Tema 1. Cognición social (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Psicología - 2º curso
Asignatura Cognicion social
Año del apunte 2014
Páginas 8
Fecha de subida 17/07/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 1 . Cognición Social La cognición social como procesamiento de la información La cognición social es el conjunto de actividades de procesamiento de la información que incluye su recepción, selección, transformación y organización, con el objetivo de construir representaciones de la realidad y la creación de conocimiento. Características básicas del procesamiento humano • Capacidades de atención y procesamiento de la información limitadas. • Nos regimos por el principio del mínimo esfuerzo en situaciones poco importantes, ambiguas o que requieren una respuesta rápida. • El procesamiento cognitivo está íntimamente relacionado con las emociones. • El procesamiento de la información sobre el yo también está sesgado por comparación social, pues nos comparamos en aquello en lo que salimos mejor parados para proteger nuestra autoestima. • El significado de los objetos y del comportamiento se construye socio-culturalmente e individualmente. Frederic Bartlett estudió la influencia cultural en los procesos cognitivos, concretamente la construcción social y cultural del significado. En la imagen observamos que, dependiendo de la cultura, unos sujetos dibujan unas caras sonrientes y otros unas caras enfadadas, a pesar de que las instrucciones fueran las mismas para todos. Tipos de procesamiento/pensamiento de la información • Pensamiento racional: es lógico, planificado y consciente, se utiliza en situaciones importantes y en las que disponemos de tiempo, y consume muchos recursos cognitivos. Da lugar a cognición explícita. • Pensamiento intuitivo (heurístico): es emocional, automatizado y no consciente, se emplea en situaciones irrelevantes y cuando tenemos poco tiempo, ya que consume pocos recursos cognitivos. Da lugar a cognición implícita. La persuasión más efectiva es la que combina una persuasión racional y una emocional. La negativa asertiva es negar una petición sin dar argumentos. Modelo táctico motivado (Kruglanski) Explica el funcionamiento básico de la dualidad de pensamientos: cuando es necesario realizar una tarea compleja o realizar un juicio muy importante, se utiliza la cognición explícita (implica juicios deliberados), mientras que si la tarea es sencilla o poco relevante y hay poca motivación para afrontarla, se emplea la cognición implícita (implica juicios automáticos). Estudios psico-neurológicos revelan tanto la influencia de procesos emocionales (inconscientes) en el razonamiento (Damasio, 2006) como la influencia de procesos racionales en las emociones (Depue et al., 2007). Estudios cognitivos demuestran la existencia del procesamiento en paralelo, es decir, que el pensamiento explícito y el implícito se producen al mismo tiempo (Kahneman y Frederick, 2002). ¿Cómo nos organizamos y damos sentido a la información social? Categorización Social*** Un agrupamiento mental de objetos, ideas o eventos que comparten propiedades comunes se llama categoría. Las categorías son los cimientos de la cognición. Esta tendencia automática a percibir y entender el mundo en términos categóricos expande en gran medida nuestra capacidad para tratar con la enorme cantidad de información que se nos presenta de forma constante. Los objetos sociales son percibidos selectivamente y comparados con la experiencia previa, que se re-estructura y reorganiza para incorporar 1 nueva información. Esta integración de conocimientos nuevos y anteriores, simplificadora pero muy adaptativa, se denomina categorización. Los seres humanos también formamos de manera natural categorías sobre las personas basadas en sus atributos comunes. Este proceso se llama categorización social, y es la principal estrategia de la que disponemos para paliar las limitaciones del procesamiento de los seres humanos. Por ejemplo, lo tradicional es dar una clase con apuntes, poco participativas, sin utilizar nuevas tecnologías. Cuando llega un profesor que rompe esos esquemas, se da un proceso de re-categorización. Otro ejemplo es que cuando llegamos a un examen, nos sentamos dejando huecos aunque no nos hayan dicho nada porque tenemos la experiencia de que los exámenes se hacen individualmente y dejando huecos para no copiar. Las consecuencias de la categorización social son variadas: • Las categorías asociadas a los endogrupos son más complejas que las de los exogrupos. Es decir, podemos definir con más términos a nuestro grupo de amigos que a otro grupo de amigos al que no pertenecemos. Es más, la simplificación de los exogrupos suele degenerar en estereotipos. • Las categorías no están aisladas, pues un objeto social puede pertenecer a varias categorías. Es decir, un sujeto es alumno de psicología, hombre, jugador de baloncesto, etc. • Estas premisas conforman la base de la Teoría de la Identidad Social. • Categorización social extrema – declaraciones de un joven nazi Los esquemas sociales No sólo agrupamos en forma mental objetos, ideas o eventos en categorías, sino que también elaboramos teorías sobre esas categorías. Las teorías que tenemos sobre las categorías se llaman esquemas. Los esquemas sociales son una estructura organizada de conocimiento sobre un estímulo que se construye por la experiencia y que contiene relaciones causales; son unas teorías sobre la forma en que opera el mundo social. Es decir, son marcos o estructuras mentales que organizan grandes cantidades de información de forma eficaz —en cuanto a la adaptación— y eficiente —en cuanto a la utilización de los recursos cognitivos disponibles—. Contienen conocimiento general y específico; por esta razón, a partir de la experiencia, podríamos dividir los esquemas en generales y específicos. Por ejemplo, sabemos cómo tiene que ser un profesor, pero por experiencia podemos categorizarlos como mandones o no mandones. Los esquemas sociales suelen incluir en su estructura creencias (factor cognitivo), emociones (factor afectivo), predisposiciones (factor conativo) y experiencias pasadas (factor conductual), aunque no todos los esquemas incluyen todas las características. Los principales esquemas sociales son el auto-esquema o esquema del yo, los esquemas de personas, de roles y de grupos (estereotipos y prejuicios), los prototipos, los heurísticos y las actitudes sociales. Las principales influencias de los esquemas sociales son: • En procesos atencionales. Los esquemas preexistentes facilitan que atendamos con preferencia a sucesos e informaciones inconsistentes o inesperadas. Esto forma parte de las teorías y de las intervenciones para trabajar en el abordaje de estereotipos y prejuicios. Cuando hay un esquema muy formado hay que proporcionar información que contradiga a dicho esquema. Es decir, si quiero que me prestes atención, tengo que darte información que no te esperes. • En procesos de codificación. Cuando los esquemas están completados es más probable codificar nueva información congruente o consonante. Por ejemplo, un estereotipo sólidamente formado respecto a los inmigrantes marroquíes incorporaría como ejemplo de su peligrosidad informaciones periodísticas en las que participase una persona de esta nacionalidad vinculada a un delito. En cambio, cuando los esquemas se están formando, se tiende a captar y codificar información incongruente o inconsistente. Por ejemplo, una adolescente que va por primera vez a un concierto de música heavy se sorprende de que la mayor parte de los asistentes no estén drogados o borrachos. 2 • En procesos de recuperación. Los esquemas activados facilitarían que se recupere la información contenida en ellas. Por ejemplo, un joven que se considera buen deportista prefiere aceptar una invitación a un campus de baloncesto que a un concierto, porque recupera con facilidad su esquema del yo. Activación de los esquemas Contexto Saliencia Conductas, normas o actitudes que sobresalen del contexto activando los esquemas Perceptor Accesibilidad permanente Priming Activación de un esquema en un pasado reciente induce la emergencia de un esquema igual o similar Esquemas que por su importancia siempre están disponibles Objetivos y metas Expectativas Estímulos novedosos o conocidos ¿Qué atajos extienden nuestros recursos cognoscitivos? Heurísticos Cuando adoptamos la estrategia de un avaro cognoscitivo siempre estamos en busca de atajos mentales ahorradores de tiempo que nos ayuden a hacer juicios sociales. Los heurísticos son reglas muy simples y de emergencia rápida que permiten extraer inferencias y adoptar decisiones y, consecuentemente, resolver problemas o dudas. Además, los heurísticos facilitan soluciones cognitivas que permiten paliar nuestras limitaciones cognitivas y resolver situaciones con ambigüedad o sobrecarga informativa. Para ser útiles, los heurísticos deben satisfacer dos requerimientos: deben permitirnos hacer juicios sociales rápidos y deben ser razonablemente precisos. • Heurístico de accesibilidad o saliencia Es la tendencia a juzgar la frecuencia o probabilidad de un evento en función de lo fácil que es pensar en ejemplos de ese evento. En otras palabras, es una estimación sesgada de la frecuencia e importancia de los objetos sociales en función de lo sencilla y rápidamente que acuda a nuestra mente. En el uso de este heurístico, el factor más importante para las personas no es el contenido de su recuerdo sino la facilidad con que este contenido viene a la mente. Por ejemplo, se consideran más accesibles aquellos objetos sociales sorprendentes, inesperados, extremos y centrales en la identidad personal o social del sujeto. El heurístico de accesibilidad está relacionado con: o El establecimiento de la agenda: se tiende a creer que los problemas que más aparecen en los medios de comunicación de masas son los más importantes y viceversa. o Las tendencias egocéntricas: tendencia a sobre-estimar la aportación individual al éxito de una tarea grupal. En general, la disponibilidad es una señal bastante válida para el juicio de frecuencia, debido a que es más probable que los eventos frecuentes sean almacenados en la memoria y recordados más tarde que los eventos poco frecuentes. 3 • • Heurístico de representatividad (“las cosas son lo que parecen”) Es la tendencia a juzgar la pertenencia de las cosas a una categoría con base en lo mucho que concuerdan con el prototipo de esa categoría. Este heurístico ayuda a las personas a decidir con rapidez en qué categorías colocar a otros. En esencia, es un estereotipamiento operando a la inversa. En otras palabras: se estima la probabilidad de que algo ocurra, de que un hecho sea la causa de otro o que un estímulo pertenezca a una categoría, basándose en cuánto representan, se corresponden o se parecen a nuestras creencias previas. Por ejemplo, los estereotipos y prejuicios pueden activarse en función del parecido de una persona con el prototipo del grupo: se tiende a pensar que si una persona está rapada y utiliza botas militares pertenece al grupo de skinheads. Otra distorsión se refiere al parecido entre causas y efectos: durante mucho tiempo, se ha aconsejado (popularmente) a las mujeres embarazadas comer por dos. Heurístico de anclaje Es la tendencia a estar prejuiciado hacia el valor inicial o anclaje al hacer juicios cuantitativos. La razón para que este efecto suceda con frecuencia es porque deseamos ser correctos en nuestros juicios. Al tratar de cumplir esta meta, nuestros juicios cuantitativos con frecuencia están sesgados hacia un punto de anclaje inicial. Más tarde, cuando hacemos nuestra estimación, usamos este anclaje como nuestro punto de partida y ajustamos de manera insuficiente hacia la respuesta correcta. En otras palabras, es la tendencia a anclar nuestro juicio en la primera estimación o valoración que realizamos de una persona o conducta. Este heurístico puede ayudar a explicar la formación de impresiones y el mantenimiento de estereotipos. Además, está relacionado con el sesgo de tendencias confirmatorias. Aunque basar las decisiones en los heurísticos puede conducir a errores y puede estar motivado por un pensamiento perezoso, depender de ellos en realidad puede ser adaptativo bajo condiciones donde no tenemos el lujo de analizar de manera sistemática todas nuestras opciones. Fuentes potenciales de distorsión en la cognición social Distorsiones cognitivas sobre el pasado La principal distorsión en la cognición social es el pensamiento contra-fáctico, que es la tendencia a evaluar los eventos al imaginar versiones o resultados alternativos (lo que pudo haber sido). Es más probable que nos ocupemos en el pensamiento contrafactual después de eventos negativos e inesperados, y los pensamientos que se generan por lo general tienen que ver con la forma en que podría haberse prevenido el resultado negativo. Esto puede dar lugar a dos tipos de remordimiento: • Remordimiento real: es a corto plazo, suele ser intenso pero se suele disipar con el tiempo. • Remordimiento virtual: es a medio y largo plazo, es frecuente que se lamente con mayor intensidad las acciones que no realizamos. Es decir, podía/tenía que haber actuado y no lo hice. ¿Por qué nos ocupamos en el pensamiento contrafactual? Porque puede ayudarnos a sentirnos mejor después de un resultado negativo (“tuve un accidente, pero al menos no salí herido”) y puede prepararnos mejor para el futuro. Esta paradoja puede explicarse porque las consecuencias negativas de las conductas realizadas se modifican con el paso del tiempo y es probable la activación de sesgos ego-protectores. Este mecanismo de defensa es menos probable cuando las conductas no se han realizado. No obstante, a veces el pensamiento contrafactual es contraproducente por completo. Esto es más probable después de eventos traumáticos de la vida cuando la realidad ya es el escenario del peor de los casos. Si las víctimas pueden imaginar alguna forma plausible en la que podrían haber prevenido el crimen, pueden llegar a creer que deberían haberlo prevenido. Aunque las víctimas del crimen pueden no culparse a sí mismos por ser la causa de sus lesiones, pueden culparse a sí mismos por no evitar la situación que fue la causa. 4 Sesgos individuales Sesgo de retrovisión Tendencia a sobrestimar, una vez que ha ocurrido un evento, nuestra capacidad para haber previsto el resultado. Cuando recordamos eventos pasados, con frecuencia creemos que “siempre hemos sabido” cómo resultarán las cosas (fenómeno de yo-ya-lo-sabía-desde-siempre). Este sesgo presenta un problema porque favorece una sobrestimación de nuestras cualidades intelectuales. Los errores que cometemos nos pueden causar un daño mayor porque cuando conocemos sus causas, nos parecen ahora obvias y parece mentira que no me hubiese dado cuenta antes. Es poco probable que ocurra el sesgo de retrovisión si el dar sentido a un resultado amenaza la autoestima. Error fundamental de atribución o sesgo de correspondencia Es la tendencia a sobreestimar el impacto de las causas disposicionales y subestimar el impacto de las causas situacionales en el comportamiento de otras personas. Este sesgo puede utilizarse para explicar la tendencia a “psicologizar” los comportamientos (suponer la existencia de rasgos) y la creencia en el Mundo Justo (Lerner), es decir, que el mundo es percibido como un lugar justo y equitativo y en el que las personas obtienen lo que merecen. Este Error Fundamental de Atribución explica el efecto actor-observador: • El actor o protagonista de una conducta tiende a realizar una atribución externa, concediendo una importancia exagerada a las condiciones externas, a la situación. El observador tiende a realizar una atribución interna, es decir, a conceder más importancia a posibles rasgos de personalidad. • Cuando explicamos las acciones de otros, es probable que cometamos el EFA. Pero cuando explicamos nuestro propio comportamiento, tendemos a dar más peso de factores externos o situacionales. Tendencias confirmatorias Snyder encontró que las personas, cuando tienen que emitir un juicio causal o formarse una imagen de otra persona, tienden a seleccionar preguntas o recabar información que confirmen sus hipótesis previas. Esta tendencia puede realizarse a través de diferentes estrategias: buscando sólo información relevante para confirmar la hipótesis, reuniendo información y sesgando su interpretación y/o buscando información que conduzca a verificar, más que a falsar. Esta búsqueda de confirmación no sólo conduce a errores sobre los individuos, sino también perpetúa estereotipos incorrectos sobre grupos sociales. Respecto a la imagen, si a simple vista crees ver el nombre de la marca y no te has dado cuenta de que está trucada, es debido a la efecto STROOP, que es como se llama la clase de interferencia semántica producida como consecuencia de la automaticidad de la lectura. Sesgo de autoservicio (self-serving) o de auto-ensalzamiento Es la tendencia a atribuir con más frecuencia rasgos positivos que negativos a nosotros mismos. Es un sesgo adaptativo, pues incrementa la autoestima y facilita la percepción de auto-eficacia y logro, pero también es un sesgo no adaptativo, pues puede producir reacciones negativas en otras personas, facilita la aparición de personalidades autoritarias y abusivas, se extiende hacia la comparación endogrupo/exogrupo, facilita la aparición de conflictos intergrupales e incrementa la probabilidad del sesgo de tendencias egocéntricas. Sesgo de falsa unicidad Es la tendencia a creer que nuestros rasgos y capacidades deseables son menos comunes de lo que en realidad son. La unicidad falsa parece ser un producto del sesgo de autoservicio. Un sesgo asociado es el primus inter pares, que es la creencia a considerarse superior a sus pares en atributos estimados positivamente. Los atributos “socialmente positivos” son aquellos que corresponden a la identidad social del sujeto (grupos o instituciones relevantes para el individuo y que influyen en su comportamiento). Estos atributos, por tanto, son más frecuentes en culturas individualistas. 5 Optimismo ilusorio e ilusión de invulnerabilidad El optimismo ilusorio es la tendencia a considerar que uno mismo tiene mayor probabilidad que la media de que le ocurran hechos positivos. La ilusión de invulnerabilidad es la tendencia a considerar que uno mismo tiene menor probabilidad que la media de que le sucedan hechos negativos. Por ejemplo, a un grupo de universitarios a punto de graduarse se les pidió que estimaran lo que iban a ganar a los 5 y a los 10 años de haber terminado la Universidad. Los resultados pertenecen al ámbito de lo fantástico: la mayoría se vislumbran prósperos, prescindiendo totalmente de las verdaderas probabilidades. Self-handicapping Es una estrategia de auto-presentación en la que una persona crea obstáculos para su propio desempeño. Cuando una persona pone barreras en el camino de su éxito no sólo le proporciona una excusa para el fracaso, sino también aumenta su autoestima si se asegura el éxito a pesar de la desventaja. Por tanto, crear obstáculos para el éxito no sólo puede proteger la autoestima, también puede aumentarla. Este sesgo atribucional incluye una anticipación de un fracaso para alguna tarea u objetivo (autoeficacia baja), la realización de conductas incompatibles con la consecución del objetivo (conductas disruptoras) y una atribución externa del fracaso. Todo el proceso tiene la finalidad de proteger la autoestima, aunque el sujeto no parece ser consciente de esta finalidad. Es más probable que ocurra cuando las personas son evaluadas en habilidades o atributos centrales para sus autoconceptos en lugar de en características carentes de importancia. Sesgos grupales Sesgos endo o intragrupales • Tendencias egocéntricas: tendencia a sobrevalorar la contribución personal a una tarea realizada en colaboración con otras personas. • Falso consenso: tendencia a sobreestimar la medida en que nuestras expectativas y juicios son compartidos por otras personas. En otras palabras, es la tendencia a creer que nuestras actitudes, opiniones y creencias son más comunes de lo que en realidad son. Según Ross, el falso consenso puede ser explicado porque habitualmente interactuamos con personas con opiniones similares a las nuestras, y ésta situación la generalizamos al resto de la población. Este sesgo aumentaría cuando los otros son de nuestro endogrupo, en contextos intergrupales (minorías), en situaciones amenazantes, cuando el tema es importante para el sujeto y cuando se atribuye la conducta a factores situacionales. Sesgos exo o intergrupales • Error de atribución último (sesgo intergrupal fundamental): los sujetos tienden a explicar las conductas positivas realizadas por otros miembros de su propio grupo sobre la base de disposiciones personales del actor, mientras que sus acciones negativas son explicadas por factores situacionales. Este patrón se invierte cuando el actor es percibido como un representante del exogrupo. • Personalismo vicario: es la tendencia de los sujetos a considerar que las conductas realizadas por los miembros de otros grupos va dirigida de forma intencional hacia “nosotros”, por lo que algunos autores lo consideran una extensión a situaciones intergrupales del error fundamental de atribución. Este sesgo tiene una gran importancia en el incremento de los conflictos intergrupales, y se reduce con el aprendizaje cooperativo. Distorsiones en función de nuestras expectativas Expectativas y profecías auto-cumplidas La profecía auto-cumplida se utiliza para describir una situación en la que las expectativas de alguien sobre una persona o grupo conducen en realidad al cumplimiento de esas expectativas. Esta profecía implica un proceso de tres pasos: 6 1) El perceptor se forma una impresión de la persona blanco. 2) El perceptor actúa hacia la persona blanco de una manera consistente con esta primera impresión. 3) En respuesta, el comportamiento de la persona blanco cambia para corresponder a las acciones del perceptor. La más famosa demostración empírica de la profecía auto-cumplida fue un estudio llevado a cabo por Rosenthal y Jacobson (1968) en una escuela elemental del sur de San Francisco. En este estudio, los investigadores les aplicaron primero pruebas de CI a los niños y luego se reunieron con sus maestros para compartir los resultados. Se les dijo que las pruebas identificaban a ciertos estudiantes con “potencial para la madurez” que deberían experimentar ganancias considerables en su CI durante el resto del año escolar: Profecía auto-cumplida: los profesores confirman sus expectativas sobre los alumnos con potencial de mejora Los maestros desarrollan expectativas positivas sobre esos alumnos Los maestros atienden selectivamente a los alumnos con potencia de mejora, les ayudan más y refuerzan sus progresos académicos Los alumnos "con potencial" mejoran su rendimiento académico 8 meses después La expectativa genera el resultado Optimismo en la planificación de tareas La falacia de la planificación hace referencia a la tendencia a subestimar el tiempo de duración de una tarea o trabajo. Esto es especialmente ilógico cuando hemos tenido experiencias previas de este tipo. En general, parece que cuando tratamos de estimar la duración de una tarea, nos centramos en las futuras acciones que vamos a desarrollar para realizarla, despreciando nuestra experiencia pasada. Por otra parte, cuando tratamos de realizar esta comprobación de la realidad, tendemos a explicar la subestimación apelando a factores externos, transitorios y específicos. Vigilancia automática Tendemos a centrar nuestra atención y a procesar preferentemente la información potencialmente negativa, por lo que es un excelente mecanismo de alerta de posibles peligros. La vigilancia automática puede favorecer el personalismo vicario, que es un sesgo atribucional que predispone a considerar que cualquier comportamiento realizado por personas ajenas a nuestro grupo está dirigido contra nosotros. Por tanto, puede ser un elemento clave en el origen y agravamiento de los conflictos intergrupales. Pensamiento mágico Es un tipo de pensamiento que genera creencias insostenibles sobre la realidad social cuando se aplica una contrastación racional o empírica. Es una manifestación universal —aunque con peculiaridades culturales— en la que se infieren conexiones significativas entre los objetos y los sucesos (que supuestamente desencadenan). Por la tanto, este sesgo facilita la percepción de control. Las condiciones que favorecen la 7 aparición del pensamiento mágico son, entre otras, la percepción de la ambigüedad informativa como amenazante, el refuerzo directo de conductas supersticiosas, la ausencia o fracaso de las alternativas lógicas o científicas, el estrés o una situación de ansiedad y un menor nivel sociocultural y educativo. El pensamiento mágico se rige por tres leyes: • Ley de contacto o contigüidad: el contacto entre dos cuerpos facilita la transmisión de propiedades o cualidades entre ellos. Por ejemplo, los amuletos o símbolos religiosos transmiten sus propiedades espirituales o de protección a las personas que los portan. • Ley de similitud: dos objetos similares comparten también algunas cualidades o características. Por ejemplo, las supersticiones: la novia no debe llevar perlas el día de su boda o que las raíces con formas de corazón son buenas para éste. • Ley de pensamiento trascendente: el pensamiento intenso puede trascender a la mente y provocar fenómenos en el plano físico. Por ejemplo, la telequinesia (mover objetos con la mente) o la telepatía (intercambio de pensamientos a distancia). 1) 2) 3) 4) Conclusiones sobre la cognición social No parece posible establecer leyes o normas de naturaleza universal sobre la percepción social. Es un proceso activo, flexible y fuertemente influido por el ámbito socio-cultural en el que se produce. La dualidad de procesos está bien definida, aunque no lo están las sutiles influencias recíprocas entre los elementos conscientes y racionales y los elementos inconscientes y heurísticos. Está sutilmente influida por el mantenimiento o mejora de la autoestima individual y social. 8 ...

Tags:
Comprar Previsualizar