12. Colonialismo e Imperialismo PARTE II (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Contemporánea Universal
Año del apunte 2013
Páginas 14
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 7
Subido por

Vista previa del texto

ORGANIZACIÓN  DE  LOS  IMPERIOS  COLONIALES     Varió  según   las  circunstancias  y   el   lugar,   adoptando  diversas   formas:  desde   las   relaciones  diplomáticas  a   la   simple  conquista  acompañada   del  exterminio   de   los   pueblos   aborígenes.  El  uso  que  se  dio  a  los  territorios  sojuzgados  también  fue  diverso.   Hubo  diferentes  formas  de  dominación  y  organización  colonial:     Las  colonias  de  administración  directa   Territorios   que   por   el   derecho   de  conquista  habían   caído   en   la   órbita   de   la   metrópoli.   Ésta  imponía  sus   funcionarios   y   sus   instituciones,   organizando   la   administración.   Fueron  las   más  extendidas.     Protectorados   Territorios   donde  se   respetaba   el   gobierno   indígena  responsable   de   la   actividad  interior  del   área,  mientras  la  política  exterior  y  militar  era  gestionada  por  la  metrópoli.  En  la  práctica,  al   seguir   las   directrices   marcadas   por   ésta,   los   protectorados   quedaban   sujetos   a   la   soberanía   de   la   potencia   con   la   que   habían   pactado.   Fue   un   modelo   utilizado   por   Francia  (Marruecos)  y   Reino  Unido  (Birmania).   Dominios   Territorios   con  mayoría   de   colonos  respecto   a   la   población   indígena   que   consiguieron   un  amplio   autogobierno  limitado   por   un   gobernador   metropolitano.   Fueron   los   casos   de  Canadá,  Australia  y  Nueva  Zelanda  respecto  a  Gran  Bretaña.     Territorios  metropolitanos   Considerados   como   una  prolongación   de   la   metrópoli.   Por   ejemplo,   Argelia  con   respecto   a   Francia.   Concesiones       Territorios  cedidos   o   alquilados  por   estados   independientes   a   la   metrópoli,   codiciados   por   su  interés  estratégico  o  comercial.  Fue  el  caso  de  China  que,  tras  la  Guerra  del  Opio,  hubo  de     ceder  algunos  de  sus  puertos  (Hong  Kong)  al  Reino  Unido.   1     RESISTENCIA  AL  IMPERIALISMO     Pese  a  la  superioridad  técnica  y  militar  de  los  colonizadores,  la  penetración  en  determinados   territorios   no   estuvo   exenta   de  conflictos  con   sus   habitantes;   en   algunos   casos   supusieron   auténticos  descalabros  militares  para  los  ejércitos  imperialistas.   Por  otra  parte,  no  toda  la  población  metropolitana  estuvo  de  acuerdo  en  la  acción  agresiva  de   sus  propios  estados.  Pronto  surgieron  voces  contrarias  a  lo  que  consideraban  una  agresión  y   un  expolio  injustificables.     La  resistencia  al  imperialismo  en  las  colonias     Estuvo  más  o  menos  organizada  y  osciló  entre  la  creación  de  sociedades  secretas  articuladas   en  torno  a  la  idea  de  conservación  de  los  valores  culturales  autóctonos,  y  la  acción  violenta   surgida  como  reacción  a  la  explotación  y  represión  alentada  desde  las  metrópolis.   Por  su  importancia  destacaron  los  siguientes  conflictos:   • China:  La  guerra  del  opio  (1839-­‐1842)   • India:  La  revuelta  de  los  cipayos.  1857-­‐1859   • China:  La  rebelión  de  los  bóxers.  1900   • África:  Etiopía  (1886)  y  Guerra  zulú  (1879)   • Norte  América:  La  conquista  del  Oeste   CONFLICTO   DE   LOS   HERERO   (otro   ejemplo   de   resistencia  en  las  colonias,  bastante  olvidada)   Bajo   Angola,   estaba   África   del   Suroeste,   colonia   alemana.  99%  era  desierto.  Los  alemanes  penetraron   en  los  territorios  y  los  herero,  quienes  la  habitaban,  se   rebelaron.   Su  destino  fue:   • • •   China:  la  Guerra  del  Opio.  1839-­‐1842     La   Guerra   del   Opio   fue  el   conflicto   que   mantuvieron   China   y   Gran   Bretaña   entre   los  años  1839  y  1842.     El   desencadenante   del   mismo   fue   la     introducción   en   China   de  opio   cultivado   en   la   India  y   comercializado   por   la   compañía   británica   de   las   Indias   Orientales,  administradora  de  la  India.   Ser  derrotados  por  los  alemanes   Retirada   al   interior   de   los   territorios   de   África   del   suroeste,   hacia   el   desierto.   Muchos  murieron  de  sed.   Los   alemanes   custodiaron   las   fuentes   de   agua   y   disparaban   a   los   hereros   que   trataban  de  escapar.   Los   alemanes,   durante   la   resistencia   y   después,   reaccionaron   controlado   el   acceso   de   los   hereros   al   agua  y  los  alimentos,  condenándolos  a  la  muerte.     Fue  el  genocidio  de  los  herero  (1904-­‐1907).  La  política   alemana  contra  los  hereros  a  principios  del  siglo  XX  ha   sido  considerada  genocidio,  el  primero  del  siglo  XX.   Uno   de   los   administradores   de   la   colonia   antes   de   1914  fue  el  padre  de  Herman  Gary.     2     Esta   sustancia  (una   droga   estupefaciente)  constituía   una   importante   fuente   de   ingresos  para   los  británicos  y  servía  para  equilibrar  su  balanza  de  pagos  con  China  al  compensar  el  gasto  de   las  ingentes  cantidades  de  té  chino  que  Gran  Bretaña  importaba.     El  comercio  del  opio  fue  rechazado  y  prohibido  por  el  gobierno  chino.  La  puesta  en  práctica   de  la  abolición  recayó  sobre  el  comisionado  imperial  Lin  Zexu.   Los  emisarios  enviados  por  los  comerciantes  británicos  e  indios  quejándose  por  el  quebranto     que   tal   prohibición   causaba   a   sus   intereses   decidió   a   la   Corona   británica   a  enviar  una  flota   de     guerra  que  finalmente  derrotó  a  la  China.     Como   consecuencia   de   este   descalabro  el   emperador   chino   hubo   de   firmar   el   Tratado   de   Nanking,  por  el  que  se  obligaba  a  China  al  libre  comercio  -­‐el  del  opio  incluido-­‐  con  Inglaterra,   a   través   de  cinco   puertos  (el   más   importante   de   ellos   Cantón)  así   como   a   la   cesión   de   la   isla   de  Hong  Kong  durante  150  años.   Este  conflicto  y  su  resolución  a  favor  de  la  potencia  imperialista  británica  facilitó  la  irrupción   en  el  escenario  de  otras  potencias  como  Estados  Unidos,  Francia  y  Rusia  que  forzaron  a  China   a   firmar   diversos   convenios   que   han   recibido   la   denominación   de  “Tratados   Desiguales”.   Como   consecuencia   de   ellos,   en   1860   China   se   vio   apremiada   a   abrir   otros  once   puertos  al   comercio  exterior  con  el  correspondiente  menoscabo  de  su  soberanía.       La  impotencia  china  para  conservar  su  independencia  frente  a  las  potencias  imperialistas  se   acentuó   aún   más   tras   la  derrota   frente   a   Japón  (1894-­‐1895),   que   le   costó   importantes   pérdidas  territoriales,  así  como  a  raíz  de  la  sublevación  de  los  bóxers  en  1900.     India:  la  revuelta  de  los  cipayos.  1857-­‐1859   Los  cipayos  eran  soldados  indígenas  encuadrados  dentro  del  ejército  británico  de  la  India.   En   1857   se   rebelaron   contra   la   metrópoli.   El   detonante  de  la  revuelta  estuvo  ligado  a  razones   de  índole   religiosa:   el   uso   de   grasa   de   cerdo   (animal   considerado   impuro   por   hindúes   y   musulmanes)   en   la   munición   de   un   nuevo   modelo  de  fusil  utilizado  por  el  ejército.   Sin   embargo,  tras   esta   causa   subyacían  otros   motivos   de   mayor   calado   como:     • • • los   abusos   cometidos   por   la  Compañía   comercial   de   las   Indias   Orientales   desafortunados  cambios  administrativos     las  expropiaciones  de  tierras  en  el  Norte  de  la  India.   3     La  revuelta  fue  sofocada  pero,  como  consecuencia  de  ella,  la  Cía.  de  las  Indias  Orientales  fue     disuelta  y   el   territorio   pasó   a   ser  administrado  directamente   por   la  Corona   Británica,   es     decir,  por  la  reina  Victoria  I.     China:  la  rebelión  de  los  bóxers.  1900.   La   rebelión   de   los   bóxers  fue   la   expresión   del  descontento  chino   frente   a   las   injerencias   económicas   y   políticas   de   las   potencias   europeas,   evidenciadas   a   través   de   las  "guerras   del   opio"  contra  G.  Bretaña  (1839-­‐1842  y  1856-­‐1860)  y  contra  Japón  (1894-­‐1895).   Los   bóxers  (“boxeador”,   “púgil”)  constituían   una   sociedad   secreta  con   connotaciones   políticas,   practicantes   de   artes   marciales.   Su  objetivo  era   expulsar   a   los   extranjeros   de   China.     En   1899   emprendieron   una   campaña   de   terror   por   el   norte   del   país   que,   inicialmente,   se   dirigió  contra  misioneros  cristianos.   En  1900    estalló  la  rebelión  en  Pekín  contra  los  extranjeros  y  las  legaciones  internacionales.  La   revuelta   fue   atajada   por   la   acción   militar   combinada   de   diversas  potencias:   británica,     francesa,  japonesa,  rusa,  alemana  y  estadounidense.     La  Corona  China,  en  manos  de  la  emperatriz  Ci  Xi,  alentó  encubiertamente  a  los  rebeldes;  la   derrota   puso   en   tela   de   juicio   el   papel   ejercido   por   la   dinastía   manchú   y   precipitó   su   caída   en   1911,  siendo  proclamada  la  República  China.       África   La  conquista  del  continente  africano  provocó  incidentes  entre  las  potencias  colonialistas  y  los   pueblos  nativos.  Entre  los  conflictos  más  significativos,  destacaron:     Etiopía  (Abisinia)   En   este   territorio   los   pueblos   autóctonos   guiados   por   el   emperador  Menelik   II   inflingieron     una  dura  derrota  al  ejército  invasor  italiano  en  Adua  (1886).  Etiopía  consiguió  de  ese  modo     escapar  del  dominio  extranjero.   4     Más  tarde,  en   1912,  Italia  invadió  Libia,  territorio  que  controló  con  mayor  o  menor  fortuna   hasta  1945.  Durante  la  década  de  los  veinte  las  tribus  beduinas  unidas  en  torno  al  líder  Omar     el-­‐Mukhtar  le  opusieron  una  fuerte  resistencia.     La  guerra  zulú.  1879   Los  zulúes  constituyen  una  etnia  asentada  en  el  sur  de  África,  especialmente  en  la  región  de   Natal.     El   asentamiento   de   grupos   de   colonos   europeos,   primero   de   origen  holandés  (los   bóers)   y   más  tarde  británicos,  provocó  tensiones  que  desembocaron  en  una  guerra,  iniciada  en  1879.   Los   invasores   fueron   derrotados   en   diversas   ocasiones   por   el   caudillo  Cetshwayo  quien     estuvo  al  mando  de  tropas  muy  bien  adiestradas  y  organizadas.     Finalmente  la  superioridad  técnica  y  material  británica  consiguió  doblegar  la  resistencia  de   los  aborígenes  y  condujo  a  la  creación  del  protectorado  de  Zululandia.       Norteamérica:  los  indios   A  lo   largo   del   siglo   XIX   se   produjeron   numerosas   disputas   entre  los  aborígenes   indios  y  los  colonos  que   avanzaban   desde   el   este   en   busca   de   tierras   para   la   agricultura,   pastos  para  el  ganado  o  yacimientos  de  metales  preciosos.     Pero   estos   conflictos  se   agudizaron   durante   la  década   de   los   cuarenta  en   forma   de   guerras   más  o  menos  virulentas,  fruto  de  las  cuales  los  indígenas  norteamericanos  (apaches,  navajos,     arapajoes,  cheyenes,  sioux,  etc.)  perdieron  sus  tierras.   El   resultado   de   este   proceso   fue   su   reclusión   en  reservas,  localizadas   la   mayor   parte   de   las   veces  en  lugares  alejados  a  los  que  no  se  sentían  vinculados  ni  geográfica  ni  culturalmente.     Destacaron  en  estas  guerras  dos  incidentes  de  especial  virulencia:   El   primero  de   ellos   aconteció   en   1875,   y   fue   protagonizado   por  una   coalición   de   indios   sioux   y   cheyenes,   quienes   dirigidos   por  Toro   Sentado,  aniquilaron   al   famoso   VII     Regimiento  de  Caballería  capitaneado  por  el  teniente  coronel  George  Custer  en  la  batalla   de  Little  Big  Horn.     5     El  segundo  tuvo  lugar  en  Wounded  Knee,  cuando  el  ejército  americano  masacró  a  unos   200  miembros  de  la  tribu  sioux  totalmente  desarmados  (entre  ellos  numerosas  mujeres     y  niños).     La  oposición  al  imperialismo  en  las  metrópolis     En   el   seno   de   las   potencias   imperialistas   se   alzaron   voces  que   desautorizaron   la   política   expansionista   de   sus   gobiernos.   Esta   oposición   arrancó   a   finales   de   siglo   XIX   para   hacerse   más  fuerte  ya  en  el  XX.   Generalmente   fueron   las   formaciones   políticas  y   los   intelectuales   de  izquierda  los   que   denunciaron  los  excesos  cometidos  sobre  los  pueblos  sometidos  y  su  posterior  explotación.   Significativa   fue   la   labor   de   la  Segunda   Internacional,   que   en   el  Congreso   de   Stuttgart  (1907)  denunció   la   política   imperialista.  Lenin  en   su   obra  "El   Imperialismo,   fase   superior  del  capitalismo"  apoyaba  la  alianza  entre  los  movimientos  de  independencia  de  las   colonias  y  la  clase  trabajadora  de  las  metrópolis  a  fin  de  realizar  la  revolución.     Otras   conciencias   que   criticaron   esa   política   fueron   las   de   algunos  misioneros,   testigos   de   primera  línea  de  la  actuación  imperialista.     LOS  CONFLICTOS  ENTRE  POTENCIAS  IMPERIALISTAS   Durante   el   siglo   XIX,  a   medida   que   progresaba   la   expansión   colonial,   se   produjeron  disputas  entre   las   potencias   imperialistas   en   su   intento   por   controlar   territorial,   política  y  militarmente  amplias  áreas  de  África,  Asia  y  Oceanía.   Con   la   pretensión   de   evitar   esos   conflictos   en  1884  se   reunieron   en   Berlín  los   representantes   de  12   estados   europeos  más   los   de  Estados   Unidos  y  Turquía  para   concretar   sus   respectivas   posiciones  en  el  reparto  de  África.   Esta   conferencia   supuso   un   intento   de   atenuar   por   la   vía  diplomática  las   diferencias  que  entrañaba  la  competencia  imperialista  en  dicho  continente.   Tras   la   reunión   subyacía   la   pretensión   del   canciller  Bismarck  de   hacer   de   Alemania  una   potencia   imperialista.   Alemania   había   llegado   con   retraso   al   reparto   colonial   y   deseaba   ostentar  una  posición  internacional  acorde  a  su  potencial  económico  y  político.   6     También   fueron   tratados  otros   asuntos  como   el   aseguramiento   del  Congo   belga  bajo   el   dominio   personal   del   rey   Leopoldo   II   o   la   resolución   de   las   tensiones   originadas   por   las   coincidentes  aspiraciones  de  Francia  y  Gran  Bretaña  sobre  Egipto.   En  el  Congreso  de  Berlín  se  adoptaron  las  siguientes  resoluciones:     • Se   reconocía   a  Leopoldo   II  el   dominio   exclusivo   del   Congo   belga,   frente  a  las  ambiciones  francesas  sobre  parte  de  esa  colonia.   • Gran   Bretaña  y  Francia  habían   de   resolver   por   sí   mismas   sus   diferencias.   • Se  determinó  que  aquella  potencia  que  controlara  el  litoral  de  un   territorio   ostentaría   de   hecho   la  autoridad  sobre   el   interior   del   mismo.   Ello   estimuló   la   penetración   desde   la   costa   hacia   el   interior   del   continente   en   una   frenética   lucha   por   hacerse   con   la   mayor   extensión   posible   e   impedir   que   los   rivales   hiciesen   lo   mismo.   El   Congreso   o   Conferencia   de   Berlín  se   ciñó   exclusivamente   a   los   asuntos   concernientes   al  continente  africano,  dejó  de  lado  las  restantes  zonas  de  proyección  imperialista.  Aceleró  el   proceso   de   reparto,   de   hecho   pocos   años   más   tarde  (salvo   Liberia   y   Abisinia)  no   existía   en   África  ningún  territorio  que  se  sustrajera  a  la  dominación  europea.   A   pesar   de   los   intentos   por   canalizar   pacíficamente   el   proceso   imperialista,   los   enfrentamientos  se  agudizaron  en  la  primera  década  del  siglo  XX,  constituyendo  la  antesala   de  la  I  Guerra  Mundial.     Destacaron  dos  conflictos:   • • La  guerra  anglo-­‐bóer  (1899-­‐1902)   El  incidente  de  Fachoda  (1898-­‐1899)     La  guerra  anglo-­‐bóer  (1899-­‐1902)   Los  bóers  (también   llamados   afrikáners)  eran   granjeros   de   origen   holandés   que   se   habían   establecido   en   la   zona   de  El   Cabo  a   mediados   del   siglo   XVII.   Eran   los   colonizadores   originarios.   De  fe  calvinista  y  profundamente  racistas,  habían  despojado  a  los  aborígenes  de  sus  tierras.   Entre   1835   y   1845   hubieron   de   retirarse   de   esos   territorios   ante   la   presión   de   los   colonos   británicos   y   se   establecieron   en   las   zonas   más   norteñas   de  Orange   y  Transvaal.   Es   en   esta   zona   donde   chocaron   de   nuevo   los   intereses   de   los   colonos   británicos  (en   su   mayoría   mineros)  y  los  de  los  bóers  (fundamentalmente  ganaderos  y  agricultores).   7     El   conflicto   se   inició  tras   el   descubrimiento   en   1886   de   ricos   yacimientos   de  oro  y  diamantes  en  los  territorios  bóers.  El  hallazgo  cambiaría  por  completo  la  situación  de   independencia  política  y  de  cultura  propia  de  los  bóers.  Entonces  la  penetración  británica  ya   fue   masiva.   Ahora   Bóers,   antiguos   colonizadores,   que   habían   vencido   a   los   indígenas,   y   británicos,  los  más  nuevos,  se  enfrentarían.  Así  se  producirá  una  gran  guerra  que  durará  tres   años.   Gran   Bretaña   además,   por  razones   geopolíticas,  tenía   un   elevado   interés   en   unir   el   continente   africano   de   norte   a   sur   bajo   su   soberanía,   en   tanto   que   los   bóers   además   de   otros     pueblos  como  los  zulúes,  obstaculizaban  esas  pretensiones.   En   la   guerra   anglo-­‐bóer   que   durará   desde   1899   hasta   1902,   confluyeron   por   lo   tanto  factores  tanto  políticos  como  económicos  inherentes  al  fenómeno  imperialista.     Destacó   como   instigador   del   conflicto  Cecil   Rhodes,   hombre   de   negocios   y   gobernador   británico   de   El   Cabo   cuyo   objetivo   era   conseguir   para   Gran   Bretaña   el   dominio   de   todo   el   sur   de  África.   El   desarrollo   de   la   guerra   pasó   por   diversas   fases:  desde   las   iniciales   victorias  de   los   afrikaners  (bóers)  cuyo  presidente  Kruger  declaró  la  guerra  a  los  británicos,  hasta  la  derrota  de   éstos  tras  una  sangrienta  guerra  de  guerrillas.     Fue  un  enfrentamiento  entre  las  dos  olas  de  colonización,  una  más  nueva  que  la  otra.  Es  una   guerra  de  blancos  contra  blancos.  Y  los  Bóers  con  connotaciones  agrarias  y  ganaderas,  cada   uno  era  un  soldado  en  sí  mismo.  Y  con  la  guerra,  tenían  capacidades  distintas  a  las  de  GB.   Como   con   los   zulús   (un   pueblo   imperialista   a   pesar   de   ser   negros),   tienen   gran   eficacia   militar,   por   el   armamento.   Y   cuando   entran   los   ingleses,   tienen   un   armamento   moderno,   y   lo   pueden   adquirir.  Capacidad  de  derrotar  a  los  británicos  existía.     Así,   los   británicos,   que   no   podían   permitirse   perder,   tuvieron   que  movilizar  como  nunca   en  su   historia,  medio  millón  de  soldados,  para  que  fueran  más  que  los  Bóers.   Pero  luego  los  Bóers  no  aceptaron  la  derrota  y  empezaron  una  guerra  de  guerrilla,  cosa  que   afectó   mucho   a   los   ingleses.   Eso   explica   que   movilice   parte   de   los   recursos   de   su   imperio   para   derrotarlos.   Pero   en   esta   segunda   parte,   se   practican   tácticas   iniciadas   poco   antes   en   Cuba,   que   tienen   que   ver   con   la   guerra   de   guerrillas,   no   convencional.   Son   unos   guerrilleros   enfrentados   en   unos   territorios   ocupados,   que   para   resistir,   necesitan   el   apoyo   de   la   población.   Este   apoyo   marca  el  éxito.  Y  los  Boers  lo  tenían.     Y   una   opción   para   los   británicos   pues   era   hacer   campos   de   concentración   à   se   detenía   y   concentraba   la   población   bóer,   para   vaciar   el   territorio   de   la   población.   Así,   las   guerrillas   quedaban   desamparadas.   Con   este   sistema,   los   británicos   en   1901,   que   lo   aplicaron   tras   haber   sido   usado   en   Cuba   y   funcionar   contra   el   problema   de   la   guerrilla   allí.   Se   llegó   a   esa   conclusión:  la  base  de  la  guerrilla  es  la  población  civil,  y  entonces,  había  que  aislarla  à  campos   8     de   concentración.   Es   una   medida   de   fuerza   que   con   las   condiciones   sanitarias   de   la   época,   causaron  muchas  muertes,  no  porque  los  mataran,  pero  sí  por  las  condiciones  de  concentrar  a   tanta   gente   (proliferación   de   pestes,   enfermedades…).   Esa   es   la   parte   negativa   del   control,   moría  mucha  población.     Pero  así  los  ingleses  lograron  ganar  la  guerrilla.   Las  campañas  propagandísticas  también  fueron  importantes.  La  lucha  tuvo  eco  en  Europa.     Y  los  británicos  usaron  la  propia  población  indígena  en  la  guerra  para  debilitar  a  los  bóers,  y   algunos  tratadistas  hablan  de  que  la  diferencia  entre  Boers  y  negros,  se  agudizó  por  ello  con  el   enfrentamiento  à  aumentaron  sus  diferencias  y  tensiones.   En   1902,   por   el  Tratado   de   Vereeniging  se   puso   fin   a   las   hostilidades   y   los   bóers   quedaron   bajo   el   dominio   del   Imperio   Británico,   aunque   conservando   una   amplia  autonomía  en   las   provincias   de   Orange   y   Transvaal.   El   resultado   fue   la   extinción   de   las   dos   republicas   bóers   independientes   que   habían   fundado   y   la   anexión   de   éstas   a   Inglaterra.   Seguían   teniendo   libertades,  pero  quedaban  anexionadas.       El  incidente  de  Fachoda  (1898-­‐1899)   El   conflicto   de   intereses  entre   Francia   y   Gran   Bretaña   originó  fricciones  que   a   punto   estuvieron   de  desembocar  en  contiendas  armadas.     Un  ejemplo  lo  constituyó  el  incidente  o  crisis  de  Fachoda  (actual  Kodok),  localidad  enclavada  en   Sudán,   donde   coincidieron   franceses   y   británicos   que   pretendían   la   construcción   de   un   ferrocarril  que  uniese  parte  de  sus  respectivas  colonias  africanas.     Para  abrir  camino  y  defender  sus  posiciones  los  franceses  enviaron  desde  el  Oeste  un  ejército  al   mando   del   comandante   Marchand,   mientras   que   los   británicos   hicieron   lo   propio   con   tropas   incorporadas  desde  Egipto  al  mando  del  general  Kitchener.   La  retirada  de   los   franceses   ante   la   inferioridad   numérica   de   sus   tropas   permitió   a   los     británicos  controlar  la  región  de  Sudán,  consiguiendo  con  ello  el  dominio  casi  ininterrumpido     de  los  territorios  que  enlazaban  el  norte  y  el  sur  de  África.   Los  anhelos  de  Cecil  Rhodes  quedaban  de  este  modo  casi  satisfechos,  pues   sólo   se   interponían   en   ese   camino   los   territorios   del  África   Oriental   bajo   soberanía  alemana.       9     La  guerra  entre  Rusia  y  Japón  (1904-­‐1905)   Surgido   por   las   ambiciones   imperialistas   rivales   entre   Rusia   Imperial   (que   quiere   expansionarse   por   Siberia,   China   y   Corea,   hacía   el   pacífico)   y   Japón   (que   también   tenía   ambiciones  en  la  zona).  Intereses  de  ambos  en  Manchuria  (está  en  la  China  actual)  y  Corea.   Concluyó  con  la  victoria  japonesa.   Rusia   vio   que   Japón   ponía   en   peligro   sus   intereses   geopolíticos   en   la   zona,   apoyada   por   Francia   y   RU,   presionaron   a   los   japoneses     para   reconsiderar   las   ventajas   obtenidas   por   el   tratado  de  Shimonoseki  en  el  que  le  cedieron  estos  territorios.   Japón   se   veía   incapaz   de   enfrentarse   por   el   momento   a   Rusia   y   sus   dos   aliados,   y   cedió   en   favor  de  Rusia.   Luego   cuando   Japón   consiguió   más   poder   hubo   una   lucha   entre   éste   y   Rusia   la   cual   fue   ganada  por  Japón.   Importancia  de  esta  guerra:   • • Guerra  ya  muy  moderna:  los  ejércitos  eran  moderno  y  utilizan  armas  muy  modernas,   en   estados   también   muy   modernos.   En   África   se   podían   usar   las   armas,   pero   no   a   tan   gran  escala.   Fue  guerra  larga  por  ello,  con  enfrentamientos  navales,  asaltos…   Los   enfrentamientos   japoneses   y   rusos   causaron   muchas   bajas,   para   ambos   bandos.   Rusia   además  se  quedó  sin  flota.   Pero   aquí   se   dieron   ya,   pues,   muchas   de   las   consecuencias   que   también   se   verían   en   la   I   guerra  mundial.       CONSECUENCIAS  COLONIZACIÓN  EN  LAS  COLONIAS     Consecuencias  demográficas       En   general,   la   población   se   incrementó  como   consecuencia   de   la   disminución   de   la  mortalidad,   ocasionada   por   la   introducción   de   la  medicina  moderna   occidental   y   la   persistencia   de   altas   tasas   de   natalidad.   Ello   se   tradujo   en   un  desequilibrio     entre  población  y  recursos  que   hoy   día   constituye   un   grave   problema   para   los   estados   surgidos  de  la  descolonización.   10     No   obstante,   en   algunas   zonas   la   población   autóctona   sufrió   una   drástica   reducción  (especialmente   en   los   inicios   del   imperialismo)  como   consecuencia   de   la   importación   de  enfermedades  desconocidas  (viruela,   gripe,   etc.).   En   otros   lugares,   la   población  indígena  fue  simplemente  reemplazada  por  colonos  extranjeros.     Consecuencias  económicas     Para   la   puesta   en   marcha   de   la   explotación   económica   de   los   territorios  ocupados   se   hizo   necesario  el  establecimiento  de  unas  mínimas  infraestructuras.  De  ese  modo  fueron  creados     puertos,   ferrocarriles   y   carreteras,   encaminados   a   dar   salida   a   las  materias   primas  y   agrícolas     que  iban  destinadas  a  la  metrópoli.   Las   colonias   se   convirtieron   en  abastecedoras  de   las   mercancías   necesarias   para   el   funcionamiento   de   las   industrias   metropolitanas,   en   tanto   que   éstas   colocaban   las   manufacturas  en  sus  dominios.       La   economía   tradicional   basada   en   una  agricultura   autosuficiente  y   de   policultivo   fue   sustituida   por   otra   de  exportación,   en   régimen   de   monocultivo,   ocasionando   la   desaparición   de   las   formas   ancestrales  de   producción   y   la   extensión   de  cultivos  como   el   del   café,   cacao,    caucho   té   o   caña   de   azúcar.   Amplias   zonas   fueron   roturadas   para   ser   adaptadas   a   las   nuevas   exigencias  económicas,  dando  lugar  a  notables  cambios  del  paisaje  y  graves  alteraciones  del   medio  natural.     Consecuencias  sociales     La   buRguesía  procedente   de   las  metrópolis,   integrada   por   comerciantes,   funcionarios   y     terratenientes,  copó  los  niveles  altos  y  medios  de  la  sociedad  colonial.   Hubo   casos   en   que   ciertos   grupos   autóctonos  fueron  asimilados  por   los   colonizadores   y   pasaron  a  formar  parte  de  la  cúspide  social.  Esto  ocurrió  fundamentalmente  con  las  antiguas   élites   dirigentes,  miembros   de   algunos   cuerpos   del  ejército  y  funcionarios  de   la     administración  colonial.   Contrastando   con   esa   minoría,  la  mayor  parte   de   la   población   autóctona   fue   objeto   de   un   generalizado  proceso  de  proletarización  que  incrementó  las  abundantes  reservas  de  mano  de   obra  destinada  a  la  creación  de  infraestructuras  y  a  la  agricultura  de  plantación.   11       Consecuencias  políticas   El   mayor   o   menor   grado   de   dependencia   de   las   colonias  respecto   a   la   metrópoli   estuvo   determinado  por  el  tipo  de  organización  administrativa  que  les  fue  impuesta.     Esa   imposición  no   estuvo   exenta   de  conflictos  que   constituyeron   el   germen   del  antiimperialismo.  Habitualmente   fueron   protagonizados   por   las   clases   medias   nativas  occidentalizadas,   que   reclamaban   a   la   metrópoli   un   mayor   respeto   a   las   tradiciones   autóctonas   y   la   participación   en   las   decisiones   que   se   adoptaban   sobre   los   territorios   administrados.   En   muchos   casos   los   naturales   de   las   colonias   demandaron   los   mismos   modos  democráticos  que   las   metrópolis   defendían   para   sí   mismas   pero   negaban   a   sus   colonias:  libertad,  igualdad,  soberanía  nacional,  etc.   Un   ejemplo   temprano   que   plasmó   el   espíritu   de   estos   movimientos   fue   la   creación   del  Partido   del   Congreso  de   la   India,   liderado   por   Mohandas   K.   Gandhi,   que   extendió   su     influencia  por  las  capas  más  desfavorecidas  de  la  sociedad  colonial.       Consecuencias  culturales     El   imperialismo   ocasionó   la   pérdida  de   identidad  de   los   pobladores   indígenas   e   implantó   los  patrones  de  conducta,  la  educación  y  la  mentalidad  de  los  colonizadores.     La  lengua  de   los   dominadores  (especialmente   el   inglés   y   el   francés)  fue   impuesta,     conduciendo  a  un  fuerte  grado  de  aculturación.     La  religión  cristiana  (católica,  anglicana  o  protestante)  desplazó  a  los  credos  preexistentes  en   muchas   zonas   de   África   o   bien   se   fusionó   con   ellos,   dando   lugar   a   creencias   de    carácter  sincrético   (conciliación   de   ideas   procedentes   de   ámbitos   culturales   distintos,   síntesis   de   pensamiento  y  formas  de  vida  distintas)   Sin   embargo   en   el   mundo  musulmán  y   Asia   la   experiencia   evangelizadora   fue   escasa   comparada   con   la   del   África   negra,   debido   al   arraigo   de   antiguas  y  complejas  religiones,  como  el  budismo  y  el  hinduismo.       12     Consecuencias  geopolíticas   Los   mapas   políticos   se   vieron   alterados   por   la   creación   de  fronteras   artificiales  que   nada   tenían  que  ver  con  la  configuración  preexistente,  forzándose  la  unión  o  segregación  de  grupos   tribales  y  étnicos,  provocando  con  ello  innumerables  conflictos  raciales  que  se  han  mantenido   vivos  hasta  nuestros  días  (Ruanda,  Liberia,  etc).       Consecuencias  ecológicas     La   introducción   de   nuevos   métodos   de   explotación  agrícola   y   de   especies   animales   y   vegetales   inéditas,  provocó  profundas  alteraciones  o  la  absoluta  destrucción  de  los  ecosistemas  naturales.   De   ese   modo  el  bisonte,   esencial   en   la   vida   y   cultura   de   numerosos   pueblos   indios   de   Norteamérica,   fue   casi   exterminado   por   cazadores    blancos;  el  conejo  se  convirtió  en  una  auténtica  plaga  tras  ser  introducido   en  Australia  y  carecer  de  depredadores  naturales.   Las   grandes  selvas   tropicales  se   vieron   sometidas   a   una   intensa   deforestación  causada   por   la   sobreexplotación  de  los  recursos  madereros  y  la  expansión  del  monocultivo  de  plantación;  los  ríos   fueron  contaminados   con  metales   pesados  (mercurio   y   otros)   como   consecuencia   de   los   métodos   aplicados  a  la  extracción  de  metales  preciosos  y  los  desechos  procedentes  de  la  actividad  minera.         CONSECUENCIAS  PARA  LAS  METRÓPOLIS   A  nivel  económico   El   imperialismo   sirvió   de   estímulo   a   la  industrialización  en   aquellas   áreas   donde   aún   era   débil   y   favoreció  su  consolidación  allí  donde  ya  estaba  en  marcha.       De   todos   modos,   el   principal   objetivo   de   las   metrópolis   fue   la   obtención   de  materias     primas  abundantes   y   baratas   y   la   colocación   de   los   productos   manufacturados   por   sus   industrias   en   las  colonias.   13     Desde  el  punto  de  vista  internacional   Constituyó   una   inagotable   fuente   de   tensiones   y  conflictos   -­‐las  crisis   marroquíes   fueron   un   ejemplo-­‐  que  culminaría  en  el  estallido  de  la  Primera  Guerra  Mundial.   COLONIALISMO  TRAS  LA  I  GUERRA  MUNDIAL  Y  LA  DESCOLONIZACIÓN  DESDE  1950       Al   finalizar   la   I   GM,   se   produjo   una   reorganización   del   territorio   colonial,   pero   solo   algunos   territorios  en  próximo  y  medio  oriente  accedieron  a  la  independencia:  Irak,  Arabia,  Siria.  Son   los  orígenes  del  proceso  de  descolonización.  Hubo  que  esperar  al  final  de  la  IIGM  para  que  los   territorios   africanos   y   asiáticos   ocupados   por   los   europeos   tras   la   conferencia   de   Berlín   lo   consiguieran.   Aún   así,   exceptuando   casos   como   el   de   China,   o   los   tigres   asiáticos   (Singapur,   Tailandia,   Corea,   Taiwán   )   la   mayoría   de   los   países   que   sufrieron   la   ocupación   europea   han   pasado   a   formar   parte   del   grupo   de   países   subdesarrollados,   y   la   independencia   política,   cuando   ha   sido   posible,   no   ha   venido   acompañada   en   la   mayoría   de   los   casos   por   la   independencia  económica.     La   ocupación   europea   de   África   sentó   las   bases   del   subdesarrollo   del   siglo   XX,   así   como   de   muchas   de   las   guerras   que   han   asolado   el   continente   desde   que   accedió   a   su   independencia   a   partir  de  los  años  50.  El  último  país  en  conseguirlo  fue  Zimbawue  en  1980.                 14     ...

Tags: