Tema 15. Metodología de resolución de problemas para la mejora de la calidad (2011)

Apunte Español
Universidad Instituto Químico de Sarriá (IQS)
Grado Administración y Dirección de Empresas - 3º curso
Asignatura Gestión de Calidad
Año del apunte 2011
Páginas 2
Fecha de subida 22/05/2014
Descargas 4
Subido por

Vista previa del texto

11)  Indicar  las  etapas  a  seguir  en  la  aplicación  de  la  metodología  de  resolución  de  problemas  de  calidad,   describiendo  cada  etapa.  (ENTRA  SEGURO)     TEMA  15:  METODOLOGÍA  DE  RESOLUCIÓN  DE  PROBLEMAS  PARA  LA  MEJORA  DE  LA  CALIDAD       *   Los   cuadrados   indican   fases   divergentes   donde   hay   que   abordar   mucho   y   los   triángulos   fases   en   las   que   hay   que   acotar  y  quedarse  con  lo  principal.     1º.   Definir   el   problema:   Es   una   etapa   esencial   para   llegar   a   los   resultados   en   la   que   se   debe   enunciar   y   acotar   operativamente   el   tema   que   tiene   asignado   el   equipo.   Se   expresa   de   forma   amplia   para   que   el   equipo   operativo   defina   su   propia   interpretación   de   la   oportunidad   de   mejora   que   se   le   ha   asignado,   tratando   de   conseguir   su   máximo   aprovechamiento.   Los   problemas   más   graves   suelen   provenir   de   una   imprecisa  o  inadecuada  definición  del  problema.   El  equipo  deberá  ver  los  síntomas  “in  situ”  y  evaluar  la  importancia  económica  del  tema.  Por  último,  deberá   definir  un  indicador  que  le  permita  seguir  la  evolución  del  problema.     2º.   Detectar   los   fallos:   se   produce   un   fallo   cuando   algún   proceso   no   responde   a   las   expectativas   de   funcionamiento  que  el  cliente  interno  o  externo  tiene  del  mismo.  El  objetivo  de  la  fase  es  detectar  el  mayor   número   de   fallos   para   valorarlos   y   priorizarlos,   reteniendo   únicamente   el   más   significativo  o   el   que   tiene   mayores  posibilidades  reales  de  mejora.  Es  únicamente  una  acotación  del  problema.     3º.   Analizar   las   causas:   ver   porqué   se   produce   el   fallo   que   hemos   seleccionado   como   prioritario.   Generalmente,  detrás  de  un  fallo  existen  múltiples  causas,  por  lo  que  el  objetivo  será  descubrir  el  máximo   número   de   causas   para   seleccionarlas,   validarlas,   priorizarlas   y   atacar   la   causa   o   causas   más   relevantes   y   sobre  las  que  más  podemos  incidir.     4º.   Estudio   de   alternativas:   sólo   llegados   a   este   punto   estamos   en   condiciones   de   poder   formular   alternativas   de   mejora   (hay   que   evitar   que   en   las   sesiones   de   monitoraje   se   comience   planteándose   el   problema  en  términos  de  soluciones,  ya  que  conduce  a  una  solución  predeterminada  y  errónea).  En  esta   etapa   hay   que   establecer   alternativas   eficaces   y   evaluarlas,   de   modo   que   obtengamos   un   listado   de   alternativas  con  el  coste  estimado  de  cada  una  y  los  resultados  esperados  de  su  aplicación,  expresados  en   términos  económicos  y  su  reflejo  en  la  evolución  del  indicador.  En  esta  etapa  tiene  un  papel  fundamental  el   equipo   guía   y   más   concretamente   la   dirección,   que   es   quien   debe   decidir   sobre   la   aplicación   o   no   de   las   medidas  propuestas.       5º.   Plan   de   acción:   para   cada   una   de   las   alternativas   aceptadas,   deberán   establecerse   las   actividades   a   realizar,   el   responsable   de   llevarlas   a   cabo   y   el   plazo   de   realización.   También   habrá   que   establecer   el   indicador  de  control,  destacando  la  situación  inicial,  la  situación  objetivo,  la  frecuencia  de  actualización  y   los  encargados  de  actualizarlo.  Evaluar  las  mejoras.     Finalizada   esta   fase,   el   equipo   operativo   ha   concluido   su   misión,   por   lo   que   se   le   debe   mostrar   reconocimiento  por  los  esfuerzos  realizados.     1     6º.   Aplicación   de   remedios:   se   produce   la   ejecución   de   las   acciones   que   se   han   planificado   en   la   etapa   anterior.  En  general,  no  debe  superar  los  6  meses.  Deberá  mantenerse  el  seguimiento  del  indicador,  para   observar  si  se  produce  el  efecto  previsto  sobre  el  mismo.     7º.   Evaluación   y   Control   de   resultados:   supervisarse   que   se   realicen   las   acciones   en   el   plazo   asignado.   Eventualmente,   deberán   modificarse   los   planes   de   acción   para   superar   los   imprevistos   que   pudieran   aparecer.  Es  adecuado  un  seguimiento  mensual  de  los  indicadores,  normalmente  lo  realiza  algún  miembro   de   los   equipos   operativos,   aunque   también   puede   combinarse   el   seguimiento   de   indicadores   con   las   sesiones  de  monitoraje  de  un  nuevo  ciclo.       − Las  cinco  primeras  etapas  son  en  función  de  los  equipos  operativos.   − Cada  etapa  debe  finalizar  en  una  exposición  pública  de  los  resultados  alcanzados  en  presencia  de   los  otros  equipos  operativos  y  del  equipo  guía  (sesión  de  monitoraje).   − Un   ciclo   de   mejora   suele   estar   formado   por   dos   o   tres   equipos   operativos   trabajando   sobre   distintos  temas.   − Al  finalizar  la  quinta  etapa  suele  realizarse  una  reunión  más  formal  que  tiene  por  función  presentar   un  resumen  y  dejar  que  el  equipo  guía  muestre  reconocimiento  por  el  trabajo  realizado.         2     ...