TEMA 2. LA CONSTITUCIÓN (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de las Palmas de Gran Canaria
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Constitución y Sistema de Fuentes
Profesor P.C.A.
Año del apunte 2014
Páginas 16
Fecha de subida 15/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Constitución y Sistema de Fuentes.
T E M A 2º. LA CONSTITUCIÓN.
2.1. EL CONSTITUCIONALISMO COMO MOVIMIENTO HISTÓRICO.2.1.1. INTRODUCCIÓN.
El Derecho Constitucional surge en un momento histórico determinado (finales del S.XVIII) en un marco geográfico (Europa Occidental y Norteamérica) en el que se hallaba consolidado el Estado como forma de organización de la comunidad política.
Y es que, como vimos en el tema anterior, el constitucionalismo no aspira a eliminar el Estado como forma de organización de la convivencia, sino a reformarlo, para lo cual parte de dos ideas básicas: - La primera idea es que el titular de la soberanía no es una sola persona (Rey) sino la Nación, y el ejercicio de la soberanía debe quedar limitado por el derecho.
Para ello es necesario dividir el ejercicio del poder a fin de que unos poderes frenen a los otros, y va a ser la Constitución la que diseñe los poderes y las funciones que corresponden a cada uno. Es decir, va a ser la norma organizadora de la convivencia, la expresión de un pacto de convivencia.
Por tanto, con el nuevo modelo de Estado el elemento decisivo de la acción del Estado no va a ser la voluntad del Rey sino las normas jurídicas contenidas en una norma básica (llamada Constitución) que regule los poderes públicos.
- La segunda idea es que existen derechos de la persona que son innatos y que las normas jurídicas tienen que limitarse a reconocer.
En los inicios del constitucionalismo las declaraciones de derechos se proclamaban con gran solemnidad y se incluían en documentos separados de la Constitución.
Es el caso, de la Declaración de Derechos del Buen Pueblo de Virginia de 1776, adoptada de forma unánime por la Convención de Delegados de Virginia, proclamó que todas las personas tienen derechos naturales que les son inherentes y llamó a los estadounidenses a independizarse de Gran Bretaña. La Declaración comenzaba proclamando: “Que todos los hombres son por naturaleza igualmente libres e independientes, y tienen ciertos derechos inherentes, de los cuales, cuando entran en un estado de sociedad, no pueden ser privados o postergados; expresamente, el gozo de la vida y la libertad, junto a los medios para adquirir y poseer propiedades, y la búsqueda y obtención de la felicidad y la seguridad”.
A ésta siguió la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, adoptada por la Asamblea Nacional francesa, formada, según decía, por los representantes del pueblo francés.
Pero pronto surgió la idea de que esas declaraciones de derechos debían incorporarse a la Constitución. Así, en Estados Unidos se aprobó una Carta de derechos de los Estados Unidos, que se incluyó en la Constitución a través de Enmiendas.
Las diez primeras Enmiendas de la Constitución americana reproducen esa Carta de derechos, en las que se incluyen, entre otros, el derecho a la libertad de culto, de expresión, de prensa, de petición de reunión, a portar armas, requisitos para el alojamiento de soldados en casas privadas en tiempo de paz, a un proceso justo, a la no autoinculpación, derechos del acusado, etc.
1 Constitución y Sistema de Fuentes.
2.1.2. ANTECEDENTES. LA “GLORIOSA REVOLUCIÓN” EN GRAN BRETAÑA.
Los antecedentes que dan lugar al nuevo modelo se encuentran en Gran Bretaña, que fue el primer Estado europeo que desterró el absolutismo.
En efecto, Inglaterra es un ejemplo de lucha entre el Rey y el Parlamento formado por dos Cámaras.
En una de ellas, la Cámara de los Comunes, están representados los burgueses (comerciantes, propietarios de tierras, artesanos etc.), mientras que la nobleza está representada en la Cámara de los Lores.
En 1642, las tensiones entre los partidarios del modelo absolutista (nobleza) y los burgueses (partidarios de que el poder real quede limitado por el Parlamento y por el respeto a los derechos de los hombres libres) da lugar a una guerra civil en la que se enfrenta el ejército real y el ejército del Parlamento bajo el mando de Oliver Cromwell.
Como consecuencia de la victoria del Parlamento, en 1649 se proclamó la República, los nobles fueron expulsados del Parlamento, y el rey Carlos I fue decapitado.
El procesamiento del Rey se justificó con la siguiente frase “Los Comunes de Inglaterra, reunidos en el Parlamento, declaran que, por debajo de Dios, el pueblo es el origen de todo poder justo”.
En esa época surgen varias normas cuyo objetivo es limitar el poder real, afianzar el poder del Parlamento y reconocer derechos de los hombres libres.
Tras la muerte de Cromwell se produce un pacto entre la nobleza y los burgueses que da lugar a la restauración monárquica en la persona de Carlos II Estuardo, el cual aceptaba que correspondía al Parlamento la aprobación de impuestos y elaboración de las leyes.
Pero ese acuerdo entre nobleza y burgueses que permitió la restauración monárquica se rompió cuando llegó al trono Jacobo II, monarca católico y de tendencia absolutista.
Su intento de vuelta al absolutismo y de limitación de los poderes del Parlamento dio lugar a la llamada “Gloriosa Revolución”. El Rey fue destronado y se ofreció la corona a Guillermo de Orange con dos condiciones: mantener el protestantismo y dejar gobernar al Parlamento.
Con el triunfo de la “Gloriosa Revolución” comienza a funcionar un sistema de gobierno que es el parlamentarismo, que se basa en que el Primer Ministro, que, en un principio nombraba el Rey, necesita la confianza de la Cámara para gobernar y el Parlamento pasa a controlar al Gobierno. Con ella desaparece cualquier vestigio del Estado absoluto.
En la llegada del nuevo modelo tienen una importancia decisiva las ideas de Locke que parte de que el poder está vinculado para el fin para el que fue instituido: la salvaguarda de los derechos naturales (vida, libertad, y propiedad).
A partir de aquí sostiene que es necesario un pacto social para pasar de un estado de naturaleza a un estado civil, si bien ese pacto, a diferencia, de lo que pensaban los teóricos del absolutismo, no debe suponer la cesión de todo el poder al monarca sino que se produce cuando una organización funciona con leyes ciertas, jueces conocidos y poder suficiente.
2 Constitución y Sistema de Fuentes.
2.1.3. EL NACIMIENTO DEL NUEVO MODELO DE ESTADO CONSTITUCIONAL.
EL ESTADO LIBERAL.
I. FRANCIA.
En Francia surge un movimiento que ha sido denominado la Ilustración francesa.Sus principales representantes partían de la creencia indiscutida que la ley y la instrucción eran los factores de cambio hacia la libertad, el progreso y el ejercicio de los derechos.Se trata de un movimiento cultural, con influencias de Inglaterra a las que los franceses imprimieron un sello propio (D`Alambert, Condillac, Diderot, Condorcet, Voltaire, Helvecio) Entre los representantes de las nuevas teorías políticas, destacamos a los siguientes: Montesquieu Se refería al espíritu general de cada pueblo.
Advertía que la división de poderes es criterio del buen gobierno: el poder tiende a extralimitarse, tiende al abuso, necesita otro poder que lo frene. Son necesarios tres poderes, si bien la posición dominante es la del legislativo, que elabora la ley, pues el ejecutivo se debe limitar a ejecutarla y el judicial debe ser solo la boca que pronuncia las palabras de la ley.
Decía que la ley engendra seguridad, y la seguridad, libertad.
Rousseau Se refiere a la igualdad y libertad como derechos humanos inalienables.
En su teoría política, la soberanía es del pueblo y la voluntad general se expresa mediante la ley. La voluntad general, esto es, la ley, transforma los derechos naturales en derechos civiles, es decir, en derechos positivizados por la ley y garantizados por las instituciones del Estado.
El titular del poder legislativo es el pueblo, que debe ejercerlo directamente y para ello propone una Federación de pequeñas Repúblicas en el seno de las cuales pueda practicarse la participación popular directa.Condorcet Insiste en que el poder está servicio del derecho, y en que los derechos individuales deben ser proclamados en una declaración que tenga fuerza de ley, a la que deben incorporarse cuantos nuevos derechos conquiste el progreso.
Son derechos básicos: la libertad y seguridad personal, la propiedad y la igualdad.
Sieyës Construye la teoría de la soberanía nacional. La nación está constituida por el tercer Estado (los ciudadanos no privilegiados). La nación es soberana y titular del poder constituyente, pero la Nación no puede reunirse (debe hacerlo a través de sus representantes: ordinarios para legislar, extraordinarios para hacer una Constitución.
La soberanía nacional es indivisible (los representantes son de la nación no de sus electores).
3 Constitución y Sistema de Fuentes.
Estos precedentes, y otros muchos, dan lugar a la Revolución francesa, que constituye el hito decisivo en Europa para el nacimiento del régimen constitucional.
Los documentos ingleses se limitaban a reconocer derechos del pueblo inglés, pero ahora se alude a derechos de toda persona con independencia de su nacionalidad.
La Asamblea francesa aprueba la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano en 1789, con pretensiones de universalidad y atemporalidad.
El sujeto de derechos es el hombre, todo hombre, el ciudadano, todo ciudadano de cualquier Estado.
Se reconocen derechos naturales, inalienables, imprescriptibles.
Son derechos individuales frente a los poderes públicos.
La libertad del hombre no es abstracta, sino que se proyecta en una serie de libertades concretas, básicamente: opinión, pensamiento, libre comunicación y libertad de imprenta.
Los hombres no son sólo libres, sino también iguales. La ley debe ser igual para todos.
Para cumplir estas declaraciones es necesario garantizar la soberanía nacional, el estado representativo, la división de poderes, el principio de legalidad y garantizar la libertad.
En 1791 (dos años después de la Declaración) se aprueba la primera constitución del continente europeo que se define como “ ley constitucional del Estado".
II. ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.
El rechazo de un impuesto por no haber sido aprobado por sus representantes llevó a las trece colonias a que en un Congreso reunido en Filadelfia exigiese el consentimiento de sus representantes a los tributos y suspendiese el comercio con la metrópoli.
A los pocos años, se declara la independencia de las Colonias apelando a las leyes naturales y divinas y a derechos inalienables como la vida, la libertad o la búsqueda de la propia felicidad (Declaración de independencia de 4 julio 1776).
Con anterioridad ya se habían aprobado Declaraciones de derechos en las distintas colonias, entre otras, la Declaración de derechos del Buen Pueblo de Virginia y otros cinco Estados (se proclamaban derechos como la libertad, propiedad, seguridad y libertad religiosa, igualdad de los hombres, libertad de elecciones, libertad de imprenta).
La guerra contra la metrópoli dio lugar a la formación de una Confederación de Estados soberanos regida por los artículos de la Confederación.
Tras la guerra, se aprobó la Constitución de 1787, que dio pasó a un Estado federal, si bien la declaración de derechos se incorporó mas adelante a través de enmiendas.
4 Constitución y Sistema de Fuentes.
2.1.4. LA EVOLUCIÓN DEL MODELO HASTA EL ACTUAL ESTADO SOCIAL Y DEMOCRÁTICO DE DERECHO.
La Constitución se convierte en una norma de organización de la convivencia pacifica y garantía de los derechos individuales.
La idea se extendió por toda Europa: estar dotado de una Constitución era la prueba de la incorporación al progreso y a la libertad (prueba de la modernización del país). Era, en palabras de Loewenstein, “sello del nuevo orden social".
Se produce la ruptura con el Antiguo régimen (el modelo absolutista), como ocurre en España con la aprobación de la Constitución de 1812, si bien fue acompañado de períodos de vuelta al absolutismo.
Ahora bien, el primer constitucionalismo se basaba en la organización del poder y en la proclamación de derechos irrenunciables de toda persona (derechos de libertad frente al poder establecido), pero se despreocupó de los mecanismos para garantizar esos derechos así como de los mecanismos para garantizar la normatividad de la Constitución.
Este primer modelo, en cuanto afirmaba la libertad del individuo fue denominado Estado liberal.
Así pues, el Estado Liberal es un Estado constitucional.
Ya en 1832, R. Von Mohl decía que era un estado de derecho en cuanto que pretende la sumisión de su actividad a normas jurídicas precisas mediante las cuales quede eliminado todo arbitrio peligroso para la seguridad de la esfera jurídica individual y contrario a la dignidad e igualdad sustancial de los ciudadanos.
No obstante el modelo no funcionó como pensaban, ingenuamente, sus primeros defensores.
Desde el punto de vista de la Constitución como instrumento de control del poder, resultó que, en Europa, la Constitución no era directamente aplicable sino que debía aplicarse a través de la ley (es decir, era un mandato a los poderes públicos para que se sujetasen en su actuación a sus preceptos) y ocurrió que con frecuencia los poderes constituidos (Parlamento, Gobierno) actuaron al margen de los preceptos constitucionales, sin que existiese mecanismo alguno que garantizase la superioridad normativa de la Constitución, por lo que en la práctica, se convirtió en una declaración o una serie de principios programáticos sin fuerza vinculante.
Desde el punto de vista de los derechos de los ciudadanos, la proclamación de la libertad dio lugar a un Estado abstencionista (el individuo era libre y el Estado no podía intervenir). Esta declaración provocó verdaderas injusticias pues la libertad, en el plano de las relaciones de trabajo, dejaba al trabajador a merced del empresario, por lo que la revolución industrial, que se desarrolla a lo largo del siglo XIX y principios del XX, se caracterizó por una situación de sobreexplotación de los obreros en las fábricas, trabajo de menores, jornadas interminables, etc.
Fueron surgiendo modelos que rechazaban el Estado liberal, precisamente por sus resultados. Las 5 Constitución y Sistema de Fuentes.
reacciones mas extremas fueron el marxismo y el fascismo. Ambos movimientos pretendían acabar con el modelo de Estado liberal desde perspectivas diametralmente opuestas.
Fue necesario, por ello, perfeccionar el modelo desde dentro para evitar su desaparición, produciéndose el verdadero avance a lo largo el siglo XX.
** Por un lado, se fueron creando mecanismos que garantizasen la superioridad normativa de la Constitución y el respeto de los poderes constituidos a sus preceptos, y uno de ellos fue la creación en Alemania de un Tribunal de Garantías Constitucionales encargado de examinar y declarar la inconstitucionalidad de las leyes contrarias a la Constitución.
En esta misma línea se establecieron también mecanismos rigurosos para su reforma con el fin de evitar que cualquier grupo que llegase al poder tuviese la tentación de cambiar la Constitución.
** Por otro lado, desde el punto de vista de los derechos reconocidos, se fueron ampliando con reconocimiento de derechos del individuo en grupo (asociación, manifestación) de derechos sociales (a una jornada de trabajo justa, a la huelga, a la negociación con los empresarios, prohibición de trabajo de menores, etc.), derechos de prestación (a la educación, a la tutela judicial efectiva, etc.).
También fue necesaria la creación de instrumentos de garantía de los derechos, pues pronto se vio que la simple declaración no bastaba sino que era necesario establecer mecanismos que los garantizasen (procedimientos judiciales rápidos, órganos creados para su defensa, etc).
** Se produce la asunción del principio democrático, esto es, la asimilación del concepto de soberanía nacional a soberanía popular (el pueblo como titular último del poder constituyente), por lo que las Constituciones pasan a denominarse democráticas y a establecer mecanismos para garantizar la participación ciudadana en la toma de decisiones, como regla general, a través de la democracia representativa.
** Se proclama la responsabilidad de los poderes públicos.
Se llega así al actual Estado social y democrático de derecho, no sin tensiones, en una evolución que ha durado más de dos siglos.
2.1.5. BREVE REFERENCIA AL CONSTITUCIONALISMO EN ESPAÑA.
Descartando la Constitución de Bayona 1808, puede decirse que España se sumó al constitucionalismo a los pocos años de su aparición (Constitución de Cádiz de 1812).
Las características mas notable del Constitucionalismo histórico español son su inestabilidad (coinciden todos) y su superficialidad (Sánchez Agesta, Torres del Moral), lo cual significa que cada grupo político que accedía al poder sentía la necesidad de cambiar la Constitución y con ello se producía un falseamiento del régimen constitucional.
1º) Primer período.
Se inicia este con la Constitución de Bayona de 1808, si bien de muy dudosa vigencia y, además, impuesta por el poder napoleónico.
Formalmente no podía considerarse una Constitución porque no había sido elaborada por los 6 Constitución y Sistema de Fuentes.
representantes de la Nación, teniendo el carácter de Carta Otorgada; su mérito fue que introdujo las ideas del liberalismo napoleónico.
Pero, dejando de lado dicho texto, la historia de nuestro constitucionalismo surge con la Constitución de Cádiz de 1812, que tuvo fases de fugaz vigencia con largos trechos de vuelta al absolutismo. Fue una Constitución liberal, avanzada para su época y modelo del liberalismo para Europa.
--- Desde el punto de vista organizativo, instaura una monarquía moderada o limitada, con tres poderes, de los que el legislativo recae en las Cortes, el ejecutivo en el Rey, que nombra a sus Ministros y el judicial en los Jueces y Tribunales.
Las Cortes representan la soberanía nacional, y son elegidas por el pueblo con un sistema electoral de sufragio activo (votar) universal, pero indirecto (con elección sucesiva de compromisarios). Por el contrario, el derecho de sufragio pasivo (esto es, de ser elegido) es censitario y limitado a quienes posean una determinada renta anual de bienes propios.
--- Desde el punto de vista de los derechos y libertades, se reconocen derechos civiles y políticos: la libertad y seguridad personal, la inviolabilidad del domicilio, la libertad de expresión del pensamiento, el derecho de sufragio limitado, se prohíbe la tortura, el tormento y la confiscación de bienes, se proclama el principio de igualdad.
--- Desde el punto de vista de limitación al poder, al igual que los textos constitucionales de la época, carecía de los instrumentos precisos que garantizasen el efectivo respeto de los derechos que proclamaba o de su superioridad normativa.
2º) Período isabelino (1833 a 1868) Abarca el reinado de Isabel II.
Se trata de un período enteramente dominado por el liberalismo doctrinario, en el que se reconocieron derechos fundamentales si bien seguían faltando los mecanismos que garantizasen su efectividad.
3º) Sexenio revolucionario (1868-1874) Fue un intento de liberalismo democrático (algunos aluden a un liberalismo radical), cuyo texto fundamental es la Constitución de 1869, avanzada y novedosa en muchos aspectos, como la ampliación del derecho de sufragio, establecimiento de derechos e instrumentos de garantía para asegurar su efectividad (como sanciones a los funcionarios que infrinjan derechos, indemnizaciones a los ciudadanos que vean violados sus derechos fundamentales, o la exigencia de ley para suspender la tabla de derechos).
Asimismo, se amplia la tabla de derechos reconocidos con la libertad de trabajo para los extranjeros, la inviolabilidad de la correspondencia, los derechos de reunión y asociación (que se regulan por primera vez).
Se mantiene el principio de soberanía nacional, con unas Cortes bicamerales titulares del Poder Legislativo.
Se emplea la denominación Poder Judicial, con lo que se quiere destacar su condición de poder independiente.
Se mantiene la titularidad del ejecutivo en el Rey, con un sistema perfeccionado de relación con las 7 Constitución y Sistema de Fuentes.
Cortes bicamerales.
4º) Restauración (1874-1931) Es el período más largo de nuestro constitucionalismo. Su texto es la Constitución de 1876, también liberal, que buscó una solución política acercada al modelo inglés, con bipartidismo y turno de gobierno.
5º) Segunda República (1931-1936 o 1939) Fue un nuevo intento de establecer un sistema liberal-democrático, con cambio de la forma de Jefatura del Estado (republicana); nacimiento de un nuevo modelo de Estado, con apertura a la autonomía política de las Comunidades Autónomas, y reconocimiento de derechos fundamentales con instrumentos de garantía, especial rigidez para la reforma constitucional y creación, al modo de las Constituciones austriaca y alemana, de un instrumento de defensa de su superioridad que fue el Tribunal de Garantías constitucionales.
Es el antecedente más cercano, no solo históricamente, sino por su contenido, de nuestra actual Constitución, al insertarse en el modelo liberal garantista, pero con asunción de forma definitiva del principio democrático y de instituciones de defensa de la Constitución.
6º) Franquismo y transición política A la segunda República sucedió un régimen de poder personal, no constitucional, que llega hasta noviembre de 1975, con la muerte del General Franco, al que sucede un proceso de cambio que culmina con el actual régimen constitucional (al proceso constituyente y a la actual Constitución española nos referimos en la lección siguiente).
2.2. LOS CONCEPTOS DE CONSTITUCIÓN.2.2.1. TERMINOLOGÍA.
La norma o Código en la que se expresa la organización política de un país ha sido denominada de diferentes formas.
El término Constitución es utilizado en la revolución francesa y en Estados Unidos y llega hasta nuestros días en los que se ha generalizado.
No obstante se produjeron intentos de utilización de otros términos: -- Carta (en la Restauración francesa, con el propósito de eliminar las connotaciones revolucionarias del término Constitución).
-- Estatuto (ej. en España el Estatuto Real de 1834, aunque muchos dudan que se tratase de una verdadera Constitución).
-- Leyes Constitucionales (es el nombre que se utiliza en la III República francesa) -- Ley Fundamental (es el término con el que se designaba en la República Federal Alemana, con lo que se quería resaltar su carácter provisional hasta la unificación).
Hoy en día, se ha generalizado el término Constitución.
2.2.2. LOS CONCEPTOS DE CONSTITUCIÓN.
Sobre lo que es la Constitución se ha producido un importante debate científico a lo largo de la 8 Constitución y Sistema de Fuentes.
historia, en el que es posible encontrar numerosas posiciones.
En cualquier caso, cabe hablar de tres grandes concepciones: a) La concepción racional-normativa.
Para esta concepción la Constitución es un pacto que se traslada a un documento normativo, conforme al cual el ejercicio del poder queda limitado por el derecho, encabezado por la Constitución, y ello con el fin de garantizar la libertad de las personas como hombres y como ciudadanos.
Ya el artículo 16 de la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadanos decía que “Toda sociedad en la que no esté asegurada la garantía de los derechos, ni establecida la división de poderes del Estado, carece de Constitución".La evolución dio lugar a importantes transformaciones: revisión de la teoría de la división de poderes, incremento de los derechos fundamentales reconocidos, nuevos instrumentos de garantía de los mismos, asunción del principio democrático, etc., pero este concepto liberal y garantista es posible mantenerlo a día de hoy, pues, con unos u otros matices, allí donde hay limitación del poder por el derecho y garantía de los derechos hay Constitución.
b) Concepción histórico-tradicional.
Considera la Constitución como un producto del devenir histórico de cada pueblo.
Por tanto, la Constitución no debe ser fruto de un pacto, sino de la realidad política de un pueblo y reflejo de instituciones legitimadas por la historia.
En esta línea, Burke advertía que las instituciones se legitimaban por la Historia, debiendo los textos constitucionales poner por escrito lo que la Historia ha decantado.
En una concepción hoy en día superada, que mantuvo en el Siglo XIX el movimiento llamado liberalismo doctrinario, que consideraba que la Constitución se justificaba en el conjunto de instituciones históricas consolidadas de un pueblo.
c) Concepción realista o sociológica de la Constitución.
Es una concepción moderna, que parte de que la concepción normativa no es suficiente para explicar lo que es una Constitución.
Parte de que el jurista debe atender no solo a las normas autodenominadas Constituciones, sino también al contenido de dichos textos e incluso a la realidad política contextual.
Se trata de que la Constitución traduzca fielmente el régimen político existente.
El concepto material de Constitución la identifica como régimen político. Es un concepto que transciende de lo jurídico y se basa en la observación de la realidad.
Conforme a esta concepción si bien todo Estado tiene un régimen político, no todo Estado tiene una Constitución, o, en otras palabras, no toda Constitución vigente refleja realmente ese régimen al que se refiere su texto escrito.
9 Constitución y Sistema de Fuentes.
2.3. CONSTITUCIÓN FORMAL Y CONSTITUCIÓN MATERIAL.2.3.1. CONSTITUCIÓN FORMAL.
Bajo la expresión Constitución formal nos referimos a esa idea de norma de organización de la convivencia y de reconocimiento de derechos.
En esta línea, López Guerra dice que es posible esbozar un concepto de Constitución aceptado por nuestra cultura jurídica, como un texto escrito y sistematizado y con un contenido mínimo común, derivado de su propia naturaleza y función.
La idea de Constitución formal supone considerar la Constitución en una triple perspectiva: 1ª) Como instrumento de limitación del poder a través de sus preceptos, y de reconocimiento de derecho (identifica los órganos que ejercen soberanía y las funciones de cada uno).
2º) Como fundamento de la organización estatal.
La Constitución es también el derecho fundamental de organización de un régimen político. Es el fundamento jurídico de la organización estatal en cuanto establece las bases de organización de esa convivencia.
3º) Como norma jurídica.
Esa idea encuentra pleno desarrollo en Estados Unidos desde un primer momento por obra del Tribunal Supremo, si bien en Europa no se aplica hasta el siglo XX.
En Gran Bretaña, el principio de soberanía del Parlamento conlleva una indistinción entre Constitución y ley pues ambas tienen el mismo autor.
En la Europa continental, tras la Primer Guerra Mundial se abre paso la idea de la normatividad directa y la supremacía de la Constitución. Es decir, la Constitución como verdadera norma jurídica por encima de todas las demás del ordenamiento jurídico del Estado.
10 Constitución y Sistema de Fuentes.
2.3.2. CONSTITUTUCIÓN MATERIAL.
Como antes vimos es un concepto que relativiza lo jurídico, que va mas allá del texto y observa si la Constitución escrita refleja la realidad del modelo político.
En esta línea, C. Schmitt distingue entre Constitución y leyes Constitucionales.
Leyes constitucionales, son el conjunto de normas que regulan el procedimiento de formación de la voluntad estatal, que integran un Código cerrado y difícilmente reformable, mientras que la Constitución es algo más, es el acto constituyente, la decisión política creadora de un orden nuevo; o en otras palabras, la opción política que identifica un régimen político.
Conforme a esta distinción, en España la Constitución sería la opción por un Estado social, democrático y de derecho, monárquico, parlamentario, representativo, pluralista y garante de derechos y libertades, mientras que las leyes constitucionales serian los preceptos integrantes del texto constitucional.
2.4- ESTRUCTURA y CONTENIDO DE LA CONSTITUCIÓN.2.4.1. ESTRUCTURA.
La Constitución es un sistema de normas que organiza el poder político estatal y define la relación entre la esfera de libertad y la de ese poder político.
La estructura es diversa en función de un examen comparado, lo cual significa que cada país ha optado por su propia estructura.
Las Constituciones modernas suelen ser mas extensas por la introducción del carácter social y democrático del Estado con el consiguiente aumento de las funciones estatales a las que la Constitución se ha de referir (a la política económica, a la garantía del pluralismo, etc.).
Suelen ir precedidas de un Preámbulo por el que se expresa el poder constituyente, con fórmulas solemnes de introducción que sirven para exponer la tendencia y espíritu del texto.
I. CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA.
Preámbulo, Título Preliminar y otros diez Títulos.
En la mayoría de los Títulos se pasa directamente a los artículos.
El Título I, se divide en cinco Capítulos y uno de ellos se divide, a su vez en Secciones.
El Título III se divide en tres capítulos.
Y el Título VIII también se divide en tres Capítulos.
En total 169 artículos mas cuatro Disposiciones Adicionales, nueve Disposiciones Transitorias, una Disposición Derogatoria y una Disposición Final.
El esquema de la estructura de la Constitución española es el siguiente: 11 Constitución y Sistema de Fuentes.
PREÁMBULO.
“La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de (…)” (ver Preámbulo) TÍTULO PRELIMINAR (Arts. 1 a 9).
TÍTULO I.
De los derechos y deberes fundamentales.
(Art. 10).
CAPÍTULO I De los españoles y los extranjeros (Arts. 11 a 13) CAPÍTULO II.
Derechos y libertades.
(Art. 14).
SECCIÓN PRIMERA: De los derechos fundamentales y las libertades públicas.
(Arts. 15 a 29).
SECCIÓN SEGUNDA: De los derechos y deberes de los ciudadanos.
(Arts. 30 a 38).
CAPÍTULO III.
De los principios rectores de la política social y económica.
(Arts. 39 a 52) CAPÍTULO IV.
De las garantías de las libertades y derechos fundamentales.
(Arts. 53 y 54) CAPÍTULO V.
De la suspensión de los derechos y libertades.
(Art 55).
TÍTULO II.
De la Corona.
(Arts. 56 a 65) TÍTULO III.
De las Cortes Generales.
CAPÍTULO I.
De las Cámaras.
(Arts. 66 a 80) CAPÍTULO II.
De la elaboración de las leyes.
12 Constitución y Sistema de Fuentes.
(Arts. 81 a 92) CAPÍTULO III.
De los Tratados Internacionales.
(Arts. 93 a 96) TÍTULO IV.
Del Gobierno y de la Administración.
(Arts. 97 a 107) TÍTULO V.
De las relaciones entre el Gobierno y las Cortes Generales.
(Arts. 108 a 116) TÍTULO VI.
Del Poder Judicial (Arts. 117 a 127) TÍTULO VII.
Economía y Hacienda.
(Arts. 128 a 136) TÍTULO VIII.
De la Organización territorial del Estado.
CAPÍTULO I.
Principios Generales.
(Arts. 137 a 139) CAPÍTULO II.
De la Administración Local.
(Arts. 140 a 142) CAPÍTULO III.
De las Comunidades Autónomas.
(Arts. 143 1 158) TÍTULO IX.
Del Tribunal Constitucional.
(Arts. 159 a 165) TÍTULO X.
De la Reforma constitucional (Arts. 166 a 169) DISPOSICIONES ADICIONALES.
DISPOSICIONES TRANSITORIAS.
13 Constitución y Sistema de Fuentes.
DISPOSICIÓN DEROGATORIA.
DISPOSICIÓN FINAL.
2.4.2. CONTENIDO DE LA CONSTITUCIÓN.El contenido básico es común desde el S. XVIII.
Tradicionalmente se distinguía entre: A) Parte Orgánica: los preceptos relativos a la organización, competencia y funcionamiento de los poderes públicos.
B) Parte dogmática: los preceptos que formulan los valores, los principios básicos del régimen y los derechos y libertades de los ciudadanos.
Esta distinción aparece bastante relativizada en el Derecho Moderno pues la parte orgánica debe estar siempre en función de la parte dogmática; es garantía de la parte dogmática; los derechos fundamentales tienen también eficacia directa.
Loewenstein enumera los elementos esenciales o mínimos que debería contener toda Constitución: a) establecer con claridad la diferenciación entre las diferentes tareas estatales y su asignación a los diferentes órganos estatales o detentadores del poder para evitar el riesgo de concentración de este en las manos de un único detentador.
b) establecer mecanismos de cooperación entre los distintos detentadores del poder (sistema de frenos y contrapesos).
c) establecer un mecanismo para evitar bloqueos entre los diferentes detentadores del poder.
d) la previsión del método para la adaptación pacífica del orden constitucional a las cambiantes condiciones sociales y políticas con el fin de evitar el recurso a la fuerza o ilegalidad.
e) reconocimiento expreso de ciertas esferas de autodeterminación individual (los derechos y libertades fundamentales) y su protección frente a los detentadores del poder.
Mas sencillamente: organización del Estado y derechos fundamentales, este es el contenido básico.
El contenido concreto es una decisión del poder constituyente.
En el caso español, vemos que el constituyente dedica el Título I a los derechos y libertades, mientras que los demás Títulos se refieren a la organización del Estado (Cortes Generales, Gobierno, relaciones de las Cortes y el Gobierno, Poder Judicial, Tribunal Constitucional, reforma).
2.5.- CLASES DE CONSTITUCIONES.
Son posibles clasificaciones desde distintos puntos de vista tanto a la vista del Derecho Comparado 14 Constitución y Sistema de Fuentes.
como de la experiencia histórica: I. Por su origen: OTORGADAS, PACTADAS Y POPULARES.
Se trata de una clasificación desde un punto de vista histórico que hoy en día no tiene otro valor pues no es posible concebir una moderna Constitución que no tenga su origen en el ejercicio de la soberanía popular.
No obstante, desde una perspectiva histórica cabe distinguir entre: Constituciones Otorgadas, serían aquellas en las que el Monarca, en virtud de su potestad soberana, se desprende de determinadas prerrogativas que transfiere a órganos que se crean por el mismo texto. Son las características de algunos Estados europeos en los que el paso del absolutismo al modelo liberal se llevó a cabo de forma lenta, partiendo de que era el Rey quien cedía la soberanía a la nación.
Constituciones Pactadas, son aquellas que fueron fruto de un acuerdo entre el Monarca y la Asamblea, que se considera representante del pueblo.
Constituciones Populares, cuando el valor político dominante es el pueblo, que participa a través del mecanismo de la representación en la Asamblea Constituyente y también directa (referéndum).- II. Por su extensión: BREVES Y EXTENSAS.
Es una clasificación referida al contenido.
Breves, son las que contienen los principios fundamentales relativos a la forma de Estado, a la organización y funcionamiento del gobierno, y, en ocasiones, a las libertades fundamentales.
Remiten su desarrollo a la ley.
Extensas son las restantes.
Los peligros son tanto del excesivo laconismo, que deja en manos del legislador constituido la regulación de materias fundamentales en la organización del Estado, como la excesiva regulación, que puede hacer necesarias continuas revisiones.
15 Constitución y Sistema de Fuentes.
II.-Por su origen: ESCRITAS Y CONSUETUDINARIAS.
El constitucionalismo es esencialmente escrito con excepción de Gran Bretaña.
Los movimientos contrarrevolucionarios europeos de la primera mitad del Siglo XIX trataron de potenciar el carácter consuetudinario de los textos constitucionales.
En cualquier caso, la práctica totalidad de las Constituciones actuales son escritas.
III.-Por su carácter innovador: ORIGINARIAS O DERIVADAS.
Las originarias, son las que contienen algún principio funcional novedoso, y, por tanto, original (por ejs.: Gran Bretaña introdujo la monarquía parlamentaria como forma de gobierno, o la Constitución americana de 1787 introdujo el federalismo y el presidencialismo).
Un fenómeno interesante del constitucionalismo es la existencia de familias o constelaciones de constituciones. Es decir, a partir de un texto es imitado por otros.
Los ejemplos son variados: Las constituciones de los países de la Commonwealth han adoptado el modelo de parlamentarismo británico.
Las constituciones iberoamericanas el federalismo y presidencialismo de la constitución de Estados Unidos, si bien, a día de hoy, se ha producido una vuelta de la mirada hacia el constitucionalismo español.
IV.- Por los mecanismos previstos para su reforma: RÍGIDAS Y FLEXIBLES.
Se refiere la clasificación a las mayorías necesarias para reformar la Constitución.
La rigidez de la Constitución constituye modernamente una verdadera garantía de la superioridad normativa de la Constitución (si no fuera así cualquier mayoría coyuntural podría modificar la constitución, pese a la necesidad que tiene de estabilidad y permanencia).
V.- Por su acomodación a la realidad política: NORMATIVAS, NOMINALES Y SEMÁNTICAS (Loewenstein).
Según Loewenstein, podemos clasificar las Constituciones en: Normativas, cuando hay concordancia entre Constitución como norma y realidad política.
Nominales, cuando hay desajustes importantes, de forma que el texto tiene una aplicación limitada.
Semánticas, cuando el desajuste es total, estamos ante una fachada simuladora de otra realidad.
16 ...

Tags:
Comprar Previsualizar