Unidad 02. Historia del Derecho Romano (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Ciencia política y Gestión pública + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Romano
Año del apunte 2014
Páginas 5
Fecha de subida 30/12/2014
Descargas 56

Descripción

Unidad 2 de Derecho Romano del manual de Teresa Giménez Candela

Vista previa del texto

Derecho Romano Unidad 2. Historia del Derecho Romano 1. Presupuestos histórico-sociales (§4) El origen de Roma se sitúa en el año 754 a.C. el posible origen de la ciudad que posteriormente se llamará Roma. Al núcleo de los primeros asentamientos humanos, a Lacio, se fueron asentando en sucesivas oleadas los primitivos migratorios en que confluyan tres elementos étnicos distintos: latinos, sabinos y etruscos. En la antigua Roma la economía se basaba en la ganadería y en una agricultura muy poco desarrollada.
Roma nace como ciudad acotada por Rómulo con un arado, que supera la organización territorial para convertirse en un Imperio de ciudadanos. En esta etapa de los orígenes de Roma hubo la existencia de una primera organización: un senado que asesora al rey, la división entre patricios y plebeyos, y la existencia de tres tribus divididas en diez curias, a su vez divididas en diez gentes.
La tradición remite a la existencia de siete reyes de Roma, de los que los cuatro primeros serían alternativamente latinos y sabinos (Rómulo, Numa, Pompilio, Tulo Hostilio y Anco Marcio) y los tres últimos etruscos (Tarquinio el Antiguo, Servio Tulio y Tarquinio el Soberbio).
2. Fases histórico-políticas de Roma La Antigua Roma se divide en tres fases entre las que cabe destacar que no se pasó de otra mediante cambios bruscos sino que fue más bien una transformación gradual. Estas tres etapas son: la Monarquía, la República, y el Imperio (que incluye el Principado y el Dominado).
La Monarquía Las dudas que suscita entre los estudiosos la existencia de una fase monárquica en Roma, se comprenden por la escasez de fuentes y el carácter muchas veces legendario de las referencias a dicho periodo. No obstante, sin la Monarquía no se explica la pervivencia de determinados símbolos y expresiones técnicas que subsisten en época republicana y que remiten directamente a ese periodo decisivo.
La República La República, caracterizada particularmente por la ausencia de un poder unipersonal en favor de una distribución del poder entre dos cónsules, suele acotarse entre la segunda mitad del siglo IV a.C. y el 27 a.C., fecha en que Augusto asume los primeros poderes que le llevarían a quebrantar el orden constitucional republicano y a inaugurar el Principado.
3 El Imperio De Augusto a Diocleciano se afirma paulatinamente el poder personal del Príncipe, en torno al cual surgirá una organización burocratizada en cuya cúspide, a partir de Diocleciano, se encuentra el emperador como señor (dominus) que controla todos los aspectos de la vida política y jurídica, lo que permite calificar a esta época como Dominado.
3. Estructura social Roma presenta una distinción de sujetos que participan de modo más o menos pleno del derecho y las cargas ciudadanas:  El ciudadano (civis) es el sujeto por excelencia, que participa activa y personalmente en la vida de la civitas. Goza de todos los derechos y tiene la posibilidad de ser propietario y contraer matrimonio. La ciudadanía supone que el derecho se aplica a los ciudadanos independientemente en que parte del Imperio vivían. Quirites era la antigua denominación para designar al ciudadano y Ius Quiritum representaba el derecho propio de este.
Mientras que el término ingenuus sirve para designar a todo aquel ciudadano por su origen, fruto del matrimonio legítimo de un ciudadano y una ciudadana. Hay que tener en cuenta que la ciudadanía se adquiere dentro de un matrimonio de ciudadanos, por concesión magistradual fundada en una ley, así como por haber sido un esclavo liberado por su dueño.
Augusto (final del periodo de la República) considero la concesión de la ciudadanía como un honor especial, por lo que restringió el acceso a la misma. Mientras que otros emperadores como por ejemplo Antonino Caracala se mostraban más flexibles en lo que ciudadanía se refiere.
 Los peregrinos eran extranjeros a los que se les permitía mantener relaciones con Roma de tipo comercial (ius comercii) y contraer matrimonio con ciudadanos (ius conubil).
 Los esclavos tenían un papel relevante en la historia económica, social y jurídica romana. Estos eran considerados cosas en propiedad del dueño a la vez que personas. Esta distinción entre esclavos y libres influye en el desarrollo de las relaciones jurídicas y comerciales.
El sometimiento al poder del dueño (dominica potestas) depende de la existencia de una concepción familiar jerarquizada, ya que la familia estaba organizada de tal forma que también entraban en ellas los esclavos. Los esclavos no ostentaban propiamente un nombre sino un apelativo que les identifica como objeto de la propiedad de un dueño.
 Los libertos eran antiguos esclavos puestos en libertad por sus dueños a los que permanecen ligados por el vínculo del patronato, que obliga a los libertis a rendir servicios a sus patrones como clientes. Las inscripciones relativas a los libertis repartidas por todo el antiguo Imperio Romano son una prueba de la frecuencia con la que se liberaban esclavos.
4. Estructura familiar y clases sociales Los miembros de una unidad familiar están sometidos al jefe de ésta (pater familias) que ejerce dicho poder sobre los hijos (pater potestas), los esclavos (dominica potestas) y las mujeres (manus). La mujer en la sociedad de la Antigua Roma podía llegar a tener más autonomía e independencia que los hijos y a su vez estos más que los esclavos.
Cabe diferenciar a las personas sometidas a la potestad de un pater (alieni iuris), y a los que no estaban sometidos (sui iuris). Estos últimos tenían más capacidad de actuación y eran autónomos. Esta diferencia determinaba la posición del individuo dentro de la familia.
El vínculo que une a los integrantes de la familia no es exclusivamente un vínculo de sangre (cognaticio) sino que también podía ser por parentesco civil (agnaticio), resultante de la existencia y ejercicio de la potestad. Por ejemplo un 4 vínculo por agnaticio podría ser un hijo adoptado mientras que un vínculo que es cognaticio como la relación padre e hijo se rompe cuando el hijo se emancipa y deja de estar bajo la potestad del pater potestas y por lo tanto pasa a ser un sui iuris.
Los integrantes de distintas unidades familiares, ligados por el mismo vínculo de parentesco y descendientes de un tronco común, constituyen la gens.
5. Las clases sociales La nobleza patricia asumió un papel rector, sustentado por su posición de grandes propietarios latifundistas, que les reservo cargos políticos, religiosos y militares de importancia.
Los plebeyos formaban un grupo de pequeños agricultores, comerciantes, etc., vinculados a estirpes patricias, de quien dependían como clientes. Los plebeyos participaban en la vida política mediante individuos elegidos por ellos mismos para que les representaran.
6. Estructura política de la res publica (§5) Senatus Populusque Romanus En esta “fórmula” encontramos el equilibrio entre las diferentes fuerzas que formaban el poder republicano. Por un lado el Senado y por otro los magistrados y las asambleas populares (opinión del pueblo). Los magistrados elegidos por el pueblo armonizan la fuerza de la mayoría popular bajo un cargo temporal, mientras el Senado cumple la función de centro estable de decisión política.
El Senado como representante de la oligarquía patricia puede considerarse un órgano de autoridad, de prestigio, el pueblo actúa en función de su mayoría (maiestas) como expresión de la potestad (potestas) de la fuerza, a través de los magistrados y de los acuerdos tomados en las asambleas populares (comicios y concilios).
El Senado El Senado es una asamblea consultiva integrada, ya en la etapa de la monarquía, por los miembros de la comunidad con mayor experiencia política (senes = ancianos), la cual asume funciones de orientación y consejo en las decisiones políticas relevantes. El Senado se definía por un carácter de prudencia política, signo distintivo de la época republicana.
Le correspondían al Senado funciones de orientación de las principales cuestiones de gobierno, desde la política exterior, el control del gasto público y la administración de las finanzas de la res publica, la expansión del poderío romano a través de la fundación de colonias o la suprema dirección de la vida religiosa.
La función meramente consultiva del senado se manifiesta en que sus decisiones adoptan la forma de simples consejos (senatusconsulta), emitidos a instancias de las consultas que los propios magistrados formulan. La fuerza vinculante de estos consejos radica en la autoridad (auctoritas patrum) del Senado. Por ello, aunque dichos consejos no fueran directamente ejecutivos, resultaba altamente improbable que fueran desoídos.
El pueblo y sus magistrados Los magistrados romanos desempeñan sus cargos como expresión del poder (potestas) que el pueblo les delega. El poder que ejercen los magistrados se designa con términos diversos, según la esfera de actividad en que se desenvuelva.
Así, se habla de imperium para describir el ejercicio del poder, en su expresión absoluta, no limitado por la concurrencia de un magistrado de rango igual, y de potestas para designar el ejercicio de poder fático y funcional. Suele establecerse una clasificación de los magistrados en mayores (cónsul, pretor, dictador) o menores (censor, edil, cuestor).
El ejercicio de la magistratura: - Estaba limitado a un año pero era posible una prórroga del cargo, por el desempeño de una magistratura en provincias.
5 - La colegialidad estaba dirigida a contrapesar la ausencia de límites, que el ejercicio de un poder unitario y absoluto comporta, en un principio por sí mismo. La intercessio es una pieza esencial de las magistraturas colegiadas, que implica que las decisiones de un magistrado pueden ser impedidas por otro magistrado igual.
- Las magistraturas romanas son gratuitas, no se percibe remuneración alguna. Es más, los cargos públicos imponían a los titulares el desembolso de importantes cantidades adicionales, lo que vino a reservar el acceso a los mismos a clases más elevadas.
Comicios y concilios Las asambleas populares (comicios y concilios) constituyen los cauces de participación del pueblo en algunas decisiones políticas. Entre los comicios se distinguen los de por curias (comitia curiata), por centuria (comitia centuriata) y por tribus (comitia tributa).
- Comicios por curias. Asambleas de varones que se reunían para tratar de asuntos de interés general.
- Comicios centuriados. Origen militar que se remonta a la distribución de los ciudadanos aptos para la guerra, en unidades de combate o centurias.
- Comicios por tribus. Proceden de la distribución antigua de los ciudadanos en circunscripciones territoriales.
Cónsules y pretores A partir de 367 a.C. el mando supremo (imperium) pertenece a dos cónsules, uno de los cuales puede ser elegido por plebeyos, y como magistrado de rango inferior el pretor. A los cónsules les corresponde el ejercicio del poder en toda su plenitud (imperium maius) tanto en el ámbito civil como militar.
En cuanto al pretor, este es el magistrado que mayor interés presenta para el derecho privado, pues le corresponde la jurisdicción civil y penal y la facultad de publicar edictos. El pretor urbano (praetor urbanus) cuyas competencias, desde el 367 a.C., se referían a los procesos entre ciudadanos, reparte sus funciones, a partir del 242 a.C. con el pretor peregrino (praetor peregrinus) creado para conocer de los procesos entre ciudadanos y extranjeros (peregrini).
Los censores, los ediles y los quaestores Los censores eran, desde los primeros años de la República, son los magistrados encargados de elaborar el censo de ciudadanos cada cinco años. Les correspondía la ordenación de los ciudadanos con arreglo a su patrimonio.
Llegaron a tener una gran importancia social y política ya que estos magistrados tenían la facultad de entrar a valorar la conducta de los ciudadanos, que, en caso de merecer una apreciación negativa, comportaba la adición de una advertencia de ignominia junto al nombre del interesado, que podía conducir a rebajarlo de la clase en que se hallara escrito.
En cuanto a los ediles, les correspondían tradicionalmente las labores de vigilancia y policía de la ciudad, de los mercados para supervisar las ventas que allí se realizaban y la organización de los espectáculos públicos. Se les confería facultad de jurisdicción en el ámbito de su competencia. Tenían facultad de dictar edictos junto al pretor.
Por último, los quaestores se ocupaban de la administración del erario público y de controlar la recaudación de impuestos, con arreglo a la distribución realizada por los censores.
Los Tribunos de la plebe Una revuelta armada de la plebe provocó, según quiere la tradición, la creación de una magistratura para defender los intereses de los plebeyos. Lo cierto es que el tribunado de la plebe no perdió un cierto componente “revolucionario” en el cuadro de magistraturas republicanas.
La característica principal de esta magistratura es la inviolabilidad de sus titulares que se origina en el juramento de la plebe.
6 7 ...