TEMA 9 (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Ciencias políticas y de la Administración - 1º curso
Asignatura Actores e Instituciones Políticas
Año del apunte 2016
Páginas 13
Fecha de subida 17/03/2016
Descargas 10
Subido por

Vista previa del texto

Actores e Instituciones Políticas ACTORES E INSTITUCIONES POLÍTICAS TEMA 9. DESAFECCIÓN REPRESENTATIVA POLÍTICA Y CRISIS DE LA DEMOCRACIA Artículo de Linz: Cambio y continuidad en la naturaleza de las democracias contemporáneas En este artículo Linz vincula la crisis de la democracia con la crisis de partidos políticos, es decir, el impacto que puede llegar a tener su crisis en la democracia. Linz hace una reflexión sobre el teórico fin de las ideologías. En este momento solo existe la democracia y no hay otro sistema político que defender. Esto hace que todos los partidos sean democráticos y que por lo tanto no haya ideologías diferentes donde escoger. De esta manera, estamos delante de una crisis de partidos.
Además, Linz reflexiona sobre la excesiva politización de muchos ámbitos de la sociedad, hecho que provoca un excesivo partidismo en ésta y hace que se polarice. Este autor, de hecho, defiende el pluralismo pero está en contra de la polarización: - Pluralismo  Existe variedad de grupos con distintas ideas, pero los grupos reconocen que los otros tienen razón en algunos aspectos y los ven como adversarios. Es decir, se reconocen mutuamente. Por ejemplo, en España existe el pluralismo aunque en los últimos años ha habido alguna tentación hacia la polarización.
- Polarización  Se produce cuando el pluralismo se convierte en excluyente. Es decir, un grupo excluye al otro, piensa que no tiene razón en nada –porque no lo reconoce- y lo ve como un enemigo. Por ejemplo, el caso de Venezuela.
Polis  negociación, diálogo ¡Los dos forman parte de la política! Polemos  conflicto Linz también se pregunta si la solución a la democracia es más democrática o si es necesaria una intermediación de los partidos.
Así pues, con este texto Linz apunta las contradicciones y dilemas de la democracia (e.g.: queremos que los distintos partidos pacten para solucionar problemas y a la vez queremos que mantengan siempre sus ideologías y sus ideas).
Linz en el texto también incluye que uno de los elementos más importantes de la democracia es que los gobiernos estén limitados en el tiempo (e.g.: 4 años).
Los ciudadanos asumimos que unos no afines a nuestra ideología gobiernen porque al cabo de un tiempo sabemos que lo podremos cambiar.
1 Actores e Instituciones Políticas Las promesas incumplidas de la democracia  BOBBIO Según Bobbio, el problema de la democracia es que nos había prometido que el sistema político funcionaría de otra manera, siempre bien, pero estas promesas no se han cumplido. Promesas incumplidas:       La promesa del pluralismo y la desconcentración del poder, puesto que el poder se ha seguido concentrando en unos determinados grupos políticos, sociales y económicos. Es decir, en democracia el poder estaría en manos de todos, pero el poder ha seguido en manos de unas élites.
La promesa de la libertad, entendida como autonomía personal, que parece sucumbir ante las élites y la persistencia de las oligarquías políticas y económicas. Es decir, la oligarquía nos impide autorealizarnos y actuar con libertad, ya que controla la libertad individual (sobre todo las oligarquías económicas).
La promesa del interés general, que debía primar sobre los intereses particulares; de hecho, han seguido primando los particulares.
La promesa del espacio público donde se toman las decisiones de forma abierta y transparente (transparencia), frente a las decisiones “a puerta cerrada”, “sin luz ni taquígrafos”. Es decir, las negociaciones siguen si hacerse de forma transparente.
La promesa de un gobierno controlado por los ciudadanos, frente a la realidad de un creciente control de los ciudadanos por parte del gobierno. Es decir, el ciudadano no se siente que pueda intervenir en las decisiones, sino que se siente controlado por el gobierno.
La promesa de la ciudadanía educada en la “virtud pública”, frente a las conductas corruptas de las élites pero también de los propios ciudadanos. Es decir, deberíamos ser educados para ser responsables políticamente i tener así un espíritu crítico colectivo, lo que es participar  el funcionamiento de la democracia depende de todos y debemos ser educados en base a ello.
La crisis de legitimidad o Legitimidad por elección (input legitimacy) vs legitimidad por resultados (output legitimacy).
Un gobierno puede ser legítimo porque: - se ha formado por los cauces constitucionales, - porque ha sido elegido democráticamente con un mandato claro, - o porque produce unos resultados que lo legitiman.
 Uno de los principales factores que contribuyen a la legitimidad de un sistema democrático es la “eficacia y efectividad del sistema político” (Juan Linz) En España, mientras el sistema democrático ha sido eficaz en la provisión de bienestar material y crecimiento económico, y efectivo en la formación de mayorías políticas que permitían la alternancia política en el gobierno, el sistema político ha gozado de legitimidad.
2 Actores e Instituciones Políticas Sin embargo, cuando el sistema se ha mostrados ineficaz en la provisión de trabajo y bienestar para el conjunto de los ciudadanos, y la representación de la pluralidad política y social ha dejado de ser efectiva, se ha socavado la legitimidad del sistema.
Descontento y desafección (Torcal y Montero) En 2012 y 2013 se percibe un incremento de los movimientos sociales antipolíticos. De esta manera creció la reflexión sobre la desafección política. Pero hay diferencias entre descontento y desafección: - El descontento supone la insatisfacción por los rendimientos negativo del régimen o de sus dirigentes ante su incapacidad para resolver problemas básicos.
Es decir, cuando considerar que el gobierno no lo está haciendo bien y protestas contra su política Así pues, no es un descontento con el sistema político en general, sino con el gobierno o incluso con una situación de malestar económico. Si se cambia el gobierno, puede solucionarse (gran virtud de la democracia: el cambio).
El descontento no suele afectar a la legitimidad democrática (no conlleva la deslegitimación del sistema), es sobre todo coyuntural, y depende de los vaivenes de una opinión pública vinculada a la popularidad de los Gobiernos y de sus políticas. Es un estado de opinión que puede corregirse por los cambios electorales o la mejoría económica.
- La desafección se expresa a través de un cierto desapego o alejamiento de los ciudadanos con respecto al sistema político. Suele medirse por el desinterés hacia la política, y el cinismo hacia la política y los políticos.
Es decir, la desafección sí es el descontento hacia el sistema político: todos los políticos son iguales y no hay solución. Ésta lleva a la desmoralización, a la abstención, al alejamiento con la política en general e incluso a votar partidos antisistema. Así pues, la desafección es algo estructural que cuestiona el funcionamiento de la democracia.
La desafección tiende a ser estable, suele transmitirse por las vías de la socialización política y en España ya era alta antes de la crisis.
 En España la desafección ya se veía antes de la crisis económica y llevaba creciendo hace 3 años. Ésta ha sido canalizada por los nuevos partidos, los emergentes, que ha hecho que la parte de la sociedad que tendía a la desafección haya vuelto a sentirse representada con estos nuevos actores políticos. Es decir, están ayudando a salvar el sistema. Pero, igualmente, si no hay cambios políticos en estos partidos, la desafección puede volver a crecer.
3 Actores e Instituciones Políticas Evolución de la insatisfacción política en España (CIS) Valoración negativa de la situación política y económica (1993-2013) Valoración positiva de la situación política y económica (2015-2016) 4 Actores e Instituciones Políticas Valoración negativa de la situación política (2015-2016) En España cuando hay crisis económica aumenta la valoración negativa de la economía y también la de la democracia. Pero también aumenta aquellos que están poco o nada satisfechos con la democracia.
- 2003-2004  más tensión política que descontento con la economía. Cuando comienza la crisis, crece la valoración negativa de la economía pero también de la política.
Es decir, vemos que los políticos y la política son el problema, no la solución, ya que no solucionan los problemas sino que los agravan. Esto es una de las causa de la desafección.
Las preocupaciones de los españoles La corrupción como problema político (CIS, 2010-1014) 5 Actores e Instituciones Políticas  La corrupción y el fraude fiscal afectan mucho a la crisis del sistema  encontramos un incremento de la corrupción y del fraude y, consecuentemente, mayor preocupación de la población (esto empezó a crecer el 2013 coincidiendo con el escándalo Bárcenas).
 Por lo tanto, solo con la crisis económica no hay desafección, sino que hay otros elementos que influyen en ella y la hacen aumentar, como la corrupción.
De hecho, la verdadera crisis política de España se inicia en enero de 2013. En 2012 los problemas económicos habían empezado a bajar y sin embargo sigue habiendo una crisis política.
 Otro problema en España es que la clase política y los partidos se ven como problemas y no como soluciones. Además, la preocupación por el paro se ha mantenido estable y muy alta entre 2012-2015.
¿Castigamos la corrupción? ¿Qué pasó en los municipios que tenían corrupción antes de 2011? Un análisis comparativo entre las elecciones municipales de 2007 y las de 2011, se concluyó que el hecho de haber corrupción a nivel municipal no afectó prácticamente a las elecciones. Concluyeron que los alcaldes corruptos perdieron de media menos de 2 puntos en porcentaje de voto. Pero en el caso de los municipios en que la corrupción generó beneficios (lo que la gente percibe como beneficios) para la localidad, los alcaldes incluso gana apoyos.
En España hacen falta incentivos para evitar caer en la corrupción y, además, no se ha castigado.
Rendición de cuentas y corrupción en España En España la rendición de cuentas ha sido muy deficiente y a menudo los ciudadanos no han castigado electoralmente la mala praxis política.
Los estudios sobre corrupción municipal en España indican que no se castiga porque se tolere la corrupción en sí, sino porque se valoran sus beneficios indirectos.
Pero si los ciudadanos pasan de la política, no piden cuentas a los candidatos, no castigan a los corruptos, ni premian a quienes lo merecen ¿quién controlará a los partidos o a los gobiernos, cómo podrá obligárseles a que cambien para convertirse en instrumentos democráticos al servicio de los ciudadanos? Insatisfacción con la democracia y “ciudadanos críticos” Una situación política puede llevar a la desafección o, por el contrario a la movilización. De hecho, en la mayoría de países europeos, el incremento de la insatisfacción con la democracia ha conllevado el crecimiento de los denominados “ciudadanos críticos”.  Su principal característica es que intervienen activamente en 6 Actores e Instituciones Políticas la vida política para así modificar el funcionamiento e incluso los rendimientos del sistema político que les disgustan.
Sin embargo, en España los desafectos han tendido a la pasividad y al rechazo indiscriminado de partidos y dirigentes políticos. Ello ha aumentado la brecha entre ciudadanos y políticos.
Pero en los últimos años (2013-2014) el interés por la política ha aumentado y muchos españoles han participado más activamente en actividades de protesta. Es decir, han aparecido movimientos emergentes como novedad. Pero si las protestas no sirven para generar cambios relevantes, la desafección podría agravarse al extenderse sentimientos de frustración entre los ‘ciudadanos críticos’.
Por lo tanto, la desafección no solo lleva a la pasividad sino a un nuevo ciudadano crítico que se moviliza para intentar cambiar algo. Esa es la novedad de los movimientos emergentes de los últimos años y en ningún lugar estaba escrito que estos movimientos iban a cambiar algo (incluso mucha gente no lo creía).
Política y antipolítica (Vallespín) Los nuevos movimientos de protesta entre 2011 y 2014 fueron calificados de “antipolíticos” por parte de la “política institucional”, ya que se decía que iban en contra de la política y de la representación del Congreso, y que incluso podrían desestabilizar la democracia ya que ese tipo de protesta no era legítima. Pero estos movimientos sintonizaban con el sentir general de una importante mayoría de ciudadanos, que pedían respuestas.
Vallespín escribe un artículo precisamente reivindicando el carácter político de esos movimientos, ya que están pidiendo un cambio en el gobierno. Así pues, estos movimientos ciudadanos han actuado como ‘agentes de politización’ entre 2011 y 2014 ya que el sistema había dejado de conectar con voces y sensibilidades políticas que buscan hacerse oír sin encontrar un medio institucional que se lo permita.
De esta manera, estos movimientos han “repolitizado” el debate público y la sociedad como respuesta a la reducción de la política a mera gestión tecnocrática, a la expresión de consignas vacías y a la falta de valentía para decir la verdad.
Esto es importante porque no estaba escrito en ninguna parte que estos movimientos se debían politizar, sino que se quedarían en movimientos. Es importante politizarlos porque se convierten en un agente de cambio.
Movimientos sociales y participación política Promover la participación activa de los movimientos sociales puede contribuir a la integración democrática de sectores que se sienten excluidos del sistema y a los que, se descalifica como “anti-sistema”.
Según Rosanvallon, estos ciudadanos generan una interacción intensa con la esfera política, ejerciendo: 7 Actores e Instituciones Políticas - - una democracia de expresión, mediante la que formulan críticas a las actuaciones de los poderes públicos y expresan sus reivindicaciones (aumentan la capacidad de expresar las críticas del sistema); una democracia de implicación, a través de actuaciones para relacionarse entre sí y conseguir crear un entorno común (crean nuevos grupos), y una democracia de intervención, a través de un conjunto de actuaciones para conseguir desarrollar un sistema político más transparente y participativo (crean nuevas dinámicas de intervención para mejorar el sistema político).
Por lo tanto, los movimientos crean una nueva forma de expresión, de implicación y de intervención.
DEMOCRACIA, REDES SOCIALES Y GLOBALIZACIÓN ¿Cuál es el impacto de internet y las redes sociales en el funcionamiento de la democracia? Con la aparición de las nuevas redes sociales, nos vienen a la cabeza distintas preguntas. Primeramente, ¿cómo las redes sociales intervienen en la distribución de poder o cambian las relaciones de poder? Las redes sociales provocan:  Horizontalidad  las relaciones se convierten en horizontales y pierde fuerza la verticalidad.
 “Desjerarquización”  Bilateralidad con la relación al poder, ya que no solo se influye de arriba hacia abajo, sino también se intenta influir des de abajo hacia arriba.
Estas tres primeras configuran un nuevo modelo de interacciones que se escapa de los controles tradicionales.
 Estado de campaña permanente del político provocado por la transparencia: el político debe estar respondiendo continuamente las demandas de la sociedad permanentemente y debe reaccionar constantemente ante ellas. Esto también hace que todo se desmitifique más porque se conoce todo: no hay ‘secretos’.
La transparencia está sobrevalorada porque las negociaciones también requieren discreción: cuando has llegado a un acuerdo entonces se explica. Es complicado estar permanentemente explicando las negociaciones.
 Demanda de ejemplaridad de los políticos.
 Esto también crea una menor privacidad para el político.
 “Burbujas de filtro”  nosotros nos exponemos más a aquello que queremos; nos exponemos a aquellas opiniones que más queremos. Esto puede llevar a la polarización de la sociedad.
 La realidad es una construcción social. Las redes llevan al extremo esta producción de realidades. E.g.: la realidad de una persona de extrema-derecha es muy diferente a la de uno de izquierdas.
8 Actores e Instituciones Políticas Las consecuencias políticas de las redes sociales (Vallespín) El funcionamiento de la democracia institucional se ve desafiado por el uso creciente de las nuevas tecnologías, que introducen un ruido inmenso en los habituales canales de comunicación política y crean un nuevo modelo de interacción política que se escapa a los controles tradicionales.
El espacio público se escinde en una pluralidad de percepciones (burbuja de filtros) de lo que ocurre que no puede ser vertebrado ya por los medios de comunicación de siempre. Es decir, se crean mundos diferentes entre ellos que no se pueden incluir en una misma esfera política.
Su característica fundamental es la erosión de toda autoridad a la hora de definir la realidad (ya que cada persona tiene su “pantalla” y su propia realidad distinta de las otras, ya que no hay una realidad conjunta y por lo tanto es muy difícil conectar todas las realidades en una ´nica sociedad) y su facilidad para poner en marcha formas de expresividad política que no se dejan reconducir con facilidad a través de las vías partidistas.
Esto no las convierte en “antisistema”. Lo que sí hace es poner de manifiesto un nuevo tipo de crítica en los márgenes del sistema que este ya no sabe encauzar. De ahí la importancia de gozar de medios de comunicación independientes que sepan conectarlos dentro de lo que podríamos llamar una estera política unificada.
La sociedad en red y el peligro de la creación de “burbujas de filtros” La “sociedad en red”, teorizada por el sociólogo Manuel Castells, representa el fin de la “sociedad de la intermediación”.
La crisis de las instituciones de intermediación (iglesias, sindicatos, partidos políticos…) y la fragmentación del poder vinculado a la información, así como un progresivo proceso de “individualización”, pueden provocar un incremento del conflicto y la polarización social entre individuo y grupo que viven en sus respectivas “burbujas de filtros”.
En las redes sociales nos agrupamos por intereses o identidades comunes. Vemos sólo la realidad a la que queremos vernos expuestos, es decir, la realidad de nuestros “amigos virtuales”. Es decir, en las redes sociales cada persona se crea su propio mundo y su propia “burbuja de filtros” separado del resto de mundos y burbujas y esto hace que cada persona se aleje del conjunto de la sociedad. Además, también pude llevarnos a una gran polarización.
Este proceso de “agregación electiva” conlleva el peligro de la endogeneïdad y se ha convertido en un factor de consolidación de “identidades resistencia” (Castells) que están aprovechando la red para crear “comunidades virtuales” que pueden terminar 9 Actores e Instituciones Políticas generando pequeñas comunidades en red cada vez más autorreferenciales y desconectadas del resto de la sociedad.
Las identidad proyecto y la identidad resistencia La identidad resistencia es la que genera una resistencia con los valores preestablecidos y ante una realidad en la que una persona siente que no encaja (capitalismo, homofobia...). La identidad proyecto implica una identidad de transformación o de cambio. La identidad resistencia puede transformarse en una identidad proyecto cuando esta resistencia se utiliza para movilizarse e intentar cambiar las situaciones con las que estas en contra.
Además, las redes e Internet nos van a permitir encontrarnos con aquellos que son iguales que nosotros aunque estén lejos.
Las redes sociales y la crisis de representatividad (Martínez-Bascuñán) Las redes permiten construir y reforzar estas identidades pero también construir nuestra propia identidad individual.
Además, las redes sociales fomentan una expresión política basada en el ideal de democracia directa, rápida e inmediata, que ha afectado de forma ambivalente la dimensión representativa de los sistemas democráticos.
 ¿Hay una representación institucional de las voces filtradas desde esa esfera  pública digital? ¿La voz cuenta como poder de influencia en el proceso de toma de decisiones? Si esto es así, el poder no está solo en tomar decisiones, sino en ejercer presión para tomarlas, en visibilizar perspectivas desde enmarques lingüísticos y hashtags, y por tanto, en poder dar proyección pública a intereses y opiniones. Representación en ese sentido tiene que ver con influencia política; la habilidad o el poder de ser escuchado.
Es decir, con la era de la información el poder no se encuentra en unos pocos sino que se ha democratizado. La aparición de las nuevas redes sociales tiene un impacto político ya que todos pasamos a tener voz en el debate político y poder dar así nuestra opinión  las nuevas generaciones de identidad van a tener una importancia enorme.
Las redes sociales y la crisis de representación II-III Con las TICs la democracia puede pensarse como un proceso comunicativo de muchos actores políticos que desemboca en la toma de decisiones.
Sin embargo, el aumento en la complejidad de la intermediación política ha provocado también una crisis de los mediadores tradicionales entre sociedad y política como 10 Actores e Instituciones Políticas venían siendo los propios partidos políticos.  El ciudadano ya no necesita ser representado porque él puede ya representarse a sí mismo.
Las TICs generan el entendimiento de los procesos políticos no mediados, como alternativa a la impersonalidad, la alienación y la burocratización de los gobiernos en las actuales democracias. Ofrecen la oportunidad de que los individuos puedan opinar y tomar decisiones colectivas de una forma descentralizada y al mismo tiempo.
Además, la política no es sólo la relación “con” los “afines” (como en las redes). Es también relación entre extraños que no se entienden en un sentido inmediato y rápido, sino que interactúan además a través del tiempo y la distancia, y a través de actores intermedios.
La crisis de la representación se produce cuando las fuerzas políticas no representan las posiciones antagónicas que hay en la arena social. Lo contrario a la representación, por tanto, no es la ausencia de participación, sino la ausencia misma de representación (si no hay representación no es porque la gente no participe, es porque la gente no se siente representada por ningún partido).
Un verdadero enfoque radical de democracia debería empezar por reconocer un modelo integral en el que las dimensiones representativa, deliberativa y participativa no fueran excluyentes, si no que se complementaran.
Así pues, la transparencia, la inmediatez y la ausencia de representación que la gente cree encontrar en la red, lejos de crear relaciones más auténticas y puras en política, pueden acabar negando la política misma. Es decir, la negociación entre distintos y esto es lo que alerta más de este posible problema.
El “efecto rebaño” y el peligro del “narcisismo de la opinión” Twitter comienza a ser un instrumento que conforma la opinión de las mayorías y representa una creciente tendencia de promoción de la opinión pública. A pesar de eso, Twitter es un instrumento que no conduce a la reflexión, sino a la movilización, y que la fuerza de su impacto a través de los trending topics, por ejemplo, puede provocar un “efecto rebaño” en la sociedad. Es decir, cuando alguien apoya algo, cada vez hay más gente que lo hace. Esto puede estar organizado des de determinados lugares de poder o no, aunque también hay dinámicas espontáneas que se crean solas.
Ya hay indicios suficientes como para pensar que la inmediatez y la simplicidad en los formatos comunicativos de Twitter estarían facilitando la construcción de ese “efecto rebaño” en la formación de las opiniones cuando algún tema salta a la arena cibernética.
11 Actores e Instituciones Políticas Por otro lado, asistimos a una lógica de “narcicismo de la opinión” en una esfera pública dominada por el espectáculo, donde la opinión no sirve para “dialogar” o “discutir” sino para “competir” entre grupos distintos que solo quieren más popularidad.
¿Cuánta democracia cabe en las redes? ¿Qué efectos acabará teniendo todo esto, desde un punto de vista normativo sobre o la esfera pública? ¿La supuesta democratización de las opiniones ha evaporado el filtro para discernir o sobre aquellas que pueden tener relevancia o validez en términos de razonabilidad o legitimidad? O por el contrario ¿hemos entrado en un mercado de las opiniones en competición o dónde acabarían imponiéndose aquellas más emocionales, o aquellas cuya formulación estratégica tiene más impacto porque algunos internautas controlan mejor que otros los formatos y técnicas específicas de las redes al uso?  Si fuera así, ¿cuánta democracia cabe en las redes? Son preguntas que quedan en el aire.
La globalización y la pérdida de soberanía (el trilema de Rodrik) El trilema político de la globalización propuesto por el economista Dani Rodrik afirma que las sociedades no pueden disfrutar simultáneamente de: - mercados completamente integrados globalmente (globalización); - un gobierno democrático, que tome decisiones con un apoyo social mayoritario (democracia); - y que estas decisiones se tomen en el marco de una estructura política nacional (Estado-nación).
Ante este trilema, las sociedades han de saber que cuanto mayor sea el compromiso por cumplir dos de esas tres condiciones, más dispuestas deberán estar a renunciar a cumplir el tercero.
Globalización La democracia se ha establecido gracias al conjunto de los Estados-nación, y la globalización –que se ha añadido recientemente- ha desestabilizado y puesto en crisis el sistema, tanto el Estado-nación pero también la democracia.
Democracia o Estado-nación ¿Queremos vivir en una democracia nacional aislada en la que nos afecte lo menos posible la integración de mercados? o ¿O Jugamos en la integración de mercados intentando mantener la soberanía del estado-nación? Pero entonces se deja de lado la democracia. Se van a tener que ejecutar unas políticas que no van a ser las demandas de la gente (e.g.: China).
o ¿O renunciamos a la soberanía nacional e intentamos construir una democracia a nivel global? 12 Actores e Instituciones Políticas Este es el trilema que hay que plantearse, porque si no, no se darán respuestas eficientes. Hoy los estados están perdiendo soberanía y al perderla, también pierden democracia. Consecuentemente, se pierde la capacidad de incluir los ciudadanos en las decisiones.
Opciones del trilema de Rodrik  Opción A: combinar el mantenimiento de la soberanía nacional y el compromiso con la integración de mercados renunciando a la democracia como forma de toma de decisiones (e.g.: los países europeos de antes de la primera guerra mundial, y actualmente, China).
 Opción B: combinar el mantenimiento de la soberanía nacional con un sistema democrático sacrificando el alcance de la integración de mercados y alejándonos de la globalización (e.g.: el orden económico de Bretton-Woods posterior a la II guerra mundial).
 Opción C: combinar la integración de mercados con un sistema democrático renunciando a la soberanía nacional a favor de un sistema político democrático global.
 La actual crisis política y económica europea pone en evidencia las consecuencias del trilema de Rodrik.
Politics without policies or policies without politics? Vivien Schmidt El sistema político europeo se asemeja a un sistema de “policies without politics”. Un sistema donde se deciden muchas políticas públicas sin un debate político previo.
Los sistemas políticos nacionales de los Estados miembros funcionan cada vez más como sistemas de “politics without policies”. Sistemas en los que se produce un debate político pero no tienen la capacidad ni el poder para ejecutar políticas públicas eficaces, principalmente en el ámbito económico.
La situación actual resulta insostenible, en la medida que los ciudadanos están perdiendo control democrático a nivel nacional sin ganarlo a nivel europeo. Se ha avanzado en un sistema económico muy integrado renunciando a la soberanía nacional pero sin construir un gobierno democrático europeo. (Los programas de ajuste han sido percibidos como ilegítimos por atentar contra el principio democrático y la soberanía nacional).
Los ciudadanos europeos deberán escoger entre renunciar a la soberanía nacional para construir un sistema democrático europeo, o renunciar a la integración monetaria y fiscal europea para preservar un sistema democrático en el marco del Estado-nación. O decidir si Europa quiere ser un imperio (con estados-nación) o una democracia (eliminando todos los Estados de Europa).
13 ...

Comprar Previsualizar