Tema 3 1/2 (2016)

Resumen Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Criminología - 2º curso
Asignatura Teories Criminològiques II
Año del apunte 2016
Páginas 3
Fecha de subida 24/03/2016
Descargas 31
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 3 Tensión y control social Introducción: Conceptos fundamentales Bajo esta denominación se recogen diversas teorías a las que vinculan los elementos comunes siguientes: 1. Realzan la importancia de los factores sociales en la explicación de la delincuencia.
2. Enfatizan la influencia en la conducta delictiva de las interacciones sociales negativas o problemáticas.
3. La principal propuesta aplicada de estas perspectivas es desarrollar programas juveniles, familiares o sociales que reduzcan la marginación social, aumenten la integración, disminuyan la tensión social y mejoren el control social informal.
Derivados teóricos de la escuela de Chicago Los sociólogos de la escuela de Chicago habían atribuido los altos índices de delincuencia existentes en Chicago y otras ciudades norteamericanas a “patología social”. De esta idea originaria acabaron derivándose dos explicaciones criminológicas diferentes. La primera se relacionaba con la idea de tensión o estrés, los individuos experimentarían tensión como resultado de sus vivencias negativas en una sociedad conflictiva y carente de integración social. En ella se priorizan una serie de metas pero no siempre están disponibles los medios legítimos para alcanzarlas. Son muchas las personas que no pueden cumplir las expectativas sociales y acaban sintiéndose incomodas dentro de la sociedad. Una de las posibles respuestas para afrontar la tensión experimentada es el uso de medios ilícitos, o delictivos para el logro de las metas sociales que no pueden conseguirse de otro modo.
La segunda de estas interpretaciones fue que la falta de integración comunitaria originaría un decaimiento de los vínculos sociales. La disminución o ruptura de los lazos afectivos ha producido una situación de desarraigo social, de forma que algunos individuos carecen ahora de inhibiciones que les impidan delinquir.
Validez empírica de la relación entre desorganización social y delincuencia Puesto que el origen de la delincuencia se hallaba en la patología social resultante de la falta de orden, para prevenir los delitos debían emprenderse programas asociados a la pobreza y a la falta de empleo de las comunidades menos favorecidas. Sobre la base de esta perspectiva se desarrolló el Proyecto Área de Chicago y, posteriormente, un proyecto similar en Boston.
Se comprobó que la delincuencia no decreció de modo uniforme y paralelo a su aplicación. Por tanto, las tesis derivadas de la Escuela de Chicago, según las cuales la aplicación de medidas sociales era el principal remedio contra la delincuencia, no se vieron confirmadas.
Teorías de la tensión Anomia y tensión Durkheim acuñó el neologismo “anomia” para caracterizas aquellas situaciones en que se produce una “ausencia de norma” o “des-regulación”, que serían el origen principal de la desviación social y el delito.
Más bien, se trataría de comportamientos normales de individuos pertenecientes a ciertos sectores de la comunidad, como reacción ante los problemas sociales que experimentaban. Se propugnó que la delincuencia también tendría una función social positiva, sirviendo para mantener el orden y la cohesión social. Los comportamientos delictivos, y los delincuentes, cohesionarían a la comunidad al permitir a ésta delimitar mejor sus fronteras, relativas a la conducta adecuada y a la que no, permitiendo identificar más fácilmente a los que están fuera de ellas.
El siguiente paso fue conectar las experiencias de anomia con la tensión social e individual. Merton plasmó la hipótesis de relación entre anomia y tensión.
Tanto para Durkheim como para Merton “la anomia surge de la discrepancia que existe entre las necesidades del hombre y los medios que ofrece una sociedad concreta para satisfacerlas”. Merton especificó en mayor grado el concepto de anomia, definiéndolo como aquel proceso, propio de las sociedades modernas, que resultaría del cambio rápido de los valores sociales, sin que dé tiempo a remplazarlos por otros valores alternativos. Como resultado de ello, los individuos se quedarían sin valores y normas que les sirvan como referentes de su conducta.
¿Cuáles son los valores prevalentes en las sociedades modernas, que podrían estar en el origen de la anomia? Las sociedades industriales actuales propiciarían en muchos individuos un conflicto medios–fines, en dos sentidos relacionados. El primero, por la contradicción existente entre el fuerte énfasis cultural puesto en la competitividad y el logro del éxito, y el mucho más modesto conferido a la necesidad de utilizar para ello medios legítimos. En segundo lugar, existiría también una incongruencia fines–medios relacionada con las diferencias entre clases sociales.
Las posibles respuestas se los individuos según Merton son: 1) conformidad, respuesta adoptada por la mayoría; 2) innovación, cuando el sujeto acepta los fines sociales convencionales pero rechaza los medios típicos para su consecución y busca nuevos instrumentos para lograr la meta; 3) ritualismo, no admite sin más los objetivos sociales típicos pero acepta participar en las actividades sociales convencionales; 4)retraimiento, ni acepta los objetivos sociales ni los medios para su logro, se aparta de la dinámica social, se margina; 5) rebelión, rechaza, en todo o en parte, fines sociales y medios para su logro (o ambos), tiene como respuesta el comportamiento delictivo.
La teoría de Merton, además, distinguiría dos niveles paralelos de discrepancia entre medios y fines, uno social y otro individual. En el plano social, la disconformidad de ciertos grupos con los valores y normas imperantes, sería el origen de su propio estado o situación de anomia y de los conflictos a que ésta pueda dar lugar. Mientras que en un nivel individual, la discrepancia con las pautas imperantes originaría tensión y sentimientos personales de incomodidad y rebeldía, que podrían traducirse en “soluciones “antisociales y delictivas. Ambos procesos se interconectarían entre ellos, ya que, en situaciones de “tensión de la estructura social”, los individuos pueden sentirse “tensionados” y más dispuestos a obtener dichos objetivos por medios no legítimos.
Ciertos paralelismos con la teoría mertoniana tiene la formulación teórica sobre la desviación en relación con los conceptos de interacción y de expectativas normativas que regulan el comportamiento. Define la desviación como “los procesos por medios de los cuales se desarrollan resistencias a la conformidad con las expectativas sociales y los mecanismos en virtud de los cuales estas tendencias son o tienden a ser contrarrestadas en los sistemas sociales” La teoría de la desviación de Parsons incluye cuatro conceptos centrales: 1) la tensión, que se halla en el origen del comportamiento desviado y delictivo; 2) las direcciones de este comportamiento, mediante las que pueden conocerse las tendencias desviadas; 3) la estructuración de las tendencias desviadas; 4) el control social, o las reacciones que se suscitan frente a la desviación o la delincuencia.
Anomia institucional Messner y Rosenfeld convienen con Merton en que la cultura norteamericana tiene, como aspecto más relevante, el valor del éxito, a lo que ellos se refieren como the American Dream. La dimensión anómica del sueño americano se concretaría en una especie de mensaje de “todo vale” en dirección al logro de los propios objetivos. Más concretamente, la cultura e instituciones capitalistas producirían los siguientes procesos y efectos: 1) determinarían una fuente y constante presión hacia el éxito económico; 2) otras instituciones y culturas tradicionales como la familia o la religión, habrían sido relegadas a un segundo plano, y ya no tendrían fuerza bastante para contrarrestar el empuje de lo económico; 3) como consecuencia de ello, ante situaciones de conflicto de roles y objetivos, los económicos primarían habitualmente sobre cualesquiera otras consideraciones o valores familiares o morales; 4) los lenguajes, normas y estándares económicos acabarían invadiendo todos los ámbitos de la vida social, y redefiniendo todos los contextos y roles desempeñados por los individuos.
Subculturas La hipótesis según la cual existe vinculación entre tensión y delincuencia también forma parte de las teorías de las subculturas. Según éstas muchos individuos de la clase baja estarían sometidos a una discrepancia entre las aspiraciones sociales y los recursos personales disponibles para su logro. Este desajuste fines-medios les genera estados emocionales de tensión y de disconformidad con las pautas colectivas. Lo más innovador de las teorías subculturales fue proponer que la conducta delictiva resulta de su asociación en grupos o pandillas subculturales que rechazan los medios o fines sociales establecidos, y fijan como guía de su conducta nuevos objetivos y métodos.
...