1. La obligación concepto y evolución histórica (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho de Obligaciones y contratos
Año del apunte 2015
Páginas 7
Fecha de subida 22/06/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes Para dar un concepto de obligación con arreglo a nuestro CC debemos remitirnos a los arts. 1.088 y 1.911 CC:  1.088: Toda obligación consiste en dar, hacer o no hacer alguna cosa.
 1.911: Del cumplimiento de las obligaciones responde el deudor con todos sus bienes, presentes y futuros.
Armonizando ambos artículos, un concepto posible de obligación es: aquel vínculo jurídico en virtud del cual el acreedor puede constreñir al deudor para que cumpla una prestación de dar, de hacer o de abstenerse, estando garantizado el cumplimiento de este derecho con todo el patrimonio del obligado. Por tanto, el actual concepto de obligación implica dos elementos, el débito (1.088) y la responsabilidad (1.911).
En cuanto a la evolución histórica del concepto, la palabra obligación viene del latín obligare, en el derecho romano para que naciera la obligación se requerían determinadas formalidades. Con el paso del tiempo, estas solemnidades imprescindibles para que quedaran vinculados los sujetos todavía quedaron más reforzadas en el derecho germánico, en el que se requería revestir esas voluntades de las partes entre determinados protocolos. Posteriormente, en la edad media, con la influencia del derecho canónico se empieza a prescindir de estas solemnidades y se acude al principio espiritualista, en el sentido de que un mero acuerdo de las partes, sin solemnidades, basado en la palabra de los contratantes era suficiente, y este principio, de una u otra manera ha quedado plasmado en nuestro CC en los arts. 1.255 y 1.278:  1.255: Los contratantes pueden establecer los pactos, clausulas y condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral, ni al orden público [Principio de la autonomía de la voluntad].
 1.278: Los contratos serán obligatorios, cualquiera que sea la forma en que se hayan celebrado, siempre que en ellos concurran las condiciones esenciales para su validez. [Principio de libertad de forma].
Junto al concepto de obligación esta la llamada relación obligacional, esta relación obligacional configura lo que se denomina derecho de obligaciones y contratos, el cual en nuestro derecho hoy por hoy está regulado en el libro IV del CC, arts. 1088 a 1975, los cuales pueden dividirse en tres grandes grupos, los arts. 1088 a 1253 que tratan de la teoría general de la obligación, los arts. 1254 a 1444, que tratan de la teoría general del contrato y finalmente los arts. 1445 a 1975, que tratan de los contratos en particular y de la responsabilidad extracontractual (se dan aquí los contratos de compraventa, permuta, arrendamiento, renta vitalicia, el contrato de sociedad, el contrato de préstamo, el de mandato, el de depósito, los arbitrajes, la fianza y finalmente la responsabilidad civil) .
Junto al CC, en Cataluña hay ciertas normas que regulan los contratos, en materia de compraventa hay alguna especialidad y en materia de contratos agrarios hay otras especialidades.
Por lo que se refiere a los sujetos de la obligación, se distingue un sujeto activo y un sujeto pasivo.
 Activo: También llamado acreedor, es aquel que tiene derecho a exigir al pasivo que DHnH.
Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes | Derecho Civil II Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes  Pasivo: También llamado deudor, es el obligado a DHnH.
Respecto al sujeto. Toda relación obligatoria requiere un sujeto activo y uno pasivo. El sujeto activo y pasivo de una obligación puede ser cualquier sujeto con capacidad jurídica para obrar, y cualquier persona jurídica igualmente puede serlo.
Lo normal es que los sujetos se determinen en el mismo momento del nacimiento de la obligación, pero puede suceder que el sujeto activo o pasivo se determine con posterioridad y con base a algunas indicaciones que se determinan en la obligación (como propietario de un piso tengo que pagar las derramas de la comunidad, entre otras cosas, entonces, quien en el futuro sea propietario de ese piso estará sujeto a esta obligación) .
También existe la llamada concurrencia de varios sujetos en la obligación. Tanto en el lado activo como en el pasivo, tanto en el crédito como en la deuda pueden concurrir varios sujetos, es decir, simultáneamente puede haber varios acreedores y/o varios deudores (3 hermanos tienen un taller mecánico, el deudor de sus servicios les debe a los 3). A su vez se divide en obligaciones mancomunadas (es aquella en la que el crédito o la deuda se dividen en partes iguales) y obligaciones solidarias (indistintamente cualquier acreedor puede exigir el todo a cualquier deudor).
El segundo elemento de la obligación, el objeto, que es la prestación, la actividad que debe cumplir el deudor y que tiene derecho a exigir el acreedor. El objeto de la obligación requiere varios requisitos: El objeto ha de ser posible (debe poderse cumplir la obligación pactada), en este sentido el art. 1272 CC dice que no podrán ser objeto del contrato las cosas o los servicios imposibles (no hay obligación en ese caso). La imposibilidad puede ser de varias clases: Imposibilidad por su propia naturaleza (ir andando a la luna), imposibilidad por disposición legal (tener que matar a alguien), imposibilidad absoluta, imposibilidad relativa (aquella que afecta sólo a parte de la obligación), imposibilidad originaria (lo es desde su origen) e imposibilidad sobrevenida (la imposibilidad aquí tiene lugar después de perfeccionar el contrato, y por tanto, produciendo éste efectos normales, acaecen algunas circunstancias que transforman ese objeto).
1.1.2.1 Características del objeto  El objeto de la obligación debe ser lícito: El art. 1271 CC dice que pueden ser objeto de contrato todas las cosas que no estén fuera del comercio de los hombres, incluso las futuras, es decir, si por disposición legal una prestación está fuera del comercio de los hombres, (venta de droga) el objeto de la prestación es ilícito, y faltando este requisito no hay objeto, ni prestación, ni responsabilidad por el que no cumple con ese objeto.
 El objeto de la obligación debe ser determinado: El art. 1273 CC dice que el objeto de todo contrato debe ser una cosa determinada en cuanto a la especie y la indeterminación de la cantidad objeto de contrato no es obstáculo para que nazca la obligación siempre que la cantidad que inicialmente no está determinada se pueda determinar con posterioridad sin que las partes deban volver a contratar (es decir, si en el contrato inicial se determina la especie “trigo” y cuando se celebra el contrato no se especifica la cantidad, pero en el mismo se determinan los elementos necesarios para que sin necesidad que las partes acuerden nuevamente se pueda determinar la cantidad, se entiende que hay objeto) (por ejemplo te vendo ladrillos y en cuanto a la cantidad serán todos aquellos que quepan en el volquete de un camión concreto marca tal) .
Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes | Derecho Civil II Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes  El objeto de la obligación debe ser patrimonial: El objeto de todo contrato se dice que tiene un contenido patrimonial, lo cual quiere decir que es valorable económicamente, y si una de las partes incumple la obligación tiene lugar la denominada indemnización de daños y perjuicios (este no cumplimiento también tiene un valor).
1.1.2.1 Sobre el tiempo También es necesario determinar el tiempo de la prestación. Las obligaciones deben cumplirse cuando se hubiere estipulado, y atendiendo al momento en que deben cumplirse tiene muchas clasificaciones: Cumplimiento instantáneo, cumplimiento sucesivo, obligaciones a plazo y obligaciones condicionales.
La diferencia entre las dos últimas es que si en una obligación se señala un plazo, éste sabemos que tiene que llegar. En cambio, en las condicionales el tiempo de la prestación (cuando se ha de cumplir la prestación) es incierto, ya que depende de que se cumpla o no la condición (acontecimiento incierto de cuya eventual realización dependen los efectos de lo celebrado / es suspensiva si no produce efectos el NJ hasta su cumplimiento y resolutoria cuando el NJ los produce de inicio y cesa con el cumplimiento). En el tiempo de la prestación también vemos como cuando se trata de obligaciones a plazo existe una normativa especial, (como la venda de muebles a plazos) que al diferirse el pago o cumplimiento establecen una serie de garantías para las partes contratantes.
El vínculo jurídico precisamente es la relación jurídica existente entre el sujeto activo y el pasivo, y es gracias a este vínculo que el acreedor puede exigir al deudor que cumpla la obligación de DHnH.
Respecto de este vínculo se han formulado varias teorías: Las que dicen que el vínculo sólo es entre sujetos, y otra posición que dice que el vínculo, además de ser entre sujetos también afecta a patrimonios, porque si un sujeto no cumple su obligación, en virtud de la responsabilidad patrimonial se actuara contra su patrimonio.
Así pues, la importancia del vínculo de la obligación radica en que este vínculo en sí mismo puede ser susceptible de un derecho independiente (si yo soy acreedor y en virtud del vínculo puedo exigir que me pague el otro, quiere decir que si quiero, mi posición en el vínculo como acreedor la puedo transmitir, por tanto el vínculo puede ser objeto de. El derecho que tengo a cobrar vale dinero, y puedo también venderlo, porque este vínculo es transmisible).
Las fuentes de las obligaciones están recogidas en el art. 1089 CC, y dice que las obligaciones nacen de la ley, de los contratos y cuasicontratos, y de los actos y omisiones ilícitos o en que intervenga cualquier género de culpa o negligencia.
Cualquier ley puede establecer imperativamente una obligación, y por tanto la ley puede convertir a una persona en sujeto pasivo de una relación obligatoria y a otro sujeto en el activo de dicha relación (los impuestos).
El contrato, como establece el 1.254 CC existe desde que una o más personas consienten en obligarse respecto de otra u otras a entregar alguna cosa o a prestar algún servicio, es decir, se trata de una fuente de la obligación de origen voluntario que parte de la iniciativa del individuo. Los contratos, sin duda alguna, constituyen la principal fuente de las obligaciones. Los contratos se asientan sobre varios principios, llamados principios contractuales, y uno de ellos es el de la autonomía de la voluntad (art. 1.255 CC) según el cual la autonomía de los particulares les permite crear cualquier tipo de contrato sólo en aquello que las partes no regulen, en este caso supletoriamente estos contratos se regirán por la ley (libro IV CC).
Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes | Derecho Civil II Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes Respecto a los cuasicontratos. Ya en el derecho romano, Justiniano decía que las obligaciones nacían de la ley, de los contratos y de otras varias causas. Gayo decía, en desarrollo a Justiniano, que además podían nacer de los cuasicontratos y de los delitos. Un cuasicontrato viene definido en el art. 1.887 CC dice que son cuasicontratos los hechos lícitos y puramente voluntarios de los que resulta obligado su autor para con un tercero y a veces una obligación recíproca entre los interesados.
La siguiente fuente son los actos u omisiones ilícitos. A parte de la responsabilidad penal, muchas veces, según el tipo de delitos hay la llamada responsabilidad civil derivada del delito.
La última fuente son los actos u omisiones en los que intervenga culpa o negligencia. Este último inciso hace referencia a un tema muy importante, el referente a la responsabilidad civil. La responsabilidad civil es una obligación extracontractual, yo deudor no he celebrado ningún contracto, pero estoy obligado a pagar una cantidad de dinero, a hacer o no hacer, y estoy obligado a ello aun sin haber contratado con el acreedor (porque he cometido un acto “conducir borracho”, una omisión “grifos abiertos” y los hice por culpa o negligencia, es decir, los he hecho y no he impedido el resultado, cosa distinta es que el daño no se hubiese podido evitar).
Son los siguientes:  Obligaciones naturales: Históricamente, en Roma se identificaban con los deberes morales.
Muchas veces una persona cree que está obligada a cumplir, en base a su buena fe, una obligación. En nuestro derecho suele hablarse de obligaciones naturales para introducir los deberes morales dentro de las obligaciones jurídicas (la primera sentencia que recogió los deberes morales como fuentes de las obligaciones la dictó el TS en octubre del 1932 en la que dijo que determinados deberes morales derivados de la seducción de una joven a la que se le hizo una promesa de pensión, si bien no son una obligación civilmente exigible, constituyen un deber moral que por la promesa se convierte en jurídico y por tanto es exigible. Es el primer reflejo jurisprudencial en la que los deberes morales se elevan a la condición de jurídicos porque lo dice una sentencia).
 Promesas unilaterales de recompensa: (se pierde un perro pongo en cartel que doy 1000 euros a quien lo coja). En estos casos habrá que estar a las circunstancias, la credibilidad y vigencia de la oferta, así como también habrá de analizar la buena fe del acreedor. Hay que acreditar una serie de factores que justifiquen que quien hizo la oferta estaba vinculado por ésta.
 Ofertas de contrato bajo condiciones concretas dudosas: (quien compre esto antes de tal día se le regala un coche). En estos casos, se entiende que estas promesas accesorias forman parte del objeto principal del contrato, y que por tanto se incluyen dentro de una de las voluntades negociales (la del vendedor en este caso), y por tanto, con la sola aceptación del destinatario, ese vendedor queda vinculado por ambas cosas (regalo y producto vendido).
La obligación de dar una cantidad de dinero, por su objeto puede ser una obligación específica que recae sobre una especie monetaria genérica (euro cualquiera), o bien puede ser específica (ese euro concreto), en la que el pago deba verificarse en una o varios monedas o billetes determinados. El art.
1.170 CC dice que el pago de las deudas de dinero deberá hacerse en la especia pactada, y, no siendo posible entregar la especie, en la moneda de plata u oro que tenga curso legal en España.
Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes | Derecho Civil II Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes El pago de las deudas de dinero plantea el problema de la devaluación de la moneda (es decir, desde que se adquirió la obligación y se ha de cumplir la misma puede suceder que el dinero sufra una devaluación) . Pues a la hora de pagar esto surgen dos teorías:  Teoría nominalista: Es aquella que entiende que lo que tiene que pagarse es el valor nominal, suba o baje el dinero.
 Teoría realista: A la hora de pagar las deudas de dinero no se ha de pagar su valor nominal sino su valor real (lo que realmente vale ese dinero cuando se verifica el pago).
Las deudas de dinero suelen desdoblarse en el pago de un principal y el pago de unos intereses, que son los rendimientos. En cuanto a los intereses, el art. 1.108 CC dice que si la obligación consistiere en el pago de una cantidad de dinero, y el deudor incurriere en mora, la indemnización de daños y perjuicios, no habiendo pacto en contrario, consistirá en el pago de los intereses convenidos, y a falta de convenio, en el interés legal. Si los intereses vencidos y no satisfechos generan a su vez nuevos intereses, en este caso hablaremos de anatocismo (interés que genera el interés no satisfecho).
En la práctica, lo que hacen en sus contratos de adhesión (generalmente los bancos) es aplicar a la devolución del capital unos intereses contractuales, pactados y además una penalización en caso de que no se paguen los intereses.
Hablaremos de obligaciones de dar: aquellas que tienen por objeto la entrega de una cosa. Estas obligaciones, a su vez, atendiendo a la cosa que se tiene que dar, se pueden dividir en:  Obligaciones específicas: Cuando una persona está obligada a entregar una cosa específica, tiene varias obligaciones. En primer lugar, hasta que la entregue, debe conservarla. En segundo lugar, esta obligación comprende la de todos sus accesorios (si yo vendo un coche, la rueda de recambio es un accesorio y va dentro de la cosa específica). Finalmente, si la cosa específica, antes de ser entregada se destruye sin culpa del deudo (causas ajenas a éste), éste queda libre de su responsabilidad, no estando obligado a entregar.
 Obligaciones genéricas: Por ejemplo: entregar varios hectolitros de vino.
 De género limitado: Por ejemplo: entregar en varios hectolitros producidos por una finca determinada. El régimen jurídico es también distinto.
Las obligaciones de hacer son las que imponen al deudor ejecutar una prestación (actividad), por eso a su vez se dividen en:  Obligaciones de hacer de mera actividad: Aquí el deudor simplemente debe desarrollar la prestación material o intelectual (como un arrendamiento de servicios, como el de abogados, si fuese de resultado se comprometería a ganar el pleito).
Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes | Derecho Civil II Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes  Obligaciones de hacer de resultado: El deudor de la obligación de hacer tiene que obtener un resultado (el arrendamiento de obra, se compromete uno a hacer una casa y no basta con su actividad de poner ladrillos, sino que debe acabarla). El régimen jurídico es también radicalmente diferente.
A su vez, atendiendo al sujeto que debe hacer la actividad, se dividen en:  Obligaciones de hacer personalísimas: (quiero que la casa me la haga alguien concreto).
 Obligaciones de hacer no personalísimas o sustituibles: Aquellas en la que es diferente quien ejecuta el servicio o actividad (vamos al supermercado nos atiende alguien u otro). El régimen jurídico de ambas es distinto.
Dice el 1.098 CC que si el obligado a hacer una cosa no la hiciere, se mandara a ejecutar a su costa. Es decir, Si una persona se ha convertido en deudor de hacer, el acreedor tiene derecho a exigir su cumplimiento, pero si pese a ello se persiste en no cumplir, se mandará ejecutar a su costa, y eso quiere decir que la sentencia que le condene a ejecutar la prestación determinará (le da un plazo para cumplirla) sino se le puede constreñir y obtener la ejecución forzosa (vía judicial).
Si se hubiere pactado que la prestación la realice una persona determinada, el deudor no puede obligar que el acreedor reciba otra prestación. El art. 1.166 CC (párrafo segundo) dice que (no se podrá obligar a otra cosa) tampoco en las obligaciones de hacer podrá ser sustituido un hecho por otro contra la voluntad del acreedor.
1.5.2.1 Sobre las personalísimas Si la prestación de hacer es personalísima, el art.1.161CC Dice que el deudor no pueda obligar al acreedor a que reciba una prestación de otra persona, cuando la calidad y circunstancias del deudor fueran claves a la hora de establecer la obligación. Es decir que si la razón de ser de comprometerse radica en la cualidad y circunstancias del deudor concreto (el decorado pepe) no cabe compeler al acreedor a que lo reciba de otra persona.
Cuando el obligado a hacer una prestación no la hiciere, y aunque el juzgado después le exija hacerla no la hiciere, como es una obligación personalísima, no cabe que en ejecución forzosa el juzgado diga que la haga otra persona (porque es personalísima). En este caso a modo de sustitución tiene lugar a llamada indemnización de daños y perjuicios, que también la valorará el juez.
Respecto a las obligaciones de no hacer: es aquella que impone al obligado una abstención (no dar, no hacer). Si una persona hubiere ejecutado una obligación de no hacer (contraviniendo la prohibición), en este caso, el art. 1.099 CC dice que deberá deshacerse lo mal hecho, y además se le puede exigir a quien ha ejecutado lo que se le ha prohibido una indemnización de daños y perjuicios.
Estas obligaciones de dar, hacer o no hacer a su vez admiten otras clasificaciones (entre otras): 1. Obligaciones transitorias: Es aquella que se ejecuta en un solo acto (vamos al Corte Inglés y compramos una gabardina, en el momento que me la entregan pago el precio, esto es una transitoria) .
Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes | Derecho Civil II Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes 2. Obligaciones periódicas: Son aquellas en las que la prestación de una o ambas partes e va cumpliendo en el tiempo (se reitera), ya sea de una manera indefinida (arrendamiento urbano indefinido, teniendo que pagar la renda hasta que se muera el inquilino) o por duradera si pagamos a plazos hasta el último término.
Otra clasificación: 1. Obligaciones principales: Son aquellas que tiene existencia por sí sola, (venta de la gabardina).
2. Obligaciones accesorias: lo es cuando su existencia depende de una acción principal, de modo que extinguida la obligación principal se extingue la accesoria (por ejemplo un aval, su razón de ser depende de otra obligación principal, y ésta sigue la suerte de la primera).
3. Obligaciones vinculadas: Son aquellas que se relacionan con otra obligación, pero que ambas, son independientes, de modo que aunque se extinga la obligación de la que depende, no por ello se extingue la vinculada (una academia de inglés obligaba a pedir el préstamo a un banco determinado, la academia cerró y los clientes tenían aun esa obligación de pagar el préstamo). No tienen régimen jurídico, ha de pactarse muy claramente en el contrato por tanto.
Más apuntes en https://unybook.com/perfil/ecortes38/apuntes | Derecho Civil II ...

Comprar Previsualizar