TEMA 9. La población andalusí (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 3º curso
Asignatura Historia Medieval de España
Año del apunte 2016
Páginas 1
Fecha de subida 18/04/2016
Descargas 18
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 9. La población andalusí - El Islam nace con unas peticiones igualitarias claras. Al principio solo se reconoce la clase social formada por los individuos que integran la comunidad de los creyentes o umma, pero a medida que avanzó la expansión territorial, fueron incorporándose nuevos espacios dotados de estructuras de poder complejas y con profesiones de fe sólidamente afianzadas en amplias capas de la población, cuya base se sustentaba en la existencia de libros revelados (cristianos y judíos fundamentalmente).
- Estas comunidades entraron a constituir el grupo de los protegidos (dimmíes), quedando fijadas las relaciones entre ambas sociedades mediante la firma de pactos.
- Los musulmanes no cambiaron las relaciones sociales en Hispania, aunque como es lógico sí se alteró la antigua estructura social. Nace una sociedad nueva, más compleja, caracterizada por la multiplicación de grupos diferenciados entre sí por su origen étnico, religión, status jurídico y costumbres (musulmanes, cristianos, judíos).
- Dentro del grupo dominante, la umma, con una enorme complejidad étnica y no pocas rivalidades ancestrales, hay que destacar a los árabes:  Baladíes. Integrantes del ejército de Musa ben Nusayr que llegó a Al-Ándalus.
 Sirios. Los que vinieron con Baly.
- Estos árabes son una población poco homogénea, dividida en tribus y clanes, que se aglutina en torno a dos grandes partidos: el yemení y el qaysí.
- Los beréberes son el grupo mayoritario musulmán. Proceden del Norte de África y entran en la Península bajo el mando de Tariq ben Ziyad, en número de unos 12.000, a los que se fueron añadiendo nuevos contingentes en el transcurso del siglo VIII.
- Junto a ellos, la comunidad se incrementa mediante la conversión voluntaria al Islam de una parte de la sociedad hispano-visigoda, motivada por el deseo de salvaguardar sus intereses personales y gozar del principio de igualdad de los musulmanes inmigrados.
- Fueron los llamados ‘’nuevos musulmanes’’ (musalima) y sus descendientes muladíes que, como consecuencia de los frecuentes matrimonios mixtos entre éstos y los árabes y beréberes, hicieron que con el transcurso del tiempo se arabizaran, adoptando la lengua y las costumbres de los conquistadores.
- La complejidad étnica y cultural de la comunidad de los creyentes se amplía con los ‘’no-creyentes’’: los mozárabes, de religión cristiana, y los judíos. Son la llamada ‘’gente del Libro’’, por lo que pudieron conservar su religión dentro de la sociedad islámica, siendo particularmente numerosos en las ciudades.
- A pesar de la igualdad teórica de la umma, pertenecer a un linaje árabe equivalía a ostentar un título nobiliario e iba acompañado de la posesión de grandes dominios territoriales y de una elevada posición social, factores que serían determinantes en su diferenciación respecto a los otros individuos que integraban la comunidad, produciéndose, incluso, diversos grados de dependencia entre unos y otros que serían el origen de diferenciaciones jurídicas extremas: hombres libres y esclavos.
- El grupo más numeroso de la población libre de Al-Ándalus era el de los mozárabes (‘’aquellos que pretenden ser árabes’’), cristianos arabizados que podían practicar su religión (manifiesto en la conservación de la organización eclesial) e, incluso, incorporarse a la vida social.
- Están distribuidos por todo Al-Ándalus, tendiendo a constituir importantes comunidades en las ciudades.
Regidos por el derecho visigodo, gozaron de plena autonomía en su desarrollo interno, eligiendo a sus autoridades bajo la supervisión de los walíes que en última instancia debían darles su aprobación.
- A la cabeza de estas comunidades cristianas se hallaba un conde, que era el encargado de entregar la recaudación de los tributos que la comunidad debía pagar a los musulmanes por su condición de protegidos y que se hallaba asistido, en caso de conflictividad, por un juez de esa comunidad, llamado cadí de los cristianos o de los nazarenos, mientras que el juez de los musulmanes y mozárabes era un cadí musulmán.
...