Historia económica y de la empresa. Tema 2 (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Derecho + Administración y Dirección de Empresas o Economía - 1º curso
Asignatura Historia Economica y de la Empresa
Año del apunte 2016
Páginas 8
Fecha de subida 24/04/2016
Descargas 1
Subido por

Descripción

Apuntes de la clase impartida por el profesor Kaloyan Stanev complementados con información del libro recomendado para su clase: Historia Económica de la España Contemporánea (1789-2009) de Albert Carreras y Xavier Tafunell

Vista previa del texto

Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com buscando el usuario atorresvelazco HISTORIA ECONÓMICA Y DE LA EMPRESA BLOQUE 2. LA REVOLUCIÓN LIBERAL Y LA DIFUSIÓN DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL 1. La crisis del Antiguo Régimen 1.1 Primeros cambios del sistema tradicional causados por la Guerra Gracias a la Guerra las tropas combatientes destruyeron gran parte de la cabaña ovina española y esto significó la decadencia de la Mesta. Si le añadimos a esto el descrédito de los señores laicos y religiosos que les dio razones a los campesinos para que se atrevieran a roturar las tierras tradicionalmente usadas como pastos. Además el ayuntamiento promovió el reparto y la venta de tierras concejiles.
Podemos decir que el proceso no se cuestionó gracias a la restauración de la monarquía absoluta.
1.2 Los efectos de la pérdida del Imperio sobre la economía española De 1760 a 1830 podemos observar cómo los números de la superficie colonial se reducen por la pérdida del imperio colonial.
Gracias a la pérdida de las colonias sufrimos una contracción de la exportaciones que supuso una depresión de los sectores exportadores y la desaparición de las remesas de plata que en años anteriores como de 1784-96 habían ascendido a una media anual de 355 millones (aquellas llegadas de las colonias) Además se desplomaron la inversión y el empleo con una contracción directa de la inversión de hasta un 16-18% que significó una pérdida de un 7-8 % anual del ingreso por habitante.
Sumando a esta situación teníamos nuestra balanza de pagos (relación con el resto del mundo) que siempre había sido deficitaria (-118 millones) y aún y así empeoró pasando a -241 millones.
Para colmar el vaso entre 1814 y 1823 los precios caen a la mitad y esto significó que teníamos deflación, o sea, una caída de la demanda agregada (consumo, inversión, empleo).
Pasaremos ahora a analizar como afectó esta situación a Hacienda. Al perder los ingresos que provenían de las colonias el ya de por sí equilibrio frágil de Hacienda se derrumbó. El haber tenido guerras muy costosas contra Inglaterra y Francia que habían significado un gran gasto no ayudó y la gestación de la crisis fiscal en 1793-1807 había dado paso a la espiral de endeudamiento. Todo esto contribuye a que se derrumben los ingresos externos, se estanquen los internos y que se redujan los totales por la incapacidad de los gobernantes de conseguir financiación del déficit público. Como resultado tenemos el Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com buscando el usuario atorresvelazco fracaso de la Hacienda absolutista que ya no podía ni siquiera abastecer los bienes públicos puros (defensa, seguridad y administración).
Todo sin embargo no fue negativo ya que gracias a la pérdida del Imperio los cambios estructurales pedían a gritos un cambio institucional. Se intentó disminuir las importaciones e integrar más al mercado interior. También se intentó potenciar más las actividades exportadoras mediante la especialización en la producción de los bienes en que la economía española tenía ventajas comparativas y que eran más demandados en el exterior. Por otro lado para impulsar la agricultura comercializada y conseguir una oferta creciente de productos agrarios se requería una modificación radical de los derechos de propiedad, así como de la fiscalidad. Como podemos ver de lejos, los cambios estructurales que se necesitaban en España implicaban transformaciones profundas que eran incompatibles con el marco institucional del Antiguo Régimen.
2. La transformación radical del Estado: La revolución liberal.
Pasaremos por una etapa de mucha inestabilidad con Guerras civiles (carlistas), golpes de Estado, revoluciones, etc.. hasta alcanzar un equilibrio en la Restauración.
2.1 Un nuevo modelo institucional y económico: el Estado liberal español Estado Liberal Presenta los derechos humanos básicos en la doctrina liberal (igualdad, libertad y propiedad) que el Estado debe amparar para ser legítimo. Además este estado tiene que tener un carácter representativo y un régimen constitucional (codificación) Podemos ver la inestabilidad del sistema político español por la media de gobiernos por año. Debería ser mucho más baja. Las cifras que tuvimos en esta época significan que los gobiernos variaban al menos una vez al año.
A pesar de este caos de inestabilidad política vemos que el sistema económico no se ve afectado ya que el orden económico liberal se mantuvo al margen de los descalabros políticos.
En esta etapa de la economía nos situamos en el reino de la propiedad, la libertad y la igualdad económicas, junto con el orden económico capitalista.
Sobrevive el liberalismo económico porque se llega a la revolución liberal en el ámbito económico (se reformulan los derechos de propiedad y del uso de estos derechos. Veremos como la acción legislativa y el programa económico liberal se concentrará en la reforma agraria. Además tendremos nuevos derechos de propiedad y transferencia de propiedades desde instituciones colectivas a particulares.
2.2 La revolución liberal y la agricultura La reforma agraria liberal fue un conjunto amplio y complejo de medidas destinadas a implantar los derechos de propiedad capitalista (absoluta, individual y con libertad irrestricta de uso). Su herramienta central fue la desamortización (transferencia masiva de la propiedad de la tierra cultivable). Esta desamortización afecto a las tierras de la Iglesia y de los municipios pero hemos de tener claro que no se trataba de una expropiación ya que a las instituciones a las que se les arrebataba la propiedad eran indemnizadas. Esta reforma también significó la abolición del régimen señorial y la desvinculación del patrimonio nobiliario que daría paso a la transmutación de la aristocracia terrateniente en una clase de propietarios burgueses cual apoyó al régimen liberal.
Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com buscando el usuario atorresvelazco Los objetivos de esta reforma agraria eran obtener dinero para una Hacienda arruinada, atraer gente al ideario liberal (y debilitar al enemigo), crear una clase media agraria propietaria, incrementar la producción de alimentos y unificar el territorio bajo una sola ley y fiscalidad.
La reforma agraria dio paso a la liberalización económica. Al fin se creó la legislación para garantizar el libre uso de la tierra (libertad de arrendamiento, etc.) y se liberalizaron los mercados de factores (trabajo y capital). Siguiendo esto se abolieron los gremios, las empresas tenían más libertad y había libre contratación. Según el ideario liberal, la economía debía regirse por el principio básico de una economía de mercado (juego de oferta y demanda mediante precios) y por esto teníamos la libertad de circulación de las mercancías.
Al preguntarnos si se cumplieron los objetivos nos encontramos con que hay dos maneras de ver los resultados. Si lo miramos desde el lado fiscal la reforma nos ayudó a sobreponernos de la bancarrota y a reducir la deuda acumulado pero financieramente el balance no fue espectacular. En cambio, desde un punto de vista político definitivamente obtuvo rédito político.
Impacto de la desamortización sobre la agricultura: Una expansión agrícola limitada.
Predominio de una agricultura (cereal, de secano) pobre y descapitalizada. La regresión de las superficies forestales y de las tierras dedicadas a pastos limitó la producción de lana, carne y leche.
2.3 Factores explicativos del retraso agrario Por el medio natural que tenemos España tenía la posibilidad de especializarse en una agricultura basada en la viticultura, horticultura y fruticultura, para la que tenía ventajas comparativas y absolutas.
A pesar de esto no nos especializamos en estos cultivos y optamos por el cultivo de cereal (gracias a la política comercial) para el cual la dotación de recursos que poseía España era desfavorable.
Para sumarle a esto no teníamos ni inversión privada ni inversión pública.
Además había demasiadas fincas pequeñas o excesivamente grandes cuando lo que se necesitaba es que fueran medianas.
Supuestamente la modernización económica dependía de la agricultura pero la agricultura no contribuyó al crecimiento económico porque había una producción creciente para alimentar a la población urbana, se liberalizó la mano de obra, había acumulación y transferencia de capitales y era un mercado en expansión para los bienes industriales. La industria española se enfrentó permanentemente a un problema de sobreproducción debido a que la agricultura era pobre y atrasada.
2.4 La transformación de la Hacienda Una de las claves de la transición del Antiguo Régimen al sistema estatal moderno era llevar el régimen antiguo en el mundo moderno sin cambiar los elementos principales del antiguo sistema fiscal, lo cual era básicamente una misión imposible. Se buscaba una solución para resolver los problemas de Hacienda sin cambiar el orden social o sin aumentar la presión fiscal obviamente escasa. Además la existencia de sectores sociales exentos del pago de impuestos directos iba radicalmente en contra de la ideología liberal.
Se realizó una reforma fiscal que consistía en un nuevo cuadro tributario presentado por Alejandro Mon y Ramón Santillán Bueno en 1845 (en función hasta 1977) y la aplicación de los principios de reparto de la carga (universalidad, equidad, legalidad, suficiencia y sistematicidad) o sea, el mínimo posible de impuestos y sólo uno por cada base impositiva.
Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com buscando el usuario atorresvelazco Este tipo de reforma fiscal distinguió los diversos tipos de ingresos. El primero procedía de los impuestos directos (la contribución de inmuebles, cultivo y ganadería además de la contribución industrial y de comercio y el derecho de hipotecas y sucesiones). El segundo de los impuestos indirectos (las aduanas y el impuesto de consumos, que gravó la comercialización de vino, carne, aceite y jabón). Y el tercero provenía de los monopolios (los estancos del tabaco, de la sal y de las loterías).
Si nos preguntamos si la reforma tributaria de 1845 cumplió con las condiciones enunciadas podemos decir que si cumplió con los principios de universalidad, legalidad y sistematicidad pero con algunos matices. Entre estos matices encontramos el caso particular fiscal del País Vasco y Navarra y el hecho de que las Cortes no tuvieran un control efectivo sobre el presupuesto. Además de que el sistema tributario no era todo lo coherente y simple que pudiera haber sido.
En cambio no cumplió con los principios de equidad y suficiencia ya que el cuadro tributario instaurado en 1845 no permitió obtener un volumen de fondos suficiente para financiar el gasto público. Le podemos añadir a esto la defraudación y la falta de flexibilidad ya que quienes fijaban las cuotas que debían de pagar los contribuyentes eran los organismos locales (establecían cuotas basándose en las declaraciones de bienes presentadas por los propios interesados) y la evasión fiscal cometida por los poderosos era casi absoluta y esto provoco que la presión de los impuestos callera solo en los pobres (agricultores modestos) ya que estos eran más fáciles de manejar. El resultado final de esto fue la insuficiencia y suspensión de pagos en 1851, 1864, 1876, 1882, 1899.
Como ya hemos dejado en entredicho “la presión fiscal recaía con mucha más fuerza sobre los pobres que sobre los ricos”. Habían bajos rendimientos del impuesto sobre la tierra y de la contribución industrial y de comercia además de un bajo volumen de ingresos por desamortización. Los pocos ingresos que habían no cubrían el gasto público y esto causaba un círculo vicioso ya que el peso de la deuda se financiaba con el déficit i el déficit se financiaba con nueva deuda.
2.5 El déficit público Podemos ver al estado como freno. El déficit público ha tenido un carácter estructural a lo largo de la historia. El continuo desequilibrio entre ingresos y gastos plantea serias dificultades a otros sectores económicos y esto explica el porqué de que el déficit público fuese una carga para la economía ya que este absorbió un gran volumen de ahorro que podría haberse destinado a inversiones productivas.
El presupuesto del estado español de la segunda mitad del siglo XIX se basaba en un déficit persistente.
El tener un sistema fiscal que proporcionara al Estado pocos recursos, condenó al Estado español a gastar poco en lo que no fuere indispensable para la propia supervivencia (invirtió en el gasto militar y los cuerpos policiales, la administración, la justicia y la casa real y otras instituciones).
2.6 La Deuda pública La deuda pública data desde el reinado de Carlos IV y la Guerra de la Independencia. El régimen español consolidaba, difería reformaba o reactivaba las deudas pero rara vez las pagaba. Esto provocó suspensión de pagos en los años 1851, 1864, 1876, 1882 y 1899. Las tres conversiones más importantes del siglo XIX fueron Bravo Murillo 1851, Camacho 1882 y Fernández Villaverde 1899-1900.
Esto nos puede llevar a la pregunta de por qué le prestaban los tenedores a un deudor tan fraudulento y si era España en el único país que ocurría esto. La respuesta esto es que los tenedores prestaban porque había intereses muy altos y España no fue el único país que hizo esto.
Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com buscando el usuario atorresvelazco 3. La apertura comercial al exterior España tuvo una apertura gradual al exterior. Nuestro grado de apertura especialmente hacia la Unión Europea fue muy bajo ya que España era un país bastante cerrado.
Grado de apertura: peso de las importaciones y exportaciones de un país en el PIB.
Tuvimos niveles bastante bajos (19%) hasta los años 30 y en los años 90 comenzaron a crecer de manera notable. Durante el siglo XIX tuvimos crecimiento gracias al capital extranjero.
Si hablamos del dinamismo importador y exportador España tradicionalmente siempre ha tenido déficit en su balanza comercial (importaciones más altas que exportaciones) y siempre ha ido encontrando soluciones para esconder este déficit. Se desarrolló gracias a su integración en la economía europea occidental (comercio exterior fundamental para economía en vías de desarrollo).
Las exportaciones crecen durante el período unas 8 veces y las importaciones igual.
3.1 Importaciones Importamos menos alimentos y manufacturas porque nuestra producción local de estas cosas aumenta pero también notamos un aumento en las importaciones de las materias primas por nuestra industrialización creciente.
Pasamos de tejidos de algodón (21,3%) y tejidos de lino (12,6 %) a Algodón de rama (8,3 %), Aguardiente (4,9 %) y Trigo (4,6 %).
3.2 Exportaciones Nuestra exportación de alimentos sube porque producimos más dentro del país a la vez que se reduce la de materias primas ya que las necesitamos para nuestra industrialización. También exportamos minerales (entre 50-69% a Francia y Gran Bretaña). Como ya hemos dicho antes, notamos un cierto nivel de industrialización porque las manufacturas suben de 6,2 a 10,6.
En 1885 exportamos principalmente vino (38,2%), hierro mineral (5,6%), plomo (4,9%), cobre mineral (3,4%) y cobre metal (2,9%).
3.3 Expansión de la minería España fue una superpotencia minera en la época de la primera industrialización ya que exportaba muchos minerales y en variedad.
- 1831-1910: Plomo 1880-1913: Piritas 1801-1910: Mercurio Esta expansión minera fue debida a la demanda internacional, los avances de las técnicas de explotación y la nueva legislación minera (La ley de las bases generales 1868). Debemos admitir que el crecimiento de la exportación de minerales sin embargo tuvo escasos efectos de arrastre sobre el resto de la economía porque casi todo era de los extranjeros y por lo tanto España se benefició pero no desarrolló su economía (excepto en el País Vasco).
Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com buscando el usuario atorresvelazco 3.4 La inversión extranjera Fue fundamental para las economías en vías de desarrollo como España que logró cubrir su balanza de pagos en el siglo XIX. Esta inversión equilibró la balanza de pagos (1850-1890) y trajo un 37% de la inversión agregada (1850-1876).
Los países que invirtieron en España fueron en su mayoría Francia, Bélgica y Gran Bretaña. Francia invirtió por los ferrocarriles y las minas desde el principio y Inglaterra entró un poco más tarde (18711880) por las minas.
3.5 La política comercial El instrumento principal de la política comercial fue el arancel. Existen dos tipos de aranceles; el arancel fiscal (arancel bajo); el arancel protector. Hemos de tener en cuenta que cuanto más proteja un arancel, menos ingresos produce y que no se puede proteger a una industria sin perjudicar a otra, al consumidor, o a ambos.
España en toda su historia ha tenido una larga tradición de proteccionismo. Durante el siglo XIX España era algo más proteccionista que el resto de los países de Europa occidental. En 1846 el abandono del proteccionismo agrario por parte de Inglaterra propició un movimiento de opinión librecambista. En España esto provocó una intensa polémica entre los partidarios del librecambio y los de la protección.
4. La construcción del ferrocarril La clave de la industrialización española fue el transporte porque no había ningún otro país en Europa que necesitara tanto el ferrocarril como España. No había canales además de que tenemos un territorio muy accidentado. Le podemos añadir a esto que la velocidad de los diligencias era de 10km/h y los barcos de 7-10km/h. El animal más utilizado eran las mulas además de que el precio de productos como el trigo aumentaba un 270% en una distancia de 200km.
El ferrocarril llegó bastante tarde a España porque era extremadamente intensivo en capital, en tecnología y en conocimiento técnico por lo que se dependía del capital extranjero para construir la red ferroviaria. Se construyó bastante rápido cuando llegó porque a partir de 1855 los inversores tuvieron fuertes estímulos para hacer el tendido de las líneas ferroviarias gracias a la Ley de ferrocarriles (concesión de las líneas por 99 años, seguridad judicial para las empresas concesionarias y subvenciones para el proyecto). Gracias a esta ley el país pudo disponer en un tiempo récord de los ejes ferroviarios fundamentales, lo que significó una verdadera revolución en la oferta de transportes.
Claro está que hemos de admitir que aun y estando bastante extendida, la red de ferrocarriles españoles era inferior a la de la red europea del transporte ya que aunque España avanzaba muy rápido, la europea también seguía su camino 4.1 Los beneficios del ferrocarril Los beneficios directos del ferrocarril fueron como ahorrador de recursos productivos, para el ahorro social este era indispensable. Podemos decir con certeza que en ningún otro lugar de Europa el ferrocarril ha significado una mejora tan grande en el transporte como en España ya que fue un instrumento muy potente de integración del mercado (mejoras de bienestar, en la asignación de recursos y en la productividad). Todos los agentes económicos que participaron salieron ganando.
Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com buscando el usuario atorresvelazco Como nota extra podemos decir que el precio del trigo como antes habíamos mencionado, escalaba mucho con el transporte pero vemos como en el siglo XIX se produce en Valladolid el trigo y la diferencia del precio de venta en Barcelona es mínima.
4.2 Costes sociales del modelo ferroviario Español El modelo de construcción conllevó costes sociales, derivados de la opción de crear una infraestructura (muy cara) con exceso de capacidad. La demanda del transporte era insuficiente y la rentabilidad del negocio era muy baja lo que conllevó un impacto sobre las compañías y su financiación (crisis bancaria).
Si miramos hacia atrás notamos algunas oportunidades perdidas como el hecho de que se construyó una red radial con centro en Madrid cuando podría haber sido más rentable utilizando otro modelo además de unir más al país la franquicia arancelaria ya que fue un sector excluido de tener que pagar aranceles por lo que todo se importaba de Francia. Muchos historiadores piensan que se podría haber impulsado en el País Vasco la siderúrgica y que ellos construyeran estas partes del ferrocarril mientras otros dicen que la industria vasca no estaba preparada para tan gran empresa.
Además un gran fallo que se tuvo en el ferrocarril fue la “particularidad” de la red Ibérica. El ancho de la vía ibérica era 1668mm mientras que el ancho internacional era de 1435mm. Este fue un grave problema que obstaculizó las relaciones económicas españolas con el resto de Europa, puesto que para que las mercancías y las personas pudieran pasar a Francia en ferrocarril era indispensable la realización de transbordos en las fronteras. Es interesante mencionar que esta peculiaridad ha sido rota por el AVE ya que desde 2013 es posible viajar de Madrid a París en ancho europeo y en alta velocidad lo que significó el fin del aislamiento peninsular desde 1844.
Cabe resaltar que las compañías ferroviarias fueron las primeras empresas modernas de gran tamaño en España. Los dos ejemplos más notables fueron Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y a Alicante (MZA) y Caminos de Hierro del Norte de España (Norte).
4.3 La crisis económica de 1866-1868 Tuvimos varias crisis que se solaparon (crisis de la industria textil catalana, crisis financiera de 1866 y crisis de subsistencias de 1867-1868. Podemos notar una relación causa-efecto entre la crisis económica y la Revolución de 1868.
5. Problemas de la industrialización 5.1 5.2 La evolución de la industria PIB: Creció abismalmente Tasa de crecimiento: Positiva intercalando valores altos y bajos dependiendo del período.
Cada vez tuvo más importancia la industria aunque seguía detrás de la agricultura.
Ratio de productividad: Se dobló Precios relativos de la industria: Caen porque se produce más fácilmente El tiempo perdido en la carrera industrializadora De 1800-1840 faltan datos pero el IPI debió permanecer estancado, o incluso en retroceso como consecuencia de las guerras externas e internas y la pérdida de las colonias.
¿Qué falló para perder el ritmo del 1840-1860? Pasó el producto industrial per cápita, la diferencia abismal entre España y los otros países (especialmente con Gran Bretaña).
Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com buscando el usuario atorresvelazco España creció pero G. Bretaña, Francia y Alemania crecieron mucho más. Gran Bretaña estaba medio siglo adelantada si vemos la distribución sectorial de la población activa del año 1870 ya que tenía muy pocas personas (22,7%) trabajando en la agricultura mientras que España en 1887 triplicaba este valor en la agricultura (66,4%) 5.3 Frenos en el crecimiento industrial sostenido 1) El sobrecoste energético Ejemplo: El carbón asturiano que llega a Barcelona es más caro que el que viene de G. Bretaña.
El resultado de esto es que la mayor parte del carbón consumido era importado.
Nuestras fuentes energéticas hasta 1840 era la hidráulica directa y a partir de 1860 y hasta los años 50 del siglo XX el carbón.
2) La falta de un mercado amplio y dinámico El mercado interior tenía unas dimensiones reducidas a causa del atraso de la agricultura Los salarios e ingresos fluctuaban ampliamente, dependiendo de los resultados de las cosechas y la capacidad de compra de en años desfavorables para la agricultura era virtualmente nula.
3) La falta de competitividad de la industria por propia responsabilidad Los empresarios renunciaban a los mercados exteriores para quedarse con el mercado local y para esto presionaban al gobierno para poner más aranceles.
Según el Índice de Hoffman España (industrializada) aun estaba en su infancia cuando los otros países ya estaban industrializados. España se mantuvo en el primer grado de industrialización según el Índice de Hoffman hasta el siglo XX por su exceso en los bienes de consumo.
...