13. Los movimientos sociales PARTE III (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Contemporánea Universal
Año del apunte 2013
Páginas 15
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 8
Subido por

Vista previa del texto

LAS  ORGANIZACIONES  OBRERAS  (tanto  de  la  1ª  parte  como  de  la  2ª  del  movimiento)   En  los  albores  del  capitalismo  liberal  la  clase  obrera,  desprovista  de  los  medios  de  producción   y   obligada   a   vender   su   fuerza   de   trabajo,   se   encontraba   inerme   ante   los   abusos   de   los   patronos.  La  necesidad  de  defender  sus  intereses  originó  el  movimiento  obrero.   Éste   gozó   de   mayor   o   menor   fuerza   en   función   del   grado   de  industrialización  de   los   países,   pero   en   cualquier   caso,   en   todos   ellos,   los   trabajadores     fueron  agrupándose  en  organizaciones  de  clase,  con   el   objetivo   de   mejorar   sus   condiciones   laborales,   salariales  y  sociales.   Tres   fueron   las   principales   formas   de  expresión   asociativa  en   los   que   se   organizó   el   movimiento  obrero:   • • Los  sindicatos  y  cooperativas   Los  partidos  políticos   • Las  internacionales  obreras     Los  sindicatos   Con  anterioridad  a  la  industrialización  moderna,  existieron  organizaciones,  los  gremios,  que   defendían   en   el   seno   de   la   actividad  artesanal  a   los   trabajadores   de   un   determinado  oficio.  Regulaban  la  producción  y  controlaban  hasta  el  más  mínimo  detalle.  Los     operarios  tenían  la  oportunidad  de  ascender  en  la  escala  laboral  según  su  pericia  y  méritos.   Frente  a  esas  organizaciones  de  carácter  preindustrial,  los  sindicatos  nacieron  como  respuesta   a   los  problemas  planteados   por   la   mecanización.   Representaban  a   obreros   desposeídos   de   la   iniciativa  y  creatividad  en  el  proceso  productivo.   La   total  desprotección  de   éstos   frente   a   los   abusos   de   los   capitalistas  (prolongadas   jornadas   de   trabajo,   empleo   infantil,   mujeres   mal   remuneradas,   fábricas   insalubres,   hacinamiento,     despidos   sin   indemnización,   miseria,   etc.),   los   empujó   a   organizarse   en   asociaciones   para   protegerse  en  caso  de  enfermedad,  paro  o  inactividad  huelguística.   Gremios  y  sindicatos  respondían,  por  tanto,  a  circunstancias  económicas  y  sociales  distintas.   A   finales   del  siglo   XVIII,   en  Inglaterra,   cuna   de   la   industrialización,   nacieron   las   primeras   asociaciones  de  trabajadores,  las  llamadas  sociedades  de  ayuda  mutua  (o  "socorro  mutuo").   Las   integraban   esencialmente   artesanos   que   trabajaban   bajo   el  Domestic   System.   Su   objetivo  era  la  unión  de  los  obreros  para  conseguir  mejoras  laborales  y  salariales,  operando   1     como  cajas   de   resistencia  frente   a   adversidades   como   la   enfermedad   o   el   desempleo.   A   finales   de   ese   siglo,   por   medio   de   una   legislación   represiva,   las   “Combination   Laws”  (1799   y   1800),   se  prohibió  todo   tipo   de   asociacionismo   obrero,   con   lo   que   las   organizaciones   de   trabajadores  pasaron  a  ser  ilegales  y  hubieron  de  ejercer  su  actividad  clandestinamente.   En  Francia,  durante  la  década  de  los  treinta  del  siglo  XIX  también  florecieron  las  sociedades   de   ayuda   mutua.   En   la   siguiente   década   el  ambiente   reivindicativo  (libertad  de  asociación  y   reducción  de  la  jornada  laboral  a  diez  horas)  alcanzó  su  máxima  expresión  en  la  revolución  de     1848.   Su   fracaso   y   el   advenimiento   de  Napoleón   III  al   poder   interrumpieron   las   perspectivas   de   mejora  social.   En   Inglaterra,   tras   la  abolición   de   las   Combination   Laws  (1824),   el   asociacionismo   obrero   progresó  rápidamente,  organizándose  según  dos  modelos:     • sindicatos  de  oficio  (Trade  Unions)     •  y  cooperativas.   Ambos  sistemas  carecían  de  reivindicaciones  políticas,  éstas  surgirían  por  primera  vez  con  el   cartismo.   En  su  origen,  los  Trade  Unions  británicos  estuvieron  constituidos  por  obreros  de  una  localidad   integrados  en  un  mismo  oficio  y  su  propósito  era  prestar  ayuda  en  caso  de  grave  necesidad  a   sus   miembros.   Su  financiación   era   atendida   mediante   aportaciones   económicas   que   luego   eran   utilizadas   en   la   asignación   de   pensiones   y   subvenciones   varias.   Durante  la  década  de  los  años  treinta  los  Trade  Unions  fueron  ampliándose  y  dejaron  de  estar   limitados  por  oficio  y  localidad,  abriéndose  paso  un  sindicalismo  de  ámbito  estatal.   En   1829,   el   dirigente   obrero   de   origen   irlandés  Doherty,   creaba   el   primer   sindicato   del   algodón  de  implantación  nacional.  En  1834  Robert  Owen  reunió  varios  sindicatos  de  oficio  en   la  Great  Trade  Union,  alcanzando  tal  éxito  que  fue  ilegalizado  por  el  gobierno.   El   fracaso   de   esta   iniciativa   unificadora   llevó   a   los   líderes   del   movimiento   obrero   a   plantearse   la  necesidad  de  intentar  otras  experiencias,  en  este  caso  políticas,  hecho  que  se  concretó  en   el  cartismo.   El   principal   instrumento   de   presión   de   que   se   valieron   los   sindicatos   en   sus   reivindicaciones  fue  la  huelga.         Los   Trade   Unions,   aunque   tolerados,   no   se   constituyeron   legalmente   hasta   1871.   Durante   las   siguientes   décadas   no   dejó   de   aumentar   su   número   y   el   de   sus   afiliados,   a   finales   de   siglo     sumaban   más   de   2   millones.   En   el  resto   de   Europa  los   sindicatos   adquirieron  importancia   lo   2     largo  del  último  tercio  del  siglo  XIX.   Contaban   con   una   cuidada   organización,   dependencias,   financiación   y   funcionarios   propios,   constituyéndose  en  elementos  indispensables  en  las  relaciones  laborales.   Así   surgieron,   entre   otros:   en  Alemania  la   Asociación   General   de   Trabajadores   Alemanes   (1863),   en  España  la  Unión   General   de   Trabajadores  (UGT,   1888),   en  Francia  la   Confédération   Générale   du   Travail  (CGT,   1895),   en  Estados   Unidos  el  American   Federation   of   Labor  (AFL,     1886).   Las  cooperativas   El   cooperativismo   tenía   como   objetivo  cambiar   el   modo   de   producir  y  distribuir  inherentes   al   capitalismo,  basándose  en  la  colaboración  de  productores  autónomos  agrupados  en  empresas     de  propiedad  conjunta,  regidas  democráticamente.   Estuvo  muy  ligado  al  socialismo  utópico  premarxista.   Las   cooperativas   se   organizaban   normalmente   bajo   la  fórmula  de   la   factoría   cooperativa   de   producción   en   un   intento   de   sustituir   a   la   empresa   individual.  Robert   Owen  fue   la   figura   esencial   en   la   creación   del   primer   cooperativismo   de   producción,   si   bien   fracasó   en   sus   experiencias   prácticas,   como   la   de   la   comunidad   de  New   Harmony  (Estados   Unidos).   Igualmente   se   malograron   otros   intentos,   como   los  falansterios  de   Fourier   y   los  Talleres   Nacionales  creados  en  Francia  tras  la  Revolución  de  1848.   Sin   embargo,   las  cooperativas   de   consumo  tuvieron   más   éxito.   Su   objetivo  era   la   venta   de     productos  a  bajo  precio,  para  lo  cual  prescindieron  de  los  intermediarios.   Ejemplo   de   este   tipo   de   cooperativa   fue   el   creado   en   la   ciudad   inglesa   de   Rochdale  (Los  Equitativos  Pioneros  de  Rochdale,  1844).         3     Los  partidos  obreros  (2ª  parte  del  movimiento)   A   pesar   de   los   éxitos   parciales   obtenidos   por   las  organizaciones   sindicales,   un   amplio   sector   de  la  clase  obrera  llegó  al  convencimiento  de  que  la  única  forma  de  destruir  el  capitalismo  era   mediante   la   lucha  política.   Se   organizó   para   ello   en   partidos   que   recogieron   en   su   seno   variadas  tendencias:   desde   las   más   radicales  (marxistas   ortodoxos)  a   las   más  moderadas  de   corte  reformista  (revisionistas,  socialdemócratas).   El  SPD  alemán     El   más   claro   exponente   de   partido   político   obrero   fue   el  Partido   Socialdemócrata   Alemán  (SPD),   nacido   en   1875   de   la   unión   de   diversas   fuerzas   entre   la   que   destacaba   la  Asociación  General  de  los  Trabajadores  Alemanes  fundada  por  Ferdinand  Lasalle  en  1863.     Se   trataba   de   un   partido   de   inspiración  marxista,   aunque   su   práctica   política   fuese   de   corte  reformista,   alcanzó   un   elevado   nivel   de   militancia   y   ejerció   un   gran   peso   en   la   vida   política   germana.   Contribuyó   a   conseguir   una   avanzada  legislación   social  en   el   período   que     precedió   al   estallido   de   la  Primera   Guerra   Mundial,   constituyéndose   en   la   principal   fuerza   política  del  país.   Frente   a   la   guerra,   el   SPD   propició   la   intervención   de   Alemania,   viéndose   sumido   en   una   profunda  crisis  provocada  por  la  división  entre  los  que  apoyaban  dicha  actuación  y  los  que  la   rechazaban.   Uno  de  esos  sectores  se  separó  del  partido  constituyéndose  en  la  Liga  Espartaquista,  que  dio   origen   al  KPD  (Partido   Comunista   Alemán),   adherido   al  Komintern  (III   Internacional   comunista).   Los   espartaquistas   protagonizaron   en   1919   un  levantamiento   revolucionario  en     Alemania,  similar  al  llevado  a  cabo  por  los  bolcheviques  rusos  en  1917.   La  rebelión  fue  aplastada  por  tropas  de  la  República  de  Weimar,  auxiliadas  por  grupos  de  la   ultraderecha  (Freikorps)  y  el  mismo  SPD.   La   labor   del   SPD   no   fue   exclusivamente   política,   hizo   igualmente   hincapié   en   aspectos  culturales  y  educativos  auspiciando   la   fundación   de   casas   del   pueblo,   escuelas,   publicaciones  (diarios  y  semanarios),  así  como  asociaciones  de  carácter  lúdico.   El  partido     socialista  alemán  será  el  más  fuerte  de  todos  los  de  Europa,  en  la  Alemania  imperial.  Partido  más  grande  allí  antes  de  la  I  GM.     Allí   los   partidos   tenían   un   punto   de   partida   fraccionado   dada   la   unificación,   por   ello   esté   ganó,   ya   que   nació   después   de   la   unificación:  más  extendido  y  equilibrado  en  el  conjunto  del  imperio.   • Debates   en   el   partido   socialista   alemán   à   hace   cambiar   algunos   postulados   del   componente   teórico   marxista.   La   vía     revolucionaria  es  cuestionada.  El  camino  para  llegar  a  la  sociedad  sin  clases  puede  usar  otra  vía,  la  parlamentaria.  Ir  al  socialismo   de   modo   gradual.   Dará   ideólogos   del   pensamiento   socialista   como   Bernstein   y   Kautsky,   revisionistas   del   marxismo   desde   la   óptica  de  los  que  mantienen  la  pureza  del  pensamiento  marxista.  Dará  polémicas  fuertes,  enfrentamientos  y  rupturas.  Las  dos   Otros   partidos  obreros   líneas   acabaran   rompiendo.   Habrá   los   que   consideren   válida   la   línea   marxista   y   los   que   no.     Y   esto   es   lo   que   separará   luego   a   socialistas  y  comunistas  a  principios  siglo  XX.   • PS   consigue   mejoras   de   tipo   social   en   Alemania,   que   hace   ver   a   muchos   socialistas   que   es   una   vía   posible.   Pero   los   no   revisionistas  lo  critican  que  no  puede  llevar  al  objetivo.  Vía  revolucionaria  vs  moderada.   •   4       Influidos   en   gran   medida   por   el   SPD   fueron   naciendo   partidos   obreros   en  otros   países.   En   1879  Pablo   Iglesias  fundó   el  PSOE  (Partido   Socialista   Obrero   Español),   muy   ligado   al   sindicato     UGT  (Unión  General  de  Trabajadores),  fundado  en  1888.   En   1905   se   constituyó   la  SFIO,  (Sección   Francesa   de   la   Internacional   Obrera),   que   daría   lugar   en   1969   al   Partido   Socialista   Francés.   Un   año   más   tarde,   en   1906,   se   funda  Labour   Party  (Partido   Laborista   Británico),   enlazado   a   los  Trade   Unions.   En   1910   se     organizan   partidos   equivalentes   en   Australia   y   Nueva   Zelanda.     En  Estados   Unidos  la   fuerza   de   los   partidos   fue   escasa,   por   contra,   alcanzó   más   relieve   la   lucha   sindical,   destacando   en   ese   sentido   la  AFL  (American   Federation   of   Labor),   fundado   en   1886,   muy   integrado   en   el   capitalismo   y   ajeno   al   carácter   revolucionario  de  las  organizaciones  europeas.   Todas  estas  formaciones  ejercieron  un  destacado  papel  en  la  vida  política  de  sus  respectivos   países,  participando  en  las  elecciones  y  ocupando  escaños  en  los  parlamentos.   Muchos   de   sus   militantes   lo   fueron   también   de   sindicatos   afines  (UGT   en   España,   CGT   en   Francia,   Trade   Unions   en   Gran   Bretaña).   Estuvieron   profundamente   imbricados   en   el     movimiento  internacionalista  y  sufrieron  sus  avatares.   En   nuestros   días   los   partidos   más   relevantes   de   tradición   obrera   desempeñan   una   enorme   importancia   en   la   vida   política.   Se   han   desprendido   de   sus   postulados   revolucionarios   marxistas  y  transformado  en  partidos  de  carácter  reformista.   Las  Internacionales  obreras   Uno   de   los   rasgos   distintivos   del  socialismo  de   todo   signo   fue   su   carácter   internacionalista.  Carlos   Marx  y   otros   pensadores   sostenían   que,   al   margen   de   la   nacionalidad   a  la  que  perteneciesen,  los  trabajadores  de  todo  el  mundo  sufrían  los  mismos  problemas.   Era  por  tanto  necesario,  aunar  esfuerzos,  intereses  y  objetivos  para  derrotar  a  la  burguesía.   El  "Manifiesto  comunista"  lanzaba,  al  respecto,  una  consigna  clara:  “Proletarios  de  todos  los     países,  uníos”.   5     Fruto  de  esa  idea,  surgieron  organizaciones  que  intentaron  servir  de  enlace  entre  grupos  de   trabajadores   de  diferentes   países  en   pos   de   la   consecución   de   la  revolución   universal.   De   entre  estas  iniciativas  destacaron  dos:   • La  Primera  Internacional  Obrera  (AIT) (marca el final de la división que hemos hecho del movimiento obrero)   • La  Segunda  Internacional  Obrera     La  Primera  Internacional  Obrera  (1864-­‐1876)  y  la  Comuna  de  París  (1871)   Factores  que  llevaron  a  la  formación  de  una  organización  obrera  internacional:   • • La  difusión  de  la  industrialización  y  el  crecimiento  del  número  de  obreros   La  toma  de  conciencia  por  parte  de  estos  obreros   • La  difusión  creciente  de  las  ideas  de  pensadores  socialistas  y  anarquistas   Exposición   universal   en   Londres,   en   el   64.   Enuentro   de   dirigentes   obreros   y   se   decide   crear   la  Internacional.   La  Asociación  Internacional  de  Trabajadores  (AIT)  o  I  Internacional  Obrera,  adoptó  como   sede   la   ciudad   de  Londres  y   estuvo  integrada  por   partidos,   sindicalistas,   socialistas,   anarquistas   y   asociaciones   obreras   de   variado   signo.   El   encargado   de   redactar   sus     estatutos  fue  Karl  Marx,  que  estableció  los  principios  básicos  de  la  organización:   • • Emancipación  de  la  clase  obrera  había  de  ser  obra  de  los  trabajadores   La   conquista   del   poder   político   era   el   primer   objetivo   de   la   clase   obrera   para   lograr  su  liberación   Las   diversas   tendencias   y   sensibilidades   que   recogió,   obstaculizaron   en   gran   medida   su   funcionamiento.   Y   se   hacen   Congresos:   en   1866   à   Congreso   de   Ginebra   à   acuerdos   que   orientaron   la   lucha  obrera  de  los  años  posteriores:   • • • • • Jornada  de  8  horas   Supresión  del  trabajo  infantil   Mejora  de  las  condiciones  de  vida  y  el  trabajo  de  las  mujeres   Lucha  contra  los  ejércitos  permanentes  (servicio  militar  obligatorio  caía  sobre  los   brazos  populares)   Oposición  a  los  impuestos  que  afecten  a  la  clase  obrera  (los  salarios  eran  bajos  y   los  impuestos  en  los  consumos  eran  una  carga  demasiado  fuerte)   6     En   1868,   a   raíz   de   la   incorporación   de  Bakunin,   la   AIT   sufrió   una  polarización  que   condujo   a   enfrentamientos  entre  dos  tendencias  irreconciliables:  por  un  lado,  la  anarquista  (con  Bakunin   a  la  cabeza),  por  otro,  la  marxista,  cuyo  liderazgo  intelectual  ostentó  Marx.  Esto  llevaría  a  su   fracaso.     • • Bakunin   rechazaba   que   la   lucha   obrera   se   orientara   hacia   la   conquista   del   poder   político,  rechazando  lo  que  dice  Marx  en  la  orientación  de  su  lucha.   Expulsión  de  Bakunin  (1872  à  Congreso  de  la  Haya)   Episodio   paralelo   y   decisivo   en   la   división   del   movimiento   internacionalista   lo   constituyó   el   fracaso   de   la  Comuna   de   París  (1871),   un   año   antes   de   la   expulsión   de   Bakunin,   pero   en   la   cual   todavía  iban  todos  juntos  (todavía  no  escisión).  Fue  una  experiencia  de  carácter  revolucionario   que   surgió   tras   la   derrota   de  Sedán  (1870)  sufrida   por   las   tropas   francesas   de   Napoleón   III   frente  a  Prusia.   Como   consecuencia,   el   Segundo   Imperio   Francés   dejó   de   existir  (el   emperador   abdicó),   abriéndose   paso   la  III   República.   Durante   los   primeros   meses   de   ésta,   la   agitación   política   y   social   hicieron   estallar   en   París   una   revolución  que   condujo   a   la   instauración   de   una   Comuna   obrera.     La  Comuna  de  París  (1871)   Fue  una  insurrección  revolucionaría  en  París  de  1971.   La   Comuna   (equivalente   a   Ayuntamiento)   de   París   es   un   referente.   Se   dio   en   un   contexto   bélico,  el  de  la  guerra  franco-­‐prusiana.     • • • • • • Derrota  estrepitosa  de  Francia  en  Sedán  (1970)   Cae   Napoleón   III,   el   régimen   imperial   y   se   proclama   la   III   República,   con   Thiers   de   presidente.     Se  produce  el  asalto  de  París  por  Prusia,  durante  unos  meses,  pero  finalmente,  Thiers   propone  la  capitulación:  entrega  de  París  a  los  prusianos.  Busca  la  paz.   La  milicia  popular  no  lo  acepta  y  se  preparan  para  continuar  la  resistencia.  Se  inicia  el   enfrentamiento.     Thiers   y   el   ejército   gubernamental   ha   de   huir   y   se   proclama   la   Comuna   de   París,   de   vida  corta  (2  meses)   El   poder   pasa   a   la   Comuna   (Ayuntamiento,   que   fue   pues   como   un   Estado   en   París)   y   se   eligen   en   elecciones   los   miembros   que   la   dirigirán   y   se   toman   decisiones.   Corta   experiencia   en   la   que   participan   amplios   sectores   revolucionarios,   pero   no   organizados,  pluralidad  (hay  desde  comunistas,  a  socialistas,  utópicos,  jacobinos…)  à  la   Comuna   será   por   ello   luego,   referente   de   todo.   Pero   ello   también   fue   la   clave   de   su   fracaso.     o Toma  medidas  reformistas   o Extender  la  educación   7     …   Los  talleres  obreros  fueron  abandonados  por  sus  patronos  y  se  hicieron  cargo   de  ellos  las  asociaciones  obreras.     • Se   considera   el   primer   gobierno   obrero   de   la   historia.   Y   es   un   acto   parisino   propiamente   Thiers,   con   el   visto   bueno   y   la   colaboración   de   Bismark   sometió   París.   El   ejército   Prusiano  colaboró  en  expulsar  los  comuneros.   Sus   últimos   hechos   fue   la   lucha   en   algunos   barrios   de   París,   de   modo   que   el   ejército   ha   de   luchar   de   barricada   en   barricada,   calle   en   calle.   Ya   se   producen   algunos   hechos   que   continuaran   después:   a   medida   que   el   ejército   avanza   elimina   matando   quienes   se   revelan.   En   esta   revuelta,   las   élites   burguesas   y   una   parte   de   las   clases   medias,   responden  con  brutalidad  y  odio  a  la  Comuna,  que  cuando  pasa  a  ser  dominada  se  hace   con  gran  represión.   Represión  contundente  y  brutal:   o 20.000  muertos  y  fusilados   o 38.000  presos  (y  también  deportaciones  a  zonas  de  su  imperio)   o 10.000  exiliados  à  se  fueron  a  Suiza,  Italia,  España…  pero  allí  también  fueron   perseguidos,  por  miedo  a  que  extendieran  el  ideario  comunal.   Represión  sobre  la  clase  media-­‐baja,  la  obrera  y  quien  intervino  mínimamente.     Para   la   burguesía   y   clases   dirigentes:   miedo   de   que   todas   esas   ideas   desarrolladas   todo  el  XIX  pueden  triunfar.  Los  movimientos  difusos  y  contradictorios  pueden  triunfar,   y  ello  explica  la  brutalidad  de  la  respuesta.   El  símbolo  de  la  represión:  Muro  de  los  fusilados,  donde  eran  fusilados  pilas  y  pilas  de   comuneros.   Golpe  muy  duro  para  el  movimiento  obrero  internacional  instigador  de  la  Comuna.   o o • • • • • • • Así   pues,   tras   poco   más   de   dos   meses   de   autogestión,   las   autoridades   republicanas,   encabezadas   por  Thiers,  reprimieron  sangrientamente   la   primera   tentativa   de   poner   en   práctica   por   vez   primera   una   sociedad   liderada  por  la  clase  trabajadora.     El   fiasco   de   la   Comuna   de   París   agravó   los   enfrentamientos  en   el   seno   de   la   Internacional.  En   el   Congreso   de   La   Haya   (1872),   los  anarquistas  fueron   expulsados   de   la   organización,   que   pasó   a   ser   controlada   por  los  marxistas  hasta  su  disolución  en  1876.         8     El  fin  de  la  AIT   Las  razones  que  llevaron  a  ese  enfrentamiento  pueden  resumirse  en  las  siguientes:   • Marx  deseaba   una   organización   estructurada   en   torno   a   una  autoridad   como   forma   de   reforzar   la   eficacia   de   las   decisiones   adoptadas.   Bakunin  se   oponía   a   cualquier   control   o   jerarquía.   Los   anarquistas   se   definían   a   sí   mismos   como  "socialistas   antiautoritarios".   • Marx  depositaba  las  esperanzas  de  revolución  en  una  acción  organizada  y  preparada   de   la   clase   trabajadora,   especialmente   de   los   obreros  industriales.  Bakunin  apelaba   al  individualismo  y   la   espontaneidad,   al   tiempo   que   otorgaba   al  campesinado  un   importante  protagonismo  revolucionario.  De  hecho,  el   anarquismo  fue  más  fuerte  en   países  de  economía  agraria,  como  Rusia  o  España,  que  en  los  industrializados.   • La  dictadura  del  proletariado  como  vía  transitoria  a  la  sociedad  comunista,  una  de  las   piezas  fundamentales  de  la  teoría  marxista,  era  rechazada  por  Bakunin,  al  considerar   que  todo  tipo  de  Estado,  inclusive  uno  de  trabajadores,  constituía  un  peligro  para  las   libertades  individuales.     • La   intervención   de   la   clase   trabajadora   en   el  juego   político  por   medio   de   la   creación   de  partidos  obreros,   e   incluso   su  colaboración  con   partidos   de   carácter   burgués   si   éstos   apoyasen   los   intereses   del   proletariado,   fue   rebatida   por  Bakunin,   quien   sostenía   que   los   obreros   sólo   debían   organizarse   en   torno   a  sindicatos  y  no   intervenir  jamás   en   política  (parlamento,   elecciones,   etc.),   ya   que   ello   acabaría   por   desvirtuar  su  fuerza  revolucionaria.   SÍNTESIS  DEL  MOVIMIENTO  OBRERO  DESPUÉS  DE  LA  I  INTERNACIONAL  (1870-­‐1914)     A   partir   de   1870,   a   finales   del   XIX,   se   dio   la   2ª   RI   (1870-­‐1914),   una   sociedad   más   grande   y   compleja.   Respecto   a   los   movimientos  sociales,   cosas  a  tener  en  cuenta,   muchas   de   las  cuales   hemos   ido   viendo:   • • • • • Creación  de  partidos  políticos  obreros  (donde  entran  las  ideas  de  Marx)   División  del  sindicalismo   Intentos  de  reconstruir  la  AIT   Doctrina  social  de  la  Iglesia   Democratización   de   la   vida   policía   (más   partes   de   la   sociedad   pueden   participar   en   ella,   votando)   à   en   los   estados   se   van   haciendo   leyes   que   amplían   la   participación,   pasando   de   sufragios   censitarios   a   universales.   Y   9     • también   acompañado   por   la   lucha   política   de   las   mujeres.   Su   máxima   expresión  cuando  universal  equivaldrá  a  todos  (hombres  y  mujeres)   Protección  social  y  otras  mejoras     Fue   en   el   seno   de   estos   partidos   y   muy   especialmente   en   el   sí   del   SPD   alemán,   donde   se   dividieron  las  corrientes  socialistas  à  nació  y  cogió  fuerza  el  corriente  socialista  “revisionista”   o  también  “evolucionista”  o  “gradualista”.     • • • Algunas  de  las  previsiones  de  Marx  no  se  cumplían   En   este   contexto   de   lucha   de   clases   difícilmente   llevaría   a   un   enfrentamiento   revolucionario.   Grupo  revisionista  à  vía  reformista  de  mejora  de  las  clases  populares    que  llevaría  al   socialismo   gradualmente   y   sin   enfrentamientos.   Abandonan   el   principio   de   la   lucha   de   clases  (finales  del  XIX  inicios  XX)   Quedan  así  las  bases  para  una  fragmentación  del  movimiento  que  no  se  había  de  consumar  de   hecho   hasta   la   época   de   la   I   GM   como   consecuencia   de   las   circunstancias   políticas   que   la   guerra  generó  y  del  triunfo  de  la  revolución  rusa.   Por  tanto,  hay  una  vida  gradual  contra  la  revolucionaria.       CREACIÓN  DE  PARTIDOS  POLÍTICOS  (visto)     REVISIONISMO    (visto)     DIVISIÓN  DEL  SINDICALISMO     Y  como  con  los  partidos  políticos,  también  en  el  sindicalismo,  fragmentación:   • • Sindicalismo  vinculado  a  partidos  políticos  obreros  (PSOE)   Sindicalismo  apolítico  influenciado  por  el  pensamiento  anarquista  à  no  vinculado  a   partidos  (es  solo  socialista).  En  el  campo  anarquista  esto  no  existe.  En  nuestro  caso  es   la  CNT  (apolítico,  de  raíces  anarcosindicalistas)   o Se   oponen   a   la   creación   de   sindicatos   (se   cuestiona   el   propio   papel   de   los   Sindicatos)   o Propuesta   de   creación   de   pequeños   grupos   de   acción   para   combatir   la   sociedad  burguesa  con  acciones  violentas.   o Formulan   los   principios   de   la   propaganda   de   hecho,   dando   lugar   una   ola   de   atentados  –  magnicidios,  que  afectan  por  ejemplo:   10     o § 1889  à  Emperatriz  de  Austria  (Isabel,  Sisi)   § 1884  àPresidente  de  Francia   § 1897  à  Cánovas  del  Castillo  (jefe  de  gobierno  aquí)   § 1900  à  rey  de  Italia   § 1901  à  Presidente  de  EEUU   Vaga  general  revolucionaria.     INTENTOS  DE  RECONSTITUCIÓN  DE  LA  AIT     La  primera,  fracasó  por  las  diferencias  ideológicas  de  sus  miembros.   A  partir  de  la  II,  aunque  hay  organizaciones  políticas  y  sindicales  de  todas  las  ideologías,  luego   excluidos  los  anarquistas.   Engloba  los  partidos  socialistas  de  inspiración  marxista  (todavía  no  discusión  entre  marxistas   puros  y  revisionistas)   Las  internacionales  hasta  la  revolución  rusa  son  III.   La   III   es   la   que   nace   en   el   momento   de   triunfar   la   Rev.   Rusa.   Es   la   comunista,   nace   a   principios   de   los   años   20,   muy   influenciada   por   el   Partido   Comunista   Soviético.   Muy   marcada   por   las   escisiones  de  las  otras  dos  internacionales.  Englobara  a  los  partidos  comunistas,  será  enemiga   acérrima  de  la  II  internacional,  la  socialista.     Y   la   tercera,   en   el   43,   se   disuelve   realmente,   mientras   que  las   otras   tienen   una   evolución   que   incluso   llega   a   ahora   à   algunas   organizaciones   obreras   las   siguen   (las   fechas   que   ponemos   como  final  de  una  y  otra  (1876  y  1916)  hacen  referencia  a  su  pérdida  de  influjo,  a  su  escisión,   pero  la  tercera  se  disuelve  de  verdad.   La  III  es  la  más  importante  para  nosotros,  porque  tiene  la  fuerza  de  un  gran  estado  detrás.       LA  SEGUNDA  INTERNACIONAL  OBRERA  (1889-­‐1916)   Fue   fundada   en   1889.   Su   sede   se   estableció   en   Bruselas.   Si   la  Primera   Internacional  había   albergado   en   su   seno   -­‐al   menos   en   sus   comienzos-­‐   una   amplia   gama   de  tendencias,   la   Segunda,   una  vez  expulsados  los  anarquistas  en  1893,  adoptó  una  clara  orientación  socialista  marxista.     La   integraron   una   serie   de   partidos   socialistas   de   distintas   nacionalidades   organizados   en   una  federación.   11           Entre  los  objetivos  fundamentales  de  la  asociación  destacó  la  búsqueda  de  una  legislación  que     mejorara   las   condiciones   de   vida   de   los   trabajadores  (subsidios   de   desempleo,   protección   social,  etc.)  y,  de  forma  especial,  el  empeño  en  la  instauración  de  la  jornada  de  ocho  horas.   Signos   distintivos  de   la   II   Internacional   fueron   la   institución   de   la   jornada   del  Primero   de   Mayo   como   fiesta   reivindicativa  (Día   Internacional   del   Trabajo),   la   del  4   de   marzo  (Día   Internacional     de  la  Mujer  Trabajadora)  y  el  famoso  himno  conocido  como  de  la  Internacional.     Entre  los  principales  problemas  a  los  que  hubo  de  enfrentarse,  destacó  el  de  la  controversia   ideológica  de  dos  grupos:   El   radical,  compuesto   por   los  marxistas   ortodoxos,   partidarios   de   una  revolución  como   fórmula   para   destruir   el   capitalismo   y   cambiar   la   sociedad.   Una     de  sus  principales  figuras  fue  Rosa  Luxemburgo.     El   más   moderado,  de   carácter  reformista,   denominado  “revisionista”,   pues   discutía   algunos   puntos   de   la   teoría   marxista,   como   el   de   la  lucha   de   clases  o   el  materialismo   histórico.   Entre   sus   representantes   destacó  Eduard   Bernstein,   que   preconizaba   llegar   al   socialismo   mediante   una  vía   pacífica  con   la   participación  de   los   trabajadores   en   el  juego  parlamentario.   La   Segunda   Internacional   recibió   el   golpe   de   gracia  tras   el   estallido   de   la  Primera   Guerra   Mundial,  conflicto  que  fue  incapaz  de  evitar.   La   clase   trabajadora,   dividida   entre   los   sentimientos  patrióticos  y   el   ideal   de   solidaridad   internacional,  optó  por  los  primeros,  se  enroló  en  los  ejércitos  contendientes  y  abandonó  la     causa  que  inspiraba  la  organización.   No  pudiendo  resolver  esa  contradicción,  en  1916  se  disolvía  la  Internacional.   En   1917,   a   raíz   del   triunfo   de   la  Revolución   Rusa,   se   impusieron   las   tesis   de   aquellos   que,   como  Lenin,  el  líder  de  los  bolcheviques,  abogaban  por  las  tesis  marxistas  más  radicales.   12     En  1919  se  fundó,  una  Tercera  Internacional,  la  llamada  “Komintern”,  de  carácter  comunista,   alejada  por  tanto  de  las  tesis  reformistas  revisionistas  y  muy  condicionada  por  los  intereses     de  la  URSS.   1888-­‐90  :  los  Mártires  de  Chicago  y  el  1  de  Mayo     Incidente   de   Haymarket   o   revuelta   de   Haymarket   à   hecho   histórico   que   tuvo   lugar   en   Haymarket  Square  (Chicago,  Estados  Unidos)  el  4  de  mayo  de  1886  y  que  fue  el  punto  álgido   de   una   serie   de   protestas   que   desde   el   1   de   mayo   se   habían   producido   en   respaldo   a   los   obreros   en   huelga,   para   reivindicar   la   jornada   laboral   de   ocho   horas.   Durante   una   manifestación   pacífica   una   persona   desconocida   lanzó   una   bomba   a   la   policía   que   intentaba   disolver   el   acto   de   forma   violenta.   Esto   desembocó   en   un   juicio,   años   después   calificado   de   ilegítimo   y   deliberadamente   malintencionado,   hacia   ocho   trabajadores   anarquistas,   donde   cinco  de  ellos  fueron  condenados  a  muerte  (uno  de  ellos  se  suicidó  antes  de  ser  ejecutado)  y   tres  fueron  recluidos.  Fueron  denominados  Mártires  de  Chicago  por  el  movimiento  obrero.   Posteriormente   este   hecho  dio  lugar  a  la  conmemoración  del  1   de   mayo,   originalmente   por   parte   del   movimiento   obrero,   y   actualmente   considerado   en   la   gran   mayoría   de   los   países   autodenominados   democráticos   (exceptuando   los   Estados   Unidos,   el   Reino   Unido   y   el   Principado  de  Andorra),  el  Día  internacional  de  los  trabajadores.   La  II  Internacional  convoca  la  jornada  del  1  de  mayo  como  protesta  mundial  para  la  jornada   de  8  horas  y  en  recuerdo  de  los  mártires  de  Chicago.   En   EEUU   la   jornada   de   las   8   horas   hubo   de   esperar   hasta   1935,   cuando   fue   aprobada   por   Roosevelt.       DEMOCRATIZACIÓN  DE  LA  VIDA  POLÍTICA     En  1848  Francia  fue  el  primer  país  en  instruir  el  sufragio  para  todos  los  hombres  adultos  sin   distinción  de  riqueza.  Al  año  siguiente  (49)  se  estableció  en  Prusia  y  Dinamarca,  y  en  el  79  en   Suiza.     En  otros  países  hubo  que  esperar  al  siglo  XX  y  en  muchos  hasta  después  de  la  I  GM.   El  sufragio  sólo  fue  universal  cuando  las  mujeres  lograron  el  derecho  a  voto  (1907-­‐71)   Y  en  EEUU,  también  había  de  ser  respecto  a  la  población  negra  (1965)   Esas  luchas  que  comienzan  en  los  estados  consolidados  democráticamente,  se  tardó  décadas   en  conseguir  estos  derechos.     13     SUFRAGISMO  Y  FEMINISMO   La   sociedad   industrial   y   el   liberalismo  no   aportaron  cambios   significativos   a   la   situación   política,   legal   y   económica   de   las  mujeres.   Éstas   siguieron   estando  discriminadas   respecto   a   los   varones.   Tan   solo   abrió   el   camino   hacia   el  trabajo   femenino  en   las   fábricas   y   las   minas,   pero  en  condiciones  de  una  extrema  explotación  y  discriminadas  salarialmente  frente  a  sus   compañeros  de  trabajo.    Por  otro  lado,  la  mujer  tuvo  vetadas  las  áreas  profesionales  de  más  responsabilidad  así  como   la  educación  superior,  siendo  relegada  en  el  caso  de  la  burguesía  al  ámbito  doméstico.   El   liberalismo   afectó   en   mayor   medida   al   status   de   los  hombres,   que   logaron   primero   el  sufragio   censitario  y   más   tarde   el   universal.   Las   mujeres   quedaron   excluidas   de   ambos   sistemas  durante  largo  tiempo.   Fueron   estas   circunstancias  las   que   propiciaron   a   partir   de   la   segunda   mitad   del   siglo   XIX   el   nacimiento   del  movimiento   sufragista,   que   reivindicaba   el   derecho   al   voto   de   las   mujeres   como  paso  previo  al  feminismo,  es  decir,  a  conseguir  la  plena  igualdad  de  derechos  respecto   a   los   hombres.   El   movimiento   sufragista   no   se   constituyó   en  grandes   masas  y   arraigó   con   más   fuerza   en   las   mujeres   urbanas   de  clase   media  que   poseían   un   cierto   grado   de   educación.   Las  obreras  antepusieron  sus  reivindicaciones  de  clase  a  sus  propios  intereses  como  mujeres.   Las  campesinas  por  su  baja  formación,  su  dedicación  íntegra  al  trabajo,  la  carencia  de  tiempo   libre   y   su   aislamiento,   fueron   las   últimas   y   más   reacias   a   incorporarse   a   los   movimientos   emancipadores.   Por   lo   demás,   las   principales   abanderadas   del   sufragismo   y   posteriormente   del   feminismo   fueron  británicas  y  estadounidenses,  seguidas  de  escandinavas  y  holandesas.   Conocidas   figura  del   movimiento   por   la   emancipación   femenina   fue   la   británica  Emmeline   Pankhurst  (1858-­‐1928),   fundadora   de   la  Unión   Social   y   Política   de   Mujeres  (WSPU)   e     inspiradora  de  diversos  tipos  de  protesta  (manifestaciones,  huelgas  de  hambre,  etc.).   Otra   conocida   activista   fue  Emily   Davison,   que   murió   en   1913   en   una   de   sus   acciones   de   protesta   al   arrojarse   a   los   pies   de   un   caballo   de   la   cuadra   real   en   el   transcurso   de   una     carrera  celebrada  en  Derby.   En  España  destacó  Concepción  Arenal  (1829-­‐1893),  que  asistió  a  la   Universidad  Complutense   disfrazada   de   hombre   para   salvar   la   prohibición   que   impedía   la   enseñanza   universitaria   a   la   mujer.  En  Alemania  sobresalió  Rosa  Luxemburgo  (1870-­‐1919)  brillante  intelectual  y  militante     del  comunismo  alemán,  muerta  durante  la  sublevación  espartaquista  de  1918.       14       El  punto  de  inflexión  decisivo  en  la  concienciación  social  de  la  mujer  se  alcanzó  en  la  Primera   Gran   Guerra.   Durante   este   conflicto   la   mujer   suplió   al   hombre   en   sus   habituales   tareas   mientras   éste   luchaba   en   el   frente,   poniendo   de   relieve   que   si   era  competente   para   realizar   trabajos  propios  del  varón  también  lo  era  para  gozar  de  sus  derechos.   En  1920  fue   autorizado   el   voto   a   todas   las   mujeres   británicas   que   habían   cumplido   20   años,   en   tanto   que   en  España  tal   permiso   se   retrasó   hasta   el   año   1931   a   raíz   de   la   proclamación   de   la   Segunda  República.       15     ...

Tags: