Tema 1 (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Administración y Dirección de Empresas - 2º curso
Asignatura Historia Economica y de la Empresa
Profesor K.S.
Año del apunte 2015
Páginas 18
Fecha de subida 03/04/2015
Descargas 9

Vista previa del texto

TEMA   1:   EL   CRECIMIENTO   ECONÓMICO   MODERNO   EN   ESPAÑA:   UNA  PRESPECTIVA  CUANTITATIVA       1. El  incremento  demográfico     Teniendo  en  cuenta  las  dimensiones  territoriales  del  país,  España  es  un   país   con   poca   población.   Únicamente   Irlanda   y   las   naciones   Escandinavas  tienen  una  densidad  demográfica  inferior.       La   escasez   demográfica   se   ha   producido   a   causa   del   tardío  desarrollo   económico  +  costes  del  imperio.     El  proceso  de  industrialización  fue  acompañado  (excepción  Francia)  de   una  expansión  fuerte  y  sostenida  de  la  población.  En  España  esto  no  ha   pasado  ya  que  la  modernización  de  nuestro  país  avanzado  lentamente   y  por  lo  tanto  la  demografía  también.       No   obstante,   sorprendentemente,   España   inició   la   transición   demográfica   o   un   cambio   de   tendencia   demográfica   entre   finales  del   siglo  XIX  y  principios  del  siglo  XX,  bastante  antes  de  que  ocurrieran  las   grandes   transformaciones   de   la   economía   española   pero   mucho   más   tarde  que  otros  países  europeos.  Dicho  de  otra  forma,  a  partir  de  este   periodo   las  tasas  de  natalidad  y  mortalidad  empezaron  a  caer  a  la  vez,   lo   que   indica   una   evolución   hacia   un   modelo   demográfico   propio   de   una  sociedad  avanzada,  con  bajas  tasas  de  natalidad  y  mortalidad.           1   • La  población  se  ha  cuadriplicado  en  los  dos  últimos  siglos   (1797-­‐2010)   • El   aumento   demográfico   ha   ido   acelerándose   progresivamente.     • Siglo   XVIII   la   población   española,   de   media,   creció   aproximadamente  lo  mismo  que  la  europea.   • Siglo  XIX   se   rezagó   ya   que   la   población   europea   (gracias   a   la   explosión   demográfica)   crecía   casi   la   mitad   mas   que   la   española.     • Siglo   XX   y   principios   del   XXI   se  invierte  la  tendencia,  pues   los   habitantes   en   España   aumentan   más   que   el   resto   de   Europa,   aunque   no   lo   suficiente   como   para   compensar   la   brecha  producida  en  la  anterior  centuria.     En   cuanto   al   siglo   XIX,   pese   a   que   la   diferencia   con   Europa   se   incrementa,  distinguimos  tres  grandes  etapas:   a)   1797-­‐1821:   Fueron   dos   décadas   desastrosas   en   términos   de   población,   ya   que   hubo   una   mortalidad   muy   elevada   a   raíz   de   las   múltiples   guerras   (internas   y   externas),   graves   crisis   agrícolas   y   epidemias.     b)   1821-­‐1860:  La  implantación  del  Estado  Liberal  (desarrollo  de  una   economía   capitalista)   y,   sobre   todo,   la   reforma   agraria   permitió   incrementar   la   producción   agrícola   e   implantar   cultivos   nuevos   como   la   patata.   En   consecuencia,   se  podía  alimentar  a  una  población  mayor,   por   lo   que   esta   aumentó.   En   esta   etapa,   tenemos   una   tasa   de   crecimiento  muy  respetable.   c)   1860-­‐1900:   Hasta   1860,   se   había   agotado   la   capacidad   de   seguir   ampliando   la   producción   de   alimentos.   Las   reformas   agrarias   anteriores  no  supusieron  un  cambio  estructural  en  la  agricultura  y,  por   tanto,   al   acabarse   la   posibilidad   de   cosechar   en   nuevas   tierras   la   población  no  creció  tanto.     No   ha   sido   hasta   el   siglo   XX   (1900)   cuando   la   población   española   ha   entrado   en   un   crecimiento   intenso   y   sostenidoà   la   verdadera   transición   demográfica   (la   población   se   duplica   con   80   años).   Tal   aceleración   tuvo   lugar   pese   a   las   catástrofes   demográficas   como:   la   gripe   española,   la   guerra   civil   y   las   continuas   migraciones   del   franquismo.       2   Aun  así,  aunque  las  tasas  de  crecimiento  son  notables,  siguen   siendo   leves   en   comparación   al   incremento   de   población   que   sufrieron   las   naciones   europeas   con   la   industrialización.   Es   decir,   España   no   ha   sufrido   nunca   una   explosión   demográfica,   pues   lo   más   parecido   a   ese  hecho  son  las  migraciones  masivas  de  la  última  década.   Causa   del   crecimiento   lento   y   gradual   de   la   población   española   à   la   lenta  transición  demográfica.     Como   tardo   mucho   en   aparecer,   no   fue   tan   efectiva   en   términos   de   aumento  de  población.  Además,  España  tenía  una  tasa  de  natalidad  que   no  sobresalía  de  forma  especial  y  unas  altas   tasas   de   mortalidad   hasta   finales  del  siglo  XIX  a  raíz  de:   Ø La   falta   de   alimentosàque   provocaba   crisis   de   subsistencias,   desnutriciones,  enfermedades  infecciosas  )     Ø La  deficiente  higiene  y  alcantarillado   Ø Falta  de  agua  potable   Ø La  no  inversión  en  sanidad     Como   consecuencia   de   ambas   cosas   España   se   situaba   en   la   cola   de   los   países   europeos   en   crecimiento   vegetativo   el   nuestro   era   del   0,5%   y   el   de  la  mayoría  de  las  naciones  europeas  era  del  1%.     CONCLUSIÓN:   la   verdadera   variable   explicativa   del   poco   crecimiento   demográfico  español  es  la  MORTALIDAD.     La  elevada  mortalidad  explica  por  qué  hasta  1900  la  esperanza  de  vida   era   notablemente  baja  (29  años)  en   relación   a   la   de   otros   territorios   cercanos,   así   como   el   cambio   de   tendencia   iniciado   a   partir   de   este   punto.                     3   A   partir   de   1900   hasta   la   actualidad   la   esperanza   de   vida   ha   aumentado  hasta  ser  una  de  las  más  altas  del  mundo,  mientras  que  las   tasas  de  mortalidad  y  natalidad  han  disminuido  enormemente.  A  su  vez,   es  necesario  destacar  la  evolución  de  la  fecundidad  española,  que  se   mantuvo   notablemente   alta   durante   el   baby   boom   -­‐de   1950   a   1970-­‐   pero  actualmente  es  de  las  más  bajas  del  mundo.                         Transición   demográficaà   la   tasa   de   mortalidad   se   reduce   drásticamente:     1rà  mortalidad  catastrófica   2nàmortalidad  ordinaria  (infantil)     La   tasa   de   natalidad,   se   ajusta   con   retraso   al   declive   secular   de   la   mortalidad,   mediante   la   difusión   del   control   masivo   voluntario   de   la   fecundidad.   El   desfase   temporal   que   se   registra   entre   la   caída   secular   de   ambas   tasas   es   lo   que   provoca   un   crecimiento   muy   fuerte   de   la   población.     La   transición  demográfica  en  España,   la   podemos   datar   en   el   ultimo   decenio   del   siglo   XIX.   A   partir   de   ese   punto   la   tasa   de   mortalidad   desciende  de  manera  continua.     Como   ya   sabemos   los   países   demográficamente   mas   avanzados   habían   entrado  en  ella  un  siglo  atrás.       4                 Llegar   tan   tarde   a   la   modernización   demográfica   implicará   quemar   etapas  con  rapidez  lo  hemos  comprobado  con  la  esperanza  de  vida.     Ø Durante   el   primer   tercio   del   siglo   XX   la   tasa   de   mortalidad   descendió   cerca   de   un   40%.   Esto   hizo   que   se   incrementase   15   años  mas  la  esperanza  de  vida   Ø Acabada  la   Guerra   Civil   en  veinte  años  el  índice  de  mortalidad   se  volvió  a  reducir  a  la  mitad.   Ø Un  rasgó  importante  de  la  transición  demográfica  es  que  el  inició   del   descenso   de   la   tasa   de   natalidad   se   produjo   casi   simultáneamente   al   de   la   mortalidad.   No   hubo   desfase   entre   ambas   tendencias.   El   punto   de   inicio   se   encuentra   en   el   primer   lustro  del  siglo  XX.     Ø A   partir   de   1923   la   fecundidad   empieza   a   bajar   de   forma   considerable.   Causas:   importante   avance   del   proceso   de   urbanización,   y   la   desgrarización   vivida   por   la   sociedad   en   el   período  de  entreguerras.     Ø Durante  la  Guerra  Civil  y  posguerra,  la  tasa  de  natalidad  se  baja   de   forma   acelerada.   Finalizado   este   período   no   se   volvió   a   las   tasas  anteriores.     Ø La  bajada  de  la  natalidad  se  interrumpió  durante  1941-­‐1976   Ø  La   natalidad   se   volvió   a   desplomar   con   la   proclamación   de   la   democracia   en  el  ultimo  cuarto  del  siglo  XX.  Es  en  este  momento   cuando   podemos   comparar   esta   tasa   con   la   de   los   países   europeos  occidentales.  Esta  aproximación  de  la  tasa  de  natalidad   a  la  de  mortalidad  hace  que  el  crecimiento  vegetativo  se  reduje.       Ø Final   de   la   transición   à   1980.     El   repunte   de   la   natalidad   en   1999  ha  sido  causa  de  la  inmigración.       5   2. El  aumento  del  producto  y  la  renta  por  habitante     En   los   dos   últimos   siglos,   desde   1815   hasta   la   actualidad,   Europa   ha   vivido   el   llamado   crecimiento   económico   moderno,   esto   es,   un   crecimiento   del   PIB   por   cápita   autosostenido   y   constante   en   el   largo   plazo,   pese   a   ser   interrumpido   por   conflictos   bélicos   y   crisis   económicos  puntuales  como  la  Gran  Depresión.   Podríamos  medio  afirmar  que  España  entró  en  el  crecimiento  moderno   en   1840  en  este  momento  el  PIB  per  cápita  habría  ido  aumentando  de   forma  irreversible  aunque  de  forma  muy  gradual.                       En   el   caso   de   España,   hay   una   gran   diferencia   entre   las   tasas   de   crecimiento  del  siglo  XIX  y  XX.   Siglo   XIX   la   producción   se   incrementó   en   promedio   un   1,5%   anual,   mientras  que  el  PIB  por  habitante  lo  hacía  un  escaso  1%.     Siglo   XX   para  simplificar-­‐  la  producción  aumentó  un  3,6%  y  el  PIB  por   habitante  un  2,7%.   Progresar   a   este   ritmo   ha   comportado   que   el   PIB   se   haya  multiplicado  por  un  factor  de  19,6  y  que  el  ingreso  real  medio  lo   haya   echo   por   un   factor   de   8,8.   Esto   originó   un   gran   aumento   de   la   producción   y   la   renta   por   habitante   en   todo   el   periodo.   En   este   transcurso   España   se   industrializó   y   consiguió   un   gran   nivel   de   desarrollo  económico.   A   diferencia   del   siglo   XIX,   el   crecimiento   del   siglo   XX   fue   muy   irregular,  ya  que  hubo  enormes  diferencias  entre  diversas  décadas:                                               6   Blauà  real    vermellà  per  càpita   Así  pues,  distinguimos  varias  etapas:   Tramo   anterior   a   1914   domina   la   marcha   de   ascenso   suave   y   sostenido   1914-­‐1929:  época  de  prosperidad  i  de  notable  crecimiento  económico,   casi  el  doble  que  el  de  las  tres  décadas  previas.     1930-­‐1950:   Dos   décadas   desastrosas   debido   a   la   Guerra   Civil   y   la   autarquía   franquista.   En   1950   la   renta   por   habitante   era   un   20%   inferior  a  la  de  1929.  Tenemos  una  generación  perdida  y  un  sacrificio   económico   inmenso.   España   en   ningún   oro   período   de   la   historia   contemporánea   ha   estado   en   una   depresión   semejante   en   cuanto   a   intensidad  y  duración.  Este  periodo  es  el  único  del  último  siglo  en  que   los  españoles  han  perdido  nivel  de  vida.     1950-­‐1975:   El   llamado   milagro   económico   español   o,   mejor   dicho,   la   etapa   dorada   del   capitalismo.   En   la   década   de   1960   las   tasas   de   crecimiento  fueron  muy  elevadas,  de  un  6,6%  (PIB)  y  de  un  5,5%  (PIB   por  habitante).  Nunca  antes  España  había  gozado  de  una  expansión  tan   grande.  España  completa  en  este  periodo  la  fase  de  industrialización.     1975-­‐2010:   Crecimiento   notable   pero   menor   que   en   la   anterior   del   etapa,  pues  el  PIB  aumentó  un  3,2%  y  la  renta  por  habitante  un  2,6%.   La  menor  diferencia  entre  el  PIB  y  el  PIB  per  cápita  es  debido  al  menor   crecimiento  de  la  población.       7   La medición del PIB y del PIB por cápita se realiza mediante índices cuánticos, adecuadamente ponderados.
                                  Explicado   el   comportamiento   de   la   producción   y   la   renta   por   cápita,   es   necesario   compararlas   con   la   media   de   Europa   Occidental   con   el   fin   de   saber  si  España  ha  convergido  o  no  respecto  a  Europa.  Lo  más  evidente   al  ver  el  gráfico  es  que  España  NO   ha   convergido   respecto  a  Europa,   pues   no   se   ha   producido   una   reducción   significativa   de   la   brecha   entre   150  años.  Es  decir,  en  1850  el  PIB  por  habitante  de  España  era  un  78%   el  de  Europa,  y  antes  de  la  crisis  de  un  83%.   No  obstante,  podemos  apreciar  periodos  de  divergencia  -­‐la  brecha  se   acrecienta-­‐  y  de  convergencia  -­‐la  brecha  se  reduce-­‐.
  8   En  cuanto  a  los  de  divergencia  (1800-­‐1950)                   1808-­‐1840:   La   crisis   del   Estado   del   Antiguo   Régimen   y   la   mala   adaptación   ante   la   pérdida   de   múltiples   colonias   provocaron   la   divergencia.     1883-­‐1913:   Fueron   múltiples  factores  los   que   propiciaron   esta   caída,   como   las   crisis   agrarias,   el   Desastre   del   98,   las   malas   políticas   (educativas  y  comerciales)...     1936-­‐1959:   Ø 1936-­‐1939:   La   Gran   Depresión   y,   sobre   todo,   la   Guerra   Civil   fueron   devastadoras.   En   la   guerra   Civil   se   llega   al   mínimo   histórico.     Ø 1940-­‐1945:   La   economía   española   se   encontraba   todavía   en   muy   mal   estado   pero,   como  la  Segunda  Guerra  Mundial  provocó   una   disminución   de   la   renta   por    habitante   europea,   se   produjo   una  leve  convergencia.   Ø 1945-­‐1960:   Las   economías   occidentales   se   recuperaron   con   rapidez,   mientras   que    España   se   quedó   atrás.   Es   decir,   no   creció   tanto  como  el  resto  de  Europa.     1975-­‐1985:   La   Transición   y   la   crisis   del   petróleo   hicieron   mella   en   el   crecimiento    económico,   pues   era   muy   complejo   salir   de   40   años   de   dictadura.       9   Obviamente,   también   existieron   periodos   de   convergencia,   que   coinciden  con  los  de    crecimiento  económico.  Básicamente  son  tres:                   1913-­‐1929:  España  se  benefició  de  la  neutralidad  en  la  Primera  Guerra   Mundial  y    logró  consolidar  su  posición  tras  el  conflicto,  en  parte  por  la   mala   situación   económica   de   ciertas   naciones   europeas   en   la   posguerra  como  Alemania  o  Inglaterra.  No  mejoramos  directamente.   1960-­‐1975:   El   mayor  periodo  de  crecimiento  en   España,   aprovechando   la  etapa  dorada  del  capitalismo.  Básicamente  sirvió  para  neutralizar  el   dramático  retroceso  de  los  años  1936-­‐1950.   1985-­‐2007:   El   periodo   más   reciente,   con   unas   tasas   significativas   de   crecimiento   con   la   excepción   de   la   recesión   de   1993-­‐1994.   La   integración   a   la   UE   le   han   permitido   a   España   tener   unas   oportunidades   de   crecimiento   que   les   han   permitido   subsanar   las   situaciones  de  atraso  relativo  des  de  la  revolución  industrial.     A   partir   de   2008   estamos   inmersos   en   una   gran   recesión   que   nos   resulta  imposible  predecir  el  futuro.           3. Los  precios  y  el  dinero     TOPICOS  FALSOS:   A)  España  siempre  ha  sido  una  economía  inflacionista   B)  Nuestra  inflación  superior  a  la  de  los  países  de  nuestro  entorno.     10                   Los   precios   en   España:  una  larga  era  histórica  de  estabilidad  y  otra  de   inflación  permanente  con  1936  de  divisoria.  En  este  primer  periodo  los   precios   se   movieron   ora   en   dirección   ascendente   ora   en   dirección   descendente.       En  la  Primera  Guerra  Mundial  se  produce  una  inflación  súbita  muy   elevada,  pero  esto  no  altera  la  dinámica  o  el  comportamiento  de  los   precios,  que  se  mantienen  constantes  hasta  la  Guerra  Civil                               En   el   grafico   anterior   observamos   como   España   no   ha   sido   un   país   más   inflacionista   que   la   mayoría   de   países   avanzados.   Si   hacemos   un   balance  global,  la  inflación  en  España  ha  sido  inferior  a  la  de  la  UE.  Lo   que   si   es   cierto   es   que   a   partir   de   1950   los   precios   en   España   han   aumentado  continuamente   con   más   intensidad   que   en   la   mayoría   de   naciones  desarrolladas  y  que  en  el  conjunto  de  la  Unión  Europea.       11     Si   observamos   el   primer   gráfico   (1789-­‐1913)   vemos   que   en   la   evolución   de   las   dos   primeras   décadas,   domina   la   inflación   desatada   por  el  largo  conflicto  bélico  y  una  crisis  fiscal  muy  importante.   Luego  se  entra  en  una  etapa  de  precios  estables  a  largo  plazo,  el  siglo   XIX   es,   en   efecto,   de   una   gran   estabilidad   en   el   largo   plazo.   En   1913   tenemos   aproximadamente   el   mismo   nivel   de   precios   que   hacia   100   años.   Y   no   sólo   eso:   el   nivel   de   precios   de   1913   no   se   apartaba   significativamente   del   de   1600.   Esto   no   quiere   decir   que   entre   los   siglos  los  precios  no  variasen.   Como   observamos   en   el   siglo   XIX   la   tendencia   secular   fue   perfectamente   horizontal   es   decir,   a   largo   plazo   no   hubo   inflación   ni   tampoco   deflación.   Por   lo   tanto   podemos   afirmar   que   España   NO   se   diferencio  del  resto  de  países.       12   Largo  plazoà  los  precios  no  se  desvían  de  un  determinado  nivel     Corto   plazoà   grandes   oscilaciones     (a   veces   entre   años   de   mas   del   10%)   Estas  oscilaciones  tuvieron  mayor  intensidad  durante  la  primera  mitad   del  siglo.  Causas:     Ø La  pérdida  del  imperio,     Ø El  drenaje  monetario,   Ø  Naturaleza  aun  agraria  de  España.     Las  fluctuaciones  más  violentas  durante  1800-­‐1815  fueron  provocadas   por    la  guerra.   Los   precios   al   por   mayor   dibujan   unos   movimientos   de   largo   plazo   cuyo  rastro  apenas  se  percibe  en  el  índice  de  precios  de  consumo.   1815-­‐1843à  precios  por  mayor  caen   1843-­‐1863à  precios  por  mayor  aumentan   ¿Por  qué  razón  los  precios  pagados  por  los  consumidores  se  vieron   escasamente  influidos  por  estos  movimientos?     TEORIA   1:   La   rigidez   de   los   precios   de   los   bienes   de   consumo   está   relacionada   con   el   grado   de   atraso   económico   y   con   el   alto   nivel   de   protección  frente  a  los  productos  extranjeros.     EXPLICACIÓN   1:   Las   variaciones   de   los   precios   al   por   mayor   venían   dadas  por  los  cambios  en  el  mercado  mundial.  Los  precios  al  consumo   estaban  mucho  menos  sujetos  a  los  precios  internacionales.     Precios   al   consumoà   recogen   de   manera   tenue   las   tendencias   deflacionistas  de  los  precios  al  por  mayor  PERO  son  mas  sensibles  a  las   variaciones  de  éstos  cuando  se  desatan  tendencias  inflacionistas.     Excepciónà  el  derrumbe  de  los  precios  tras  las  guerras  napoleónicas.     TEORIA   2:   El   índice   de   precios   al   consumo   tiende   a   ser   mas   estable   porque   incorpora   los   servicios   de   intermediación   y   los   impuestos   indirectos  que  tienen  un  efecto  amortiguador  de  las  variaciones  de  los   precios  mayoristas.         13   En   la   Primera   Guerra   Mundial   se   produce   una   inflación  súbita  muy   elevada,   pero   esto   no   altera   la   dinámica   o   el   comportamiento   de   los   precios,  que  se  mantienen  constantes  hasta  la  Guerra  Civil.   Antes   de   la   Guerra   Civilà   estabilización   de   los   precios   en   el   muy   largo  plazo   A  partir  de  1936à   inflación   continuada   e   intensa,   entre   1936   y   2009   los  precios  al  consumo  se  han  multiplicado  por  300.   Matizaciones:     Ø Las   distintas   medidas   de   precios   arrojan   unos   resultados   no   completamente  coincidentes:   • Los  precios  al  por  mayor  han  tendido  a  aumentar  de  forma   no   tan   rápida   como   los   precios   al   consumo   o   lo   de   todos   los  bienes  producidos  por  la  economía.  A  partir  de  1986  se   entra  en  CE  i  esto  cambia.   • Según   el   deflactor   del   PIB   los   precios   han   subido   mas   de   lo   que  dice  el  IPC.     Ø La  subida  de  los  precios  NO  ha  sido  lineal  habido  unos  periodos   mas  inflacionistas  que  otros.               Guerra  Civil  y  autarquíaà  inflación  desmesurada   Años  doradosà  inflación  moderada   Década   de   1970à   elevaciones   de   los   precios   sin   llegar   nunca   a   la   hiperinflación.     Desde   mediados   de   1980àdesaceleración   en   el   alza   de   los   precios.     14   La   desinflación   se   ha   intensificado   a   en   el   momento   en   que   España   cede  su  soberanía  monetaria  al  Banco  Central.           ¿Qué  es  lo  que  ha  provocado  un  cambio  tan  radical  y  profundo  en  el   patrón  de  la  evolución  de  los  precios  desde  1936  hasta  el  presente?   El   aumento   de   la   oferta   monetaria.   En   otras   palabras,   el   Banco   de   España   monetizaba  el  gasto  público  y  el  déficit  del   estado   para   financiar   guerras,  o  solventar  las  caídas  de  ingresos  -­‐usualmente  originadas  por   la   misma   inflación-­‐.   Así   pues,   cuando   España   adoptó   un   sistema   monetario  fiduciario  comenzó  a  darse  una  inflación  generalizada.                       La  oferta  monetaria  creció  a  un  ritmo  muy  pausado  y  constante  entre   1874   y   1913.   La   de   los   precios   fue   nula   ya   que   la   ampliación   de   la   oferta  monetaria  se  acompasó  a  la  de  la  demanda  monetaria.   En   las   últimas   dos   décadas,   la   inflación   se   ha   reducido   considerablemente   debido   a   la   adopción   del   euro,   pues   el   Banco   Central   Europeo   tiene   una   política   monetaria   encarada   a   combatir   la   inflación   y   no   la   fomenta   para,   por   ejemplo,   monetizar   un   déficit   público.           15   Gracias  a  la  ecuación   de   Fisher,  es  fácil  calcular  la  evolución  de  la   velocidad  de  circulación  del  dinero.     Esta  establece  que:  MV=PT  (M,  cantidad  de  dinero  en  circulación  ;  V,   velocidad  de  circulación  del  dinero;  P  nivel  de  precios;  T,  volumen   de  transacciones).
Valor Total Transacciones = Dinero Pagado por Ellas V=PT/Mà   la   velocidad   de   circulación   del   dinero   es   igual   al   PIB   a   precios  corrientes  dividido  por  la  cantidad  de  dinero  en  circulación.   (V  es  la  inversa  de  la  demanda  de  dinero).     Precio (P) * Número Transacciones (T) = Oferta Dinero (M) * Velocidad Circulación (V) V = PT/M   Por   consiguiente,   a  una  mayor  caída  de  la  velocidad  de  circulación  del   dinero  mayores  son  los  precios  y,  en  consecuencia,  mayor  inflación  hay.   Tal   como   observamos   en   el   gráfico,   la   velocidad   de   circulación   del   dinero   cae   progresivamente   a   raíz   de   la   mayor   oferta   monetaria,   y   aumenta  en  los  últimos  años  debido  a  la  menor  inflación  producida  por   la  entrada  en  el  euro  y  en  la  Unión  Europea.   Entre  1850  y  1860  se  produce  una  fuerte  monetización  de  la  economía   española.   El   proceso   se   interrumpió   hasta   principios   de   la   década   de   1880,   cuando   retomó   nuevos   bríos   hasta   finales   del   siglo   XIX.   (grafic   pagina  58).     De   1908-­‐1973   no   cesará   de   declinar   hasta   llegar   a   1973   cuando   tenemos  un  mínimo  histórico  un  valor  igual  a  1.     Cada  subida  de  V  implica  una  caída  de  la  demanda  de  dinero.     Variaciones  en  los  tipos  de  cambios     Las  variaciones  en  el  tipo  de  cambio  guardan  estrecha  relación  con  la   evolución  de  los  precios.           16       Respecto  al  tipo   de   cambio   nominal,  sigue  una  tendencia  parecida  a   la   de   la   inflación.   Hasta   1888,   es   decir,   en   gran   parte   del   siglo   XIX   se   mantuvo   estable   a   raíz   de   los   patrones   bimetálicos.   De   1888-­‐1904,   tuvo   una   subida  prolongada  hasta  la  Primera  Guerra  Mundial,   cuando,   debido   a   la   neutralidad,   la   peseta   se   apreció   notablemente.   Tras   esto,  los  inversores  esperaban  que  España  se  incorporase  al  patrón  oro   pero,  como  no  lo  hizo,  el  tipo  de  cambio  empezó  a  disminuir.   No   obstante,   no   fue   hasta   la   Guerra   Civil   cuando   la   devaluación   fue   continua   y   prolongada,  en  otras  palabras,  el  tipo  de  cambio  tenía  una   tendencia   descendente.   Si   bien   es   cierto   que   en   los   60,   a   causa   de   la   incorporación  de  la  España  franquista  al  sistema   Bretton   Woods   de   tipos  de  cambio  fijos  pero  ajustables,  se  estabilizó,  después  continuó  la   tendencia.   Además,   en   1971   España,   aún   estando   en   el   sistema,   tuvo   que  devaluar.   Pese   a   que   la   peseta   perdió   mucho   valor   en   el   siglo   XX,   no   fue   un   hecho  aislado,  puesto  que  otras  divisas  como  la  lira  o  el  franco  francés   sufrieron  depreciaciones  todavía  mayores  que  la  peseta.                   17   4. La  distribución  territorial  de  la  renta       A  grandes  rasgos,  distinguimos  tres  grandes  grupos  en  lo  que  se  refiere   al  crecimiento  de  las  regiones  españolas:   Crecimiento   rápido:   Madrid,   País   Vasco,   Cataluña   y   Comunidad   Valenciana.  Crecen  más  que  la  media  española.     Crecimiento  intermedio:  Baleares,  Canarias,  Murcia,  Galicia,  Asturias   y   Cantabria.   Las  islas,   pese   a   ganar   peso   en   la   economía   española   -­‐su   PIB   es   mayor-­‐   no   han   aumentado   su   renta   por   habitante.   Las   otras   regiones   se   han   beneficiado   de   su   estancamiento   o   disminución   demográfica,  lo  que  ha  incrementado  su  PIB  por  habitante.       •   Crecimiento   lento:   Aragón,   Navarra,   La   Rioja,   Andalucía,   Castilla   y   León,   Castilla-­‐La   Mancha,   Extremadura.   Han   perdido   peso   en   el   conjunto   español   tanto   en   lo   que   respecta   al   Producto   como   a   la   población.   Las  tres  primeras  han  logrado  crecer  tanto  como  el  resto  de   España,   mientras   que   las   restantes   se   encuentran   atrasadas.   Digno   de   mención   es   el   caso   de   Andalucía,   pues   ha   sufrido   un   atraso   muy   grande,  ya  que  en  1800  era  muy  rica.       La   trayectoria   de   las   comunidades   de   las   Castillas   y   Extremadura   ha   sido,   en   parte     mas   desastrosa   que   la   andaluza   y   en   parte   menos   desfavorable.     Conviene   mencionar   que,   respecto   a   la   desigualdad   regional,   aumentó   hasta   los   60  y  a  partir  de  ahí  comenzó  a  descender.     Entre   1960-­‐1973   las   economías   tendieron   a  converger.  Y  se  reduce  las  desigualdades   (*)       Si   recapitulamos,   podemos   concluir   que   en   España   se   ha   cumplido   la   teoría   de   la   “U”   invertida   de   Williamson.   En   las   primeras   fases   de   la   industrialización   la   desigualdad   regional   en   la   distribución   de   la   renta   aumenta   continuamente   hasta   alcanzar   un   nivel   máximo  a  partir  del  cual  disminuye  al  difundirse  la  modernización  económica  a  las  regiones   más  atrasadas.     (*)Otras   fuerzas   que   han   ayudado   a   la   igualación:   proteccionismo,   corrientes  18   migratorias     internas…   ...