Apunts Pensar la Història (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 1º curso
Asignatura Pensar la Història
Año del apunte 2016
Páginas 36
Fecha de subida 12/04/2016
Descargas 14
Subido por

Descripción

Apunts de Pensar la Història del Professor Laviña.

Vista previa del texto

Introducción “La historia es el estudio del pasado alargado hacía el presente al analizar sus raíces históricas”.
“A nivel de interpretación histórica nos queda el poder”. La historia la escribe quien gana.
Se debe siempre contrastar la información, la historia tiene un hecho, objetivo y una interpretación, subjetiva a cargo de un historiador. La escuela historiográfica marca el método de interpretación del hecho.
Moreno Fraginals, La historia como arma, “La historia como arma” Moreno Fraginals nos habla de cómo debe actuar un historiador socialista frente a los mitos de la historia creados por la burguesía como el mito de no estudio de los hechos recientes. Habla i critica en que se ha convertido el historiador típico americano, un ser intelectual que trabaja para historiar hechos de forma pasiva, sin crear nuevos hechos históricos y muy influenciado por la historiografía de su academia y considera que usa fuentes manipuladas. Aun así, Moreno Fraginals ataca directamente a cómo se han escrito algunas posturas historiográficas atacando a la clase burguesa. Él también ha entrado en esta influencia del método. Igualmente, él propone redescubrir el pasado preguntándose por esas cosas que los antiguos historiadores nunca se preguntaron. Así avanza la historia.
El historiador usa dos ejes para su estudio: el tiempo y el espacio.
El historiador usa elementos de su tiempo para escribir historia, toda interpretación es subjetiva, siempre nos rodean mentalidades, circunstancias que nos hacen decantar hacía un lado. Un auténtico historiador debe salirse de la realidad y debe entender el porqué de las cosas que suceden, no debe justificar.
El oficio de historiador es el de lector, ¡NO HAY COSA MÁS BARATA QUE UN LIBRO! La historia es lineal y nunca se repite, aunque hay ciclos de circunstancias que a veces si lo hacen.
La historia necesita del historiador para proyectarse, es decir, es una construcción del pasado vista des del presente en el cual escribe el historiador.
La idea de progreso en la historia nace con Agustín de Hipona, que plantea la vida en forma lineal y se alarga hasta finales del siglo XX, aunque tiene como punto de inicio destacado en el 1789, año de la Revolución Francesa. (El súmmum seria con el marxismo).
En la historia las cosas aparecen cuando la gente se pregunta por ellas (ej. Las mujeres empiezan a estudiarse como sujeto histórico cuando se inicia el movimiento feminista en los años 60). Un movimiento político-social hace que se construya un nuevo sujeto histórico que debe ser estudiado. La información está ahí. Solo hace falta preguntarse por ella.
La palabra Historia es polisémica, tiene distintos significados según la escuela que la explica.
Ej: La historia según los cliométricos decían que era puramente ciencia numérica, cosa que es falso.
La historia es la narración y la interpretación de los hechos del pasado. Cada generación escribe su historia.
“Conocer el pasado, para entender el presente y cambiar el futuro” (Gramsci) Hay un elemento importante que trasciende la historia: hay un abuso desde la sociedad de la historia. (Ej: “Esto es un momento histórico”).
La historia estudia sujetos. Se empieza una cosa como objeto de estudio histórico cuando atrae la atención de los historiadores. La historia sirve para justificar y dar importancia a las cosas.
Historiadores, funcionarios del olvido. Quien escribe la historia justifica por qué se hicieron una serie de acciones (hacer eso lleva a ocultar parte del pasado, sobre todo si es la justificación del poder). “El pasado nos puede servir para justificar el presente”.
“A veces damos la historia como ley de causalidad, eso no debe ser así. En la historia no hay una causa-efecto”. La historia nunca se repite. Puede que algún ciclo lo haga, pero el tiempo y sobretodo las premisas, son distintas.
Hay acontecimientos que devienen hechos históricos cuando el historiador se pregunta por una inquietud. Ej: historia del medio ambiente.
Vemos que hay sociedades no europeas que no tienen la idea de progreso de la historia.
El individuo vive y forma parte de la Tierra y se considera un elemento dentro del conjunto del planeta para permitir el mantenimiento del grupo donde residen.
“Los acontecimientos pasan a ser hechos históricos cuando se amplía el concepto de historia”.
En el pasado próximo, un hecho llevó al cambio el concepto de historia (la caída de la URSS), a la ruptura de los paradigmas históricos, del método. A partir de ahí empiezan a aparecer nuevos métodos y nuevos sujetos de estudio. Un tema histórico nunca está agotado, ya que cada generación escribe su historia y con su método propio.
“La historia es la reconstrucción del pasado”. Esta afirmación es relativamente nueva.
Una crónica por ejemplo, es un libro histórico, aun así, está escrita por el autor hablando de su presente.
Los griegos, por ejemplo, decían que sólo podían escribir de cosas del presente, en clave histórica (escribían para demostrar su idea de presente o historia cíclica). El discurso deviene una fuente histórica, cuando es declarado así por los renacentistas, que empiezan a estudiar el pasado. Ahí la historia empieza a actuar en el presente con comparaciones con el pasado. El pasado deviene una fuente de información.
¿Debería un historiador pues, no escribir del presente porque estaría contaminado por el momento y el entorno? Se debe escribir desde la perspectiva. Aunque siempre estaremos contaminados por nuestros estudios o nuestra ideología. Un historiador, al fin y al cabo, tiene que hacer historia desde su metodología y de su ideología (desde la subjetividad).
La historia no es unívoca. SIEMPRE HAY DISTINTAS RECONSTRUCCIONES DEL PASADO SEGÚN LA ESCUELA Y/O SU MÉTODO.
Frente a un hecho, hay distintas soluciones e interpretaciones.
Debemos escribir sobre el momento actual pues.
No podemos, pero, hacer anacronismos en la historia, NUNCA. Ni tampoco se debe dar al pasado premisas que afectan a la actualidad ni en el viceversa. (Ej. No hay lucha de clases en la edad media, no existe la consciencia de clase social).
El historiador no puede aplicar conceptos del presente a cosas del pasado sin explicar el que, el cómo y el por qué.
La historia ha ido avanzando hacía el pasado por técnicas, como por ejemplo, la muralla de Barcelona (estudio de sus estratos). Este concepto no existió hasta el siglo XIX, el concepto de patrimonio.
“Quien legítima una concepción del tiempo son los historiadores”.
Escuela Griega En el mundo clásico hay que tener en cuenta las dificultades en la manera que se marca y como se entiende el tiempo. En el mundo clásico griego tienen una concepción del tiempo marcada por las olimpiadas. En otros casos el tiempo se mueve por gobernantes.
Hay una dificultad relativa en los tiempos que marcan al estudiar Grecia. Roma no es tan laborioso ya que su tiempo data de antes o después de la fundación de la ciudad.
Hay elementos que ayudan a situar cronológicamente hechos que sucedieron en la Grecia clásica (la arqueología, la epigrafía, etc.) Tanto en Grecia como en Roma, el concepto de la historia implicaba ya trabajo e investigación, trabajar con elementos de estudio. El mito ya no es el eje central de la historia.
La historia se convierte en un ejercicio escrito y literario, ya que lleva elegancia y estilística.
La diferencia en Grecia entre la historia y el mito, según Aristóteles, “La historia es el estudio de lo concreto y la literatura de lo posible, haciéndola universal esta última”: La historia es comparada con la literatura ya que tiene y usa la narración. La diferencia es que la literatura usa la ficción. Un autor que pone esto de manifiesto es Heródoto, que quiere estudiar los sucesos de la actuación humana, no el mito que se explica.
Los hombres crean el acontecimiento, la historia es el estudio de ésos acontecimientos creada por los hombres. No significa que no pueda haber apariciones de divinidades, pero no son el causante de los acontecimientos.
Una característica importante de la historiografía griega es el hecho que da a la historia una finalidad educativa. Se escribe para no caer en los errores del pasado. Le dan un sentido ético y moral para marcar conductas. El discurso entra en el mundo de la historiografía como método de estudio, aunque vaya contra el código de hacer historia de Pericles (escribir lo que vio, contrastó y/o recibió información de terceros fidedigna).
Otra característica es la creación y el refuerzo de identidad colectiva. La historia va destinada a unos sujetos y con la finalidad de crear una identidad diferente de los demás.
Crear la idea de colectivo griego, diferente y superior a los demás (considerados bárbaros). Los romanos siguieron con esta línea de estudio.
La función de reestablecer el orden por los griegos, cuando algo o alguien lo desordenan, hace que la historia refuerce la identidad colectiva.
Al trabajar en espacios comunes, hay elementos que no se dan en otro lugar. Esos elementos nos permiten crear identidades.
Otro elemento que trata la historia griega es la inseguridad de la empresa humana que genera o puede generar envidia de los dioses. Los dioses actúan en contra de los hombres y de la naturaleza cuando les causan envidia los hechos de los hombres o la naturaleza misma.
Cuando se rompe el equilibrio y sucede una desgracia, se culpa a los dioses que han actuado en forma de desastre natural.
“Toda empresa humana nunca puede jugar con la seguridad”. Para Heródoto divinidad es un concepto de sobre posición, una representación de las fuerzas de naturaleza que son las que causan inestabilidad. Una transgresión de la ética y de naturaleza provoca la injusticia divina y el retorno de la harmonía. Eso provoca inestabilidad de la obra humana. Ej. Historia de Jerjes la la la la El equilibrio se restaura mediante una guerra.
Según Heródoto, cuando se rompe la harmonía siempre acabará restaurándose. No importa el tiempo.
La ley natural y la ética son las mismas leyes. Si se quebrantan, actuará la justicia.
Heródoto habla se una rueda cíclica de la vida humana. El tiempo giratorio permite que no siempre todos sean los afortunados (Grecia puede caer, pero volverá arriba). Para él, el proceso histórico no es distinto a los principios de orden de la naturaleza. La historia mantiene una finalidad literaria, de ética y de estética. Es una investigación que sirve para dar a conocer los errores y los aciertos de los hombres, tiene un carácter moral y es cíclica.
Siempre se va a repetir la historia, cambian los actores, el tiempo y el espacio, pero se repite. (Realmente sólo se repiten los ciclos, algunos) En la concepción griega del tiempo, siempre va haber alguien que rompa la moral y el equilibrio. Sobre él o ellos caerá el castigo.
Heródoto intenta estudiar las acciones de los hombres que generan esta repetición, frente la literatura que habla de lo deseado.
Los historiadores clásicos intentan introducir un elemento de ciencia en la historia: el contraste de información del pasado.
Heródoto: “La unidad del ser en la que va a generar el propio cambio. Hay un concepto de ser que impregna la historia, pero la unidad del ser es el proceso de transformación de contrarios que hacen que la guerra sea el origen de todo. No es posible cruzar dos veces el mismo rio, pero el rio es el mismo” La historia se crea con un concepto de egocentrismo, el yo colectivo, la identidad y el sujeto de ése proceso. Estos conceptos se alargan en el tiempo hasta aproximadamente la aparición del cristianismo, que marca un nuevo concepto de tiempo.
Historiografía cristiana Un tiempo lineal que aunque no signifique progreso, es un tiempo que sirve por la infinitud, ya que según ellos habrá un acontecimiento que nunca se repetirá, que es el nacimiento de Cristo. Por tanto, la historia nunca se repetirá.
El tiempo nos lleva a la cronología histórica que no se puede volver a repetir.
El cambio en el concepto de tiempo va atado al concepto de vida del hombre. También hay un cambio en la forma de la historia y de cómo se escribe. Pasa a ser una forma de ejemplo moral y un modela a seguir, a causa del finalismo de la vida cristiana, la salvación al vivir una vida digna.
Otro elemento fundamental que ofrece el cristianismo es la universalidad (católico es universal). Una religión sin fronteras. Beben eso de una concepción imperial (origen en el Imperio Romano), que se convierte en el mensaje principal oficial.
Para ellos la historia es un elemento universal. Se escriben dos tipos de ella: historia de la iglesia e historia desde el origen del mundo. Las fuentes que usan para marcar el tiempo son los textos bíblicos.
Se cree que el cristianismo apareció justamente en la creación del mundo: estaba prevista la aparición del cristianismo desde el inicio de todo.
1. Idea universalista 2. Idea en que todo el período del Imperio Romano se convierte en la historia de la humanidad (origen del mundo): El discurso de la salvación es universal para todos los hombres.
A excepción de las historias de la iglesia, la mayor parte de las historias son universalistas (la mayoría las escriben teólogos). Estos, escriben fe forma metadiscursiva, dónde no importa el acontecimiento si no el englobe del discurso en la divinidad.
Esta misión cristiana genera construcciones sociales (en el más allá también).
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
Dios Arcángeles Virgen María (ella no es cómo un santo ya que nunca murió) Ángeles Santos Hombres y mujeres que han alcanzado la salvación Hombres y mujeres en la vida terrenal.
Dios es eterno e infinito, ya que siempre ha existido y no tiene fin (ya que nunca tuvo un inicio).
La sociedad humana es el reflejo se la estructura del más allá, de la estructura bíblica.
Encima de la pirámide encontramos al emisario de Dios en el mundo, el Rey. Por debajo los nobles y el clero, que tienen un poder brutal en la Edad Media.
Los conventos eran el sitio por excelencia de la escritura.
La creencia religiosa influye en la construcción de una sociedad. Hay un orden divino.
Atentar contra ése orden es un atentado contra el orden natural y divino de las cosas.
La condena es el infierno y normalmente la muerte.
Esta estructura sigue y sigue hasta el siglo XVIII, esa estructura estamental.
El esquema se rompe con la Revolución francesa, que dinamita la sociedad estamental.
Crea una nueva sociedad basada en la capacidad económica y de la ciudadanía.
En la edad Media se legitimó la estructura social a partir de una figura divina. La ciudadanía se otorgaba a partir de los principios cristianos.
El espacio urbano de la Edad Media se organiza de forma que en el centro encontramos la iglesia y se funda la ciudad a partir del centro. La catedral se convierte en centro con los palacios y después con el resto de calles.
Dentro de la historiografía cristiana hay una vinculación con lo temporal y terrenal con la eternidad. El nacimiento de Cristo se establece ésta relación. A partir de ése momento el tiempo se cuenta linealmente y finitamente. Aparece una nueve cronología y la seguimos usando hoy en día.
Ésta universalidad se inicia con la caída del imperio romano y la creación de reinos. La historia se inicia en forma de narración y se convierte en un arte.
La edad media se considera oscura desde el renacimiento y la ilustración y bonita desde el romanticismo.
Los renacentistas critican la Edad Media, dudando de la veracidad de las crónicas como fuentes históricas. La historia narrativa, romanticista, recupera el interés en la historia medieval.
La historia medieval tiene una función social y política. Las crónicas son escritas de forma presentista, hablando del pasado desde el presente. Se escribe desde el presente proyectando el pasado en él.
La historia medieval narra hechos y hay acontecimientos de los cuáles no puede prescindir. Hay apariciones de milagros, de santos, de apariciones y de sueños que influyen en la historia. Estos tienen coherencia gracias a la gran retórica que tienen.
Una de las características es que la historia tiene una dimensión moralizante y legitimadora de la sociedad estamental.
Es una historiografía reiterativa que tiene más de costumbre que de racional. Función al margen del contexto histórico. Hay elementos anacrónicos, no es importante el contexto.
Elemento fundamental: genealogías, que están por encima de las precisiones de las cronologías. No importa el tiempo, sino la genealogía: todos los reyes son descendientes directos de Adán y Eva, cosa que hace legitimar el poder. “Dios lo prepara todo”.
(Un historiador debe narrar el hecho histórico e interpretarlo. Pierre Villar ponía un ejemplo de historia en el “Caso Barbie” (judíos en la época nazi en el gobierno de Vichy.
Barbie era el ejecutor de las políticas francesas antijudías). Él decía. “La función del historiador es explicar el porqué de los hechos, no sólo el hecho). Hay una cosa muy clara para el historiador: no se debe justificar los hechos y las personas, no se debe calificar. Aunque en la historia siempre, pero, hay tendencias de estudio de ciertos individuos y colectivos. La historia se ha usado y se usa de forma moralizante.) La función moral de la historia se lleva desde el inicio en el tiempo griego.
Debe tener elementos que lo hagan: exaltación de individuos o acontecimientos que le a la historia un valor moral. La historia medieval le da ése toque escribiendo en función y justificación del presente (genealogía de los reyes): En la Edad Media se inicia una forma de hacer historia que se ha usad siempre en las historias nacionales de cualquier nación: enlazar figuras del pasado y mitificarlas con el presente mediante la historia.
No se debería hacer así la historia, los anacronismos (ejemplo 1714 en la actualidad) justificando el presente en base del pasado. Nosotros solo debemos entenderlo, no justificarlo.
Esta acción el cristianismo se da de la propia religión, que considera que el nacimiento del cristianismo estaba prescrito antes de que existiera, hecho por Dios.
Lo importante es el discurso histórico en este tipo de temas medievales. Debe tener similitud, función política, sirve para consolidar tradiciones (reinos), se justifica todo a partir de la historia; sirve también para crear un mito fundacional (ej. Ciudad de Roma).
Hay una función ideológica en la historia a casa de su justificación del presente mediante el pasado. Incluso aparecen divinidades ayudando al rey, demostrando la ayuda divina como legitimador de poder.
Toda la historia medieval intenta la justificación de la monarquía. Las genealogías aparecen en Francia y Flandes, donde se crean los linajes paternos.
El linaje patrilineal vuelve al elemento mítico de Jesucristo, que justifica el patriarcado.
A partir de la fundación de un territorio se crean los linajes prehistóricos. “Ningún pueblo es elegido, todos se pueden salvar en el cristianismo, por eso es universal.” Cuando se habla de progreso en el siglo XVIII, sigue basándose en el concepto histórico del cristianismo: no se abandona la idea del tiempo lineal.
La geografía influye en la historia, pero no la condiciona, no existe el determinismo geográfico. Nunca aparecen las mismas culturas en un sitio geográfico similar.
Abderraman ben Haldon: “El pueblo arábico se construyó por condiciones geográficas, económicas y políticas.
Historiografía providencialista y la evolución de la historia hasta el siglo XVIII La historia sale del impase mítico en el renacimiento porque cuentan con fuentes de épocas pasadas. Hacen crítica, aparece la archivística. Aparece la filología que sirve de crítica histórica.
Hasta el siglo XVIII la historia juega un papel de estudio del pasado con carga moral. En el renacimiento y el humanismo se da el inicio del archivo. No sólo estudian memoria sino también documentos oficiales archivados, que perduraran hasta la actualidad. En los archivos se encuentran con los datos des del punto de vista del poder. Un fenómeno que debe luchar continuamente el historiador, que debe criticar e interpretar el documento (un ejemplo es la historia de la conquista de América, no hay fuentes de los conquistados)1.
La religión se usa como expansión de la fe, la aniquilación del ser indígena. Esa forma de escribir se usa en el Renacimiento. La escriben desde su conformación ideológica: el providencialismo.
Toda historia escrita desde el renacimiento está cargada de providencialismo. Esto, por ejemplo, justifica la esclavización delos indígenas.
Un concepto muy importante es que no hay nunca una sola corriente única de pensamiento en la historia y tampoco en un momento histórico concreto.
Otra cosa es pero analizar la sociedad desde el punto de vista del poder. No vale solo el documento, sino su crítica también. En historia no existe la verdad, uno busca lo posible para aproximarse a ella.
En la historia renacentista surge un estado moderno a pesar del mantenimiento de la estructura social. En el siglo XVI i sobretodo en el XVII aparece una nueva economía, la globalización o economía mundo (en los nuevos países se consumen productos de los nuevos continentes y viceversa).
Se pone la semilla del estado moderno, donde aún prevalen estructuras sociales arcaicas, aunque empieza a destacar un sector del tercer estado sin tener privilegios nobiliarios: la burguesía, que controla la economía. Ej: Fugger (banquero alemán), que prestan dinero a Carlos V para que sea emperador. También comercian (tienen la casa de las especias en Venecia) e incluso conquistaron Venezuela.
El estado moderno tiende a la unificación dinástica (los reyes son reyes de todo el territorio. Ej: Felipe II rey de toda la península. Nunca pero se hace unificación territorial (aunque en Inglaterra y Francia si pasa). El estado moderno impulsa la creación de una historiografía política que trata de justificar los hechos a causa de los móviles humanos y da a la historia una ley de causalidad. Maquivelo es uno de los principales defensores: “Todos los gobernantes deben saber historia”, en “El Príncipe”. Esto se considera ya que es un elemento fundamental para gobernar, como hay causalidad, conociendo el pasado, permitirán el buen gobierno del futuro.
1 Bartolomé de las Casas no justificó y criticó duramente el colonialismo y el trato que se hacía a los indígenas, Por otro lado aparece el racionalismo que negaba a la historia el carácter de científico.
Descartes decía: “No nace de la naturaleza y no es externa al hombre, no puede tener unas reglas científicas permanentes”. Bacon decía: “Solo es memoria”.
Los historiadores reaccionan con formas de credibilidad absoluta del documento o una hipercrítica del mismo para entender la historia.
A finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII, para hacer frente al racionalismo, la historia reacciona de 3 formas: 1. Providencialismo: promulgado por Bossuet (1670-1680). Para él, la historia está precedida por la providencia que dirige el destino del Universo.
2. Empirismo: promovido por Hume y Locke y otros ilustrados. Se entiende la historia como el conocimiento concreto del acontecer humano en el espacio y el tiempo.
3. Corriente erudita, de conocimiento que elabora una crítica histórica basada en ciencias y técnicas familiares de la historia. Mabillion escribió: “De res diplomatica”, donde abandona la idea de la certidumbre y profundiza en el saber histórico y agrega elementos de complejidad. Esta complejidad es el inicio de la historia moderna. No se trata de buscar la verdad sino ver la complejidad de los hechos históricos. Aparece por primera vez la filosofía de la historia.
Ruptura de la historiografía. Filosofía de la historia La historia recibe influencias de diferentes disciplinas (ciencia, pensamiento, geografía, economía, narrativa…), se reconstruyen y se hacen nuevas escuelas historiográficas.
Las corrientes historiográficas van cambiando según las disciplinas. Eso hace que la historia cambie y no se pueda definir como ciencia concretamente.
Los individuos de un espacio generan pensamiento y formas de estudiar el pensamiento: la historia que estudia grupos humanos del pasado no debería prescindir de otras disciplinas que tienen el mismo objeto de estudio. Todas las ciencias humanas influyen en la historia, por eso se considera difícilmente ciencia en sí misma.
Todas esas disciplinas van hacer que haya diferentes corrientes historiográficas. El método no necesariamente influye en la corriente que se está escribiendo.
Un elemento que surge de la filosofía de la historia es la sistematización de procesos históricos que nos permita escribir una teoría y dar sentido al conocimiento histórico. Se va a explicar e interpretar el hecho histórico, se cohesiona toda la historia gracias a ciertos elementos. La construcción de los hechos se llama propiamente filosofía de la historia; frente a la visión providencialista de la historia.
Lo que pretende esta filosofía es comprender racionalmente la trayectoria de las sociedades humanas. El método nos lo permite. Debemos racionalizar los hechos.
En el siglo XVIII aparecen los primeros procesos históricos.
Hay un elemento fundamental de ruptura en el siglo XIX: La Revolución Francesa. En ella hay una participación del quehacer histórico. Aparece el concepteo de pueblo en el devenir histórico, aunque no todo el pueblo son ciudadanos.
Hay un punto de crítica desde algunos historiadores en la Revolución Francesa ya que los mismos que querían destruir la sociedad estamental, pero mantuvieron el patriarcado y la mayor parte del pueblo no eran ciudadanos, ya que se regía por la capacidad económica (nivel económica mínimo para ser ciudadano y siempre si era un hombre).
La Revolución Francesa es una revolución liberal burguesa que dinamita la sociedad estamental. Se introduce el poder mediante la ciudadanía regida por el poder económico y llegan hasta la pequeña-mediana burguesía.
La primera revolución burguesa fue la Gloriosa en el siglo XVII donde se consiguió sufragio censatario y monarquía parlamentaria en Inglaterra.
La segunda fue la Revolución de EEUU, donde se creó una carta de derechos. En esta, el primer artículo dice que todos los hombres nacen iguales ante la ley, aunque se mantiene el esclavismo porque se consideran propiedad (los esclavos se consideran propiedad privada).
La siguiente revolución liberal fue en Haití y después todas las sudamericanas (Bolívar: los ciudadanos solo pueden ser los propietarios porque tienen algo que defender).
Aparece la sociedad dividida en clases: propietarios y los sin propiedades.
Hay una nueva lectura de la historia donde aparece el tercer estado. La sociedad funciona a partir de un contrato social que entrega el poder e introduce la historia del pueblo (gente que ha llegado al poder). Historia que incorpora aspectos sociales y contempla por primera vez la idea del progreso. Se entiende la historia como proceso lineal ascendente que prospera y llega a un “impero de las luces”: los hombres en el conocimiento pleno de la naturaleza.
Se limita los poderes de los primeros estamentos, desamortizando por ejemplo y separando los poderes del estado. En el caso de las desamortizaciones nunca se expropian, se pagan siempre.
La influencia de la revolución hace aparecer el primer romanticismo en Alemania. En Italia aparece la interpretación de una historia cíclica influida por los hombres que intervienen en ella.
Los ideólogos ilustrados representan a la gran burguesía, solo Rousseau representaría al pueblo en su mayoría (que plantea la idea de pueblo y naturaleza).
El primer romanticismo marca a Hegel, que propone el idealismo como hilo histórico y la meta es la conquista del espíritu absoluto con la libertad. La marcha universal es la razón que camina hacía el espíritu con un método. Plantea la dialéctica (oposición de los contrarios). Es fundamental porque este movimiento marca la tesis, la antítesis y la síntesis. La idea del devenir se aplicará a la historia.
De Hegel saldrán dos escuelas, la izquierda hegeliana (encabezada por Feuerbach y Marx) y la derecha hegeliana.
Para él, lo entiende como una teoría de la causación empírica. Junto a él aparece Comte, que coge otra línea de estudio: trata de combinar idealismo con las nuevas técnicas del desarrollo de las ciencias naturales. Esto marca como corriente filosófica el positivismo (tercera fase del conocimiento humana: teología, metafísica y positivismo).
El positivismo trata de promover las ciencias y convertir la sociedad en ciencia. Estudia hechos históricos y a partir de ellos, establece unas leyes dinámicas de los movimientos sociales y unas leyes estáticas que muestran la existencia. Intentan marcar la diferencia entre ser y existir (da sein / existenz). Se va a establecer unas leyes que expliquen los acontecimientos, dinámicas, que expliquen el cambio. A la vez una ley estática se va a crear, que es la que marca la existencia del cambio (según ellos, así es el estudio de la historia, una ley dinámica que explique la sociedad). Solo explica los hechos y los cambios a partir de los hechos. La historia que se vende hoy es una narración de acontecimientos. No hay análisis. La historia de la divulgación es positivista. La historia es el conjunto de acontecimientos que lleva al devenir.
Debemos huir totalmente de esta historia. Debemos interpretar los hechos a partir de un método. Se debe destacar este tipo de historia ya que durante mucho tiempo, y actualmente en parte también, se ha mantenido la idea de la objetividad.
En este marco de filósofos se encuentra Marx también, que presenta el materialismo histórico. Dice que la sociedad se rige por la economía y los cambios también se dan por ello. El planteamiento racional es el enfrentamiento entre sectores de la población, que en el momento que él escribe esto ya se considera superado por la mayoría de ilustrados. Él propone la lucha de clases como el cambio a partir de la revolución, dentro de la idea del progreso, por eso él entiende llegar a una sociedad sin clases, una idea de evolución finalista de la humanidad.
En los 4 casos de filosofía comentada, tienen todas unas concepciones finalistas de la humanidad, mediante la idea del progreso.
El cambio del siglo XVIII se debe a unas corrientes de pensamiento que querían romper la sociedad y crear el presente teniendo en cuenta la proyección histórica del pasado al presente.
Aparece la idea de progreso a partir de la linealidad. Puede ser progreso intelectual, buscando el espíritu y la libertad. La marcha de la historia hacía la libertad es la marcha de contradicciones (enfrentamiento entre contrarios). Esta idea da como fin que todos los humanos y todas las sociedades sean libres en absolutidad. El motor del ser humano se considera la dialéctica.
Otro método, como el de Comte y el positivismo, tratan de hacer una ciencia de la sociedad que partiendo del hecho histórico constatable establecería las leyes dinámicas del movimiento social y leyes estáticas que permiten y constatan la existencia de ésas leyes.
Dentro de ésa corriente debería estar Marx, idea de evolución finalista hacia un objetivo final de la humanidad. En caso del marxismo: sociedad sin clases y finalmente a la desaparición del estado.
Estos pretenden universalizar las cosas sociales, haciendo la historia un globalizante.
Hay un problema pero, que es la presentación de esquemas muy rígidos que excluyen muchos factores en que se compone la sociedad.
Las guerras mundiales provocan un cuestionamiento de los pensamientos del siglo XIX, pero no se abandonan éstos métodos de interpretación de la historia. Hay un abandono y la aparición de nuevos pensadores: Spengler y Toymbo, dos idealistas que comparten la visión cíclica de la historia (en algunos ciclos).
Spengler rechaza el universalismo y Toymbo considera que la dialéctica sigue presente en el análisis del estudio histórico. Esta es válida sobre momentos adecuados en la historia. La dialéctica sirve para entender estos ciclos.
Evolución de la historia en el siglo XIX Desde la ilustración aparecen definiciones de historia. La primera, de Diderot: “La historia es narración exacta y sin cejas de los acontecimientos apoyada en el testimonio o en actos de ciertos indudables o apoyada a narraciones de personas que son fiables”.
Voltaire añade “que la narración debe ser expuesta con claridad, teniendo en cuenta todos los factores. La historia es narrativa concisa con claridad que permita la reconstrucción del pasado teniendo en cuenta los imponderables, pues.
La historia es ciencia. Hay principios teóricas que se aplican al estudio práctico. Es una ciencia humana, sometida al cambio ya una interpretación según el que lo escribe. Tiene una objetividad (hechos) y subjetividad (interpretación).
El historiador narra y escribe sobre hechos reales y existentes. Se debe escribir hechos siempre reales.
A partir del siglo XIX se dan dos géneros del auge del historicismo, la erudición y el positivismo. Los acontecimientos y las reglas para explicarlos.
El acontecimiento político condiciona directamente en la forma de hacer la historia.
A partir del XIX, el liberalismo encuentra en la historia el fundamento de su existencia.
“La historia muestra cómo se iba a dar una ruptura en la sociedad estamental”. Se sostiene como fundamental el derecho a la propiedad privada, cosa inviolable. Se incorpora más consecuentemente la idea del progreso indudable. Esta idea de progreso requiere de la necesidad del conocimiento. Van a aparecer elementos claves para la historia: archivos, instituciones de historia (intento de justificación de la idea de estadonación) y academias de la historia. Aparecen también las grandes obras de recopilación de historias nacionales. Aparece por primera vez un nuevo sujeto: la irrupción de las masas (que son distintas al pueblo).
Según el romanticismo, el pueblo era un conjunto de individuos con valores comunes y de todas las clases que fomentaban la nación.
La masa no tiene ése concepto de nación. Es un conjunto amorfo que se generaliza en las clases bajas de la sociedad en sitios industrializados.
El concepto de pueblo como sujeto histórico es una invención, igual que las masas.
La masa se contrapone a la sociedad burguesa, que, sintiéndose atacada, inventa el concepto de masa en carácter negativo.
Este concepto, el de masa, siempre se usa desde las clases superiores y poderosas de la sociedad. En el siglo XVIII los llamaban vagabundos y mal entretenidos. En el siglo XIX parte de esta gente se incorpora en el proceso productivo, siendo un individuo peligroso para el burgués, convirtiéndose así en parte de la masa.
Se va a estudiar hechos concretos y las relaciones entre los hechos. La historia vuelve a tener un doble camino: reducción muy minuciosa de los hechos y sus detalles o, como otros hacen, buscar rasgos comunes de todos los elementos históricos.
Hay historiadores que hacen más explicación y otros son más eruditos. Entre ellos aparece Michelet que intenta alcanzar lo que él llama la aprehensión, la historia como reconstrucción de la vida en su integridad; porque todos los ámbitos de la realidad conforman una unidad viviente, movida a través del tiempo por el genio de los pueblos (y aquí fue la primera vez que apareció el concepto pueblo).
Frente a los individuos aparece el pueblo como sujeto histórico. Hay quien pone los rasgos esenciales como cambio histórico (economía, cultura…) que exigen a la historia la veracidad del documento. Sin documento (no necesariamente el escrito) no hay historia. Los positivistas dicen que el historiador tiene que narrar el ayer sin juzgarlo: la historia es una ciencia que no imagina ni critica. Según ellos, no se debe juzgar el pasado (no se critica a la fuente ni a su narración!). No se presupone, ni se comenta ni se inventa.
A finales del siglo XIX aparece una fuerte base metodológica y se empieza a romper el etnocentrismo: territorios y estudios no europeos empiezan a tener buenas recuperaciones de materiales para el estudio de la historia (sobre todo en Francia e Inglaterra). En Alemania se sigue usando el estudio nacional.
Aparece la primera revista de historia en Francia: “Revue Historique”.
El objetivo es la búsqueda científica libre de especulación filosófica y que mire con objetividad el campo de la historia.
Se consigue con: 1. Revisión y análisis de los textos de forma minuciosa.
2. Elaborar síntesis en cuadros generales.
3. Buscar interrelaciones de los hechos.
Esta escuela forma parte del positivismo peo no contaba con una teoría de soporte.
El problema de la historia es el método. La historia bebe de todas las ciencias y no puede aplicarse un método solo de historia. Se debe tener una base filosófica para crear un método realmente riguroso de análisis del pasado.
Materialismo histórico A finales del siglo XIX se inicia el materialismo histórico. Surge a partir del marxismo. El materialismo fue y es una práctica revolucionaria.
Al momento se creó una Internacional que proponía un nuevo modelo productivo. Con ello aparece una nueva filosofía de la historia, una nueva metodología.
El marxismo surge de Hegel y de la dialéctica de forma filosófica. La izquierda hegeliana da la vuelta a los términos hegelianos.
Para Hegel las ideas y la consciencia de la idea conforman los hechos humanos. Marx lo hace al revés: los hombres crean las ideas. Ésta, pero, vienen determinadas por la fuerza productiva y por la relación que ocupa el hombre en ésas fuerzas productivas.
El lugar que ocupa el individuo en la sociedad es el generador de ideas.
Para Marx lo que cuenta es el materialismo. Frente al propietario aparece el proletariado.
Lo que genera todo el sistema es el lugar dónde estás expuesto socialmente. Hay una estructura política (una superestructura) que se ha generado por una estructura social.
Es un elemento filosófico que tiene praxis política y además revolucionaria: la economía genera la ideología.
No se puede conseguir un estado revolucionario sin antes un estado capitalista, a causa de la lucha de contrarios.
El materialismo histórico se basa, pues, en la idea que la economía y la división de grupos sociales dada por ésta, genera un pensamiento.
La teoría de la historia pasa del evolucionismo hegeliano al evolucionismo marxista. En Hegel encontramos la idea de tiempo continuo e homogéneo por la dialéctica. Marx dice, pero, que la periodización de la historia se hace a partir de la dialéctica del sistema económico (ej: caída de la sociedad feudal), es decir, de las contradicciones en el sistema.
La estructura económica, el modo de producción, es un concepto teórico: de qué manera se produce.
Las relaciones sociales tienen una doble perspectiva: una diacrónica y una sincrónica.
La primera tiene un carácter predominante, constituida por las relaciones sociales de producción y viene dada por relaciones técnicas y sociales. La segunda es el análisis de ésas relaciones en un momento determinado.
Las relaciones sociales vienen establecidas por las formas de posesión de los medios productivos. Siempre se articulan según Marx desde el triunfo de la propiedad privada en un binomio: establecer de las clases (explotador/explotado). Si hay bienes comunales, no hay explotación.
La economía es el motor que genera las ideas.
Hasta ése momento la economía tenía un papel secundario en la historia.
A partir del materialismo histórico pero, la economía es la calva de la historia.
Antes siempre era el individuo el que generaba el cambio social, ahora es la economía.
Para el historiador es una nueva forma de ver y enfrentar el pasado. La economía como el centro de la historia, con la idea de progresa y de cambio generado por la lucha de contrarios en cada uno de los modos productivos de cada momento.
Aparecen nuevos conceptos en esta línea: modo de producción genera unas relaciones de producción, que esta genera una formación social y una superestructura.
La superestructura es el estado, su ideología y su sistema jurídico. EL modo de producción genera un pensamiento político, un estado, unas leyes, etc.
Toda esta forma de leyes y de pensamiento es lo que llamamos superestructura.
Todas las sociedades, en un momento concreto, tienen diferentes tipos de infraestructuras y superestructuras que constituyen la formación social.
El modo de producción nunca lo vamos a encontrar de forma teórica exactamente. Hay que analizarlo en cada momento, nos va a permitir analizar las formaciones sociales en cada momento.
Lenin perfecciono el tema de formación social y sus modos de producción (ejemplo: “12 años de esclavitud” para ver diferencias y contradicciones puntuales en el modo de producción).
Dentro de un modo de producción se dan formaciones sociales. Otra forma de ver esto, fuera del marxismo ortodoxo, por Wallerstein, dice que el modo de producción se da por el sistema económico del mundo (zenit): La cuestión es simple: la historia es una reconstrucción de pincel muy fino.
Un elemento clave en la historia marxista es la definición teórica de clase social. “La clase social depende de criterios de distinta naturaleza: políticos, a través de que elementos se expresan las clases sociales en política, esta da lugar a enfrentamientos y alianzas. Hay criterios psicológicos cuando un estrato social se convierte en clase (adquiriendo consciencia de ello) y en segundo lugar que practique la solidaridad entre sus miembros”.
El materialismo histórico es la única escuela que además de tener una metodología para explicar el pasado, intenta explicar el presente y proyectarse en el futuro. Ha tenido influencias en las praxis políticas a partir del siglo XX.
Introduce la economía y nuevos termos, la masa como concepto histórico y la clase social. Cambia la forma de entender la historia. El elemento fundamental de la creación de la sociedad no son sus idead sino la economía que establece y configura todo un sistema ideológico que justifica ese modelo económico.
Además, genera una praxis política revolucionaria.
La sociedad liberal burguesa se genera a partir de un modo de producción del que deriva la superestructura (ideología) y unas relaciones sociales, incluyendo siempre la dialéctica aplicado al modela actual.
El problema que se genera en el marxismo y que lleva al abandona de la ideología: el método marcada de esas relaciones de producción nos dan un apriorismo del resultado, una historia determinista, porque viene marcada por el propio método. La respuesta a la pregunta está inscrita siempre en el método. La ideología marca pues la respuesta.
La cuestión máxima que se plantea es: como se construye un modelo económico y en base a qué.
Los que son clase están en partidos de clase, tienen consciencia de clase y participan en el modo de producción, solidarizándose con los del mismo grupo.
Los que no están englobados dentro de una clase, como tal en definición, que es lo que postuló Marx, están dentro de una formación especial (facciones de clase).
Solo los contrarios pertenecen propiamente a una clase.
Aparecen clases específicas, formaciones sociales transitorias, pueden aparecer individuos que defiendan los intereses de otra clase, Se les llama fuerza social.
Una clase social no crea estructuras. Nace de la estructura económica general. Pero, la creación de una clase puede generar cambios. Siempre revista la forma de lucha. La práctica política de grupos sociales antagónicos se da a partir de la lucha.
La lucha puede ser latente, abierta, legal, ilegal, pacífica, violenta, continúa… En función siempre de la coyuntura, la situación del momento concreto y su análisis.
Todos estos conceptos formarán el materialismo histórico. No tiene estudios concretos.
Crea nuevos instrumentos de análisis. Modifica la forma de ver la historia porque prima el largotiempo de los acontecimientos socioeconómicos. Estudia las conclusiones de la vida material, las técnicas y el desarrollo de las clases en el mundo industrial y busca formas análogas. Marx busca la respuesta en las masas, una multitud en la historia.
Aparecen las multitudes, un nuevo sujeto histórico, movido por la economía, que destaca en el papel histórico y en momentos conflictivos y propone la importancia del método. Propone, delante del estudio del positivista, que la historia son los procesos.
Hay un cambio de paradigma en el estudio de la historia, ya no se estudian individuos, sino colectivos.
El problema que encuentra el marxismo es que, sobre todo en el período entreguerras, se vuelve un fenómeno fosilizado y sistematizado, demasiado determinista y alejado de la realidad.
El materialismo histórico es el método más científico para escribir historia. Eso es debido a su construcción objetiva firme del pasado y un rigor de reglas de interpretación y de análisis que nos permiten ver un proceso que puede convertirse en un discurso histórico.
El proceso es más objetivo que el acontecimiento ya que no se puede hacer un estanco para estudiar historia.
Hay diferentes tiempos que el historiador debe tener en cuenta: los cambios políticos van muy por encima del de las mentalidades y mucho más que en la geografía.
Se cambia el concepto de tiempo y aparecen diferentes tiempos.
El tiempo político no es el mismo que el tiempo de las mentalidades: cuesta que haya un cambio, cuando lo hay quedan elementos del anterior. La sociedad funciona a ritmos distintos que la historia.
El materialismo histórico cuenta con la objetividad ya que estudia desde la ciencia de la economía. Toda la historia surge de los hechos económicos, textos científicos, que no sale de la narración.
Una evolución extrema del materialismo histórico es la cliometría en USA, que establece que la historia debe ser solamente objetiva y numeral sin narración. Una historia cuantitativa sin interpretación a duras penas y totalmente matemática.
El materialismo histórico cambia el paradigma histórico. El factor económico marca el proceso histórico.
La economía ha marcado todos los procesos. En la actualidad incluso un liberal lo llega a aceptar.
Aparece el concepto de largaduración. Procesos de largaduración que tienen momentos que debemos estudiar.
Aparece el concepto de la sociedad en éste modelo historiográfico también y, sobretodo, las masas como nuevo sujeto histórico y la economía como eje y motor de la historia.
Críticas al materialismo histórico: de la sociología a la Escuela de los Annales Un elemento es la visión política en la concepción de la historia. Ejemplo: Marx escribe una política que afectará directamente a la metodología histórica.
En 1946 se crea en Francia la Ecóle, una institución que ponen en frente de La Sorbona de París. Se pone ahí porque esta universidad ha sido el principal centro histórico del materialismo histórico. Gracias al plan Marshall se construye el nuevo edificio para contrarrestar el materialismo como ideología: aparecen nuevas concepciones historiográficas.
El primer tema que tratan es el mundo atlántico, ya que permitía justificar la concepción de la creación de la OTAN en ése momento, frente el mundo de la URSS. También hay una respuesta política ya que las universidades aguantaron gracias a la resistencia al nazismo por parte del Partido Comunista y los diferentes socialistas. Las razones políticas influyen en el quehacer histórico ya que la historia está en el mundo.
Durkheim, a finales del siglo XIX, trata de retomar la sociología de Comte i de aplicarla a estudios de hechos concretos: aparece un estudio de las sociedades: la sociología.
Durkheim parte de su estudio en dos ideas: la sociedad es un ser real anterior al individuo y que el individuo nace en sociedad.
Además propone que todos los fenómenos sociales están predeterminados: hay leyes sociales propias, se pueden estudiar, y de los que dependen la condición de subsistencia y de la transformación social, creando una ciencia del desarrollo social.
El objetivo de la sociología era observar las condiciones de existencia de la sociedad, ver elementos y comparar con otras sociedades para sacar una ley general de las sociedades. Empiezan a estudiar las sociedades primitivas contemporáneas, es decir, los indígenas de las colonias.
Todo esto frente a una propuesta leninista de los modos de producción.
Más adelante se estudian sociedades del pasado, y hacen un recurso a la historia. Esto hará crear nuevas formas de interpretación de la historia.
“La ética protestante y el espíritu del capitalismo” de Max Weber. En él se hace un estudio sociológico, histórico y político del origen del capitalismo. Se llega a la conclusión que nace en países protestantes, sobretodo en el calvinismo, porque hay el término y concepto de la predestinación (Dios da muestras de ésta predestinación dando una vida material honrada a los predestinados a alcanzar la salvación).
Otro trabajo, de Sombart, titulado “El Burgués”, contradice el trabajo de Weber. En los dos casos pero, están siempre oponiéndose al materialismo histórico.
Weber no trata de crear leyes de desarrollo social sino determinar categorías de desarrollo donde la actividad individual permita el desarrollo social.
Lo que hará es ver, con la civilización occidental, las actuaciones que gestan el capitalismo (cómo nace y se expande por Europa).
Sombart plante que el origen del capitalismo son los cambistas judíos.
A partir de aquí, de la introducción en la sociología, aparecerá la historia de las mentalidades en la Escuela de los Annales, en 1929, que surge a raíz de una revista: “Annales de la historia económica y moral” (escrito todo en francés). La crean dos historiadores: Bloch y Febvre.
Ellos parten de la línea de romper con el materialismo histórico. Tratan de dar una historia total, integral, más humana y frente al estudio de los acontecimientos, el estudio social.
Es una historia interdisciplinar. Van a aparecer estructuras y la relación de los hechos con estas. Hay una relación de la actividad humana, las estructuras y el tiempo.
Estructura y actividad como fuerzas de largaduración.
No sirven pues los acontecimientos para ver la historia, se necesita la economía y la estructura social para ver el lugar de donde venimos.
Ellos no quieren hacer presentismos pero si ver y poner en relación los problemas del pasado y los problemas del presente.
Febvre, “Combates por la historia”. Es la primera declaración de intenciones de la nueva escuela. Él se pregunta siempre por la historia y no la forma en cómo se escribe. La historia se hace con textos y por tanto la historia son textos. Estos, pero, no dan acontecimientos, ya que no explican realmente cómo vivían las personas: se opone al método de recopilación de materiales afirmando que nunca sabríamos con ése método como es realmente la historia. Debemos estudiar otros temas, como la economía y la organización social. También se hace referencia a la objetividad o subjetividad de la historia.
En los documentos, si los encontramos, siempre dependemos del azar.
Febvre plantea realmente qué es la historia. Él nos explica que es elaborar un hecho, construirlo y dar solución a un problema. Si no hay un problema que solventar, no hay nada.
Es una reconstrucción del pasado a partir de una problemática y su solución.
Lo primer que hay que hacer para dar solución a un problema es formularla con una hipótesis. Previo a la reconstrucción debe haber una hipótesis.
Si vemos la historia desde el punto de vista positivista, se deífica un presente con la ayuda del pasado. Nosotros validamos el presente con la antigüedad del pasado.
Justificamos la actualidad acuñando al pasado.
El historiador debe dejar de ser un “funcionario del olvido” ya que si partimos de la deificación del presente y le buscamos su legitimidad nunca seremos verídicos.
El historiador elimina lo que no le interesa, y eso no debe ser así.
La historia no es la consagración del presente, sino la reconstrucción del pasado.
Para eso debemos coger a otras formas de reconstrucción del pasado: los Annales van a ver cómo viven, como trabajan, etc.
Debemos aproximarnos a los sujetos de la historia a partir de la documentación. Sin texto no hay historia.
La historia, la plantean así, es una aproximación a otras disciplinas también.
La economía, para la escuela de los Annales, trasciende a las demás disciplinas.
Esta nueva escuela estudia la crisis de 1929 y ponen en relación los hechos, las estructuras y las actividades como fuerzas de largaduración. Se rompe con el discurso narrativo de una historia tradicional y pone los problemas del presente sin hacer presentismo. Su objetivo es romper con la deificación de los estados-nación.
Se pretende hacer una historia total, no de acontecimientos, pero si una historia de relación del presente con el pasado.
La pregunta que se hacen, en 1920, es el porqué de la primera guerra mundial. La forma de hacer historia cambia siempre según la perspectiva del lugar.
Con Braudel aparece una nueva forma de entender la historia: incluye las concepciones de tiempo, hay una estructura geográfica, una estructura económica y una estructura social o demográfica. La historia es la fusión de las 3 estructuras para tener una concepción global y total de un tiempo (también puede haber una estructura política).
La unión de estructuras permite explicar la historia.
Des del materialismo histórico y a posterior, se intenta hacer una historia total con restricciones espacio-temporales.
Ahora encontramos dos grandes corrientes pues, pero siempre tienen en común el estudio de las estructuras (materialismo histórico y el nuevo método de Braudel). Esta nueva historiografía es un intento de hacer historia total de forma no-marxista.
Ruptura de la historiografía total: ámbito general. Los estudios postestructurales La historia total y el materialismo histórico se consideran unas ciencias para el estudio del pasado.
Se empiezan a crear historias de cada estructura y se unen, se empieza a trabajar en forma de equipo.
Son obras que tardan años en hacerse. Se debe trabajar en grupo, a veces, para poder crear la obra.
El problema de éste tipo de historia es que acaban siendo “historias sin gente”. No hay particularidades de individuos.
En el materialismo histórico pasa lo mismo, no sabemos realmente como es la gente.
Estos métodos son muy buenos, necesarios pero a la vez mancan cosas.
Ante nuevos sujetos aparece un nuevo método.
Encontramos los dos bloques de la guerra fría con su método de estudio de la historia.
Este tipo de historias se rompe en el 1968 (con la Primavera de Praga, aunque en el 1956 ya se inició con Hungría y antes con la Revolución cultural Xina) y en el Mayo del 68 en París.
Aparecen las crisis de los paradigmas universales: se atomiza la historia y ya no se hará más historia de la estructura, se hará historia con gente. Se acaba con la historia total y surgen la historia de las mentalidades en Annales (aparecen nuevamente múltiples sujetos en la historia) y aparece nuevamente la interpretación de la narrativa.
Dentro del materialismo histórico aparece Thompson, con el marxismo inglés, donde hay una revisión inicial del método que seguirá con gente como él.
Cuando se empieza a hablar de historia científica, con todas sus características, se intenta conocer y comprender el fenómeno total del pasado. Se debe ver y comprender el pasado en totalidad y de una forma científica e objetiva.
El partido comunista inglés es un partido y fue un partido extraparlamentario. Al ver la política internacional, vieron que la realidad no solo se podía estudiar con la economía y crean unas nuevas formas de hacer el estudio. Se aproximan a la realidad inglesa desde una práctica de la Revolución Industrial. Trabajan cosas distintas que sólo el modo y los modos de producción.
Vieron que piensan, como se comportan y que crean, fundamentalmente, los asalariados. Se hace historia desde abajo, con la ayuda de ésos que viven y experimentan. La historia desde abajo es llamada historia de los testimonios, una historia más humana que sigue pero con la idea del materialismo histórico clásico de la economía como eje vertebrador de la historia.
Se mira la mentalidad, vemos cómo vive la gente, que creen, que desean, que hacen.
Eso hace volver a la narrativa el proceso historiográfico.
Hay un movimiento social, dentro de ésta historia humana, que es el feminismo.
La historia de las mujeres no existe porque hay un error de base, ya que siempre se ha incluido la mujer detrás del lenguaje cuándo se habla sobre el varón.
Se buscan respuestas del rol de género, de su origen y su evolución. Para que las mujeres entren en el discurso histórico se deconstruye el lenguaje para construir una nuevo. Y se hace a partir de la filosofía del lenguaje, que sirve como método de análisis histórico. El feminismo quiere cambiar el discurso así como la sociedad. Se usa el concepto de género como un concepto para la creación de la historia.
La historia se influye de la antropología y se apoya en ella. Se plantea al mismo tiempo el relativismo cultural. Desde el punto de vista europeo se considera la universalidad de valores i procesos históricos, y éste concepto de relativismo pone en duda esta universalidad y propone la particularidad. Todo depende del punto de vista. Se pone fin al determinismo y aparecen temas como la vida familiar, la infancia, la historia, sus prácticas y sus representaciones culturales. Se pone la cultura como el eje central del estudio de la historia.
Empiezan a aparecer estudios históricos sobre el fenómeno social de la pintura (quién y por qué y cómo se pintan y se representan las cosas). En España se estudia el ordenamiento social a partir de la religión (la limpieza de sangre y estudios de las cofradías y sus significados) y como se canalizan los conflictos sociales en espacios simbólicos (también en el carnaval). En general se van a estudiar representaciones.
El problema del relativismo cultural es que olvida que las culturas son construcciones y las coses pueden cambiar, los valores por ejemplo.
Des del materialismo histórico británico hay un replanteamiento del sujeto: se empieza a trabajar religión como un elemento, no de los valores, sino como un elemento de la cultura de los pueblos. Se estudia también formas culturales de relación y una nueva cronología histórica. (“Rebeldes primitivos” de Hobsbwam), donde hay estudios de revueltas preindustriales, que se estudian como una nueva forma de sociedad.
Se abren nuevos estudios subalternos (India, etc.). Se debe trabajar desde la transversalidad. Hay un montón de actores que ven la historia de otra forma siempre des del punto de vista antropológico. Se hacen los mismos temas de trabajo del materialismo histórico y la historia de los Annales con otros métodos. Aquí hay grandes diferencias empezando des del punto de vista de la existencia y que significan las clases sociales.
Una nueva forma de hacer historia necesita de nuevas fuentes: pintura, música, antropología, cultura… Marxismo británico La escuela marxista inglesa tiene una evolución distinta al materialismo histórico ortodoxo.
El partido marxista británico nunca tuvo implicación política dentro de las instituciones de la sociedad inglesa. Los historiadores británicos se vuelven y son un grupo de intelectuales.
Ellos siguen a Gramsci en la comprensión del pasado, el entender el presente y en la proyección al futuro de la historia.
El marxismo británico estudia la revolución industrial, fundamentalmente, y la formación del proletariado. Se hace a partir de la revista “Past and present”, con estudios del desarrollo del capitalismo.
Un renovador, Hobsbawm, que trabaja la industrialización y luego hizo una nueva cronología de la era de la revolución francesa (1789-1840), la era del capital, la era del imperio y la era del siglo pequeño (1914-1991).
Va adaptando las eras a acontecimientos que pudieron marcar cambios.
Estaría también el caso de Thompson, ya que hace una apuesta atrevida y comprometida (como la mayoría de gente de izquierdas) y acaba con los dogmatismos del marxismo clásico. Tiene un fiel compromiso con la causa obrera. Rompe con la definición estancada de clase social que postulo Marx. Amplia ése concepto al margen de la solidaridad y conciencia de los obreros.
Empieza a haber una vía culturalista del marxismo histórico, se estudian procesos intelectuales, culturales: se rompe el concepto materialista clásico.
Hay que tener en cuenta los valores culturales para hacer una historia de la realidad.
Thompson se da cuenta que la cultura es una forma perfecta para acercarse a la sociedad.
El marxismo británico hace una historia desde los sujetos y hace aparecer nuevos que el materialismo histórico no consideraba, como per ejemplo la cultura, la religión, el pensamiento… Aun así, el motor de la historia sigue siendo la economía.
En el caso de Thompson se hace un concepto de clase flexible, se entiende la clase como proceso.
La desaparición de las clases viene dada desde la política a partir de los años 70 y sobre todo después de la caída de la URSS, que para algunos autores se considera el fin de la historia, ya que no hay luchas ni sistemas de estudio como la lucha de clases.
El concepto de clase queda diluido en estudios marxistas posteriores.
El concepto de clase social queda desprestigiado y, sobre todo, la clase obrera con él.
Esta desparece del discurso a partir de los años 70. Se sustituye por clases medias y clases medias-bajas.
Es el pensamiento neoliberal y la desaparición de la URSS que lo hace desprestigiar.
Con eso se rompe el concepto y la idea de clase. Si no hay clase desaparece la conciencia y directamente la solidaridad de clase. Esto tiene, no solo consecuencias en el análisis histórico, sino también en la vida política.
En Thompson, aparece un término (Agency), que facilita el trabajo de estos marxistas.
Viene dado de las influencias culturales y el “agency” seria la participación de las clases bajas en resistencia a los dominantes. Las medidas que se toman contra el poder a pesar que no tengan conciencia de clase.
Este concepto es lo que van a desarrollar los marxistas británicos para estudiar las medidas que se toman contra el poder.
Lo importante es el reconocimiento del grupo y su consciencia como clase. Debe haber consciencia de clase por encima de la del individuo.
Hobsbwam dice primitivos todos esos movimientos que no van a acabar con el sistema, que no son revolucionaros en “Rebeldes primitivos”.
Época de transformación interna en los años 60 donde se abandonan las tradiciones y los dogmas del marxismo ortodoxo: abandono del materialismo histórico cerrado.
Thompson, hijo de un pastor metodista, vive en la India el movimiento de la independencia, se identifica con la clase obrera y crítica y basa sus estudios en las teorías de Hobsbwam. Los dos pertenecen al mismo grupo medio.
Thompson estaba en contra del marxismo francés. Trata de hacer la historia de la gente como agente histórico y hace un manifiesto a favor de la historia del pueblo. Él está en contra de los sociólogos por su dogmatismo en el concepto de clase. Para él, la clase es un proceso.
Por otro lado está en contra de la historia inglesa tradicional porque el pueblo se le considera el “populacho”. No es lo mismo el “populacho” que el “lumpenproletariat” (sin conciencia). El primero es al que se referían a las clases bajas la historiografía inglesa.
La diferencia es que Hobsbwam considera que los rebeldes primitivos pueden cambiar el sistema aún sin clase y Thompson no lo ve así.
Thompson lo critican de presentista al estudiar el germen y lo nombre de clase.
Aunque él considera que la clase obrera es un proceso en formación. La historia se mueve pues por procesos.
El presente se debe estudiar en clave histórica y siempre en forma de procesos. Ése es el mayor legado de Thompson. Se debe poner el proceso en el momento preciso.
El materialismo histórico británico enriquece la concepción de la historia al introducir los nuevos sujetos.
Nos vuelve todo pues a replantear la pregunta de qué es la historia.
El concepto siempre va adaptándose a las situaciones de pensamiento en un momento concreto y también de su uso.
A partir de los años 70 hay un período clave del desarrollo de la metodología: aparece un nuevo concepto en el panorama político. La revolución cultural, que marcará una cultura postmoderna. Los paradigmas cuantitativos desaparecen y aparecen nuevas metodologías que van más acuerdo con los tiempos y pensamientos de la sociedad. Se van a enfatizar el lenguaje sobre la realidad histórica, fenómenos culturales sustituyen a las estructuras sociales y económicas. Se introduce como método el método antropológico y desaparecen las influencias de la sociología, la economía y de la demografía. Se va a dar una “crisis de la historia” en los años 80: la cultura postmoderna.
La gran ruptura va a ser el abandono de la idea del progreso, que se enfoca la historia en forma de poliedro. Se rompe con el método y con el molde académico. El problema es que no es una sola metodología, sino un conjunto de ellas y de epistemologías.
Hay una genealogía que aparece al final de los 80 que intenta usar textos como producto de una ideología de un nuevo orden que se quiere establecer: Derrida y Foucault.
Wallerstein y la economía mundo Junto con el marxismo británico y el estructuralismo de Braudel, hicieron evolucionar el materialismo histórico en EEUU: la economía mundo de Wallerstein.
Wallerstein, que en parte sigue a Sombart y a Weber, se plantea de nuevo el origen y las influencias del capitalismo, pero de una forma completamente distinta. Wallerstein llega a ver el período medieval y parte de la edad moderna y contempla como la economía se mueve por ferias. Se inicia a usar la letra de cambio por primera vez y dice que la sociedad medieval ya puso bases para el desarrollo del capitalismo (apoyando en parte a Sombart): el comercio medieval ya genera las bases del capitalismo.
Él propone estudiar la producción, el modo de producción y sus relaciones de producción en cada espacio. Y el plantea la idea que la economía del mundo está clasificada y basada en un centro económico del que dependen los demás espacios (generándose una subperiferia y una periferia). Si la economía mundial la controla un centro, él dice: debemos estudiar las relaciones de producción del centro.
Wallerstein se interesa en el centro, aparece una nueva forma de ver la estructura económica y mundial, no en un lugar concreto, sino en el mundo, dándose así la globalización. Con esto se crea la teoría de la dependencia, que no permite el desarrollo de las periferias que dependen directamente del centro.
Él dice que en 1492 aparece el capitalismo y que solo cambia el apellido. Esto sala a partir del análisis del movimiento inglés en su estudio de la clase obrera, de cómo se crea la industria, como se obtiene el capital para formarlas.
Se pregunta por el origen del capital inglés: El comercio y en general el más lucrativo y que da más dinero: el comercio de esclavos.
Giros post-estructuralistas: giro antropológico Hay dos elementos que dan sentido a este giro antropológico. Para empezar hay dos grupos de antropología: uno etnográfico y otro más técnico-observación. Los dos permitirán realizar una teoría etnológica de un grupo social a partir de la observación participante. Otra forma será la observación del conjunto y analizarlo.
Los que más influyen son Lacan y Foucault, que hacen postulados teóricos para desarrollar sus teorías de las sociedades. Tiene una base teórica y nada más. Influyen en esta corriente historiográfica estos psicoanalistas.
Ellos tienen una dificultad de clasificación al cual que disciplina pertenecen. Ellos tienen una borrosidad en la disciplina ya que tratan todos los temas.
Lo que hace Foucault es estudiar las quiebras de las continuidades.
La segunda influencia viene de Geertz, que trabaja antropología simbólica.
En la historia trabajan edad Media y edad moderna. Se estudian las formas simbólicas del poder, rituales, memoria y su transcurso, dimensión sagrada de la monarquía y la acción sagrada de los reyes, Y, sobre todo, la centralidad de la monarquía frente a otros poderes de las sociedades tradicionales. Se convierte en el modelo de estudio de la historia.
Antes pero, se debe tener en cuenta ciertas cosas.
Cuando un historiador explica alguna cosa, está estudiando el pasado, no como los antropólogos, que consideran que no tiene porque el pasado de un tiempo determinado afecte a una sociedad.
El historiador, en general, debe trabajar en el archivo y no en la actualidad con la historia oral. Se crean paradigmas al ver varios casos históricos. Al dar un giro antropológico, se acerca a la cultura, se mejora la proyección sociológica. La nueva historia cultural trata de renunciar a la historia total e intenta adaptar una forma poliédrica de la historia.
Estudiar de todos los ámbitos la historia.
Se convierte el individuo en un elemento social. Se renuevan los temas ya que la historia social habla de grupos, de todo tipo, y la historia de las mentalidades hará estudios de carnavales, de la muerte, de la espiritualidad… Giros post-estructuralistas: Giro lingüístico A continuación viene el giro lingüístico. A partir de las metodologías lingüísticas hace una deconstrucción del lenguaje. Ya no importa el contexto, ya no importa el comportamiento formalista, se rompe el texto y el contexto.
Rompen el contexto con el texto. Deconstruyen el texto. Solo se ve el metalenguaje, que es el mensaje oculto del texto.
La gran aportación que hace a la historia es la historia femenina. Se deconstruye el discurso para que aparezca el género femenino y se reconstruye la histoia enfatizando lo escondido. Es la gran aportación de la lingüística a propuesta de Derrida.
Aparece el término de la deconstrucción también en estos momentos por parte del feminismo.
Empiezan a aparecer nuevos sujetos en la historia y sus nuevas formas de hacerla.
Aparece en especial el estudio histórico de la mujer.
En Francia como historia de la mujer y en el mundo anglosajón con el nombre de estudios de género. Las pioneras que la estudiaban eran anglosajonas.
Anteriormente la mujer aparece definida en función del varón, siempre. Tenemos que recurrir, para desmontar ése discurso, a la lingüística. Para desmontar el lenguaje de la definición.
Se hace una deconstrucción del lenguaje: análisis del lenguaje para descubrir lo que el discurso oculta: siempre oculta lo mismo: el género femenino oculto. Se empieza a escribir la historia del género.
El primer problema al estudiarlo fue que algunos historiadores consideraron ése estudio como filosófico y no histórico (ya que realmente es un análisis del lenguaje). Se critica duramente así al método, ya que no usa propiamente un método histórico.
La aparición de las mujeres no es el fin de la historia, es la aparición de nuevos sujetos.
Todos los análisis de la historia de género quedan relegados a un segundo término: en primer lugar, las feministas son quienes escriben esta historia a partir de la radicalidad teórica del feminismo y sobretodo de las sufragistas. Sobre todo a los finales de los 60 aparecen un grupo de mujeres que busca respuestas y dan voz a la idead del movimientos y a sus preguntas históricas.
El movimiento social y político influye en la nueva forma de la historia.
Se hace, desde la radicalidad histórica dominante, una crítica a eso, que lo consideran si legitimidad. Además critican al método, diciendo que no están haciendo historia y además dicen que las preguntas que se hacía el movimiento feminista eran puras invenciones. Afirman que desde una pregunta inventada, aparece una historia inventada. Critican también la cuestión política para el discurso histórico, es decir, dicen que no escriben historia sino que hacen política.
Ellas plantean el discurso de género y las acusaban de radicales.
El análisis de género pasaba por comprobar los géneros en el pasado, descubrir la rama de roles sexuales y del simbolismo sexual en distintas sociedades para ver su significado y cómo funcionan ésos roles para mantener el orden social o promover el camino. Se harán estudios de roles sexuales en las sociedades.
Quien cambia o puede cambiar la sociedad viene dado por las mujeres. No hay cambio social sin mentalidades.
El cambio social viene dado por el rol de género. Para mostrar ésta realidad, de cómo se constituyen los roles, encontramos los psicoanalistas.
Cuando aparece la división social del trabajo aparece el rol de género. Las diferencias de sexo no se generan de forma natural: Es el lenguaje quien lo genera. El lenguaje es un sistema que puede cambiar y los significados no pueden significarse de una vez por todas. El lenguaje de género se renueva continuamente para olvidar. El lenguaje es un sistema que tiene que fijar los significados permanentemente. Hay significantes vacíos.
Los estudios de género también se encuentran dentro de los estudios postcoloniales.
Hay una construcción del lenguaje. Hay que ver el rol de género en el lenguaje. Hay que cambiar el lenguaje, no solamente del momento sino también en el momento que nosotros queremos trabajar.
Este es el método que surge a partir de los 70 con las feministas. Y es, no solamente, dicen las feministas, una metodología, sino que también trata de pensar críticamente los significados de la evolución de cuerpo sexuado (masculino y femenino). Se mira cómo cambia y como se desarrolla, que permite la pervivencia del discurso.
El ocultamiento del sexo: encontramos modelos y estereotipos de cuerpos sexuados.
No solamente de género sino de físico.
Todo es una construcción del lenguaje.
Para ver el método de deconstrucción del lenguaje se puede leer Johan Scott.
Feminismo negro La mujer se hace. Es una construcción. Aparece o debería aparecer como fenómeno histórico. Hablaremos de feminismo negro (mujer discriminada por ser mujer y por ser negra) que aparece como un elemento distintivo dentro del feminismo.
Las mujeres de color apoyaron al movimiento sufragista, con las feministas blancas, y estas últimas, al conseguir el derecho a voto, dejaron de lado a las mujeres de color.
Estaban discriminadas por ambas partes al ser mujer y al haber segregación racial.
El feminismo negro aparece como un movimiento de emancipación frente a la opresión de color y de género. También aparecen en un momento donde se debate el abolicionismo (a favor de la abolición de la esclavitud) y el momento de la aparición del sufragismo. “Antología de feminismos negros” de Mercedes.
El movimiento feminista negro norte-americano se inicia con ésa doble lucha. Es uno de los movimientos más activos del feminismo porque incorpora la cuestión de género en las comunidades de color y lucha contra la segregación racial del propio sufragismo.
La lucha pasa, en primer lugar, por reconocer y romper con la construcción individual del pensamiento ilustrado incluyendo diferentes voces sociales. La primera queja, en 1852, aparece en un discurso de los derechos de la mujer ya que una mujer negra pregunta si es o no es mujer. A las mujeres negras se les negaba la humanidad. Delante de la racionalidad de la escritura feminista blanca, aparece la oralidad.
El movimiento feminista negro aparece en los discursos, no hay fuentes escritas.
Aprenden la oratoria en las iglesias.
En segundo lugar, la colionalidad. Aparece la categoría de mujer dentro de la comunidad.
Y, en tercer lugar, la lucha contra la segregación de raza y de género.
Hasta 1890 no aparecen obras académicas negras.
La abolición de la esclavitud, la discriminación por color. Se sustituye la esclavitud por la discriminación racial y aparece el término moderno de la desigualdad. “El nacimiento de una nación” de Griffith. En 1854 se priva de voto a los varones negros porque, según las sufragistas blancas, no quieren entregar el voto a un grupo oprimido porque sería mucho más despótico que cualquier gobernante.
Hay que negar el derecho a voto a las mujeres y a los negros. Ellas prefieren entregar su derecho a voto antes de dar el derecho a voto a los negros.
Otro sector de mujeres, pensado por negras, pensaban en el discurso de la domesticidad, en el sentido que ganarían los partidos blancos porque hay más blancas alfabetizadas que la suma del no-alfabetizado y ganarían los blancos al dar el voto a la mujer.
Aparece el sufragismo blanco para conseguir la supremacía racial.
La educación femenina otorgará la supremacía blanca. Da el voto a las personas alfabetizadas y, aunque algunos negros puedan votar, nunca podrá superar a la supremacía blanca.
El sufragio femenino blanco queda reducido a un baluarte de la superioridad racial y abre una brecha en el feminismo: blanco y negro.
La mujer blanca adopta el papel de guardiana y protectora del hogar.
Se excluye del voto, de la categoría de mujer y de madres, a las mujeres negras.
Se consideraba a los hombres y mujeres negros como no-sujetos.
El primer sitio donde se abolió la discriminación fue en los vagones-restaurante de los trenes por causas económicas.
Las mujeres negras se solidarizan en clubes. El primero es para luchar en contra de los linchamientos y contra el abuso sexual.
La reivindicación pasa por la defensa de los negros cante los linchamientos y el derecho de las negras a no ser violadas. La mayor parte de los crimines que se le imputaban eran la violación a mujeres blancas. Es la primera vez que se usan fuentes del grupo opresor para ver los linchamientos: los juicios. Se puede llegar a descubrir la realidad de la historia.
Se denuncia que el linchamiento es una forma de parar el ascenso social de los negros en el sur. Aparece el discurso racial.
La violación se considera como cualquier contacto de un hombre negro a una mujer blanca y se naturaliza la violación a la mujer negra.
No cambió la mentalidad a pesar de la abolición de la esclavitud.
Se da una alianza racial entre hombres negros y mujeres negras cuando se abre una brecha entre mujeres blancas y negras. Eso sirvió como nexo de unión entre mujeres negras de clase acomodada y las de clase trabajadora. Se da una relación interclasista.
El feminismo blanco es puramente de clase burguesa.
Aparece el sistema de hermandad dentro del feminismo negro. Se autodenominan en forma de “hermano”, “hermana”.
Se vuelve al pensamiento de “¿acaso no soy una mujer?”. El feminismo negro parte de una no categoría. La mujer negra es una no-categoría (no es mujer). La única estrategia que hay es deconstruir ya que no hay categoría. Para encontrar la categoría hay que deconstruir, oponiéndose a la construcción que se hizo con el feminismo blanco.
Cuando hablamos de historiografía feminista, hablamos en gran mayoría de feminismo blanco. Fue un movimiento dado por mujeres de la clase burguesa.
En todos los feminismos no-europeos hay siempre el tema de la “raza”. Desde el pensamiento hegemónico tiene una radicalización sobre los oprimidos.
Los grandes movimientos reivindicativos étnicos pasan generalmente por EEUU, en el caso especial del movimiento feminista negro, donde aparece por primera vez.
Han pasado movimientos étnicos como los Black Panthers y el movimiento de América latina “Black is beautiful”.
En los años 60 en EEUU empiezan a surgir muchos estudios y movimientos alternativos.
Pero previamente hubo un movimiento creando un movimiento religioso de nación de l’Islam (Malcom X, movimientos de negros caribeños: cultura negra africana). Hay una creación gradual de conciencia negra dada por la segregación. A diferencia de EEUU con América Latina es que ahí no hay una discriminación legalizada.
Lo único que pretenden conseguir estos movimientos de negros es el fin de la discriminación racial.
Aparece una idea de clase o grupos subalternos tomada de los estudios postcoloniales (especialmente tomada de historiadores hindúes).
La mujer negra está discriminada doblemente por ser mujer, negra y trabajadora. Hay que descolonizar la historia negra (se estudia como como movimiento postcolonial). Son movimientos que aparecen en los 60, nacidos de la marginalidad social.
Se va a condenar a las “cadenas” de los blancos sobre los negros. Angella Davis, una de los líderes del movimiento.
Reclaman la subjetividad de la mujer, que se sujeto y no objeto histórico.
Crean estrategias de hegemonía, destruir el aspecto negativo de mujer, incluir la mujer negra dentro del orden de la mujer. Ellas dicen re-conocer las imágenes de no-mujer y crea herramientas para la construcción de un discurso hegemónico. Ellas afirman la negación y contribuyen un discurso que les permita ser reconocidas como tal.
Ellas se reconocen como esclavas pero teniendo herramientas para desmontarlo. Pero nunca valdrán las herramientas del amo para conseguir un cambio.
En los años 80 donde aparecen manifiestos teóricos feministas, antes habían hecho discursos orales. Des del discurso hegemónico no se puede avanzar.
La obra feminista ha tenido tres lecturas: feminismo liberal (primordialmente blanco), feminismo radical y feminismo socialista.
A partir de aquí empieza el avance teórico y político del feminismo de los feminismos, que giran en torno a dos temas: Lo personal es político. La situación de la mujer es una cuestión política.
El feminismo académico se distancia del feminismo oral por la segregación racial malentendida ideológicamente (aunque fue abolida por decreto).
Una de las líneas que se planteaban era que lo personal era político. Su visión responde a una política en la formación de las sociedades. Responde al ámbito privado y, en otra variante que se trabaja es la opresión de la mujer y reformular el patriarcado (relación sexo-género).
Las feministas negras hablan de la opresión de las mujeres por los hombres, por los sistemas de parentescos, que aparecen en muchas sociedades: intercambio de mujeres en los sistemas de parentesco. Ese intercambio se explica en la opresión género-sexo.
El sistema este de parentesco no es universal pero si está ampliamente entendido. Las mujeres negras van más allá, viendo la posición de la mujer respecto a la imitación del parentesco y se preguntan qué pasa con la idea de género, de hombres y mujeres, que no están integrados en la idea de parentesco aunque se incluyan en una sociedad parentesca dominante (los esclavos). Qué pasa con la definición de género en situación de dominación, no solo patriarcal (solo en caso de la esclavitud). La estructura familiar del gehtto funciona monoparentalmente aunque no quiere decir que no exista el padre, sino que el padre generalmente tiene poquísima relación con los hijos. Esto es herencia de la esclavitud.
Dicen que las mujeres negras no fueron constituidas en la sociedad americana igual que las blancas. Usan el concepto de género de la sociedad blanca para realzar el papel jerárquico y racial del feminismo blanco. Se tiene que construir toda una epistemología desde su experiencia y no marcada por la dominación.
Cosa muy difícil ya que no se puede construir el concepto de género de la misma manera ya que todas las definiciones vienen del grupo dominante.
Empiezan diciendo que la construcción del concepto se hace desde la experiencia vivida y no desde una visión teórica y objetiva. El conocimiento se crea con una construcción dialógica. La ética se pone en el centro de producción del conocimiento.
Todo conocimiento está cargado de valor. No puede haber una distancia objetiva con la realidad estudiada. No debe haber una lectura dual entre dialecto y emoción. El conocimiento es emoción porque el conocimiento es experiencia.
En la palaba está la emoción y la subjetividad, donde se puede aproximar a la realidad.
El escrito no está nunca hecho por el dominado. El conocimiento tiene que estar en emociones y simpatías.
La forma de conocimiento de los subyugados ya es verdad antes de que se escriba de ellos por los dominantes.
A partir del diálogo se genera el conocimiento y, a partir de aquí, se crea la verdad con mayor carga moral. Debe haber una comprensión moral que permita descartar cosas y aceptar otras.
Toman un concepto de opresión que llaman “matriz de dominación”. Hay 4 clases de dominio: estructural, disciplinario, hegemónico y el interpersonal. Es a través de estos 4 vectores en que la persona experimenta la opresión. En segundo lugar muestra la articulación entre conocimiento y empoderamiento [de qué manera el conocimiento se traduce en espacios sociales y formas de activismo (hermandades, pero nuevos elementos distintivos de las feministas blancas)]. El análisis de las letras de las canciones del “blues”, que reflejan la realidad, serán sus fuentes.
Una nueva fuente importante de historia que enlaza con los “Workjongs”, que hablan de la realidad trabajo-esclavo. Se parte de una tradición de la oralidad. En tercer lugar se trabaja a las teorías afroamericanas.
Es importante ver porque son el momento en que la mujer toma la palabra, se construye y se define a si misma. A partir de l’autoidentificación, de da el empoderamiento. Si un grupo no se define a sí mismo, será definido por otros en su beneficio. El grupo debe decidir lo que es.
Hay una lucha por la autoidentificación de las mujeres negras, que generan un cambio en el pensamiento que puede alterar conductas que generan nuevas formas de cambio de pensamiento. Hay una rearticulación cómo vehículo para retomar la consciencia que estaba articulada.
La microhistoria: “El Queso y los Gusanos” No todo lo que trata las clases subalternas son estudios postcoloniales. En este caso también se influye de la mentalidad de una persona. Se influye de la antropología en la historia. Se va a ver como es un individuo en relación a la sociedad (en este caso solo ve un individuo y no su orden social: por eso la microhistoria).
Muestra la historia de un individuo en un contexto temporal y geográfico. Ginzburg nos muestra la curiosidad del molinero que no tienen las clases populares del siglo XVI.
Ginzburg trata de demostrar que el discurso dominante no es necesariamente el discurso que se da en las clases populares.
El molinero obtiene información de fuentes pero, lo más importante es lo que interpreta de ellas.
Lo importante es ver como el pensamiento se impone desde el domino y, pero, las clases populares los puede interpretar y cambiar.
El molinero es un caso especial dentro del grupo. Es el estudio del individuo y de sus particularidades.
Frene al escrito encontramos la oralidad, que no es una mentalidad general, pero las clases populares han vivido de ella.
La microhistoria puede suponer un peligro real al discurso general o dominante.
El problema también que se plantea es si realmente se puede hablar de historia de las mentalidades ya que aparece la capacidad de generar pensamiento propi, que siempre se había negado a los sectores dominados y se encuentra el pensamiento popular en la transgresión.
Delante de la fuente se debe reinterpretar lo que está diciendo el individuo y por qué y el cómo (se debe tener en cuenta, por ejemplo en el caso de Menocchio, que está delante de un tribunal de la inquisición).
Los estudios postcoloniales i decoloniales En los estudios postcoloniales se abandona la idea de clase. Hay la idea de la transversalidad. La realidad nos lleva a otra forma de hacer y ver la historia. También se abandona la idea desde la sociedad y de los elementos comunes. A través de las escuelas de historia se entienden los discursos políticos.
Se debe ver los discursos que marcan el cambio y la construcción de ideas (hay grupos que necesitan de una discriminación positiva). Se deben ayudar para conseguir la igualdad.
Primero encontramos el giro lingüístico, que hace aparecer nuevos sujetos haciendo una deconstrucción de todo el lenguaje.
La mujer aparece después de haber deconstruido y estudiando situaciones dónde es innegable la presencia de mujeres (maternidad, fábricas de mujeres, etc.). La subjetivación construye un discurso diferente también hecho con historia oral.
Se debe trascender la oralidad para después hablar de colectivo.
La historia feminista negra es muy discursiva y subjetiva, por eso se critica mucho, ya que también se introducen emociones en el discurso.
Igualmente, toda la historia es discursiva.
La historia postcolonial olvida al deconstruir las diferencias de clase.
Los estudios postcoloniales critican el eurocentrismo, que es de donde se ha escrito la historia. Por tanto, el tiempo europeo es distinto al de las colonias (India). Se consideraban a las colonias por detrás del momento europeo (determinismo temporal unidireccional).
Los colonos hicieron en la India el proceso de “civilización”.
Los estudios subalternos marcan un nuevo concepto de tiempo. No hay un concepto de historia “universal” ni desarrollo ni progreso.
Esto genera la duda de si se puede hablar de historia universal o de la humanidad. Por qué tiene que ser la historia de la humanidad homogénea, se preguntan. Se habla de muchas historias. Se habla de relativismo cultural.
Si hay relativismo cultural, no hay verdades universales. Si se aplica el término de forma absoluta, la historia no existe. Ejemplo del Griot africano, que cuenta que su pueblo llegó a América.
El problema es que es necesario el contraste de fuentes para hacer historia. El contraste es lo que da veracidad a las fuentes y a la historia. Hay que contrastar, aproximarse a la realidad y intentar reconstruir la historia.
El relativismo cultural nos ayuda a marcar espacios en los conceptos “universalistas” europeos.
Se pasa a la microhistoria desde el giro antropológico. Se pone en duda la concepción de la historia.
Los estudios de la subalternidad vienen del marxismo, que ven en él factores que marcan la historia que no se habían incluido en el momento.
En la mayor parte de la nueva historia, no hay ningún historiador.
Ellos tratan desde un punto de vista metodológico y no práctico. No hay ningún trabajo de historiador, todo es a base nivel teórica. No hay historiadores que trabajen con ésa metodología.
La gran crítica que se hace a estos nuevos métodos es la falta de contraste de fuentes: en todas las sociedades se encuentra un poder, una economía, etc.
La ruptura es éste paradigma, con el giro antropológico.
Hay factores universales que cada sociedad interpreta y significa. No hay un “universal” con el mismo significado en todo el mundo, pero si ciertos factores.
Lo que tiene que tener un historiador al margen del método es el rigor. Se puede equivocar, pero siempre de forma rigurosa comparando textos.
En definitiva, hay una tesis y antítesis, y con ellos la síntesis.
Con el giro antropológico se estudian nuevas concepciones del hecho histórico. Donde se encuentra la visión de la historia es lo que se plantea la microhistoria y los estudios subalternos.
Los estudios postcoloniales ponen en énfasis la visión de la historia en la perspectiva (aparecen los estudios después de la colonia).
Desaparece la idea de la civilización europea y se los paradigmas del progreso.
La consecuencia que va a tener es la aparición de nuevas historias que antes no aparecían (historia del deporte, historia de los transportes…).
El estudio de la historia es el estudio del sujeto, no de objetos.
Nos encontramos con la multiplicación de sujetos, incluso de vuelta a ciertos paradigmas como la historia política con una contradicción importante.
Ha cambiado la metodología, los sujetos y las concepciones.
La ruptura historiográfica nunca es demasiado drástica y absoluta, ya que entra la duda de cómo plantear nuevos conceptos. No hay siempre una ruptura total con la historiografía anterior.
Ejemplo: la ruptura thompsoniana de la concepción de clase como hecho a una concepción de clase como proceso.
El abandono absoluta no se da nunca lugar. Se matizan los conceptos y los sujetos. La subalternidad amplía el concepto de proletariado a grupos también dominados.
Cuando Ginzburg hace su trabajo, intenta hacer una historia total al ver un individuo o un grupo más pequeño como el sujeto histórico. Esta nueva historia amplía las miras, se intenta explicar la sociedad a partir de un individuo.
La historia total se rompe cunado la narrativa se convierte en el objeto de la historia y el individuo o el grupo queda aislado.
Ginzburg y Levi nunca entraran en eso.
Nadie escribe historia de grupos aislados, se habla de largas transiciones en la historia.
Ginzburg, no es casual que explique la vida de un molinero, está claro que él pasó por una escuela histórica que lo influenció en su foco de análisis.
Otro elemento que va a suponer un cambio es la vuelta de la historia política. Ahora se estudia historia cultural: política como realidad social. Se estudian no solamente los discursos, sino los mitos, los símbolos, las identidades, imágenes y/o el lenguaje. Se miran los cambios en los símbolos, en sus interpretaciones, que expresan, etc.
Esto se influencia del giro antropológico en la historia (microhistoria, historia de las mentalidades, nueva historia política, etc.). En definitiva, un giro cultural.
Este, no solo influencia en la historia, sino que la escuela marxista también hace aparecer la cultura. Se rompen las escuelas clásicas.
También la ciencia política y una recuperación de la historia política, sobre todo desde 1992, por un trabajo de Fukuyama, “El fin de la historia”. En él, explica que con la globalización económica va a llevar a la globalización política, democratizando todos los países de forma neoliberal. Desaparecen todas las funciones políticas y con ello llega el “fin de la historia”.
La historia tiene sentido cuando hay confrontación. El planteamiento trata sobre la sociedad liberal como modelo final del progreso.
Aún esta interpretación, la nueva historia trabaja principalmente en el debate epistemológico de renovación y no en la consolidación de un contexto hegemónico.
Hay una serie de historiadores que se centran en este paradigma de Fukuyama, pero en realidad la historia política tiene muchas más dificultades y concepciones (basados en la antropología). Aparece de nuevo la biografía como una conexión entre pasado y presente, su contexto, su memoria, su proyecto individual y de sociedad. Se dan relaciones y conexiones.
Otro elemento que surge de la antropología en la historia política es el espacio público.
El espacio público en relación en la política y su lugar y las relaciones entre lo público y lo privado sin recurrir a la realidad mediadora del estado. Historia de la sociabilidad.
En esta se mira como la sociedad puede socializarse entre otras en el espacio público sin la intervención estatal. Se mira de qué manera la ciudadanía se empodera del espacio público y lo transforma.
Los ambientes de sociabilidad pueden dar a una historia política al margen de las instituciones de poder.
También se ve la religiosidad, estudiando por ejemplo el carnaval, que se interpreta que podría romper con la historia institucional de la iglesia.
Lo que vemos que tienen en común todas estas nuevas historias es la disgregación y el estudio de diferentes tipos de la institucionalidad: hay una ruptura institucional. Aparecen elementos individuales y colectivos, etc.
La historia de la religiosidad se asienta en la historia civil y se abren extrainstitucionalmente y se estudian las creencias populares, qué tiene que ver con las mentalidades, qué tiene que ver con la influencia con la sociedad.
Aparece la antropología simbólica. Se vincula sentimientos y mentalidades a las manifestaciones religiosas. La religión vuelve a tener influencia en la historia.
Las nuevas historias han ampliado los debates historiográficos y los temas de la historia (también en el lenguaje al margen del giro lingüístico).
Actualmente nos encontramos en una historia múltiple, atomizada e interdisciplinar y multidisciplinar.
Todos estos campos de conocimiento están interconectados con la historia. En ningún caso se puede pretender hacer una historia total, sin embargo, sí que se hace la historia de la globalización.
Todo esto lo estudiamos, todos los campos, desde la perspectiva de la globalización.
En parte, la globalización ha generado esa eclosión de historias donde se intenta destacar lo particular, lo individual, frente a un mundo global e institucional.
“El historiador estudia al pasado con la modernidad y concepción política de su presente”.
Resolución de dudas: más información de los estudios postcoloniales Deconstruir es analizar el origen (quien escribe el discurso, qué está diciendo, que esconde en el lenguaje del discurso) que nos permita ver los fallos del discurso y de la argumentación. Se ven los elementos que fallan. Esto nos permite reconstruir la historia para escribir sobre nuevos sujetos.
El discurso que se encuentra en todas las sociedades es el discurso patriarcal, que hace aparecer muy pocas mujeres en el discurso y solo en formas masculinas o de soporte moral del hombre.
Su humaniza a determinados sujetos que antes no poseían ése adjetivo.
La deconstrucción tiene que ver con la filosofía del lenguaje, que descubre el metadiscurso (más allá del que se compone el discurso) que oculta y suaviza el lenguaje de forma que la mujer no aparece como sujeto.
China se puede estudiar ampliando el concepto de clase o desde los estudios postcoloniales.
Todos los planteamientos revolucionarios surgen de las clases superiores (medias, aristocráticas).
En las clases subalternas aparece la teoría de la dependencia, que plantea que el capitalismo ha generado otro sistema capitalista que se aplica y se desarrolla en el 3r mundo. Hay necolonialismo. Se genera una dependencia económica pero no deja de ser capitalismo.
De manera que si es posible, sirve en el caso de Cuba, una revolución de clase y encima se exporta en los países de América latina (se habla del imperialismo). El tema de la dependencia va atado al subdesarrollo. Estos dos temas los usan los historiadores hindúes para estudiar la India, que las clases subalternas se enfrentan al imperio, luchando contra el subdesarrollo, creando el nacionalismo hindú (lo genera el colonialismo). Estos conceptos refuerzan la subalternidad. No son clases subdesarrolladas por tanto son subalternas. Actualmente en India ha habido en cambio en las relaciones. Hay un proceso de globalización. Donde se permiten situaciones que en los 70 no se podían ni pensar.
La teoría de la dependencia dice que el colonialismo distorsiona todo desarrollo en la India después de la independencia, se deben a la economía política del colonialismo británico. Se podría usar a Wallerstein para analizarlo. No se habla de problemas propios de la India sino de los problemas que la colonia trajo ahí. En América latina pasa una cosa similar.
Aparece una historia, para explicar el mundo postcolonial, la política nacionalista, guerra moral entre nacionalismo y colonialismo (según Cambridge). Una guerra moral que no explicaba por qué se sublevan miembros de tribus, agricultores y trabajadores. Se da un problema de escritura de la historia postcolonial.
Después de la Guerra China-India, aparece una nueva concepción de la historia en el partido marxista hindú. En los 70 hay estudios agrarios que van a fomentar historias de la descolonización, que se alejan de la historia positivista y de la liberal.
Los estudios subalternos van a intentar alinear razonamientos históricos con un movimiento amplio buscando la desamortización de la sociedad hindú.
Con la aparición de la historia agraria más la revolución China, aparece otro modelo de historia: modelo subalterno. Hay un subproletariado no existente. Se usa el concepto de Gramsci de subalternidad, Hay que tener en cuenta la realidad política del momento al escribir historia.
La diferencia entre postcolonial y decolonial en teoría la historia en grupos donde se daba la subalternidad a partir de la globalización. La globalización da un nuevo orden de ver la historia y como ciertos grupos actúan contra ella.
Estudios postcoloniales tienen el origen en la historia desde abajo. Difieren primordialmente en el concepto de historia.
Los de historia desde abajo se hablan de una historia eurocéntrica y de etapas. Por eso Hobsbwam fabla de revueltas pre-políticas ya que la protesta del proletariado si lo tiene, por ejemplo el luddismo.
Por lo tanto el campesino que no escribe y no genera ni fuentes ni opinión que conste se considera pre-político. El historiador no encuentra la fuente. No aparece el pensamiento campesino, hay tradición oral (que no se considera historia hasta los 7080). Como no hay una intencionalidad política aparente, son acciones pre-políticas.
En la mayoría de los casos, es más, van en contra de la modernidad, en el caso de los campesinos.
Esta idea de considerase pre-político por qué no va de acuerdo con la idea de progreso de la historia, viene del jacobinismo francés. Se entiende siempre desde Europa como una historia por etapas. El campesinado se convierte en sujeto político cuando se adapta a las medidas de las urbes.
Los postcoloniales consideran que la historia universal, la europea, no es válida para hablar de todos los pueblos del mundo; se rechaza ése tipo de historia. No es historia desde abajo, sino historia postcolonial: pueblo y gente, dos conceptos que difieren de la historia desde abajo.
Los postcoloniales van a estudiar una política subalterna que tiene que ver con organización territorial o de parentesco donde puede haber o no consciencia de clase y dicen que la política subalterna es más violenta que la de las élites. Por eso si le ven una, según los subalternos, lucha política y no rebeliones primitivas.
La nueva explotación que solo se da en la India es única.
No hay intento de integrar al indígena a la sociedad. Además afirman que las resistencias urbanas son reflejo de las revueltas campesinas.
Los historiadores hindúes reclaman que se rompa ésa concepción de la historia.
En Europa se puede aplicar la idea de progreso de forma relativa ya que los campesinos si tienen una defensa política de sus tradiciones.
Lo que dicen los postcoloniales en la India es que la resistencia de lo colonial llevó a la concepción nueva de realidades políticas y obviarlas nos lleva a un marxismo eurocentrista y elitista.
La protesta campesina tiene organizaciones horizontales que generan protestas y todo se estudia a partir de la antropología.
En vez de ser el campesinado un elemento retrogrado en el mundo colonial moderno, son realmente sujetos en la historia. No se debe aplicar el mismo modelo de la historia de las élites usando un modelo europeo sin tener en cuenta los campesinos. El carácter de modernidad para ellos no lo da la colonia sino el campesinado.
El origen de los estudios de microhistoria y de los estudios subalternos es el marxismo.
Hay una tradición marxista en todos estos estudios.
La obra de Hobsbawm de “Rebeldes primitivos” sirve y es válido en Europa, pero no en la India, que necesitan otro método. Tienen la formación del marxismo británico y se habla de clases como un elemento de controversia frente a la concepción histórica de Europa.
Hay otros elementos que muestran la consciencia política de los revueltas campesinas (lo primero que hacen es quemar los símbolos del poder) donde hay una intencionalidad política clara. Se ataca al símbolo pero no al poder directamente, pero tiene connotaciones políticas. Se destaca la falta de poder político relacionado con el poder económico. Van al margen del poder político (poder político lo tenía Inglaterra y el poder económico real las altas castas hindúes).
Cuando se rompe la representación del poder desparece el subalterno. No hay poder.
Si hay una conciencia política.
Es el gran matiz que aportan ellos. Se debe cuestionar el concepto de pre-político de las revueltas campesinas.
La fuente escrita es lo que el historiador a considerado como político y lo demás prepolítico. Es demasiado elitista.
Se puede analizar de muchas perspectivas. El método ayuda a resolver el trabajo pero nunca debe traer las conclusiones y el resultado. El resultado debe salir a partir del análisis exhaustivo con la ayuda de los métodos.
Sin método es el caos, pero el método no puede prefigurar el resultado. Siempre acaba habiendo empatía con el tema que trabajas.
...

Comprar Previsualizar