Periodización de la historia de Egipto (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Arqueología - 3º curso
Asignatura Egiptología
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 22/10/2014
Descargas 3

Vista previa del texto

Periodización de la historia de Egipto - Época Tinita Reino antiguo Primer periodo intermedio Reino medio Segundo periodo intermedio Reino nuevo (considerado también como Imperio) Tercer periodo intermedio Baja época Época grecorromana Los reinos son periodos en los que la monarquía faraónica es fuerte y centralizada. Los periodos intermedios son periodos de reunificación (de oposición a los reinos) del país que culminarán con una nueva etapa de centralización política.
Manetón fue un sacerdote egipcio que escribió una obra en griego, Aegyptiaca, un encargo de Ptolomeo II.
Ptolomeo II quiso conocer al pueblo que tenía que gobernar, ya que tras la conquista de Alejandro de Macedonia, le había tocado en la repartición del territorio (durante el imperio griego) la zona de Egipto. Se elaboró un epítome (resumen) de la obra con los nombres de los reyes, los años de reinado y algún acontecimiento importante. Hay versiones de la epítome que nos llegan gracias a los cronógrafos cristianos, gracias a las culaes se puede conocer la esencia de la obra Aegyptiaca. Además se posee un extracto íntegro que escribió Flavio Josefo, quien quería demostrar la antigüedad de los judíos enlazándolos con el antiguo Egipto. Josefo describió que un grupo de los egipcios más antiguos eran judíos.
Aegyptiaca nos permite conocer las dinastías faraónicas. Una dinastía faraónica es una secuencia convencional de reyes que ha sido determinada en función de criterios distintos del familiar, por ejemplo en función de la capital desde la cual gobierna la dinastía (dinastía 12) o de un cambio en el ritual funerario (paso de la dinastía 3 a la dinastía 4). Por ello no se trata de familias reinantes, sino que una misma familia comporta muchas veces diferentes dinastías. Las dinastías suelen ser sucesivas, excepto en los periodos intermedios en los que pueden coexistir dos dinastías diferentes.
Manetón consultó varias fuentes, características de toda la historia faraónica. Son las siguientes: - El papiro de los reyes de Turin: El tipo de escritura de los papiros no es pictográfica (como ocurre en la escritura jeroglífica), los signos no representan objetos seres o procesos de la realidad. Es escritura hierática, la escritura con trazos cursivos que se utiliza en los papiros, la literatura y en el día a día.
Si lo transcribimos a jeroglífico podemos observar diferentes símbolos. Las columnas empiezan con el signo de la caña y la abeja.
a. La caña es el símbolo del alto Egipto y la abeja es el símbolo del bajo Egipto. Unidas sirven para escribir el título de Nisut Bity. La titulatura faraónica estaba compuesta por cinco títulos, este título nisut bity quiere decir “rey del Alto y Bajo Egipto” por lo que el rey tiene la soberanía de las partes de todo Egipto.
b. Cartucho real: El cartucho es un ovoide que termina con un trazo vertical dentro del cual se escribe el nombre del rey, aunque muchas veces este nombre se omite.
Por lo tanto en cada línea tenemos el título del rey, el nombre del rey y una seríe de cifras. Estas cifras recogen los años de reinado del rey. Podremos distinguir un signo vertical que quiere decir “año de reinado”. Cada arco hacia abajo representa un 10, y cada palo vertical quiere decir un 1.
- Las listas reales de Abidos: En Abidos hay dos importantes templos, el de Sety I y el de Ramses II.
En el templo de Sety I, se puede ver una representación del faraón Sety I con su hijo Ramses II haciendo una ofrenda a sus antepasados. La tabla con la enumeración de reyes se encuentra en un lugar escondido del templo ya que es un documento de carácter ritual, pensado para rendir homenaje a los ancestros de la realeza.
En el templo de Ramsés II podemos observar un escarabajo en los cuatro primeros cartuchos. Estos cartuchos corresponden a los reyes Tutmosis II, Tutmosis III, Amenhotep II y Tutmosis IV. Tras este cartucho encontramos a Amenhotep III y a Horemheb, entre los cuales faltan numerosos reyes ya que son vistos como heterodoxos (discoformes con las creencias de una religión) y no son consignados en las listas reales. El rey debía responder a un arquetipo y, si esta figura dejaba de responder a este arquetipo era condenada a ser olvidada en la memoria, por eso no los encontramos.
- La piedra de Palermo: Se trata de un archivo elaborado en la quinta dinastía, que comprendía los reyes desde la primera dinastía hasta el tercer rey de la quinta dinastía. Cada una de las líneas se divide en tres registros. El registro superior contiene el nombre del rey (Den, el quinto de la primera dinastía) y el nombre de su madre. La representación de la mujer sentada indica el campo semántico de la palabra anterior, por lo que será una mujer (la madre). El nombre del rey se empieza a escribir con la casilla del primer día de su reinado. Los dos registros inferiores se subdividen en casillas marcadas por un signo vertical, el de “año de reinado”. En el registro central se consignan los acontecimientos importantes, mientras que en el registro inferior vemos la altura de la crecida del río Nilo ese año (un dato que implica importancia económica).
En la segunda casilla podemos ver una imagen que significa “masacrara a los Iuntiu” (las gentes del arco), lo que era un arquetipo del faraón (era su deber). En la casilla siguiente vemos la ceremonia de la aparición del rey del alto Egipto, del bajo Egipto y del Festival de Sed, celebrado por el rey en su 30 año de reinado como símbolo de rejuvenecimiento.
Los orígenes de las listas y de los anales reales se remontan a la primera dinastía. En el anal más antiguo encontrado podemos ver halcones, los cuales son un título, el “título de Horus” (un dios cósmico que representa la totalidad del universo). Es la lista real más antigua que se conoce y comprende los nombres de los cinco primeros reyes de la primera dinastía. Ello indica que la concepción de las listas de los Egipcios comenzó con la primera dinastía, fue una invención intencionada.
En esta etiqueta podemos ver el signo “año de reinado”, en la que se observan los acontecimientos más importantes de uno de los años de reinado del rey Den (el quinto de la primera dinastía). Podemos ver aquí también el festival de Sed, con un rey sentado y un rey corriendo entre tres marcas de media luna.
- V-IV milenios a.C: Neolitización y Predinástico - III milenio a.C: Unificación de las dos tierras, bajo Egipto y alto Egipto (3100 a.C.) con la que empieza la primera dinastía. La Época Tinita (3100 – 2700) comprende las dinastías I y II. El Reino Antiguo (2700 – 2200 a.C.) comprende las dinastías III y VI. El Primer Periodo Intermedio (2200-2050 a.C.) comprende desde la dinastía VII a la XI y estas dinastías se superponen.
- II milenio a.C: El Reino Medio (2050 – 1720) abarca desde la dinastía XI hasta la dinastía XIII. El Segundo periodo intermedio (1720 – 1550 a.C.) comprende de las dinastías XIII a la XVII. El Reino Nuevo (1550 – 1080) que comprende desde las dinastías XVIII a las XX.
- I milenio a.C: El Tercer Periodo Intermedio (1080 – 664 a.C.) comprende las dinastías de la XXI a la XXV. La Baja Época (664 – 332 a.C.) comprende las dinastías XXVI hasta la XXX y la Segunda Dominación Persa. Tras esto se produjo la conquista de Egipto por Alejandro de Madedonia (332 a.C.) y finalmente la Época Grecorromana (332 a.C. – 395 a.C.) ...