Civil II Tema 22 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura obligaciones y contratos
Año del apunte 2014
Páginas 5
Fecha de subida 26/11/2014
Descargas 12
Subido por

Vista previa del texto

Tema 22 La responsabilidad civil extracontractual Todos somos responsables de nuestros actos, partiendo de esta premisa, contextualizaremos el sector jurídico i el trafico.
La pregunta clave en el derecho de las responsabilidades civiles extracontractuales, es “quién debe pagar?” y en su caso “cuanto?”.
La responsabilidad que tratamos siempre es patrimonial, y deriva siempre de una infracción.
De no haber reglas, no habría infracciones, si no hay una infracción no hay que responder por una infracción, algo lógico. Cabe decir que no exige que haya habido un daño a un tercero sino que es suficiente una infracción de una norma, para dar lugar a la responsabilidad (limite de velocidad).
Hay distintos tipos de responsabilidades, pero nos moveremos en el ámbito de la responsabilidad civil. Dentro des ésta podemos distinguir entre dos: - Contractual: cuando tiene la razón de ser por el incumplimiento de contrato. En éste tipo de responsabilidad, no surgen excesivos problemas puesto que, en el mismo contrato ya hay clausulas donde se establecen las consecuencias del incumplimiento.
- Extracontractual: esta responsabilidad no surge de un contrato. Es la que trataremos, y nos disponemos ha analizar.
La diferencia esencial entre ambas está en la presencia o no de un contrato, si el daño ha sido por un incumplimiento de un contrato, o bien el daño se ha causado al margen de una relación contractual, y aquí entran las reglas de la responsabilidad civil extracontractual (no penales, administrativas,…) Responsabilidad contractual: Un contrato, es una manera de determinar hoy como será mañana, y con lo cual es una fabula.
Las normas que pretenden indemnizar el incumplimiento de un contrato no pueden quedarse con remedios meramente restitutorias (devolver las cosas en su momento inicial), sino que se debe cumplir con lo que se hubiera logrado con el cumplimiento del contrato. Esto es el interés positivo, si el contrato se ha incumplido la manera de sanear, es hacer algo equivalente a lo que hubiere dado el contrato.
Responsabilidad extracontractual: En las relaciones extracontractuales, no puede ser como la responsabilidad contractual, y se basa en el interés negativo, esto es, que la parte que sufre un perjuicio se quede igual al momento previo de la lesión.
Con lo cual la diferencia fundamental entre ambas, es que en el ámbito de lo indemnizable, es radicalmente diferente. La referencia para determinar si lo que se ha hecho se ha hecho bien o mal, vendrá determinado por el contrato, en el caso de la responsabilidad contractual. En el ámbito de lo extracontractual, no tiene referencia, sino que se tiene que basar en las adecuaciones sociales. La distinción no es meramente sobre el inicio de la responsabilidad (contrato o no), si no que también existe una diferenciación de régimen, ya que están sujetos a diferentes plazos de prescripciones. Con lo cual es elemental determinar que tipo de responsabilidad tratamos.
En la practica ha sido frecuente que se plantearan dificultades para determinar el régimen aplicable.
STS 4 de marzo de 2009: puso fin a una de las cuestiones mas debatidas, y se trata del eventual perjuicio de los fumadores y las muertes que pueden causar. Se pretendía que el vendedor debía tener alguna responsabilidad por vender algo alterado con sustancias altamente tóxica y adictivas, y las eventuales muertes que causaba.
Se cuestionaba si la acción que practicaban los hijos y viuda, era extracontractual o contractual. Fue extracontractual y consecuencia de esto, se extinguió la pretensión ya que transcurrió un año. Aquí vemos la importancia de si determinar el tipo de régimen aplicable.
Para determinar qué tipo de responsabilidad tendremos, debemos hacer referencia al art.
1088 del CC y el siguiente 1089 sobre las fuentes de las obligaciones, y podremos determinar qué actos jurídicos se pueden convertir en obligaciones.
La escasa legislación del CC se encuentra contenida entre los artículos 1902-1910 sobre responsabilidad civil extracontractual. Es un grupo normativo que el CC da poca importancia, y denota que en el momento que se aprobó el CC, había poco trafico y tenia poca relevancia social.
EL principio general del CC sobre la responsabilidad extracontractual se basa en el Art. 1902, algo que es lógico y de elemental protección, si causas un daño tienes que resarcirlo. La amplitud del articulo mencionado ha obligado a los juristas en general (juzgadores, magistrados, abogados,…), ha detallar el mensaje, puesto que entendida como se dice el precepto se podría decir que hay una responsabilidad extracontractual absoluta, y con lo cual hay muchos daños que se causan, pero no se deberían de indemnizar, un ejemplo: Somos el titular de un negocio de alimentación, pequeño de barrio y que fundó nuestro abuelo y tiene una gran vinculación con el barrio (ultramarinos). De repente el ayuntamiento concede una licencia a una gran superficie, y se instala al lado de nuestro local, y vende mas económico, mas horas, y mas variedad. Al final nuestro negocio tiene que cerrar. Tenemos una acción civil extracontractual contra la gran superficie? Al margen de las cuestiones administrativas, no tenemos derecho a indemnización.
Vemos en el ejemplo que respecto al articulo 1902 CC, todos los daños deben ser indemnizados, pero en la realidad no todos lo son.
Como hemos visto en el ámbito del contrato, la preocupación no es tan intensa puesto que hay las clausulas que determinan los daños indemnizables.
Como fijamos los criterios para determinar la responsabilidad civil extracontractual? - Debe haber un daño, no es preventivo –por peligro a…- sino que siempre actúa cuando se ha causado un daño (en general: material, psicológico…).
- Consecuencia de una acción u omisión de una actividad humana. Esto nos permite excluir los daños consecuencia de infortunios (naturaleza, concatenación de hechos no producidos por humanos,…).
- El daño debe ser echo dolosamente, por negligencia o mala fe. Que exista por parte del causante, la posibilidad de haber evitado el daño, si hubiere actuado diligentemente.
Debe existir una relación de causalidad, que se pueda afirmar que el comportamiento humano ha sido causa del daño por el cual se reclama una indemnización y que finalmente sea culposo, doloso,… Al exigir estos requisitos, delimitamos el ámbito de lo indemnizable, y con lo cual la frontera con lo que merece un resarcimiento del daño, de los meros infortunios que una persona puede padecer. Sin embargo la realidad ha demostrado que no siempre es así. Por ejemplo: STS : un joven que padecía una esquizofrenia grabe, que trabajaba por una joyería y pudo comprar una cantidad elevada de cianuro, pero en calidad de ayudante de joyería, pero no lo utilizó para la joyería sino en un brote esquizoide lo enjerió y se murió. La familia del enfermo reclamo responsabilidad civil extracontractual a la tienda.
Esto hace que se quiera delimitar mas los limites del concepto.
No concurre la antijuricidad, y acaba redundando la culpabilidad.
- Últimas formulas para determinar la responsabilidad: Al lo largo de los años se han creado unas formulas para determinar el ámbito de lo indemnizable: - manipular o identificar la relación causal: esta universalmente aceptado que la relación causal ha de ser una relación física, no es nada subjetivo. Y lo que sea causa, deberá ser argumentado por las ciencias naturales (químicas, …) No es tarea del jurista sino del científico.
Dentro de la responsabilidad civil extracontractual se puede incluir, un tipo de acción que nunca derivaría en indemnización de daños y perjuicios.
Responsabilidad por omisión: quien nade hace nada puede causar. Pero apoyándonos en el 1903 CC: serán responsables los padres de los menores, los empresarios de los trabajadores, titulares de escuelas por los daños que causen los alumnos. Con lo cual el precepto establece un escollo importante sobre quien recae la responsabilidad, puesto que no hay vinculo causal entre el padre y el hijo, pero es el padre quien deberá responder. Con lo cual la jurisprudencia se ha apoyado en un medio ya aceptado, que se basa en que no es suficiente con un determinado sujeto que causa el daño, por una relación causal, un determinado comportamiento,… Sino que se debe permitir relacionar objetivamente, a quien debe recaer la culpa de la responsabilidad y quien tiene el deber de resarcir los daños causados: ST en que jugador de baloncesto propina una paliza a un guarda de seguridad de un hotel y este reclama al club de básquet, pero se ve objetivamente que no hay relación objetiva. Con las salvedades que veremos a continuación.
Así pues quien cause el daño, objetivamente, deberás pagar el daño y nace así una categoría: Responsabilidad objetiva: se contrapone con la responsabilidad por culpa (1902). Es una manera de socializar las perdidas de determinadas actuaciones, esta nueva categoría ayuda a ahorrar grandes costes de determinación de la prueba de culpa. Este nuevo estándar, normalmente viene ligado a un cubrimiento obligatorio por esta causa (seguro de un vehículo obligatorio), o bien se determina un limite superior de 70.000.000€ en el caso de la responsabilidad con vehículos a motor.
Por otro lado vemos en el cuerpo legal del CC que no se tubo en cuenta en su redacción que los daños sufridos no siempre son únicamente unilaterales (me cae una maceta en la cabeza, en una operación donde estamos anestesiados…), así pues no todos los accidentes son unilaterales, pero hay situaciones que los daños causados son bilaterales (accidente de peatón-coche quizás el vehículo iba rápido pero el peatón ha cruzado en rojo). Surge aquí una necesidad de modular los daños indemnizables y surge aquí una jurisprudencia donde las culpas deben compararse y ponderar la potencial culpa del responsable, aquí surge el principio de compensación (tu culpa es de 10 la mía de 5).
De ahí que se hable de la asunción de los riesgos porque se ha tenido una parte de la culpa. En el extremo se habla de la asunción total del riesgo y hay daños que la asunción es total, por el quien ha sufrido el daño, y surge en las actividades voluntarias como deportes de riesgo.
Otra de las concreciones que la jurisprudencia ha debido hacer, esta vez no para determinar la responsabilidad o no, sino por el ámbito cuantitativo del daño (daños personales, materiales o morales), ha estado determinar unas pautas. El problema de todos modos, es como cuantificar los daños, y es relativamente sencillo prever los daños materiales, pero no el resto. Los daños personales son mucho mas difíciles de valorar (perder una extremidad), pero se puede determinar aproximadamente que he dejado de producir, las adaptaciones necesarias,… El caso paradigmático es el daño moral, puesto que no se puede configurar el daño moral.
Conforme nos alejamos de los daños materiales, es mas difícil la determinación. Por tal motivo el legislador, después de varios intentos, estableció en 1995 las pautas para restablecer el daño de vehículos a motor, donde se incorpora el daño moral. Al principio hubo una gran aversión por los tribunales, pero del rechazo absoluto, pasamos a la aplicación casi universal entre los casos llevados a los juzgados.
Hasta al punto una STS 25 marzo del 2010 tubo que recordar que tanto en el ámbito en el ámbito de la responsabilidad civil por vehículos a motor y analógicamente en otros sectores, no limitan la indemnización si el que ha sufrido el perjuicio lo demuestra puesto que a veces no se prevé en estos criterios generales, el resarcimiento de todo el lucro cesante.
Nuevas formas de entender el daño: puesto que los criterios tradicionales solo se acogían a los materiales personales y morales. Sucede pues, que hay mucho de estos daños que ya están cubiertos por los seguros, la repercusión de los daños quedan subsanados por la compañía aseguradora. Pero actualmente está saliendo una jurisprudencia que por ejemplo: perdida de oportunidad, es decir el coste de oportunidad que me supone no seguir siendo el jugador de futbol del equipo X.
En una STS se otorgó a los trabajadores una indemnización, concedida por la empresa, por haber perdido el trabajo causa de un incendio.
Para concluir con la problemática de la determinación de la responsabilidad civil extracontractual, vemos que el problema mas común de la indemnización en el derecho español de daños, es la dispersión de la legislación: (1902-1910 CC) aplicable por el tribunal de lo civil, pero también el de lo penal tiene su legislación (Art. 109-122 CP), y además no solo en estos códigos, sino también tiene su regulación lo del contencioso administrativo, en la norma fundamental administrativa. Además no todos aplican los mismos criterios, culpa o negligencia en lo penal y civil, y en lo administrativo, por aquello que sea objetivo. Esto da lugar a determinadas incoherencias en el sistema: Un medico que por la mañana esta en el hospital se le aplica lo objetivo (administrativo), y si por la tarde tinene una consulta privada, se le aplica lo civil (culpa).
...