Derecho Constitucional I - Regulación constitucional de los derechos y libertades (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Rey Juan Carlos (URJC)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Constitucional I
Año del apunte 2015
Páginas 3
Fecha de subida 23/04/2016
Descargas 0
Subido por

Descripción

Tema 6. Regulación constitucional de los derechos y libertades

Vista previa del texto

adeb TEMA 6 REGULACIÓN CONSTITUCIONAL DE LOS DERECHOS Y LIBERTADES 1. Los titulares de los derechos y libertades 2. La interpretación de los derechos y libertades 3. La clasificación constitucional de los derechos 1. Los titulares de los derechos y libertades El tema de los titulares de los derechos fundamentales ha estado históricamente condicionado por la propia evolución de los mismos.
En la actualidad, el carácter universal de los derechos y libertades ha supuesto una modificación sustancial de la cuestión, que afecta a los siguientes aspectos: 1) Los titulares de los derechos y libertades son los ciudadanos del país.
2) Los extranjeros.
1) Los titulares de los derechos y libertades son los ciudadanos del país. Aunque hay algunas limitaciones: Derechos políticos, únicamente se predican de los nacionales mayores de edad. A este respecto, nuestra Constitución, fija la mayoría de edad a los dieciocho años.
La singular situación de los ciudadanos españoles que se encuentran en el exterior.
También se plantea el problema, que afecta a determinados derechos como el derecho a la vida, de si se pueden predicar derechos fundamentales de personas concebidas y aún no nacidas.
2) Los extranjeros: Se les suelen reconocer los mismos derechos y libertades que a los nacionales. Esta idea parece inspirar el artículo 13 de nuestra Constitución, aunque remite la cuestión a los Tratados internacionales y al desarrollo legislativo correspondiente.
Se equiparan únicamente a las personas extranjeras que residan legalmente en territorio español con los nacionales en materia de derechos fundamentales, e implicando ciertas restricciones para las personas extranjeras ilegales.
Nuestro ordenamiento jurídico parte de la constitucionalización de un principio igualitario entre población extranjera y española, aunque esto no quiere decir que el legislador no pueda establecer diferencias de trato en el sistema de derechos, siempre que no vulnere principios constitucionales.
Se perfila un nuevo marco de derechos y libertades para adaptar la interpretación que el Tribunal Constitucional hizo de determinados pretextos.
1 adeb La idea es generalizar el reconocimiento de los derechos fundamentales a las personas extranjeras, cualquiera que sea su situación en España, así como establecer un sistema progresivo de acceso a otros derechos basado en el esfuerzo del estatus jurídico a medida que aumente el periodo de residencia legal. En tal sentido, destaca la nueva regulación en la participación política (ej. Reforma art. 32 CE).
El siguiente derecho es de reunión y manifestación, asociación, sindicación y huelga, que se ejercerán en los términos señalados por el Tribunal Constitucional.
Otro derecho es el derecho a la educación, que se reconoce plenamente hasta los 18 años. Así como el derecho a la asistencia con determinados límites (casos de urgencia, mujeres embarazadas y menores de edad); y el derecho a la asistencia jurídica gratuita.
2. La interpretación de los derechos y libertades Nuestra jurisprudencia constitucional ha reconocido que los derechos y libertades han de interpretarse de conformidad con lo establecido en el artículo 10.2.
La necesidad imperiosa, por mandato constitucional, de acudir, en vía interpretativa, a la Declaración Universal de Derechos y demás Tratados internacionales en virtud del art. 96, pues estos tratados forman parte del Derecho interno español, es decir, son una parte integrante de nuestro ordenamiento, lo que supone que son derecho directamente aplicable.
Ahora bien, cuando esa interpretación pueda alterar el sentido de los propios preceptos constitucionales, su contenido esencial hay que conceder una clara prevalencia a la regulación constitucional, por la simple razón de que la Constitución es una norma superior, dentro de la escala normativa, a los Tratados internacionales.
3. La clasificación de los derechos y libertades Desde el punto de vista doctrinal existen multitud de clasificaciones.
Pero la clasificación doctrinal de mayor solidez es la de Jellinek, que aparece directamente conectada con la idea de derecho público subjetivo.
El proceso se genera en dos momentos: -El reconocimiento estatal de la personalidad.
-Dependencia de la voluntad del Estado respecto de la voluntad de los individuos.
a) Dependencia de la voluntad del Estado respecto de la voluntad de los individuos: El status pasivus: caracterizado por la total sumisión de los individuos al imperio del Estado. En él éstos no poseen ningún tipo de derecho o libertad.
El status libertatis: Son aquellos derechos reservados a la esfera personal del individuo y que actúan como límite absoluto al poder político estatal, el estado no puede intervenir.
El status civitatis: derechos políticos o de participación. Nueva posición del individuo en sus relaciones con el Estado.
El status activas civitatis: Dentro de los esquemas del principio democrático de la igualdad, actúa en nombre y al servicio del Estado.
Desde un punto de vista doctrinal, la clasificación de derechos y libertades es susceptible de ser realizada a una pluralidad de criterios. Así se puede efectuar una clasificación por: 2 adeb o o o o De su contenido (derechos individuales por un lado y derechos sociales y económicos por otro) Por la forma de su ejercicio (derechos de autonomía, participación...) Por razón del sujeto (persona, grupos o incluso el propio Estado) Por razón de su idea inspiradora (liberal, socialista) 3 ...