5. LAS PARTES EN EL PROCESO PENAL (II): PARTES ACUSADAS (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Girona (UdG)
Grado Criminología - 2º curso
Asignatura dret processal penal
Año del apunte 2014
Páginas 3
Fecha de subida 21/11/2014
Descargas 36
Subido por

Vista previa del texto

Derecho procesal penal LECCIÓN 5. LAS PARTES EN EL PROCESO PENAL (II): PARTES ACUSADAS 1. EL IMPUTADO 1.1 Generalidades El imputado es la parte pasiva necesaria frente a quien se ejercita la acción penal y se dirige el proceso penal.
Si no está determinada la persona del imputado no puede iniciarse la fase de juicio oral, ni dictarse sentencia condenatoria. De ahí que el trámite instructor, junto a la finalidad de averiguar y hacer constar la perpetración de los delitos y sus circunstancias, tenga como objetivo determinar la identidad y culpabilidad de los delincuentes. Si la fase preliminar termina sin que se haya fijado el posible autor del delito, el proceso penal no puede continuar y procederá su archivo por sobreseimiento provisional.
“Desde que resultare del sumario algún indicio racional de criminalidad contra determinada persona, se dictará auto declarándola procesada y mandando que se entiendan con ella las diligencias en la forma y del modo dispuesto en este título y en los demás de la ley”.
En la primera comparecencia el Juez informará al imputado en la forma más comprensible de los hechos que se le imputan.
Cuando se imputa a una persona jurídica, la comparecencia debe efectuarse con la persona física:  La citación se hará en el domicilio social, debiendo designarse un representante (sino se designará el de oficio)  La comparecencia se practicará con el representante  El juez informará al representante o a su abogado de los hechos que se le imputan  La designación de procurador sustituirá a la indicación del domicilio a efectos de notificaciones.
En el juicio de faltas, al denunciado se le informará de los hechos en que consista la denuncia y del derecho a comparecer asistido de letrado. La condición del imputado se pierde cuando el proceso se suspenda parcialmente respecto de un concreto imputado o cuando finaliza el proceso.
1.2 Capacidad y legitimación Personas físicas: La capacidad para ser parte e intervenir como imputado la tienen sólo las personas físicas con aptitud para participar de modo consciente en el proceso, comprender la acusación que se formula contra ellos y ejercer el derecho de defensa y el representante designado por las personas jurídicas.
El concepto de capacidad procesal está desvinculado de la imputabilidad: un inimputable puede actuar en el proceso (ej: un menor de edad). Sucede esta falta de capacidad procesal en los casos de enajenación, intoxicación plena y alteración grave de la percepción.
Personas jurídicas: Derecho procesal penal Imputar a personas jurídicas por la comisión de determinados delitos obliga a integrar los conceptos de legitimación y capacidad a través del representante designado por la entidad o del abogado.
1.3 Postulación procesal Se precisa de procurador que represente y abogado que defienda al imputado, aunque existen excepciones: en razón de la simplicidad del proceso (ej: juicio de faltas) y en atención al carácter de determinados actos La representación procesal La asistencia de procurador que represente a la parte carece de cobertura constitucional, a diferencia de la defensa técnica.
El carácter perceptivo de la asistencia letrada nace en diversos momentos, según el proceso de que se trate:  Proceso ordinario: desde el momento en que intervenga el imputado, salvo en el supuesto de asistencia al detenido o preso, en el que se exige solo la presencia de abogado.
 Procedimiento abreviado y procedimiento para el enjuiciamiento rápido: el abogado designado para la defensa podrá representar a su defendido. No se necesitará un procurador hasta el juicio oral, cumpliendo hasta entonces el abogado con el deber de señalamiento de domicilio a los efectos de notificaciones y traslado de documentos.
La defensa técnica. El derecho a la asistencia letrada Es un derecho fundamental. Asistencia de letrado al detenido en las diligencias policiales y judiciales. La necesidad de asistencia letrada surge cuando hay imputación contra un sujeto:  Si ha existido detención o prisión, las exigencias de que toda persona detenida o presa sea informada de su derecho a nombrar abogado (o de oficio), puede ser necesario antes de iniciarse el auténtico proceso.
 Si no existió detención o prisión depende del proceso en el que nos encontremos: o Procedimiento ordinario por delitos graves: desde que se realice un acto de imputación el secretario judicial requiere al imputado para nombrar abogado o nombrárselo de oficio o Procedimiento abreviado: el derecho a la asistencia letrada es irrenunciable.
La asistencia debe ser real, efectiva y es obligatoria. Los órganos judiciales deben velar por al efectividad del derecho en cada caso concreto.
Existen dos supuestos donde no es necesaria la intervención del letrado:  En los juicios de faltas  En los delitos por procesos contra la seguridad del tráfico, aunque el imputado esté detenido La autodefensa Tres derechos del acusado: defenderse por sí mismo; defenderse mediante asistencia letrada de su elección; y en determinadas circunstancias a recibir asistencia letrada.
El contenido del derecho a la autodefensa no se extiende a la facultad de prescindir de la preceptiva defensa técnica (corresponde a las autoridades competentes decidir si el acusado se defenderá por sí mismo o por un abogado).
Derecho procesal penal 1.4 Presencia y ausencia del imputado El ejercicio del ius puniendi exige el efectivo ejercicio del derecho de defensa:  Cumplimiento del principio de contradicción (“nadie puede ser condenado sin ser oído en juicio”)  Irrenunciabilidad del mismo Necesidad de presencia del acusado en la fase de juicio oral y obligación de comparecencia del imputado.
En la fase instructora, la presencia del imputado no es necesaria. En la fase de juicio oral, si lo es “requisitoria” : supone el llamamiento, búsqueda y captura del acusado y su declaración como rebelde con las consecuencias previstas en la ley.
La necesidad de que el acusado esté en el juicio oral admite excepciones. Se contempla en el procedimiento abreviado en el juicio de faltas, en el procedimiento de injuria y calumnia contra particulares.
La necesidad de garantizar tal comparecencia: la requisitoria La requisitoria es el documento en que consta la orden judicial de llamamiento y busca de un imputado ausente (no se le encuentra, domicilio desconocido, fuga, libertad provisional, etc.) En el supuesto de “persona jurídica imputada”, sólo será llamada mediante requisitoria cuando no haya sido posible si citación para el acto de primera comparecencia por falta de domicilio social conocido. La no comparecencia conlleva a la declaración de rebeldía.
La declaración de rebeldía como consecuencia jurídica de incomparecencia Una vez haya transcurrido el plazo fijado en la requisitoria sin que se haya presentado el ausente, el órgano jurisdiccional dictará auto declarándolo rebelde.
La declaración de rebeldía surge a partir del auto de procesamiento, si no existe, se exigirá el previo auto de apertura del juicio oral.
En la fase instructora, el proceso continuará hasta finalizarla, suspendiéndose y archivando los autos y piezas de convicción que pudieran conservarse. Si la causa se encuentra pendiente de la celebración de juicio oral, se suspenderá este y se archivarán los autos.
Juicio en ausencia en el procedimiento abreviado En el procedimiento abreviado se admite la celebración del juicio sin acusado, siempre que se den estas circunstancias:  Que se trate de delito perseguido con una pena privativa de libertad de hasta 2 a 6 años  Que la celebración del juicio en ausencia haya sido solicitada por el Fiscal o alguna parte acusadora  Que el juez estime que existen elementos suficientes para el enjuiciamiento El condenado en ausencia puede comparecer o ser habido en cualquier momento posterior.
...