T5. Dirección financiera (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Rey Juan Carlos (URJC)
Grado Publicidad y Relaciones Públicas - 2º curso
Asignatura Organización y Administración de empresas
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 01/12/2014
Descargas 4
Subido por

Descripción

1. Dirección financiera: inversión y financiación
2. La inversión: concepto y proceso de inversión
3. Fuentes de financiación

Vista previa del texto

Tema 5. Dirección financiera 1. Dirección financiera: inversión y financiación El director financiero es el encargado de analizar las necesidades de financiación y su posterior aplicación. Este diseño se debe hacer en función del plan estratégico de la empresa.
Hay que recordar que:   Fuentes financieras = origen de fondos = financiación = activo Inversiones = aplicación de fondos = pasivo + fondos propios 2. La inversión: concepto y proceso de inversión Clasificación de las inversiones A. Primera clasificación: según el plazo En sentido estricto, el concepto de inversión hace referencia exclusivamente a cuando se adquieren bienes a largo plazo, que se van a utilizar en más de un ejercicio económico, equivalente al activo no corriente. Sin embargo, es frecuente utilizar el concepto de inversión en sentido amplio. En este sentido vamos a incluir como inversión todas las adquisiciones que realiza la empresa, ya sean a largo o a corto plazo, incluyendo por tanto el activo corriente y el no corriente.
B. Segunda clasificación: según quién realiza la inversión y qué tipos de bienes se adquieren o Inversión en sentido jurídico. Cualquier adquisición que realice una persona física o jurídica de cualquier tipo de bien con la esperanza de obtener rentabilidad o Inversión en sentido financiero. Consiste en la adquisición por parte de una persona física o jurídica de títulos del mercado financiero (acciones, obligaciones, bonos, letras, pagarés…) o Inversión en sentido económico. Toda adquisición de bienes que realizan las empresas, ya que éstas realizan una actividad económica A B D C A- Inversión en sentido jurídico: una persona física que compra una cosa B- Inversión en sentido financiero: una persona física que compra acciones de Repsol C- Inversión en sentido económico: una persona jurídica que adquiere bienes de equipo para desarrollar una actividad económica D- Área de intersección: una persona jurídica que adquiere acciones de otra empresa en bolsa (también es económica porque es una empresa) Proceso de inversión Partimos del plan estratégico de la empresa (a largo plazo) determinado por la cúpula directiva. En función de este plan estratégico, se realiza el plan financiero a largo plazo establecido por el director financiero. Dentro de este plan financiero se van a establecer dos documentos contables: 1. Pérdidas y ganancias o cuenta de explotación previsional: previsiones que tiene la empresa de los gastos e ingresos que obtendrá la empresa en el próximo ejercicio.
2. Balance previsional: donde se estiman los valores del activo y del pasivo.
En función de estos dos documentos se realiza el presupuesto de tesorería a corto plazo (generalmente 3 meses).
El siguiente paso es la posición de tesorería mensual, donde figurarán todos los cobros y pagos del mes y, en función del resultado, el responsable financiero determinará qué medidas tomar. Si hay algún desajuste de tesorería tendrá que determinar qué acciones va a llevar a cabo al respecto. Si hay un exceso de tesorería hay que decidir dónde colocarlo, si hay una falta, habrá que pedir un préstamo o buscar nueva financiación.
Objetivos de la inversión: rentabilidad y riesgo la hora de invertir, el objetivo prioritario es obtener una rentabilidad de la inversión.
La rentabilidad se define como beneficio entre capital invertido (B/Cap.Invertido) y el resultado es un %. La rentabilidad va asociada al riesgo que supone una inversión, de tal forma que si una inversión conlleva más riesgo, requerirá una mayor rentabilidad.
3. Fuentes de financiación1 A. Financiación interna o autofinanciación. Se ha generado dentro de la empresa (fondos propios) y que, por tanto, no se han de devolver. Dentro de esta fuente de financiación nos encontramos con: I.
Autofinanciación de enriquecimiento. Son beneficios que la empresa ha obtenido y que no reparte como dividendos, es decir, se quedan dentro de la empresa para realizar futuras inversiones. Este beneficio se lleva a unos fondos denominados “reservas”.
II.
Amortización o autofinanciación de mantenimiento. Es el reflejo contable de la depreciación de los activos fijos de la empresa. Obliga a las empresas a ser previsoras y sirve para no perder el valor de los activos.
Ventajas de la autofinanciación: Carece de un coste explícito, proporciona una autonomía a las empresas, y además es la principal fuente de financiación a largo plazo de las PYMES.
Inconvenientes de la autofinanciación: Es una fuente de financiación que depende de la actividad de la empresa, no es inmediata. Además disminuye los dividendos.
B. Financiación externa. Formada por fondos que provienen del exterior y tienen un coste explícito (intereses o dividendos). Puede ser: I.
Propia: es el dinero que han aportado los socios a la empresa, pero se considera propia porque NO se tiene que devolver, aunque el origen sea externo. Dentro de esta tenemos dos cuentas:  Capital social (era igual al valor nominal de las acciones multiplicado por el número de acciones).
 Prima de emisión (al producirse una ampliación de capital, se venden las acciones por encima del valor nominal). El coste de estas fuentes financieras es el dividendo que pagamos a los accionistas.
II.
Ajena (deudas o exigible): el dinero ha de ser devuelto. Está formada por fondos que vienen del exterior y que van a tener un coste explícito. Puede ser a largo o a corto plazo.
1 Activo = estructura económica = aplicación de fondos = conjunto de inversiones Pasivo = fuentes de financiación = estructura financiera = origen y fondos  A largo plazo (> 1 año): Préstamos a largo: pedir un préstamo a una entidad financiera a largo plazo y determinar qué interés nos va a cobrar el banco y la forma de la amortización/devolución (se tiene que fijar la cuantía, los intereses, el plazo y la forma de devolver préstamo). No suelen darse a las PYMES. Si las empresas necesitan un préstamo de una gran cuantía, lo cual supone un riesgo alto para el banco, se pueden pedir préstamos sindicados (el préstamo se reparte entre varias entidades).
Bonos y obligaciones, la única diferencia entre ellas es que las obligaciones son a un plazo superior a 5 años mientras que los bonos son normalmente de 3 a 5 años. Una obligación es una parte alícuota de un empréstito (préstamo dividido en obligaciones). Las obligaciones se llaman títulos de renta fija.
Tipos de obligaciones y bonos en función de su amortización y en función del cobro de intereses:  Cupón Cero: el obligacionista cobra los intereses íntegros al vencimiento de la obligación, junto con la amortización de la obligación.
 Sistema americano: el obligacionista cobra los intereses anuales y cuando llega el vencimiento se amortiza su obligación.
 Sistema francés: la empresa paga los intereses y devuelve el capital paulatinamente todos los años, normalmente estableciendo una cuota constante; lo va devolviendo poco a poco, tanto intereses como los pagos. En España, lo habitual es utilizar este sistema.
Leasing: contrato de arrendamiento financiero que permite a las empresas disponer de bienes a largo plazo a través de una empresa que los arrienda. Se suele dar con bienes de equipo. Al final del contrato, la empresa tiene la opción de ejercitar la opción de compra.
 Empresa cliente o arrendataria: necesita un bien, por eso recurre a la arrendadora. Va a pagar cuotas anualmente. Una vez finalizado el plazo puede devolver el bien a la empresa leasing o bien puede ejercitar la opción de compra, quedándose con el bien y pagándole un plus a la empresa leasing.
 Empresa leasing o arrendadora: a ella va la empresa cliente a pedir el bien. Ésta se lo alquila a la empresa cliente por un nº de años, con una cuota que ésta va a abonar anualmente. Si no se ejercita la opción de compra, y la empresa cliente devuelve el bien, se intentará vender si todavía tiene una cierta vida útil.
 Empresa proveedora: vende el bien que le ha pedido la empresa de leasing.
Renting: es muy similar al leasing, es un alquiler pero se diferencia porque en el renting no hay opción de compra (normalmente), y porque además del alquiler del bien, la empresa renting proporciona a la empresa cliente una serie de servicios adicionales (mantenimiento, etc.) Se suele utilizar con automóviles y equipos informáticos.
 A corto plazo (< 1 año): Créditos a corto plazo o línea de crédito: Una línea de crédito o póliza de crédito es la suma de crédito dispuesto y crédito disponible. El banco pone a disposición de la empresa una cantidad de dinero del que puede disponer en la medida en que lo necesite (lo que haya sacado es el crédito dispuesto; lo que queda es el crédito disponible). La ventaja es que no cobran el mismo interés por el dinero que has gastado que por el que no. Es conveniente pedir este tipo de créditos cuando no se sabe exactamente cuánto se va a necesitar para ir saliendo adelante. Si no se utiliza todo el dinero, la línea de crédito sale más barata que un préstamo, ya que por el crédito dispuesto se paga el interés normal y por el disponible se paga un interés muy bajo.
Préstamo a corto plazo: se pide cuando sabemos la cuantía del dinero que necesitamos aunque el coste es mayor que una línea de crédito.
Factoring: la empresa vende los productos a los clientes, y estos pueden pagarlos o no.
En el caso de que no los paguen, se genera un derecho de cobro que la empresa tiene sobre los clientes (la empresa da un tiempo al cliente para que cobre). Esto puede estar documentado por un instrumento formal de pago (si no te fías del cliente o el importe es muy largo, puedes exigirle que te firme una letra o pagaré) o por un instrumento informal de pago si tienes suficiente confianza en el cliente (la factura sería suficiente, por ejemplo. Si no te fías del cliente o el importe es muy largo, puedes exigirle que te firme una letra. Existiendo un instrumento formal o no la empresa tiene derecho de cobro sobre el cliente. Los derechos de cobro son como su nombre indica derechos que tiene la empresa por deudas que tienen los clientes por la adquisición de algún producto. Sin embargo, la empresa no puede emplear estos derechos de cobro si necesita dinero para otras acciones. En este caso, puede llegar a un acuerdo con una empresa de factoring. La empresa primera le da a la de factoring los derechos de cobro a cambio de dinero. El dinero que se da es menor que el valor de los derechos de cobro (es decir, la empresa pierde algo de dinero a cambio de tener dinero en efectivo). La empresa de factoring será la que vaya cobrando a medida que los derechos de cobro lleguen a término, y asume el riesgo de que no sean pagados.
Descuento comercial, de letras o pagarés. La empresa vende los productos a los clientes, y estos pueden pagar o no. Si no pagan, la empresa obtiene un derecho de cobro. En este caso, la empresa intenta tener un mayor control sobre derecho de cobro, por lo que le obligar al cliente a firmar letras o pagarés (instrumentos formales de pago, que suelen ser a 3,6 o 9 meses). La empresa cede las letras o pagarés a un banco o caja a cambio de dinero (menos la comisión que se queda). El dinero que recibe la empresa del banco es mayor que el que recibiría acudiendo a una empresa factoring, es decir, el banco se queda menos dinero que lo que se quedaría la empresa de factoring. Esto es porque el banco nunca va a asumir el riesgo de impago. Si el cliente paga el dinero en el plazo en el que vence el derecho de cobro no hay ningún problema. En el caso de que no se cobre en el plazo establecido, el banco devuelve la letra a la empresa, y ésta le tiene que devolver el dinero que el banco le proporcionó. La principal diferencia es que el banco no asume riesgo de impago, y que, mientras la empresa factor admite todo tipo de instrumentos de cobro, el banco solo admite instrumentos formales, es decir, letras o pagarés. En esta operación, la empresa (el que cobra) se denomina librador, el que tiene que pagar (cliente) es el librado, y el que tiene la letra (banco) es el tomador o tenedor de la letra.
...