TEMA 3 SUJETOS DE LA OBLIGACIÓN (2011)

Apunte Español
Universidad Universidad de Burgos
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Derecho civil II
Año del apunte 2011
Páginas 7
Fecha de subida 20/06/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 3 SUJETOS DE LA OBLIGACIÓN 1. Los sujetos de la obligación: unicidad o pluralidad.
La obligación comporta una relación jurídica (relación obligatoria o u obligacional) integrada por dos situaciones: - Una, de poder jurídico, está constituida por un derecho subjetivo dirigido a exigir que la prestación se lleve a cabo (derecho de crédito) - La otra, de sujeción jurídica, está constituida por un deber jurídico de realizar la prestación (deber de prestación).
Pues bien, lo sujetos de la obligación son: - El acreedor: que es el titular del derecho de crédito. Tiene el poder de exigir, es la parte activa de la obligación.
- El deudor: que es a quien incumbe el deber de prestación. Tiene, debe cumplir, es la parte pasiva de la obligación.
El sujeto de la obligación puede ser una persona jurídica o una persona física. Para ser titular de una obligación es suficiente con tener capacidad jurídica (nacer.37 cc) y capacidad de obrar, para el ejercicio de las obligaciones (más de 18 años).
Puede suceder que la titularidad del derecho de crédito o corresponda un solo acreedor y que el deber de prestación incumba a un único deudor. En estos casos de unicidad no se plantea singularidad alguna respecto del régimen jurídico de las obligaciones.
Sin embargo, otra cosa sucede en los casos en que concurren a la obligación una pluralidad de sujetos, ya sea en el derecho de crédito (pluralidad de acreedores), en el deber de prestación (pluralidad de deudores), o ambos a la vez (pluralidad mixta).
Estos supuestos planteen una serie de interrogantes en relación con la exigibilidad de crédito, así como con el cumplimiento o, incumplimiento, o extinción de tales obligaciones, a los que se da respuesta por medio de las secciones cuarta y quinta del capítulo tercero, título primero, libro cuarto, del código civil.
2. La ordenación legal de los supuestos de concurrencia de pluralidad de sujetos: las obligaciones mancomunadas y las obligaciones solidarias.
A efectos de regular los casos de concurrencia de pluralidad de sujetos en una misma obligación, el código civil distingue entre dos tipos de obligaciones: las obligaciones mancomunadas y las obligaciones solidarias (art.1137 a 1139 cc) 1) El obligación solidaria la pluralidad subjetiva se ordena del siguiente modo: concurriendo varios acreedores, mediante la consideración de cada uno de los titulares del derecho de crédito, acreedor del total adeudado, de modo que cualquiera de ellos puede exigir al deudor la integridad de lo debido “crédito solidario”.
Y concurriendo varios deudores, considerando a cada uno obligado por el todo, de manera que el acreedor goza de la facultad exigir el cumplimiento de cualquiera de los deudores “ deuda solidaria”.
2) A las obligaciones solidarias del código civil contrapone la categoría de la obligación mancomunada. Sin embargo, en el régimen del código civil la obligación mancomunada nos una categoría simple, ya que comprende dos tipos de obligaciones en atención a la divisibilidad o indivisibilidad de la prestación: la obligación mancomunada divisible y la obligación mancomunada indivisible: - La obligación mancomunada divisible se caracteriza porque la pluralidad subjetiva se ordena a través de la división: bien de la deuda, siendo varios los obligados “ obligaciones mancomunadas divisibles con pluralidad de deudores”.
O bien de crédito, cuando son varios los titulares del mismo “obligaciones mancomunadas divisibles con pluralidad de acreedores (art.1138 cc.) - El código ordena las obligaciones mancomunadas indivisibles del siguiente modo: tratándose de pluralidad de deudores, imponiendo al acreedor que proceda de modo conjunto contra los obligados “obligaciones mancomunadas indivisibles con pluralidad de deudores”.
Y concurriendo varios acreedores, exigiendo su actuación conjunta en los actos que perjudiquen al derecho de crédito “obligaciones mancomunadas indivisibles con pluralidad de acreedores” (art.1139 cc.) Las deudas y los créditos parciarios: concepto y presupuestos.
La deuda parciaria (mancomunada divisible, o pro parte) se articula mediante la división del objeto o de la prestación entre los obligados que concurren a la misma.
En su virtud, el acreedor sólo podrá reclamar a cada uno de los deudores la parte que, en razón de la división, le correspondiera satisfacer (art.1137 cc.) El crédito parciario: se articula mediante su fraccionamiento entre los acreedores. En consecuencia, cada uno de los titulares del derecho de crédito o sólo puede reclamar al deudor la parte resultante de la división (art.1137 cc.).
Para que un obligación puede articularse como parciaria es preciso siguiente: que exista una pluralidad de sujetos que pari gradu concurren a una misma obligación como deudores, o, en su caso, la concurrencia de una pluralidad de acreedores en una misma obligación. Que la obligación o tenga carácter solidario y que el objeto de la prestación sea susceptible de ser cumplida mediante su división entre los diferentes deudores, o acreedores.
Apuntes clase: Existen distintos supuestos: A D A D A D 1º Supuesto A D A D A D Fórmula de solidaridad: cuando existe en pluralidad de A puede significar que cada uno de ellos pueda pedir el contenido íntegro de la prestación debida en D.
El D al cumplir a favor de cualquier A, queda liberado frente a todos. Otro A no puede exigir a ese D ni a otros D el cumplimiento de la prestación.
2º supuesto La pluralidad de A sólo tiene derecho a exigir una parte del cumplimiento de la prestación a cada D que se libera entregando su parte y no se ve contagiado el D que cumple con su parte con la posible insolvencia de alguno de sus compañeros.
(Mancomunidad/parcialidad (cada uno con su parte)) División de deuda o crédito (a prorrata) a partes iguales o puede pactarse una proporción determinada.
La mancomunidad simple se da cuando hay tantas partes de A y tantas partes D.
3º supuesto Objeto la dividido al actuación conjunta de todos (común único nombre) Art.1137 Cc.: “ la concurrencia de dos o más acreedores o de dos o más deudores en una sola obligación no implica que cada uno de aquellos tenga derecho a pedir, ni cada uno de estos deba prestar íntegramente, las cosas objeto de la misma. A sólo habrá lugar a esto cuando la obligación expresamente lo determine, constituyéndose con el carácter de solidaria” La solidaridad no se presume, tiene que ser expresa.
La regla General es la mancomunidad.
Art.1138 “ sí del texto de las obligaciones a que se refiere el artículo anterior no resulta otra cosa, el crédito o la deuda se presumirán divididos en tantas partes iguales como acreedores o deudores haya, reportándose créditos o deudas distintos unos de otros.” Se divide en tantas partes haya Art.1139 Cc “sea la división fuera imposible, sólo perjudicarán al derecho de los acreedores los actos colectivos de éstos, y sólo podrá hacerse efectiva la deuda procediendo contra todos los deudores. Se alguno de estos resultará insolvente, no estará los demás obligados a suplir su falta” Sí es indivisible la actuación de unos u otros debe ser conjunta.
3. Ordenación legal: el artículo 1138 Cc.
El régimen jurídico aplicable a las obligaciones parciaria resulta de lo dispuesto en el art. 1138 cc. Conforme al citado precepto, tratándose de obligaciones parciarias “mancomunadas divisibles” el objeto de la prestación se presumirá dividido en tantas partes iguales como deudores o acreedores haya, reportándose deudas o créditos distintos unos de otros.
Por tanto, el art.1138 Cc. Concreta el modo en que debe llevarse a cabo la división del objeto o de la prestación y sancionó un principio de autonomía entre las deudas o de los crédito resultantes de la división.
La división: en principio, en la división del objeto de la prestación se llevará a cabo en atención a lo convenido o por las partes; esto es: acreedores y deudores en los casos de deudas parciarias; o acreedores y deudor en los supuestos de créditos parciarios.
En tales casos parece lógico que se hubiera contemplado la división a prorrata, es decir: en los casos de deudas parciarias, de modo proporcionado a lo que hubiera percibido cada uno de los deudores; y en los casos de créditos parciarios, de modo proporcionado a la contribución patrimonial de cada uno de los acreedores.
Y para los casos en que no pudiera deducirse otra cosa, deberá aplicarse la presunción de distribución igualitaria de la deuda o del crédito sancionada por el art.1138 Cc.
En su virtud, la deuda o el crédito o se divide en atención al número dos sujetos, haciendo tantas partes iguales como deudores o acreedores concurrirán a la obligación.
El principio de autonomía: el art.1138 cc., Sanción a un principio de autonomía de las deudas y del escrito resultantes de la división del objeto de la prestación.
En su virtud: en las deudas parciarias cada deuda se considere independiente las demás; y en los créditos parciarios cada uno de los créditos se reputa independientemente de los otros.
Por tanto, la obligación conjuntamente asumida por varios sujetos que tuviera carácter parciarios se resuelve por medio de la diversificación de la obligación en deudas o créditos independientes, gobernada cada una de ellas por la reglas generales que regulen el cumplimiento, retrasó el incumplimiento de las obligaciones.
Como consecuencia del principio de autonomía, las vicisitudes que pudieran afectar alguna de las deudas o de los créditos no trasciende a los demás.
Y desde luego, el acreedor sólo puede exigir a cada uno de los obligados la cantidad resultante de la división de la deuda, sin que la insolvencia de uno de los obligados deba ser soportada por los demás.
4. La obligación solidaria Una deuda solidaria cuando se atribuye íntegramente a cada uno de los obligados de modo que el acreedor puede exigir a cualquiera de los deudores el cumplimiento de la obligación en su totalidad.
Y a su vez, un crédito solidario cuando se atribuyen su integridad a cada uno de los acreedores de manera que cualquiera de ellos puede exigir el cumplimiento de todo lo que el obligado adeuda.
La obligación solidaria presenta dos aspectos: externo e interno.
Se denomina relación externa a la que medie entre las partes de la obligación solidaria; esto es: tratándose de deuda solidarias, la relación existente entre el acreedor y los deudores solidarios. Y, tratándose de créditos solidarios, la relación existente entre los acreedores solidarios del deudor.
Se denomina relación interna a la que media entre los distintos titulares solidarios del derecho de crédito o, o entre los deudores obligados de forma solidaria.
------Cada uno actuando de manera individual puede exigir la totalidad de la prestación. Se libera sí mismo y a los demás.
Y dará lugar a que se cree en dos planos: relaciones jurídicas externas e internas. ----------- La relación externa La ordenación que hace el código civil de las deudas y crédito solidario es parte de una configuración de la solidaridad asentada en su aspecto externo en dos notas características: - Una, la atribución íntegra de la prestación a cada uno de los deudores o acreedores solidarios.
- Otra, la identidad de la prestación.
a) En efecto, en primer lugar la obligación solidaria se caracteriza porque, mediando una pluralidad de sujetos en el deber de prestación o en el derecho de crédito, la prestación concierne de modo íntegro a cada uno de los sujetos solidarios que concurren a la obligación.
En su virtud: en los casos de deuda solidaria cada uno de los obligados es considerado deudor por el todo; y en los casos de crédito solidario cada uno de los titulares de crédito es considerado acreedor de la totalidad.
La atribución integra la prestación a cada uno de los deudores o acreedores solidarios determina que el acreedor puede exigir el cumplimiento de aquel que quiera de entre los deudores solidarios y que cualquiera de los acreedores solidarios puede exigir el cumplimiento del deudor.
Dicha atribución justifica también que cualquiera de los sujetos solidarios este facultado para realizar los actos extintivos de la obligación.
b) Pero además en segundo lugar, la obligación solidaria se caracteriza por la identidad de la prestación, es decir: es una misma la prestación a cuya ejecución por la totalidad se está obligado cada uno de los deudores solidarios Ponte, y eso una misma la prestación que integra el derecho de crédito que, por la totalidad, puede ejercitar cada uno de los acreedores solidarios.
El hecho de ser una misma la prestación es lo que justifica la trascendencia colectiva del código civil atribuye a los actos realizados por uno de los sujetos de la obligación solidaria.
Y es que sucede, por ejemplo, que la obligación solidaria se extinguirá en virtud de los actos de extinción llevado a cabo con cualquiera de los deudores solidarios, o por cualquiera de los acreedores solidarios.
Y en concreto, respecto del pago de las deudas solidarias, es cierto que el acreedor puede reclamar la deuda de cualquiera de los obligados, pero el pago realizado por uno de los deudores extingue la obligación y produce, por tanto, a efectos de velatorios para los demás obligados.
Entre acreedores y deudores o el acreedor o deudor. Se puede pedir la totalidad y se extingue.
(acreedores en relación a un deudor.) La relación interna Se denomina relación interna a la que media entre los distintos titulares solidarios del derecho de crédito o, o entre los deudores obligados de forma solidaria.
El código civil contempla relación interna de las deudas y crédito solidario solos efectos de regular las consecuencias derivadas de la extinción de la obligación.
Y es que es cierto que cualquiera de los deudores o acreedores solidarios está facultado para realizar los actos que conlleva la extinción de la obligación solidaria.
Pero una vez producida la extinción de la obligación es preciso proceder, en su caso, a nivelar internamente el crédito o la deuda.
Pues bien, como veremos a continuación, la nivelación interna de la deuda gol crédito se consigue mediante el ejercicio del llamado derecho de regreso. Sin embargo, el régimen del código civil se centra en la regulación de las consecuencias que conlleva en la relación interna una de las causas de extinción de las obligaciones; a saber: el pago.
Junto con lo anterior existen otros dos preceptos que atañen a la relación interna las deudas solidarias: uno, el art.1146 cc. Otro, el art.1147cc.
Varios acreedores: una vez extinguida la obligación entre los acreedores y los deudores porque es la que resuelve los problemas entre el acreedor que ha recibido todo y el resto de acreedores que quieras su parte y no pueden exigirse la a los deudores porque se ha finalizado, se ha cumplido.
(Se tienen que apañar entre los acreedores) Varios deudores: se establece una relación entre el deudor que ha cumplido y los deudores que no han cumplido. El deudor que cumple se convertirán en lado activo de una nueva relación jurídica que se creía en el lado que antes era pasivo.
A ------------------- D D` A ------------------- D D` A ------------------- D A La relación que existir ante lado activo y pasivo, será independiente entre unos y otros porque se ha extinguido la relación con el cumplimiento.
...

Comprar Previsualizar