícita   en   la   ley   de   costas,   ajustando   la   causa   expropiandi  al  art.  132.2  CE).     Fases  del  procedimiento  expropiatorio   -­‐La   CE   establece   que   la   expropiación   se   realice   mediante   un   procedimiento   (que   deberá   ser   atendido  cuando  la  expropiación  la  realice  la  AP,  pero  no  así  cuando  la  expropiación  provenga   del  legislador).  Hay  procedimientos  expropiatorios  especiales  en  el  Título  III  de  la  LEF.   El  procedimiento  general  se  divide  en  3  partes,  la  doctrina  habla  de  3  fases  independientes:   (1)  la  declaración  de  necesidad  de  ocupación,  esta  fase  consiste  en  determinar  que  bienes   son  los  que  han  de  ser  expropiados  (conociéndose  previamente  la  causa  expropiandi).  (2)  la   determinación  del  justiprecio  en  vía  administrativa  (la  determinación  del  valor  de  los  bienes   a  expropiar).  (3)  el  pago  del  justiprecio  y  la  ocupación  efectiva  de  los  bienes.     1-­‐El  acuerdo  de  necesidad  de  ocupación   -­‐El  acuerdo  de  necesidad  de  ocupación  es  la  primera  fase  del  proceso  de  expropiación.  Arts.  15   a  23   LEF.   Para   que   se   de   el   control   judicial   del   AA,   el   bien   ha   de   estar   claramente   delimitado,   si   no   está   determinado   concretamente   no   podrá   ser   judicializado   y   el   AA   será   declarado   nulo,   además  el  poder  judicial,  aplica  el  test  de  proporcionalidad  a  la  hora  de  saber  si  esos  bienes   son   o   no   indispensables   (¿Los   bienes   sirven   a   la   causa   expropiandi?   ¿Son   necesarios   esos   bienes  en  concreto?  ¿El  AA  cumple  el  principio  de  proporcionalidad  en  sentido  estricto?).     8   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     Hay  2   modos   de   llegar   al   acuerdo   de   necesidad   de   ocupación  (al  AA  pertinente):  (1)  El  del  art.   17.1  LEF,  este  principio  encomienda  al  beneficiario  la  exposición  de  una  relación  concreta  e   individualizada,   figurando   en   ella   todos   los   aspectos   materiales   y   jurídicos   de   aquellos   bienes   de  los  que  se  consideren  de  necesaria  expropiación,  queda  más  detallado  en  el  art.   16  REF.     Hay  que  indicar  no  sólo  la  finca  o  el  dominio,  sino  también  el  dueño,  la  afectación  que  tiene   dicho  terreno,  etcétera.  Una  vez  hecha  la  detallada  relación  de  bienes,  se  abre  según  el  art.  18   LEF,  un  trámite  de  información  pública  durante  un  plazo  de  15  días  (la  jurisprudencia  del  TS   dice  que  es   causa   de   nulidad   su   no   publicidad),  el  propio  artículo  aconseja  remitirle  el  trámite   de   publicidad   a   la   antigua   figura   del   gobernador   civil.   Durante   dicho   periodo   de   publicidad,   cualquier  interesado  o  no,  podrá  pedir  que  se  realicen  modificaciones  ante  posibles  errores,   pero   también,   dicha   publicidad   abre   una   vía   para   que   se   alegue   ante   esa   expropiación   (diciendo   que   la   expropiación   de   su   propiedad   no   es   necesaria   para   el   fin   de   la   causa),   este   trámite   de   información   pública   abre   el   proceso   para   rebatir   fundadamente   la   expropiación.   (2)El  segundo  modo  de  llegar  al  acuerdo  de  necesidad  de  ocupación  está  en  el  art.  17.2  LEF,   versa  sobre  obras  y  servicios,  la  necesidad  de  ocupación  se  entenderá  implícita  (debiendo  estar   detallada),   pero   en   ella   los   afectados,   sólo   podrán   oponerse   a   subsanar   errores   materiales   (medidas  de  la  finca,  etcétera),  al  contrario  que  en  el  primer  procedimiento  en  el  que  se  puede   opinar   sobre   la   idoneidad   de   la   expropiación   de   su   propiedad   para   la   consecución   de   dicha   causa   expropiandi,   en   este   segundo   procedimiento   no   se   puede   dar.   Esto   se   debe   a   que   los   particulares  han  podido  oponerse  al  plan  urbanístico  público  (abierto  públicamente)  antes  de   llegar   al   procedimiento   de   la   expropiación   por   esta   declaración   de   necesidad   de   ocupación   tácita,   pero   el   ciudadano   común   no   suele   estar   presentes   en   éstos.   El   art.  20   LEF   habla   sobre   las   alegaciones   que   se   pueden   formular   en   ese   trámite   de   información   pública,   ante   el   órgano   pertinente,  el  cuál  resolverá  en  20  días.   Art.  21.1  LEF,  el  acuerdo  de  necesidad  de  ocupación  inicia  el  expediente  expropiatorio.   Art.   22   LEF,   trata   sobre   los   recursos   pertinentes   que   cabrán   ante   el   expediente   (pero   debe   tratarse  según  la  actual  estructura  estatal  y  no  la  de  1954).  Y  el  art.  22.3  LEF  quedó  derogado   por  el  hecho  de  que  tras  la  CE,  ningún  AA  queda  fuera  del  control  jurisdiccional.   La  relación  de  bienes  expresados  en  la  declaración  de  la  necesidad  de  ocupación  no  podrá  ser   aumentada,   pese   a   que   si   se   admita   que   algún   bien   se   modifique,   retirándose   la   afección   de   la   expropiación  forzosa  del  bien.   El  tema  de  las  expropiaciones  parciales   -­‐Expropiaciones  parciales   (no   confundir   con   las   expropiaciones  no  plenas,   que   privan   de   una   propiedad  dominical  de  la  propiedad,  como  el  vuelo  o  el  subsuelo)  –  El  art.   23   LEF  refleja  que,   este  tipo  de  expropiaciones  que  versan  sobre  una  parte  de  la  propiedad,  podrán  hacerse  tan   sólo  de  una  parte  o  de  la  totalidad,  siendo  el  criterio  utilizado,  que  la  conservación  del  bien,  al   propietario   le   resulte   antieconómica,   el   expropiado   podrá   solicitar   entonces   que   la   AP   expropie   toda   la   propiedad   en   lugar   de   tan   sólo   una   parte.   Art.   46   LEF,   “en  el  supuesto  del   artículo  23,  cuando  la  Administración  rechace  la  expropiación  total  se  incluirá  en  el  justiprecio   la  indemnización  por  los  perjuicios  que  se  produzcan  a  consecuencia  de  la  expropiación  parcial   de  la  finca”,  la  AP  no  está  obligada,  ni  tampoco  debe  expropiar  la  totalidad  de  la  propiedad  si   ello   no   es   necesario,   pero   si   deberá   indemnizar   en   consecuencia   al   daño   ejercido   al   propietario   (el   justiprecio   se   contempla   en   atención   a   los   bienes   expropiados,   pero   también   los   daños   y   perjuicios   vinculados   a   la   expropiación).   Si   al   propietario   le   resulta   interesante   económicamente  mantener  el  resto  de  la  propiedad  (Ej.  La  reconstrucción  de  un  hotel  en  otra   parte  del  terreno  no  expropiado),  también  deberá  ser  indemnizado  ello.     2-­‐El  justiprecio  expropiatorio  y  su  determinación   -­‐La   determinación   del   justiprecio   es   la   segunda   fase   del   procedimiento   de   expropiación.   El   justiprecio  se  regula  con  el  fin  de  pagar  antes  de  expropiar,  y  por  tanto,  de  ocupar,  pero  en  el   procedimiento   de   urgencia   (art.   52   LEF)   se   da   a   la   inversa,   dicho   procedimiento   nace   con     9   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     carácter   marcadamente   excepcional,   pero   se   ha   convertido   en   un   procedimiento   habitual,   quedando  la  práctica  del  previo  pago  bastante  deteriorada.  El  art.  33.3  CE  no  exige  el  previo   pago  de  la  indemnización  (STC  sobre  Rumasa),  por  tanto,  la  CE  contempla  las  leyes  que  llevan   el   pago   indemnizatorio   al   principio   o   al   final   del   procedimiento.   El   TC   dice   que   la   CE   no   habla   de   justiprecio,   lo   que   la   CE   exige   en   su   art.   33.3,   es   que   exista   una   relación   de   equilibrio   entre   el  valor  del  bien  y  el  pago  recibido  (estableciendo  por  tanto  dicho  artículo,  un  valor  mínimo,   pero  no  un  valor  máximo).   No   está   claro   en   el   concepto   de   justiprecio,   si   éste   debe   llegar   sólo   al   valor   de   mercado   o   aunarse   al   valor   de   sustitución   o   algún   otro   aspecto   más.   En   relación   con   el   art.   47   CE   “La   comunidad  participará  en  las  plusvalías  que  genere  la  acción  urbanística  de  los  entes  públicos”,   ello  quiere  decir  que  el  justiprecio  no  debe  de  atender  a  las  especulaciones  del  mercado  por   posibles  reconversiones  de  rustico  a  urbano,  etcétera.   El   justiprecio   se   calculará   en   referente   a   la   tasación   del   bien   con   arreglo   al   valor   que   éste   tenga  al  tiempo  de  iniciarse  el  expediente  expropiatorio  de  justiprecio,  sin  tenerse  en  cuanta   las  plusvalías  que  sean  consecuencia  directa  del  plano  o  proyecto  de  obras  que  dan  lugar  a  la   expropiación  y  las  previsibles  para  el  futuro,  es  decir,  según  el  valor  en  un  día  concreto,  art.   36.1  LEF.  Si  se  alegan  perjuicios  adicionales  (Ej.  Debe  construir  un  muro  para  evitar  algo,  una   vez  se  haya  realizado  la  expropiación),  el  expropiado  deberá  probarlos,  recae  sobre  él  la  carga   de  la  prueba,  pero  se  indemnizarán.     La  ley  no  puede  tener  en  cuenta  los  componentes  subjetivos  del  bien  (Ej.  El  aprecio  que  se  le   tenga   al   bien,   por   ser   la   finca   familiar),   pero   aún   así,   el   art.   47   LEF,   “en   todos   los   casos   de   expropiación  se  abonará  al  expropiado,  además  del  justo  precio  fijado  en  la  forma  establecida  en   los  artículos  anteriores,  un  5  por  100  como  premio  de  afección”,  intentando  con  ello  que    quede   reflejado  el  posible  componente  subjetivo  del  expropiado  hacia  el  bien.   Art.   24   LEF,   refleja   la   posibilidad   de   acuerdo   a   la   hora   de   llegar   al   justiprecio,   mediante   convenio  con  la  AP.  Según  el  art.  26  REF,  la  cuantía  que  se  acuerde  será  considerada  partida   alzada   por   todos   los   conceptos,   es   decir,   se   ve   satisfecho   con   el   montante   económico   (sin   poder   solicitar   intereses   de   demora,   ni   ningún   otro   concepto   anejo,   siempre   que   no   esté   incluido   en   el   montante   acordado,   debiéndose   incluir   por   tanto,   cláusulas   para   evitar   el   impago   de   intereses   en   caso   de   demora,   además   ha   de   incluirse   el   5%   de   afección,   en   caso   de   no  estar  solicitado  en  el  montante  acordado,  no  regirá).   Si   fracasa   el   procedimiento   convencional   del   art.  24  LEF,   se   abrirá   un   procedimiento   ante   un   arbitral   de   la   AP,   se   da   el   procedimiento   previo   en   los   arts.   29,   30   y   31   LEF.   En   dicho   procedimiento   se   da   la   hoja   de   aprecio,   donde   el   expropiado   refleja   la   cuantía   que   pide,   pasando   ésta   al   beneficiario   o   expropiante   (puede   aceptarla   o   rechazarla),   en   caso   de   rechazarla,  la  AP  creará  otra  hoja  de  aprecio  sobre  el  bien,  y  si  el  expropiado  lo  rechaza,  pasará   al   órgano   arbitral   (el   Jurado   de   Expropiación).   Las   hojas   de   aprecio   tienen   un   gran   valor   jurídico,  en  ellas  las  partes  fijan  sus  posiciones  y  no  pueden  ser  modificadas  posteriormente   (el  expropiado  no  podrá  pedir  más  de  lo  que  pidió  en  ella  y  el  expropiante  o  beneficiario  de  la   expropiación  no  podrá  ofrecer  menos).  El  Jurado  de  Expropiación  está  vinculado  a  las  hojas   de   aprecio   según   el   art.   34   LEF,   es   decir,   deberá   fijar   su   resolución   entre   los   márgenes   económicos  que  permitan  las  hojas  de  aprecio.  Al  igual  que  también  lo  estará  el  juez  C-­‐A  en   caso   de   llegarse   a   la   vía   C-­‐A,   en   virtud   al   principio   de   congruencia   (resolver   dentro   de   las   pretensiones  de  las  partes),  pese  a  que  en  posteriores  informes  periciales  durante  el  proceso   C-­‐A  se  dicte  una  cuantía  superior,  el  juez  deberá  acogerse  a  lo  fijado  como  máximo  y  mínimo   en  las  hojas  de  aprecio.     Los  Jurados  de  Expropiación  y  los  criterios  de  valoración  del  bien  expropiado   -­‐El  Jurado  de  Expropiación,  es  un  órgano  administrativo  muy  singular  por  su  composición,  el   art.   32   LEF   enumera   sus   miembros,   lo   preside   un   magistrado   y   4   vocales   (1   Abogado   del   Estado   de   la   respectiva   Delegación   de   Hacienda,   1   funcionario   técnico   designado   por   la     10   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     Jefatura  Provincial  o  Distrito  correspondiente,  que  variará  según  la  naturaleza  del  bien  objeto   de  la  expropiación,  1  representante  de  la  Cámara  oficial  sindical  agraria  o  un  representante  de   la  C.N.S.  según  el  caso  de  la  expropiación,  y  1  Notario  de  libre  designación  por  el  decano  del   Colegio   Notarial   correspondiente),   debido   a   lo   variado   de   este   Jurado,   se   presume   que   el   jurado  dicta  un  justiprecio  equitativo,  por  tanto,  quien  reclame    la  resolución  del  jurado  en  vía   C-­‐A,  deberá  argumentar  lo  contrario  a  lo  dicho  por  el  jurado.   Recursos   de   los   J.P.E.  (Jurados  provinciales  expropiatorios),  están  integrados  como  órganos   de  la  A.P.E.  (administración  periférica  del  Estado).  Si  el  expropiante  es  la  AGE,  deberá  declarar   la   lesividad   del   acto   antes   de   poder   acudir   a   la   vía   C-­‐A,   en   caso   de   ser   una   CA   o   cualquier   otro   sujeto,   seguirá   el   curso   normal.   También   existen   los   J.A.E   (Jurados   autonómicos   expropiatorios)   en   algunas   CCAA,   siguen   siendo   de   la   administración   periférica   del   Estado,   coexisten   con   los   J.P.E.,   los   autonómicos   atienden   a   las   expropiaciones   de   las   CCAA   y   de   las   entidades  locales,  en  el  caso  de  las  expropiaciones  por  parte  de  las  CCAA  deberá  acudir  a  la   declaración  de  lesividad  previa  del  acto  para  poder  impugnarlo  en  vía  C-­‐A.     El   TC   ha   precisado   que   el   Estado   tiene   competencia   exclusiva   sobre   la   materia   de   expropiación   forzosa,   art.   149.1.8   CE,   nada   se   opone   a   la   existencia   de   jurados   autonómicos   (en  virtud  a  la  auto-­‐organización  reflejada  en  la  CE  de  las  CCAA),  pero  éstos  deben  atender  a   las   leyes   generales   estatales   (no   pueden   resolver   con   criterios   de   tasación   distintos   a   los   estatales).   -­‐Los  criterios  de  valoración  se  establecen  en  torno  a  los  valores  fiscales  de  los  bienes  (es  decir,   a  raíz  de  cuanto  los  valora  el  propietario  para  pagar  por  él  fiscalmente),  a  los  valores  que  se   declaran,   pero   debido   a   la   distancia   entre   esos   valores   y   los   reales,   en   el  art.  43   LEF,   atribuye   a   los   jurados   de   expropiación   y   a   los   jueces   C-­‐A,   la   facultad   para   que   cuando   existiese   una   diferencia  tangible  entre  el  valor  fiscal  y  el  valor  real  del  bien,  pudiesen  usar  otros  criterios   estimativos,   motivados   sin   ningún   límite,   con   el   fin   de   alcanzar   el   justiprecio   expropiatorio   reputado   como   justo,   esta   posibilidad   se   reputó   como   subsidiaria,   pese   a   que   en   la   práctica   se   acuda  sistemáticamente  a  ella  para  hallar  el  justiprecio  por  jurados  y  jueces.   El  texto  refundido  de  la  ley  del  suelo  de  2008  ha  modificado  lo  dispuesto  en  el  art.  43  LEF,  en   el  sentido  de  que  el  art.  43  subsiste  tal  y  como  hasta  ahora,  con  una  excepción,  la  del  art.  43.2,     “Se  seguirá  este  mismo  sistema  estimativo  en  los  casos  de  expropiación  de  bienes  muebles  que  no   tengan  criterio  particular  de  valoración  señalado  por  leyes  especiales”,  pero  no  los  inmuebles,   ello  surge  a  raíz  de  las  desigualdades  surgidas  por  las  leyes  del  suelo,  se  valorará  como  rural   pese   a   que   el   terreno   sea   declarado   urbanizable,   sólo   se   contarán   las   plusvalías   como   terreno   urbano,   si   hubiesen   comenzado   a   construir,   pagándose   los   informes,   construcciones   realizadas,   etcétera.   En   síntesis,   el   legislador   excluye   las   plusvalías   y   las   expectativas   que   genere  el  terreno  en  el  mercado  privado.     3-­‐El  pago  y  la  ocupación   -­‐Una   vez   fijado   el   justiprecio   se   procede   al   pago   y   la   posesión,   arts.   48   a   51   LEF,   al   ser   el   procedimiento  ordinario,  se  paga  antes  de  ocupar  el  bien.  No  se  puede  ocupar  el  bien  hasta  no   haber   pagado   el   bien   previamente.   El   pago   es   en   dinero,   salvo   en   las   expropiaciones   urbanísticas,   en   las   cuales   se   podrá   dar   el   pago   en   “especie”   (una   finca   o   terreno   de   similar   valor),   pero   esto   será   si   el   expropiado   lo   contempla.   En   el   art.   50   LEF   se   contempla   la   posibilidad  de  consignar  el  dinero  por  parte  del  expropiante  mientras  se  realiza  el  litigio  en  el   C-­‐A.  En  el  art.   8.6   LJC-­‐A    y  art.   51   LEF,  hablan  sobre  los  lugares  que  necesiten  autorización   judicial  para  entrar,  sea  un  domicilio  o  demás.     Las  expropiaciones  urgentes   -­‐Expresamente   regulado   en   el   art.   52   LEF.   Primero   se   ocupa   y   después   se   paga,   es   un   procedimiento   que   ya   era   conocido   antes   de   la   ley   de   1954,   y   es   contemplado   en   dicha   ley,   pese   a   que   su   pretensión   es   de   restringirlo,   denotándolo   así   en   el   principio   de   la   redacción   de     11   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     dicho  artículo,  excepcionalmente,  pese  a  que  no  lo  haya  conseguido,  por  la  comodidad  que  este   procedimiento   supone   para   la   AP.   Pero   ese   proceder   administrativo   es   censurable,   se   ha   permitido   debido   a   que   el   TS   ha   sido   condescendiente   con   este   aspecto,   el   TS   no   se   consideraba   habilitado   para   actuar   sobre   esos   actos   y   además   lo   consideraba   un   acto   discrecional,  por  tanto,  no  se  inmiscuía  en  exceso  en  él,  hoy  ya  es  un  control  pleno  el  que  se  da   sobre   dicho   procedimiento.   Al   caber   expropiaciones   con   pago   postergado   visto   anteriormente,  se  considera  que  las  urgentes  no  son  tampoco  inconstitucionales.   Art.   56.1   REF,   exige   la   publicidad   previa,   además   la   jurisprudencia   a   partir   del   año   2009   también  lo  exige.   El   art.  52   LEF,   exige   la   excepcionalidad   de   la   situación   para   acudir   a   la   vía   de   la   expropiación   urgente,   dicha   expropiación   debe   estar   debidamente   motivada   (en   realidad,   todos   los   AA   deben  estar  motivados)  y  además  mediante  acuerdo  del  Consejo  de  Ministros  (debido  a  que   está  pensada  para  1954,  será  del  Consejo  de  Ministros  cuando  expropie  el  Estado,  el  Consejo   autonómico  cuando  expropie  la  CA,  y  cuando  expropie  un  ayuntamiento  la  potestad  será  de   este,  pero  la  declaración  de  urgencia  compete  al  Gobierno  autonómico,  no  figura  en  ninguna   ley,  pero  si  figura  como  competencia  gubernamental  en  las  leyes  de  gobierno  autonómicas,  en   las  competencias  autonómicas.  Por  tanto,  el  ayuntamiento  tiene  vedada  dictar  la  declaración   de   urgencia).   Se   acude   al   procedimiento   de   urgencia   para   una   obra   específica,   pero   no   para   todas  las  obras  de  un  plan,  los  efectos  que  tiene  el  procedimiento  son  8  (mirar  la  ley).     GARANTIAS  DEL  EXPROPIADO  (G.  Justiprecio,  G.  Jurisdiccionales  y  D.  De  reversión)     La  garantía  del  justiprecio:  los  intereses  de  demora  y  la  retasación   -­‐Arts.   56   y   57   LEF,   el   art.   56   se   refiere   a   la   tardanza   de   fijar   el   justiprecio   en   vía   administrativa,   desde   el   acuerdo   de   ocupación   no   pueden   trascurrir   más   de   6   meses.   La   responsabilidad  puede  variar,  puede  ser  de  la  AP,  del  expropiado  (por  que  obstaculiza)  o  del   beneficiario,   pero   normalmente   recaerá   sobre   el   jurado   de   expropiación,   pero   deberá   estudiarse  en  cada  caso,  recayendo  le  pago  de  intereses  sobre  quién  corresponda  la  demora.   Aquí   no   existen   los   plazos   de   intereses   que   deben   ser   reclamados,   como   en   el   resto   de   situaciones  frente  a  la  AP,  estos  intereses  corren  a  partir  de  los  6  meses  tras  la  ocupación  del   terreno,   sin   tener   que   ser   devengados   por   el   interesado.   El   art.   52.8   LEF   dice   que   los   intereses   del   art.   56   (especialidad,   leer,   STS   23/2/2010,   Rc.   1608/2006)   se   girarán   con   una  especialidad  con  respecto  a  sus  intereses,  a  modo  compensatorio  por  ser  urgente.   Los   intereses   de   demora   es   el   interés   legal   del   dinero,   que   se   fijan   todos   los   años   en   los   P.G.E.   Pero   en   momentos   históricos   en   los   que   no   se   adecuaba   el   interés   legal   del   dinero   a   la   realidad  monetaria,  es  el  art.  58  LEF,  el  que  incluye  la  retasación,  es  decir  una  nueva  tasación   del  bien,    trascurridos  4  años  (se  ha  modificado  recientemente),  dicho  artículo  conlleva  volver   a  fijar  un  nuevo  justiprecio,  fijando  como  mínimo  el  anterior,  en  casos  de  impago  por  parte  de   la  AP  transcurridos  esos  4  años.     El   justiprecio   habrá   de   fijarse   entre   las   cuantías   presentes   en   las   hojas   de   apreciación,   debido   al   principio   de   congruencia   de   la   LJC-­‐A,   por   el   cual   el   juez   no   podrá   dictar   otro   precio   distinto   a  los  márgenes  de  ésta  como  máximo  y  mínimo.  Y  el  jurado  de  expropiación  también  deberá   fijarse  a  estos  márgenes,  según  el  art.  34  LEF.     Las  garantías  jurisdiccionales  del  expropiado   -­‐Son  una  garantía  constitucional  del  art.  24  CE  (tutela  judicial  efectiva).  Están  reguladas  en  el   art.  125   LEF,   se   refiere   a   la   vía   de   hecho   expropiatoria   (señala   cuando   se   produce   una   vía   de   hecho   administrativa   en   vía   expropiatoria),   son   4   requisitos:   1-­‐si   no   se   da   la   declaración   de   interés  social  o  utilidad  pública,  2-­‐necesidad  de  ocupación,  3-­‐previo  pago  o  consignación  en  el   procedimiento  normal,  y  en  4-­‐el  de  urgencia  habrá  de  darse  el  pago  o  la  consignación  mínima   al  menos,  sino  se  cumplen  estos  presupuestos  se  incurre  en  vía  de  hecho,  pudiendo  acudirse  a     12   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     la  jurisprudencia  C-­‐A  (debido  a  que  la  jurisprudencia  civil  dice  que  existiendo  proceso  C-­‐A,  no   se   usarán   los   interdictos   posesorios   civiles).   El   art.   126.1   LEF   establece   una   excepción   derogada   por   el   art.   24   CE,   el   art.   126.2   LEF   establece   un   requisito   para   poder   discutir   el   justiprecio  expropiatorio,  que  también  está  derogado  por  el  art.  24  CE  según  el  TS.     El  derecho  de  reversión  (AULA  VIRTUAL)   -­‐Esta  directamente  vinculado  con  la  causa  expropiandi,  dicha  causa  se  declara  previamente  a   la  expropiación  forzosa.  A  los  expropiados,  la  causa  expropiandi  le  resulta  de  mucha  utilidad,   debido   a   que   les   permite   ejercer   el   derecho   de   reversión   para   recuperar   el   bien   si   la   causa   expropiandi  no  se  llevó  a  cabo,  devolviendo  el  dinero  debidamente  actualizado.  La  ley  señala   que   es   requisito   inexcusable   la   devolución   del   dinero   para   recuperar   el   bien.   Es   un   derecho   que   no   figura   en   el   art.   33.3   CE,   no   forma   parte   de   las   garantías   constitucionales   de   la   expropiación   forzosa   por   tanto,   el   TC   apunta   que   el   legislador   podría   excluir   el   derecho   de   reversión  en  algún  caso  al  no  estar  en  el  33.3  CE,  debido  a  que  es  un  derecho  de  configuración   legal,  dándole  al  legislador  un  amplio  margen.  En  consecuencia,  la  redacción  del  art.   54  LEF,   que  es  el  precepto  clave  junto  al  art.   55   LEF.  La  clave  está  en  el  párrafo  segundo,  cuando  no   hay  derecho  de  reversión.  *art.54.2.   El   derecho   de   reversión   es   un   derecho   autónomo   con   identidad   propia,   que   se   rige   por   las   normas  vigentes  al  momento  de  ejercerse  (tomando  en  cuenta  la  fecha  de  5  de  noviembre  de   1999,   como   cambio   normativo   que   modificó   la   redacción   del   art.   54   LEF,   la   fecha   en   la   que   se   ejerce   el   derecho   de   reversión),   modificándolo   la   disposición   adicional   5ª   de   la   Ley   de   5   de   noviembre  de  1999,  Ley  38/1999  de  ordenación  de  la  edificación.     Las  expropiaciones  legislativas  (AULA  VIRTUAL)     Lección  3  –  Teoría  general  de  los  bienes  públicos     3.1.Planteamiento  general  y  contexto  constitucional  y  3.2.Clases  de  bienes  públicos:  el   dominio  público  y  el  patrimonio  privado  de  las  Administraciones  públicas   -­‐Hay   2   grandes   tipos   de   bienes   públicos,   los   de   dominio   público,   y   los   llamados   bienes   patrimoniales  (cuyo  régimen  jurídico  es  distinto  al  de  los  de  dominio  público).   La   Ley   de   patrimonio   público,   en   relación   con   los   bienes   patrimoniales   contiene   una   legislación   extensa,   y   en   lo   referente   a   los   bienes   de   dominio   público   (demaniales)   actúa   de   manera  subsidiaria  ante  leyes  especiales  (sectoriales).  Es  una  ley  que  tiene  un  peculiar  ámbito   de   aplicación,   conteniendo   y   preceptos   que   se   aplican   a   todos   los   bienes   públicos,   y   otros   preceptos  que  sólo  se  aplican  a  los  bienes  del  Estado  (preceptos  básicos  de  aplicación  general   al  dominio  público  local,  autonómico  y  estatal,  o  preceptos  de  aplicación  únicamente  estatal).   Un  bien  público,  es  un  bien  de  titularidad  de  una  AP,  éstos  se  dividen  en,  bienes  de  dominio   público  y  bienes  patrimoniales  de  la  AP,  los  primeros  están  fuera  del  tráfico  jurídico,  debido  a   que   son   inalienables   (no   se   puede   vender),   imprescriptibles   (no   se   puede   adquirir   por   prescripción)  e  inembargables  (no  se  puede  embargar).   Los   bienes   patrimoniales   son   bienes   que   están   bajo   la   titularidad   de   una   AP,   pero   pueden   venderse,   por   tanto,   son   alienables,   son   también   prescriptibles   (se   pueden   ganar   por   usucapión),  y  algunos  de  ellos  son  embargables  (todos  no  lo  son,  art.  30  LPAP).   Art.  3  LPAP,  el  patrimonio  de  la  AP  está  constituido  por  el  conjunto  de  sus  bienes  y  derechos,   cualquiera   que   sea   su   naturaleza   y   el   título   de   se   adquisición   o   aquel   en   virtud   del   cual   les   hayan  sido  atribuidos.   Art.   4   LPAP,   los   bienes   y   derechos   que   integran   el   patrimonio   de   las   AP   pueden   ser   de   dominio  público  o  demaniales  y  de  dominio  privado  o  patrimoniales.     13   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     Arts.   5   y   7   LPAP,   definen   cuales   son   bienes   públicos   y   cuales   son   patrimoniales,   respectivamente,  reside  en  la  afectación  al  uso  general  o  a  un  servicio  público,  es  la  seña  de   identidad   de   los   bienes   de   dominio   público.   Un   bien   patrimonial   no   está   afectado   al   uso   o   servicio   público,   sí   cumple   funciones   públicas,   satisface   un   servicio   público,   pero   no   está   afectado  al  uso  o  servicio  público,  por  ello  su  protección  jurídica  es  menor.   Arts.   6   y   8   LPAP,   principios   relativos   a   los   bienes   y   derechos   públicos   y   patrimoniales,   respectivamente.   El  art.  132.1  CE,  no  tiene  precedentes  en  derecho  comparado,  en  él  se  dice  que  la  ley  regulará   el  régimen  jurídico  de  los  bienes  de  dominio  público  y  de  los  comunales  (que  son  distintos),   inspirándose   en   la   inalienabilidad,   imprescriptibilidad   e   inembargabilidad,   y   también   la   desafección  del  bien  de  dominio  público,  esta  vía  permite  afectar  y  desafectar  un  bien,  con  el   carácter   de   dominio   público.   De   la   doctrina   constitucional   se   desprende   que   la   afectación   y   desafectación   de   los   bienes   públicos   se   realiza   mediante   leyes   estatales,   en   lugar   de   autonómicas   (entrando   en   juego   el   sistema   bases-­‐desarrollo,   dándose   una   ley   de   bases   básica   estatal  en  la  regulación  de  los  bienes  de  dominio  público,  a  los  que  abre  la  puerta  el  art.  132.1   CE).   Han   de   ser   regulados   mediante   ley,   la   extensión   de   la   denominación   de   que   bienes   son   regulables   mediante   ley,   el   legislador   además,   ha   de   regular   la   utilización   de   esos   bienes   públicos,   así   como   también   ha   de   regular   la   ley   la   afectación   y   desafectación   de   los   bienes,   también  parece  claro  que  la  ley  ha  de  regular  las  potestades  para  la  defensa  de  los  bienes  de   dominio   público   (como   lo   es   la   sancionadora   y   otras   potestades   como   el   desahucio   a   ocupantes   de   dominio   público),   todo   ello   es   el   alcance   de   la   reserva   de   ley,   es   decir,   lo   que   ha   de  regularse  mediante  ley  y  no  mediante  reglamento.  Además,  el  art.  132.1  CE  habla  de  que  no   sólo   habrán   de   ser   regulados   los   bienes   de   dominio   público,   sino   también,   los   bienes   comunales  de  esta  manera.   Los   bienes   comunales,   son   bienes   del   dominio   público   local,   bienes   de   las   entidades   locales   y   que  son  de  dominio  público,  y  por  ello  son  inalienables,  imprescriptibles  e  inembargables,  lo   que   los   caracteriza   es   que   su   destino   o   aprovechamiento   es   el   de   servir   al   común   de   los   vecinos  (pastos  y  montes).  *Buscar  regulación  de  los  bienes  comunales.  Arts.  75,  78  y  82.3   del  texto  refundido  de  Régimen  local  y  Sección  3  (arts.  94  y  ss.)  del  Reglamento  de  los  bienes   de  las  entidades  locales.   Es  el  legislador  quién  ha  de  decidir  que  bienes  son  de  dominio  público  ¿puede  ser  cualquier   bien?,   no,   el   legislador   tiene   unos   límites   a   la   hora   de   afectar   o   desafectar   un   bien.   El   TC   ha   dicho  que  de  los  principios  y  derechos  que  la  CE  consagra,  cabe  deducir  que  se  trata  de  una   facultad  limitada,  que  no  puede  ser  usada  para  situar  fuera  del  comercio  cualquier  bien  que   no  sea  de  la  forma  para  que  se  garantice  un  servicio  público,  atendiendo  así  a  un  criterio  de   proporcionalidad   y   necesidad   para   que   el   legislador   pueda   afectar   o   no   un   bien   de   dominio   público.   El  art.   132.2   CE,  remite  a  desarrollo  mediante  ley,  los  bienes  que  determine  el  legislador,  y   fija   como   dominio   público   por   imperativo   constitucional,   la   zona   marítimo-­‐terrestre,   las   playas,   el   mar   territorial   y   los   recursos   naturales   de   la   zona   económica   y   la   plataforma   continental.   Este   artículo   debe   ser   apoyado   con   otras   legislaciones   en   los   casos   del   mar   territorial,   la   ZEE   y   la   plataforma   continental,   dejando   sólo   al   legislador   la   fijación   de   los   conceptos   de   zona   marítimo-­‐terrestre   y   el   concepto   de   playa.   En   los   casos   de   confrontación   entre   AP   con   titularidades   sobre   bienes   de   dominio   público   coincidentes,   según   el   TC,   ser   titular  de  un  dominio  público  no  asigna  competencias  alguna,  las  competencias  para  una  AP  se   derivan   de   las   leyes   (para   el   encastre   entre   las   zonas   marítimo-­‐terrestres   con   las   competencias   urbanísticas   de   los   ayuntamientos,   suponiendo   un   choque   entre   bienes   de   dominio  público  estatal  y  local,  distribuyéndose  las  competencias  en  virtud  de  la  asignación   de  éstas).   El  art.  132.3  CE,  se  refiere  a  los  bienes  públicos  patrimoniales  y  a  los  del  patrimonio  nacional.   Los   patrimoniales   son   aquellos   no   afectados   a   un   uso   público,   pero   en   todo   caso,   cumplen     14   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     funciones  públicas,  con  una  regulación  distinta  a  los  bienes  de  dominio  público,  la  CE  no  dice   en  que  criterio  han  de  basarse  para  decir  cuando  es  un  bien  público  o  uno  patrimonial,  pero  si   nos   dice   que   la   ley   deberá   velar   por   su   administración,   defensa   y   conservación.   La   CE   está   obligando  a  que  la  misma  ley  que  declare  que  es  un  bien  patrimonial,  deberá  prever  la  defensa   y  la  conservación  de  éste,  con  la  finalidad  de  evitar  la  perdida  de  masas  patrimoniales  de  la   AP.   La   referencia   que   hace   al   patrimonio   nacional   (el   conjunto   de   bienes   que   se   ponen   al   servicio  del  rey  y  de  la  casa  real  para  el  desarrollo  de  sus  funciones,  son  bienes  que  se  ceden  a   la   jefatura   del   Estado),   el   régimen   de   los   bienes   de   patrimonio   nacional   es   el   mismo   que   el   de   los  bienes  de  dominio  público  (inalienables,  imprescriptibles  e  inembargables).     3.3.Régimen  de  adquisición  de  los  bienes  públicos   -­‐Arts.   15   a   27   LPAP,  estos  artículos  regulan  las  formulas  mediante  las  que  las  AP  adquiere   sus   bienes.   Art.   16   LPAP,   los   bienes   y   derechos   de   la   AGE   y   sus   organismos   públicos   se   entienden  adquiridos  de  nuevas  con  el  carácter  de  patrimoniales,  sin  perjuicio  de  su  posterior   afectación  al  uso  general  o  al  servicio  público.  Los  modos  de  adquirir  los  enumera  el  art.   15   LPAP   (extrapolación   del   609   C.Civil),   los   modos   de   adquirir   de   las   AP   son,   1-­‐por  atribución  de   la   ley   (que   una   ley   le   atribuya   la   titularidad   de   los   bienes   a   la   AP),   2-­‐a   título   oneroso,   con   ejercicio   o   no   de   la   potestad   de   expropiación,   3-­‐por   herencia,   legado   o   donación,   que   podrá   estar  afectado  a  un  fin  concreto  o  no  (en  cuyo  caso  bastarán  30  años  asignados  a  ese  fin  para   cumplir   con   ese   requerimiento   y   que   los   herederos   no   puedan   solicitar   la   revocación   de   la   donación),  4-­‐por  prescripción,  y  5-­‐por  ocupación.  Además,  el  art.  17  LPAP  expresa  el  modo  de   adquirir   los   bienes   mostrencos   (inmuebles   carente   de   dueño,   los   inmuebles   vacantes),   en   virtud  de  este  artículo,  todo  inmueble  vacante  y  sin  propietario  conocido,  pertenece  a  la  AGE   por  atribución  de  la  ley,  con  la  única  limitación  de  que  exista  un  poseedor  a  título  de  dueño  en   dicho  bien.  Se  ha  debatido  porque  no  ha  de  darse  esta  atribución  de  adquirir  a  las  CCAA  o  a  los   entes  locales,  en  lugar  de  directamente  a  la  AGE  (alguna  ley  autonómica  lo  ha  intentado  y  ha   sido  declara  inconstitucional),  pues  la  competencia  en  materia  civil  es  única  del  Estado,  y  un   inmueble   vacante   atañe   al   tráfico   jurídico   civil,   por   ello   la   LPAP   puede   otorgarle   la   titularidad   a   un   ente   u   otro,   pero   ésta   ha   sido   otorgada   por   el   legislador   al   Estado.   El   art.   18   LPAP,   contiene  otro  modo  de  adquirir,  en  referente  a  los  saldos  y  depósitos  en  cajas  de  seguridad  de   los   bancos,   etcétera,   art.   18.1,   otorgándose   a   la   AGE   los   valores,   dinero   y   demás   bienes   muebles  depositados  en  bancos,  cuando  no  se  hubiese  practicado  gestión  alguna  en  el  plazo   de  20  años  (este  precepto  opera  con  saldos  y  con  otros  bienes  muebles,  como  cuadros  en  cajas   de  seguridad  y  demás),  todo  lo  demás  que  no  sea  dinero,  está  destinado  a  la  enajenación,  pero   en  relación  con  el  dinero  se  plantea  el  problema  que  plantea  el  art.  3  de  la  propia  ley,  dicho   artículo  excluye  al  dinero,  los  valores  y  los  créditos,  no  forman  parte  del  patrimonio  estatal;  la   propia  ley  señala  en  el  art.  18.3  LPAP,  que  las  entidades  bancarias  deberán  informar  de  estos   depósitos,   bajo   pena   de   sanción   administrativa.   Además   hay   otros   modos   de   adquisición   de   bienes  mediante  leyes  sectoriales,  como  la  de  patrimonio  artístico  o  la  portuaria.   *Leer  art.  74  Ley  de  régimen  jurídico  de  entidades  locales.   Arts.  19  y  24  LPAP,   adquisición   a   título   oneroso   (mediante   compra   venta,   regulado   en   la   ley   de  contratos)  y  aquellas  adquisiciones  también  a  título  oneroso,  derivadas  del  ejercicio  de  la   potestad  expropiatoria.   Art.   20   LPAP,   mediante   herencia   en   el   que   el   beneficiario   es   el   Estado.   En   el   C.Civil   cabe   la   posibilidad  de  que  la  herencia  sea  a  beneficio  de  inventario  o  no,  pero,  en  este  caso  (cuando  el   beneficiario   es   el   Estado)   se   entenderá   siempre   hecha   a   beneficio   de   inventario,   por   tanto,   no   estará  sujeta  a  la  potestad  de  elegir  la  opción  de  a  beneficio  de  inventario  o  no.   Art.   21   LPAP,   adquisiciones   a   título   gratuito,   un   particular   cede   o   dona   al   Estado.   Según   el   C.Civil   las   donaciones   pueden   destinarse   a   un   fin   específico,   si   ese   fin   cambiase,   el   donante   podrá  reclamarlo,  en  el  art.  21.4  se  eximen  de  esa  condición  en  el  caso  de  que  los  bienes  hayan   estado  destinados  30  años  al  fin  para  el  que  fueron  donados.     15   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     Art.  22  LPAP,  la  prescripción  como  modo  de  adquirir,  basándose  en  la  regulación  del  C.Civil.   Art.  23  LPAP,  la  ocupación,  también  regulada  según  el  C.Civil.   Arts.  25  y  26  LPAP,   adquisición   de   bienes   en   los   procedimiento   de   ejecución   ante   impagos   y   de  adjudicación  en  otros  procedimiento  judiciales  o  administrativos  (embargos).     3.4.Protección  y  defensa  de  los  bienes  públicos:  catálogos  e  inventarios,  la  potestad  de   investigación,  el  deslinde,  la  recuperación  de  oficio  y  el  desahucio  administrativo   -­‐Arts.  28  a  64  LPAP.  El  objetivo  es  garantizar  la  afectación  de  dominio  público,  art.  28  LPAP,   las  AP  están  obligadas  a  proteger  y  defender  su  patrimonio   (es   un   deber   legal   y   no   una   facultad   discrecional).   Arts.   61   y   183   LPAP,   reflejan   el   principio   general   de   colaboración   entre   AP.   Existen   más   de   6000   municipios   de   España,   en   los   que   se   da   una   carencia   de   medios   de   coacción   (fuerzas   policiales   locales)   para   proteger   sus   masas   patrimoniales   públicas,   esa   protección  la  ejercen  los  municipios  con  la  ayuda  material  de  las  fuerzas  estatales  del  orden.   Además,   existe   la   obligación   de   proteger   la   propiedad   a   los   concesionarios   de   propiedades   públicas.   Arts.   38   y   39   LPAP,   obligación   de   los   registradores   de   propiedad   de   comunicar   inscripciones   que   vulneren   el   dominio   público,   como   también   lo   están   las   personas   en   general,  etcétera.   El   art.   30   LPAP,   régimen   de   disponibilidad   de   los   bienes   y   derechos,   inalienables,   imprescriptibles   e   inembargables   art.   30.2,   los   bienes   y   derechos   patrimoniales   podrán   ser   enajenados  en  su  mayoría  de  casos  en  concurso  público,  también  podrán  ser  adquiridos  por   prescripción  adquisitiva  por  terceros  según  lo  dispuesto  en  el  C.Civil.  El  art.  30.3  viene  a  raíz   de  la  STC  que  habrá  que  leer,  no  podrán  ser  embargados  los  bienes  patrimoniales  por  una   orden  judicial,  si  éstos  se  encentran  materialmente  afectados  a  un  servicio  o  función  pública.   El   art.   32   LPAP,   obliga   a   las   AP   a   formar   inventario   (un   registro   administrativo)   con   sus   bienes  patrimoniales  y  de  dominio  público.   Art.   36.1   LPAP,   las   AP   deben   inscribir   obligatoriamente   en   el   Registro   de   la   propiedad,   dándose   una   obligatoriedad   de   inscripción   (aquellos   bienes   que   sean   susceptibles   de   inscripción),  si  no  se  inscribe,  seguirá  siendo  de  dominio  público,  pero  no  tendrá  la  protección   que  el  Registro  de  la  propiedad  ofrece.   Arts.   41   a   59   LPAP,  art.   41,  enumeración  de  facultades  y  prerrogativas  para  la  protección  del   patrimonio  de  la  AP.  Art  43  (*LEER  con  atención,  las  prerrogativas  del  art.  41  LPAP  deberán   ser  combatidas  en  vía  C-­‐A,  cuestiones  de  competencia  y  procedimiento),  el  fondo  del  asunto,   corresponderá   a   la   jurisdicción   civil   (presentando   previamente   una   reclamación   en   vía   administrativa),  sólo  se  usará  la  jurisdicción  C-­‐A  en  cuando  al  objeto  (deslinde  por  ejemplo),   se  de  según  este  artículo,  una  dualidad  de  jurisdicción.   La  1ª  prerrogativa,  art.   45,  las  AP  tienen  la  facultad   de   investigar  la  situación  de  los  bienes  y   derechos   que   presumiblemente   formen   parte   de   su   patrimonio,   con   el   fin   de   determinar   la   facultad   de   los   bienes   (si   es   o   no   un   bien   público),   el   control   judicial   que   concluirá   las   investigaciones,   según   el   objeto,   será   tarea   de   la   jurisdicción   civil,   en   caso   de   que   se   ataque   la   falta  de  competencia  de  la  AP  para  investigar,  lo  tratará  la  jurisdicción  C-­‐A.   La  2ª,  potestad  de  deslinde,  arts.  50  a  54,  el  art.  50  dice  que  las  AP  podrán  deslindar  los  bienes   de   su   patrimonio   o   de   otros   pertenecientes   a   terceros,   cuando   los   límites   entre   ellos   sean   imprecisos   o   existan   indicios   de   usurpación   (delimitar   físicamente   hasta   donde   llega   el   patrimonio   público   y   donde   comienza   el   del   tercero   particular),   dicha   potestad   de   deslinde   concluye  con  un  procedimiento  ejecutivo  y  ejecutorio  (es  decir,  es  un  AA),  según  el  TC,  ese  AA   declara   la   posesión   del   bien,   la   AP   no   puede   declararse   propietario,   tan   sólo   poseedora   mediante  dicha  potestad  de  deslinde,  según  el  TS  la  potestad  administrativa  de  deslinde  podrá   combatir  la  posesión  de  un  particular,  pero  si  ese  particular  opone  al  deslinde  administrativo  un   título   de   registro   de   propiedad,   la   AP   deberá   acudir   a   la   jurisdicción   civil   en   ese   caso   para   combatírselo   al   particular   (el   título   pesa   y   la   AP   no   ha   podido   recuperar   bienes   frente   a   terceros  con  título).  Hay  3  leyes  especiales  que  se  enfrentan  de  forma  radical  en  la  forma  de     16   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     actuar   a   la   propiedad   de   deslinde,   la   ley   de   aguas,   de   vías   pecuarias   y   costas,   y   en   caso   de   haber  ley  especial,  rige  la  regulación  especial  sobre  la  general,  contenida  en  la  LPAP.  Ej.  En  la   ley   de   costas,   en   su   art.   13,   establece   que   el   deslinde   declara   la   posesión   y   la   titularidad   dominical  (la  titularidad  no  se  da  en  virtud  de  la  LPAP,  que  sólo  otorgaba  actos  posesorios  que   cedían   ante   los   títulos   del   registro   de   la   propiedad)   a   favor   del   Estado,   sin   que   las   inscripciones  del  Registro  de  la  propiedad  puedan  prevalecer,  y  en  su  apartado  2  dice  que,  el   propio   AA   será   título   jurídico   suficiente   para   que   se   de   una   rectificación   del   registro   (este   régimen   de   costas   es   opuesto   al   régimen   general).   Quedando   abierta   la   vía   C-­‐A   para   el   particular,  para  la  forma  y  el  procedimiento,  y  la  vía  civil  para  el  fondo  del  asunto.   La   3ª   potestad,   la   de   recuperación   posesoria,     arts.   55   a   57.   Recuperación   de   un   bien   de   dominio  público  o  un  bien  patrimonial  que  está  siendo  ocupado  por  un  tercero.  Art.  55,  si  el   bien  que  se  pretende  recuperar  es  de  dominio  público,  no  existe  plazo  para  la  recuperación  de   éste  (debido  a  que  el  dominio  público  es  imprescriptible),  pero  si  los  bienes  son  patrimoniales   habrá  de  realizarse  en  el  plazo  de  1  año  tras  el  día  siguiente  en  el  que  la  AP  perdió  la  posesión   del   bien.   La   LPAP   en   su   art.   56   establece   el   procedimiento   para   dictar   el   AA   que   conmine   a   echar  al  ocupante  y  cual  es  su  finalidad.  Ésta  pensado  para  ocupantes  que  no  poseen  ningún   título  de  ocupación.   La   4ª   potestad,   la   de   desahucio   administrativo,   arts.   58   a   60   LPAP.   Parece   idéntica   a   la   potestad  de  recuperación  posesoria,  pero  no  lo  es,  debido  a  que  la  anterior  era  para  echar  a   ocupantes  sin  título  o  cobertura  jurídica,  ahora  se  trata  de  echar  a  alguien  que  tiene  un  título   para  ocupar  dominio  público,  ha  vencido  su  título  o  la  AP  ha  revocado  el  título,  etcétera.  Art.   58,  las  AP  podrán  recuperar  en  vía  administrativa  la  posesión  de  sus  bienes  demaniales  cuando   decaiga   o   desaparezca   el   titulo,   las   condiciones   o   las   circunstancias   que   legitimaban   su   ocupación  por  terceros.   En   lo   demás,   esta   potestad   conduce   a   lo   mismo   que   la   recuperación   posesoria  de  oficio,  con  la  diferencia  del  art.  59,  de  ejecución  subsidiaria  (art.  59.5,  los  gastos   corren  a  cargo  del  detentador  posesorio).  Además,  contiene  otra  diferencia  en  el  art.  59.2,  el   propio  AA  de  desahucio  podrá  contener  una  indemnización  (para  el  caso  de  concesiones),  en   caso  de  revocarse  el  título  por  parte  de  la  AP  antes  de  que  llegue  a  su  conclusión.  Los  títulos   de   posesión   de   domino   público   son   las   autorizaciones   (lapso   temporal   menor,   4   años   como   máximo,  incluidas  las  prorrogas)  y  las  concesiones  (hasta  75  años).  Las  autorizaciones  podrán   ser  revocadas  alegando  necesidad  del  servicio  público  sin  compensación,  pero  en  el  caso  de   las  concesiones,  se  deberá  indemnizar  si  se  produce  una  revocación  previa  al  fin  de  ésta.     3.5.El  dominio  público.  Evolución  histórica    y  significado  actual   -­‐Destaca  la  regulación  que  el  C.Civil  realiza  a  los  bienes  de  dominio  público  (dejándolos  fuera   del   comercio),   la   noción   de   dominio   público   se   pensaba   que   era   aquello   que   estaba   destinado   al  uso  común,  pero  el  C.Civil  rompe  con  esa  noción,  señalando  bienes  de  dominio  público  en   su  art.   339   C.Ccivil,  1º  los   destinados   al   uso   público,   como   los   caminos,   canales,   ríos,   torrentes,   puertos  y  puentes  construidos  por  el  Estado,  las  riberas,  playas,  radas  y  otro  análogos,  2ºLos  que   pertenecen  privativamente  al  Estado,  sin  ser  de  uso  común,  y  están  destinados  a  algún  servicio   público   o   al   fomento   de   la   riqueza   nacional,   como   las   murallas,   fortalezas   y   demás   obras   de   defensa   del   territorio,   y   las   minas,   mientras   que   no   se   otorgue   su   concesión,   es   esta   última   la   concepción   que   rompe   con   la   historia,   ampliando   sustanciosamente   el   concepto   de   bien   de   dominio  publico.       3.6.La  extensión  objetiva  del  dominio  público   -­‐1.Las   leyes   demaniales   de   dominio   público,   conllevan   una   doble   regulación,   la   de   la   regulación   ambiental   y   la   de   la   delimitación   del   dominio   público.   2.En   la   realidad,   el   patrimonio   estatal   está   formado   por   bienes   inmuebles   así   como   por   bienes   muebles,   los   inmuebles   deben   de   ser   inalienables,   imprescriptibles   e   inembargables,   pero   esa   regulación   no  puede  ser  extrapolable  a  los  bienes  muebles  pese  a  que  formalmente  lo  sean,  no  siempre     17   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     podrán   tener   una   defensa   de   su   inalienabilidad,   imprescriptibilidad   e   inembargabilidad   (diferenciar  entre  bienes  muebles,  el  libro  de  la  biblioteca  de  la  universidad  o  las  Meninas  de   Velázquez,  lo  primero  es  difícil  de  defender  que  esté  fuera  del  tráfico  jurídico,  lo  segundo  es   lógico  que  esté  fuera  del  tráfico  jurídico).  3.El  régimen  demanial  también  puede  proyectarse   hacia  los  bienes  privados  colindantes  (ejemplo  de  la  ley  de  costas).     3.7.El  elemento  subjetivo:  la  titularidad  pública   -­‐Art.  5  LPAP,  son  bienes  de  dominio  público  los  que  siendo  de  titularidad  pública,  se  encuentren   afectados   al   uso   general   o   al   servicio   público…,  es  decir,  han  de  ser  de  titularidad  pública  para   que   se   considere   un   bien   de   dominio   público,   la   titularidad   la   ha   de   poseer   una   AP.   Existe   debate   si   el   dominio   público   es   una   relación   de   propiedad   o   no.   Existe   también   un   dominio   público  autonómico,  en  general  existe  un  patrimonio  autonómico.   Art.   73   LPAP,  adscripción  de  bienes  y  derechos  patrimoniales  a  la  AP  para  el  cumplimiento  de   sus   fines,   ya   que,   una   AP   sin   bienes   materiales   no   puede   desarrollar   su   función.   Art.   73.3   LPAP,  la  adscripción  no  alterará  la  titularidad  sobre  el  bien,  es  decir,  que  un  bien  sea  usado  por   un   ente   instrumental   de   la   AP,   no   implica   que   ese   ente   sea   el   titular   del   bien,   podrán   ser   titulares  o  no,  según  lo  establezca  su  ley  reguladora.  Ej.  Las  universidades,  éstas  son  titulares   del  dominio  público  universitario,  porque  así  lo  pone  en  la  ley  de  universidades,  a  excepción   de   aquellos   edificios   que   tengan   interés   cultural   (como   sucede   en   Salamanca),   las   universidades   son   entes   reconocidos   en   la   CE,   art.   27.1,   por   ello   el   legislador   opta   por   concederles  la  titularidad,  no  así  sucede  con  muchos  de  los  demás  entes  autónomos.     3.8.La  afectación  y  la  desafectación  de  bienes  de  dominio  público:  sus  clases   -­‐Arts.  65  y  ss.  LPAP,  importantes  arts.  65,  66,  69  y  71.  Art.  65  LPAP,  la  afectación  determina   la   vinculación   de   los   bienes   y   derechos   a   un   uso   general   o   a   un   servicio   público,   y   su   consiguiente   integración   en   el   dominio   público.   Art.   132.2   CE,   señala   que   bienes   están   afectados   al   dominio   público,   así   en   el   art.  66  LPAP,   se   da   la   forma   de   afectación   (*LEER  art.   3  y  4  ley  de  costas),  la  afectación  suele  derivar  de  una  ley,  como  sucede  en  la  LPAP.     Además   puede   derivar   del   art.   66.2   LPAP,   una   serie   de   actos   que   acaban   produciendo   la   afectación,  enumerados  en  la  ley  (¿pero  cuanto  tiempo  hace  falta  para  que  ello  se  produzca?   En   el   ámbito   local   son   25   años,   la   ley   autonómica   y   estatal   no   da   respuesta   a   ello).   La   AP   puede   ganar   un   bien   mediante   la   usucapión   regulada   en   el   C.Civil.   También   mediante   la   expropiación  forzosa.  La  aprobación  de  programas  o  planes  de  actuación  general  que  vinculan   bienes   a   fines   de   servicio   público.   La   adquisición   de   los   bienes   muebles   necesarios   para   el   desenvolvimiento  de  los  servicios  públicos  o  para  la  decoración  de  dependencias  oficiales.   -­‐Al  igual  que  un  bien  puede  afectarse,  también  puede  desafectarse,  art.   69   LPAP,  los  bienes   demaniales  que  se  desafectan  del  uso  general  o  servicio  público  pasarán  a  ser  patrimoniales,   esta   desafectación   deberá   ser   expresa   (la   afectación   sin   embargo   puede   ser   expresa   o   implícita).   El   art.   70   LPAP   marca   el   procedimiento   para   la   desafectación   de   los   bienes   de   dominio  público.   La   ley   de   aguas   prevé   una   desafectación   por   degradación   del   bien,   es   decir,   que  el  bien  pierda   sus  características  físicas  para  que  éste  siga  siendo  de  afección  al  uso  o  dominio  público.  La   ley   de   costas   (art.   4.5   ley   de   costas)   mantiene   la   afectación   pese   a   que   el   bien   se   degrade,   mientras  que  la  ley  de  aguas  parte  de  un  presupuesto  opuesto  (art.  8  de  la  ley  de  aguas).  En   los   arts.   74   de   la   LBRL   y   art.   100   del   reglamento   de   bienes   de   entidades   locales   parten   de   otro  tratamiento  para  los  bienes  comunales  (un  bien  comunal  está  al  servicio  de  todos  los   ciudadanos,  sólo  es  posible  la  desacreditación  de  los  bienes  comunales  cuando  los  vecinos  han   demostrado  su  desinterés  en  ellos  por  un  plazo  de  10  años).           18   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     3.9.Las  mutaciones  demaniales   -­‐Art.   71   LPAP,  en  él  se  regula  la  mutación  demanial,  es  decir,  el  cambio  de  afectación  de  los   bienes,  el  supuesto  de  que  un  bien  de  dominio  público  cambia  su  afectación  con  simultanea   afectación   a   otro   uso   general,   es   un   cambio   de   destino   dentro  de  la  misma  AP.   La   mutación   demanial  tiene  como  consecuencia,  que  se  realiza  dentro  de  la  misma  persona  jurídica.   El  art.   71.4   LPAP,  contempla  el  hecho  de  que  algunos  bienes  o  derechos  del  Estado  pueden   afectarse  a  otros  entes  públicos,  por  tanto,  es  un  apartado  que  varia  de  la  figura  de  la  mutación   demanial,  debido  a  que  ahora  intervienen  2  AP,  por  tanto,  2  personas  jurídicas,   alterándose   su   destino,  su  uso  o  servicio  público,  pero  la  titularidad  seguirá  siendo  estatal.     3.10.La  utilización  y  aprovechamiento  del  dominio  público   -­‐Refiriéndonos  al  uso  de  dominio  público  por  un  particular,  diferente  por  ejemplo  al  uso  de  un   hospital  público  por  un  enfermo.  Los  bienes  comunales  son  diferentes  (buscar  el  régimen  de   utilización  de  los  bienes  comunales  en  el  texto  refúndido  de  régimen  local).   -­‐Que   un   bien   sea   demanial   (inembargable,   inalienable   e   imprescriptible)   no   implica   que   no   pueda  ser  usado  y  aprovechado  por  la  ciudadanía,  ello  genera  un  ¿como  y  de  qué  forma  puede   utilizar   un   ciudadano   un   bien   de   uso   público   o   general?.   Art.   87   LPAP,   la  utilización  de  los   bienes  y  derechos  destinados  a  la  prestación  de  un  servicio  público  se  supeditará  a  lo  dispuesto   en   las   normas   reguladoras   del   mismo   y,   subsidiariamente,   se   regirá   por   esta   Ley.   Cabe   que   el   uso  del  dominio  público  lo  realicen  los  ciudadanos  (siendo  éste  libre  y  gratuito,  o  que  el  uso   esté  supeditado  a  una  previa  concesión  o  autorización  administrativa)  o  que  lo  realicen  sólo   las  AP  (mediante  reserva  demanial).     3.11.Utilización  del  dominio  público  por  la  AP:  en  particular,  las  reservas  demaniales   -­‐Utilización  del  dominio  público  por  una  AP  que  es  titular  de  dicho  bien,  esta  figura  se  llama   reserva  demanial,  la  propia  AP  titular  del  bien  se  reserva  el  uso  o  aprovechamiento  del  bien.   La  figura  nace  con  la  ley  de  minas,  debido  a  que  éstos  son  bienes  de  domino  público,  pero  su   vocación   principal   es   ser   explotados   por   un   particular,   pero   durante   la   I   Guerra   Mundial   surgió  la  necesidad  de  que  el  Estado  se  reservase  la  explotación  de  determinadas  minas  con  el   fin  de  evitar  desabastecimiento,  de  aquí  la  figura  pasará  a  la  ley  de  costas,  ley  de  aguas  y  a  la   ley   de   Patrimonio   de   las   AP.   Art.   104   LPAP,   sobre   las   reservas   demaniales,   se   aplica   únicamente   al   Estado,   por   tanto,   no   sirve   para   legitimar   reservas   demaniales   por   otros   AP   (el   régimen  de  dominio  público  está  protegido  con  reserva  de  ley  en  el  art.  132.1  CE  y  el  art  104   LPAP  habilita  sólo  al  Estado,  esta  ley  actúa  de  forma  subsidiaria,  de  modo  que  la  posibilidad   de   reservas   demaniales   podrán   buscarse   en   sus   leyes   sectoriales   de   aguas,   minas,   etcétera).   Las   CCAA   y   los   ayuntamientos   podrán   reservarse   los   bienes   de   dominio   público,   pero   ello   deberá  preverse  en  una  ley  sectorial  (con  el  fin  de  respetar  el  principio  de  legalidad  de  la  CE   (art.  132.2  CE),  debido  a  que  el  art.  104  LPAP  sólo  autoriza  al  Estado).   La   reserva   demanial   debe   obedecer   a   razones   de   utilidad   pública   o   interés   general   que   lo   justifique,  art.  104.1  LPAP  (en  las  leyes  sectoriales  suelen  ser  más  precisos).  La  LPAP  en  su  art.   104.2,   dicta   que   la   reserva   demanial   deberá   estar   acotada   en   el   tiempo,   pudiendo   ser   contradictorio   el   hecho   de   que   la   reserva   demanial   no   tenga   plazo,   pese   a   que   la   idea   de   temporalidad   pueda   admitir   excepciones.   La   AP   lo   que   realiza   con   la   reserva   demanial   es   excluir   el   uso   de   los   demás   de   ese   bien   de   la   que   ella   es   titular,   pero   se   podrá   dar   una   compatibilidad,   Ej.   En   el   caso   de   las   minas,   la   categorías   de   bienes   minerales   se   pueden   concesionar   en   una   determinada   cuadrícula   minera   y   en   esa   misma   pertenencia   minera   la   AP   podría  reservarse  el  aprovechamiento  de  otros  recursos  de  otra  categoría  minera,  excluyendo   la  reserva  demanial  que  terceros  aprovechen  otros  recursos.  Pero  también  puede  darse  una   incompatibilidad   en   el   uso,   Ej.   El   Estado   se   reserva   una   playa   para   realizar   maniobras   militares,   cosa   incompatible   con   que   la   playa   la   usen   terceros.   Art.   104.4   LPAP,   la   reserva   prevalecerá  frente  a  cualquiera  otros  posible  usos  de  los  bienes  y  llevará  implícita  la  declaración     19   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     de   utilidad   pública   y   la   necesidad   de   ocupación,   a   efectos   expropiatorios,   de   los   derechos   preexistentes  que  resulten  incompatibles  con  ella   (en   lo   referente   al   art.   92.4   LPAP,   mediante   el   cuál   podrán   revocarse   las   autorizaciones   sin   indemnización   alguna,   artículo   que   no   versará   sobre   las   concesiones),   ello   quiere   decir   que,   en   caso   de   incompatibilidad   entre   la   reserva   demanial   y   el   uso   de   un   tercero,   el   título   del   tercero   cederá,   siendo   éste   expropiado   (Ej.   El   concesionario  de  las  minas  para  un  material,  del  cual  la  AP  ha  realizado  reserva  demanial).     3.12.Utilización  del  dominio  público  por  los  particulares   -­‐Los   artículos   fundamentales   de   la   regulación   son   los   arts.   84,   85,   86   y   87.   Art.   87   LPAP,   la   utilización  de  los  bienes  se  supeditan  a  las  normas  reguladoras  del  mismo  y  subsidiariamente   por  la  LPAP.  El  art  85.1  habla  del  uso  común  (el  uso  común  corresponde  por  igual  y  de  forma   indistinta   a   todos   los   ciudadanos   art.   85.1),   junto   al  uso   común   existe   un   uso  especial   que   no   impide   el   uso   común,   art.   85.2,     y   según   el   art.   85.3,   existe   un   uso  privativo,   el   cual   excluye   a   los  terceros  su  uso  (es  una  ocupación  al  uso).  El  uso  común  es  libre,  puede  ejercerse  sin  título,   pero   el   especial   y   el   privativo   necesitarán   un   título   (autorización   demanial   o   concesión   demanial)  facilitado  por  la  AP.  Art.  84.1,  nadie  puede  sin  título  que  lo  autorice  ocupar  bienes   de  dominio  público,  de  manera  que  exceda  el  derecho  de  uso  que  corresponda.     3.13.Uso  común,  uso  especial  y  uso  privativo:  naturaleza  jurídica  de  los  distintos  usos;   análisis  especial  de  la  concesión  demanial   1-­‐El   uso  común   es   una   manifestación   del   uso   común   general   del   bien   (Ej.   De   las   bicicletas   en   las  aceras  de  las  ciudades),  es  libre  y  gratuito  como  regla  general  (Ej.  Las  autopistas,  se  hace   uso  común,  pese  a  no  ser  gratuito),  también  la  libertad  de  uso  del  bien  podrá  estar  restringida,   en  su  horario  o  en  sus  manifestaciones  (Ej.  horario  de  los  parques),  según  el  art.  86.1,  el  uso   común  de  los  bienes  de  dominio  público  podrá  realizarse  libremente,  sin  más  limitaciones  que   las  derivadas  de  su  naturaleza  (art.  50  Ley  de  aguas,  todos  pueden  sin  título  habilitante  previo   en  las  aguas  superficiales  que  pasen  por  su  terreno,  para  abrevar  el  ganado,  beber  bañarse  y   usos  domésticos,  esos  usos  comunes  deberán  llevarse  a  cabo  sin  alterarse  la  calidad  del  agua),   lo  cual  quiere  decir  que  no  podrán  utilizarse,  sino  de  manera  adecuada.   2-­‐Los   usos   especiales   están   supeditados   a   la   intervención   de   la   AP   (concediendo   una   autorización  o  concesión),  como  un  requisito  inexcusable  para  poder  usar  un  bien  de  dominio   público,  estos  usos  no  excluyen  la  utilización  del  bien  por  terceros  (habilitación  de  una  terraza   de   un   bar   en   una   acera,   un   puesto   de   castañas   en   la   vía   pública,   un   vado   permanente,   etcétera),  según  el  art.  86.2  LPAP,  están  sometidos  a  una  autorización  previa  por  parte  de  la   AP  y  no  a  concesión,  salvo  que  la  duración  del  aprovechamiento  o  uso  exceda  de  4  años  (serán   por  plazos  breves  con  prórroga  que  no  podrá  exceder  de  4  años  en  total),  en  cuyo  caso  será   una  concesión  en  lugar  de  una  autorización,  además  el  86.2  habla  de  las  características  de  esta   ocupación,  la  cual  será  mediante  bienes  muebles  o  instalaciones  desmontables.  Pese  a  que  la   norma   general   en   el   Derecho   Administrativo   es   el   silencio   administrativo   positivo,   el   art.   43.1   LRJPAC,  dice  que  será  el  silencio  negativo  el  que  versará  sobre  la  facultad  de  otorgamiento  de   autorizaciones   de   uso   del   dominio   público.   Autorización   o   licencia   son   términos   intercambiables   en   la   ley   (arts.   91   y   ss),   los   plazos   de   las   autorizaciones   son   breves   (hasta   un   máximo   de   4   años   con   prórrogas,   que   luego   podrá   solicitarse   otra   autorización   o   licencia)   debido   a   que   al   ser   escasa   la   inversión,   se   considera   compensada   en   un   corto   periodo   de   tiempo.   Lo   normal   es   que   se   otorguen   a   cambio   de   una   tasa   o   gratuitamente   (Ej.   Las   barracas   de   lucha   contra   el   cáncer   o   similar,   son   las   que   quedan   al   margen   del   pago   de   tasas),   art.   92.5   LPAP.  El  art.  92.4  LPAP  contempla  el  aspecto  más  destacado  de  las  autorizaciones,  establece   que  una  autorización  demanial  es  revocable  por  la  AP  antes  del  trascurso  del  plazo  para  ello,   revocable   sin   que   ello   conlleve   derecho   a   ser   indemnizado   (enlaza   con   la   cláusula   de   precario   administrativo,   debido   a   que   la   AP   se   reserva   la   posibilidad   de   revocar   la   autorización   por     20   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     razones   de   interés   público   o   por   que   las   actividades   menoscaben   el   uso   general,   no   es   una   posibilidad  de  revocación  libre  por  la  AP).   La  Ley  de  aguas  en  su  art.  51,  habla  de  los  usos  especiales  del  dominio  público  remite  al  art.   71   bis   LRJPAC,   es   decir,   que   lo   somete   tan   sólo   a   comunicación   a   la   AP   y   la   declaración   de   responsabilidad,   dicho   precepto   ofrece   una   alternativa   a   las   autorizaciones   previas   (consideradas   como   trabas   por   el   derecho   de   la   UE   esas   autorizaciones   administrativas   previas),  se  ha  resumido  mediante  este  artículo  a  la  comunicación  a  la  AP  y  a  la  declaración   responsable,  mediante  la  cuál  el  interesado  se  compromete  a  cumplir  los  requisitos  exigibles,   la  AP  actúa  controlando  a  posteriori.  Esta  técnica  está  pensada  para  el  ejercicio  de  actividades   económicas   (para   el   emprendimiento).   La   LPAP   exige   que   las   autorizaciones   exige   por   el   contrario,  que  se  obtenga  una  autorización   (la   cuál   también   está   reflejada   en   la   ley   de   aguas,   la   cual   dice   que   para   casos   en   los   que   el   bien   se   consuma   o   se   establezca   un   uso   privativo,   sí   estará  obligado  el  particular  a  la  obtención  de  una  concesión).  Leer  art.  92  LPAP.   Uso   privativo  -­‐  La  idea  para  discernir  entre  concesión  o  autorización  está  sujeta  a  si  existe   una  ocupación  mediante  bien  mueble  o  bien  inmueble  (u  obras  permanentes),  ello  habrá  que   verlo   junto   a   la   idea   de   que   terceros   puedan   usar   el   bien   o   no   (que   haya   o   no   exclusión   del   bien   para   un   tercero),   con   el   fin   de   discernir   entre   uso   especial   o   uso   privativo.   Título   habilitante,   art.   86   LPAP,   cuando   se   requiere   concesión   o   autorización,   pero   sólo   actúa   subsidiariamente,   debido   a   que   se   deberá   buscar   en   la   ley   sectorial   específica   si   difiere   del   régimen  general.   Cuando   es   necesario   un   título   habilitante,   es   obligatorio,   art.   84.1   LPAP.   El   título   habilitante   significa  una  transfusión  de  funciones  de  uso  y  aprovechamiento,  el  bien  de  dominio  público   sigue  siendo  de  dominio  público.  (Ej.  Ello  figura  en  el  art.  37.1  y  37.2  de  la  ley  de  costas),  el   concesionario   no   es   un   poseedor,   por   tanto,   no   podrá   adquirir   por   usucapión,   además   el   dominio  público  es  imprescriptible.   La   LPAP   en   su   artículo   93   lleva   fijado   un   máximo   de   75   años   para   cualquier   tipo   de   concesión,  ésta  deberá  ser  lo  suficientemente  extensa  para  que  el  concesionario  amortice  su   inversión,  pero  con  el  máximo  fijado  por  esta  ley,  no  podrá  ir  ninguna  concesión  más  allá  de   estos  75  años.  Ej.  Es  incompatible  que  los  nichos  y  las  tumbas  sean  concesiones  a  perpetuidad,   son   concesiones   demaniales   sometidas   al   plazo   que   las   leyes   establezcan,   como   máximo   75   años,  por  tanto,  habrán  de  ser  renovadas.     3.14.El   dominio   público   y   el   Registro   de   la   Propiedad:   planteamiento   tradicional   y   actuales  tendencias  legislativas   -­‐Se   sostiene   sobre   las   concesiones   que   pueden   ser   un   acto   unilateral   o   un   contrato   administrativo,  debido  a  que  reúne  características  de  ambas  instituciones.  Lo  importante  de   ello  es  el  cuadro  de  derechos  y  obligaciones  del  concesionario  y  de  la  AP.  Lo  esencial  a  día  de   hoy  de  las  concesiones  es  que  reconocen  un  derecho  del  concesionario  a  explotar  (un  derecho   real  que  se  inscribe  en  el  Registro  de  la  propiedad)  el  derecho  por  un  plazo  determinado,  un   derecho  que  se  puede  ejercer  frente  a  terceros  (erga  omnes,  pudiendo  pedir  el  auxilio  a  la  AP),   pero   también   es   un   derecho   que   se   esgrime   frente   a   la   AP   concedente,   ésta   no   puede   incomodar  su  actividad  durante  el  plazo  establecido.   El   planteamiento   de   que   una   concesión   pueda   ser   revocada   en   cualquier   momento   sin   ninguna   compensación   (como   sucede   con   las   autorizaciones)   no   es   así,   la   AP   puede   revocar   las  concesiones  que  ha  otorgado,  pero  esta  potestad  requerirá  una  indemnización  a  favor  del   interesado,  según  el  art.  93  LPAP,  se  parte  de  la  base  de  que  revocar  una  concesión  es  un  acto   expropiatorio.   Esto   es   así   porque   el   perjuicio   económico   sufrido   por   la   revocación   de   una   concesión   se   supone   mayor   que   la   revocación   de   una   autorización,   debido   a   que   una   autorización  conlleva  un  menor  perjuicio  económico.         21   Vicente  Olmos  Ros     Apuntes   Administrativo  II   El  patrimonio  privado  de  la  Administración     3.15.Planteamiento  general.  Concepto  y  función  de  los  bienes  patrimoniales   -­‐La  CE  marca  regímenes  jurídicos  diferentes  entre  los  bienes  patrimoniales  y  los  afectados  a   un  uso  público.  La  LPAP,  en  su  art.  7  expresa  cuales  son  los  bienes  patrimoniales  (los  que  no   tengan  carácter  demanial,  es  decir,  los  que  no  estén  afectados  a  un  uso  o  servicio  público),  ello   no  quiere  decir  que  no  cumplan  funciones  públicas  (pueden  cumplir  funciones  públicas,  pero   no   están   afectados   con   el   plus   de   protección   de   la   afección   demanial),   ni   que   estén   en   el   comercio  privado  (debido  a  que  se  rigen  por  las  normas  administrativas).     3.16.Prescriptibilidad,  alienabilidad  e  inembargabilidad  de  los  bienes  patrimoniales   -­‐1-­‐Los   bienes   patrimoniales   son   prescriptibles   conforme   a   las   reglas   del   C.Civil,   sin   ninguna   particularidad.   2-­‐Son   alienables,   es   decir,   son   enajenables   (que   un   bien   sea   enajenable   no   implica   que   su   destino   habitual   sea   su   venta)   con   ciertas   particularidades,   las   leyes   autonómicas   establecen   algunos   requisitos   (como   por   ejemplo   que   lo   autorice   una   ley   o   un   consejero,   etcétera).   3-­‐Los   bienes   patrimoniales   (Leer  art.  30  LPAP  y  STC)   son   embargables   en   ciertos   casos,   art.   30.2   LPAP,   “ningún   tribunal   ni   autoridad   administrativa   podrá   dictar   providencia   de   embargo   ni   despachar   mandamiento   de   ejecución   contra   los   bienes   y   derechos   patrimoniales   cuando   se   encuentren   materialmente   afectados   a   un   servicio   público   o   a   una   función  pública,  …”.     Lección  4  –  Las  formas  de  acción  administrativa     4.1.Introducción.  La  actividad  de  limitación  o  de  policía   -­‐La   AP   cuando   actúa   puede   hacerlo   mediante   1-­‐intervención   o   policía   administrativa,   2-­‐ actividad  de  prestación  o  de  servicio  público  y  3-­‐una  actividad  de  fomento.   1.La  función  de  intervención  o  policía,  persigue  controlar  actividades  privadas  (Ej.  Controlar   que   se   tenga   una   licencia   urbanística   para   el   desarrollo   de   la   actividad   privada),   esta   actuación   persigue   controlar   y   canalizar   la   actividad   privada.   Es   una   técnica   que   esta   en   retroceso  de  los  controles  previos.   2.La  técnica  prestacional  de  un  servicio  público.  Es  una  estructura  administrativa  que  presta   servicios  a  la  ciudadanía,  es  lo  que  se  articula  en  torno  a  la  prestación,  también  en  retroceso   actualmente,   por   razones   ideológicas.   La   UE   también   ha   influido   a   la   liberalización   de   las   empresas   públicas   estatales   (Correos,   Endesa,   Telefónica,   etcétera),   donde   el   derecho   comunitario   no   ha   impuesto   las   privatizaciones,   ha   obligado   a   cambiar   bastantes   aspectos   para  adaptarlos  a  lo  común  en  la  UE  y  su  derecho.   3.En   la   actividad   de   fomento,   al   igual   que   en   el   control   o   policía,   se   basan   en   actividades   privadas,   pero   en   este   caso,   en   el   del   fomento,   la   AP   tiende   a   facilitarlos   porque   se   consideran   positivos   (una   deducción   fiscal,   una   reducción   en   las   tasas   académicas   por   sacar   matricula   de   honor,  etcétera).   La  actividad  de  limitación  o  de  policía     4.2.Las  principales  manifestaciones  de  la  actividad  de  limitación     4.3.Estudio   especial   de   la   autorización   administrativa.   La   actividad   de   prestación:   el   servicio  público           22   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     4.4.Estado   social   y   Administración   prestadora   de   servicios   (principios   rectores   de   la   prestación  del  servicio  público)   1.Un   servicio   público   debe   consistir   en   prestaciones   (sanitarias,   de   servicio   de   aguas,   etcétera)   y   a   la   posibilidad   de   acceso   a   él   a   sus   usuarios.   El   art.   18   LBRL,   enumera   los   derechos   de   los   vecinos   (el   empadronado   en   un   lugar),   son   derechos   reclamables   en   vía   jurisdiccional  según  el  art.  18.1.g)  LBRL.  Una  vez  creado  un  servicio  público,  cualquier  usuario   podrá  reclamar  el  acceso  a  él  mediante  la  jurisdicción  C-­‐A,  según  el  recurso  de  la  LJC-­‐A  ante  la   inactividad   de   la   AP   en   su   art.   29.1   LJC-­‐A   (leer),   se   trata   de   un   precepto   que   permite   reclamar   en   vía   jurisdiccional   las   prestaciones   en   las   que   consiste   el   servicio   público.   Ello   genera  un  amparo  jurídico  ante  la  no  prestación  de  un  servicio  público  que  la  AP  debe  prestar.   2.El  problema  reside  con  anterioridad,  en  la  precisión  de  en  que  consiste  el  servicio  público.   Un   principio   clásico   del   servicio   público,   es   el   del   acceso   a   él   en   régimen   de   igualdad,   el   principio   de   igualdad   es   inherente   al   servicio   público,   evidentemente   dicho   régimen   de   igualdad   se   protege   mediante   el   régimen   de   cola   cuando   el   servicio   es   de   aforo   limitado.   ¿También   los   extranjeros   tienen   derecho   a   acceder   a   los   servicios   públicos   nacionales   en   régimen   de   igualdad?   Los   extranjeros   tienen   los   derechos   y   libertades   que   establezcan   los   tratados   internacionales,   según   la   CE,   en   caso   de   extranjeros   que   residan   legalmente   la   igualdad  rige  totalmente,  no  sucediendo  de  la  misma  forma  en  el  caso  de  los  extranjeros  que   no  residan  legalmente  (Ej.  En  el  caso  de  sanidad,  que  anteriormente  se  exigía  el  hecho  de  estar   empadronados   únicamente,   tras   un   Real   Decreto   de   abril   de   2012,   además   se   exige   a   estos   extranjeros   que   presenten   que   están   asegurados   en   el   régimen   de   la   seguridad   social   para   acceder   a   las   prestaciones   al   sistema   nacional   de   salud,   en   Navarra   y   en   el   País   Vasco   se   ha   sorteado  y  persiste  la  universalización  de  la  sanidad  en  sus  territorios,  art.  161.2  CE  sobre  la   suspensión   de   las   leyes   autonómicas   en   caso   de   ser   impugnadas   por   el   Presidente   de   la   nación,   el   TC   ha   levantado   la   suspensión   de   éstas   pese   a   no   haber   abordado   el   fondo   de   la   cuestión,   al   tener   un   plazo   de   5   meses   de   suspensión   por   haber   sido   impugnadas   por   el   Presidente  del  Gobierno).     ¿Cabe   establecer   diferencias   entre   ciudadanos   nacionales   de   distintas   CCAA?   Puede   suceder   y   existe   jurisprudencia   al   respecto   del   TC.   Art.   43.1   CE   protección   a   la   salud,   según   el   art.   149.1.1  CE  según  él  cabrán  algunas  diferencias  en  el  desarrollo  de  la  prestación  del  servicio   público   sanitario,   hay   diferentes   grupos   de   prestaciones,   algunas   en   las   que   son   de   debida   prestación,  otras  en  las  que  coexistirá  el  copago  y  otra  en  la  que    el  pago  será  mayor  que  lo   sufragado   desde   dinero   público.   Ese   grupo   básico   de   prestaciones   es   de   obligado   cumplimiento  por  todas  las  CCAA,  pero  ello  no  es  óbice  para  que  se  añadan  otras  de  aquellas   que  no  son  obligatorias  y  ahí  es  donde  radican  las  diferencias  en  los  servicios  de  salud  de  una   a  otra  CA.   3.Otro  principio  básico  del  servicio  público  es  el  de  la  regularidad,  la  continuidad  de  éste,  el   servicio  público  debe  prestarse  de  forma  regular  y  continua  (salvo  caso  de  fuerza  mayor),  en   relación  con  esta  materia  de  halla  el  régimen  de  la  huelga  (ésta  implica  el  cese  de  la  actividad),   para  ello  existen  leyes  que  permiten  a  un  ritmo  menor,  el  mantenimiento  del  servicio  público.   4.Conforme  avanzan  los  medios  el  servicio  público  debe  mejorar  para  adaptarse  al  progreso,   en   ninguna   parte   se   dice   que   este   desarrollo   debe   actualizarse,   pero   es   algo   inherente   al   servicio  público.  Es  una  cláusula  de  progreso.   5.Los  usuarios  del  servicio  público  tienen  un  catálogo  de  derechos  frente  al  prestador  que  es   la   AP,   pero   los   usuarios   también   tienen   deberes.   El   primero   está   disperso   en   multitud   de   normas,   es   el   hecho   de   observar   las   normas   de   uso   del   servicio   público   (Ej.   De   la   islámica   con   velo   que   se   negó   a   descubrirse   para   comprobar   su   identidad   con   la   tarjeta   de   trasporte   público,  el  TS  dijo  que  lo  primero  era  cumplir  las  normas  del  servicio  público,  antes  incluso   que  el  posible  atentado  contra  el  derecho  de  libertad  religiosa,  que  en  este  caso  podría  darse).         23   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     4.5.Servicios  públicos  y  mercado:  los  datos  constitucionales  y  comunitarios   -­‐La  percepción  social  del  servicio  prestado  es  muy  positivo,  debido  a  que  un  servicio  público   se  suele  ofertar  a  un  precio  muy  inferior  al  precio  real.  El  servicio  público  no  es  una  fuente  de   ingresos  para  la  AP,  la  idea  de  servicio  público  es  la  de  solidaridad  social  en  contra  de  la  de   rentabilidad  o  de  eficiencia  económica.   La   CE   asume   la   filosofía   del   servicio   público,   debido   a   que   el   estado   que   diseña   la   CE   es   un   estado   social   y   donde   hay   un   estado   social   hay   servicio   públicos,   en   mayor   o   menor   dimensión,  y  el  Estado  español  es  un  estado  social,  art.  1.1.  CE,  por  tanto,  el  servicio  público   debe   ocupar   un   papel   importante.   También   es   de   reseñar   el   art.   9.2   CE,   es   un   artículo   de   promoción   de   la   igualdad   material   mediante   la   prestación   de   los   servicios   públicos,   en   conjunción  con  el  art.  135  CE,  el  cual  establece  que  lo  prioritario  es  el  pago  de  los  intereses  de   la  deuda  pública,  frente  a  cualquier  otra  prestación,  ocasionando  ello  una  colisión  de  filosofías   en  la  propia  CE.  Pero  además  de  lo  dicho,  no  se  deduce  de  la  CE  ningún  servicio  público,  ésta   sólo  señala  objetivos  que  los  poderes  públicos  han  de  conseguir,  como  el  art.  27  CE  (derecho  a   la   enseñanza),   el   art.   43.1   CE   (se   reconoce   el   derecho   a   la   protección   de   la   salud),   por   el   contrario,  aparece  el  art.  41  CE,  el  cual  si  parece  ser  un  mandato  constitucional  para  crear  un   servicio   público   de   salud.   Las   prestaciones   públicas   son   reversibles,   debido   a   que   su   congelamiento  rompería  el  juego  democrático,  ya  que  dejaría  sin  poder  actuar  a  legisladores   de   ideologías   diferentes   (la   práctica   nos   demuestra   que   una   prestación   puede   rebajarse   sin   romper   por   ello   con   el   texto   constitucional).   Existe   un   artículo   en   la   CE,   el   art.   128.2   CE   “...mediante  ley  se  podrá  reservar  al  sector  público  recursos  o  servicios  esenciales,  especialmente   en  caso  de  monopolio,  y  asimismo  acordar  la  intervención  de  empresas  cuando  así  lo  exigiere  el   interés  general”,  ejemplo  de  ello  es  la  creación  de  TVE,  otro  ejemplo  lo  hallamos  en  el  art.  86.2   de   la   LBRL   (en   el   cuál   se   le   reserva   a   las   entidades   locales   servicios   públicos   en   materia   de   servicio  de  aguas,  de  basuras,  de  transporte,  etcétera,  a  raíz  de  lo  expuesto  en  el  art.  128.2  CE).   Todo  ello  habrá  de  acomodarse  al  derecho  comunitario,  el  legislador  nacional  o  autonómico   no  es  libre  de  crear  instituciones  públicas  a  su  antojo  (Ej.  Del  servicio  de  trasporte  marítimo   de  la  ría  de  Vigo,  que  fue  declarado  contrario  al  derecho  de  la  UE).   -­‐Cuando  el  legislador  acude  al  art.  128.2  CE  lo  hace  en  forma  de  monopolio,  es  decir,  sólo  hay   servicio   público,   no   se   compatibiliza   con   un   servicio   privado   en   el   mismo   sector   El   servicio   que   se   puede   reservar   debe   ser   esencial,   el   servicio   de   televisión   pública   es   considerado   esencial  por  el  TC,  desde  1980.  Las  televisiones  privadas  actuales  son  gestores  indirectos  del   servicio  público  que  se  considera  la  radio-­‐televisión,  es  decir,  concesionarios.  El  artículo  128.2   CE  incluye  el  monopolio,  pero  ello  no  quiere  decir  que  se  tenga  que  ejercer  directamente  por   la   AP,   es   decir,   este   servicio   podrá   ofrecerse   mediante   empresas   privadas   que   consigan   las   concesiones   oportunas   para   gestionar   ese   servicio   público.   Dualidad   de   gestores   privados   dentro  del  sector  público,  con  gestores  propiamente  públicos.   Derecho   comunitario   -­‐   El   derecho   de   la   UE   propugna   una   libertad   de   mercado   único,   ello   puede   generar   incompatibilidades   con   el   mercado   único   de   la   UE,   incompatibilidades   que   surgieron  a  raíz  de  los  años  90,  se  llegó  a  decir  que  el  servicio  público  había  muerto,  pese  a   ello,   el   servicio   público   se   ha   salvado   al   incorporar   elementos   en   el   derecho   comunitario   para   que  se  de  una  compatibilidad  entre  este  derecho  y  los  servicios  públicos.  Explicado  en  el  4.10.     4.6.Las  formas  de  gestión  de  los  servicios  públicos     4.7.El  contrato  de  gestión  de  servicios  públicos   -­‐La   prestación   de   servicios   públicos   puede   ser   desarrollada   directa   o   indirectamente   mediante  un  contrato,  arts.  275  a  289  Ley  de  Contratos  (Leer).  La  AP  titular  del  servicio  es   la  que  elige  gestionar  directa  o  indirectamente  el  servicio  público,  no  existe  diferencia  alguna,   lo  único  que  cambia  es  la  modalidad  de  gestión.       24   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     Art.  275.1  LC,  cabrá  cualquier  gestión  indirecta,  salvo  el  de  autoridad  de  los  poderes  públicos   (policía  local,  defensa,  penitenciario,  según  hacienda,  los  bomberos  no  son  autoridad).   Art.   85.2   LBRL,  se  refiere  a  los  servicios  públicos  locales  pero  es  extrapolable,  en  este  artículo   se   establece   que   los   servicios   públicos   habrán   de   gestionarse   de   la   forma   más   sostenible   y   eficiente   y   en   él   aparece   un   elenco   de   gestiones   directas,   y   también   la   vía   de   la   gestión   indirecta  regulada  mediante  la  ley  de  contratos.   Art.  279  LC,   el   contratista   está   limitado   y   sujeto   a   lo   establecido   en   el   contrato,   la   AP   hará   de   policía   para   que   se   desarrolle   lo   establecido   en   el   contrato,   de   modo   que   la   AP   no   se   desentiende   al   gestionar   indirectamente   un   servicio   público.   En   las   cláusulas   del   contrato   aparecen   las   vinculaciones   de   éste,   no   actuando   el   contratista   con   todas   las   libertades   inherentes  a  un  empresario  privado,  además  de  que  la  AP  conserva  poderes  para  asegurar  la   buena  marcha  del  servicio  público.   Art.   280   LC   (Leer),   en   él   se   establecen   las   obligaciones   generales   del   contratista,   el   cual   deberá  atenerse  a  estas  obligaciones,  y  la  AP  vigilará  que  estas  obligaciones  sean  cumplidas   por  el  contratista.  El  contratista  también  tiene  derechos,  debido  a  que  el  beneficio  empresarial   que   éste   plantea,   el   truncamiento   del   contrato   le   reportaría   un   perjuicio,   pese   a   ello,   la   AP   podría  revocar  el  servicio  mediante  una  resolución  del  contrato,  mediando  indemnización.   Las  modalidades  de  contratación  más  importantes  el  concierto  y  la  concesión  (art.  277  LC,  las   otras  dos  modalidades  que  en  él  se  establecen  están  en  completo  desuso).  El  concierto  está   pensado  para  empresarios  que  ya  ofrece  ese  servicio,  la  AP  concierta  con  él  que  los  usuarios   accedan  a  ese  servicio,  pero  en  lugar  de  pagarlos  ellos,  el  servicio  irá  a  cuenta  del  presupuesto   de   la   AP   (sanidad   y   educación   sobre   todo).   La   concesión   es   según   las   LC,   una   más   de   las   modalidades,   pero   es   la   más   clásica   y   la   más   tradicional,   la   que   posee   un   régimen   más   perfilado,  en  éste  caso  un  empresario  privado  hace  suyos  los  riesgos  económicos,  actúa  por  su   cuenta  y  riesgo  una  vez  solicita  esta  concesión.  Los  plazos  están  fijados  en  el  art.  278  LC.   El  art.   281   LC,  establece  las  prestaciones  económicas  que  recibirá  el  contratista,  en  caso  de   que   la   AP   incumpla   las   prestaciones   económicas   fijadas   en   el   contrato,   según   la   teoría   el   contratista   no   podría   resolver   el   contrato   debido   al   principio   de   continuidad   y   regularidad   de   la  prestación  del  servicio  público,  pero  produce  una  situación  injusta,  para  ello,  el  contratista   podrá   resolver   según   el   art.   286.a)   LC   (causas   de   resolución,   es   una   facultad   pero   no   una   obligación).   Art.  282  LC  (leer),  el  cual  contempla  el  mantenimiento  del  equilibrio  económico  del  contrato   y  su  debida  modificación  para  que  ésta  se  mantenga,  siempre  por  motivos  de  interés  público  y   no  de  forma  caprichosa  o  arbitraria.   Art.  289  LC,  la  subcontratación  sólo  estará  habilitada  para  prestaciones  accesorias.     4.8.La  actividad  de  fomento   -­‐Consiste  en  que  la  AP  incentiva  a  los  ciudadanos  a  cambio  de  algo,  ese  algo  es  la  medida  de   fomento.   Las   medidas   de   fomento   más   importantes   son   aquellas   que   reportan   un   beneficio   económico  al  particular,  que  implican  gasto  público  (Ej.  Becas  universitarias  o  subvenciones)   o   reducción   de   ingresos   públicos   (Ej.   exención   tributaria).   Las   más   importantes   son   las   subvenciones,   la   cual   posee   una   ley   especial,   es   la   única   medida   de   fomento   que   tiene   una   regulación  tan  específica.     4.9.Las  medidas  de  fomento,  en  especial,  régimen  jurídico  de  las  subvenciones   -­‐La   ley   de   subvenciones   parte   del   concepto   de   una   atribución   dineraria   que   se   entrega   a   alguien  a  fondo  perdido,  es  decir,  no  hay  que  devolverla,  a  cambio  de  que  el  sujeto  realice  el   comportamiento   para   el   que   se   ha   comprometido,   sin   este   carácter   finalista   de   comportamiento   no   se   da,   tampoco   se   dará   una   subvención,   será   otra   manera   de   fomento,   pero  no  se  tratará  de  una  medida  de  fomento  en  sí  debido  a  que  para  que  se  trate  de  fomento,   esa   subvención   debe   ir   destinada   a   que   el   beneficiario   haga   algo   concreto.   De   esta   ley   de     25   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     subvenciones  cabe  destacar  sus  arts.   36   y   37   L.Subvenciones   (leer),  las  causas  de  nulidad   por  las  que  el  acto  de  la  subvención  estará  viciado  (para  lo  cual  remite  a  la  LRJPAC)  y  como   consecuencia   habrá   de   devolverse,   el   art.   37   habla   de   incumplimientos   del   sujeto   subvencionado,   incumplimientos   que   no   invalidan   el   AA   (el   acto   es   legal   y   no   está   viciado),   lo   que   invalida   y   por   tanto   se   ordena   al   interesado   que   reintegre   la   cantidad,   es   la   actitud   del   subvencionado  al  incumplir  las  pautas  de  comportamiento  o  conducta  que  se  comprometía  a   cumplir   al   recibir   dicha   actividad   de   fomento,   devolución   que   irá   recargada   con   fuertes   intereses  y  sin  perjuicio  de  que  además  pueda  derivar  responsabilidad  penal.   El   TFUE   (arts.   107,   108   y   109   TFUE,   ayudas   públicas   o   ayudas   de   Estado)   conllevan   referencias  a  las  subvenciones  que  los  Estados  pueden  otorgar,  y  ello  está  plasmado  así  en  el   art.  9  de  la  L.Suvenciones,  en  el  cual  se  dice  que  se  deberá  comunicar  a  la  Comisión  de  la  UE   los   proyectos   que   soliciten   subvenciones.   Esto   se   debe   a   que   la   UE   desconfía   de   las   subvenciones   ya   que   éstas   podrían   afectar   al   libre   mercado,   ya   que   no   favorecen   la   competencia   del   libre   mercado.   Si   se   otorgan   ayudas   estatales   que   atenten   contra   esos   artículos  del  TFUE,  esas  subvenciones  deberán  reintegrarse.  La  Comisión  de  la  UE  es  la  que  ha   de   velar   por   que   no   se   produzca   un   riesgo   de   atentado   a   la   competencia,   por   ello   está   plasmado  que  se  habrá  de  informar  a  ésta  antes  del  otorgamiento  de  subvenciones,  según  el   art.  9  L.Subvenciones.   Art.   107.1   TFUE,   “Salvo   que   los   Tratados   dispongan   otra   cosa,   serán   incompatibles   con   el   mercado   interior,   en   la   medida   en   que   afecten   a   los   intercambios   comerciales   entre   Estados   miembros,   las   ayudas   otorgadas   por   los   Estados   o   mediante   fondos   estatales,   bajo   cualquier   forma,  que  falseen  o  amenacen  falsear  la  competencia,  favoreciendo  a  determinadas  empresas  o   producciones”. El  hecho  pretendido  es  que  no  se  trunque  la  competencia  en  el  libre  mercado   de   la   UE.   El   art.   107.2   TFUE,   enumera   subvenciones   que   son   compatibles   con   el   mercado   interior,  por  el  hecho  de  que  no  pueden  falsear  o  amenazar  la  competencia.  En  el  art.   107.3   TFUE,  habla  de  subvenciones  en  principio  incompatibles,  pero  que  se  admiten  (con  el  fin  de   dulcificar   el   régimen   de   subvenciones),   pero   para   estos   admitidos   deberá   declarase   expresamente  por  parte  de  la  Comisión  de  la  UE  su  compatibilidad,  nunca  por  los  Estados.   ¿Qué   sucede   con   las   personas   que   han   recibido   la   subvención?   Debido   a   que   quien   ha   planificado  la  subvención  es  la  AP.     4.10.La  incidencia  del  Derecho  comunitario  en  el  ejercicio  de  la  actividad  de  fomento:   competencia  y  ayudas  estatales   -­‐En   los   tratados   no   hay   referencias   al   servicio   público,   utilizan   sin   embargo   el   concepto   de   servicios  de  interés  de  general   y   servicios  de  interés  económico  general.   Art.   106.2   del   TFUE,   “Las  empresas  encargadas  de  la  gestión  de  interés  económico  general  o  que  tengan  el  carácter   de  monopolio  fiscal,  quedarán  sometidas  a  las  normas  de  los  Tratados,  en  especial  a  las  normas   sobre  competencia,  en  la  medida  en  que  la  aplicación  de  dichas  normas  no  impida,  de  hecho  o  de   derecho,   el   cumplimiento   de   la   misión   específica   a   ellas   confiada.   El   desarrollo   de   los   intercambios  no  deberá  quedar  afectado  en  forma  tal  que  sea  contraria  al  interés  de  la  Unión.   ¿Cuáles   son   los   servicios   de   interés   general   no   económicos?   Son   a   los   que   no   se   aplica   el   tratado,  y  circulan  con  afectación  a  las  normas  internas  de  cada  nación.  1.Son  los  regímenes   que   se   basan   en   regímenes   de   solidaridad,   en   lugar   de   capitalizar   individualmente   las   pensiones  individuales,  por  tanto,  no  tiene  un  carácter  económico,  y  no  se  someten  al  régimen   de   competencia.   2.En   el   tema   de   la   sanidad   también   actúa   esta   exención   de   someterse   al   régimen  de  competencia,  por  ser  también  un  sistema  de  interés  general  no  económico.  3.Así   como  los  regímenes  educativos,  siempre  que  estén  funcionando  con  tasas  que  sólo  se  pague   una  fracción  y  no  la  totalidad,  corriendo  el  grueso  de  la  financiación  a  cargo  de  los  servicios   públicos,  también  podrá  circular  al  margen  de  las  reglas  del  tratado  sobre  competencia.  4.Se   extrae  la  idea  de  que  todos  los  servicios  sociales,  deben  circular  al  margen  de  la  regulación  del   tratado  en  cuanto  a  las  reglas  de  competencia.     26   Vicente  Olmos  Ros   Apuntes   Administrativo  II     El  protocolo  Nº  26  trata  sobre  los  servicios  de  interés  general,  en  su  art.  2,  que  la  competencia   es   plena   de   cada   Estado   miembro   para   ponerlos   en   marcha   al   margen   de   éstas   reglas   de   competencia.   En   la   UE   se   parte   de   la   importancia   de   estos   servicios   sociales,   como   marco   de   convivencia   en   los  países  de  la  UE,  en  el  art.  36  (“La  Unión  reconoce  y  respeta  el  acceso  a  los  servicios  de  interés   económico  general,  tal  como  disponen  las  legislaciones  y  prácticas  nacionales,  de  conformidad   con  los  Tratados,  con  el  fin  de  promover  la  cohesión  social  y  territorial  de  la  Unión”)  de  la  Carta   de   derechos   de   la   UE,   con   el   fin   de   promover   la   cohesión   social   y   territorial   de   la   Unión.   La   idea   de   cohesión   social   en   el   concepto   de   servicio   público   es   fundamental.   Art.   14   TFUE,   en   él   se   habla   del   papel   fundamental   en   la   promoción   de   la   cohesión   social   y   territorial,   a   través   de   los  servicios  de  interés  económico  general.   ¿Cuándo   se   justifica   que   se   aplique   a   un   servicio   económico   de   interés   general   las   normas   comunitarias   en   materia   de   competencia?   Dice   el   TJUE   que   es   necesario   que   la   empresa   pública   o   privada.   2.Esté   específicamente   encargada   de   un   servicio   económico   de   interés   general   (hace   falta   un   acto   de   autoridad,   un   AA,   una   Ley   o   un   Reglamento),   que   queden   debidamente   establecidas   las   funciones   del   servicio   público   de   interés   económico   general,   realizado  por  el  organismo  que  lo  realizará.  2.Habrá  que  fijar  el  coste  de  la  realización  de  ese   servicio   (incluyendo   un   margen   de   beneficio   razonable,   como   si   se   tratara   de   un   servicio   ofrecido   por   un   particular).  3.El   TJUE  permite   que   sea   compensado   ese   ente   con   la   diferencia   (Ej.  250.000€  ingresa  y  el  servicio  cuesta  1.000.000€)  hasta  el  margen  que  se  fijó.  En  caso  de   que  ese  ente  se  dedique  a  otras  actividades,  sólo  se  podrá  sufragar  lo  fijado  y  lo  que  se  refiera   a   la   prestación   de   un   servicio   público.   Ej.   El   caso   de   TVE,   que   sólo   se   sufraga   actualmente   con   los  PGE,  y  no  como  las  empresas  de  telecomunicaciones  privadas  que  lo  realizan  mediante  la   publicada,   además,   TVE   fija   un   presupuesto   con   lo   que   cuestan   sus   servicios,   el   cual   deberá   cumplir.   En   caso   de   no   adecuarse   como   ya   lo   hizo   a   raíz   de   2001,   hubiese   incurrido   en   violación  de  la  competencia  que  refleja  el  art.  106.2  TFUE,  siendo  esta  la  única  vía  posible  para   que  subsistan  los  servicios  públicos  de  interés  general.   La   Comisión   de   la   UE   (en   un   documento   del   año   1986),   acuñó   el   concepto   de   régimen   universal,   con   el   fin   de   garantizar   a   todos   los   ciudadanos   un   conjunto   de   prestaciones   con   niveles  aceptables  de  calidad,  que  se  suministran  regularmente  y  a  un  coste  asequible.  Esto  se   dio  como  respuesta  a  que  las  empresas  privadas,  una  vez  liberalizado  el  sector,  sólo  accedían   a   coger   los   servicios   más   rentables,   dejando   los   menos   rentables.   Ese   régimen   universal,   impone  a  uno  de  los  operadores  privados  la  obligación  de  cumplir  con  las  misiones  de  servicio   universal,  es  una  imposición,  debido  a  que  a  nadie  le  interesaría  si  no  fuese  así,  el  operador   será   sufragado   a   través   de   un   fondo   común   para   esos   servicios   que   ningún   otro   operador   querría,  por  ser  deficitarios  esos  servicios.  Todo  ello  habrá  de  mirarse  bajo  el  prisma  de  los   cánones   de   calidad,   periodicidad   y   asequibilidad.   Ej.   El   servicio   de   Correos,   es   una   empresa   privada,   pero   la   ley   referente   a   ello   establece   un   servicio   postal   universal,   fijado   por   el   Gobierno,  que  la  empresa  Correos  deberá  cumplir  con  los  principios  de  calidad,  periodicidad  y   asequibilidad.   La   pregunta   es   si   ese   servicio   universal   puede   cambiarse   o   modularse,   sin   atentar  ello  con  las  exigencias  de  estado  social  de  nuestra  CE.     Lección  5  –  Empleo  público       27   ...