Tema 18: Representación (2012)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho civil I
Año del apunte 2012
Páginas 11
Fecha de subida 10/10/2014
Descargas 2

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  18   Tema  18:  Representación   La  representación   Para   el   válido   ejercicio   de   los   derechos   se   requiere,   entre   otras   cosas,   tener   legitimación,  ya  sea  indirecta  o  directa.     Legitimación   directa:   Los   actos   serán   eficaces   en   la   medida   en   que   sean   realizados  por  el  titular  de  la  esfera  jurídica  a  la  que  se  refieran.     Legitimación  indirecta:  Yo  podré  actuar  válidamente  en  la  esfera  jurídica  de  otro   si  soy  su  representante.  Otra  persona  puede  realizar  eficazmente  ciertos  actos  en   lugar  y  en  nombre  suyo:  ejercitar  sus  derechos  ocupando  su  lugar,  si  bien  lo  hace  y   actúa  por  y  para  el  interesado,  en  cuya  esfera  jurídica  se  producen  los  efectos  de   tales  y  ejercicio  del  derecho.     La  representación  es  un  mecanismo  de  legitimación  indirecta.   Una  persona  representa  a  otra  cuando  actúa  facultada  por  ella  o  por  la  ley,  como  si   fuera   ella,   en   nombre   de   ella,   y   por   consiguiente,   recayendo   en   ella   las   consecuencias  de  los  actos  jurídicos  realizados  en  esas  condiciones.     No   hay   una   regulación   directa   de   la   representación.   La   representación   está   construida  a  partir  de  los  preceptos  que  regulan  el  mandato  (1.709  y  SS.)  y  sobre  la   base  de  lo  dispuesto  en  el  art.  1.259  Cc.     Planteamiento  y  delimitación  conceptual   ¿Es  posible  hablar  de  un  régimen  común  a  todos  distintos  tipos  de  representación?     A. La   representación   voluntaria   directa:   es   aquella   en   la   que   el   representante  ha  sido  autorizado  por  el  representado  para  que  lo  gestione   asuntos   propios   que   exijan   relacionarlo   con   un   tercero   y   el   representante   cuando   actúa   frente   a   tercero   gestionando   los   asuntos   del   representado   actúa  no  solo  en  interés  del  representado  sino  también  el  nombre  de  éste   Es  un  fenómeno  jurídico  en  virtud  del  cual  una  persona  actúa  en  nombre  y   en   interés   de   otra,   produciéndose   en   el   patrimonio   o   esfera   jurídica   de   esta   última,  directa  e  inmediatamente,  los  efectos  de  aquella  actuación.  Se  venía   entendiendo  que  el  representante  actúa  per  se,  con  voluntad  propia,  mas  en   uso  de  poder  o  autorización  que  le  ha  conferido  el  interesado  y  merced  a  los   cuales  las  consecuencias  de  su  actuación  recaen  sobre  el  patrimonio  de  éste.     En  la  estructura  de  la  representación  intervienen  tres  sujetos:   1. Representante   2. Representado   3. Tercero     Hay   otros   tipos   de   representación   que   se   discute   si   entran   o   no   dentro   del   concepto  de  representación.     1   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  18     B. Nuntius:   El   representante   suele   tener   cierta   autonomía   de   decisión,   se   tiene   que   mover   dentro   de   unos   límites   pero   con   cierto   margen   de   actuación.   En   el   nuntius   este   grado   de   autonomía   no   se   da,   el   representante   recibe   todos   los   detalles   del   representado   actuando   como   una   “paloma   mensajera”.   Es   decir   que   el   nuntius   se   presenta   como   mero   correo   de   una   voluntad   ajena   totalmente   formada,   limitándose   a   declararla   como   tal   voluntad   ajena,   incluso   con   las   palabras   exactas   que   le   han   ordenado   pronunciar  o  que  corresponden  al  negocio  a  celebrar.       C. Representación   legal:   La   representación   legal   deriva   de   la   ley   y   suele   derivar  del  desempeño  por  parte  del  representante  de  algún  ejercicio  de  un   oficio  del  derecho  privado  y  se  enmarca  como  una  consecuencia  propia  de   estas   figuras   de   protección.   Es   un   mecanismo   de   sustitución   de   una   voluntad  no  apta  en  cierto  plano  jurídico.   D. La   representación   indirecta:   El   representante   se   presenta   frente   al   tercero  como  si  estuviera  gestionando  sus  propios  asuntos.  Esconde  frente   al  tercero  que  está  actuando  en  interés  del  representado.  Actúa  en  interés   ajeno  pero  en  nombre  propio.     Representación   en   interés   propio:   Representación   en   la   que   el   representante   actúa  en  interés  propio.  Ejemplo:   Un   deudor,   que   tiene   una   casa,   debe   una   cantidad   de   dinero   a   su   acreedor.   Le   da   el   deudor   al   acreedor   la   potestad   de   vender   la   casa   para   que   éste   pueda   cobrar   su   deuda,   por   lo   que   el   acreedor   actúa   como   representante  del  deudor  en  interés  propio     Serían  representación  todos  los  casos  que  hemos  visto  a  excepción  del  último,  pues   en   éste   no   se   están   gestionando   asuntos   ajenos.   Realmente,   el   último   caso,   representa  una  figura  de  tipo  fiduciario  o  de  transmisión  oculta  de  bienes.     El   elemento   fundamental   de   la   representación   es   que   el   representante   actúe   en   interés   del   representado.   Y   los   efectos   se   producirán   en   la   esfera   jurídica   del   representado.  Entendemos  la  representación  como  “el  fenómeno  jurídico,  en  cuya   virtud  una  persona  gestiona  asuntos  ajenos,  actuando  en  nombre  propio  o  en  el  del   representado,   pero   siempre   en   interés   de   éste,   autorizado   para   ello   por   el   representado   o   en   su   caso   por   la   ley,   de   forma   que   los   efectos   jurídicos   de   dicha   actuación   se   producen   directa   o   indirectamente   en   la   esfera   jurídica   del   representado.     Sólo   existe   propia   representación   cuando   la   gestión   de   los   asuntos   por   parte   del   representante   exige   una   relación   con   un   tercero,   existe   realizar   un   acto   donde   intervenga   un   tercero,   de   lo   contrario   no   hay   representación.   Y   sólo   hay   representación  cuando  realicen  actos  jurídicos  que  produzcan  efectos  jurídicos.     Puede  haber  representación  tanto  en  actos  como  en  negocios  jurídicos.       2   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  18   Es  representación  tanto  la  voluntaria  como  la  legal,  la  directa  como  la  indirecta,  e   incluso  la  del  nuntius,  con  tal  que  el  interés  gestionado  por  el  representante  sea  del   representado  y  no  propio.     Ámbito   La   representación   tiene   por   objeto   asuntos   e   intereses   del   representado,   gestionados  por  el  representante.  La  gama  de  esos  asunto  e  intereses  susceptibles   de   ser   gestionados   por   vía   de   representación   es   muy   amplia,   pero   no   ilimitada:   sólo   hay   una   verdadera   representación   cuando,   de   un   lado,   el   asunto   gestionado   exija   relacionar   al   interesado   con   tercera   persona;   y,   de   otro,   se   trate   de   asuntos   jurídicos,  no  meros  actos  materiales;  de  actos  que  produzcan  efectos  jurídicos  en  la   esfera  o  patrimonio  del  representado.     Con   tales   presupuestos   la   representación   es   posible   siempre   que   se   trate   de   ejercer   un   derecho,   cumplir   una   obligación   y,   en   general,   producir   un   efecto   jurídico.   Se   exceptúan   las   incumbencias   estrictamente   personales,   si   bien   aún   en   ellas   cabe   muchas   veces   el   auxilio   ajeno   o   la   intervención   de   un   apoderado   para   transmitir   una   declaración   de   voluntad   formada   totalmente   por   el   propio   interesado.     El   ámbito   patrimonial   es   el   campo   donde   actúa   sobre   todo   la   representación   voluntaria.  Impera  el  principio  de  la  autonomía  de  la  voluntad.  No  sólo  los  negocios   jurídicos,   sino   también   los   actos   jurídicos   en   sentido   estricto,   no   negociales,   son   susceptibles  de  representación.     También  los  derechos  reales  puede  ser  adquiridos,  constituidos  y  ejercitados  por   medio  de  representante.     En   el   ámbito   de   derecho   de   familia   también   aparece   la   representación,   pero   sobre   todo   la   representación   legal.   La   representación   tiene   un   juego   un   tanto   particular.   Es   ene   este   ámbito   en   el   que   la   representación   legal   tiene   su   mejor   asiento,   es   campo   mucho   menos   apto   para   la   representación   voluntaria,   que   ostenta  en  ese  ámbito  algunas  notas  muy  particulares.     El  derecho  sucesorio  no  admite  la  representación  típica  por  regla  general,  dado  el   carácter  personalísimo  de  la  mayoría  de  los  actos  y  negocios  mortis  causa.     Aún  así  no  hay  especial  dificultad  para  el  juego  de  la  representación  en  los  actos  y   negocios   relativos   a   la   herencia   llevados   a   cabo   por   heredero,   legatario   y   otros   interesados.     Quedan   exceptuadas   del   ámbito   de   la   representación   “las   incumbencias   estrictamente  personales  del  interesado”.     Relación  jurídica  representativa   Intervienen  tres  sujetos:  representante,  representado  y  tercero.       3   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  18   Hay   dos   relaciones.   La   relación   entre   el   representado   y   el   representante   se   denomina   relación   representativa   y   no   participa   para   nada   el   tercero   cocontratante.     La   relación   entre   el   representado   y   el   representante   se   denomina   relación   representativa.  Esta  requiere  una  fuente  de  legitimación  de  aquél,  ya  de  la  ley,  ya   de  la  voluntad  del  interesado,  y  esto  puede  ocurrir  tanto  a  priori  (poder)  como  a   posteriori.  El  poder  sólo  habilita  al  representante  para  actuar.  Le  permite  gestionar   asuntes   del   poderante   y   señala   los   límites   de   la   actuación   autorizada,   pero   nada   más.   El   apoderamiento   es   la   autorización   del   representado   para   el   que   le   represente   actúe   en   su   interés,   este   apoderamiento   puede   estar   inserto   en   la   relación   causal   subyacente   o   no.   Estará   inserto   en   la   relación   causal   subyacente   cuando  el  representante  esté  autorizado  para  actuar  en  nombre  del  representado   porque:   han   celebrado   un   contrato   de   mandato,   laboral,   de   sociedad….   cualquier   contrato   que   conlleve   la   posibilidad   del   representante   de   gestionar   asuntos   del   representado.     Los   derechos   y   deberes   derivados   de   la   relación   representativa   se   hallan   enmarcados  por  los  dos  negocios  que  delimitan  el  terreno:  el  poder  (que  faculta)  y   el  negocio  básico  de  gestión  (que  obliga).     El  otorgamiento  de  un  poder  no  priva  al  representado  de  las  facultades  que  asume   el   representante:   hay   una   extensión   de   ellas:   una   comunicación   y   por   tanto   una   multiplicación,  pero  no,  propiamente,  una  transmisión.  El  ejercicio  contradictorio   de   sus   facultades   por   varios   representantes   o   por   uno   y   el   dueño   da   lugar   a   conflictos   que   se   resuelven   aplicando   las   reglas   habituales   de   preferencia,   de   la   prioridad,  la  buena  fe,  la  posesión…     La   relación   entre   el   representado   y   tercero   se   denomina   negocio   representativo.   En  ésta  si  participa,  en  cambio,  el  representante  en  la  formación  del  negocio  si  bien   luego,  una  vez  ultimado,  queda  en  la  sombra  y  desaparece.     El  negocio  concluido  en  representación   El   negocio   concluido   en   representación   es   el   celebrado   por   el   representante,   en   nombre  del  representado,  con  el  tercero.   En   el   negocio   jurídico   representativo   hay   que   tener   en   cuenta   que   es   un   negocio   jurídico  celebrado  con  un  tercero  pero  afecta  al  representado  y  es  celebrado  por  el   representante.       Se  discute  cual  es  la  voluntad,  y  la  estructura  de  la  participación  de  representante  y   representado  en  el  negocio  representativo.  Hay  distintas  teorías:   1. La  de  Savigny:  La  única  voluntad  relevante  en  el  fenómeno  representativo   es   la   del   representado,   pues   él   sólo   formula   una   verdadera   voluntad   negocial;   el   representante   será   un   mero   portador   frente   al   tercero   cocontratante  de  aquélla  y  única  voluntad  negocial.       4   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  18   2. Teoría  de  la  ficción:  la  declaración  de  voluntad  del  representante  debe  ser   considerada,   a   efectos   jurídicos,   como   declaración   de   voluntad   del   representado.  (la  representación  es  una  ficción).     3. Teoría   de   la   representación:  la  voluntad  relevante  es  la  representativa.  La   voluntad   del   representante   es   la   única   verdadera   en   el   negocio   representativo.   Se   funda   en   la   distinción   entre   sujeto   de   la   declaración   de   voluntad   negocial   (representante)   y   destinatario   del   interés   (representado):   el   primero   es   el   verdadero   y   único   contratante,   quien   con   su  voluntad  da  vida  al  negocio,  cuyos  efectos  inciden  sobre  el  representado;   entre   estas   dos   esferas   (voluntad   del   representante,   efectos   para   el   representado),  se  establece  mediante  el  “poder  de  representación”.     4. Teoría   de   la   cooperación   funcional   o   cualitativa:   Ambas   voluntades   concurren   al   nacimiento   del   negocio,   no   en   una   medida   cuantitativamente   diferente   sino   con   función   diversa   por   naturaleza   y   por   cualidad:   el   representado   emite   el   acto   de   decisión   (comprar,   arrendar…)   y   su   manifestación   volitiva   constituye   el   elemento   formal   de   la   voluntad   negocial;   el   representante   aporta   la   voluntad   del   contenido   (objeto,   condiciones);   la   materia   del   acto   volitivo   negocial.   Ambas   voluntades   son   necesarias   para   que   surja   el   fenómeno   representativo;   las   dos;   autónomas   desde  el  punto  de  vista  estructural,  se  unen  entre  sí  funcionalmente.     Es   esta   última   teoría   la   que   se   considera   más   acertada   pues   son   ambas   voluntades   las  relevantes.     El  negocio  que  afecte  a  la  esfera  jurídica  de  determinada  persona  tiene  que  contar   con  la  voluntad  de  ésta  de  quedar  obligada  por  el  mismo.  Pues  el  único  que  puede   autorregular   sus   intereses   es   el   propio   interesado,   sea   expresando   su   voluntad   previamente,  a  través  del  poder,  sea  a  posteriori,  mediante  la  ratificación.   Pero   también   participa   el   representante,   de   quien   procede   la   declaración   de   voluntad  y  que  determina  el  contenido  y  efectos  negociales  dentro  del  margen  de   opción  y  decisión  que  le  haya  dejado  su  principal  según  los  términos  del  poder.   Es   decir   que   en   todo   negocio   representantivo   interviene   eficazmente   tanto   la   voluntad  del  representante  como  la  del  representado:  la  primera,  más  ostensible,   dirigida   a   determinar   el   contenido   efectual   del   negocio;   la   segunda,   a   la   autorregulación  de  los  intereses  del  dominus,  a  la  atribución  del  contenido  efectual   a  la  esfera  jurídica  del  representado.     Régimen   Capacidad:  En  la  representación  voluntaria  le  es  exigible  al  representado  no  sólo   la  capacidad  de  obrar  general  sino  la  especial  exigida  para  el  concreto  negocio  de   que   se   trate.   Al   representante   le   basta,   en   principio,   la   capacidad   de   obrar   general:   no  se  le  exige  la  específica  requerida  para  el  negocio  en  cuestión.     Vicios   de   la   voluntad:  cuando  se  produzca  un  vicio  de  la  voluntad  de  cualquiera   de  los  dos,  va  a  trascender  al  negocio  y  determinar  su  anulabilidad:  tanto  cuando   haya  error  o  se  haya  producido  intimidación  o  engaño  en  el  representante  como  en   el  representado.       5   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  18   Circunstancias   y   estados   subjetivos:   Deben   tomarse   en   consideración   las   situaciones   subjetivas   de   representado   y   representante,   no   tanto   porque   el   primero   deba   responder   de   la   conducta   de   su   apoderado,   sino   porque   el   conocimiento   de   ciertos   hechos   o   circunstancias   en   que   consiste   la   buena   o   mala   fe,   no   es   ajeno   ni   queda   desvinculado   del   proceso   de   formación   y   emisión   de   la   voluntad  negocial;  se  incorpora  de  alguna  manera  a  ésta  y  debe  seguir  su  suerte  y   entrar  también  en  la  órbita  de  la  valoración  general  de  esa  voluntad,  que  vale  tanto   para  representado  como  para  representante.     Representación  legal  y  representación  voluntaria   Representación  legal   La  autorización  para  actuar  en  nombre  de  interés  de  otro  deriva  de  la  ley.  La  fuente   de  legitimación  deriva  de  ésta.     Los  supuestos  de  representación  legal  son  supuestos  tasados.     Características  de  la  representación  legal:   • Son  supuestos  numerus  clausus   • No   depende   de   la   voluntad   del   representado,   sino   que   se   nombran   en   ausencia   e   incuso   en   contra   del   representado,   pues   viene   señalado   por   la   ley.   • Suele  comportar  un  supuesto  de  sustitución.  La  voluntad  del  representado   es   sustituida   por   la   voluntad   del   representante.   No   hay   concurrencia   y   colaboración  de  voluntades.   • No   hay   espacio   para   la   autonomía   de   la   voluntad,   el   representado   no   puede   determinar  el  poder.   • Muchas  de  las  representaciones  legales  se  inscriben  en  el  registro  civil.     Representación  voluntaria   La   representación   voluntaria   tiene   origen   en   la   voluntad   del   representado.   Constituye  un  mecanismo  de  colaboración,  de  prolongación  de  las  posibilidades  de   actuar   del   representado.   Por   medio   de   la   representación   voluntaria   el   representado  amplía  sus  posibilidades  de  actuación  en  el  trafico  jurídico.   El  propio  interesado  legitima  la  actuación  del  representante.     Distinguimos  entre  representación  directa  e  indirecta  dentro  de  la  voluntaria.     Representación  directa   Se   caracteriza   porque   el   representante   actúa   en   interés   y   en   nombre   del   representado   y   los   efectos   se   producen   directa   e   inmediatamente   en   éste   último.   Se  produce  el  fenómeno  de  la  heteroeficacia:  por  la  que  el  negocio  representativo   se  entiende  directamente  realizado  entre  el  representado  y  el  tercero.  Concluido  el   negocio   el   representante   desaparece   de   la   escena   y   los   efectos/la   relación   se   produce  directamente  entre  el  representado  y  el  tercero.       6   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  18   A  tenor  del  1.725  Cc  es  posible  que  se  pacte  que  el  representante  asuma  también  la   obligación  frente  al  tercero.     Requisitos:   • Que   exista   contemplatio   domini:   Tanto   en   la   mente   del   representante   como  en  la  mente  del  tercero,  sean  ambos  plenamente  conscientes  de  que  el   representante   está   actuando   en   nombre   y   por   cuenta   del   representado.   Puede  ser  expresa,  cuando  el  representante  manifiesta  frente  al  tercero  que   está   representando   al   representado.   Puede   ser   tácita,   sin   que   las   partes   lo   manifiesten  ser  ambos  plenamente  conscientes  de  que  el  representante  está   representando  al  representado.       • Que   exista   un   poder:   que   el   representante   esté   apoderado   por   el   representado.   El   representante   tiene     que   estar   autorizado   para   actuar   en   interés,  gestionando  asuntos  del  representado.     Representación  indirecta   Falta   la   contemplatio  domini.   En   la   representación   indirecta   la   regla   general   es   la   de   que   no   se   produce   el   fenómeno   de   la   heteroeficacia,   se   considera   que   cuando   el   representante  celebra  el  negocio  con  el  tercero  no  desaparece  de  la  escena.     Leer  el  art.  1.727  Cc.  ¿qué  sucede  cuando  se  trata  de  cosas  propias  del  apoderado?       Poder   El   poder   es   el   mecanismo   jurídico   de   legitimación   de   la   actuación   del   apoderado   con   alcance   e   incidencia   en   la   esfera   jurídica   ajena,   cuya   intromisión   queda   así   autorizada,  legitimada  por  él.  El  ámbito  de  posibilidades  de  vincular  el  patrimonio   del   poderante   que   tiene   el   apoderado   es   el   resultado   de   dicha   legitimación   o   autorización.     Relaciones  que  crea  el  poder:   • Interna:   Aquella   que   hay   entre   el   poderdante   y   el   apoderado,   es   decir   el   representante.   • Externa:  Relación  del  representante  con  el  tercero  cocontratante.  Marca  los   limites.   El   poder   determina   la   extensión   de   la   autorización   que   tiene   el   representante  para  actuar  en  nombre  del  representado.  Si  el  representado   se  excede  del  poder,  se  entiende  como  actuación  sin  poder.       El  contenido  del  poder  viene  determinado  por  la  voluntad  del  representado.  Es  el   representado  el  que  determina  la  amplitud  del  poder,  establece  los  límites  en  los   que   el   representante   puede   actuar.   El   contenido   y   alcance   de   dicho   poder   dependerá   de   la   voluntad   del   poderante:   es   él   el   quien   puede   determinar,   a   su   arbitrio,   en   uso   de   una   facultad   que   le   es   exclusiva,   personalísima,   hasta   dónde   puede  el  apoderado  injerirse  en  su  esfera  jurídica  y  comprometer  su  patrimonio.       7   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  18   Lo  que  realice  el  representante  excediéndose  del  poder  supone  una  representación   sin  poder.     Lo   dispuesto   en   el   1.714   determina   que   podrá   excederse   el   poder   si   fuese   cumplido   el   mandato   de   manera   más   ventajosa   para   el   mandante.   Si   el   representante,   excediéndose   del   mandato   consiguiese   unas   condiciones   más   ventajosas  para  el  representado  se  considerará  que  no  se  ha  excedido.     Distinguimos  entre  poder  general  y  especial:   • Poder  general:  comprende  todos  los  negocios  del  representado  o  bien  todos   los  negocios  de  cierta  esfera  del  representado.   • Poder  especial:  comprende  uno  o  más  negocios  determinados.     Podemos  distinguir  entre:   • Mandato   concebido   en   términos   generales:   solo   autoriza   a   realizar   actos   de   administración  y  no  de  disposición.     (EXCURSO:   actos   de   disposición   alteran   el  patrimonio,  actos  de  administración  no)   • Mandato   en   términos   específicos   o   expreso:   aquellos   que   autorizan   a   los   actos  de  disposición  y  cualquier  otro  acto.     Leyenda  para  entender  el  Código  Civil     Mandato=poder     Mandante=poderdante     Mandatario=apoderado         Apoderamiento   Es   el   negocio   jurídico   en   virtud   del   cual   una   persona   autoriza   a   otra   para   que   pueda  gestionar  sus  asuntos.     Características  del  apoderamiento:   • Negocio  jurídico  unilateral.  El  negocio  jurídico  unilateral  es  como  el  amor,   no   es   necesario   que   sea   correspondido.   No   es   preciso   el   consentimiento   del   apoderado.   • La   declaración   de   voluntad   contenida   en   ese   negocio   es   recepticia.   Por   lo   tanto  tiene  destinatarios  determinados,  el  tercero  y  el  representante.     El   mandato   es   un   tipo   de   negocio.   El   mandato   es   negocio   jurídico   bilateral.   En   el   mandato  el  mandatario  se  obliga  frente  al  mandante  a  llevar  a  cabo  una  actuación   de   tipo   jurídico.   El   mandato   conlleva,   además,   un   apoderamiento.   El   mandato   supone   la   relación   causal   subyacente   pero   no   es   el   apoderamiento   en   si   mismo.   Pues   el   apoderamiento   puede   resultar   del   mandato   o   de   cualquier   otro   tipo   de   negocio.   El  mandato  y  el  poder  son  dos  especies  jurídicas  distintas:  el  uno,  el  compromiso   material   de   desempeñar   una   gestión   en   nombre   propio   o   ajeno,   contraído   por   el   mandatario   frente   al   mandante,   a   cambio   de   una   retribución   o   sin   ella;   el   apoderamiento,   habilitación   formal   para   obrar   en   nombre   de   otro,   otorgada   por   el   poderante,  sin  necesidad  de  consentimiento  o  conocimiento  del  apoderado.       8   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  18   Capacidad:   Para   ser   poderdante   se   requiere   la   capacidad   para   celebrar   ese   negocio   en   concreto.   Para   ser   apoderado   es   necesario   como   mínimo   ser   menor   emancipado.     Forma:   Como   regla   general   el   apoderamiento   está   sujeto   al   principio   de   libertad   de  forma.  Puede  ser  tanto  expreso  como  tácito.  Y  dentro  del  expreso  tanto  escrito   como  verbal.  Eso  no  quita  que  si  el  negocio  consistente  en  la  representación  es  un   negocio   formal,   pueda   ser   exigible   también   que   el   poder   esté   otorgado   en   esa   forma.     Sustitución  del  poder     Consiste  en  la  cesión  o  transmisión  a  un  subapoderado  de  las  facultades  que  tiene   el  apoderado.  Realizada  a  voluntad  del  apoderado.     Por   regla   general   se   puede   hacer   libremente   salvo   que   expresamente   se   haya   prohibido  por  el  poderdante.   Art.  1.721  Cc  El  apoderado  puede  nombrar  substituto  si  el  poderdante  no  se  lo  ha   prohibido.   En   función   de   si   el   poderdante   ha   consentido   o   no   está   sustitución,   el   apoderado   será  o  no  responsable  del  subapoderado.     1. Si  no  le  autoriza  expresamente  responderá  de  la  función  del  subapoderado.   2. Si   aún   siendo   autorizado   por   el   poderdante   el   apoderado   escogió   una   persona   manifiestamente   incapaz,   también   responderá   por   el   subapoderado   3. Si  el  poderdante  se  lo  ha  prohibido,  lo  hecho  por  el  substituto  se  considera   un  acto  de  representación  sin  poder.     Extinción  del  poder   1. Causas  del  1.732  Cc:   a. Por  su  revocación.   b. Por  renuncia  o  incapacitación  del  mandatario.   c. Por  muerte,  declaración  de  prodigalidad  o  por  concurso  o  insolvencia   del  mandante  o  del  mandatario.     2. Por  desaparición  de  la  relación  causal  subyacente  (en  caso  en  que  el  poder   naciese  debido  a  una  relación  causal  subyacente)   3. Por  cumplimiento  del  plazo  o  de  la  condición  resolutoria   4. Pro  la  realización  del  negocio  para  el  que  fue  concedido  el  poder   5. Por   incumplimiento   de   condiciones,   términos   a   los   que   esté   sometida   la   eficacia  del  poder.     La   extinción   del   poder   por   cualquier   causa   no   supone   siempre,   ni   de   forma   absoluta,   la   cesación   de   sus   efectos   en   la   mecánica   ni   en   el   negocio   representativo.   Este  puede  ser  válido  y  eficaz  aun  a  falta  de  poder  actual  (por  haberse  extinguido   antes   de   contratar   el   del   representante),   cuando   exista   una   apariencia   de   poder   en   la  que  pudo  legítimamente  confiar  el  tercero  cocontratante.       9   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  18   Representación  sin  poder   Hay   situaciones   en   que,   aun   actuando   una   persona   sin   poder   alguno,   o   excediéndose  de  los  límites  del  conferido,  tales  actuaciones  son  tenidas  en  cuenta   por   el   Derecho,   como   oportunidad   de   que   puedan   cuajar   en   un   negocio   válido   y   eficaz   si   el   dominus,   en   cuyo   nombre   se   había   actuado,   da   por   bueno   lo   hecho   y,   ratificando  esa  actuación,  asume  sus  efectos.     La  teoría  de  la  representación  sin  poder  se  construye  a  partir  de  lo  dispuesto  en  el   1.259  Cc.  La  regla  general  es  que  nadie  puede  gestionar  asuntos  de  otro  sin  que   este  otro  o  la  ley  le  autorice.       Art.  1.259  Cc.   Ninguno   puede   contratar   a   nombre   de   otro   sin   estar   por   éste   autorizado   o   sin   que   tenga  por  la  ley  su  representación  legal.     El   contrato   celebrado   a   nombre   de   otro   por   quien   no   tenga   su   autorización   o   representación   legal   será   nulo,   a   no   ser   que   lo   ratifique   la   persona   a   cuyo   nombre   se   otorgue  antes  de  ser  revocado  por  la  otra  parte  contratante.     Será  nulo  salvo  que  lo  ratifique  el  representado  antes  de  que  lo  revoque  el  tercero.     El   negocio   jurídico   concluido   por   representación   sin   poder   es   un   negocio   incompleto,  que  está  en  vía  de  formación.  Por  lo  que  no  produce  los  efectos  típicos   negociales.     Aún  así  ya  tiene  ciertos  efectos  antes  de  la  ratificación:     a) Cierta   vinculación   que   no   llega   a   vínculo   contractual,   pues   el   tercero   necesita   revocar   para   quedar   libre   y   desvinculado   de   lo   hecho   con   el   seudorrepresentante   b) Queda   delimitado   el   contenido   objetivo   del   negocio   hasta   la   revocación   o   la   ratificación,  contenido  que  nadie  puede  tocar  unilateralmente,  y  ni  siquiera   por   acuerdo   del   dominus   y   el   tercero,   pues   si   lo   modifican   ya   no   es   aquel   negocio  iniciado,  sino  uno  nuevo  y  normal   c) Queda  delimitado  el  alcance  personal  de  esa  vinculación  y  efectos:  afecta  a   los   causahabientes   del   dominus   y   del   tercero   en   la   misma   forma   y   términos   que  a  éstos   d) Si   no   hay   ratificación,   el   falsus   procurator   puede   haber   incurrido   en   responsabilidad   por   los   perjuicios   “a   la   otra   parte   contratante”   que   ha   visto   defraudadas  unas  expectativas  y  una  confianza  a  que  aquella  actuación  dio   lugar.     Ratificación   Mediante  la  ratificación  lo  que  era  para  el  dominus  irrelevante  intromisión,  como   hecho  sin  autorización,  se  transforma  mediante  la  ratificación  en  negocio  válido  y   eficaz.       10   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  18   La   ratificación   es   el   mecanismo   jurídico   por   el   que   se   aporta   al   negocio   representativo  la  voluntad  del  dominus  que  es  precisamente  lo  que  le  faltaba  y  lo   hacía  incompleto,  imperfecto  y  por  tanto,  ineficaz.     La  ratificación  es  una  declaración  de  voluntad  unilateral  y  recepticia.   Debe  ratificar  el  dominus  o,  por  su  fallecimiento,  sus  herederos  y  se  requiere  en  el   ratificante  la  capacidad  de  obrar  exigida  para  el  negocio  que  ratifica.     La   ratificación   podrá   ser   expresa   o   tácita.   La   expresa   deberá   cumplir   los   requisitos   formales   exigibles   para   el   negocio   concreto   que   se   ratifica.   La   tácita   se   deducirá   de   hechos  concluyentes.     Debe   realizarse   dentro   de   unos   límites   de   tiempo   razonables.   Si   el   falso   representante  y  el  tercero  señalaron  un  plazo  para  ello,  dentro  de  él;  en  otro  caso,   es  tiempo  hábil  para  la  ratificación  hasta  tanto  no  sea  revocado  el  negocio  “por  la   otra  parte  contratante”     La   ratificación   perfecciona   y   completa   el   negocio   que   deviene,   así,   plenamente   eficaz.     La   doctrina   reconoce   efectos   retroactivos   a   la   ratificación.   Pero   entiéndase   al   propio  tiempo  que  esa  retroactividad  debe  dejar  a  salvo  los  derechos  válidamente   adquiridos  por  tercero  de  buena  fe  medio  tempore.       11   ...