RESUMENES 2 (2017)

Resumen Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Criminología - 3º curso
Asignatura POLITICA CRIMINAL
Año del apunte 2017
Páginas 9
Fecha de subida 02/11/2017
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

TEMA​​ 2.​​MEDIOS​​DE​​COMUNICACIÓN.​​ DANIEL​​ VARONA​​ GÓMEZ 1. INTRODUCCIÓN “Agenda​​ setting”:​​tematización​​de​​la​​agenda.
“Framing”:​​encuadre​​noticioso.
La​​ doctrina​​española​​ha​​empezado​​a​​considerar​​a​​los​​medios​​de​​comunicación actores​​ básicos​​del​​proceso​​de​​deriva​​punitiva​​que​​estamos​​experimentando.​​A pesar​​ de​​ello​​no​​se​​sabe​​hasta​​que​​punto​​son​​responsables,​​si​​que​​se​​tiene​​claro que​​ contribuyen​​a​​la​​sensación​​de​​inseguridad​​por​​el​​sensacionalismo.
2. “AGENDA​​SETTING” Esta​​ teoría​​se​​atribuye​​a​​MCCOMBS​​y​​a​​SHAW​​que​​comprobaron​​que​​los​​asuntos que​​ los​​ votantes​​consideraban​​prioritarios​​eran​​justamente​​aquéllos​​que​​los​​medios de​​ comunicación​​habían​​previamente​​seleccionado​​y​​habían​​volcado​​su​​actividad informadora.
- Agenda-setting:​​proceso​​en​​el​​que​​los​​medios,​​por​​la​​selección,​​presentación e​​ incidencia​​de​​sus​​noticias,​​determinan​​los​​temas​​acerca​​de​​los​​cuales​​el público​​va​​a​​hablar.​​En​​rasgos​​macro​​sociológicos,​​los​​medios​​imponen​​los temas​​más​​discutidos​​en​​la​​sociedad.​​Hay​​una​​transferencia​​de​​relevancia​​de los​​temas​​presentados​​en​​la​​agenda​​de​​los​​medios​​hacia​​la​​agenda​​pública​​ y la​​ agenda​​política.
Por​​ lo​​ tanto,​​los​​medios​​de​​comunicación​​tienen​​el​​poder​​de​​situar​​en​​primer​​término del​​ debate​​público​​un​​determinado​​tema,​​convirtiéndolo​​así​​en​​asunto​​de​​interés nacional,​​ con​​independencia​​de​​la​​importancia​​de​​ese​​tema.​​Los​​medios​​de comunicación​​no​​pueden​​considerarse​​un​​mero​​reflejo​​de​​la​​realidad.​​“Un​​periódico es​​ una​​ propuesta​​de​​jerarquía​​de​​la​​realidad”.​​Pueden​​actuar​​como​​presión​​sobre​​el poder​​ político​​para​​que​​actúe​​de​​una​​determinada​​manera.
Muchos​​ estudios​​encuentran​​relación​​clara​​entre​​estos​​dos​​factores,​​e​​incluso​​sobre las​​ noticias​​sobre​​delincuencia​​y​​la​​preocupación​​ciudadana​​por​​la​​seguridad.
Esto​​ se​​ debe​​a​​que​​la​​percepción​​ ciudadana​​sobre​​la​​delincuencia​​no​​proviene normalmente​​de​​la​​propia​​experiencia,​​sino​​de​​la​​información​​recibida​​sobre​​el​​tema.
No​​ se​​ discute​​que​​el​​punto​​de​​partida​​sea​​cierto,​​sino​​que​​lo​​que​​se​​discute​​es​​que en​​ un​​ momento​​determinado​​ciertos​​hechos​​tengan​​un​​impacto​​mediático​​tan​​brutal que​​ pueda​​considerarse​​incluso​​desproporcionado​​en​​atención​​a​​la​​gravedad​​del problema.​​Se​​habla​​más​​bien​​de​​“sobredimensión”​​más​​que​​de​​“manipulación​​o invención”,​​aunque​​la​​última​​no​​pueda​​descartarse.
Pero,​​ ¿son​​los​​medios​​la​​fuerza​​motriz​​o​​más​​bien​​el​​escenario​​donde​​se​​dirimen conflictos​​ de​​intereses? Unos​​ cuantos​​teóricos​​recogen​​el​​modelo​​propuesto​​por​​KENNAMER​​en​​el​​que relaciona​​ la​​opinión​​pública​​con​​las​​fuerzas​​políticas,​​ambas​​relacionadas​​con​​los medios​​ de​​comunicación​​y​​los​​grupos​​de​​interés.​​Cada​​situación​​implica​​diversos intereses.​​También​​hay​​diferentes​​grupos​​mediáticos​​y​​diversos​​intereses​​en​​el poder​​ político.​​Los​​sectores​​de​​poder​​son​​heterogéneos​​y​​dinámicos,​​se​​encuentran en​​ continuo​​proceso​​de​​evolución​​ y​​redefinición.​​Los​​diferentes​​actores​​que interactúan​​en​​la​​tematización​​de​​ la​​agenda​​están​​interrelacionados.
Establecer​​quién​​es​​el​​responsable​​de​​la​​agenda​​setting​​es​​un​​hecho​​muy​​complejo, lo​​ único​​ claro​​es​​que​​los​​actores​​con​​más​​poder​​(sector​​mediático,​​económico​​y político)​​ serán​​los​​que​​normalmente​​determinan​​la​​agenda​​pública,​​al​​contrario​​de los​​ movimientos​​sociales​​o​​determinados​​grupos.
La​​ reforma​​penal​​de​​2003​​fue​​resultado​​de​​la​​presión​​mediática​​debida​​a​​la explosión​​de​​noticias​​relacionadas​​con​​la​​delincuencia​​o​​la​​inseguridad​​ciudadana.
Una​​ investigación​​más​​profunda​​revela​​un​​panorama​​distinto,​​existen​​datos suficientes​​para​​afirmar​​que​​las​​reformas​​penales​​de​​2003​​fueron​​la​​respuesta​​del partido​​ PP​​a​​la​​ofensiva​​política​​que​​protagonizó​​el​​PSOE​​en​​2002.​​Fueron​​los políticos​​ los​​que​​eligieron​​este​​asunto​​como​​eje​​de​​su​​labor​​de​​oposición convirtiéndolo​​así​​en​​tema​​prioritario​​nacional,​​lo​​cual,​​una​​vez​​recogido​​por​​los medios​​ acabó​​afectando​​a​​la​​opinión​​ciudadana.​​En​​el​​caso​​de​​las​​reformas​​penales de​​ 2003​​ los​​medios​​de​​comunicación,​​fueron​​el​​vehículo​​escogido​​por​​los​​partidos políticos​​ para​​hacer​​llegar​​a​​la​​ciudadanía​​sus​​propuestas​​sobre​​el​​tema.​​Por​​lo tanto,​​ sería​​un​​error​​atribuir​​a​​la​​ciudadanía​​el​​impulso​​de​​dichas​​reformas​​penales.
¿Cómo​​ contribuye​​la​​tematización​​en​​la​​agenda​​la​​cuestión​​de​​la​​delincuencia​​a​​una política​​ criminal​​punitiva? Vivimos​​ en​​una​​época​​que​​presta​​cada​​vez​​más​​atención​​mediática​​a​​la delincuencia​​y​​los​​gobernantes​​estarían​​modernamente​​recibiendo​​una​​mayor presión​​ por​​parte​​de​​los​​medios​​en​​relación​​al​​problema​​de​​la​​delincuencia.​​La información​​sobre​​delincuencia​​es​​muy​​barata,​​fácilmente​​accesible​​y​​muy​​versátil.
Un​​ factor​​ a​​explorar​​podría​​ser​​la​​propia​​evolución​​de​​la​​sociedad,​​pues​​una ciudadanía​​cada​​vez​​más​​insegura​​encontraría​​en​​los​​medios​​y​​su​​tratamiento dramático,​​emotivo​​y​​en​​clave​​de​​entretenimiento​​de​​la​​delincuencia,​​el​​vehículo​​en el​​ que​​ expresar​​miedos​​o​​inseguridades​​más​​difusas.
En​​ definitiva,​​tematizar​​en​​un​​momento​​determinado​​el​​fenómeno​​de​​la​​delincuencia suele​​ conducir​​por​​la​​lógica​​mediática​​y​​política​​propia​​del​​proceso​​a​​una​​política criminal​​ punitiva.​​Pero​​debemos​​tener​​en​​cuenta​​de​​que​​el​​legislador​​se​​puede oponer​​ a​​la​​presión​​mediática​​y​​es​​el​​que​​tiene​​la​​última​​palabra.
3. LA​​ TÉCNICA​​DEL​​“FRAMING” Hace​​ referencia​​a​​la​​importancia​​decisiva​​que​​tiene,​​a​​la​​hora​​de​​interpretar​​un hecho,​​ el​​ contexto​​o​​marco​​de​​referencia​​en​​que​​dicho​​suceso​​es​​encuadrado.​​El concepto​​ suele​​atribuirse​​GOFFMAN​​quien​​emplea​​el​​concepto​​de​​“frame”,​​para referirse​​ a​​los​​“esquemas​​de​​interpretación”​​que​​permiten​​a​​los​​individuos​​o​​grupos percibir,​​ identificar​​y​​etiquetar​​hechos,​​atribuyéndoles​​significado​​y​​guiando​​así​​las acciones​​de​​las​​personas.​​Si​​el​​“agenda​​setting”​​destaca​​el​​poder​​de​​los​​medios para​​ fijar​​los​​asuntos​​de​​interés​​nacional,​​el​​“framing”​​hace​​referencia​​a​​que​​los medios​​ determinan​​además​​cómo​​pensar​​sobre​​los​​temas,​​debido​​a​​que​​nos proporcionan​​los​​esquemas​​de​​interpretación​​básicos.​​Hace​​referencia​​a​​dos operaciones:​​seleccionar​​y​​enfatizar​​palabras,​​expresiones​​e​​imágenes​​para​​conferir un​​ punto​​ de​​vista,​​enfoque​​o​​ángulo​​en​​una​​investigación.​​También​​se​​vincula​​con procesos​​ de​​responsabilidad:​​las​​creencias​​sobre​​las​​“causas”​​de​​los​​problemas​​y sobre​​ los​​ responsables​​de​​su​​“tratamiento”.​​Se​​basa​​en​​la​​asunción​​de​​que​​cambios sutiles​​ en​​ las​​palabras​​utilizadas​​para​​describir​​una​​situación​​pueden​​afectar​​a​​cómo la​​ audiencia​​interpreta​​dicha​​situación.​​Los​​periódicos​​dan​​información​​sobre determinados​​hechos​​criminales,​​pero​​suministran​​poca​​o​​ninguna​​información sobre​​ las​​ causas​​profundas​​de​​la​​ delincuencia.​​​La​​imagen​​de​​la​​justicia​​está también​​ distorsionada​​debido​​a​​que​​no​​hay​​noticias​​sobre​​el​​buen​​funcionamiento del​​ sistema​​penal​​y​​se​​destacan​​más​​bien​​las​​noticias​​relativas​​a​​presuntos​​“fallos” de​​ la​​ justicia​​penal​​por​​lenta,​​ineficaz​​o​​excesivamente​​benévola.​​Recientemente​​se está​​ asociando​​la​​imagen​​del​​delincuente​​como​​alguien​​extraño​​incapaz​​de despertar​​ la​​empatía​​de​​los​​ciudadanos​​y​​ha​​dado​​lugar​​a​​la​​identificación “inmigración-delincuencia”,​​lo​​que​​ supone​​uno​​de​​los​​“frames”​​más​​potentes​​y recurrentes​​de​​la​​última​​década.​​Características​​principales​​del​​discurso​​televisivo: Protagonismo​​de​​las​​víctima,​​construcción​​de​​la​​imagen​​del​​delincuente​​a​​partir​​de​​ la peligrosidad​​y​​finalidad​​retributiva​​de​​la​​pena​​como​​anclaje​​ideológico,​​además​​de que​​ las​​ garantías​​penales​​son​​un​​lastre​​para​​la​​eficacia​​de​​la​​lucha​​contra​​el​​delito.
4. “AGENDA​​SETTING”,​​“FRAMING”​​Y​​PUNITIVISMO La​​ atención​​excesiva​​a​​un​​tipo​​determinado​​de​​delincuencia​​y​​la​​narrativa​​simplista​​ y emotiva,​​ junto​​a​​la​​imagen​​benévola​​e​​ineficaz​​de​​la​​justicia​​ha​​conllevado​​la dispersión​​de​​toda​​serie​​de​​mitos: 1. Aumento​​constante​​de​​la​​delincuencia 2. La​​ delincuencia​​es​​fundamentalmente​​violenta​​y​​obra​​de​​delincuentes extremadamente​​peligrosos 3. La​​ justicia​​penal​​es​​excesivamente​​benévola.
Todo​​ esto​​contribuye​​a​​fomentar​​una​​sociedad​​miedosa,​​difunden​​una​​visión​​de​​la justicia​​ penal​​caracterizada​​por​​su​​blandura.
TEMA​​ 3.​​MANUAL​​DE​​POLÍTICA​​ CRIMINAL​​ CAP​​ 3.​​ ZÚÑIGA RODRÍGUEZ,​​LAURA RELACIONES​​CON​​LA​​CRIMINOLOGÍA​​Y​​EL​​DERECHO​​PENAL:​​LA​​POLÍTICA CRIMINAL​​COMO​​PUENTE.
1.EL​​ FENÓMENO​​CRIMINAL​​Y​​EL​​CONTROL​​SOCIAL:​​EL​​PUNTO​​DE​​PARTIDA​​DE LA​​ PREVENCIÓN​​DE​​LA​​CRIMINALIDAD El​​ delito,​​ el​​delincuente​​y​​el​​control​​social​​son​​fenómenos​​interrelacionados.​​¿Cómo​​se intercomunican​​estas​​disciplinas?​​De​​lo​​que​​se​​trata​​es​​de​​lograr​​resultados​​de​​efectividad​​en la​​ prevención​​de​​la​​criminalidad,​​dentro​​de​​los​​cánones​​del​​respeto​​a​​los​​derechos fundamentales.
El​​ punto​​ de​​partida​​de​​la​​prevención​​de​​la​​criminalidad​​lo​​constituye​​el​​análisis​​de​​la interrelación​​fenómeno​​criminal/el​​control​​social.
Del​​ análisis​​histórico​​de​​la​​Política​​Criminal​​se​​puede​​observar​​claramente​​que​​no​​siempre​​se ha​​ respondido​​a​​las​​preguntas​​de​​“¿Qué​​se​​entiende​​por​​delincuencia?”​​o​​“¿Cómo​​debe/puede el​​ cuerpo​​ social​​reaccionar​​frente​​a​​ella?”​​de​​la​​misma​​manera.
La​​ Escuela​​clásica​​hizo​​énfasis​​en​​el​​delito​​y​​el​​Positivismo​​criminológico​​en​​el​​delincuente.
En​​ algunas​​teorías​​se​​ha​​optado​​por​​concebir​​el​​delito​​a​​partir​​de​​la​​norma​​(positivismo),​​otras por​​ referirlo​​a​​valores​​(Neokantismo),​​o​​si​​no​​comprenderlo​​a​​partir​​de​​“las​​naturaleza​​de​​las cosas”​​ (finalismo).
Las​​ perspectivas​​actuales​​tienden​​a​​una​​comprensión​​del​​delito​​compleja,​​interdisciplinar, donde​​ no​​ sólo​​una​​ciencia​​define​​el​​delito,​​sino​​que​​se​​realiza​​por​​la​​intercomunicación​​de​​los distintos​​ saberes,​​convocando​​todos​​los​​conocimientos​​que​​sirven​​para​​comprender​​la integración/tensión​​de​​la​​relación​​hombre/sociedad.
Son​​ las​​ ciencias​​sociales,​​las​​ciencias​​ de​​la​​conducta​​y​​las​​normativas​​las​​que​​nos​​ayudarán​​a definir​​ qué​​ conductas​​consideramos​​delito,​​o​​insoportables​​para​​la​​sociedad,​​quiénes​​deben responder​​ por​​ellas​​y​​cómo​​reaccionar​​frente​​a​​él.
Decidir​​ qué​​conductas​​constituyen​​delitos​​en​​una​​sociedad​​y​​cómo​​reaccionar​​frente​​a​​ellos, son​​ decisiones​​que​​se​​deben​​fundamentar​​en​​el​​plano​​empírico​​y​​en​​el​​plano​​valorativo.​​En​​la base​​ a​​ la​​ realidad​​social​​que​​nos​​dice​​cuáles​​son​​los​​comportamientos​​insoportables​​para​​la sociedad,​​ decidir​​normativa​​o​​valorativamente​​cómo​​respondemos​​frente​​a​​ellos,​​con sanciones​​ penales​​u​​otro​​tipo​​de​​respuestas​​sociales.
1.1.​​ Análisis​​crítico​​del​​control​​social El​​ control​​ social​​determina​​los​​límites​​de​​la​​libertad​​humana​​en​​la​​sociedad,​​constituyendo​​ un instrumento​​de​​socialización​​de​​sus​​miembros.​​La​​socializavión​​es​​el​​proceso​​por​​el​​cual​​el individuo​​ se​​va​​integrando​​a​​la​​Sociedad​​internalizando​​sus​​pautas​​de​​conducta.​​La socialización​​primaria​​es​​la​​primera​​por​​la​​que​​el​​individuo​​pasa​​en​​la​​niñez.​​La​​socialización secundaria​​es​​cualquier​​proceso​​posterior​​que​​induce​​al​​individuo​​ya​​socializado​​a​​nuevos sectores​​ del​​mundo.​​Una​​sanción​​social​​es​​cualquier​​tipo​​de​​reacción​​por​​parte​​de​​los​​demás.
Las​​ sanciones​​pueden​​ser​​positivas​​(recompensas​​a​​la​​conformidad)​​o​​negativas​​(castigos​​por un​​ comportamiento​​no​​conformista).​​Hay​​dos​​sistemas​​de​​control​​social:​​el​​formal​​o​​el informal.
1.1.1.​​ El​​ control​​social​​informal Agentes​​ sociales​​del​​control​​social​​informal:​​familia,​​escuela,​​religión,​​profesión,​​trabajo.​​Y sobre​​ todo​​ destaca​​el​​papel​​de​​los​​medios​​de​​comunicación​​de​​masas;​​que​​son​​los​​verdaderos configuradores​​de​​imágenes​​y​​estereotipos​​sobre​​la​​criminalidad​​y​​sobre​​las​​demandas​​de​​la sociedad​​ sobre​​el​​sistema​​penal.​​Realizan​​sanciones​​sociales​​como​​la​​segregación,​​represión, aislamiento​​o​​pérdida​​de​​prestigio​​social;​​pero​​también​​a​​través​​de​​recompensas,​​elogios, premios,...​​ (siendo​​las​​sanciones​​positivas​​las​​más​​eficaces).
Cuando​​ las​​instancias​​de​​control​​informal​​fracasan,​​o​​el​​comportamiento​​desviado​​del individuo​​ adquiere​​relevancia​​social,​​entran​​a​​tallar​​los​​mecanismos​​de​​control​​formales.
1.1.2.​​ El​​ sistema​​de​​control​​social​​formal Este​​ sistema​​se​​produce​​con​​el​​nacimiento​​del​​Estado​​moderno​​en​​el​​que​​se​​legitima​​al​​Estado y​​ a​​ sus​​ agentes​​especializados​​para​​establecer​​el​​catálogo​​de​​delitos​​y​​sanciones.​​Estos agentes​​ de​​ control​​institucionalizados​​son​​el​​Derecho,​​la​​administración​​de​​justicia,​​la administración​​penitenciaria,​​los​​jueces,​​fiscales,​​policías,...​​Son​​formalizados​​porque​​está previsto​​ la​​conducta​​prohibida​​o​​no​​deseada​​y​​la​​sanción​​a​​imponerse.​​Destaca​​el​​sistema penal​​ como​​instrumento,​​busca​​adecuar​​los​​comportamientos​​sociales​​a​​las​​pautas​​de organización​​de​​la​​convivencia​​que​​cada​​Sociedad​​considera​​como​​modelo​​social.
Los​​ comportamientos​​no​​conformes​​con​​las​​pautas​​generales​​de​​conducta​​se​​consideran​​una desviación​​ social​​y​​las​​más​​graves​​son​​catalogadas​​como​​criminales.
1.2.​​ Desviación​​social​​y​​criminalidad La​​ relación​​entre​​desviación​​social​​y​​criminalidad​​es​​una​​relación​​dinámica​​y​​cambiante​​de acuerdo​​ a​​ coordenadas​​históricas​​y​​especiales.​​Hay​​conductas​​que​​fueron​​consideradas criminales​​ y​​que​​han​​dejado​​de​​serlo​​y​​sólo​​han​​llegado​​a​​ser​​conductas​​desviadas​​para​​grupos sociales​​ reducidos​​y​​conservadores,​​se​​despenalizan.
Y​​ frente​​ a​​ la​​mayor​​relevancia​​que​​van​​adquiriendo​​bienes​​jurídicos​​colectivos​​como​​el​​medio ambiente​​ o​​la​​salud​​pública​​para​​la​​Comunidad,​​se​​presentan​​nuevos​​procesos​​de criminalización​​de​​conductas.​​A​​veces​​es​​difícil​​trazar​​una​​línea​​nítida​​entre​​desviación​​y criminalidad.​​La​​desviación​​social​​es​​relativa​​por​​ello​​es​​importante​​entender​​quién​​tiene​​el poder​​ para​​establecer​​las​​normas​​sociales,​​es​​una​​cuestión​​de​​poder​​y​​contextos​​sociales.
2.LA​​ PREVENCIÓN​​DE​​LA​​CRIMINALIDAD​​DESDE​​LA​​CRIMINOLOGÍA García​​ Pablos,​​Criminología:​​Ciencia​​empírica​​e​​interdisciplinaria​​que​​tiene​​por​​objeto​​el crimen,​​ el​​ delincuente,​​la​​víctima​​y​​el​​control​​social​​del​​comportamiento​​delictivo;​​y​​que aporta​​ una​​ información​​válida,​​contrastada​​y​​fiable​​sobre​​la​​génesis,​​dinámica​​y​​variables​​del crimen​​ (contemplando​​éste​​como​​fenómeno​​individual​​y​​como​​problema​​social,​​comunitario) así​​ como​​ su​​prevención​​eficaz,​​las​​formas​​y​​estrategias​​de​​reacción​​al​​mismo​​y​​las​​técnicas​​ de intervención​​positiva​​en​​el​​infractor.
Hoy​​ se​​ entiende​​que​​el​​objeto​​de​​la​​criminología​​es​​estudiar​​el​​proceso​​de​​criminalización​​y​​ la realidad​​ de​​las​​conductas​​socialmente​​dañosas,​​que​​son​​las​​que​​la​​PC​​quiere​​prevenir.​​Se​​llega al​​ consenso​​de​​que​​el​​delito​​es​​un​​construcción​​social,​​un​​fenómeno​​enmarcado​​en​​las relaciones​​ hombre/sociedad.
Para​​ entender​​el​​fenómeno​​criminal​​tenemos​​que​​apoyarnos​​de​​todas​​las​​ciencias​​empíricas.
Los​​ enfoques​​biológicos​​y​​psicológicos​​pueden​​identificar​​determinados​​rasgos​​de​​la personalidad​​que​​en​​determinados​​contextos​​sociales​​de​​aprendizaje​​y​​experiencia, predisponen​​a​​determinados​​individuos​​a​​cometer​​actos​​delictivos.​​LAs​​teorías​​sociológicas aportan​​ la​​teoría​​del​​etiquetaje​​o​​labelling​​approach​​y​​otras​​teorías​​señalan​​que​​el​​contexto​​ es importante,​​debido​​a​​que​​los​​sujetos​​estamos​​condicionados​​por​​el​​aprendizaje​​social​​y​​por​​el ambiente.
Los​​ mecanismos​​para​​atajar​​la​​criminalidad​​es​​una​​decisión​​valorativa​​que​​debe​​sustentarse en​​ el​​ respeto​​de​​los​​derechos​​fundamentales.
Aspectos​​ de​​la​​Victimología​​que​​ayudan​​a​​la​​prevención​​de​​la​​criminalidad.​​Ayudar​​a​​las potenciales​​víctima​​indicándoles​​comportamientos,​​actitudes,​​conductas​​y​​medidas​​tendentes a​​ evitar​​ la​​ realización​​del​​delito.​​Se​​pueden​​detectar​​indicadores​​que​​convierten​​a​​ciertas personas​​ o​​colectivos​​en​​candidatos​​cualificados;​​se​​puede​​diseñar​​una​​labor​​científicamente encaminada​​a​​la​​concienciación,​​información​​y​​tutela​​de​​los​​mismos.​​Realización​​de encuestas​​ de​​victimización.​​Debido​​a​​ que​​los​​sentimientos​​de​​inseguridad​​ciudadano​​no suelen​​ coincidir​​con​​las​​tasas​​de​​criminalidad​​real​​es​​importante​​investigar​​cuál​​es​​la posibilidad​​de​​victimización​​real​​que​​ existe.​​Cuando​​una​​víctima​​reclama​​protección​​social​​se trata​​ de​​ respeto​​a​​sus​​derechos.​​Las​​actitudes​​de​​la​​víctima​​hacia​​el​​sistema​​penal​​condicionan el​​ grado​​ de​​rendimiento​​del​​sistema​​penal.
Debe​​ destacarse​​la​​cifra​​negra​​de​​la​​criminalidad.
3.LA​​ PREVENCIÓN​​DE​​LA​​CRIMINALIDAD​​DESDE​​EL​​DERECHO​​PENAL Procesos​​ de​​criminalización:​​criminalización​​primaria​​(mecanismo​​productor​​de​​las​​normas penales),​​ criminalización​​secundaria​​ (proceso​​de​​aplicación​​de​​las​​normas​​penales​​o​​del proceso​​ penal)​​y​​el​​proceso​​de​​ejecución​​de​​la​​pena​​y​​de​​las​​medidas​​de​​seguridad.
4.​​ LA​​ POLÍTICA​​CRIMINAL:​​EL​​ANÁLISIS​​INTERDISCIPLINARIO​​DEL​​FENÓMENO CRIMINAL La​​ criminalidad​​es​​un​​problema​​político​​porque​​el​​DP​​al​​criminalizar​​una​​conducta​​adopta una​​ decisión​​política​​de​​designar​​un​​comportamiento​​como​​delito​​y​​establecer​​quiénes responden​​ con​​una​​pena​​por​​ello.​​Es​​también​​un​​problema​​social​​porque​​afecta​​a​​toda​​la Sociedad.​​VON​​LISZT​​habla​​de​​un​​modelo​​integrado​​de​​ciencia​​penal​​(gesamte Strafrechtwissenschaft)​​conceptualizó​​el​​problema​​criminal​​como​​una​​cuestión​​en​​la​​que​​tanto la​​ Criminología,​​la​​Política​​Criminal​​y​​el​​DP​​tenían​​que​​actuar​​interrelacionados​​para​​lograr el​​ fin​​ preventivo.
5.​​ LA​​ COMUNICACIÓN​​ENTRE​​LA​​CRIMINOLOGÍA,​​LA​​POLÍTICA​​CRIMINAL​​Y​​ EL DERECHO​​PENAL ¿Qué​​ lugar​​le​​corresponde​​a​​cada​​disciplina? La​​ Criminología​​debe​​realizar​​el​​análisis​​científico​​del​​fenómeno​​criminal​​integrando​​y coordinando​​las​​informaciones​​procedentes​​de​​las​​diversas​​disciplinas​​interesadas​​en​​los problemas​​ de​​conducta​​de​​los​​individuos​​en​​Sociedad.
La​​ disciplina​​que​​ejerce​​el​​papel​​de​​mediador​​entre​​los​​conocimientos​​empíricos​​de​​la Criminología​​y​​los​​normativos​​del​​DP,​​es​​la​​PC.​​Es​​el​​“puente”​​entre​​la​​Criminología​​y​​la Dogmática​​jurídico-penal.​​La​​PC​​indica​​al​​Estado​​qué​​conductas​​criminalizar,​​cuando aumentar​​ o​​disminuir​​las​​penas,​​cuá​​es​​el​​sistema​​de​​sanciones​​más​​idóneo,...​​La​​PC​​es​​una disciplina​​ política​​dirigida​​al​​legislador​​mientras​​que​​el​​DP​​es​​una​​ciencia​​dirigida​​al​​juez (pero​​ no​​ son​​disciplinas​​opuestas).​​Para​​atajar​​las​​nuevas​​formas​​de​​criminalidad​​deben diseñarse​​ propuestas​​creativas.
TEMA​​ 8.​​GARANTÍAS​​CONSTITUCIONALES​​ Y​​ DERECHO​​ PENAL EUROPEO PROBLEMAS​​DE​​LEGITIMACIÓN:​​ TENSIÓN​​ ENTRE ARMONIZACIÓN​​LEGISLATIVA​​ Y​​ RECONOCIMIENTO​​ MUTUO El​​ principio​​de​​reconocimiento​​mutuo​​conduce​​a​​la​​acumulación​​del​​nivel​​de​​incidencia respectivamente​​más​​bajo​​con​​las​​menores​​cautelas​​y​​el​​DP​​material​​más​​extensivo,​​y​​de​​este modo​​ a​​ la​​validez​​en​​todo​​el​​ámbito​​europeo​​del​​ordenamiento​​penal​​del​​Estado​​miembro​​más punitivo,​​ es​​decir,​​a​​una​​permanente​​y​​sibilina​​extensión​​del​​DP​​en​​la​​UE.​​El​​vacío​​en​​materia de​​ armonización​​en​​los​​procesos​​penales​​y​​de​​las​​garantías​​penales​​aumenta​​el​​riesgo​​de​​que se​​ instale​​ en​​el​​espacio​​penal​​europeo​​ una​​orientación​​represiva​​y​​aseguradora.
DERECHO​​PENAL​​Y​​CONSTITUCIÓN​​ EN​​ LA​​ ERA​​ DEL​​ GLOBAL LAW,​​ Adán​​Nieto​​Martín I.​​ DE​​ LA​​PIRÁMIDE​​A​​LA​​RED En​​ los​​ años​​setenta​​podía​​hablarse​​ ya​​ de​​ ordenamientos​​ en​​ red​​ o​​ de constitucionalismo​​multinivel​​pero​​ en​​ el​​ ámbito​​ de​​ derechos​​ sociales.
Actualmente​​la​​protección​​de​​determinados​​ bienes​​ jurídicos​​ o​​ la​​ gestión​​ de determinadas​​formas​​de​​criminalidad​​ se​​ conciben​​ hoy​​ como​​ un​​ problema​​ de gobernanza​​global.​​La​​delincuencia​​ transnacional​​ ha​​ generado​​ un​​ incremento​​ de la​​ cooperación​​judicial​​sin​​precedentes.​​ La​​ armonización​​ es​​ la​​ otra​​ gran​​ ruta.
Los​​ ordenamientos​​jurídicos​​han​​ dejado​​ de​​ ser​​ grandiosas​​ pirámides​​ para convertirse​​en​​partes​​de​​una​​red​​ reguladora​​ muy​​ compleja,​​ con​​ múltiples interconexiones​​en​​las​​que​​intervienen,​​ Estados,​​ jueces,​​ legisladores,​​ policías nacionales​​y​​organizaciones​​internacionales​​ y​​ multinacionales​​ y​​ ONGs.​​ La global​​ law​​es​​una​​red​​regulatoria,​​ un​​ sistema​​ de​​ normas​​ y​​ actores.​​ Diferente​​ al Derecho​​ internacional​​clásico​​(hard​​ law)​​ que​​ se​​ ocupa​​ de​​ las​​ relaciones​​ entre Estado​​ soberanos.
En​​ esta​​ red​​encontramos​​normas​​ jurídicas​​ vinculantes​​ que​​ provienen​​ del​​ hard law​​ y​​ otras​​no​​vinculantes​​(no​​tienen​​ ningún​​ Estado​​ soberano​​ tras​​ sí)​​ y provienen​​del​​soft​​law.​​Privatización​​ del​​ proceso​​ penal​​ mediante​​ investigaciones internas​​ en​​las​​empresas​​para​​detectar​​ la​​ corrupción.
Las​​ relaciones​​más​​complejas​​se​​ realizan​​ entre​​ las​​ normas​​ de​​ máximo​​ nivel,​​ que contienen​​derechos​​fundamentales​​ (constitucionalismo​​ multinivel).
II.​​ LA​​ LEGITIMIDAD​​DEL​​DERECHO​​ PENAL​​ GLOBAL Los​​ tres​​ pilares​​de​​la​​legitimidad​​ penal​​ son​​ el​​ principio​​ de​​ legalidad,​​ el​​ de proporcionalidad​​y​​el​​de​​culpabilidad.
La​​ solución​​al​​problema​​de​​la​​legalidad​​ supranacional​​ es​​ mantener​​ las exigencias​​de​​racionalidad,​​transparencia​​ y​​ accountability.
El​​ DP​​ global,​​por​​la​​alta​​dañosidad​​ social​​ de​​ las​​ conductas​​ criminales​​ que aborda,​​ puede​​tener​​fricciones​​con​​ el​​ principio​​ de​​ proporcionalidad​​ de​​ las​​ penas, pero​​ no​​ tanto​​con​​la​​justificación​​ de​​ la​​ prohibición​​ en​​ sí.
III.​​ EL​​ DIÁLOGO​​ENTRE​​NORMAS​​ Y​​ AUTORES Soering,​​ ad​​extra(derechos​​fundamentales),​​ ordé​​ public​​ (también​​ principios como​​ el​​ de​​culpabilidad​​o​​protección).
Solagne,​​ Bosphorus​​y​​Omega​​son​​ soluciones​​ que​​ buscan​​ el​​ consenso​​ en​​ la​​ red.
...

Comprar Previsualizar