Derecho Constitucional I - Principio de igualdad y no discriminación (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Rey Juan Carlos (URJC)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Constitucional I
Año del apunte 2015
Páginas 4
Fecha de subida 23/04/2016
Descargas 2
Subido por

Descripción

Tema 7. Principio de igualdad y no discriminación

Vista previa del texto

adeb TEMA 7 PRINCIPIO DE IGUALDAD Y NO DISCRIMINACIÓN I. LA IGUALDAD EN LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA: 1. Igualdad como valor superior del ordenamiento jurídico.
2. Igualdad formal.
3. Igualdad material.
II. L A TRANSVERSALIDAD.
I.
LA IGUALDAD EN LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA: La referencia a la igualdad en nuestra CE aparece regulada en 3 momentos diferentes: A) Valor superior del ordenamiento jurídico art. 1.1.
B) La igualdad material, real y efectiva, del art. 9.2.
C) El principio de la igualdad formal reconocido en el art. 14 1. La Igualdad como valor superior del ordenamiento jurídico Valor superior del ordenamiento jurídico art. 1.1: Según nuestra jurisprudencia constitucional, «se proyecta con una eficacia trascendente de modo que toda situación de desigualdad persistente a la entrada en vigor de la norma constitucional [...] deviene incompatible con el orden de valores que la Constitución, como norma suprema, proclama» 2. Igualdad formal: art.14 CE El principio de la igualdad formal reconocido en el art. 14: «Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social».
Históricamente, la igualdad formal es una de las conquistas de la Revolución francesa 1789, aunque ya había tenido algunas proclamaciones en momentos anteriores.
Como por ejemplo la Declaración de Independencia de los EEUU de 1776, aunque es poco anterior, ya viene regulada la igualdad, declarando que “todos los hombres son creados iguales”.
Al igual que pasa con la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano (1789) en la que se establece que “El gobierno está instituido para garantizar al hombre el goce de sus derechos naturales e imprescriptibles y entre estos derechos nos encontramos la igualdad”.
La configuración del sistema constitucional español, con la institucionalización del Estado social y democrático de Derecho, hace de la igualdad y su desarrollo uno de los pilares básicos de la actividad política.
Así, la Constitución reconoce la igualdad ante la ley en el artículo 14 y la completa con la igualdad en la ley en el 9.2.
De este modo se entiende tradicionalmente que el artículo 14 consagra la igualdad formal y el 9.2 se reserva para la material 3. Igualdad material: art.9.2 CE 1 adeb La igualdad material, real y efectiva, del art. 9.2, parece permitir la justificación de desigualdades formales en aras de la consecución de igualdad real.
“Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social” La igualdad material o real se convierte en una característica básica del Estado social de Derecho en el que quien ejerce el poder tiene que tener en cuenta la posición real de los ciudadanos para actuar en consecuencia y conseguir una equiparación efectiva de los mismos.
La igualdad ante la ley implica que ante supuestos de hecho iguales, las consecuencias jurídicas serán similares, por tanto ante supuestos diferentes, las consecuencias tendrán que ser distintas.
El juicio de razonabilidad será el elemento que actúe para apreciar la violación del principio de igualdad y apoyará la actuación de los poderes públicos de modo que, en última instancia, la apreciación objetiva y razonable de la situación social desigual justificará la puesta en marcha de acciones positivas.
II. TRANSVERSALIDAD El concepto de transversalidad (mainstreaming): aparece, por primera vez, en los textos internacionales resultantes de las medidas adoptadas en la III Conferencia Mundial de las Mujeres, celebrado en Nairobi (1985).
Se encuentra especialmente reflejado en el debate sostenido sobre el papel de las mujeres en el desarrollo, dentro de la Comisión de Naciones Unidas sobre la Condición de la Mujer.
En este debate se planteaba la importancia de integrar los valores de las mujeres en los trabajos de desarrollo, así como la necesidad de implicar a los Gobiernos para que tuvieran en cuenta las cualidades de las mujeres en este aspecto. Como por ejemplo a la hora de diseñar políticas, planes, declaraciones, objetivos, programas y otros documentos políticos importantes.
La IV Conferencia Mundial fue una auténtica búsqueda de consensos a favor de la eliminación de los obstáculos que impiden la plena realización de la mujer en la sociedad.
Así, a pesar que la III Conferencia fue un gran avance en relación con la situación social en la que se encontraba la mujer, la IV Conferencia Mundial de la Mujer fue, primordialmente, una conferencia sobre los derechos y libertades fundamentales de las mujeres y de las niñas, por su injusta situación de discriminación por la mera razón de su condición de género.
España también asumió, como antes hemos dicho, la iniciativa de la estrategia del mainstreaming.
Para ello se llevó a cabo la modificación de su marco normativo, adoptando el desarrollo de la Constitución y la legislación de los Estatutos de Autonomía al compromiso de promover las condiciones adecuadas para que la igualdad sea real y efectiva.
De acuerdo con este compromiso normativo, se ha desarrollado una nueva legislación destinada a proteger y hacer efectivo el desarrollo laboral, social y político de la mujer.
La característica común de esta legislación, se centra en las medidas que se deben adoptar para poder aplicar la estrategia de la transversalidad de género y conseguir una cultura real de igualdad de género en toda la sociedad.
Desde el punto de vista de la acción estatal, se aprobó en el año 2007 la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, donde la incorporación de 2 adeb la transversalidad se realiza atendiendo al principio de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres.
DEFINICIÓN: “El mainstreaming de género es la organización (la reorganización), la mejora, el desarrollo y la evaluación de los procesos políticos, de modo que una perspectiva de igualdad de género se incorpore en todas las políticas, a todos los niveles y en todas las etapas, por los actores normalmente involucrados en la adopción de medidas políticas”.
Esto supone la adopción de una variedad de estrategias dirigidas a eliminar la desigualdad entre los sexos.
En los últimos 25 años, las mujeres españolas han protagonizado el mayor avance de toda su historia; sin embargo, la realidad social y económica aún no refleja la igualdad plena y efectiva del derecho que reconoce la Constitución a la mujer, ni la total eliminación de todas las formas de discriminación por razón de sexo, en particular las que afectan a las mujeres.
Por ejemplo, el desempleo femenino, a pesar de que ha disminuido considerablemente, debido al crecimiento de empleo de las mujeres aún es superior al masculino y, al mismo tiempo, se advierte una gran diferencia salarial por el mismo trabajo realizado por un hombre y una mujer.
Otro aspecto importante es el de las responsabilidades familiares del hogar siendo asumidas en mayor medida por las mujeres, lo que les provoca grandes dificultades para conciliar la vida familiar y profesional.
Un problema aún más grave en el que no se logra la disminución de sus víctimas es la violencia de género.
Se han tomado medidas para dar solución a todos estos problemas, creando una legislación que regula todos los aspectos que afectan a la mujer y que impiden su desarrollo íntegro como persona.
Entre otras normativas, podemos citar la Ley integral contra la Violencia de género, que se aprobó como Ley Orgánica 1/2004 de 28 de Diciembre, por la que se da un giro radical en el tratamiento jurídico y penal de la Violencia de género en España.
Así como la política de conciliación de la vida familiar y laboral, a través de la Ley 39/99 de 5 de noviembre, a los que cabría añadir numerosos planes, pactos y proyectos orientados a conseguir la efectiva igualdad entre mujeres y hombres.
Como consecuencia de esta situación, en la que no terminan de eliminarse todos los obstáculos sociales, se lleva a cabo la estrategia del mainstreaming.
Esta estrategia tiene su punto de partida en una política ya existente y se constituye como el eje vertebrador de una nueva forma de hacer política, en la cual se implican actores de ámbitos generales con o sin experiencia en materia de género.
Esta estrategia permite una mayor incidencia de la igualdad de oportunidades en las políticas generales, lo que podría producir un gran impacto en la sociedad Pautas para acabar con la complejidad y persistencia del problema de género:  Enfrentarse a los problemas de desigualdad mediante iniciativas y políticas especializadas.
 Actuar como gabinete de estrategia para desarrollar el análisis de la desigualdad.
 Desarrollar técnicas y herramientas para la transversalidad.
3 adeb  Proveer de expertos y conocimiento especializado.
 Hacer público el compromiso gubernamental para la consecución de la igualdad y sus logros  Políticas específicas de igualdad que tomen en cuenta los intereses de hombres y mujeres.
 Investigación y especialización en temas de igualdad de género.
 Mayor concienciación sobre la necesidad de la igualdad de género.
La normativa española ha desarrollado la transversalidad en España, a todos los niveles, tanto a nivel nacional, autonómico y local.
Debido a la descentralización estatal, han sido transferidas todas las competencias en materia de Igualdad de Oportunidades a las Comunidades Autónomas.
4 ...