4. La Revolución Francesa PARTE II (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Contemporánea Universal
Año del apunte 2013
Páginas 10
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 10
Subido por

Vista previa del texto

LA  ASAMBLEA  LEGISLATIVA  Y  LA  CAÍDA  DE  LA  MONARQUÍA    (1791-­‐1792)     El   1   de   octubre   de   1791   iniciaba   sus   sesiones   la   Asamblea   Legislativa,   tras   disolverse   la   Constituyente,  una  vez  cumplida  su  misión.     Los   nuevos   diputados,   que   seguían   siendo   en   su   mayoría   de   origen   burgués,   eran   hombres   jóvenes  y  nuevos,  pues  los  constituyentes  no  podían  ser  elegidos.  Políticamente,  con  respecto  a  la   cámara  anterior,  se  nota  un  corrimiento  hacia  la  izquierda:     è Los  aristócratas  y  los  monárquicos  puros  no  consiguieron  ningún  escaño.     è La  derecha  estaba  representada  por   o  los   fuldenses   o   cistercienses   (feuillants)   (264   diputados),   partidarios   de   la   monarquía  constitucional,     o y  los  girondinos,  portavoces  de  la  gran  burguesía.       è La  izquierda  la  componían     o 136  diputados  afiliados  al  club  jacobino  (representan  la  pequeña  burguesía)     o y  al  de  los  cordeliers  (representantes  del  pueblo  llano).     è La   asamblea   disponía   de   excelentes   oradores,   muchos   de   ellos   procedentes   de   la   Gironda,  de  ahí  el  nombre  de  girondinos.  Pertenecían  a  la  burguesía  pudiente  y  media  y   defendían  sus  intereses.     è Desconfiaban  de  la  corte  y  entre  ellos  había  algunos  defensores  del  régimen  republicano.     è Más   a   la   izquierda   había   un   pequeño   grupo   de   diputados   demócratas   partidarios   del   sufragio  universal.     è El   centro,   formado   por   independientes   sin   opiniones   demasiado   definidas,   constituía   la   mayoría.   La   Asamblea   quiso   urgentemente   poner   fin   a   las   actividades   contrarrevolucionarias   del   clero   refractario  (rebelde,  opuesto  a  aceptar  una  idea,  opinión  o  costumbre:  el  clero  refractario  era  el  que  se  negaba  a  jurar   la   nueva   constitución   o   a   desobedecer   al   papa,   obviamente   en   desacuerdo   con   la   Revolución),   exigiéndole   de   nuevo  el  juramento  cívico,  amenazándole  con  la  deportación.     También   se   enfrentó   con   las   provocaciones   y   demostraciones   hostiles   de   los   aristócratas   emigrados   en   Renania   y   Países   Bajos,   disponiendo   la  confiscación   de   sus   propiedades   en   el   caso   de  que  no  se  repatriaran  antes  del  1  de  enero  de  1792.  Asimismo  se  conminó  a  los  príncipes  y   electores   alemanes   renanos   (de   la   orilla   del   Rin)   para   que   disolvieran   las   concentraciones   de   tropas  de  emigrados  en  sus  territorios.   Este  segundo  decreto  y  la  exigencia  del  emperador  austriaco  de  que  se  restauraran  los  derechos   señoriales  de  los  príncipes  alemanes  en  Alsacia,  abolidos  el  4  de  agosto  de  1789,  condujeron  al   enfrentamiento  entre  Francia  y  Austria.       1 La  guerra  contra  Francia,  iniciada  en  1791,  de  Austria  y  Prusia.   La   mayor   parte   de   las   fuerzas   políticas   francesas   deseaban   la   guerra,   aunque   los   motivos   eran   diferentes:   • Los   girondinos   la   querían   para   demostrar   las   relaciones   secretas   de   la   corte   con   el   emperador   y   así   anular   el   poder   real,   así   como   para   fortalecer   el   papel   moneda,   encauzar  hacia  el  exterior  la  peligrosa  exaltación  revolucionaria  de  las  clases  populares  y   extender  los  principios  de  1789  al  resto  de  Europa.     • Los  lafayetistas,  una  facción  de  los  fuldenses,  confiaban  que  el  conflicto  les  ayudaría  a   tomar  el  poder,  al  dominar  la  guardia  nacional  y  una  parte  del  ejército.     • También   la   corona   la   deseaba   pues   esperaba   que   Francia   perdiera   la   guerra   y   que   los   austriacos  restablecerían  su  autoridad.     Únicamente   se   opusieron   a   la   contienda   un   sector   de   los   fuldenses,   los   lamethistas,   y   los   demócratas  seguidores  de  Robespierre.  Estos  últimos  pensaban  que  el  conflicto  podía  propiciar   la  instalación  de  una  dictadura  militar.   El   20   de   abril   de   1792   Francia   declaraba   la   guerra   a   Austria   y   aunque   se   intentó   evitar   que  Prusia   tomara  parte  en  la  contienda,  no  se  consiguió.     Desde  un  principio  el  ejército  francés,  minado  por  la  indisciplina  y  la  falta  de  oficialidad  (la  mitad   de   sus   jefes   habían   emigrado),   tuvo   que   batirse   en   retirada   ante   el   empuje   de   las   tropas   austriacas  y  prusianas.     El  peligro  exterior  exaltó  el  espíritu  nacional  y  el  impulso  revolucionario  y  propició  la  intervención   de  las  fuerzas  extra-­‐parlamentarias,  favorecida  por  la  ausencia  de  todo  poder  ejecutivo  y  por  la   ambigua   actuación   de   los   girondinos   en   la   Asamblea.   El   conocimiento   en   París   del  manifiesto   del   duque   de   Brunswick,   jefe   del   ejército   prusiano,   que   amenazaba   con   destruir   la   capital   si   se   causaba   algún   mal   al   rey   y   que   por   tanto   revelaba   claramente   la   connivencia   entre   las   tropas   invasoras  y  el  monarca,  provocó  el  10  de  agosto  la  insurrección  de  las  clases  populares  parisinas,   que  desde  este  año  habían  empezado  a  denominarse  sans-­‐culottes*     *(sans-­‐culottes  es  la  denominación  que  se  daba  en  la  Francia  de  la  Revolución  al  pueblo  llano  (obreros,  artesanos),   que   no   vestían   como   la   nobleza   y   la   burguesía,   con   calza   corta   (culotte)   y   medias,   sino   con   calzas   largas.   Inicialmente,   fue   un   término   despectivo,   pero   después   fue   exhibido   con   orgullo   por   los   revolucionarios.   Los   sanos-­‐culottes   pertenecían   a   los   grupos   más   humildes   y   su   nombre   responde   al   hecho   que   no   llevaban   los   culottes  (pantalones  ajustados  debajo  la  rodilla)  de  las  clases  altas)         2 El  ataque  a  las  Tullerías,  la  deposición  del  rey  y  la  convocatoria  de  la  Convención  nacional   Estos  Sans-­‐culottes  (“sin  calzones”)  se  apoderaron  del  Ayuntamiento,  atacaron  el  palacio  de  las   Tullerías  y  obligaron  a  la  Asamblea  legislativa  a  deponer  al  rey  (que  fue  encerrado  en  el  Temple)  y   a   convocar   una   Convención   nacional,   elegida   por   sufragio   universal,   para   reformar   la   constitución.       Verdún,  las  masacres  de  septiembre  y  la  derrota  prusiana  en  Valmy.   El  pánico  que  provocó  la  noticia  del  sitio  por  las  fuerzas  prusianas  de  Verdún,  última  plaza  fuerte   en  su  camino  hacia  París,  se  tradujo  en  las  masacres  de  septiembre,  en  las  que  más  de  un  millar   de  prisioneros  y  sospechosos  fueron  ejecutados  por  las  turbas  de  la  capital.     Unos  días  más  tarde,  el  ejército  prusiano  era  detenido  en  Valmy  y  se  batía  en  retirada.     LA  CONVENCION  (1792-­‐1795)   El  poder  legislativo  quedó  en  manos  de  la  Convención.     La  Convención  Girondina  (1792-­‐1793)   El   20   de   septiembre,   la   misma   jornada   de   la   batalla   de   Valmy,   se   reunió   por   primera   vez   la   Convención   y   al   día   siguiente   abolía   la   monarquía   y   proclamaba   la   república.   Los   principales   dirigentes  de  esta  nueva  Asamblea,  que  detentaba  todos  los  poderes,  eran  jacobinos,  pero  entre   la  Convención,  había  grandes  diferencias:   • Por  una  parte  estaban  los  girondinos  que  representaban  a  la  burguesía  pudiente;  eran   partidarios  de  la  propiedad  y  del  librecambismo,  federalistas  y  enemigos  de  los  excesos   revolucionarios   de   la   Comuna   de   París.   Sus  líderes   más   distinguidos   eran   Brissot,   Roland   y  Verginiaud.     • Por   otra,   los   montañeses,   más   conocidos   como   jacobinos,   llamados   así   por   ocupar   los   escaños  más  altos  de  la  cámara.  Eran  una   minoría  activista,  que  propugnaba  un  régimen   centralizador.  Defendían  los  intereses  de  la  pequeña  burguesía  y  de  las  clases  populares   y   se   apoyaban   en   los   sans-­‐culottes.   Danton,   Marat   y   Robespierre   eran   sus   jefes   más   notables.     • Entre   ambos   grupos   estaban   los   diputados   del   Pantano   o   Llanura,   que   mantenían   una   postura   intermedia   y   constituían   la   mayoría;   según   las   circunstancias   apoyaron   a   los   girondinos  o  a  los  montañeses,  convirtiéndose  en  el  verdadero  pivote  de  la  Asamblea.   3   Ejecución   del   rey   (1793),   Primera   Coalición   contra   Francia   (1792-­‐1797),   revueltas   internas,   insurrección  de  la  Vendée  y  el  golpe  de  estado  jacobino   Aunque   hasta   junio   de   1793   los   girondinos   dirigieron   la   Convención,   no   pudieron   impedir   que   los   montañeses  lograran  imponer  el  proceso  de  Luis  XVI.  Este  fue  condenado  a  muerte  y  ejecutado   el  21  de  enero  de  1793.     El   ajusticiamiento   del   monarca,   la   propaganda   revolucionaria   y   la   política   anexionista   de   la   Convención,   que   tras   Valmy   había   ocupado   Niza,   Saboya,   la   orilla   izquierda   del   Rhin   y   Bélgica   apoyándose   en   la   vieja   teoría   de   las   fronteras   naturales,   provocaron   la   formación   de   una   gigantesca   coalición   contra   la   Francia   revolucionaria,   dirigida   por   Gran   Bretaña   y   en   la   que   participaron   la   mayor   parte   de   los   Estados   europeos,   excepto   Suiza,   Países   escandinavos   y   Turquía.   En   la   primavera   de   1793   la   Revolución   se   encontraba   en   peligro.   El   ejército   revolucionario   era   vencido  en  Neerwinden,  lo  que  supuso  la  pérdida  de  Bélgica  y  de  la  orilla  izquierda  del  Rhin.     En  el  interior  la  crisis  económica  y  financiera  se  agravó.  La  continua  emisión  de  nuevos  asignados   provocó  su  devaluación  en  un  50  por  ciento  y  la  consiguiente  inflación,  que,  a  su  vez,  agudizó  la   crisis   social,   produciéndose   graves   desórdenes   en   las   principales   ciudades   del   país.   Revueltas   entre  las  clases  más  pobres,  cuyos  intereses  no  estaban  siendo  satisfechos  con  la  Revolución  e   incluso  llegó  a  perjudicarles  (libertad  de  precios,  de  contratación,  Ley  de  Chapelier…)   También   la   contrarrevolución   cobraba   nuevos   vuelos   con   la   insurrección   que   se   produjo   en   marzo  en  la  Vendée.  Este  vasto  levantamiento  campesino  estuvo  motivado  por  la  leva   (recluta  de   gente   para   el   servicio   militar)  de  300.000  hombres  decretada  por  la  Convención  para  incrementar  el   ejército   y   respaldado   por   los   curas   refractarios   y   por   el   estamento   nobiliario   que   supieron   encender  los  sentimientos  católicos  y  realistas  de  la  población.     Todo  ello  motivo  la  trama  de  un  golpe  de  estado  por  parte  de  los  jacobinos,  quienes  buscaron  el   favor   popular   en   contra   de   los   girondinos.   La   alianza   de   los   jacobinos   con   los   sans-­‐culottes   se   convertiría,  de  hecho  en  el  centro  de  gobierno.       La  Convención  Jacobina  y  el  Reinado  del  Terror  (1793-­‐1794)   Ante   este   doble   peligro   interior   y   exterior,  la   Montaña   consiguió   el   apoyo   de   los   diputados   de   la   Llanura  para  intensificar  la  política  revolucionaria  y,  a  pesar  de  la  oposición  girondina:     • • se  creó  el  Tribunal  revolucionario  para  juzgar  a  los  presuntos  contrarrevolucionarios     y   se   formaron   los   Comités   de   vigilancia,   encargados   de   confeccionar   listas   de   sospechosos  y  constituidos  en  su  mayor  parte  por  sans-­‐culottes.     4 Los   montañeses   que   hacían   responsables   a   los   girondinos   de   los   fracasos   militares   y   les   acusaban   de   connivencia   con   el   general   Dumouriez,   que   se   había   pasado   al   enemigo,   lanzaron   el   31  de  mayo  y  el  2  de  junio  a  los  sans-­‐culottes  contra  la  Convención,  que  se  vio  obligada  a  acceder   a  sus  demandas  y  ordenar  el  arresto  de  los  principales  líderes  girondinos.     Constitución  de  1793  (del  Año  I)   Tras  este  golpe  de  Estado,  la  Montaña  se  hizo  con  el  poder.  Una  vez  eliminados  los  girondinos,  se   aceleraron   los   trabajos   de   redacción   de   la   nueva   constitución,   que   se   habían   iniciado   con   la   formación  de  la  Convención,  pero  que  se  habían  demorado  a  causa  de  las  querellas  internas.  El  24   de   junio   se   aprobó   la   Constitución   de   1793   o   Constitución   del   Año   I,   que   era   mucho   más   democrática  que  la  anterior.     • • • Establecía  el  sufragio  universal  y  directo  para  la  elección  de  la  cámara  legislativa,  que  era   única  y  renovable  anualmente.     El  poder  ejecutivo  estaba  en  manos  de  un  consejo  de  24  miembros,  subordinados  a  la   asamblea.     Hay  que  destacar  el  que  se  afirmara  el  derecho  de  todo  francés  al  trabajo,  a  la  asistencia   estatal  y  a  la  instrucción.     Tras   su   aprobación   se   aplazó   su   aplicación   hasta   la   consecución   de   la   paz   y   no   entró   nunca   en   vigor.   Los  jacobinos,  recogieron  pues  en  su  política  algunos  de  las  reivindicaciones  de  los  sans-­‐culottes  y   las  clases  bajas,  pero  no  todas,  y  jamás  se  cuestionó  la  propiedad  privada.  Pero  se  llevó  a  cabo   una   importante   democratización,   pese   a   la   represión   contra   los   opositores   políticos   (tanto   conservadores  como  radicales),  que  fue  enorme.  Ahora  veremos  esta  faceta.     La  acentuación  revolucionaria:  el  reinado  del  terror  (1793-­‐1794)   En  el  mes  de  julio  la  situación  de  Francia  no  podía  ser  más  crítica.     • • • • La  revuelta  de  la  Vendée  continuaba  haciendo  progresos   los  ejércitos  extranjeros  forzaban  las  fronteras  y  avanzaban  en  todos  los  frentes   la   crisis   económica,   lejos   de   ceder,   se   incrementaba   y   se   dejaba   sentir   la   falta   de   alimentos   y,  por  si  fuera  poco,  los  girondinos  promovían  una  insurrección  federalista  en  las  grandes   ciudades   de   Bretaña,   Franco   Condado   y   del   Mediodía   francés,   que   fue   apoyada   por   monárquicos  y  católicos  y  todos  los  partidarios  del  Antiguo  Régimen.     Francia   parecía   que   iba   a   desintegrarse.   Para   hacer   frente   a   este   cúmulo   de   problemas   los   5 montañeses,  bajo  la  presión  de  los  sans  culottes,  acentuaron  la  acción  revolucionaria,  a  través   del   Comité   de   la   Salud   Pública,   del   que   fueron   eliminados   sus   miembros   más   tibios,   como   Danton.  Este  Comité,  bajo  la  dirección  efectiva  de  Robespierre,  fue  incrementando  sus  poderes   hasta   convertirse   en   el   centro   de   la   acción   gubernamental   revolucionaria   y   ejercer   una   verdadera  dictadura.   Para  conjurar  el  peligro  exterior  se  decretó  la  leva  en  masa,  que  convirtió  en  soldados  a  todos  los   ciudadanos  solteros  de  18  a  25  años,  creando  un  verdadero  ejército  nacional.  Para  paliar  la  crisis   económica  y  remediar  la  miseria  de  las  clases  populares  se  impuso  la  ley  del  "maximum  general",   fijando  los  precios  de  los  artículos  de  primera  necesidad  y  regulando  los  salarios.  Y  para  luchar   contra  la  contrarrevolución  se  aprobó  la  ley  de  sospechosos.     A  partir  de  octubre  de  1793  el  Terror  se  convertiría  en  instrumento  de  gobierno  y  se  aplicaría  en   todo   el   país.   Unos   300.000   franceses   fueron   encarcelados   como   sospechosos;   de   ellos,   17.000   fueron  ejecutados  tras  un  proceso,  pero  otros  25.000  ,lo  fueron  sin  él.     El   Terror   no   fue   exclusivamente   político,   sino   que   afectó   a   todas   las   actividades   de   la   vida   ciudadana   e   incluso   se   practicó   un   terrorismo   moral,   que   se   materializó   en   una   violenta   descristianización  y  en  la  implantación  de  un  rito  revolucionario  (culto  del  Ser  Supremo,  nuevo   calendario).     Antes  de  finalizar  el  año:   • • las  revueltas  interiores  eran  aplastadas.     La   toma   de   Lyon   en   el   mes   de   octubre   ponía   fin   a   la   insurrección   federalista.   En   diciembre   la   revolución   de   la   Vendée   dejaba   de   ser   un   problema   serio.   El   ejército   revolucionario  hacía  retroceder  en  todos  los  frentes  a  los  aliados.     Conjuradas  las  amenazas,  el  Terror  ya  no  tenía  razón  de  ser.  Los  Montañeses  se  dividen:     Dantón  encabeza  la  facción  indulgente  e  inicia  una  ofensiva  antiterrorista.     Hebert  y  sus  seguidores,  de  tendencias  anarquistas,  pedían,  en  cambio,  una  revolución   social.     • En   medio,   Robespierre,   que   consiguió   deshacerse   de   sus   oponentes   enviándoles   a   la   guillotina.       Así,   el   Comité   de   Salvación   Pública   cayó   en   manos   de   Robespierre,   y   con   él   y   los   jacobinos,   se   desató  la  el  Reinado  del  Terror  (1793-­‐1794).  No  menos  de  10.000  personas  fueron   guillotinadas   acusadas  de  actividades  contrarrevolucionarias.  La  menor  sospecha  te  llevaba  a  la  guillotina.  Las   víctimas  del  terror  podrían  haber  llegado  a  ser  40.000.   • • En   1794   à   Robespierre   procedió   a   ejecutar   a   ultra-­‐radicales   y   jacobinos   moderados.   Pero   su   6 popularidad  comenzó  a  erosionarse.   La   dictadura   de   Robespierre,   pues,   únicamente   podía   subsistir   acentuando   las   medidas   represivas:   el   Gran   Terror   de   los   meses   de   junio   y   julio   de   1794.   El   27   de   julio,   ocurrió   otra   revuelta   contra   Robespierre,   apoyada   por   los   moderados,   que   veían   peligroso   el   trayecto   de   la   Revolución.   Los   miembros   de   la   Llanura   en   la   Convención,   cansados   de   tanto   derramamiento   de   sangre  y  temiendo  por  sus  propias  vidas,  deciden  actuar  y  el  27  de  julio  de  1794  (9  de  Termidor),   (termidor  es  el  undécimo  mes  del  calendario  revolucionario,  y  es  del  año  II  según  el  calendario  de  la  Revolución)  dan   un  golpe  de  Estado.  Al  día  siguiente  Robespierre  y  los  suyos,  eran  ejecutados.     7)   LA   CONVENCIÓN   TERMIDORIANA   (1794-­‐1795)   Y   EL   DIRECTORIO   (1795-­‐1799).   LA   REACCIÓN   CONSERVADORA.   La  Convención  Termidoriana  (1794-­‐1795)   El  9  de  termidor  ponía  fin  a  la  fase  exaltada  de  la  Revolución  y  daba  el  poder  a  los  moderados,   que   iniciaron   una   reacción   contra   la   política   montañesa,   desmontando   el   gobierno   revolucionario:     • • • • • desapareció  la  preeminencia  del  Comité  de  Salud  Pública   se  reorganizó  y  depuró  el  Tribunal  revolucionario   se  clausuraron  los  clubes  jacobinos   se  eliminaron  a  los  sans-­‐culottes  de  las  secciones  de  la  Comuna  de  París  y  se  liberó  a  los   sospechosos   Asimismo   fueron   procesados   los   antiguos   miembros   de   los   Comités   y   aquellos   comisionados   que   se   habían   distinguido   por   su  celo   terrorista   y   en   el   sudeste   del   país   se   inició  lo  que  se  ha  llamado  el  Terror  blanco.               Los  termidorianos  (gobierno  que  venció  a  Robespierre  el  9  de  termidor,  eliminando  el  Régimen   del   Terror),   pertenecientes   a   la   burguesía,   suprimieron   las   leyes   económicas,   como   la   del   "maximum",   y   las   leyes   sociales   aprobadas   por   los   robespierristas.   Se   privatizaron   algunas   de   las   fábricas  nacionalizadas  y  se  liberalizó  el  comercio.     Todas   estas   disposiciones   suscitaron   una   gravísima   crisis   económica,   provocada   por   el   hundimiento  del  asignado  (en  julio  se  cotizaba  a  un  3  por  ciento  de  su  valor  nominal).  El  proceso   inflacionario   se   vio   además   favorecido   por   la   deficiente   cosecha   de   cereales.   Los   mercados   urbanos   quedaron   desabastecidos   por   la   resistencia   de   los   campesinos   a   vender   si   no   se   les   pagaba   en   metálico.   La   pequeña   burguesía   y   los   obreros   de   las   ciudades   fueron   los   más   afectados.     Los   antiguos   jacobinos   explotaron   la   coyuntura   económica   y   el   malestar   social   para   lanzar   al   7 pueblo   parisino   contra   la   Convención   en   abril   y   mayo   de   1795   (Germinal   y   Pradial   del   año   III).   Pero   la   guardia   nacional   y   el   ejército   restablecieron   drásticamente   el   orden.   Los   diputados   montañeses   comprometidos   fueron   arrestados   y   se   acentuó   el   Terror   blanco   (el   terror   blanco   designa  el  periodo  de  represión  y  terror  llevado  a  cabo  por  los  monárquicos  contra  sus  oponentes.  El  blanco  era  el  color   de  la  monarquía  borbónica.  La  primera  ola  se  vio  con  la  Convención  termidoriana,  donde  se  persiguió  a  los  jacobinos  en   relación  al  terror  rojo  que  habían  iniciado).     La  Constitución  de  1795  (Año  III)   La   Convención   termidoriana   (1794-­‐1795)   culminó   su   obra   política   con   una   reforma   constitucional.   La   Constitución   del   año   III   (1795)   era   de   carácter   moderado   y   pretendía   evitar   cualquier  tipo  de  radicalismo  revolucionario:     • El   poder   legislativo   se   lo   partían   dos   cámaras:   el   Consejo   de   los   Ancianos   (250   miembros)  y  el  Consejo  de  los  Quinientos.     • Estas   cámaras   se   encargaban   de   elegir   el   poder   ejecutivo,   llamado   Directorio   y   confiado   a  5  miembros  (directores)   • El  poder  judicial  continuaba  en  manos  de  jueces  de  elección  popular.     • En  cuanto  al  régimen  electoral,  se  abandonó  el  sufragio  universal  y  se  estableció  de  nuevo   el  sistema  censitario,  aunque  algo  más  liberal  que  el  de  1791.     • También  se  volvió  a  la  descentralización  administrativa,  pero  no  se  alcanzaron  las  cotas   de  la  primera  constitución.     Paz  separada  (1795)  e  insurrecciones     Los   termidorianos   supieron   aprovecharse   de   la   dislocación   de   la   primera   Coalición   (producida   entre  otras  razones  por  la  crisis  de  Polonia  que  significó  el  tercer  y  definitivo  reparto  de  este  país)   y  firmaron  la  paz  por  separado  en  1795  con  Toscana,  Prusia  (Tratado  de  Basilea),  Holanda  (paz   de  La  Haya)  y  España  (Paz  de  Basilea).     Antes  de  disolverse  en  octubre  de  1795,  la  Convención  tuvo  que  enfrentarse  a  una  insurrección   monárquica   que   se   produjo   en   París   el   13   de   Vendimiario   del   año   IV   (5-­‐X-­‐1795)   y   que   fue   sofocada  por  el  joven  general  Bonaparte  y  con  la  ayuda  de  los  sans-­‐culottes.     La   nueva   Constitución   había   encontrado   la   oposición   de   los   monárquicos   y   también   de   los   jacobinos.  Por  ello  hubo  diferentes  revueltas,  reprimidas  por  el  ejército,  y  que  motivarían  que  el  9   de  noviembre  de  1799,  Napoleón  Bonaparte,  retornando  de  su  campaña  en  Egipto,  diera  un  golpe   de  estado  (18  de  Brumario),  instalando  el  consulado.  Pero  antes  de  esto,  hay  que  hablar  de  lo  que   pasó  con  el  Gobierno  del  directorio,  entre  1795  y  1799.   8 El  gobierno  del  directorio  (1795-­‐1799)   El  gobierno  del  Directorio,  que  abarca  de  octubre  de  1795  a  noviembre  de  1799,  se  caracteriza   por  su  inestabilidad  y  por  sus  bandazos  políticos  a  la  izquierda  y  a  la  derecha.  Las  razones  de  la   fragilidad  y  de  la  transitoriedad  del  régimen  hay  que  buscarlas  en:   • • • la  agudización  de  la  crisis  económica  y  financiera   la  falta  de  apoyo  social  y  la  inmoralidad  de  sus  políticos  que  sólo  buscan  perpetuarse  en   el  poder   Únicamente   podrá   mantenerse   recurriendo   al   ejército,   del   que   también   dependerá   económicamente,  y  que  al  final  será  quien  acaba  derrocándole.    La  crisis  económica  y  financiera  fue  uno  de  los  principales  problemas  del  Directorio.  En  febrero   de  1796  el  asignado  llegó  al  máximo  de  su  depreciación.  Su  valor  llega  a  ser  inferior  al  del  papel   que   estaba   impreso.   Un   mes   más   tarde   fue   sustituido   por   una   nueva   moneda   fiduciaria,   el   mandato  territorial,  pero  también  fracasó  por  falta  de  crédito  y  en  noviembre  de  este  mismo  año   tuvo   que   ser   retirado   de   la   circulación.   La   Administración,   sin   recursos,   quedó   prácticamente   paralizada.   A   partir   de   este   momento   dependió   en   gran   parte   del   botín   que   enviaban   los   generales,  fruto  de  sus  conquistas.     Por  otra  parte,  la  inflación  redujo  a  la  miseria  más  absoluta  a  las  clases  populares.  Esta  situación   fue   aprovechada   por   Babeuf,   que   reclamaba   la   abolición   de   la   propiedad   privada   y   la   colectivización  de  la  tierra,  para  fraguar  una  conspiración  para  derrocar  el  Gobierno  y  el  edificio   social  existente  y  crear  la  "República  de  los  Iguales".  El  complot,  al  que  se  sumaron  numerosos   jacobinos,  fue  descubierto  a  tiempo  y  Babeuf  fue  condenado  a  muerte.   La   represión   antijacobina   que   siguió   a   la   conjura   de   Babeuf   empujó   al   Directorio   hacia   los   moderados,  circunstancia  que  fue  aprovechada  por  los  monárquicos,  quienes  en  las  elecciones   del  año  V  (1797)  obtuvieron  una  aplastante  victoria,  llegando  a  colocar  en  el  ejecutivo  a  uno  de   sus  correligionarios.     Entonces   los   republicanos   del   Directorio,   con   la   ayuda   de   las   tropas   enviadas   por   Bonaparte,   dieron   un   golpe   de   Estado   el   18   de   Fructidor   (4-­‐IX-­‐1797),   desembarazándose   de   los   diputados   derechistas.  La  represión  subsiguiente  representó  un  nuevo  bandazo  de  la  política  del  Gobierno,   ahora,  hacia  la  izquierda,  que  propició,  a  su  vez,  el  triunfo  de  los  jacobinos  en  las  elecciones  del   año  VI.     El  Directorio  volvió  a  dar  otro  golpe  de  Estado  el  22  de  Floreal  (11-­‐V-­‐98),  revisando  las  elecciones   y  eliminando  a  la  mayor  parte  de  los  jacobinos  electos.   En  el  exterior  el  régimen  directorial  practicó  una  política  agresiva  y  de  conquista,  motivada  en   gran  modo  por  la  crisis  financiera.     La   campaña   de   Italia   de   1796   y   1797,   dirigida   por   el   general   Bonaparte,   constituyó   un   éxito   rotundo.  Todos  los  Estados  italianos  y  la  propia  Austria  (tratado  de  Campoformio)  tuvieron  que   9 claudicar.  Es  el  encumbramiento  del  joven  general  corso  (él  era  natural  de  Córcega),  que  cada   vez   actúa   más   independientemente   sin   consultar   a   París,   organizando   Repúblicas   "hermanas"   a   su  antojo  con  los  territorios  conquistados  (República  Cisalpina  y  Ligur).     La  continuación  de  esta  política  expansiva  en  1798  y  1799,  con  la  creación  de  nuevas  Repúblicas   satélites   (estados   que   son   nominalmente   independientes   pero   que   dependen   del   dominio   político   o   ideológico   de   alguna  potencia)  (la  Helvética,  la  Romana,  la  Toscana  y  la  Partenopea)  y  la  expedición  de  Napoleón  a   Egipto,  originó  una  Segunda  Coalición  europea  contra  la  Francia  revolucionaria.     En   1799   los   ejércitos   franceses   eran   vencidos   en   Italia   y   Alemania.   Estas   derrotas   avivaron   y   generalizaron  la  oposición  interior  contra  el  Directorio.  No  es  de  extrañar  que  las  elecciones  del   año  VII  fueran  totalmente  adversas  al  ejecutivo  y  las  Cámaras  legislativas  obligaron  el  30  Pradial   (18-­‐VI-­‐1799)  a  dimitir  a  los  tres  directores  más  comprometidos  en  la  violación  constitucional  de   Floreal   anterior.   Aunque   en   el   exterior   se   logró   conjurar   el   peligro   de   invasión   de   las   tropas   aliadas,  en  el  interior  la  situación  era  muy  precaria.  El  18  de  Brumario  del  año  VIII  (9-­‐XI-­‐1799)   Napoleón,   que   acababa   de   regresar   de   Egipto,   apoyado   por   los   conservadores,   dio   un   nuevo   golpe  de  Estado  que  puso  fin  al  régimen  directorial.     BIBLIOGRAFIA    La  bibliografía  en  castellano  es  copiosísima.  Una  síntesis  sobre  las  diferentes  corrientes  historiográficas  puede  encontrarse  en  el   volumen   VIII   de   la   Historia   del   Mundo   Moderno,   antes   citada,   obra   de   J.McMANNERS.   Sobre   las   causas   y   orígenes   destacamos   las   obras   de   D.   MORNET,   Los   orígenes   intelectuales   de   la   Revolución   Francesa.   Buenos   Aires,   Paidós,   1969;   E.   LABROUSSE,   Fluctuaciones   económicas   e   historia   social.   Madrid,   Tecnos,   1962;   J.   GODECHOT,   Los   orígenes   de   la   revolución   francesa.   Barcelona,  Edicions  62,  1974.  (Es  seguramente  el  mejor  estudio).  En  francés,  son  interesantes  las  obras  de  J.P.  BERTAUD,   Les   origines  de  la  Revolution  Française.  París,  P.U.F.,  1971;  y  J.EGRET,  La  Pré-­‐Révolution  française  (1787-­‐1788).  París,  P.U.F.,  1962            Entre  las  obras  de  conjunto  hay  que  citar:  J.GODECHOT,  Las  revoluciones.  Barcelona,  Labor,  1969;  G.  LEFEBVRE,  La  Revolución   Francesa  y  el  Imperio.  México.  F.C.E.,  1973  (este  libro  es  una  síntesis  del  vol.  XIII  y  XIV  de  Peuples  et  Civilisations  del  mismo   autor);   y   A.   SOBOUL,   Compendio   de   la   historia   de   la   Revolución   francesa.   Madrid,   Tecnos,   1972.   Merecen   atención   las   interpretaciones  sociales  que  han  hecho  N.  HAMPSON,  Historia  social  de  la  Revolución  Francesa.  Madrid,  Alianza  Editorial,  1970   y  A.  COBBAN,  La  interpretación  social  de  la  Revolución  Francesa.  Madrid,  Narcea,  1971.  Uno  de  los  mejores  estados  de  la  cues-­‐ tión    sobre  este  tema  publicado  hasta  el  momento  es  el  de  F.FURET  y  M  OZOUF,  Diccionario  de  la  Revolución  Francesa.  Madrid,   1989.  Igualmente  es  muy  interesante  el  libro  de  M.  PÉRONNET,  Vocabulario  básico  de  la  Revolución  Francesa.  Barcelona,  Crítica,   1984   10 ...

Tags: