Tema 4. El período entreguerras y la crisis de 1929 (2012)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Humanidades - 2º curso
Asignatura Història Contemporània I
Año del apunte 2012
Páginas 11
Fecha de subida 31/10/2014
Descargas 50
Subido por

Descripción

tercer trimestre

Vista previa del texto

4. EL PERÍODO DE ENTREGUERRAS Y LA CRISIS DEL 1929 4.1. INTRODUCCIÓN AL PERÍODO DE ENTREGUERRAS La lucha de la Entendida se argumentaba por la defensa de la democracia pero, aun conseguir la victoria, el periodo de postguerra se caracteriza por el surgimiento de alternativas totalitarias al sistema democrático parlamentario-liberal: a la extrema izquierda, el régimen comunista soviético en la URSS, y a la extrema derecha, el fascismo italiano a partir del 1922 y el nazismo alemán en 1933. Por tanto, la victoria de la Entendida no comportó el triunfo de la democracia, sino el debilitamiento del sistema político democrático.
Por otro lado, el inicio del período de entreguerras se caracteriza por el proceso inflacionario surgido de la IGM, que se caracteriza por la subida generalizada de los preciso y la pérdida del valor de la moneda. Los países más afectados por la guerra, la URSS soviética y Alemania, se vieron afectados por procesos de hiperinflación. Estos procesos no pudieron ser frenados por los gobiernos porque no existían precedentes históricos. Durante el periodo de entreguerras, la crisis económica se desarrollo entre dos periodos: durante la desmovilización, entre 1919 y 1924, y la iniciada en octubre de 1929.
4.2. CAUSAS DE LA FRAGILIDAD DE LOS SISTEMAS DEMOCRÁTICOS La herencia de la IGM y las dificultades de posguerra tuvo consecuencias directas: - Las pérdidas de capital humano y las destrucciones.
- Las transformaciones económicas por las cuales los gobiernos se vieron obligados a asumir políticas económicas intervencionistas y a dedicar la actividad económica totalmente a la producción bélica.
- El endeudamiento de los Estados que participaron en la guerra con los EUA, que se establece como la gran potencia económica y financiera mundial.
- Muchos estados no eran viables económicamente por la gran reducción de su mercado interno, como Austria o Hungría.
- La desmovilización supuso problemas porque se tuvieron que reconvertir las industrias de guerra a la actividad civil y crear nuevos lugares de empleo.
- La guerra no había resuelto las principales tensiones de preguerra como las rivalidades i imperialistas, la lucha por el control de los mercados o las tensiones sociales en los países desarrollados.
- Hay conflictos sin cerrar como la guerra civil rusa; el nacimiento de Turquía moderna después de la guerra con los griegos; el conflicto con Polonia que finalizó en 1921; la independencia de Irlanda; o la guerra del Riff española; mafia, gargarismo, delincuencia organizada y pistoleros. Los vencedores impusieron su paz a los vencidos, provocando el enfado alemán por el Tratado de Versalles, considerado como una humillación (diktat). El imperio alemán se había transformado en la República de Weimar (una república democrática y federal) donde la mayor parte de la población se sentía humillada por el Tratado de Versalles, y que padecían un proceso hiperinflacioncita en 1923, y una disminución de valores morales identificados con el imperio. Se consolidó un amplio sentimiento revanchista basado en el mito de la puñalada por la espalda. En los primeros años de posguerra habían tenido lugar intentos de revoluciones soviéticas de los espartaquistas/comunistas e intentos de contrarrevoluciones de los ultranacionalistas.
- La guerra había impulsado gobiernos de unidad nacional, así como unos valores que correspondían más a los de sociedades totalitarias.
- Surgen alterativas tan de extrema izquierda, como el comunismo en la URSS, como de extrema derecha, como el fascismo en Italia.
- La primavera de los pueblos surgida después de la guerra no acababa con el problema de las nacionalidades: nacionalismos que revindicaban territorios y nacionalidades oprimidas.
- El fracaso de la Sociedad de Naciones, de la que los norteamericanos no participaron. Sus políticas, como la de desarmamiento, no dieron los frutos esperados.
4.3. LA IMPORTANCIA DE LOS EEUU Y LOS FELICES AÑOS VEINTE Después del armisticio de la Primera Guerra Mundial, el 11 de noviembre de 1918, la mayor parte de Europa estaba agotada. Los europeos eran los verdaderos perdedores de la guerra ya que habían perdido su supremacía económica y financiera mundial a favor de los norteamericanos, al mismo tiempo que empezaban a consolidarse potencias como Japón.
La guerra impulsó un gran progreso técnico y mejoras tecnológicas (segunda revolución industrial), que después de la guerra se aplicaron a la vida civil, como es el caso de los aviones.
La aviación y la mejora de los medios de comunicación, sobretodo de la radio, cambiaron la concepción de espacio. Durante el periodo de entreguerras la radio substituyó la prensa como principal mass media (reducción del analfabetismo y creación de la opinión pública). La medicina y la ciencia también vieron su desarrollo gracias a la experiencia bélica.
El conflicto bélico también mejoró la organización de trabajo y los métodos de producción (taylorisme y fordisme), de forma que las empresas habían aumentado su capacidad de producción y veían necesario que aumentara el consumo. Las leyes antitrust y antimonopolio norte-americano no van poder evitar la concentración industrial y la formación de oligopolios, como la Unit Steel Corporation, que controlaba el 60% de la producción de acero norteamericano. Antes esto aparecen críticas como la de B. Russell, que expresaba que el régimen político norteamericano no era una democracia, sino una plutocracia, es decir, una forma de gobierno regida por los más ricos.
La publicidad, el márquetin y las nuevas formas de venda como la venda a plazos, fueron esenciales para el mercado de nuevos productos: electrodomésticos (donde vemos una gran importancia de la electricidad, como símbolo de modernización); automóviles que pasaron de ser un objeto de lujo a una necesidad (carreteras, petróleo, señalización, movilidad...); bienes de consumo; y productos relacionados con el ocio (el cinema de Hollywood como referente de la industria del ocio). Tienen lugar cambios culturales en el arte y la música (jazz), así como sociales como es el caso de la emancipación de la nueva mujer de los años veinte (más derechos políticos, más autonomía económica, más libertad, más educación, nueva consumidora…).
Después de la Gran Guerra, EEUU se establece como líder mundial. En el ámbito financiero, el dólar norteamericano comienza a ser utilizado como la divisa de referencia en lugar de la libra esterlina, mientras que el Wall Street substituye a la City de Londres como la bolsa de referencia. Por tanto, los EUA se consolidaron como prestamista mundial, así como exportadores de productos industriales, y eso provoco que al mismo tiempo las reservas norteamericanas de oro se triplicaran entre el 1913 y 1923.Además, los EUA se consolidaban como principal prestamista mundial. Pero no solo a nivel económico y financiero, sino que la American way of life también fue el modelo cultural a seguir en los países occidentales. Durante la década posterior la guerra, conocidos como los ‘’felices años veinte’’, parecía que se consolidaba la prosperidad, el consumismo o sociedad de consumo y la sociedad de masas en el mundo occidental.
La parte oscura del sueño norte-americano Los agricultores y las minorías étnicas de los EUA quedaron al margen de la prosperity, que se desarrolló en las ciudades y entre la población de orígenes anglosajones y religión protestante.
- Crisis del sector agrario: La agricultura estaba en crisis desde finales del siglo XIX, aunque había llegado a su punto álgido durante la IGM porque abastecían a los beligerantes y los precios de los alimentos aumentaron. Esta bonanza del sector agrario finalizó de golpe en 19201921 por las políticas deflacionistas de la Reserva Federal (El Banco central norteamericano), política económica proteccionista que subió las aranceles de los productos agrícolas, pero especialmente por la reducción de la demanda europea. Por tanto, la crisis del sector primario norteamericano se inició a principios de la década de los veinte y perduró hasta la IIGM.
- Limitación de la inmigración: Bajo el discurso americanista, basado en el nacionalismo de aislamiento norteamericano de la doctrina Monroe (América para los americanos), restringieron la inmigración a partir de una ley de cuota establecida por los republicanos que afectaba especialmente a los que no eran WASP, es decir anglosajones y protestantes (población del norte de Europa). Así, los europeos del este (miedo a la revolución social como en la URSS), los judíos, los africanos, rusos o chinos, veían muchas dificultades de entrar en EUA. Surgieron organizaciones racistas que defendían la supremacía blanca/WASP, destacando el KKK, que ahora no solo iban en contra de los negros, sino también contra los inmigrantes judíos, católicos o hispanos. Por otro lado, se desarrollaron legislaciones de ámbito estatal que legalizaban la segregación racial en distintos estados del sud, leyes conocidas como Jim Crow.
- Ley seca: En 1920 se prohibía la venda y consumo de bebidas alcohólicas en los EUA, reclamado por los lobbies. Los ciudadanos mantuvieron el consumo de alcohol de forma ilegal y inició un período de esplendor del crimen organizado y de la mafia que controlaban el contrabando y la producción ilegal de alcohol, generando grandes fortunas. La ley fue un fracaso y fue derogada en el 1933, en plena depresión económica.
Aislamiento estados unidos La hegemonía económica y cultural de los EEUU no fue política y militar, por la tendencia aisladora, que se posicionaba por no implicarse en la política y los conflictos militares de los otros países – a menos del control de los países latinoamericanos que se encontraban bajo su influencia. Después de la guerra, aun los intentos del presidente Wilson en la participación de EEUU en la SdN, los republicanos ganaron las elecciones presidenciales en 1921 (con W. G.
Harding) y se opusieron a la integración de los EUA en la SdN. Por otro lado, siguieron una política económica de no intervencionismo estatal en las actividades económicas privadas, apostando por un mercado que se autorregulaba sin necesidad de intervención estatal.
4.4. LA CRISIS DE 1929 EN WALL STREET Y EN LOS EEUU Uno de los puntos débiles de la economía norteamericana era la especulación bosaría: se basa en la confianza del mercado, pero cuando esta desaparece la crisis podía ser especialmente grave, tal como habían puesto de manifiesto la crisis de los territorios de Florida. La mejora de los transportes y comunicaciones hizo que muchos habitantes de Norteamérica quisieran comprar terrenos en Florida, inicialmente baratos. No obstante, Florida a la década de los veinte era un territorio mayoritariamente sin urbanizar, pero esto no impidió que se mintiera sobre las características y ubicación de estos a compradores que no habían estado nunca en Florida. Estos revendían la opción de compra con un beneficio considerable. El crecimiento especulativo de los terrenos fue espectacular, hasta que en 1926 dos huracanes destruyeron gran parte de Florida, catástrofe que los medios de comunicación difundieron ampliamente. Esta noticia implicó que muchos interesados en estos terrenos dejaran de comprar y el precio de las parcelas cayera en picado, arruinando a miles de especuladores. Podría haber sido la ocasión para que el gobierno viera la necesidad de controlar el crecimiento económico especulativo cuando este se centró en la bolsa de Wall Street, pero los republicanos confiaban en la capacidad de autorregulación del mercado.
La prosperidad americana de los años veinte tenia puntos débiles como el sector primario, así como algunas industrias, o el aumento del paro por las mejoras tecnológicas. Además, el desarrollo económico no favoreció de la misma manera a todos los territorios de la federación, por ejemplo no favoreció la Norteamérica rural y la zona tradicionalmente industrial continuaba estancada, por lo que la distribución de la riqueza era muy desigual.
Además, la mejora de las técnicas de producción masiva incrementó el rendimiento de los trabajadores. Esto requería un incremento equiparable de los salarios, y del consumo. Aun así, los salarios no incrementaron al mismo ritmo y la capacidad de compra de los consumidores no era equiparable a la de producción. No obstante, los economistas de la década de los veinte negaron que esto fuera un problema.
Por otro lado, la balanza del comercio exterior de los EUA era negativa, y estaba vinculada a su predominio financiero. Como creditor de los países más industrializados, EUA se veía obligado a importar de estos más de lo que les exportaba para que pudieran pagar su deuda, y también con la concesión de nuevos préstamos. Aun así uno de los puntos débiles de la economía norteamericana era la importancia de la especulación, desarrollándose principalmente en la bolsa, y más concretamente a la de Wall Street de New York. Además, se podía invertir en acciones a través de créditos, y de hecho la gran parte de la especulación era a crédito, que prestaban los bancos, que de esta manera veían crecer sus beneficios, pero quedaban vinculados a la evolución de la bolsa. Las ganancias de Wall Street eran tan elevadas que también atrajeron los especuladores de fuera de EUA. Los especuladores ganaban grandes fortunas en poco tiempo, y también los industriales invirtieron en bolsa, envés de reinvertir en sus empresas. La bolsa de Wall Street había adquirido un papel central en la economía norteamericana.
Finalmente, el octubre de 1929 empezaron a aparecer dificultades para vender las acciones hasta que llegó el jueves 24 – conocido como jueves negro –, cuando se pusieron a la venta 13 millones de acciones y el precio de estas se desplomó. Los principales banqueros se reunieron para evitar el desplome del precio de las acciones, e invirtieron dinero en las acciones principales para restaurar la confianza, pero pronto vieron que sus esfuerzos eran inútiles ante el pánico financiero. Durante el fin de semana la situación se estabilizó hasta que llegó el martes 29, cuando se pusieron en venda 16 millones de títulos y los precios cayeron en picado: las acciones habían perdido el 86% de su valor.
Las acciones de los deudores no tenían ningún valor y, por la compra de acciones a través de créditos, se veían con deudas que no podían pagar y muchos perdieron los ahorros de sus vidas.
Los bancos también habían prestado más de lo que tenían y no podían recuperar sus créditos, y además mucho de sus directores también habían invertido en bolsa. De la misma forma habían hecho las empresas que habían invertido todo su capital y se vieron sin el para continuar, y sin la concesión de créditos por parte de los bancos. Las empresas tuvieron que cerrar, despedir a sus trabajadores o bajarles el sueldo, de manera que el paro aumento extraordinariamente, así como el hambre y la miseria. El consumo disminuyó y aumentaron los stocks y tuvo lugar un proceso deflacionista. Por tanto, la bolsa de Nueva York se llevó por delante todo el sistema económico norteamericano. Algunos inversores y empresarios se suicidaron Tras estos hechos, se perdieron millones de dólares, miles de especuladores se arruinaron y empezó una de las principales crisis financieras y económicas de los países con economías de mercado. Las consecuencias del crac del 29 no se limitarían a una crisis económica – que se alargó hasta la Segunda Guerra Mundial, iniciando la recuperación en 1932, con el gobierno de Roosevelt – sino que tuvo implicaciones sociales, culturales y políticas, siendo la crisis más grande que han padecido las instituciones políticas liberales democráticas.
4.5. LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISIS SOBRE LA ECONOMÍA MUNDIAL: LA GRAN DEPRESIÓN DEE LOS AÑOS 30 Los efectos de la gran depresión económica se internacionalizaron por el resto de economías capitalistas. La dependencia europea de EEUU, tanto económica como financiera, provocó que la crisis se extendiera a los otros países que dependían de los préstamos y exportaciones norteamericanas. La única excepción fue la URSS, que solo tuvo una mínima influencia por algunas inversiones norteamericanas en el país. También se vieron afectados aquellos países que exportaban sus materias primas a EEUU. Siguiendo el modelo británico, muchos países abandonaron el patrón oro e incumplieron el pago de la deuda con los norteamericanos.
La divisa internacional del dólar desapareció (así como la libra) y eso produjo la disminución drástica del comercio internacional. Nacieron así acuerdos entre países vecinos, creando mercados preferentes entre ellos, por ejemplo la recuperación de la Commonwealth británica.
Por otro lado, la crisis volvió a debilitar el régimen democrático, los países capitalistas se vieron obligados a aceptar el intervencionismo económico estatal, al mismo tiempo que parecía que el mundo evolucionaba hacia el totalitarismo.
Es el caso alemán, donde la crisis contribuyó a la llegada al poder de Hitler y los nazis.
Alemania se vio muy afectada porque su recuperación después de la Primera Guerra Mundial dependía totalmente de los préstamos y exportaciones de Estados Unidos. De la misma forma, muchos capitales alemanes se iban a la bolsa del Wall Street por los grandes beneficios que esta ofrecía. Con la crisis, se cerraron las fronteras para que el capital nacional se invirtiera en otros países.
Consecuencias directas para los EEUU. El mandato de Hoover (1929 – 1933) En EUA, la bolsa bajó entre octubre de 1929 y el primer trimestre de 1933, y la producción industrial se redujo a la mitad. El precio de las materias primas y de los productos agrarios perdieron la mitad de su valor, y el comercio exterior mundial se quedó limitado a una tercera parte por la magnitud de la depresión y porque los países industrializados adoptaron por políticas proteccionistas. Durante la década de los treinta, la inmigración dejó de ser un problema: la emigración superaba la inmigración ya que miles de norteamericanos solicitaban la posibilidad de emigrar a la URSS. Los niveles de producción y renda, la desaparición del paro y los salarios, no se recuperaron hasta los años 40 con la Segunda Guerra Mundial. Es va incrementar el número de niños sin escolarizar, así como los problemas de desnutrición.
El presidente Hoover, por su experiencia en la crisis de posguerra parecía el indicado para encontrar una rápida solución a la situación norteamericana de crisis. No obstante, la gran depresión era diferente a las crisis económicas anteriores. No fue hasta la llegada de su sucesor, F.D. Roosevelt que no empezaron a utilizarse mecanismos para intentar salir de la crisis, el New Deal, que ciertamente no acabaron con la crisis (vio su fin con la llegada de la IIGM), pero ayudaron a disminuir sus efectos en la política, la sociedad y la economía norteamericanas. A diferencia de Hoover, Roosevelt y los demócratas defendían que la gran depresión era endógena, es decir, tenía el origen en los problemas de la propia economía norteamericana.
La primera medida de Hoover contra la crisis respondía a las teorías de Keynes, y fue la reducción de impuestos, así como organizó diversas reuniones con los principales empresarios norteamericanos para intentar buscar soluciones. Aun así, el presidente Hoover pensaba que el gobierno debía intervenir pero sin limitar la libertad económica. Por otro lado, siguió algunas teorías de Keynes para reducir el paro como el impulso de obras, de la actividad constructiva, el mantenimiento del trabajo, etc. Aun así, por su convicción ideológica, estaba convencido que el sistema político norteamericano se basaba en el individualismo que se reflejaba en la libertad económica de los empresarios. A finales de 1931, era evidente que la cooperación y la coordinación de los principales sectores económicos y sociales no eran suficientes para salir de la crisis. En estas circunstancias, Hoover impulsó el crédito a través de unas medidas que algunos han presentado como el New Deal de Hoover. Las medidas (como el financiamiento de los empresarios) incrementaron los stocks y no reactivaron el consumo.
La depresión convenció a la mayor parte de la población que el capitalismo era un sistema económico inestable que sufriría crisis cada vez más graves, al mismo tiempo que muchos intelectuales y economistas de relieve defendían que el Estado debía intervenir más activamente en la regulación de la sociedad y especialmente en la economía.
4.6. F. D. ROOSEVELT Y EL NEW DEAL En noviembre de 1932, Hoover era derrotado en las elecciones por F.D. Roosevelt, iniciándose el predominio de los demócratas y el New Deal. Impulsaron una etapa de reformas que posiblemente evitaron que las instituciones norteamericanas entraran en crisis.
Roosevelt era hijo de una familia de patricios, por lo que tuvo una buena educación, contactos sociales e influencia política – su primo era el expresidente republicano Theodore Roosevelt. El presidente W. Wilson le ofreció la subsecretaria, puesto que había ocupado antes su primo.
Roosevelt viajó a Europa y fue uno de los asesores de Wilson y un defensor de la entrada de los Estados Unidos a la SdN. Afectado por el polio, perdió la capacidad de caminar, una discapacidad que ocultaba (por lo que hizo gran uso de la radio). Roosevelt ganó las elecciones para gobernador de Nueva York, donde creo servicios y un departamento para ayudar a los más necesitados.
El Partido Demócrata estaba dividido entre el sector liberal encabezado por Roosevelt y el conservador. En la campaña electoral para la presidencia de EUA, los republicanos no podían esconder que no habían podido sacar el país de la gran depresión, y Roosevelt aparecía como el candidato al cambio. Ganó por una amplia victoria las elecciones del 18 de noviembre de 1932, pero no ocupó el cargo hasta casi 4 meses después, en los cuales se mantuvo en silencio respecto a sus medidas. Durante este periodo, vemos como aumento la desconfianza en los mercados y el sistema financiero empezó a colapsarse, siendo el 1933, el año de crisis sin precedentes. Fue el 4 de marzo, en su discurso de investidura cuando expuso su plan de reformas, el New Deal, y criticó directamente a Hoover, a la Administración republicana, y a los financieros que les había dado soporte.
Roosevelt impulsó el New Deal. Este partía de la convención de que la crisis era una consecuencia de la desigual distribución de la riqueza. Buscaba aumentar el empleo y los salarios para poder crear y potenciar de nuevo la demanda de los americanos. Los principales ejes del New Deal funcionaron de forma que Roosevelt aumentó más su prestigio. Esta política tuvo sus frutos si más no en el apoyo popular, que alimentaba su buena imagen, sin ser una política revolucionaria, sino innovadora y eficaz. Roosevelt se rodeó de un amplio grupo de economistas e intelectuales (brain trust) que de forma entusiasta buscaron continuamente soluciones a la crisis que estaba viviendo la sociedad norteamericana. Además, la Ley de Receptaciones de Cerveza y vino, supuso el fin de la ley seca. Las nuevas leyes intentaron disminuir los efectos de la depresión, y en dos semanas, habían acabado con la crisis bancaria, reduciendo drásticamente el gasto federal y obteniendo una nueva fuente de ingresos. Entre las reformas principales del primer New Deal encontramos: 1) Ordenamiento del sector bancario (EBA). En sus primeros días de presidencia cerro todos los bancos y las bolsas durante 4 días, en los que pretendía reconstruir el sistema financiero norteamericano y recuperar la confianza de los ahorradores, y que estos devolvieran su dinero a los bancos – obligándoles a devolver el dinero retirado a los bancos –, y recuperar la circulación monetaria normal.
2) Subida de precios agrícolas (AAA): Se aprobó la Administración de Ajustamiento Agrario que subvencionaba a los agricultores, financiaban la reducción de los cultivos y de ganado para frenar la caída de precios de los alimentos (ayudado por la sequía y la erosión del centro del país).
3) Devaluación del dólar para luchar contra la deflación, que generó muchas críticas entre los conservadores.
4) Lucha contra el paro/pobreza: impulsó grandes obras públicas (TVA, PWA, SSA) y organismos para crear empleo y ayudas para los parados como el CCC o el FERA.
Estas medidas fueron capaces de dar trabajo a miles de trabajadores.
5) Reconversión industrial (NIRA, NRA). Se limitó la producción industrial, porque el mercado no absorbía la gran cantidad de productos, por lo que caían los precios y las empresas no podían abastecer los costes de producción. La NIRA tenía tres elementos esenciales: la regulación federal de las horas máximas de trabajo y de los salarios mínimos en varias industrias; el derecho de los trabajadores industriales a sindicarse, y a negociar colectivamente en las empresas. La NRA sirvió para controlar la producción de sectores industriales enteros, al mismo tiempo que regulaba los precios y salarios. Estas reformas tuvieron una consecuencia importante, porque tenía que poner de acuerdo a los propios empresarios entre sí, creando polémica, favoreciendo la concentración industrial en trust, monopolios… 6) En julio, Roosevelt anunció que EUA abandonaba el patrón oro - establecido en la Conferencia Económica Mundial de Londres para intentar recuperar la estabilidad económica internacional. Eso era incompatible con el programa del primer New Deal que era fundamentalmente inflacionario.
Las diferentes instituciones creadas por el New Deal habían generado una gran burocracia gubernamental, pero también impulsó grandes cambios en la Norteamérica rural, racista y subdesarrollada. El 1933 el PIB se había reducido a la mitad del 1929. Prácticamente no había inversiones industriales y se producía un tercio de la producción de 1929. El paro afectaba a una cuarta parte de la mano de obra norteamericana. La ayuda social solo era un paliativo. El New Deal, más que acabar con la crisis económica y generar riqueza, buscaba una mejor distribución de la riqueza y dar seguridad en todos los ámbitos, desde el económico al social, a todos los norteamericanos.
La victoria de los demócratas a las elecciones parlamentarias de 1934 permitieron impulsar el segundo New Deal. Éste era un conjunto de reformas sociales de diseñadas por el presidente Roosevelt y H. Hopins. Se basaba en tres direcciones: establecer asistencia a los trabajadores, la seguranza del paro y un sistema de pensione de vejez (a través de la Seguridad Social). También se impulsaron nuevas leyes en el sector económico primario, así como normas para acabar con los grandes holdings, poco funcionales, y la aprobación de la Ley de Banca, que establecía una nueva regulación para la Reserva Federal independiente a las Reservas Federales de los distintos estados. Fueron verdaderos terremotos, tan políticos como sociales, porque chocaban con el individualismo norteamericano y con los intereses de gran parte de los empresarios.
Roosevelt y la administración democrática disminuyeron las posibilidades de revolución, reformaron y consolidaron las instituciones políticas, pero la crisis no finalizó hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando la demanda de producción bélica reanimó la industria, y liquidó el paro.
¿Estuvo en peligro la democracia norteamericana? Aun así hay sectores de la sociedad que ven insuficientes el programa de Roosevelt y buscan radicalizarlos Aunque la crisis no conllevó a una revolución hubo las condiciones necesarias para que se desarrollara. Hubo muchas manifestaciones y movimientos de queja por parte de los agricultores y trabajadores, aunque en ningún caso hubo revolución. La más importante es fue la marcha de los veteranos de guerra a Washington, que fueron reprimidos. Aun así, aun eran más peligrosos los que empezaban a desarrollar un discurso de extrema derecha, cercana a las tesis fascistas. Es un ejemplo el del WASP de Lusitana, Huey Long, (uno de los estados más subdesarrollados de EUA) que tuvo la intención de presentarse a las elecciones de 1936, pero fue asesinado por un joven médico que estaba convencido que H. Long instauraría una dictadura fascista en los EUA.
En las elecciones de 1936 se presentó el partido de extrema derecha que había empezado a construir Huey Long, el Union Party, pero no consiguieron unos buenos resultados electorales, porque las medidas del segundo New Deal dieron un cojín electoral a Roosevelt. La victoria de Roosevelt fue espectacular (aun las dificultades que ponían la oposición republicana y los demócratas conservadores) pero a finales de 1937 se encontraban de nuevo con dificultades para mantener el país a flote. Finalmente, Roosevelt sobrevivió políticamente hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939, que permitió la reactivación de la economía norteamericana.
...